Inicio > Biología de la conservación, Ciencia, Escepticismo, Física > El calentamiento global en el marco educativo fundamentalista

El calentamiento global en el marco educativo fundamentalista

6 junio, 2011


Diversos distritos educativos de los Estados Unidos tratan de imponer una visión religiosa de la enseñanza anulando materias científicas, sustituyéndola por otras mitológicas. Uno de los ejemplos más claros son los intentos para no enseñar la evolución o las teorías científicas acerca del origen del universo, sustituyéndolas por creacionismo (literalismo bíblico) o diseño inteligente. Sin embargo junto con estos dos puntos también aparece un intento de desterrar la enseñanza y explicación de lo que representa el cambio climático. La pregunta entonces, ¿por qué?, ¿tiene esto algo que ver con el fundamentalismo religioso? La respuesta no es nada trivial y hay que analizar primero por qué conceptos que, aún siendo controvertidos entre algunos científicos, son apoyado por una mayoría de esta comunidad científica, intentan ser desterrados por aquellos que disfrutarían con la instauración de una teocracia.

La clase de ciencias es el lugar donde las teorías e hipótesis científicas tienen que ser expuestas para que los alumnos las conozcan. Todavía hay muchas preguntas que la ciencia no es capaz de contestar, y a lo más que ha llegado es a trazar un camino quizás algún día nos lleve a una respuesta. Pero ese camino está ahí y debe ser explicado y explorado, al igual que otras sendas que deben ser analizadas con las herramientas de que dispone la ciencia. No conocemos el origen del cosmos, pero hay toda una serie de hipótesis planteadas, que la cosmología y la física teórica analizan; no conocemos el origen de la vida, pero hay varios modelos para estudiar en qué condiciones se pueden generar los ladrillos moleculares de ésta y cómo éstos se pueden ensamblar; no conocemos todos los mecanismos moleculares que sustentan la evolución, pero ésta existe y por tanto ha de ser explicada a los alumnos. Tampoco conocemos con exactitud como ha variado el clima a través de la historia de la Tierra, pero hay hipótesis formuladas en base a muestras recogidas en diferentes partes del planeta. A partir de esas teorías e hipótesis se construyen modelos, que se han de explicar y analizar críticamente con los alumnos. Esta tarea es la que les enseña a pensar de forma autónoma y a reflexionar ante las noticias de ciencia que aparecen en los medios de comunicación.

El llamado “cambio climático” no es más que una predicción o modelo según el cual la temperatura del planeta está subiendo de forma significativa en las últimas décadas. Ese es el fenómeno. Hay bastante consenso entre la mayoría de los climatólogos en que las causas de esa subida de temperaturas es antropogénico: el dióxido de carbono y otros gases de efecto invernadero, producidos por la actividad industrial, son los responsables de ese calentamiento. Hay cientos de publicaciones científicas que informan de ese evento, por lo que es un “tema caliente” que vale la pena investigar y conocer a fondo. Por tanto estamos ante un área que debe abordar la ciencia, y que tanto ha ser explicado en clase. Censurarlo no parece simplemente un concepto de negación sin más, tiene que haber algo más detrás. Y esto puede responder a varias causas.

Para entender las causas de este desprestigio hacia un aspecto meramente climatológico, hay que tener en cuenta quienes son los que presentan las mociones en los distritos escolares contra aspectos científicos que les incomodan, incluyendo el calentamiento global: son personas muy ligadas a grupos religiosos evangelistas y protestantes, de convicciones ultraconservadoras y que apoyan a la extrema derecha del partido republicano, donde abundan pastores y predicadores. Y los dos principales motivos por los actúan de esa forma están muy alejados de la ciencia, tiene que ver con aspectos económicos y religiosos, que en EEUU van tan de la mano.

1. Nada de ingerencias a la actividad industrial del país ni a los negocios en las energía no renovables El tren industrial avanza desbocado, manteniendo las altas cotas de consumo (del primer mundo por supuesto, el otro sólo vale para extraer materias primas y enviar los residuos) y ese tren necesita de combustible para seguir tirando. En un mundo tan competitivo da miedo cambiar las pautas, especialmente por parte de quienes las controlan. “Casualmente” grandes compañías de energías no renovables están en manos de grupos de poder que no dudan en bombardear países para asegurar los suministros. Ante esto, las publicaciones de unos científicos les suenas a neuras de histéricos, ellos viven muy bien y no quieren cambiar nada. “Casualmente” estos empresarios y amigos son los que intentan que las noticias del calentamiento climático aparezcan sólo en películas de catástrofes, nunca como una preocupación ambiental o como tema de discusión científica. De hecho se han dedicado ingentes cantidades de dinero para desprestigiar las publicaciones que alertan sobre un incremento de la temperatura del planeta y el efecto que nuestra forma de vida puede tener en ello. Todo esto hace que en estos momentos el pueblo estadounidense sea uno de los más incrédulos con respecto al calentamiento del planeta. Parece que ni necesiten prohibir que se muestre a los alumnos, pero incluso quieren asegurar que las siguientes generaciones seguirán igual de desinformadas.

2. Religiosa: los armagedonitas Dejando de lado las razones económicas y políticas también hay relaciones religiosas igual de preocupantes. Dentro de los fundamentalistas religiosos hay un grupo muy numeroso llamados armagedonistas, y está representado por millones de creyentes en EEUU. Pertenecen al cristianismo protestante y afirman que los últimos días están próximos y que tras este final Jesús va a volver a reinar en la Tierra tras vencer a Satanás. Esta gente está ansiosa porque eso ocurra, y nada desean más que ver ese final con sus propios ojos. En este sentido cualquier acontecimiento que, según ellos, acerque a la humanidad hacia su final será bienvenido. No pretenden propiciarlo de forma activa, sino mediante el apoyo de eventos que lo puedan desencadenar (desde su punto de vista). De esa forma no harán nada por parar la carrera de armamento nuclear, las escaladas bélicas a gran escala o los desequilibrios ecológicos que puedan poner en peligro el medio ambiente, y por tanto nuestra supervivencia.

La suma de todos estos factores, que pueden resumirse en fanatismo y codicia, son los que pretende expulsar la enseñanza del cambio climático de las escuelas. Ya lo llevan haciendo con la evolución varias décadas y aún no sabemos a qué otras disciplinas científicas atacarán en el futuro (¿la historia, la antropología, la arqueología?) pero esperemos que no haya que corregir esas enseñanzas a toda prisa antes de que tengamos que arrepentirnos.


  1. nemo
    6 junio, 2011 de 12:00

    Los armagedonitas tienen otro argumento, no para negar el calentamiento sino para no hacer nada al respecto. “Total, si le quedan dos telediarios al planeta antes del juicio final, para qué vamos a hacer cosas a largo plazo que nos fastidian a corto plazo”. Algo parecido se le escapó a Bush II en una ocasión.

  2. Ashgam
    6 junio, 2011 de 13:04

    vamos que todos sabemos que la temperatura de la tierra ha subido porque como hay muchos mas pecadores en el infierno hay mas conbustible,y a mas conbustible mas llama. Fisica elemental biblica.

  3. UnaVoz
    6 junio, 2011 de 15:41

    Vale aqui se habla de los armagedonitas y no se cuantos.. Por que no hablan de los ONUnistas (si existe esa palabra) que si reconocen el calentamiento global, y lo quieren arreglar (cobrando como siempre), con el impuesto co2, creando un comite para que regule las leyes referentes a ese impuesto a nivel global..
    Yo lei el borrador o la propuesta de esas leyes que se dieron en la ultima cumbre sobre el tema, y me parecio espeluznante..
    Por exalar no creo que nos cobren, o a las plantas por respirar, pero el mero hecho de que pueda ser legal en algun sentido, es preocupante al menos.

  4. 6 junio, 2011 de 15:56

    UnaVoz, pero no hay que mezclar churras con merinas, especialmente cuando un tema científico tiene implicaciones económicas. Una cosa es la presentación del tema a los alumnos y otra es como se maneja el tema en las esferas de poder (la ONU entre ellas). Pero el querer censurar el tema directamente a nivel educativo puede significar que las esferas de poder directamente están molestas con algunos resultados científicos.
    Bajo ese prisma tampoco deberían ser mostradas las enfermedades incurables por la forma en la que las pueden manejar ciertos holdings farmacéuticos.

  5. lolinhas
    6 junio, 2011 de 18:35

    La naturaleza es muy sabia y las leyes de la física, química y biología son las que son. Por mucho que invoquen a Jehová, Alá y otros Merlines para negar la evolución, el cambio climático y la degradación sistemática del planeta, sólo obtendrán un resultado que nos afectará a todos por igual. La extinción. Creo que nos la estamos ganando.

  6. Guillermo
    6 junio, 2011 de 21:26

    Me voy a tener que informar esta noche sobre esto:

    ” No pretenden propiciarlo de forma activa, sino mediante el apoyo de eventos que lo puedan desencadenar (desde su punto de vista).”

    “De esa forma no harán nada por parar la carrera de armamento nuclear, las escaladas bélicas a gran escala o los desequilibrios ecológicos que puedan poner en peligro el medio ambiente, y por tanto nuestra supervivencia.”

  7. UnaVoz
    6 junio, 2011 de 22:57

    Manuel :
    UnaVoz, pero no hay que mezclar churras con merinas, especialmente cuando un tema científico tiene implicaciones económicas. Una cosa es la presentación del tema a los alumnos y otra es como se maneja el tema en las esferas de poder (la ONU entre ellas). Pero el querer censurar el tema directamente a nivel educativo puede significar que las esferas de poder directamente están molestas con algunos resultados científicos.
    Bajo ese prisma tampoco deberían ser mostradas las enfermedades incurables por la forma en la que las pueden manejar ciertos holdings farmacéuticos.

    Vale, creo que me desvie un poco del tema, tienes razon Manuel, yo tambien pienso que deberia presentarse bien el tema a los alumnos objetivamente y no enterarse o “desinformarse” por otros medios como la TV o internet o incluso los armagedonitas.
    Los interes sobre esto de las esferas de poder son tan brutales, que uno no sabe a quien creer, ¿saben que hay cientificos estudiando esto financiados por una u otra esfera interesada? ¿Quien son los independientes, los que financia la ONU? (tambien me refiero a los informes y mediciones climatologicas, por ejemplo de la Universidad de Inglaterra, que tanta polemica hubo con al parecer unos emails descubiertos por unos hackers en los que se recomendaba “falsear datos”) ¿Piensan realmente que el co2 es el culpable? ¿Y que leches pinta Al Gore?
    En fin tengo muchas preguntas e inquietudes sobre este tema.
    Un saludo.

  8. zero0011
    7 junio, 2011 de 5:11

    Escapa de mi comprensión como la esfera política y religiosa se inmiscuye en la divulgación de temas científicos en pos de sus intereses, especialmente con este asunto del calentamiento global, que es algo que afecta a todos y cada uno de los que habitamos este planeta. pienso no deberían existir posturas como las de los grupos antes mencionados sobre evolución, Calentamiento global, origen de la vida, medicina, y muchos otros temas que ahora no menciono pero quizás tengan en mente, sino dejar a los científicos hacer ciencia y atenerse a los hechos

  1. No trackbacks yet.
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: