Inicio > Escepticismo > Resultado de la encuesta acerca de las creencias de nuestros lectores

Resultado de la encuesta acerca de las creencias de nuestros lectores

22 marzo, 2011


Realmente da apuro escribir este post después de ver todas las aristas que se han formado alrededor de las dos encuestas que os ofrecí en su momento. Mis únicos objetivos era comprobar el perfil de los lectores de este blog, en cuanto a creencias se refiere, y si estáis informados en temas religiosos. Toda la interesante discusión que habéis organizado después va más allá de la idea que tenía para este post.

Creo que vale la pena presentar los resultados.

A la primera pregunta acerca de vuestras creencias habéis contestado (redondeando los porcentajes de un total de 942 respuestas):

Ateos 67%
Agnósticos 19 %
Cristianos 7 %
Otras creencias 0.5%
Otras respuestas 6.5%

Se puede catalogar sin ningún género de dudas que la mayoría de participantes en la encuesta han sido ateos, y he de pensar que muy posiblemente ese también sea el perfil de la mayoría de los lectores habituales de este blog.

En cuanto a la segunda pregunta que se refería al tipo de educación recibida habéis contestado (redondeando los porcentajes de un total de 762 respuestas):

Religión 39 %
Religión unos cursos, ética otros 38 %
Ética 14 %
Otras respuestas 9%

Esto dato confirma que la mayoría de los lectores de este blog tienen idea de religión, ya que la han estudiado. Me atrevería a decir más, a juzgar por algunos de los debates que se organizan los conocimientos superan la media, recordándome en cierta manera aquella encuesta realizada en EEUU que mostraba que los ateos saben más de religión que los creyentes.

Y es que muchos piensan que los ateos son un grupo de “pasotas” que sólo están interesados en lo material, que no creen en nada porque nunca se han leído la Biblia, ni han tratado de buscar lo espiritual. Pero lo cierto es que entre los ateos hay muchos que han hecho el camino inverso, desde una creencia arraigada por transmisión cultural que ha sido abandonada tras lectura, análisis crítico y situaciones imposibles para la lógica, llevando al abandono de creencias en seres sobrenaturales. Acaban siendo, como dice Gore Vidal, ateos renacidos.


  1. Katxu
    22 marzo, 2011 de 9:42

    Una par de preguntillas: sin tener garantías de que quien contestó la primera encuesta contestase a la segunda, es decir haciendo medidas independientes, ¿se pueden relacionar ambos resultados y extraer conclusiones? ¿No debería haber sido medido todo en la misma encuesta (teniendo una única mustra de un único tamaño)?.
    Muchas gracias.

  2. Katxu
    22 marzo, 2011 de 9:48

    Y antes de que alguien salte, soy ateo con educación religiosa y participé en la encuesta, valoro positivamente los resultados, mi duda es puramente metodológica.

  3. Selfish
    22 marzo, 2011 de 9:49

    Totalmente de acuerdo!
    Que te hagan tragar los dogmas, leer la Biblia en profundidad, y por supuesto el análisis crítico, son esenciales para el abandono de ese tipo de creencias. Supongo que la mayoría de los que visitamos este blog tenemos nociones o conocemos en profundidad practicamente todas las religiones/creencias irracionales. Todo lo que los prosélitas puedan decirnos, ya lo sabemos.

    Saludos!

  4. 22 marzo, 2011 de 10:02

    Yo tengo la misma duda metodológica que Katxu, aunque también sirvo para validar los resultados…

  5. 22 marzo, 2011 de 10:31

    Katxu, tu crítica y tus dudas metodólógicas están perfectamente fundamentadas. Esta es no es una encuesta científica, y yo lo tomo más como un divertimento. A mi favor sólo puedo decir que ambas encuestas coexistieron en el tiempo durante bastantes días, y muchos votos se realizaban a la vez en ambas. Como no tenemos miles y miles de lectores en este blog asumo que la mayoría ha contestado ambas encuestas pero, efectivamente, podría estar equivocado. Para ser riguroso debería mirar los IPs de los votantes y asegurarme que han votado a ambas preguntas.

    De todas hay algo que podría ser interesante. Si no os importa, ¿podrías comentar por qué sois ateos (quien lo sea)?, ¿cómo habéis llegado a la convicción de no existe ninguna deidad sobrenatural controlando nuestras vidas con la que nos encontraremos tras la muerte?

  6. Francesc
    22 marzo, 2011 de 10:45

    Katxu, Manuel no saca conclusiones demasiado atrevidas; tienes razón en que deberían formar parte de la misma encuesta si el objetivo fuera sacar los porcentajes exactos, pero para deducir que muchos ateos tuvieron formación religiosa nos basta.

    Por otro lado una encuesta en internet, donde la muestra se autoselecciona en general, no se puede comparar con una encuesta “seria”. Manuel, ¿tienes uan forma rápida de estimar cuantos lectores distintos tuviste en los primeros días de la encuesta?

    Sobre la pregunta en cuestión… tuve formación religiosa más bien por un tema cultural, mis padres son creyentes “típicos”: acuden a la iglesia de vez en cuando y cumplen con los sacramentos, y poco más. Aunque es cierto que me obligaron a asistir a religión y catequesis nunca presionaron demasiado en casa, por lo que me libré del adoctrinamiento -ayudado por que, en mi clase, sólo 3 alumnos íbamos a religión; y por la historia de apoyo de la iglesia al franquismo.

    Hacia los 12-13 años ya era agnóstico y a los 17-18 -cuando me confirmé, otra vez exigencias del guión- era ateo.

  7. Ectorius
    22 marzo, 2011 de 10:46

    Al hilo de lo que comentas sobre el pasotismo ateo, recuerdo las conversaciones que manteniamos un amigo y yo con uno de nuestros profesores. Estudiabamos ambos F.P. en un colegio religioso (era el unico centro de F.P. que habia en el pueblo), y ya eramos ambos ateos convencidos. Este profesor era sacerdote, y siempre nos decia que habiamos tomado el camino facil del ateismo, cosa que a nosotros nos parecia totalmente falsa. ¿El camino facil? Las narices. Era el año 1984, teniamos 15 años, y aun era motivo de malas caras el admitir ser ateo, particularmente con dos de mis tias, jejeje. Cuantos sermones tuve que aguantar y aun aguanto con ese tema… De todos modos no guardo malos recuerdos de esos años, aprendi mucho de religion en las clases obligatorias y con lecturas posteriores: si quieres combatir al enemigo, conócelo primero…

    Incluso en una fecha tan relativamente reciente como 1996, estando en el Cuartel de Instruccion durante el servicio militar, varios marineros tuvimos follon gordo a causa de la religion: cierto día habia misa obligatoria en el cuartel, y nos quedamos en la puerta sin entrar a la capilla: varios ateos y un musulman. Uno de los cabos de mi brigada notifico al subteniente, y se lio la gorda: todos a limpiar los servicios y con bronca de por medio… Como se puede ver, de nuevo aparecia el camino fácil..

    ¡Que ganas de meterse en problemas, con lo facil que es decir “yo no creo en los curas, yo creo en algo que esta ahi” y conseguir que todo el mundo te deje en paz!

    Un saludo.

  8. Katxu
    22 marzo, 2011 de 11:05

    Muchas gracias Manuel.
    ¿Por qué somos ateos? Bueno por mi parte, mi razón principal es porque dios no me hace falta, ninguna falta, vamos que no lo necesito para funcionar. Cuando me di cuenta de eso (en los aburridísimos cursos para la confirmación, gracias por hacerme ver luz, o la oscuridad, según se mire), dije “papá, creo que te vas a ahorrar un convite, porque yo no me confirmo”. Eso se une a una postura escéptico-científica en otros muchos asuntos (en los temas relacionados con la salud mental o emocional principalmente, que es mi campo) y dan lugar al típico que todos miran en una reunión cuando alguien habla de alguna cosa rara, mágica, irracional…esperando que suelte su rollo aburrido y mil veces menos atractivo que la magufada de turno ¿os suena esta situación?je, je.
    Un saludo a tod@s!!

  9. lucien
    22 marzo, 2011 de 11:33

    ¿Por qué soy ateo? Mi paso de cristiano a agnostico y luego a ateo fue gradual, en cuanto empecé a interesarme de verdad por las cosas en las que creia vi que no se sostenian lo mas mínimo, más que con la fe mas cerril y negadora de la realidad, y que llegaban al punto de ser ridículas para una persona que ya iba transformándose en adulta. Que el mundo real resultase ser bastante más interesante que los mitos espiritualistas ayudó bastante.
    Y aquí estamos…

  10. 22 marzo, 2011 de 11:40

    En mi caso fue un proceso de toda una vida. Me educaron, como a todos en aquella época, en la religión católica, hice la primera comunión y asistía a clase de religión pero, la verdad, es que mi familia no era especialmente religiosa. Por aquel entonces, en las clases de historia sagrada ya había cosas que me resultaban chocantes (la famosa historia de Abraham e Isaac, por ejemplo, menudo padre, pensaba yo o la de Job en la que a mí me impactaba más la maldad de dios que la paciencia del pobre Job).

    Luego llegaron las típicas preguntas de “si dios es tan bueno por qué permite…” con las típicas respuestas sobre el libre albedrío y demás tontunas que nunca me convencieron. Para cuando llegó la edad de la confirmación (que no hice) ya me consideraba agnóstica.

    Y agnóstica seguí declarándome durante muchos años, hasta que, tras leer, a Richard Dawkins, me convencí de que lo mío no era agnosticismo sino puro y duro ateísmo. Y, como dijo el gran Asimov: “No tengo miedo de morir e ir al Infierno o (lo que sería considerablemente peor) ir a la versión más popular del Cielo. Espero la muerte como la nada y, por quitarme todos los posibles miedos a la muerte, estoy agradecido al ateismo”.

  11. Anarel
    22 marzo, 2011 de 11:49

    Si no os importa, ¿podrías comentar por qué sois ateos (quien lo sea)?, ¿cómo habéis llegado a la convicción de no existe ninguna deidad sobrenatural controlando nuestras vidas con la que nos encontraremos tras la muerte?

    Yo no he recibido nunca ningún tipo de educación religiosa pues mis padres son ateos. Nunca me he creído nada de lo que dijera la religión, es más, siempre me ha parecido falsa a más no poder. Desde bien pequeño, me atrajo la fantasía medieval de Tolkien. Recuerdo leer a la temprana edad de 12 años, el “Libro de los Cuentos Perdidos”, parte I y II. Estos son un esbozo del “Silmarillion” (que me leí unos años después) y de la mitología de Tolkien en general.
    Recuerdo que pensaba que, si Ilúvatar, Melkor y compañía habían sido inventados por un viejecito simpático, ¿por qué no iba a serlo ese “Dios” del que hablaban los curas? Si a eso sumamos la severidad y los aires de emperador de los curas a mi natural rebeldía contra todo lo establecido, lo dado por “fijo y seguro”, contra todo lo “oficial” y todo lo que se supone que debemos creer sin pensar (HA-HA!) pues se puede entender que jamás haya siquiera contemplado la posibilidad de que hayan dioses por ahí fuera.

    Eso sí, quiero añadir algo: yo creo en el alma y en el “Otro Lado” o “más allá” o como lo queráis llamar. Es una creencia personal que no suelo compartir porque es cosa mía, son mis ideas. Vamos, que no es una religión (ni están basadas en ninguna).

    En resumen, se podría decir que nací ateo y moriré ateo. Pero incluso así, no me considero “ateo”. Es decir, no creo en los dioses y desprecio la religión pero es que siempre he sido así. No me llegó la “iluminación” un día, sino que desde que tengo uso de razón he pensado (y pienso) que la religión era un engaño y los dioses una fantasía. Simplemente me considero una persona racional, realista y pragmática que no se deja llevar por chiquilladas absurdas ni por locuras que esputa algún santurrón demente. Vamos, que cualquier adulto con un nivel mínimo de educación, que sea racional y lógico con sí mismo y el mundo NO debería creer en los dioses ni seguir ninguna religión. Creo que polarizarnos en ateo/creyente hace más mal que bien y no aporta nada al debate. En todo caso debería ser persona normal/demente.

    En fin, mis ideas no han impedido que me interese por cómo son las religiones, pero ésto ha sido más que nada desde un punto de vista sociológico y antropológico, dos disciplinas que me apasionan y que explican mejor el porqué de la religión que mil aborregados cegados por la Fe o algún ateo bloguero listillo (no me refiero al equipo de CNHO, eh). Eso sí, con el paso de los años he ido “mejorando” mis ideas discutiendo por internet sobre religión, leyendo a Nietzsche, Marvin Harris y tantos otros, llegando a mis propias conclusiones e ideas.

    PD: Tochos FTW!

  12. 22 marzo, 2011 de 12:18

    Creo que la mayoría de ateos pertenecen al último grupo, por la herencia cultural (habrá que ver en unos años). El problema es que a muchos les falta respeto y comprensión hacia los creyentes y hacia el papel de la religión, pero supongo que ese es el tercer paso: primero te haces ateo y luego te das cuenta de que tampoco hace falta quemar templos.

  13. AydaN
    22 marzo, 2011 de 12:20

    A mí también me educaron en el catolicismo y fui a un colegio de monjas desde preescolar.

    Tenía ocho años cuando me enteré de que había más religiones, con sus respectivos dioses, aparte de la que me habían enseñado. Así que le pregunté a mi madre cuál era la correcta, y ella respondió que la nuestra, por supuesto.

    No me cabía en la cabeza, si todas esas personas de otras religiones estaban igual de convencidos que nosotros de que la suya era “la buena”, ¿cómo podíamos estar tan seguros de que sus convicciones estaban equivocadas y las nuestras no? No tenía ningún sentido para mí, y nadie era capaz de responderme satisfactoriamente.

    Supongo que ahí comenzó a abrirse la brecha, por decirlo así. Poco después murió mi padre, con lo que esa brecha comenzó a hacerse más grande. ¿Cómo es posible que un dios bueno y misericordioso deje sin padre a una niña de ocho años que reza todas las noches antes de dormir?

    Supongo que a partir de ahí todo siguió una evolución lógica. En la preadolescencia ya no creía en el dios católico del que se hablaba a mi alrededor, aunque pensaba aquello de “algo habrá”. De ahí al ateísmo sólo había un paso y unos cuantos libros, ni siquiera llegué a hacer la confirmación, me negué rotundamente (para gran disgusto de mi madre).

  14. Katxu
    22 marzo, 2011 de 12:23

    @Anarel
    ¿Cuando te refieres al “alma” te refieres a la unión de las funciones cerebrales (componente biológico) y los procesos de aprendizaje que condicionan nuestra conducta, emociones, personalidad, sensaciones, expectativas, actitudes, interpretaciones de la realidad, que nos determinan como personas únicas e irrepetibles y de la que no hay ni una sola constancia de que todo eso perdure cuando estamos muertos?

  15. Mario
    22 marzo, 2011 de 12:37

    En mi caso me considera una persona religiosa ( católica en mi caso) pero aquello no me impide cerrarme en banda a la hora de leer temas de ciencia o críticas de escepticos. es más en mi opinión la labor que hace la comunidad escéptica es muy loable pues abre los ojos ante muchas barbaridades que hacen algunos aprovechados.

  16. Marino
    22 marzo, 2011 de 12:43

    No me extrañan esos resultados y desde luego me parece que se sustenta bastante bien la conclusión. El ser cristiano (o cualquier otra confesión), quitando algunos casos de convertidos en edad adulta, suele ser nada mas que seguir lo que hay a tu alrededor, en cambio para muchos el “convertirse” al ateísmo es en el mas facil de los casos ir en contra de las creencias de tu familia. Es mucho mas facil que alguien sea cristiano inercial que no que alguien sea ateo inercial.
    Yo considero que se muchisimo mas del cristianismo y de la biblia que muchos de los que se dicen ser cristianos. Y lo peor de todo es que también creo que mi respeto por muchos de los ritos cristianos también es mayor que el que tienen mcuhos supuestos cristianops. Yo al menos soy coherente, mientras que me harto de ver a gente que se casa por la iglesia porque queda bonito, bautiza a sus hijos porque queda bonito, permiten que hagan primera comunion porque el nene quiere fiesta y regalos, etc.

    Yo renegué del cristianismo a eso de los 12 años de forma oficial, aunque nunca había sido muy temerosito de dios, por eso de las incontables contradicciones y porque me negué a que el hecho de que una compañera de colegio tuviese leucemia no fuese mas que un inescrutable camino del señor no se sabe muy bien para qué. Se ve que el señor, tan poderoso él, a veces tiene que sacrificar niños para sus planes. Menos mal que es todopoderoso, porque Mortadelo y Filemón parecen mas eficientes en sus misiones.
    Poco después, viendo que la forma en la que se conduce el mundo chocaba bastante con cualquier forma de dios que no fuese del tipo griego clásico, donde los dioses eran mas cabrones que las personas, o agún tipo de demiurgo pasota que hubiese creado el universo pero luego le diese igual lo que pase con el decidí que no iba a perder el tiempo con ninguna religión.
    Con los años el mundo nunca deja de sorprenderme y asombrarme, pero sigo sin ver la necesidad de ningun dios para nada. Prefiero como respuesta el “aún no lo se” que el “eso es obra de dios”.

  17. Ani
    22 marzo, 2011 de 12:44

    Trilce, crees mal, tanto en lo de la herencia como en lo de que nos falta respeto y comprensión, es más, a quien les falta respeto y comprensión es a los creyentes y no hablo de los radicales, lo he podido comprobar en el colegio de mis hijos durante todos los años que han estado estudiando en colegio católico y teniendo en cuenta que tengo 49 años, no creo que pase nada en unos años.
    Y respecto a la pregunta, a pesar de haber estudiado siempre en colegios católicos, nunca he sido creyente, jamás he tenido ninguna duda de que no hay deidad y de que no la necesito para nada, ni necesito que nadie me enseñe lo que son los valores ni la ética.
    Por cierto, mis hijos tan solo me tenían a mi de referente en el ateismo ya que su padre y toda su familia son creyentes y a pesar de eso tampoco han creído nunca.
    La verdad es que no me han sorprendido los resultados.
    Gracias por la encuesta

  18. 22 marzo, 2011 de 13:08

    Trilce :

    Creo que la mayoría de ateos pertenecen al último grupo, por la herencia cultural (habrá que ver en unos años). El problema es que a muchos les falta respeto y comprensión hacia los creyentes y hacia el papel de la religión, pero supongo que ese es el tercer paso: primero te haces ateo y luego te das cuenta de que tampoco hace falta quemar templos.

    Pongo la mano en el fuego y no me la quemo cuando digo que, al menos en España, la mayor parte de los ateos hemos tenido una educación y una presión social enorme muy religiosa (católica por supuesto). Yo también estudié en un colegio religioso católico.
    Te equivocas cuando nos acusas de atacar al creyente. No, como comentamos aquí conocemos muy bien la religión y probablemente la mayoría de nosotros, las personas que más queremos son creyentes (nuestros padres). Otra cosa es que muchos creyentes se sienten atacados solo por el hecho de que los ateos expresemos nuestras convicciones (que no parten del dogma ni de la fe, sino de la observación y la reflexión). Lo de quemar iglesias la verdad es que sobra. Se os nota que os ponéis a la defensiva a la primera de cambio.

  19. 22 marzo, 2011 de 13:17

    Yo ante todo soy escéptico. Mi ateismo es sólo una consecuencia de lo anterior. Por razones que ya están siendo tratadas con la profundidad debida en la discusión de la encuesta, considero que decir que alguien es ‘ateo’ no da suficiente información acerca de sus convicciones (será budista? raeliano tal vez?), de manera que es necesario un apellido. En mi caso, me identifico como ‘ateo escéptico’, también conocido como ‘ateo agnóstico’ o ‘ateo débil’.

    Quién tiene más mérito, el que deja de fumar o el que nunca empezó a hacerlo? yo no recuerdo un sólo momento de mi vida en el que haya tomado demasiado en serio la existencia de dios, la idea simplemente no prendió. Pienso que en gran parte esto se debe a que mis padres, si bien no se declaran a si mismo ateos, nos criaron en un entorno completamente libre del dogmatismo religioso. Además, siendo mi padre geólogo siempre tuvimos un contacto muy cercano con la ciencia. Otro factor que considero importante fue el hecho de que mi hermana mayor siempre se declaró a si misma atea, lo cual tuvo el efecto de poner esa palabra en el mapa y liberarla de toda la connotación negativa que podría tener en una sociedad católica y en la dictadura anti-comunista en la que me tocó crecer.

    Cabe señalar que yo estudié los últimos 9 años de la escuela en un colegio de monjas (por que estaba al lado de mi casa). Pienso que el haber conocido el cristianismo y sus ritos desde adentro no hizo más que acrecentar mi preexitente convicción en la implausibilidad del teismo.

  20. Francesc
    22 marzo, 2011 de 13:28

    El problema, Trilce, es que un católico me puede decir que la forma de vida que he elegido es pecaminosa y que su Dios me reserva la tortura eterna -algo que no se debería desear ni a tu peor enemigo. Y yo tengo que callarme, puesto que son sus creencias.
    Y en cuanto yo digo que no hay ningún indicio de la existencia de ningún dios y que el Dios abrahámico no parece más real que Zeus resulta que no respeto a los creyentes y quiero quemar iglesias.

  21. Selfish
    22 marzo, 2011 de 13:34

    Si no os importa, ¿podrías comentar por qué sois ateos (quien lo sea)?,
    ¿cómo habéis llegado a la convicción de no existe ninguna deidad sobrenatural controlando nuestras vidas con la que nos encontraremos tras la muerte?

    1. Fase cristiana católica practicante (?-12 años)
    En mi caso, fuí educado católico y aunque mis padres no son especialmente practicantes, yo me lo tomé muy en serio, llegando a sentirme culpable muchas veces y teniendo miedo de El Demonio (jajaa). Eso no duró mucho, a los 12 años ya era deísta pese que mis profesores coqueteaban con la literatura literal de la biblia y el colegio al que fuí era totalmente católico. Recuerdo tener que rezar un padrenuestro por las mañanas. A esa edad conocí a Asimov y otros divulgadores y leí bastante Biblia. Algo no cuadraba con la religión.
    2. Fase magufa (12-15 años)
    Más tarde tuve devaneos muy variados con todo tipo de creencias magufas, Jimenez del Oso, Benitez y revistas como Año Cero y Más Allá hacían volar mi imaginación aún inmadura. Leí todo tipo de libros sobre magia, espiritismo, parapsicología, ovnis, y olvidé la “ciencia oficial” en busca de un mundo imaginario. Creo que la enorme inseguridad que sentía esos años tuvo mucho que ver. De todas formas siempre tuve en mente que la Verdad no la poseía absolutamente nadie y que todo eran aproximaciones. Además jamás creí en majaderías tales como reptilianos, “cirujanos psíquicos” ni homeopatía. De haber conocido los chemtrails me hubiera llevado las manos a la cabeza.
    3. Fase agnóstica pelin magufilla (15-25 aprox)
    Cuando estudié filosofía y conocí a Aristóteles, Descartes, Hume, Marx y sobre todo Nietzsche, la mayor parte de las magufadas se evaporaron como si nunca hubieran existido. Algunos de mis compañeros disfrutaban también con la filosofía y fué muy enriquecedor. Aquí pasé a ser agnóstico(como B. Russell, pensaba).
    Cuando entré en la Universidad, un mundo nuevo se abrió, conocí a muchos ateos y agnósticos, conocí la Física Cuántica de verdad, leí El Mundo y sus Demonios, leí sobre cosmología, sobre los campos, leí más Biblia, compraba Investigación y Ciencia. No acabé la licenciatura en Química por problemas personales pero adquirí la base suficiente para entender casi cualquier artículo de Nature o Science. Adiós definitivo a las magufadas y las pseudociencias. En esta época, debido las circunstancias tuve tratos con evangélicos literalistas y las discusiones que tuve con ellos me hicieron darme cuenta de las cosas que hace la religión en las cabezas de algunos. Ellos querían convertirme y lo único que conseguían era que mi rechazo hacia cualquier creencia irracional, fuera cada vez mayor.
    El camino hacia convertirme en ateo no fué nada fácil, en este punto tuve una crisis existencial que desembocó junto con mi fracaso universitario, en trastorno ansioso/depresivo
    5. Fase budista-atea (25-29)
    Tras superar el bache, tuve unos devaneos con el budismo, aunque siempre negué la reencaranción. Siempre he negado lo que me daba la real gana.
    El budismo Zen fue la puerta definitiva a la libertad total (es largo de contar) y es la única “religión” que respeto e incluso admiro, por su enfoque hacia la vida : La autosuperación, la búsqueda de la calma, el aceptar todos los cambios, apreciar la belleza de la naturaleza…No, no recomiendo pasar por el Zen, porque quizá a otro no le funcione.
    6. Fase de Libertad (libre de creencias irracionales-ateo-escéptico) (30-).
    Como dicen por ahí arriba, conocer al enemigo es la mejor forma de destruirlo.
    Conocí a Dawkins, a Brian Green y sigo leyendo sobre Ciencia de la buena (mi nick es un guiño a Dawkins y también sirve para pinchar a los moralistas, jeje)
    Finalmente, ¿por qué soy ateo?
    Pues porque el mundo es suficientemente extraño y maravilloso a la luz de la Ciencia y no es necesario recurrir a fantasías para hacerlo interesante. Por otro lado, la vida es aquí y ahora, hay que vivirla evitando totalmente condicionarla por otra supuesta vida “más allá”, para que sea realmente plena. El código moral o ético es prácticamente de sentido común y no es necesario uno preestablecido por leyendas o entes imaginarios. He tenido experiencias “espirituales” muchas veces, pero son fácilmente explicables para la ciencia y ahora, a pesar de ser un materialista radical, puedo sobrecogerme contemplando insectos, anfibios, piedras, montañas, la luna, las estrellas, personas, leyendo a Green, pensando en los descubrimientos de Einstein…en fin, mi vida “espiritual” se ha hecho increiblemente rica gracias a que soy ateo de mentalidad “fría” y científica.

    Saludos!!!!!!!

  22. AydaN
    22 marzo, 2011 de 13:34

    Carl Cox :
    Otra cosa es que muchos creyentes se sienten atacados solo por el hecho de que los ateos expresemos nuestras convicciones (que no parten del dogma ni de la fe, sino de la observación y la reflexión).

    Ésa es una gran verdad. En este país, nada pasa cuando el católico declara a los cuatro vientos que lo es; sin embargo, cuando lo hace el ateo nunca falta quien se lleve las manos a la cabeza y lo considere una provocación en toda regla.

  23. Aoi Neko
    22 marzo, 2011 de 13:42

    Yo voté Atea y con formación en ética y religión

    Y respondiendo a la pregunta de Manuel: Yo nací en el seno de una familia muy religiosa (la mitad de mis tíos son sacerdotes o monjas). He ido a misa todos los domingos y días litúrgicos mientras era menor de edad, he seguido todas las festividades litúrgicas, Navidad, Pascuas, Cuaresma (con su ayuno y abstinencia), etc… He ido a catequesis, estoy bautizada, he hecho la primera comunión y la confirmación, y podría casi recitar una misa de cabo a rabo.

    En fin, he estado mucho tiempo empapada de religión católica (apostólica y romana puedo añadir). De adolescente me empecé a plantear cosas. Habían muchas cosas que no cuadraban, y yo sola llegué a la conclusión que creer en Dios era cuestión de fe, que era algo que no se podía explicar o establecer mediante la razón. Siendo creyente y con mi fe cristiana, empecé con pequeñas discrepancias dentro de la “lógica” cristiana (bueno, el Antiguo Testamento no había por donde cogerlo, nunca entendí la adoración a la virgen y a los Santos; lo veía en conflicto con el primer mandamiento, los grandes desastres en el mundo, y si el catolicismo permite la salvación; porqué no todo el mundo tiene acceso igualitaro a ello y que se lo enseñen, etc…). Incluso llegué a ver más razonables algunas comunidades protestantes que las católicas.

    Cuando planteaba este tipo de dudas en en catequesis, con la gente que me relacionaba (en su gran mayoría del grupo de catequesis) o con mi familia, no obtenía ninguna respuesta satisfactoria, y notaba que el ambiente se volvía hostil. Así que me guardé las dudas para mi sola, por un tiempo, y acabé confirmándome (con serias dudas, aunque aún sentía miedo de no aferrarme a la fe y a obrar mal si no lo hacía).

    Pero bueno, al final los estudios (de ciencias) y la asignatura de filosofía, y el tener que buscarme las habichuelas fuera de casa, hicieron mella en mi, y seguí el proceso evolutivo que comentáis. Pasé al agnotiscismo, y finalmente he acabado en las garras del ateísmo 😉

    Para los que dicen que es fácil ser ateos (bueno, la mayoría de los que han contestado a la encuesta ya lo saben), pues no es fácil, cuando se ha de ir contracorriente. Para mi no era fácil incluso plantear porqué no podían ordenarse mujeres si no había ningún sitio en el Nuevo Testamento que dijera lo contrario, o por qué se adoraba a imágenes de multiples beatos y santidades (en algunos casos con santuarios o capillas muy “rimbombantes”), o obtener una respuesta a qué se refieren con iglesia “romana”.

    Y luego no es facil librarse de todos los prejuicios y comportamientos absurdos aprendidos durante tantos años de influencia religiosa. Pero mi autoestima ha ganado enteros y vivo la vida con muchos menos miedos, y creo que soy más tolerante y intento ser mejor persona.

    PD: Tengo un hermano, que ha recibido la misma influencia religiosa, o más aún si cabe. Es cura.

    PD2: Suelo ser bastante tolerante con los religiosos (que no con las religiones), siempre que no me intenten imponer sus dogmas, ni a mi ni a ningún otro, y que basen su religión en simple fe.

  24. 22 marzo, 2011 de 13:47

    Contestando a Manuel, mi caso se parece a algunos que ya han contestado. Yo fui educado como catolico (rezando el Jesusito de mi vida por las noches), aunque sin demasiada presion. Y ya haciendo la catequesis empece a darme cuenta de que lo que me contaban no cuadraba y que no tenia la mas minima logica. Supongo que para cuando hice la primera comunion ya era ateo, aunque todavia no tenia muy claro que era eso. En cualquier caso, nunca hubo una segunda comunion, y a medida que leia sobre otras religiones, ciencia, historia y a filosofos como Russel me fui convenciendo cada vez mas sobre la inexistencia de seres magicos y de que la religion ha sido uno de los mayores lastres que ha sufrido la Humanidad.

  25. luchogonzales
    22 marzo, 2011 de 17:50

    Felicitaciones por la iniciativa de la encuesta.
    Solo para mantener el equilibrio estadístico de la encuesta me parece justo escribir unas breves palabras.
    Aunque me considero católico, como todos aqui también he pasado y seguiré pasando por etapas. Sin duda, vale la pena rescatar todos los testimonios interesantes que he podido leer de personas inteligentes y de ideas claras.
    Supongo que a estas alturas de mi vida, yo mismo hubiera sido del grupo escéptico-agnóstico de haber sido por mi familia. Tengo una madre católica típica de esas que van a cuanto grupo de oracion haya y estudié en un colegio de hermanos maristas. Con razón puedo decir que no hay nada peor para la fe de un adolecente con ganas de explicarse todo que tener una madre vehementemente religiosa.
    Para mi buena suerte mi mejor amigo a los 17 me proporcionó una vía de acceso alterna a los asuntos de la fe. En mi comunidad parroquial conocí a mi actual esposa y junto a ella desde hace 15 años día encuentro más y más motivos para tener fe.
    Afortunadamente ni la educación ni la cultura han sido una restricción, por lo que no puedo echarle la culpa de mi fe a la ignorancia. Soy un convencido que el conocimiento es una piedra angular para la evolución a una sociedad más próspera y libre, y lo practico con mis hijas. Pero también estoy convencido de la fragilidad del ser humano y aunque yo tampoco “necesito a dios para vivir”, la religión puede ser una disciplina muy productiva a efectos de vencerse a uno mismo y alcanzar ideales, obviamente existen otras bondades pero ciertamente no es oportuno exponerlas ahora.
    Admito que muchas veces los católicos cometemos el error de levantar el maldito índice intolerante para juzgar y dividir, cuando en realidad la idea de la religión católica es unir a las personas. Supongo que es una tentación grande sentirse del grupo de los “elegidos” que vieron la luz.
    Como comentario aparte sobre tu duda @Aoi Neko, me parece raro que habiendo tenido acceso a docrina católica puedas pensar que los católicos adoramos a los santos o a sus imágenes, eso más suena a argumentos evangelistas y mormones para desacreditar la fe católica.
    Saludos.

  26. Rawandi
    22 marzo, 2011 de 18:03

    Yo soy ateo desde la adolescencia porque ya entonces las afirmaciones acerca de lo sobrenatural me parecían cuentos tan inverosímiles como las historias de vampiros o de fantasmas. Además, existían miles de religiones, todas más o menos igual de ridículas, que presumían de ser “la revelación divina” y los dogmas de unas contradecían frontalmente a los de las otras. Para mí estaba claro que el mundo de las religiones era un perfecto timo basado en el autoengaño.

    Leyendo a Asimov, a Sagan, a Bertrand Russell y a otros pensadores racionalistas fui poco a poco consolidando una cosmovisión atea materialista. El pensamiento científico tenía obviamente carácter materialista: no existen las personas sin soporte material y la naturaleza se basta a sí misma: es autosuficiente.

    Me alegra que los ateos seamos mayoría absoluta en la encuesta. Eso indica que el pensamiento crítico avanza imparable.

  27. Rawandi
    22 marzo, 2011 de 18:18

    Lucho, los católicos tributan culto a Dios, a la Virgen, a los ángeles y a los santos. Tributar culto es en el fondo lo mismo que “adorar”. El catolicismo es una forma de politeísmo.

  28. Francesc
    22 marzo, 2011 de 18:19

    Hombre Rawandi… a lo peor indica que los últimos pensadores críticos nos reunimos aquí.

    Lucho, el catolicismo tiene muchas caras: curas pederastas y curas que lucharon por los derechos de los indígenas, curas en misiones humanitarias en áfrica y curas que proclaman odio desde el púlpito en un pueblecillo, curas que reconocieron a Hitler y curas que ayudaron a escapar a algunos judíos…
    Yo tengo la misma impresión que Aoi respecto a los santos, aunque claro, puede que tu experiencia con ellos haya sido diferente. Los santos son prácticamente dioses menores del olimpo: se les piden favores (Santa Rita, San Cucufato, San Abdón, San Antonio…), se les relaciona con profesiones -cada una tiene su patrón-, se les adora y se les saca en procesión, los equipos de fútbol van a agradecerles sus triunfos y se hacen “sacrificios” y donaciones para que te ayuden. Sólo queda la diferencia “teórica” de que ellos solo interceden ante dios, pero en la práctica la diferencia entre los santos católicos y los dioses poco importantes del panteón es inexistente. Y no creo que España sea una excepción, visto como se trata en México a la Virgen de Guadalupe.

  29. Shia
    22 marzo, 2011 de 18:22

    Yo soy atea y siempre asistí a ética. No creo que el no haber cursado religión haga que tenga menos idea de ella, a pesar de que tampoco soy una gran conocedora. Sin embargo, de mi círculo de amigos soy yo la que más sabe, cosa que me hace gracia porque soy la única que no está bautizada.

    Contestando a la pregunta de Manuel, yo soy atea de nacimiento. XD No estoy bautizada, por lo tanto de pequeña me enteré antes de la teoría de la evolución, de como funcionaba el cuerpo humano, etc, que de los cuentos bíblicos. Todo esto explicado para niños, claro. Los niños son curiosos y a falta de cuentos religiosos hay que explicar la verdad. Por eso tuve más de una discusión con 10 u 11 años con amigos. ¡No me lo podía creer! ¿Quién en su sano juicio se podía creer que nos hicieron de barro? Además, durante mi adolescencia me gustaban mucho los diálogos con amigos creyentes. En realidad me asombraba que ninguno fuera creyente “de verdad”, pues más bien cada uno entendía y cogía lo que le daba la gana de la religión y tiraba el resto. Por eso no entiendo cuando dicen que no tenemos respeto por los creyentes. ¡Que les pregunten a los de nuestro alrededor! La mayoría de mis conocidos son creyentes y nunca he tenido problemas. Además, hasta hace bien poco ni siquiera me consideraba atea. ¡Me han obligado! XD Lo que quiero decir es que si nunca he creído en dios y para mí eso es lo natural, ¿por qué tengo que proclamar mi no creencia en algo? No soy apitufa, ni atetera, ni amonesvol, ni… Más bien ha sido el hartazgo de aguantar que las instituciones religiosas quieran meterse en mi vida lo que ha hecho que cada día tenga un posicionamiento más duro contra dichas instituciones. Y también el que pidan respeto cuando ellos no lo tienen. No es una falta de respeto que te manden al infierno, que te digan que careces de moral y un montón de burradas más, eso sí, ser ateo en sí mismo es una falta de respeto. ¡Acabásemos!

  30. Jose Manuel
    22 marzo, 2011 de 18:25

    Ya debéis haber deducido, por “leves” indicios si habéis leído varios de mis comentarios, que soy básicamente materialista y, por tanto, ateo.

    Respecto a la nueva pregunta de Manuel, en mi caso el proceso ha sido muy largo (unos 45 de mis casi-casi 50 años de edad) y muy condicionado, como todo en mi vida, por el Síndrome de Asperger, que me ha hecho (es lo habitual en quienes lo padecemos) excesivamente crédulo y vulnerable emocionalmente hasta muy recientemente.

    Nací y fui educado en la España (en Ávila, sobre todo) del franquismo, en el seno de una familia franquista y muy católica y cumplidora de sus obligaciones religiosas. Así pues, fui católico “convencido”, serio y practicante hasta que renuncié al catolicismo hacia los 15 ó 16 años, en que descarté a Dios para adoptar el Budismo (el Tibetano, en concreto) hasta los 27 años de edad, y el Budismo Theravada hasta los 40 años de edad, aproximadamente.

    Estuve muy convencido de la validez del Budismo, e incluso llegué a prepararme para ser monje en los primeros años ochenta del pasado siglo. Me enamoré de otra compañera budista y abandoné las intenciones de monacato hacia 1984, en que decidí orientar mi vida budista en sentido seglar, como esposo y padre, tratando de vivir según la filosofía del Budismo Tibetano primero y la del Theravada posteriormente.

    Ese empeño de vivir “en el mundo” rigiéndome por el Budismo, tuvo consecuencias desastrosas en mi vida, pues siempre iba a contracorriente y, como buen Asperger, era intransigente con mi sujeción a mis ideales y principios, por mucho que la vida me los mostrara equivocados o estos actuaran contra mi supervivencia e intereses. Así, terminé como hoy: enfermo crónico muy severo por el estrés; pobre; incapacitado para la vida laboral, pero sin ningún reconocimiento institucional de dicha incapacidad, certificada por todos mis médicos y por la última empresa en que trabajé, divorciado, emigrado a Polonia, donde vivo con la mujer de la que me enamoré cuando iba para monje budista, y sin prestaciones, subsidios ni pensiones de ningún tipo, con mi edad. Ahora soy una persona sin más ocupación ni perspectivas racionales de ser otra cosa que esposo y amo de casa, completamente dependiente en mi manutención y con mucho tiempo para llenar las lagunas de conocimiento que acumulé tras tantos años de pensamiento mágico y pseudocientífico.

    Mi convicción “espiritual” se empezó a resquebrajar gradualmente a raíz del derrumbe rapidísmo y contundente de toda mi vida hasta entonces (hace unos seis años), tras leer “El Mundo y sus Demonios”, de Carl Sagan, ser diagnosticado de Síndrome de Asperger y leer “El espejismo de Dios”, de Richard Dawkins, momento (hace unos tres años), en que adopté definitivamente el ateísmo y el escepticismo científico (dentro de mis limitaciones formativas) como mis formas básicas de pensar y de analizar la realidad, ya que al empezar a llenar mis lagunas en formación científica, escéptica y racional, ví que había estado completamente equivocado respecto a casi todo en la vida y que la realidad es mucho más rica, fascinante y digna de ser vivida cuando la vives desde el racionalismo y el escepticismo científicos.

    Y en este punto es donde estoy en la actualidad 🙂

  31. KC
    22 marzo, 2011 de 18:39

    Jose Manuel, pues yo creo que serías un buen profesor de español/castellano en Polonia. Deberías planteártelo.

    Saludos.

  32. luchogonzales
    22 marzo, 2011 de 18:40

    Francesc :
    Hombre Rawandi… a lo peor indica que los últimos pensadores críticos nos reunimos aquí.
    Lucho, el catolicismo tiene muchas caras: curas pederastas y curas que lucharon por los derechos de los indígenas, curas en misiones humanitarias en áfrica y curas que proclaman odio desde el púlpito en un pueblecillo, curas que reconocieron a Hitler y curas que ayudaron a escapar a algunos judíos…
    Yo tengo la misma impresión que Aoi respecto a los santos, aunque claro, puede que tu experiencia con ellos haya sido diferente. Los santos son prácticamente dioses menores del olimpo: se les piden favores (Santa Rita, San Cucufato, San Abdón, San Antonio…), se les relaciona con profesiones -cada una tiene su patrón-, se les adora y se les saca en procesión, los equipos de fútbol van a agradecerles sus triunfos y se hacen “sacrificios” y donaciones para que te ayuden. Sólo queda la diferencia “teórica” de que ellos solo interceden ante dios, pero en la práctica la diferencia entre los santos católicos y los dioses poco importantes del panteón es inexistente. Y no creo que España sea una excepción, visto como se trata en México a la Virgen de Guadalupe.

    Sin ánimo de engendrar un debate iconoclasta debo precisar que la doctrina católica señala venerar a los santos. Que en la práctica el fervor religioso y el sincretismo con culturas paralelas susciten la aparición de expresiones más radicales son comportamientos criticados también por el clero.
    Creo que alguna vez a Mesi lo han llevado en hombros por haber metido un gol… Algo asi pasa con las imágenes que evocan a un luchador en la fe al que algunos cristianos les gustaría emular.
    Nuevamente preciso que al igual que cualquiera, los católicos también tenemos nuestros errores y excesos pero supongo que en la medida que se vaya reformando la iglesia esto ira cambiando progesivamente.

  33. 22 marzo, 2011 de 19:10

    José Manuel:

    Me preguntó si estarás enterado de este estudio:

    http://www.scientificamerican.com/blog/post.cfm?id=people-with-aspergers-less-likely-t-2010-05-29

  34. Nehuel
    22 marzo, 2011 de 19:16

    Bueno, yo fui educado en el catolicismo, tanto por mi familia (aunque poco) y por el colegio (Hermanos Maristas). Me bauticé e hice la comunión. El factor determinante de mi ateísmo es fundamentalmente las formas aislacionistas del colegio.

    Estaba (y estoy) en un grupo scout. A los 10 años conocí a algunos de ese grupo (con 12 años) que eran ateos y vi que eran una realidad, no un par de locos marginados que nadie había visto salvo un par de menciones en los libros de religión. Gracias a eso empecé a cuestionarme cosas por mí mismo, básicamente la parte fundamental de tener que creer en un dogma sí o sí. Y me hice agnóstico.

    Al año siguiente, en una de las charlas que daban los lunes por la mañana por megafonía, uno de los profesores empezó a largar pestes de los ateos (que si los cristianos se diferencian de los ateos en tal, en cual etc.) Y me cogí un cabreo monumental, porque esa gente de la que hablaba eran mucho mejor personas que la gran parte de mis compañeros del colegio. Yo ya había empezado a coquetear con el ateísmo.

    Por mi cabreo y mi manía de contrastar las cosas vi que esa postura estaba fundamentada en la Biblia. Y si eso era la palabra de Dios no era ni bueno ni perfecto ni tenía ni idea del mundo en el que vivía, y que no quería tener nada que ver con él.

    Con el tiempo me informé de más religiones (paganismo, islám, budismo etc) y todas me parecieron iguales, con la misma base. Y mi ateísmo (que era anti-católico porque rechazaba el dios que me habían enseñado) se transformó en un ateísmo más global (por conocimiento del resto de religiones).

    Resumiendo, a los 11 me volví ateo por rechazo del único dios que conocía, y a los 14 lo confirmé con el resto de religiones.

    No empecé a ver ni leer información atea avanzada (en cuanto salía el tema de la religión con los amigos no tenía ningún problema en desmontar sus argumentos) hasta los 17 años, cuando empecé con Dawkins y demás videos que pululan por la red. Desde los 18 me intereso mucho por la divulgación científica y ahora acabo de cumplir 20.

  35. Anita
    22 marzo, 2011 de 19:20

    Soy atea. Me educaron en la religión católica; estoy bautizada e hice la primera comunión. Pero ya no me confirmé. Tuve siempre la asignatura de religión en clase. Yo no recuerdo un momento concreto de mi paso al ateísmo (como he leído en algunos comentarios, al leer éste o aquel libro) ni que me hiciera preguntas concretas. Simplemente al estudiar y adquirir conocimientos (yo opté por las ciencias)la parte de “Dios” y la religión se esfumó por incompatibilidad. Y eso fue bien pronto.
    Nunca he seguido ninguna otra religión ni pensamiento mágico ni magufería. Y eso me ha valido calificativos como “aburrida” o “cuadriculada”. Pero bueno…

  36. 22 marzo, 2011 de 20:40

    Yo he hablado por mi experiencia personal. He tenido una educación católica y por esa razón he sido cristiana durante mucho tiempo. Luego, sin embargo, a pesar de que reniego bastante de todo lo que huela a cruz soy consciente de que histórica y antropológicamente la religión ha tenido un papel que no se puede negar, con sus cosas positivas y negativas. Yo a lo que me refiero es a que mucha gente sólo es capaz de ver lo úlitmo, y evidentemente existe, sobre todo hoy en día, pero hace unos siglos sí creo que pudo ser bastante necesaria.

    Por otro lado, espero no equivocarme en lo que he dicho de la herencia cultural dentro de unos años. Yo he tenido mucha presión religiosa, pero espero que mis hijos no la tengan y que los vuestros tampoco. Me parecerá algo bastante positivo que nosotros no eduquemos a nuestros hijos con el mismo lavado de cerebro que nos pudieron hacer a nosotros.

    Por cierto, soy atea. Se nota que me he debido de explicar fatal, porque no me he podido poner a la defensiva 😀

  37. Víctor
    22 marzo, 2011 de 21:02

    Yo puse ateo. Y la razón porque soy ateo es (minuto 1:00/ 1:10)

    Bueno, bromas a parte, en la discusión de la encuesta están algunas de mis razones.
    Un saludo.

  38. Cat77
    22 marzo, 2011 de 21:44

    Yo soy atea, y ya que preguntáis, aquí va brevemente el porqué:

    Cursé todos mis estudios hasta COU en una escuela de frailes franciscanos. Estudiábamos religión, íbamos a misa, etc. Mi familia es creyente, aunque no pisan un iglesia más que para los típicos bodas, bautizos y comuniones. En ese entorno yo crecí creyendo, claro. Ya en BUP, y viendo algunas contradicciones y cosas absurdas en la Biblia, tuve un profesor de religión que, además de fraile, estudiaba biología en la universidad. Con él tuvimos grandes conversaciones acerca de por qué la evolución no era obstáculo a la hora de creer. Me convenció levemente, pero lo que hizo que abriera los ojos definitivamente fue el concepto del alma:

    Si todos los mamíferos (e incluyo a los humanos) estamos hechos de lo mismo, y la distinción entre especies no es en realidad tan nítida sino producto de pequeñísimos pasos, ¿en qué momento de la evolución apareció el alma?. Esa pregunta nunca la pude contestar.

    A ello hay que sumar que siempre tuve gran curiosidad por saber el por qué de todo. Me fascinaba el universo, y cuanto más aprendía, menos cabía la idea de un dios creador. A los 16 años me confirmé, pero por tradición nada más. Pero la semilla del ateísmo estaba a punto de estallar.

    Creo que el abandono de esas creencias es tan básica para la madurez como el dejar de creer en Papá Noel o el Ratoncito Pérez. La religión nace en el hombre como necesidad de explicarse el mundo en el que vive, y como forma de establecer leyes y normas de conducta (no matarás, no robarás). Pero actualmente está obsoleta. La ciencia (mucho más mágica y maravillosa que un simple libro) me explica mucho más, y para leyes ya están los gobiernos (laicos!!!).

  39. Jose Manuel
    22 marzo, 2011 de 22:48

    Vaya, compas; perdonad. Tuve que salir y acabo de regresar. No me dio tiempo a contestar antes de irme.

    KC: Hay varias razones por las que no lo hago todavía. Una es que mi dominio del polaco es muy bajo aún. Es un idioma muy complejo gramaticalmente y ajeno por completo en su estructura y léxico a los que conozco (el español, algo de francés, inglés y tibetano coloquial -residuos de mi época budista-). Eso hace que no me sea posible explicar muchos temas de gramática y sutilidades del español a una persona polaca. Aquí me muevo gracias a mi pobre polaco, que va progresando lentamente, y a la ayuda de mi compañera que, aunque es polaca, habla español a la perfección, por ser filóloga hispánica y traductora jurado de español e inglés.

    Por otro lado, mi pésima salud crónica hace que me canse con enorme rapidez, tanto física como mentalmente, quedando agotado, pues tengo serios problemas con la gestión de la energía corporal. También, mis facultades cognitivas están muy afectadas (memoria, atención y concentración, sobre todo), lo que me supone serias limitaciones para todo esfuerzo intelectual, como son aprender y enseñar y para casi todo esfuerzo físico (padezco una fuerte insuficiencia cardíaca, que no se atreven a operarme por mi mal estado general de salud y mientras la medicación me siga manteniendo aceptablemente en pie).

    Hago trabajos esporádicos de reparación de ordenadores y a veces doy clases de estiramientos suaves para personas con enfermedades reumáticas, área en la que tengo experiencia y formación. Pero lo que ingreso y el tiempo que le puedo dedicar, es insuficiente para cubrir mi manutención. Me sirve más que nada para no sentirme un completo inútil y ayudar en algo al sostenimiento económico de mi nueva familia polaca 🙂

    ROBERTO: No conocía el estudio que muestra ese link. Es francamente interesante y parece haber buenas razones para que en general los Asperger huyan del pensamiento teleológico. En mi caso no fue así durante muchos años porque el componente de elevada inocencia y credulidad que nos confiere el Asperger a quienes lo padecemos, fue fuertemente “activado” por la machacona educación religiosa recibida, sobre todo por la parte recibida mediante las palabras, que tienen un fuerte poder de credibilidad para muchos de nosotros (los Asperger) con tal que provengan de personas a las que respetamos y sean estructuradas de determinadas maneras.

    Superar estas barreras me ha costado mucho esfuerzo, verdaderamente. Mi escepticismo y mi abandono del pensamiento tanto mágico como teleológico no ha sido fácil ni corto en el tiempo. Y sólo empezó a ser posible tras ser diagnosticado del Síndrome y empezar a comprender mucho sobre mí mismo y mi manera de interactuar con la realidad y con los demás. Y eso sucedió hace tres años tan solo. Ahora que, el artículo de tu link, me ha gustado mucho y te lo agradezco enormemente. Así que ¡Gracias por él!

  40. Kenshin
    23 marzo, 2011 de 3:35

    Esto es genial; me refiero al hecho de que un monton de personas digan sin miedo ser ateos… lastima que la encuesta solo incluye a unos cientos de participantes; evidentemente es solo un minimo de la poblacion mundial. Para quienes hayan leido el mundo y sus demonios (seguramente todos los presentes) nosotros representamos (sin querer parecer vanidoso) a ese 1% de la poblacion mundial capaz de entender facilmete un texto y realizar un analisis critico del mismo. una lastima qe seamos tan pocos, pero lo bueno es que de a poco nos estamos juntando y con el tiempo, quisas (si dios quiere XD) llegaremos a conformar una verdadera fuerza de cambio.

    Pero por otro lado, cada vez estoy mas convencido de que la ignorancia y la falta de curiosidad son enfermedades geneticas y que quizas el ser humano este condenado a ser un “cordero” en manos deuna elite intelectual.

    En fin… ¿donde nos juntamos para escuchar Ska-p y quemar un par de iglesias? aca cerca de mi casa hay una sinagoga a la que le tengo ganas… XD Na chiste.

  41. Francesc
    23 marzo, 2011 de 10:53

    Trilce, es cierto que por tu comentario anterior me pareció que eras creyente, pero en cualquier caso el argumento es el mismo: nos han repetido tantas veces que no les respetamos y lo pecaminoso de ser ateo que nos parece normal que nos condenen al infierno, mientras que nosotros no podemos explicar que no tienen pruebas de nada y sólo creen lo que cuenta un viejo libro sin que nos llamen intolerantes. Es hora de empezar a cambiar esa percepción de la sociedad.

    Lucho, la iglesia ¿es la jerarquía, o los creyentes? ¿Son los creyentes cuando la jerarquía se comporta de manera hipócrita, y es la jerarquía cuando los creyentes hacen estupideces? Entiendo perfectamente que cada católico -y cada cristiano en general- tiene su propio conjunto de creencias que no tiene porqué coincidir con el de ningún otro; por eso es tan fácil caer en la falacia del verdadero escocés. Los curas de tu pueblo no sé, pero los de mi pueblo son los que salen delante del santo en la procesión.

  42. Anarel
    23 marzo, 2011 de 12:11

    Katxu :
    @Anarel
    ¿Cuando te refieres al “alma” te refieres a la unión de las funciones cerebrales (componente biológico) y los procesos de aprendizaje que condicionan nuestra conducta, emociones, personalidad, sensaciones, expectativas, actitudes, interpretaciones de la realidad, que nos determinan como personas únicas e irrepetibles y de la que no hay ni una sola constancia de que todo eso perdure cuando estamos muertos?

    No exactamente, pero como he dicho, es una creencia personal de la que no voy a hablar.

  43. Katxu
    23 marzo, 2011 de 12:43

    Pues @Anarel te confieso que me dejas intrigadísimo, si no compartes la definición de alma que te doy, ni la definición mísitico-religiosa que hace referencia a la parte NO material del ser humano, no se me ocurre a qué te puedes referir. No obstante respeto tu decisión de no hablar de ello, pero te confieso que me intriga.
    Un saludo.

  44. Rhay
    23 marzo, 2011 de 13:07

    Siempre pensé que para poder vencer a tu enemigo tienes que conocerlo…

  45. Jose Manuel
    23 marzo, 2011 de 13:16

    Rhay :
    Siempre pensé que para poder vencer a tu enemigo tienes que conocerlo…

    Y, a ser posible, RHAY, mejor de lo que él mismo se conoce (cosa que con los creyentes -sobre todo los fanáticos- no es muy difícil de lograr. 😀 ).

  46. Rhay
    23 marzo, 2011 de 13:21

    Desde luego, José Manuel… 😆

  47. 23 marzo, 2011 de 15:11

    Kenshin :
    En fin… ¿donde nos juntamos para escuchar Ska-p y quemar un par de iglesias? aca cerca de mi casa hay una sinagoga a la que le tengo ganas… XD Na chiste.

    Mal: música de quemar iglesias es Burzum, Mayhem y primeros grupos del black metal noruego, que, para mí desgracia, sí quemaron iglesias en Noruega a primeros de los 90. Y digo para mi desgracia porque me encanta su música, pero las asociaciones que ello conlleva me tocan la moral, puesto no soy partidario de tamaña estupidez.

    Yo estoy bautizado e hice la comunión por “presión social”, pues mis padres no querían bautizar ami hermana mayor, pero por aquellos entonces (finales del 78- primeros del 79) no andaba muy bien visto, y para complacer a la familia, acabaron bautizándola, y después a los demás (ya que bautizaron a uno, a los demás también)

    Sin embargo, mis padres nunca me llevaron a misa excepto en las consabidas celebraciones, y aunque di religión en el colegio y los dos primeros años del instituto, nunca me interesó demasiado. Yo veía que el mundo funcionaba sin la idea de Dios (no conocía a Laplace, sólo lo intuía) y yo me sentía cómodo sin él. Así que me hice agnóstico.

    Durante mi adolescencia/primeros años como adulto (legalmente) tuve coqueteos poco serios con otro tipo de creencias. Debido al metal (para qué negarlo) me leí la biografía de Aleister Crowley, y estuve a un paso de comprarme “La Biblia Satánica” de LaVey (aún me queda un resto de curiosidad por saber qué dice). También tuve un leve interés por el tarot (cosas de una amiga), y la Wicca (de nuevo, cosas de amigos), pero apenas un par de aproximaciones superficiales. Más adelante fue una coña con la masonería, pero sólo a modo de risas (como cierto sector social dedica a menudo el epíteto de “masón” como algo negativo hacia el sector que critican, yo dije de hacerme masón para que, al menos, me insultaran con propiedad :mrgreen: como veis, nada de importancia)

    Empecé a reafirmarme leyendo libros sobre el tema, primero el polémico “Tratado de ateología” de Onfray, y he ido ampliando gracias a Hitchens, Dawkins y compañía, aunque aún me falta mucho por aprender (estoy en ello, pero poco a poco)

    ¿Por qué soy ateo? Porque las respuestas de las religiones no me convencen, porque la ciencia hace aportaciones basadas en el estudio y la observación rigurosas (y abre puertas fantásticas que la religión no) y porque la conducta moral se puede desarrollar empleando la lógica, sin necesidad de un “Dios” que te diga lo que hay que hacer.

  48. Cronopio
    24 marzo, 2011 de 0:10

    Bueno, a mis años ni EGB ni ESO ni moderneces de esas. Primaria, bacillerato de 6 años COU y Uni. Primaria en escuela pública con Historia sagrada y exaltación del movimiento nazional a días alternos, refuerzo de religíon, primeros viernes de mes de obligado cumplimiento, formación de filas, canto de cara al sol y mes de María…Dos primeros cursos de bachillerato en colegio de frailes (única alternativa en mi pueblo en aquella época) super progres en comparación con lo anterior. de 3º a 5º interno en aspirantado ( especie de pre-seminario para frailes) ya ves lo que son las cosas. Puramente vocacional. Buena formación, buen nivel, mucho antifranquismo camuflado, mucha progresía religiosa para la época, mucho vaticano II puesto al día. Excelente formación en conocimientos, buena biblioteca, buenos maestros y buen equipamiento. Muy buena formación religiosa, estudio de religión y de religiones, estudio de la biblia etc…. Puede que allí estuviera el “fallo”: Al tercer año supe que dios no existe, el origen, la causa y la función de las religiones y la incompatibilidad con el pensamiento racional en el que al mismo tiempo me educaban.
    Ateo desde entonces.
    Si como dice Roberto decir ateo es decir poco si no lo apellidas: Ateo practicante.

  49. Cruz
    24 marzo, 2011 de 1:38

    No estoy bautizado y jamás estudié religión en la escuela. ¿Puede que en primer curso de primaria? Ni me acuerdo. Aunque mis padres se bautizaron, hicieron la comunión y casaron por la Iglesia, lo cierto es que nunca han mostrado el más mínimo indicio de religiosidad (al menos en mi presencia) y en general toda mi familia siempre se ha mostrado crítica con el papel de religiones e iglesias. Casi desde que recuerdo hacía ver que creía en los Reyes Magos por compromiso y como puede deducirse soy ateo. Lo contrario en mi caso sería todo un milagro 😉

    Mi interés por la religión está principalmente motivado por la necesidad de superar mis prejuicios respecto a los creyentes a los que tachaba indiscriminadamente de estúpidos e irracionales, lo cual solo ponía en evidencia mi propia ignorancia. Como bien decís para vencer al enemigo hay que conocerlo, pero sobretodo no hay que subestimarlo.

  50. Albireo
    24 marzo, 2011 de 12:22

    Pues yo no sé exactamente como he llegado a ser ateo. No creo ni que existiese ese momento de la revelación. Mas bien supongo que en el fondo nunca he llegado a ser creyente y a tener fe y por tanto no me he tenido que liberar conscientemente de ella. Siempre he vivido al margen de la religión, no he bautizado a mis hijos y considero una aberración los colegios de curas o monjas. Cada vez comprendo menos a los que llevan a sus hijos a esas instituciones justificándose en la supuesta alta calidad de la enseñanza, ni a los que perpetúan los ritos cristianos simplemente por costumbre, que son muchos.
    Si, estoy completamente desencantado de la sociedad. La madurez me ha llevado a comprender que no tenemos remedio, que la modernidad no ha traído ningún cambio social significativo, que la proporción progresistas/conservadores (léase ateos/religiosos) es una constante natural de la especie, que la ignorancia perezosa y por tanto la religión (léase cualquier pensamiento espiritual e irracional) nunca va a dejar de ser mayoritaria…
    En fin (snif, snif) que estoy muy depre al respecto.

  51. Jonás
    24 marzo, 2011 de 14:00

    Yo también, soy ateo “de nacimiento”; es decir, crecí en una familia atea y amante de la ciencia por lo que mi ateismo, no significó ninguna ruptura con nada, sino algo obvio.
    Con respecto a la “incomprensión del ateismo”, yo creo que viene de una confusión generalizada de mucha gente que, aunque muchos de ellos, son ateos de facto, entienden el ateismo como una creencia más (“no CREES en dios”) y aplicando el “punto medio” se declaran agnósticos, deístas, “nisinino”, “tienequehaberalgo”… Las actitudes tipo Conferencia Episcopal de ateismo=genocidio y quema de iglesias, tienden a ser minoritarias y afortunadamente a desaparecer pronto, al menos en Europa (soy optimista). La laicidad real del estado, en España al menos, llevará algo más.

    Un saludo

  52. engendro
    24 marzo, 2011 de 14:56

    Yo si qué sé el momento justo en el que tuve la revelación, no creía en el Dios de la Iglesia católica pero si que creía en que algo había creado el mundo, porque me parecía evidente que el mundo no se había creado solo. Hasta que un día se me encendió la bombilla y me pregunté ¿Entonces quién ha creado a Dios? ¿Y si ha Dios no lo ha creado nadie por qué el mundo tiene que haber sido creado por alguien?. Y así hasta ahora, feliz como una perdiz en mi ateísmo.
    (Ya sé que son reflexiones de niño de parvulario pero es que la revelación atea la tuve co 11 o 12 años).

  53. Rosa Jimenez
    24 marzo, 2011 de 21:06

    Pues yo soy atea por la gracia de Dios, y ¡ole¡. Noo es broma.Mi revelacion fue a los 15 años cuando lei Escritos sobre judaismo y antisemitismo, de Freud; no se por qué me llevo a la conclusion de que todo era una patraña, aún así seguí leyendo y recabando informacion. En el medio en que vivo y trabajo soy un “rara avis”, osea que de fácil nada. En cuanto al politeismo de la religion católica os recomiendo repasar los festivos de los pueblos andaluces; con sus múltiples y venerables Virgenes, cada una más poderosa que la otra. Es alucinante.

  54. 24 marzo, 2011 de 21:35

    Bueno, yo había recibido una educación religiosa, aunque no muy fuerte; es decir, que no tenía mucha fe. Al principio, creo que comencé con la típica pregunta que cualquier persona debería hacerse: si Dios es bueno y benevolente, ¿por qué permite que exista el mal?. Después, tuve un momento en el que fui muy escéptico, y viendo todas las religiones del mundo, pensaba cuál era la correcta. Todos decían lo mismo, todos tenían la misma fortaleza religiosa a la hora de creer… si se quería saber algo, habría que observarlo, analizarlo. Casi llegaron a atraparme con la teoría creacionista, pero por suerte conocí la Ciencia y me libré.
    Me hice agnóstico más o menos, y conocí los argumentos que decían cristianos y ateos, los reflexioné, y me “convertí” al ateísmo 🙂

    Creo que las respuestas que daba la religión, tan maravillosas y fantásticas, me encantaban y maravillaban. Perderlas por ser falsas no fue nada malo, y además, las sustituí con las maravillas de la Ciencia.

    Se me olvidaba decir la razón más importante por la que soy ateo: Benedicto XVI 😛

    PD: He tenido fe en mi pésima memoria a la hora de recordar las cosas.

    Saludoss.

  55. Herbert West
    26 marzo, 2011 de 3:53

    Aquí va mi historia, para quien le interese.

    Mi padre es ateo, mi madre lo que se llama “católica no practicante” y mi abuela materna era muuuuy católica (de dos misas diarias).

    Yo de pequeño era muy creyente (católico), pero poco a poco me fuí dejando.

    A pesar de eso hay un momento que para mi marcó un antes y un después: un día, con 11 años, hablando con mi padre sobre la religión, no recuerdo como, llegamos a las guerras de los judíos con otro pueblos que salen en la biblia y el me dijo “los judíos ganaban porque, dicen, tenían a dios de su lado, pero ¿y los otros pueblos? ¿acaso no creían también que diós estaba de su lado?

    Y a partir de ahí me puse a pensar en las contradicciónes que había tanto en la idea de dios como en la biblia y logícamente dejé de creer.

    A los 16 años cayeron en mis manos “Porque no soy cristiano” de Russell y “El mundo y sus demonios” pero ya no me enseñaron nada, sólo me ayudaron a “expresar” lo que yo ya había razonado.

    A pesar de eso hice el BUP en colegio de curas (la EGB en uno público) porque ya no quedaban más cerca de mi casa con ese plan (se imponía la ESO).

  56. miguel
    29 marzo, 2011 de 18:08

    Aquí va una pequeña muestra de lo “malos” que somos los ateos.

  1. No trackbacks yet.
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: