Inicio > Actualidad, Escepticismo, Magufadas > De homeopatías y milagros

De homeopatías y milagros

20 abril, 2011

Nuestro querido Manuel me aconsejaba el otro día visitar la web de un conocido instituto homeopático, que habían remodelado y ampliado considerablemente. Tras un rápido vistazo parece que tal actualización atañe más al formato que a los contenidos, que siguen ofreciendo los mismos tópicos de siempre (nada raro en una disciplina que no ha cambiado en los últimos 200 años).

Veamos con un poco más de detalle que nos comentan nuestros amigos del Institut Homeopàtic de Catalunya…

Con leer la portada podemos detectar unas cuantas curiosidades, que ampliaremos si entramos en las páginas interiores. Analicemos primero esta portada y posteriormente comentaremos alguna particularidad más.

Comienza la web diciendo:

Nuestros alumnos son médicos, acupuntores, psicólogos, fisioterapeutas, osteópatas, naturópatas, diplomados en enfermería y también personas interesadas en la salud. Todas estas personas quieren llegar a ser profesionales homeópatas, es decir, “homeópatas”.

Es decir, para ser lo que se supone que es un profesional médico, no hace falta formación sanitaria previa. Es igual ser doctor en medicina, diplomado en enfermería, psicólogo o simplemente una “persona interesada en la salud”. No se los lectores si su confianza les permite poner su enfermedad en manos de una “persona interesada en la salud”, como por ejemplo yo mismo que -al fin y al cabo- tengo una titulación en homeopatía por el prestigioso Instituto Boiron.

Mal empezamos, pero no mejora el discurso en las siguientes líneas:

Comparten el entusiasmo de querer aprender esta ciencia terapéutica tan maravillosa y efectiva siendo en ocasiones hasta milagrosa.

¿Ciencia milagrosa? no se, no se, me suena a conceptos incompatibles. No dicen estos buenos señores que “parezca milagrosa”, sino que en ocasiones es milagrosa. Dado que un milagro es, según la RAE, un hecho no explicable por las leyes naturales y que se atribuye a intervención sobrenatural de origen divino, resulta que estos señores son capaces de conseguir la intervención sobrenatural de una deidad para sobrepasar las leyes de la naturaleza. Efectividad no se, pero modestia parece que no les falta.

Ciertos sectores de la medicina critican el hecho de que damos enseñanza a colectivos que ellos no consideran sanitarios. ¡Que error tan grande! No querer compartir las experiencias de diferentes ramas del conocimiento y de la medicina que cada alumno puede aportar.

Acabóse. Aquí explican lo de formar a hosteleros en homeopatía. Interesante y democrática forma de ver las cosas. Cómo agradezco, cada vez que paso un puente, que los Ingenieros de Caminos no sean tan abiertos y no quieran absorber el conocimiento de panaderos y biólogos sobre cálculo de estructuras. Ni que decir tiene que el día que los pilotos de avión decidan incorporar los conocimientos de vuelo de los poceros, el menda va a hacerse fanático irreductible del ferrocarril.

La finalidad misma es el querer aprender, aportar conocimientos, sumar esfuerzos y perfeccionar un método terapéutico lo más científico y práctico a la vez. Pues la inquietud que nos mueve es el popularizar la homeopatía, como también lo fue para los primeros homeópatas maestros.

Ya, pero es que hay una gran diferencia entre popularizar y practicar una disciplina. No tengo inconveniente en que la cirugía cardiovascular se popularice entre los abogados laboralistas, pero de ahí a que me opere a corazón abierto Cristina Almeida, va un paso muuuy largo.

En el Institut Homeopàtic de Catalunya se enseña la homeopatía clásica o unicista. La que posee principios y bases terapéuticas firmes, la que da seguridad en la prescripción y en el diagnóstico del enfermo.

Ah, es la de verdad, no la de mentirijillas. ¿Los principios y bases terapéuticas firmes siguen siendo lo de la memoria del agua y el  no creerse el número de Avogadro? Pues me permito dudar un poquito de la “seguridad en la prescripción y el diagnóstico”, que queréis que os diga.

Nuestros objetivos son que surjan homeópatas preparados con una seriedad en el aprendizaje, que les permita ser competentes en esta sociedad tan exigente. Siendo al mismo tiempo una manera de difundir la homeopatía, pues como decía un gran maestro homeópata ´CURANDO MUCHO DEMOSTRARON LOS PRIMEROS HOMEÓPATAS LA VALIDEZ DE ESTE MÉTODO´

Y nosotros planteándonos universidades de excelencia, planes de Bolonia y transferencia de resultados de investigación a la sociedad, cuando con un cursillo podemos convertir a un mecánico de aviones en profesional sanitario competente a la altura de la “sociedad tan exigente”. Ains…

Sólo me surge una pregunta ante tanta clarividencia: ¿tras 200 años, esas numerosas curaciones siguen sin ser publicadas en revistas de prestigio?

Si conseguimos que los practicantes de la homeopatía realicen curaciones en las cuales la medicina alopática es incapaz de llegar, nuestro trabajo habrá sido bien hecho.

Nos ha jodío mayo con no llover a tiempo. Eso estamos esperando todos, y desde hace dos siglos.

Nuestra meta es la seriedad y la divulgación. No hay mejor aval para nuestra escuela que la que puedan realizar nuestros alumnos.

¿Pero no era la enseñanza y la formación de profesionales? Si no sabemos distinguir entre enseñanza y divulgación, casi prefiero que me opere Cristina Almeida, oiga.

Siendo como es aún una ciencia imperfecta, que magistrales curaciones realizamos. Le debemos mucho a Hahnemann, su descubridor, pues nos dejó una herencia que debemos de cultivar y mejorar.

¿No se han parado a pensar porqué desde los tiempos de Hahnemann (s. XVII-XVIII) han avanzado tanto disciplinas como la parasitología, microbiología, cirugía, neurología, etc. y tan poquito (por no decir nada) la homeopatía? La verdad es que la herencia de Hahnemann da mucho de sí, ya te digo.

El autolaureado del último párrafo no merece mayor comentario, pero sí alguna peculiaridad del interior de la web.

Mucho partidario de medicinas alternativas protesta cuando metes su disciplina en el mismo saco que otras, y es algo que puede resultar coherente. El que la homeopatía o las flores de Bach tuvieran bases sólidas no significa  que el Reiki o la Reflexología podal también las tengan, ¿o sí?

Cualquier lector que tenga una diplomatura o licenciatura no podrá calcular de forma rápida la cantidad de bibliografía que manejó durante sus estudios. Como mínimo varios cientos de libros, artículos, guiones, apuntes y demás material bibliográfico. El programa de cualquier asignatura tiene varias decenas de referencias. Para colmo de males, la bibliografía se actualiza de año en año, y si hoy quisiéramos repasar lo que estudiamos hace un par de lustros, deberíamos actualizar la mayor parte de las publicaciones.

Pues bien, que sepáis que habéis hecho el canelo. Con tres o cuatro textos de hace más de un siglo, sobra y basta para diplomarse:

También recordaréis (o estaréis sufriendo) las interminables jornadas de clases, prácticas, seminarios, etc. Créditos a mansalva que se traducen en horas y horas de trabajo. Una asignatura normalita cuenta con sus buenas 60 horas.

Pues de nuevo estáis haciendo el lila: con 260 horas distribuidas agradablemente a tres horitas dos días por semana, puedes diplomarte y  ponerte a recetar sin problemas. Por supuesto, tamaño esfuerzo hercúleo te abre las puertas a másters y postgrados (¿para eso no hacia falta tener un grado previo?).

Por último (que no es cuestión de cansar al personal), cabe esperar que toda disciplina médica que se precia se apoye en investigaciones publicadas en medios con un mínimo de control. Esto asegura que no nos estemos inventando los datos, sino que al menos una serie de editores y revisores, especialistas en el campo en cuestión, evalúen tanto los métodos utilizados como las conclusiones alcanzadas. En el caso que nos ocupa, la revista de impacto evaluada y con todas las garantías de control se llama PDF.

No hay nada como la ciencia de vanguardia…

.

Entradas relacionadas:


  1. Francisco
    20 abril, 2011 en 10:31

    Disculpadme amigos. Os quiero hacer una consulta y luego borráis mi comentario o lo que estiméis oportuno. Tengo un buen amigo Testigo de jehová que está convencido, porque lo dice su libro sagrado, que en la antiguedad la gente vivía más tiempo que en la actualidad, hasta llegar a los 900 años de Matusalén. Le he tratado de explicar que eso es imposible porque con las técnicas de ciencia forense se calcula la edad de fallecimiento y las medias de la antiguedad indican que la peña no duraba más de 50 o 60 añós como mucho. Como buen Testigo de Jehová aficionado al ‘cientifismo’ que es, me pide pruebas. Me pregunta que cómo sabemos eso? que si estoy totalmente seguro de que no hay error, que tal vez la datación es imperfecta. Bueno… irritante. Es irritante porque yo sé que tengo razón, pero desgraciadamente no soy forense: tengo unas nociones básicas para determinar la edad que tenía un hombre al morir, pero no soy médico forense. Por favor… ¿cómo se sabe qué edad tenía un esqueleto de hace 50.000 o 100.000 años? ¿Qué técnicas científicas se usan? Toda información que me déis os lo agradeceré. Es una vulgar conversación de café, pero coño… me ha cabreado la cabezonería del tipo y mi desconocimiento en ciencia forense.

  2. davife
    20 abril, 2011 en 11:18

    No sé si será casualidad o no, pero el 14 de abril envié un e-mail al contacto de este blog advirtiendo sobre la página web y la apertura de una nueva sede en Barcelona.

    Si el artículo viene a raíz del e-mail que envié no hubiera estado de más haber puesto “gracias a un lector”. No pido ni que pongan mi nombre ni mi nick, tan solo una desinteresada aportación.

    Si no es así, pido disculpas por mi egocentrismo.

    Gracias.

    PD: Ya que estamos, sería de agradecer que se creara un foro donde todos los lectores asiduos pudiéramos colaborar aportando lo que nos vamos encontrando en Internet y en la vida real.

  3. 20 abril, 2011 en 11:22

    Hola Francisco,

    La estimación de la edad de la muerte en esqueletos humanos se lleva a cabo mediante el estudio del estado de desarrollo de huesos, articulaciones y desgaste dental, principalemente. Sobre todo, en edad subadulta se eplea el grado de crecimiento de los huesos, la fusión de las epífisis y el desarrollo dental. En adultos, el desgaste dental, la fusión de suturas craneales, desgaste de los dientes, cambios en el extremo esternal de costillas y articulaciones,

    La estimación de la edad de los restos esqueléticos es uno de los primeros pasos en cualquier estudio Antropológico y Forense. Los métodos actuales se basan en los cambios que se producen en el hueso o en los dientes en las diferentes edades. En el caso de los subadultos se utiliza el crecimiento de los huesos, la fusión de la epífisis y el desarrollo dental. En el caso de los adultos se utiliza el desgaste dental, la fusión de las suturas craneales y los cambios en el extremo esternal de costillas y articulaciones y el estado de otras regiones como el acetábulo coxal.

    Efectivamente, todas las pruebas indican que, a pesar de haber ancianos, estos eran poco numerosos y la esperanza de vida ha ido creciendo a lo largo de la historia de nuestra especie.

    Saludos.

  4. Katxu
    20 abril, 2011 en 11:35

    ¿Pero no debería ser tu amigo, que hace una afirmación tan sorprendente, quien debe demostrarte a tí que la gente vivía 900 años? Si yo te digo que he conocido un hombre que puede correr 100 km/h, ¿no debería ser yo quién demuestre la veracidad de esa afirmación, y no tu quién me demuestre que se puede correr algo más de 30 km/h? Además, si tu amigo presenta como prueba un libro sagrado y tu aludes a razones científicas, yo diría que estáis en niveles diferentes de conversación. Aún así, ánimo y no desesperes.
    Saludos!

  5. jose
    20 abril, 2011 en 11:44

    Mi vecino aparentemente curó al perro mediante imposición de manos gracias a las clases de reiki a las que va. Y además por la noche ve el aura de la gente (yo creo que tiene astigmatismo). Cara de poker instantánea cada vez que me cuenta cosas de ésas.

    Lo del testigo de Jehová, dan igual los razonamientos que se den porque es un ejemplo de la inversión de la carga de la prueba o del dragón en el garaje. Si le dices lo de los dientes, te dirá que en aquella época comían menos o cualquier otra cosa. Igual que se han inventado porque sí lo de los 900 años, se puede inventar porque sí un gran número de excusas por cada argumento que se les dé. Lo único que se le puede decir es algo como “vaya, qué cosa más rara, el récord guiness lo tiene uno de 112 años. ¿900 años, dices? Me pregunto de dónde habrá sacado ese dato tu libro.” Si él clama algo extraordinario, que lo pruebe él.

  6. jose
    20 abril, 2011 en 11:54

    Una excusa imposible de contestar a cualquier método para estimar la edad es decir que el desarrollo normal de una persona actual se expandía como un chicle por un período de 900 años, de modo que nosotros confundiríamos a un tío de 900 con uno de 70, y si tuviera los dientes propios de uno de 40, entonces en realidad tendría unos 300. Las apariencias engañan, etc.

    Juer, imaginaos a un adolescente de aquella época, debían de llevarse como cuarenta años en la edad del pavo. Pobres padres!

  7. Xuxinho
    20 abril, 2011 en 12:15

    Redirigiendo esto al tema inicial de los homeópatas, ¿qué se puede esperar de los que ponen nombres de enfermedad en lugar nombres de terapia a sus “medicinas”?
    Cardiópata: que padece del corazón.
    Osteópata: que padece de los huesos.
    Homeópatas: que padecen la misma enfermedad. Ya sabemos cuál: la credulidad y candidez ante razonamientos (?) absurdos.

  8. Selfish
    20 abril, 2011 en 12:45

    A ver, es que eso de la longevidad de Matusalén, Enoc, Lamec, no se lo inventan, lo pone en la biblia y claro, como está inspirada por dios…
    Y a ver quién los saca de ahí.

    Jose, bueno, tienes un vecino con superpoderes. Es capaz de curar con reiki a un perro y ver unas emanaciones inexistentes relacionadas con nuestra inexistente alma. Asombroso! Y si no te crees nada, es muy probable que te diga que tienes el aura hecha polvo (no suele fallar) 😉
    Yo conozco n personas que declaran ser “medio brujos/as” y curiosamente te dicen, “yo sabía que eso iba a pasar”, cuando ya ha pasado. Desde aquí animo a todos los semibrujos que avisen antes, que después no tiene gracia!

    Saludos!

  9. NewZealander
    20 abril, 2011 en 13:48

    Claro que la homeópatia es milagrosa
    ¿Acaso no es milagroso que alguien pague un dineral por un poco de agua azucarada?

  10. Ronin
    20 abril, 2011 en 14:45

    A mí lo que me deja de piedra es el precio del curso. Pagar 210 leuros por matrícula y materiales, y 170 cada mes (en total unos 1.910 al finalizar el curso), hacen que me pregunte si su verdadera meta es la divulgación o ganar una cantidad indecente de dinero a costa del prójimo. Yo también haría milagros con casi dos mil billetes en el bolsillo, oigan.

  11. Pablo Fontoura
    20 abril, 2011 en 14:59

    José, peor lo que me sucedio a mí. Tengo un amigo medio “metafísico” (bah, tengo varios). Siempre trato de discutir con ellos con delicadesa y respeto. Primero porque son amigos. Y segundo porque sino, se ofenden “cierran la cortina” y no hablan mas de esos temas. Bueno, lo que me sucedió fue que un dia haciendo un “asado” (en mi pais los hacemos “a las brasas”, es decir con las brasas de leña de monte), mientras manipulaba las brasas me quemé un dedo, levemente pero ardía bastante. Mi amigo se ofreció a curarmelo, y obviamente accedí. Puso sus manos sobre mi dedo sin tocarlo, y despues de unos minutos el ardor se fue. Gracias, le dije, me curaste. Pero internamente tenia una revolucion. Obviamente no me cambio nada, porque no significa mucho un caso aislado. Pero me tocó el orgullo exceptico. Ahora que lo dices, supongo que será Reiki. Bueno, ¿todo esto a que viene? A nada, solo que necesitaba descargarme. Es la primera vez que lo comento desde que me sucedió hace ya unos cuantos meses.

  12. Davife
    20 abril, 2011 en 16:45

    Si no me publicáis el comentario al menos dadme una razón para ello, aunque sea vía e-mail.

  13. David
    20 abril, 2011 en 19:49

    Si yo en mi formación de pregrado presentara como trabajo de investigación el ejemplo de “control de calidad estilo PDF” que muestran al final del post, por lo menos me aseguraría la calificación mínima, una amonestación por plagio (no citan NINGUNA fuente) y probablemente tendría que repetir el ramo en el que se me haya ocurrido presentar tal despropósito.

    Ojalá fuera tan fácil volverse experto en alguna disciplina (de las que funcionan). Pienso que eso es lo que hace tan atractivo a las pseudociencias: requieren una versión hiper-simplificada (¿hiper diluída?) de formación profesional; para dar explicaciones muy simples de fenómenos complejos (como la salud-enfermedad, las relaciones interpersonales, el origen de la biodiversidad…); y proponer intervenciones basadas en el placebo y el sesgo de confirmación.

  14. 20 abril, 2011 en 20:02

    Mis padres hace tiempo que toman homeopatía. La receta mi padre que es médico y, muy a mi pesar, homeópata.

    Hace un par de meses cogí un buen resfriado y, como no, renuncié a las pastillitas de azúcar. Mi madre comentó que ellos des de que tomaban homeopatía no se resfriaban lo que yo atribuí (en voz alta) a su memoria selectiva. Ayer (¡por fin!) mi madre se levantó resfriada… su única respuesta a mi comentario fue: ¡que mala leche tienes!

    La credulidad no conoce límites.

    Por cierto, al igual que JM, yo también soy homeópata titulado por Boirón, los cinco minutos mejor invertidos de mi vida (por lo que reí mientras lo hacía).

  15. Esthertje
    20 abril, 2011 en 23:58

    Buen artículo JM. Me he reido un ratito para empezar las vacaciones.
    Saludos

  16. 21 abril, 2011 en 0:27

    davife :

    No sé si será casualidad o no, pero el 14 de abril envié un e-mail al contacto de este blog advirtiendo sobre la página web y la apertura de una nueva sede en Barcelona.

    Si el artículo viene a raíz del e-mail que envié no hubiera estado de más haber puesto “gracias a un lector”. No pido ni que pongan mi nombre ni mi nick, tan solo una desinteresada aportación.

    Pues sinceramente, no lo se, Davife, porque como digo al principio del artículo, la sugerencia me la pasó a mi otro compañero del blog, no se si leyó tu correo.

    De todas formas, aunque tu mensaje no fuera el origen, recibe las gracias igualmente. Toda sugerencia no solo es bienvenida, sino que nos ayuda a conocer muchas cosas que se nos escaparían. Perdona tú y todos los que no reciben respuesta, a veces vamos muy acelerados (lo cual no es disculpa ninguna, por cierto).

    Davife :

    Si no me publicáis el comentario al menos dadme una razón para ello, aunque sea vía e-mail.

    Tranquilo, hombre, es que el sistema manda a moderación automáticamente cuando alguien escribe por primera vez, hay varios enlaces en el mensaje y algunas causas más que desconocemos. Estamos medio de vacaciones y en cuadro, así que tardamos más en revisar los mensajes. Disculpe usted de nuevo 😉

  17. 21 abril, 2011 en 0:28

    Esthertje :

    Buen artículo JM. Me he reido un ratito para empezar las vacaciones.
    Saludos

    Gracias Esthercita! Pasa buenas vacaciones (aunque sean cortas..)

  18. Gregorovius
    21 abril, 2011 en 1:21

    Quien después de leer este artículo siga sospechando que la homeopatía tiene algún fundamento aparte del de forrarse estafando a la gente y poniendo en peligro su salud, es que es idiota.
    ¡Genial!

  19. 21 abril, 2011 en 2:06

    Algún experto en este tema, ¿Me puede decir qué cosas se recetan en la homeopatía?. Porque según concluí al leer en Wikipedia, la “ciencia” Homeopática es MUY semejante al budismo.

    Francisco :
    Como buen Testigo de Jehová aficionado al ‘cientifismo’ que es, me pide pruebas. Me pregunta que cómo sabemos eso? que si estoy totalmente seguro de que no hay error, que tal vez la datación es imperfecta. Bueno… irritante. Es irritante porque yo sé que tengo razón..

    Hace un tiempo intenté hacer razonar a un religioso, te digo que no encontré forma. Están tan convencidos de lo que creen que dice la Biblia, que creen que es la palabra sagrada. La Biblia no es más que un libro con escrituras que se pueden interpretar de INFINITAS formas, por el simple hecho de que el pensamiento humano es infinito.

    Aunque a lo largo del tiempo, he podido ver que uno logra NADA enfrentándolo. Es mucho mejor hacerle las preguntas correctas, como por ejemplo, porque cree en la Biblia, porque cree en lo que el interpreta de ella, y la pregunta más importante (que dudo mucho que te la responda, asi que deberás darte tiempo) es qué siente que le falta en su vida, amor, amigos, compañia, comprensión, etc.. Normalmente la gente tiende a creer ciegamente en cosas irracionales por que simplemente ahí se sienten seguros.. que alguien los protege, que saben el futuro, que saben más. En fin.

    Saludos

  20. davife
    21 abril, 2011 en 8:50

    Gracias, J.M. Hernández, y perdona si el comentario parecía agrio o tosco. Ya se sabe que es difícil apreciar el tono en un pequeño texto escrito.

    Un saludo.

  21. 21 abril, 2011 en 10:13

    No hay problema, gracias a tí 🙂

  22. 21 abril, 2011 en 15:14

    Hola, perdonad que esto sea un poco off-topic, pero me ha llamado la atención que aún no hayáis puesto un enlace a la entrevista a Javier Armentia en Buenafuente sobre la serie de libros ¡Vaya timo! en la que, por supuesto, también se hace mención a la homeopatía. Os la recomiendo: enlace al video en la Sexta
    Salu2!

  23. 21 abril, 2011 en 19:12

    Gracias, Ruvyo, directo a portada 😉

  24. Peach
    22 abril, 2011 en 9:18

    Hola a tod@s!
    Un artículo genial, muchas gracias por postearlo ;).
    Respecto a lo que refiere Francisco sobre lo de los 900 años de Matusalem: Hasta donde yo se, teólogos y otros estudiosos del libro Sagrado han decidido dejar de empecinarse en ‘demostrar’ que alguien pueda vivir 900 años (se habrán dado cuenta de que fisiológicamente eso es más que dudable) y han tirado por el lado interpretativo dando una explicación que a mi, por lo menos, me parece más que aceptable: En origen las primeras sociedades humanas no tenian una variedad de nombres tan prólija como la de las actuales. Al contrario, igual que ahora heredamos el apellido de nuestros padres y estos ‘sobreviven’ generación tras generación hasta que se extienguen, en la época de Matusalem y compañía lo que se transmitía era el nombre de pila (y con ello, se consideraba, que también rasgos específicos del carácter por ser familiar directo). Así pues, que Matusalen viviera 900 años no quiere decir que el ser humano Matusalen sobreviviera casi un siglo, sino que su nombre, heredado hijo tras hijo perduró durante 900 años hasta su extinción (posiblemente hasta el nacimiento de una primogénita o un varón esteril, vete tú a saber).
    En cualquier caso, si de incongruencias científicas hablamos, la biblia tiene unas cuantas más. A mi siempre me ha resultado curioso saber que Caín, después de matar a Abel se vayaa la tierra de Nod y allí conozca a su mujer y tenga descendencia, porque, ¿no habíamos dicho que Adán y Eva eran los primeros (y únicos) seres humanos sobre la Tierra?
    En cualquier caso, y citando a Galileo: no podemos encontrar en la biblia un tratado científico: “El espíritu Santo nos dice cómo alcanzar el cielo, no cómo es el cielo”.
    Saludos!!!

  25. Herbert West
    23 abril, 2011 en 3:47

    Lo más interesante de Matusalen es que probablemente muriera porque su nieto Noé no le dejara entrar en el arca.

  26. 23 abril, 2011 en 13:41

    Herbert West :
    Lo más interesante de Matusalen es que probablemente muriera porque su nieto Noé no le dejara entrar en el arca.

    Es que Noe era un cabrón.

  27. Uri
    23 abril, 2011 en 16:07

    Y Matusalen nadaba muy mal.

  28. 25 abril, 2011 en 20:15

    Lo que aún me parece increíble de estas cosas es que pongan la homeopatía al mismo nivel que la ciencia. En el universo dónde vivimos, o la homeopatía funciona, o toda la ciencia que hemos hecho hasta ahora ha sido un error. Por tanto, ya no digo que la homeopatía sea cierta o no, sino que NO puede entrar dentro de la ciencia como quieren hacer la mayoría y darle un “marco científico”.

  29. Lubo
    2 mayo, 2011 en 20:06

    La homeopatía…. ‘NO puede entrar dentro de la ciencia como quieren hacer la mayoría y darle un ‘marco científico”.

    lavacaesferi,
    ¿Y qué?… cuando la ciencia adecúe ‘su marco’ (suponiendo que pueda) se acabará tu problema, pero la homeopatía seguirá funcionando igual, se le considere ciencia o no

    JM, será tu manifiesta poca simpatía por la homeopatía la que te permite afirmar que ‘no ha cambiado en los ultimos 200 años’, y quedarte tan fresco. Afirmación tanto más irresponsable y dañina cuanto más lectores tengas.

  30. 2 mayo, 2011 en 20:41

    Lubo que todavía no lo has entendido.

    1. La homeopatía no es ciencia, sino ocurrencia.
    2. La homeopatía funciona igual de bien que un placebo. O que un vaso de agua.

    Así de simple 😉

  31. 2 mayo, 2011 en 20:52

    Lubo, recalco que no estoy diciendo que no funcione o no, lo que estoy diciendo es que no tiene nada que ver con el método científico, porque si sigue éste se dan evidencias de que no funciona. Por tanto, para mí meter la homeopatía en la ciencia es como introducir la mitología griega dentro de la filosofía.

  32. 2 mayo, 2011 en 23:23

    Lubo :

    JM, será tu manifiesta poca simpatía por la homeopatía la que te permite afirmar que ‘no ha cambiado en los ultimos 200 años’, y quedarte tan fresco. Afirmación tanto más irresponsable y dañina cuanto más lectores tengas.

    Pues ante afirmaciones falsas, pruebas de las verdaderas: ¿Puedes resumir en qué ha cambiado la homeopatía en los últimos doscientos años?

    ¿No sigue los mismos principios de similitud, disolución infinitesimal y potenciación que cuando fue inventada?

    ¿Se ha descubierto UNA SOLA de las causas por las que supuestamente funciona?

    ¿Se ha descubierto UNO SOLO de los procesos mediante los cuales agua y solo agua puede llevar algo para curar? (excluyendo los fraudes de la “memoria del agua” y demás tomaduras de pelo, claro).

    Y sobre todo, ¿cura más y mejor que antes? Porque la farmacología, la cirugía, la endocrinología, la neurología, la cardiología, la reumatología y muchas otras, sí lo hacen, y considerablemente más y mejor que hace 200 años.

    Y no pido charlas, sino datos 😉

  33. Darío
    2 mayo, 2011 en 23:39

    Lubo :

    Afirmación tanto más irresponsable y dañina cuanto más lectores tengas.

    Pues claro: se acaba el negocio basura de los chochitos que estafan creyentes…

  34. Uri
    3 mayo, 2011 en 0:38

    Darío :

    Lubo :
    Afirmación tanto más irresponsable y dañina cuanto más lectores tengas.

    Pues claro: se acaba el negocio basura de los chochitos que estafan creyentes…

    Alguien me puede definir “chochitos”.
    Conozco una definicion pero no creo que sea a la que te refieres.

  35. 7 mayo, 2011 en 21:32

    Pues yo he probado la homeopatía y no una sino muchas veces, conmigo, con mi familia y siempre me ha funcionado sin tener que atiborrarme a pastillas y más pastillas que te destrozan el estómago (cuando no otras cosas).-.. por eso y porque daño, nunca hacen y funcionar funcionan. ¿por qué pensáis que se utiliza tanto y cada vez más? porque funciona y no provoca daños ¡

  36. 7 mayo, 2011 en 23:01

    Cristina dice ¿por qué pensáis que se utiliza tanto y cada vez más?

    Porque el efecto placebo es muy importante, por ejemplo hay quien dice que la Coca-Cola Zero sabe exactamente igual que la Coca-Cola 😉

    porque funciona y no provoca daños ¡

    Claro que funciona, igual que un placebo. Y cierto, no provoca daños, el agua sólo mata por ahogamiento. Te puedes tomar un frasco entero de productos homeopáticos y no sufrirás intoxicación, porque…. no tienen nada.

  37. Darío
    7 mayo, 2011 en 23:54

    Uri :

    Darío :

    Lubo :
    Afirmación tanto más irresponsable y dañina cuanto más lectores tengas.

    Pues claro: se acaba el negocio basura de los chochitos que estafan creyentes…

    Alguien me puede definir “chochitos”.
    Conozco una definicion pero no creo que sea a la que te refieres.

    chochitos=bolitas de azúcar

    Nada más :mrgreen:

    Saludos.

  38. Uri
    8 mayo, 2011 en 2:01

    Oh,gracias.Creía que los llamaban anises (aunque no tuvieran que ver con el anís).
    Pero me quitas un peso de encima.Por un momento creí que la homepatía podía tener algun interés.

  39. 8 mayo, 2011 en 14:57

    cristina :Pues yo he probado la homeopatía y no una sino muchas veces, conmigo, con mi familia y siempre me ha funcionado sin tener que atiborrarme a pastillas y más pastillas que te destrozan el estómago (cuando no otras cosas).-.. por eso y porque daño, nunca hacen y funcionar funcionan. ¿por qué pensáis que se utiliza tanto y cada vez más? porque funciona y no provoca daños ¡

    Pues yo también he probado la homeopatía y no una sino muchas veces… y nunca funcionó.

  40. Arturo Cerpa
    14 agosto, 2011 en 1:52

    Gregorovius :
    Quien después de leer este artículo siga sospechando que la homeopatía tiene algún fundamento aparte del de forrarse estafando a la gente y poniendo en peligro su salud, es que es idiota.
    ¡Genial!

    Les tengo una sugerencia a los escepticos, bueno… serían dos. La primera es que actúen con mente científica, métanse a leer los textos de Hahnemann, no sean prejuicioso, conozcan de qué se trata para que puedan hablar y sus comentarios no suenen como rebuznos. No se puede juzgar algo por lo que dice wikipedia. La otra sugerencia es que no juzguen ni critiquen lo que no conocen sin haberlo EXPERIMENTADO, para tal efecto sugiero que tomen una dósis por tres días de…mmmm digamos anacardium a la 10,000 (no puede pasar nada, según ustedes, pues es una gota diluida 10,000 veces, no puede pasar gran cosa, ¿o… si? y si se sienten en extremo poderosos, hagan tres tomas al día por tres días y hablamos al cuarto ¿qué les parece?

    He visto a un grupo de “valientes” españoles tomando pastillas homeopáticas para dormir, y dicen que se van a suicidar, claro, lo hacen en son de burla. Pero… mis amigos majaretas, eso apenas es un remedio sumamente inocuo, prueben un remedio real. estoy abierto a comentarios

  41. 20 diciembre, 2011 en 9:22

    Por lo visto ya se han enterado en el Congreso de los Diputados:
    http://sociedad.elpais.com/sociedad/2011/12/19/actualidad/1324325626_211066.html

  42. Herbert West
    20 diciembre, 2011 en 13:23

    Arturo Cerpa

    Siguiendo los postulados homeopáticos debo haber tomado anacardium no sólo a 10000, si no infinitamente más diluido. A fin de cuentas toda el agua del planeta debe haber estado en contacto con el en algún momento.
    Y cuanto más diluido más efecto ¿no?

    Y que yo sepa no me ha pasado nada atribuible a él (aparte de que no se que se supone que hace el potingue).

  43. Anónimo
    18 abril, 2013 en 20:52

    Despues de leer vuestros comentarios sigo pensando, que sí, que lo mejor que podeis hacer es continuaa tomando medicinas y si son muchas mejor que mejor….
    por cierto no hace falta que lo publiqueís como supongo el resto de comentarios que rebatían vuestros simples aálisi

  44. 18 abril, 2013 en 20:59

    Anónimo, tomaré medicinas solamente cuando las necesite, igual que tomo un avión cuando necesito cruzar el océano, no voy en piragua. Si tu prefieres combatir las enfermedades con caramelos Sugus, allá tú, a mí no me lies.

  45. J.M.
    19 abril, 2013 en 7:14

    Anónimo :
    por cierto no hace falta que lo publiqueís como supongo el resto de comentarios que rebatían vuestros simples aálisi

    Ya, millones de voces se alzan contra la aspirina, pero nosotros las acallamos todas, menudos somos.

    Que no, Anónimo, que puedes decir lo que quieras, no te montes películas…

  1. No trackbacks yet.
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: