Inicio > Ciencia, Magufadas > Equipo para detección de camelos

Equipo para detección de camelos

4 junio, 2011

Carl Sagan, en su libro «El Mundo y sus Demonios», nos ofrece lo que denomina un «equipo de detección de camelos». Según sus propias palabras:

«Este equipo se utiliza de manera natural siempre que se ofrecen nuevas ideas a consideración. Si la nueva idea sobrevive al examen con las herramientas de nuestro equipo, concedemos una aceptación cálida, aunque provisional. Si usted lo desea, si no quiere comprar camelos aunque sea tranquilizador hacerlo, puede tomar algunas precauciones; hay un método ensayado y cierto, probado por el consumidor.

¿De qué consta el equipo? De herramientas para el pensamiento escéptico

• Siempre que sea posible tiene que haber una confirmación independiente de los «hechos».

• Alentar el debate sustancioso sobre la prueba por parte de defensores con conocimiento de todos los puntos de vista.

• Los argumentos de la autoridad tienen poco peso: las «autoridades» han cometido errores en el pasado. Los volverán a cometer en el futuro. Quizá una manera mejor de decirlo es que en la ciencia no hay autoridades; como máximo, hay expertos.

• Baraje más de una hipótesis. Si hay algo que se debe explicar, piense en todas las diferentes maneras en que podría explicarse. Luego piense en pruebas mediante las que podría refutar sistemáticamente cada una de las alternativas. Lo que sobrevive, la hipótesis que resiste la refutación en esta selección darwiniana entre «hipótesis de trabajo múltiples» tiene muchas más posibilidades de ser la respuesta correcta que si usted simplemente se hubiera quedado con la primera idea que se le ocurrió.[1]

• Intente no comprometerse en exceso con una hipótesis porque es la suya. Se trata sólo de una estación en el camino de búsqueda del conocimiento. Pregúntese por qué le gusta la idea. Compárela con justicia con las alternativas. Vea si puede encontrar motivos para rechazarla. Si no, lo harán otros.

• Cuantifique. Si lo que explica, sea lo que sea, tiene alguna medida, alguna cantidad numérica relacionada, será mucho más capaz de discriminar entre hipótesis en competencia. Lo que es vago y cualitativo está abierto a muchas explicaciones. Desde luego, se pueden encontrar verdades en muchos asuntos cualitativos con los que nos vemos obligados a enfrentarnos, pero encontrarlas es un desafío mucho mayor.

• Si hay una cadena de argumentación, deben funcionar todos los eslabones de la cadena (incluyendo la premisa), no sólo la mayoría.

• El rasero de Occam*. Esta conveniente regla empírica nos induce, cuando nos enfrentamos a dos hipótesis que explican datos igualmente buenos, a elegir la más simple.

• Pregúntese siempre si la hipótesis, al menos en principio, puede ser falsificada. Las proposiciones que no pueden comprobarse ni demostrarse falsas, no valen mucho. Consideremos la gran idea de que nuestro universo y todo lo que contiene es sólo una partícula elemental —un electrón, por ejemplo— en un cosmos mucho más grande. Pero si nunca podemos adquirir información de fuera de nuestro universo, ¿no es imposible refutar la idea? Ha de ser capaz de comprobar las aseveraciones. Debe dar oportunidad a escépticos inveterados de seguir su razonamiento para duplicar sus experimentos y ver si se consigue el mismo resultado».

Fuente: Carl Sagan. El mundo y sus demonios. Ed. Planeta. 2000
Categorías: Ciencia, Magufadas Etiquetas: ,
  1. Mymo
    4 junio, 2011 a las 8:28

    Muy buen artículo, pero te hago dos apuntes.
    En castellano, para cuestiones filosóficas, se usa el término «falsable» en lugar de «falsificable».
    La otra, que estaría bien enlazar al vídeo de Michael Shermer «Baloney detection kit».

    Me gusta

  2. 4 junio, 2011 a las 9:58

    Cierto Mymo, el término «falsificar» es el que utiliza la traducción de Dolors Üdina para la edición de Planeta de 2000 de la que está sacada el extracto, pero ciertamente que es poco acertado.

    El vídeo genial, gracias por enlazarlo.

    Saludos.

    Me gusta

  3. 4 junio, 2011 a las 13:17

    Gran POST, gran comentario con ese video tan genial, os voy a «copiar» en mi blog, incluyendo las refencias a tu blog, gracias por todo.

    Me gusta

  4. 5 junio, 2011 a las 2:26

    ¡Que grande era Sagan!

    Me gusta

  5. josemi
    5 junio, 2011 a las 10:25

    Hombre, al pobre Carl sospecho que le hemos hecho un santo laico.

    En cualquier caso, este libro esta muy bien.

    Me gusta

  6. 6 junio, 2011 a las 2:08

    no se de mejor maestro del pensamiento crítico y la ciencia, que Carl Sagan. Simplemente no hay quien se le compare cuando se expresa. su pensamiento y su expresion cautiva y pone a pensar al lector de inmediato. Que el mundo pierda personas como el si son cosas por las que lamentarse.
    saludos desde Jalisco!!!

    Me gusta

  7. Xoco
    6 junio, 2011 a las 10:39

    Pues para quien tenga un rato, conocimientos, y ganas de rebatir, que se pase por aquí a ver si alguien le calla la boca ya al hombre este.

    Gracias.

    http://retoalaciencia.blogspot.com/

    Me gusta

  8. 6 junio, 2011 a las 10:51

    Xoco, en cuanto alguien me habla de «ciencia oficial» ya sé que anda más despistado que un pulpo en la feria del libro.
    Y tomar como fuente de referencia a Starviewer agranda el despiste 😉

    Me gusta

  9. Xoco
    6 junio, 2011 a las 11:15

    Ya, pero estos artículos quedan en internet, plagándola de desinformación a una velocidad exponencial (al ritmo que se replican en otros blogs españoles y no españoles).

    Creo que sí que habría un poco de obligación de intentar desmentir dichos artículos, no hace falta entrar como un debunker a saco, con faltas de respeto y tal, yo como informático salto para desmentir cualquier hoax, noticia de falso virus, leyenda urbana, etc., pero no puedo hacerlo como astrofísico porque no tengo suficientes conocimientos, por eso recurro a la gente que sabéis.

    Me gusta

  10. 6 junio, 2011 a las 11:26

    Pues mira si tuviera que dedicarme a combatir los hoax que veo no haría otra cosa, y tengo más productivo que hacer. Y tampoco quiero darles publicidad con enlaces, así que si hay alguien que opina que puede atravesar el Sol porque apenas quema, pues nada que se construya una nave y lo haga. Aunque, usando la misma ciencia que emplear el administrador de ese blog le recomendaría que vaya de noche 😀

    Por cierto para refutar lo que escriben no hay que ser astrofísico, basta con saber lo mínimo de física. Starviewer (Rafa Guerrero) es abogado y ahí lo tienes, convirtiendo campañas publicitarias de móviles en naves extraterrestres 😆

    Me gusta

  11. Xoco
    6 junio, 2011 a las 13:13

    Jajaja, ya entro ahí para rebatir algún post en el que es falagrante la manipulación, no sabía lo de esa confusión en algún post, qué bueno (lo de la campaña de móviles).

    A eso me refiero, entre RAFAEL LÓPEZ-GUERRERO, FCO. MORENO MECO, ahora FERNANDO NARAYANA, y alguno más que tendremos en este país se está sembrando una de posts infectados que pa qué, yo ahora estoy como en una cruzada contra la desinformación intencionada, quizás de aquí a un tiempo me desanimo y estoy como tú que paso olímpicamente, pero de momento intento hacer algo al respecto.

    Me gusta

  12. 6 junio, 2011 a las 19:36

    No pasamos olímpicamente, Xoco, precisamente lo que más hacemos en este blog es desmentir maguferías de todo pelo, como puedes comprobar si miras los artículos pasados.

    Otra cosa es que a veces estamos hasta las patas de curro y no tenemos todo el tiempo que nos gustaría para atender el blog. Imagínate para entrar en otros lares…

    No obstante, esto es trabajo de muchos, y cada uno aportamos lo que se puede, ánimo con ellos y cuenta con nuestra ayuda con el poco tiempo del que disponemos 😉

    Me gusta

  13. jose
    7 junio, 2011 a las 20:42

    Lástima que el libro no le dé a la religión la misma caña que le da a la astrología y a los OVNIS. Los puntos son aplicables tal cual, ni siquiera hay que adaptarlos.

    Me gusta

  14. 8 junio, 2011 a las 17:43

    Este libro de Sagan creo que fue el que me cambió la forma de pensar. Al menos, el que introdujo la semilla del escepticismo en mi cabeza. Por eso siempre reverenciaré al libro, y sobre todo a su autor. Saludo!

    Me gusta

  1. No trackbacks yet.
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: