Inicio > Actualidad, Ciencia, Medicina > El caso Barbacid y la basura mediática

El caso Barbacid y la basura mediática

30 junio, 2011


El investigador español del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO) Mariano Barbacid, ha saltado a los medios de comunicación por una discrepancia en la forma de explotar unos resultados que podrán conducir a encontrar una terapia efectiva contra el cáncer de pulmón. El CNIO tiene unos mecanismos de control y de financiación que no permite el diseño presupuestario que había realizado el doctor Barbarcid para ensayar su terapia en pacientes. La tensión se ha mantenido entre el ministerio, el CNIO y el propio investigador y ha desembocado en un cambio en la dirección del centro.

Lamentablemente una de las ideas que ha flotado en el ambiente es que Barbacid disponía de una terapia eficaz contra el cáncer de pulmón, cuando eso, por el momento, no es cierto. Se disponían de resultados prometedores en animales de experimentación, pero faltaban las pruebas en humanos. Y ya sabemos que muchas terapias son efectivas en modelos animales, pero no en pacientes, por lo que no parece justo crear falsas expectativas cuando tantos enfermos se encuentran en un estado de máxima ansiedad ante su situación de salud límite.

Pero más allá del penoso conflicto en sí mismo, que ha sido tratado suficientemente en diversos medios y blogs de divulgación científica, me gustaría resaltar aquí como ha tratado el asunto cierta prensa que ha demostrado que los ciudadanos somos títeres en manos de intereses políticos y de los estados de opinión. Dado que Barbacid criticó la gestión del ministerio en este tema, los medios afines a la oposición le dieron cancha y lo transformaron en ariete para erosionar al gobierno actual. Así medio como “La Razón”, “Intereconomía” o “Libertad Digital” lanzaban titulares tan sensacionalistas como los recortes y leyes de Zapatero impiden una investigación de Barbacid sobre el cáncer o ¿volveremos a la época de los intelectuales represaliados?. Hay que recordar que el CNIO es un organismo fundado en 1998 que ampara parte de su financiación en la Ley de Fundaciones 50/2002 firmada por el entonces presidente del gobierno D. José Maria Aznar. Pero eso no son más que anécdotas, lo importante es que este ilustre científico se ha convertido en un instrumento en manos de tertulianos metidos a periodistas.

No tengo ninguna duda de que si el señor Barbacid hubiese planteado este problema en el año 2003 o en 2014 (con una más que posible mayoría del PP) estos mismos medios hubiesen silenciado su protesta, o lo hubiesen tachado de “creador de falsas esperanzas”, o incluso algo peor. Esta especie barriobajera de periodismo, del cual no estamos libres ningún ciudadano en loor del derecho constitucional de la libertad de expresión, es capaz de transformar al honorable en crápula y al corrupto en héroe de la democracia. Y a la hemeroteca me remito.


  1. 30 junio, 2011 de 8:48

    Puag!

    ¿Acaso no existen ya suficientes temas absolutamente superfluos con los que hacerse sangre entre “políticos”?

    Duele ver que asuntos de índole científico, ya sea en investigación (Barbacid-Garmendia), formación académica (Bolonia-Garmendia), tecnología (telescopio Canarias), sirvan una y otra vez como arma arrojadiza.

    Sería bonito pactar un paquete de temas básicos con los que no poder jugar al “pues tú más” o al “mío y solo mío” (educación, investigación, sanidad…)

    Ah que utópico estoy hoy, voy a por otro café.

  2. 30 junio, 2011 de 9:30

    la libertad de expresión se refiere a las ideas,
    cuando se trata de personas, la libertad es de vilipendio, cuando hemos visto que basta moderar un poco las opiniones personales sobre otras personas, el éxito es mundial. Los ejemplos los tenores, restauradores, motoristas, tenistas, … hacen que ganemos todos.
    Luego vemos que son las marcas comerciales, las sociedades de gestión, patronales quienes denuncian la publicidad contraria a sus campañas de imagen.
    Cuando antes echemos la basura de nuestras vidas, mejor para todos.

  3. Trantror
    30 junio, 2011 de 10:09

    Segun los arqueólogos serios , tal es el caso de J. Harrel, K. Gauri, y G. Vandecruys que han rebatido hasta la saciedad los argumentos del pseudoarqueologo Schoch , Graham Hanckock etc… todo las investigaciones arqueológicas fechan la esfinge de Guiza en la IV Dinastia durante el reinado de Keops- Djedefra- Kefren
    nos estamos moviendo alrededor del año 2500 a.c
    la planicie de Guiza era simplemente un gran monumento funerario ,
    no hay vuelta de cartón esta es la teoria por ahora mas lógica y plausible .

  4. 30 junio, 2011 de 10:25

    “No tengo ninguna duda de que si el señor Barbacid hubiese planteado este problema en el año 2003 o en 2014 (con una más que posible mayoría del PP) estos mismos medios hubiesen silenciado su protesta, o lo hubiesen tachado de “creador de falsas esperanzas”, o incluso algo peor”

    Deja en paz a los medios, a Barbacid y a la honorable científico que le va a sustituir, María Blasco.

    No conviertas a “la Ciencia y sus Demonios” en “La Ciencia y sus políticos”. No piques, que eso es lo que ellos quieren: que nos tiermos a la yugular como gallos de pelea, mientras ellos beben, ríen y apuestan. Ganen o pierdan, llenan su ego, y se ríen de nosotros.

    Kahn (#1), por cierto, otro cafelito para mi, porfa.

  5. 30 junio, 2011 de 10:44

    tu anciana abuela :
    “No tengo ninguna duda de que si el señor Barbacid hubiese planteado este problema en el año 2003 o en 2014 (con una más que posible mayoría del PP) estos mismos medios hubiesen silenciado su protesta, o lo hubiesen tachado de “creador de falsas esperanzas”, o incluso algo peor”
    Deja en paz a los medios, a Barbacid y a la honorable científico que le va a sustituir, María Blasco.
    No conviertas a “la Ciencia y sus Demonios” en “La Ciencia y sus políticos”. No piques, que eso es lo que ellos quieren: que nos tiermos a la yugular como gallos de pelea, mientras ellos beben, ríen y apuestan. Ganen o pierdan, llenan su ego, y se ríen de nosotros.
    Kahn (#1), por cierto, otro cafelito para mi, porfa.

    Es verdad que mencionar a estos elementos periodísticos hace mala sangre y desvirtúa el debate, pero no menos cierto es que cualquier ámbito cultural, científico incluido (en realidad cualquiera que sepa pensar más o menos por sí mismo), puede y debe denunciar las agresiones que reciben por su parte, con los medios a su alcance. Y la red es probablemente el más poderoso.
    Seguro que LCySD continúa con su labor de divulgación científica, pero no está de más recordar en qué mundo vivimos, y cuáles son los demonios que nos atormentan.

    A esta hora mejor con hielo, que ya aprieta la caló.

  6. Albireo
    30 junio, 2011 de 11:05

    Entrando en el fondo del asunto, no deja de ser lamentable que a Barbacid no le den cancha para proceder según su criterio. ¿Es que alguien se cree mas sabio que el? ¿No le ofrecieron el oro y el moro para que volviese a España?

  7. 30 junio, 2011 de 11:24

    El fondo del asunto es que Barbacid consigue 10 M de euros para continuar con la investigación, de origen privado.
    Para ello se tiene que crear una sociedad participada Administración-Empresas privadas que exploten los resultados (se repartan beneficios cuando la terapia exitosa se convierta en medicamento).
    El ministerio considera ilegal esta fórmula, Barbacid se cabrea y se va. En su lugar entra María Blasco (que tampoco es manca) y claro, dice que hay otras líneas de investigación incluso más avanzadas que la de Barbacid, y se plantea crear esta sociedad mercantil, pero solo (supongo) con financiación pública.
    Luego están las miserias propias de los egos, intrínsecas a todos nosotros, y en las que no podemos entrar, porque las fuentes de información siempre sesgan hacia donde les conviene.

    No creo que nadie sea el malo de la película, solo hay divergencias en criterios de funcionamiento de un estamento como el CNIO, que crean separación de voluntades y al final divorcio profesional. Nada nuevo bajo el sol.

    El foco mediático interesado es el que convierte a las personas en héroes o villanos según su antojo, por intereses partidistas en ocasiones repugnantes, pero quitando esto, es la historia de la vida misma.

  8. Mike
    30 junio, 2011 de 12:00

    Les recuerdo que en España no es el unico pais con estos problemas… en general la mayoria de los politicos piensan que los cientificos viven en su realidad utopica, que son zanganos chupando la sangre de las arcas (miren quien lo dice).

    Soy mexicano y estoy en Francia, en los dos paises veo fuertes recortes a los presupuestos (obviamente en Mexico esta mas politizado el asunto).

    Obviamente en Francia no se ven tantas protestas, una buena parte de las personas que estan en investigacion son extranjeras (como un servidor), y si vemos que el barco se hunde, pues cambiamos a otra parte.

  9. 30 junio, 2011 de 13:04

    “No tengo ninguna duda de que si el señor Barbacid hubiese planteado este problema en el año 2003 o en 2014 (con una más que posible mayoría del PP) estos mismos medios hubiesen silenciado su protesta, o lo hubiesen tachado de “creador de falsas esperanzas”, o incluso algo peor..” ¿De verdad no albergas “ninguna duda”? A eso yo lo llamo demagogia barata, y está muy mal en un divulgador científico.

  10. 30 junio, 2011 de 13:31

    Mike (#5)

    A que ni en Mejico ni en Francia los que le cortan el presupuesto a la ciencia no se recortan el sueldo?

  11. 30 junio, 2011 de 13:50

    AL final, despues de ver lo politizadas que estaban las noticias, yo me he quedado con la duda de si Barbacid tenia o no razon en intentar financiarse de esa manera. A primera vista me dio la impresion mas bien de que la ministra no podia controlarle demasiado y decidio empezar a putearle hasta que tuviera una excusa para echarle.

  12. 30 junio, 2011 de 14:14

    tu anciana abuela, los administradores de este blog no somos entes cibernéticos, aunque usemos el ciberespacio para comunicarnos. Cuando vemos algo que nos disgusta lo comentamos. Podemos estar equivocados o no, estos debates sirven para que se vean todas las posturas. Yo ya llevo bastantes años en este mundillo (el de la investigación) y como el caso Barbacid llevo visto unos cuantos. Y la verdad, me repatean.
    Deja en paz a los medios, a Barbacid y a la honorable científico que le va a sustituir, María Blasco.
    Si te lees el post verás que no haga juicio de valor sobre lo que esas personas han afirmado, el artículo se centra en cómo han informado determinados medios.

    Pablo, no mido mis palabras con un pie de rey. Solamente me apoyo en mis canas (ya he visto unas cuantas como ésta) para afirmar lo que afirmo. En la próxima legislatura te contestaré más ampliamente, tanto si me equivoco como si tengo razón.

  13. zero0011
    30 junio, 2011 de 15:31

    me parece denigrante para la labor cientifica que esta quede a merced de cuestiones políticas, y que el asunto se pinte según el humor de los medios

  14. Antonio
    1 julio, 2011 de 16:01

    Estoy totalmente de acuerdo con el contenido de este blog. Ya nos ilustró sobre este tema cuando surgió la polémica el físico Manuel Lozano Leyva desde su columna del diario Público.

  1. No trackbacks yet.
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: