Inicio > Actualidad, Ciencia > ¡Libros gratis!

¡Libros gratis!

13 junio, 2011

La mayor parte de los que pensamos que el conocimiento debe ser libre y gratuito sabemos, aunque sea inconscientemente, que buena parte de nuestra idea es mera utopía. Como decía Galeano, empleamos nuestro objetivo para caminar, más que confiar en que alguna vez lo alcanzaremos.

Por eso, noticias como la que traemos hoy nos alegran por partida doble: The National Academies Press (EE.UU.) ha decidido ofrecer todos sus libros en formato PDF totalmente gratis. Más de 4.000 títulos, más lo que se edite en el futuro, descargables desde su web.

La Academia Nacional de Ciencias, la Academia Nacional de Ingeniería, el Instituto de Medicina y el Consejo Nacional de Investigación, se han comprometido a la difusión de sus informes de una manera lo más amplia posible. Desde 1994 ofrecían lecturas gratuítas de gran parte de sus títulos, así como descargas para países en desarrollo. Avanzando un paso más allá, desde el 2 de junio ofrecen gratuitamente en formato PDF todos los informes que están a la venta.

Enlace: The National Academies Press


  1. 13 junio, 2011 de 7:10

    Si pedir que el conocimiento sea libre es utopia, diré la frase que dijo uno de los pocos grandes políticos que había en España: ‘se realista, pide la utopia’

  2. gatameiga
    13 junio, 2011 de 9:07

    Libros y Gratis, mis dos palabras favoritas por fin en la misma frase.
    Me parece una buena iniciativa que muchos deberían adoptar, porque tener acceso libre al conocimiento permite una mayor difusión de este y además permite tener mucha más información legítima de la que normalmente uno podría permitirse. ¿O cuantas personas pueden decir que tienen el potencial económico para comprar, ya no digo los 4000 títulos que se ofrecen en la página, basta con tratar de comprar al año diez libros de ciencia para dejarte el sueldo, dependiendo de cuales sean? Porque no se vosotros, pero he visto libros de medicina de más de 600€ y la mayoría de libros que a mi me gustaría tener (Y algunos los tengo en formato electrónico, por suerte) no bajan de los 150€. Para una estudiante como yo, acceder a esos libros no es fácil y por supuesto que siempre me queda la universidad y su biblioteca (Donde prácticamente vivo, me falta que me den permiso de acampada), pero, ¿Qué quieres que te diga? Es mucho más cómodo tenerlos en casa a tu libre disposición siempre que necesites, y no tener que ir dependiendo de la disponibilidad que haya de los ejemplares en la biblioteca y de las fechas de devolución.

  3. 13 junio, 2011 de 12:37

    Curioso logo.

  4. KC
    13 junio, 2011 de 13:34

    Yo además quiero que mi alergólogo tampoco me cobre por su conocimiento ni por la vacuna, ni mi panadero por las magdalenas que tiene preparadas a las 6 de la mañana, y también estaría bien que mi frutera me regalara la fruta, -total son cuatro manzanas- y me gustaría que el fontanero tampoco me cobrara su conocimiento si le tengo que llamar un domingo por la noche, y que mi peluquero se enrolle y me done su conocimiento y que el veterinario de mi perro tampoco me cobre. Pero claro, ellosl tiene que pagar unos alquileres de local, y la luz, y el agua, y el teléfono… Eso también estaría bien que fuera gratis, ¿no? Además estaría bien que los alumnos universitarios tuvieran ciertas horas obligadas para enseñar a escolares sin que fuesen retribuidas y que los profesores universitarios dieran sus clases a lo griego antiguo, sin cobrar y en el ágora al aire libre.

    ¿Qué os parece?

    Saludos.

  5. Kenshin
    13 junio, 2011 de 13:54

    Que los griegos antiguos nunca dieron clases gratis a nadie… El resto me suena muy a lo “viaje a las estrellas” como para ser real.

    Por otro lado ¿quien es tan tonto para pagar por un pdf?; sin embargo, pongamos por ejemplo que quiero un libro de astronomia o un atlas con todas sus hojas completamente pintadas y una calidad de papel superior al resto de los libro ¿eso no agregaria una importante serie de costos?.

  6. Darío
    13 junio, 2011 de 14:01

    ¿Qué me parece?

    Qué confundes las cosas, eso me parece.

    El que los libros están ahora disponibles de manera gratuita para mi significa que ningún estúpido esotérico va a poder intentar más escudarse en su ignorancia.

    Me explico. Si este material está disponible de manera gratuita ni en EEUU ni en ningún otro lado hay que tenerles contemplaciones a los magufos. Ninguno de ellos podrá alegar ignorancia por carencia económica (qué los hay sobre todo en la izquierda esotérica), y ninguno de nosotros padecerá tanto por no tener con qué pagar para documentarnos y estudiar.

    Para mi: esta es una gran manera de empezar la semana. 🙂

  7. Aitor
    13 junio, 2011 de 14:03

    #4 Me parece cojunudo, magdalenas recien echas y gratis donde hay que firmar

  8. KC
    13 junio, 2011 de 14:26

    Darío, es curioso, pero yo creo que el que confunde las cosas eres tú, sin acritud. Bueno, tú y todos los utópicos-noreflexivos, que no entendéis que una cosa es el “querer ser” y otra muy distinta el “ser”. Que sí, que yo también lo soy -utópico-, pero soy consciente de que hay una línea llamada realidad y que, cuando la cruzas, te das cuenta de que no todo es perfecto porque en los sistemas, muchas veces, hay unas cosas llamadas mecanismos.

    De todas formas, y como soléis entender bastante mal este tema, te diré que no has respondido a mi pregunta en el sentido de que a partir de mañana todos donemos nuestro conocimiento, bien sea para que los magufos no tengan excusa, ya sea para cambiar una tubería a las 4 de la mañana. ¿Qué te parece? Si tienes algún amigo fontanero pregúntale a ver qué te responde.

    ¿Tú te crees que si a los autores no se les retribuye vas a tener manuales de calidad gratuitos? Me parece que te falta un hervor, Darío….

    #6 ¿Qué te parece si a partir de ahora te encargas tú y los demás pasamos a recogerlas? ¿Firmamos?

    Saludos.

    P.D.: yo no digo que donar libros sea malo, yo lo he hecho… Lo que digo es que lo de conocimiento y gratuidad, ya sea dentro o fuera de los libros, es desconocer muchas cosas, tantas que me parece, con toda sinceridad, muy ridículo.

  9. Darío
    13 junio, 2011 de 15:00

    ESTE ES EL BUENO. EN SERIO :mrgreen:

    KC :
    Darío, es curioso, pero yo creo que el que confunde las cosas eres tú, sin acritud. Bueno, tú y todos los utópicos-noreflexivos, que no entendéis que una cosa es el “querer ser” y otra muy distinta el “ser”. Que sí, que yo también lo soy -utópico-, pero soy consciente de que hay una línea llamada realidad y que, cuando la cruzas, te das cuenta de que no todo es perfecto porque en los sistemas, muchas veces, hay unas cosas llamadas mecanismos.

    Es curioso ver aquí conceptos hideggarianos para sustentar conceptos de economía mercantilista y después ver invocada a la realidad (signifique esto lo que a ti te venga en gana) para después invocar unos obtusos mecanismos (que no te tomas la molestia de explicarselos a la peña) de los sistemas) (¿no sería más honesto decir del sistema capitalista en su fase actual? que parece que solamente tú conoces.

    Para quienes no están familiarizados con las discusiones de la Hitoria económica les comentaré que a como yo la entiendo se presenta de nuevo, por parte de este ínclito defensor del sistema, la idea de que el capitalismo es el sistema In saecula saeculorum y no solamente una parte de la hsitoria de las sociedades humanas.

    KC :
    De todas formas, y como soléis entender bastante mal este tema, te diré que no has respondido a mi pregunta en el sentido de que a partir de mañana todos donemos nuestro conocimiento, bien sea para que los magufos no tengan excusa, ya sea para cambiar una tubería a las 4 de la mañana. ¿Qué te parece? Si tienes algún amigo fontanero pregúntale a ver qué te responde.

    ¿Todavía te dice algo la frase subsidios públicos? ¿O crees que estos nada más son buenos para rescatar a tus amigos los banqueros y los empresarios de sus trapacerías?

    Y eso de entender o no el tema: depende del lado de la línea en que te coloques.

    KC :
    ¿Tú te crees que si a los autores no se les retribuye vas a tener manuales de calidad gratuitos? Me parece que te falta un hervor, Darío….
    #6 ¿Qué te parece si a partir de ahora te encargas tú y los demás pasamos a recogerlas? ¿Firmamos?
    Saludos.

    Denme subsidio, y con gusto. Por lo demás: no me jodas.

    KC :
    P.D.: yo no digo que donar libros sea malo, yo lo he hecho… Lo que digo es que lo de conocimiento y gratuidad, ya sea dentro o fuera de los libros, es desconocer muchas cosas, tantas que me parece, con toda sinceridad, muy ridículo.

    No es ridículo, es correcto. Por lo demás: los beneficios los seguirán colectando tus cuatitos los empresarios y banqueros, ellos sí, acostumbrados a obtener ganancias privadas vía fondos públicos, y a que a ellos ni cuentas les pides.

    Saludos.

  10. KC
    13 junio, 2011 de 15:03

    Me pregunto por qué, según tú, Darío, hay ciertos debates como éste:

    http://is.gd/FDT0xA

    La opción exigible según tú y los utópicos-irreflexivos sería que los ponentes no cobraran (así nos evitaríamos ponencias poco objetivas como dice el artículo o que no las hubiera por falta de patrocinadores). Yo le preguntaría a Hernández qué le parecería que además de no cobrar pusiera de su dinero el desplazamiento, alojamiento y comidas. Seguro que está encantado y este verano podemos verle en uno de esos cursos. Que me vaya pasando la hoja de matrícula. Y tú podrías dar uno de matemáticas, Darío. Espero que me pases también la tuya aunque el billete igual te cuesta un poco caro desde México.

    En fin, que decir que el conocimiento debería ser gratuito mola, lo que cuesta es ponerlo en práctica uno mismo, eso ya es más difícil; cosa que por supuesto no hace el 99’95% de las personas que lo reclaman/exigen, así que no le veo la consistencia.

    La pena es que habrá quien lea esto y se lo lleve a la dicotomía de siempre, porque no se entera de la película.

    Saludos.

  11. KC
    13 junio, 2011 de 15:17

    Darío, date una vuelta por mi blog y te darás cuenta de los automatismos inoportunos que estás diciendo. Ni soy banquero, ni tengo amigos banqueros, ni pertenezco a una asociación neoliberalista escondida bajo ninguna sigla. Tú confundes capitalismo con neoliberalismo muy posiblemente porque confundes la lógica necesaria de cubrir unos gastos y obtener un beneficio de un trabajo/tiempo invertido con Wall Street, las estafas de Maddof, las Golden Parachutes y demás, todo metido en el mismo saco Lo siento mucho, y si te parezco pretencioso allá tú, pero tú no tienes la menor idea de lo que significa el neoliberalismo. Si lo supieras serías el mayor capitalista del Mundo, pero es que te crees que es lo mismo. Es mucho más sencillo. Lo paradójico y casi cómico es que yo haya donado un libro que me costó 6 años escribir y encima me quieran tildar de neoliberalista sin además tener la mínima idea de lo que se está diciendo. Lo dicho, te falta un hervor.

    Saludos.

  12. Darío
    13 junio, 2011 de 15:56

    EL BUENO 😛

    KC :
    Me pregunto por qué, según tú, Darío, hay ciertos debates como éste:
    http://is.gd/FDT0xA
    La opción exigible según tú y los utópicos-irreflexivos sería que los ponentes no cobraran (así nos evitaríamos ponencias poco objetivas como dice el artículo o que no las hubiera por falta de patrocinadores). Yo le preguntaría a Hernández qué le parecería que además de no cobrar pusiera de su dinero el desplazamiento, alojamiento y comidas. Seguro que está encantado y este verano podemos verle en uno de esos cursos. Que me vaya pasando la hoja de matrícula. Y tú podrías dar uno de matemáticas, Darío. Espero que me pases también la tuya aunque el billete igual te cuesta un poco caro desde México.

    De nuevo: ¿la frase subsidios públicos te dice algo? Con tu argumento y con la noticia que pones me confirmas lo que pienso: si los subsidios públicos sirven para rescatar a banqueros y empresarios, maravilloso. Si se usan para fomentar la educación, mejorar los servicios de salud o apoyar a los que menos tienen … ¿recuerdas el peyorativo populismo?

    Tu necedad de poner las cosas como lo haces me pone en claro que si entiendes una parte dela capitalismo: la de la microeconomía asociada al capitalismo mercantilista. Por eso te es imposible aceptar que lo que ahora conocemos como neoliberalismo es una presentación del capitalismo.

    KC :
    En fin, que decir que el conocimiento debería ser gratuito mola, lo que cuesta es ponerlo en práctica uno mismo, eso ya es más difícil; cosa que por supuesto no hace el 99’95% de las personas que lo reclaman/exigen, así que no le veo la consistencia.

    Si supieras cuantas cosas de conocimiento doy gratis, y como vivo, te caes de espaldas. Pero eso no quita que mientras sigas poniendo la discusión en términos personalistas y no de relaciones económicas de producción, no tenemos lenguaje en común.

    KC :
    La pena es que habrá quien lea esto y se lo lleve a la dicotomía de siempre, porque no se entera de la película.
    Saludos.

    ¿La dictomía de siempre?

    ¿Te refieres a la del capital contra el trabajo? Esto lo que tú y yo estamos discutiendo: tan vigente como en los últimos tres siglos.

    Saludos

  13. Darío
    13 junio, 2011 de 16:07

    KC :
    Darío, date una vuelta por mi blog y te darás cuenta de los automatismos inoportunos que estás diciendo. Ni soy banquero, ni tengo amigos banqueros, ni pertenezco a una asociación neoliberalista escondida bajo ninguna sigla. Tú confundes capitalismo con neoliberalismo muy posiblemente porque confundes la lógica necesaria de cubrir unos gastos y obtener un beneficio de un trabajo/tiempo invertido con Wall Street, las estafas de Maddof, las Golden Parachutes y demás, todo metido en el mismo saco Lo siento mucho, y si te parezco pretencioso allá tú, pero tú no tienes la menor idea de lo que significa el neoliberalismo. Si lo supieras serías el mayor capitalista del Mundo, pero es que te crees que es lo mismo. Es mucho más sencillo. Lo paradójico y casi cómico es que yo haya donado un libro que me costó 6 años escribir y encima me quieran tildar de neoliberalista sin además tener la mínima idea de lo que se está diciendo. Lo dicho, te falta un hervor.
    Saludos.

    Creo que ya contesté la mayor parte de lo que escribes aquí en mi comentario anterior.

    Dudo mucho que los autores de los libros <b<subsidiados se la estén pasando tan mal, o quizás nada mal. Y si el capitalismo que defiendes es el capitalismo estilo <b<Hernán de Soto, me temo que no hablamos lenguaje común en este asunto, y concentrémonos en la defensa de la ciencia natural y el racionalismo, que es en donde si acordamos.

    Saludos.

  14. Katxu
    13 junio, 2011 de 16:11

    @KC:
    Una pregunta, ¿cómo verías que se cobrase por entrar en un blog así y donde los usuarios nos empapamos tanto de los conocimientos y tiempo de sus administradores y de los usuarios? ¿Es ridículo no hacerlo?

  15. KC
    13 junio, 2011 de 19:52

    Katxu, ya lo he explicado muchas veces y sinceramente me parece cansino el grado de cinismo que hay detrás de preguntas como la tuya. Paso a intentar contestar rápidamente y dejo el tema, sinceramente me aburre; a diferencia de otros, ya he visto toda la película (y me importa un pimiento, y tres, a quien le parezca que decir eso sea pretencioso; yo no escribo para hacer amigos):

    1) Este blog no es una actividad laboral primaria de la que viva nadie, al menos que yo sepa. Si lo fuera, no sería ridículo, sería una cabronada no hacerlo, porque sería la repera que además de que los administradores escriban para otros, tuvieran que pagar los costes del blog. Eso es egoísmo puro y duro, casi tan repugnante como el neoliberalista.

    2) Si este blog y otros existen es gracias al tiempo que altruistamente conceden sus escritores/administradores que dan su consentimiento. Pregúntales a ver qué les parece que copien sus contenidos para que otros se lucren con él sin haber escrito ni dos letras.

    3) Yo no estoy diciendo que haya que pagar por entrar en un blog (que no tiene trabajadores a sueldo que yo sepa) pero tú en cinco años estarás pagando por leer un periódico en cuanto los patrocinadores dejen de hacerlo, porque nadie va a escribir noticias para ti si no tiene con qué pagar sus facturas. Es economía básica. Bien, de momento casi todos los medios se sustentan únicamente por publicidad. Es decir, a ver si os enteráis, los medios son gratuitos porque la publicidad paga. Ya veremos qué pasará cuando no paguen o lo que paguen no llegue a lo suficiente. Veremos si se mantiene la calidad (cosa que para mí ya ha bajado, aunque esto es cosa subjetiva del espectador).

    4) Esto no lo vais a entender, pero, a la larga, calidad y gratuidad están reñidas en la amplia mayoría de los casos. A no ser que alguien done parte de su tiempo y conocimiento en obras particulares que no tienen que ver con su actividad laboral primaria (de la que se vive). Aquí me diréis que no y que tal y que cuál. Bien, no tengo nada que discutir.

    5) Me parece muy bien que se done conocimiento, yo lo he hecho en la medida de lo posible. La diferencia básica es que lo doné porque me apetecía, en licencia CC, bajo mi consentimiento, pero si viera que yo dono y alguien se aprovecha de mi trabajo iría a los juzgados sin dudarlo porque puedo ser filántropo, pero no gilipollas. Pero eso no quiere decir que bajo el lema de “todo gratis” cualquier obra legítimamente trabajada y además ACTUAL, no tenga que ser recompensada. Entre otras cosas porque no es lo mismo donar algo reciente que algo de hace 15 años.

    6) Sobre el tema de los subsidios… Darío, uno de los temas candentes en el cine español es concederles subvenciones para hacer películas. Muchísima gente está en contra, que además suele ser la misma que luego quiere peliculones, así que no me vengas ahora con que si subsidios ni historias. El cine, como cualquier otra industria, sólo debe recibir subvenciones en casos especiales, no como norma general.

    En fin, que hay muchas particularidades sobre este tema, y lo fácil es decir “como molaría que todo el conocimiento fuera gratis”. Es que encima lo jocoso es que el conocimiento está ahí mismo, a la palma de la mano, de forma libre y gratuita -sólo pagas la tarifa al proveedor de telefonía- en una cosa que se llama Internet. Pero no, además queréis que os lo expliquen en una ponencia y que el ponente que lleva 15 años estudiando su materia se pague el alojamiento, la comida, el transporte y a poder ser que os la haga en casa. Esto es una tontería tan egoísta como sería el caso del neoliberalismo, cuyo caso práctico sería algo así como que la ponente fuera alguien que hablara sobre la abstinencia sexual habiéndose quedado embarazada con 17 años y además cobrara 30.000 dólares por ello. A mí los dos casos me dan vergüenza y repugnancia. A vosotros supongo que el primero os “molaría”.

    http://is.gd/I4kw2R

    En fin, cuando abráis los ojos y entendáis un poco más supongo que os percatareis de lo que quiero decir. Por mi parte no tengo nada más que decir porque me aburre escribir siempre lo mismo y en este asunto ya lo tengo todo bastante claro. Lo de mezclar churras con merinas hace tiempo que intento no hacerlo.

    Saludos.

  16. Cronopio
    13 junio, 2011 de 23:01

    Pues alguno pensamos que el conocimiento debería ser libre y gratuito, como la educación y la sanidad. Y no estamos pidiendo que los médicos y los maestros trabajen sin cobrar. ¿Se entiende así? ¿ O alguien necesita un croquis?

  17. Darío
    13 junio, 2011 de 23:49

    Pues ya se sabe; ves una película y creer que puedes escribir todo un libreto 😛

  18. 14 junio, 2011 de 0:44

    KC, sinceramente creo que has malinterpretado el mensaje.

    El que el conocimiento sea libre y gratuito no significa que el autor no cobre por su trabajo. Ocurre lo mismo que en cualquier país civilizado donde la sanidad y la educación son de libre acceso y gratuitas, pero médicos, enfermeras, farmacéuticos, mastros y ordenanzas cobran todos los meses. Es más, ni siquiera es cierto que no nos cuesten nada, en sentido literal.

    En el caso de la sanidad o la enseñanza, quien asume el gasto es el estado. La financiación del estado se basa fundamentalmente en nuestras aportaciones en forma de impuestos, junto con otros negocios e inversiones estatales. Aquí se aplica un principio comunal: todos aportamos un poco para que aquellos que necesitan una cara operación, un TAC o un medicamento de a 1.000€ la caja, no tengan que costeárselo y, lo que es peor, no se mueran si no pueden pagarlo. Es el mismo caso que los seguros o los casinos: estadísticamente siempre gana la banca.

    En concreto, sobre la pregunta que me haces, yo cobro por mi trabajo (bueno, al menos por parte), pero los que directamente utilizan mis servicios no asumen el coste de mi sueldo ni el de mis compañeros. Como en el caso de la medicina, apenas aportan un 30% del coste real, incluyendo no sólo sueldos, sino materiales, instalaciones y demás consumos. Y que conste que, particularmente, hasta ese 30% me parece exagerado.

    El caso que nos ocupa es similar, pero la diferencia estriba en que la cultura nunca se ha considerado como un bien a garantizar (salvo lo que es educación reglada). Además, en este caso concreto existe otro aspecto no despreciable: quitando grandes figuras y libros de texto, el autor de un libro científico cobra una miseria, cuando cobra algo y desde luego, no vive de ello ni en broma. Quien se lucra, en todo caso, es la editorial. Existen múltiples formas de asumir ese rendimiento económico para el autor, e incluso para la empresa editora. Desde la publicidad que supone la posibilidad de acceder a una versión digital gratuita hasta el asumir ese gasto desde el estado (especialmente en editoriales como la que comentamos, que es medio estatal, con lo que esto quiera significar en los EE.UU.). Si podemos pagar medicamentos, también podemos pagar libros. Prefiero eso que pagar bombas o coches oficiales, y te aseguro que solo con esos dos ejemplos, sobraba mucho dinero.

    Otra cosa son otros tipos de obras, como las novelas. Es más que aceptable que un autor cobre por una novela editada pero, ¿que se siga pagando lo mismo -o más- tras 10, 20 o 50 años? ¿Seguir pagando cuando el autor ya está muerto? ¿Apoquinar un impuesto revolucionario al millonario que ha comprado los derechos? No creo que le estemos aún costeando las judías a Góngora, Asimov o a Irving Wallace; seguramente, ni siquiera a sus familiares. Una editorial puede lucrarse vendiendo una buena edición de Las firmezas de Isabela o de La Fundación, pero cobrar por dejar leer el texto de esas obras no es remuneración justa del trabajo, es mantener la cultura secuestrada por el capital, ni más, ni menos.

    Y otro día hablamos del fontanero y el de las magdalenas, que como me ponga utópico de verdad, te vas a enterar… 😉

    Saludos.

  19. 14 junio, 2011 de 3:06

    Hernández, en primer lugar, espero y confío que no creas que me estás contando algo nuevo… En segundo lugar, creo que no se me ha entendido, y me sabe mal repetirlo, porque es verdad que puede parecer pretencioso, pero repito: yo la película ya la he visto entera, y varias veces, y soy consciente de qué es un modelo de negocio, de cómo y por qué puede ser sostenible y cómo y por qué no. Y, por supuesto, de cómo han funcionado ciertas industrias y quienes son los “buenos” y “malos” de la película, así como graduar la abundante fauna que hay en todas las partes que llevan desde la creación hasta su consumo. También de quienes absorben demasiado prostituyendo cualquier sistema sostenible, sea este u otros, hasta acabar reventándolo, ya sea económico o de cualquier otro tipo.

    Yo creo que más que malinterpretar el mensaje lo que solemos hacer mal es hablar con poca propiedad, cosa en la que soy especialista muchas veces y quizás por ello también tenga cierta facilidad para detectar cuando otros lo hacen. Llevo el suficiente tiempo conociendo el mundillo de la cultura como para saber qué es lo que se ha hecho mal o bien y no me voy a poner aquí a escribir más acerca del tema, ya lo escribí en su momento y creo que todos sabemos cómo funcionaban las cosas. Bueno, en realidad nadie lo sabía hasta hace más bien poco que los autores han salido de ese armario del que no salían porque obviamente más les valía no quejarse… Y ni pertenezco a un lobby cultural ni soy amigo de banqueros ni me codeo con la CIA.

    Por supuesto, tampoco hace falta que nadie me explique cómo funciona el sistema sanitario nacional ni de dónde cobra un profesor universitario (aunque yo no hablaba del sueldo “normal”, sino los extras) porque conozco y he conocido unos cuantos y sé a cúanto he visto pagar por una hora de exposición y lo que yo considero justo y lo que no, y lo que es más importante, cuáles son las variables que yo tomo para hacer ese juicio. Así como tampoco me sirve el argumento de la sanidad/educación, porque eso son servicios que para mí también son básicos y nosotros estábamos hablando de uno que en realidad también lo es, pero que tradicionalmente no se considera. Como intento está bien, como argumentación seria apoyarse en eso queda bastante mal. Entre otras cosas porque creo que ya he dejado claras mis posiciones ideológicas en este blog y yo apoyo lo mismo, pero lo que no hago es mezclar churras con merinas.

    Tan sólo añadir que podría pegarte aquí mismo 300 comentarios de personas en diferentes noticias acerca de propiedad intelectual para quienes “libre y gratis” es por la cara, “by the face” y/o “porque los autores son todos multimillonarios”, o “lacayos de ZP” y gilipolleces similares, cosa que me parece totalmente lícito, pero lo que ya es la repera es que estas personas se quejen en el mismo comentario de que el nivel de calidad descienda. Como si hubiera alguien que fantásticamente vive del aire y se dedica a hacer llover a gusto de todos mediante la perfecta inspiración de una semana y además no tuviera gastos ni inversiones. No, hombre, no. Hay que ser un poco más honestos y ser conscientes de que no todo es posible por mucho que nos guste imaginar. O no con la calidad que además nos gusta exigir. Sería como exigirle al panadero que haga mejores magdalenas pero sin yo pagarle lo que le debo por su trabajo con lo que que pueda comprar un mejor azúcar. Estoy ya cansado de oír semejantes imbecilidades.

    En cuanto al modelo de negocio, te diré que me importa un pimiento, lo que me escandaliza es que haya quien pueda considerar que una obra de propiedad intelectual deba de ser gratuita y cualquier otro tipo de trabajo no. Es la cumbre del cinismo. No, no, aquí o todos o ninguno. Como dibujó ese genio llamado Roto:

    http://bit.ly/kGOKus

    Por si te animas, y para que nadie crea que pertenezo al lobby judeo-masónico de ninguna organización -ista:

    http://is.gd/gL2YjX

    En cuanto a tu penúltimo párrafo, hay un comentario mío donde digo expresamente que no es lo mismo una obra ACTUAL que una de hace 15 años… Estoy totalmente de acuerdo con ese punto regulatorio. Ahora bien, ni un libro medianamente “serio” se acaba generalmente en un mes, ni de él se beneficia su autor de la misma forma el quinto año que el primero. Ni por asomo vamos. Bueno, los Beatles o Elvis igual sí… Aunque sí que estamos de acuerdo en que debería ser un derecho que caducara con mayor antelación. Eso ya es culpa de un tema de definición sobre lo que sea propiedad y sobre su funcional social, que por cierto está recogida en la CE y se la pasan bastante bien por el forro.

    Otro día pasamos a copiar/pegar comentarios de personas que he podido ir leyendo en diferentes medios acerca de sus convicciones en cuanto a este tema… y analizaremos si lo que se dice es honesto, realista, idealista, utópico, ideológico o meramente una gilipollez como un piano.

    Saludos.

    P.D.: en cuanto sobre lo que dices de la publicidad…………………. aparte de que hay mucha gente que además de “gratis y libre” proclama el “sin publicidad!”, en unos años la publicidad no podrá ser el único medio de sustento -aunque de todas formas estaremos inundados-. Habrá que derivar al micropago o esperar a que Darío, Cronopio, Katxu y tú fundéis vuestro periódico utópico y de calidad parecida a la del New York Times. Espero que al menos no les pase esto…

    http://is.gd/s554vJ

  20. Katxu
    14 junio, 2011 de 8:18

    Ok KC, sin acritud.
    Gracias por contestar a mi pregunta que, sin estar de acuerdo contigo, he de reconocer que un blog, efectivamente, no es una actividad laboral primaria, tal y como los ejemplos que tú exponías (fontanero, panadero, etc.), así que rectifico al no ser una pregunta equiparable. Simplemente, pretendía ejemplificar cómo existen vías sostenibles de conocimiento gratuito. No obstante, los ejemplos expuestos por tí tampoco serían equiparables a los autores ya que un fontanero, panadero etc., cobran directamente por su trabajo y una editorial o discográfica, cobra directamente por el trabajo de otros, al servicio de otros y bajo presiones de otros (véase la famosa Ley Sinde: el pueblo español descontento y Virgin, Sony y demás, dando palmas con las orejas).
    Saludos.
    P.D: Cuando empecemos con el periódico utópico, estarás invitado, pero ojo con la tarifa!! 😉

  21. Darío
    14 junio, 2011 de 13:38

    De mi parte, aquí la dejo. Este no es el espacio adecuado para debatir sobre las linduras del anarquismo capitalista, ni sobre los prejuicios morales que escandalizan, ni de una visión económica</i< que se mueve en términos personalistas pero que es incapaz de ver las relaciones de producción como tales.

    Saludos.

  22. 14 junio, 2011 de 13:49

    KC, asumo que no te estoy contando nada nuevo, y huelga decir que tengo claro que no perteneces a ningún loby (al menos de los conocidos, no se yo de los iluminati ;-))

    Vamos a ver. Te repito que no estoy diciendo que la gente no cobre por su trabajo, lo que discuto es quién, o de que forma debe pagar esos honorarios, y sobre todo, quien debe percibirlos.

    Te voy a poner un ejmplo: un investigador de una institución pública como la universidad o el CSIC, publica los resultados de su investigación financiada con fondos públicos en una revista editada por una empresa privada. La empresa privada no sólo no paga al autor, sino que a veces le cobra por publicar. Tras la edición, la empresa privada cobra a todos aquellos que quieren leer el artículo (no por una edición en papel, sino sólo por leerlo). Como digo, el autor no sólo no ve un duro, sino que posiblemente también haya pagado.

    El estado no pone ninguna pega a ello. Es más, lo fomenta, dado que valora el tener publicaciones en revistas con gran impacto que, obviamente, pertenecen a estas editoriales en su inmensa mayoría.

    Es decir, pagamos dos veces: con nuestros impuestos (manteniendo al investigador y al laboratorio) y cuando queremos conocer los resultados de la investigación realizada con nuestra pasta. Negocio redondo, pero solo para algunos, y no precisamente los autores. Pretender que este conocimiento sea libre y gratuito no significa pedir que el investigador trabaje gratis, sino que otros no se lucren a costa de su trabajo y de nuestro dinero.

    Lo mismo ocurre con los libros, los discos o las barras de pan. Y es que una cosa es la propiedad intelectual -algo inalienable- y otra los derechos económicos de autor (de los cuales, para colmo, solo percibe unas migajas, si llega a ello).

    Por eso, insisto, “conocimiento libre y gratuito” no significa “autores sin cobrar”. Son cosas muy diferentes.

    Saludos.

  23. Flipágoras
    14 junio, 2011 de 15:33

    J.M. Hernández :
    Te voy a poner un ejmplo: un investigador de una institución pública como la universidad o el CSIC, publica los resultados de su investigación financiada con fondos públicos en una revista editada por una empresa privada. La empresa privada no sólo no paga al autor, sino que a veces le cobra por publicar. Tras la edición, la empresa privada cobra a todos aquellos que quieren leer el artículo (no por una edición en papel, sino sólo por leerlo). Como digo, el autor no sólo no ve un duro, sino que posiblemente también haya pagado.

    A mi me parece bien que no se pague al autor por la publicación del trabajo científico. Si se pagase a los autores por cada artículo, yo creo que se desmadraría demasiado el afan de publicar por publicar, que se sumaría a la presión que ya existe para conseguir CV y financiación para proyectos. Ya hay demasiada presión por publicar, tanta, que aparecen fraudes como refritos, plagios y otros más sonados. Si a eso le sumas que parte de tu sueldo este condicionado a lo que publicas, quizá la calidad se podría ver afectada. Además, ¿quién de la revista te iba a pagar a ti si nadie les pagase a ellos? Por eso preferiría que ni cobrasen ni que paguen: open access. Al fin y al cabo, que yo sepa a los revisores tampoco les pagan y esos se dejan unas horas en leer cada truño, que…

  24. Albireo
    14 junio, 2011 de 17:30

    KC, también tienes que contar con quienes sienten un verdadero orgullo y satisfacción personal con el hecho de poder enseñar a los demás. Afortunadamente siempre ha habido gente así y actualmente este colectivo está fuertemente representado en la blogosfera.

  25. 14 junio, 2011 de 22:27

    Flipágoras :
    Por eso preferiría que ni cobrasen ni que paguen: open access.

    Completamente de acuerdo. A eso iba…

  26. artico
    16 junio, 2011 de 6:15

    Ya basta de discusiones tontas. Que si el panadero , que lo otro plufff lo importante es que se nos está dando acceso gratuito a toda esa información. Los del TNA saben porque lo hacen , todo es cuestión de publicidad. ¿Acaso no han ido a un bookstore? al menos en mi país se puede pasar horas y horas leyendo los libros , pero si quieres leerlos en la comodidad de tu casa tienes que comprarlos. Lo que aquí me parece es que sucede algo parecido.

  27. Chatear Gratis
    1 diciembre, 2011 de 21:13

    Gracias por la lista de libros, ahora
    vere cual me gusta

  1. No trackbacks yet.
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: