Inicio > Actualidad, Biología evolutiva > Nuestros ancestros denisovanos

Nuestros ancestros denisovanos

30 agosto, 2011

Recreación de una mujer Neanderthal (Fuente: National Geographic)

Recreación de una mujer Neanderthal (Fuente: National Geographic)

Un análisis genético comparativo muestra que un alelo  de un componente vital en el sistema inmunológico del hombre moderno parece haber sido adquirido por hibridación con una especie hermana de los neandhertales.

Si bien hace tiempo se pensaba que los humanos modernos no habían hibridado con los neanderthales, numerosos estudios realizados durante los últimos años han venido demostrando todo lo contrario.  Uno de los últimos y más significativos estudios sobre el tema fue publicado el pasado año en la revista Science (Green et al. 2010), donde a través del análisis comparativo de cuatro mil millones de nucleótidos procedentes de tres individuos neanderthal con los genomas de cinco humanos actuales, los investigadores encontraron abundantes coincidencias con los humanos no subsaharianos, lo que indica que existió un importante flujo génico a partir de los neanderthales con aquellas poblaciones de humanos modernos fuera de África.

El poblamiento de Eurasia es uno de los puntos más confusos de la evolución de nuestra especie. El primer homínido en abandonar el continente africano fue Homo ergaster, que partiría en dos direcciones que originaron disitintas líneas filogenéticas: hacia el este, colonizó asia dando origen a Homo erectus, mientras que otra rama se adentró en Europa dando lugar a Homo antecessor / Homo heidelbergensis  de quien a su vez evolucionó Homo neanderthalensis. Mientras tanto, los Homo ergaster que permanecieron en áfrica, y probablemente a través de otra especie (Homo rhodesiensis) habrían originado a Homo sapiens, que en una posterior salida del continente colonizó y desplazó a H. erectus y H. neanderthalensis de Asia y Europa, respectivamente.

Esta interpretación evolutiva tiene diferentes variantes así como considerables reducciones: algunos especialistas consideran que todas estas especies en realidad serían una sola: Homo erectus, una especie politípica con numerosas formas interfecundas que habría originado tanto a las formas de H.erectus asiáticas como a neandertales y humanos modernos.

Dos interpretaciones alternativas del árbol evolutivo humano

Dos interpretaciones alternativas del árbol evolutivo humano

Si no estaba lo suficientemente confuso el escenario euroasiático, el año pasado fue descrito un nuevo actor: el homínido de Denisova (Reich et al, 2010), una posible especie nueva que vivió en Europa entre hace 1.000.000 y 40.000 años, que convivió con neandertales y sapiens y que representa un grupo hermano de los primeros.

A pesar de que en un principio se pensó que esta nueva forma apenas había contribuído al flujo genético con Homo sapiens, en un reciente estudio publicado esta semana en Science (Abi-Rached et al, 2011), un grupo internacional de investigadores ha comunicado que la comparación de genomas completos ha revelado que los humanos modernos adquirieron un alelo (HLA-B*73) de la altamente polimórfica región HLA-I, un componente vital del sistema inmune, de poblaciones arcaicas pertenecientes a homínidos de Denisova. Analizando genotipos de neandertales y denisovianos, los autores han identificado haplotipos arcaicos que portan alelos con funcionalidad distintiva, presentes en poblaciones modernas de Eurasia y Oceanía.

El valor añadido del descubrimiento es que estos alelos confieren una importante funcionalidad a nuestro sistema inmune, dado que codifican para receptores para las células asesinas naturales (células NK), que ahora representan cerca del 50% de los alelos HLA de los modernos euroasiáticos, y que parecen haber sido introducidas posteriormente también en los africanos.

De esta forma, concluyen los autores, la introgresión de alelos arcaicos en formas modernas han contribuido a la adaptación del sistema inmunológico humano.

Referencias


  1. 30 agosto, 2011 de 10:07

    “un alelo vital en el sistema inmunológico del hombre moderno”

    Hombre, vital, vital… las personas que no lo tienen, que son muchas y están por todo el mundo, siguen vivas ;o)

  2. 30 agosto, 2011 de 10:54

    Cierto, cierto, lo que es vital es la región HLA, no el alelo, jeje.

  3. 30 agosto, 2011 de 12:19

    Muy interesante vuestro Blog, un trabajo impecable, felicidades. Añadido ya en mi blogroll! Es un gusto pasearse por el mundo de la ciencia con vosotros de la mano, Gracias.

  4. 30 agosto, 2011 de 13:23

    Esto, lo que viene diciendo, es que los europeos somos unos depravados no? jeje Es solo una broma. Me parece interesantísimo el artículo. Abre una puerta a posibles cruces e incluso especies híbridas entre las ya conocidas.

  5. Nelson
    30 agosto, 2011 de 16:15

    ¿Y si el genoma neanderthal fuera la respuesta para el sida? Naaa, estoy de broma, hace meses que no digo nada inteligente. Gran artículo.

  6. question
    1 septiembre, 2011 de 19:33

    Si se hibridan y tienen descendencia fértil, ¿Por qué todavía hay alguien que los considera sp distintas?

  7. anonymoso
    2 septiembre, 2011 de 15:02

    Los humanos nos tiramos a todo bicho viviente. ¡¡toma, toma, toma!!

  8. Helghast
    2 septiembre, 2011 de 22:06

    Excelente articulo sobre la mujerX.

  9. Esthertje
    5 septiembre, 2011 de 23:38

    Muy interesante entrada.

  10. pulpin
    4 noviembre, 2011 de 23:08

    La ciencia no se debe ver con lo ojos del materialismo, pues de alli la unica salida es el evolucionismo fracasado por cierto y sin respuestas concretas.

  11. 4 noviembre, 2011 de 23:22

    Pulpin, si lo que te gusta es la “ciencia” que se nutre de creencias en seres mitológicos y en supersticiones, puedes hacerlo, vive como se hacía en la Edad Media. Total, si todos los resultados de la ciencia ya están escritos en un libro, ¿para qué la quieres?, mejor presciende de ella, así no te creará conflictos.
    Pero, a los que apreciamos la ciencia como método de alcanzar el conocimiento por la razón, por el uso de nuestro cerebro, danos la libertad para hacerlo. ¿OK?

  12. Nelson
    4 noviembre, 2011 de 23:47

    claro que, si pulpin elige vivir en la edad media, debería prescindir de todas las maravillas que la ciencia provee, internet incluído.

    P.S: ¿No se cansan del rollazo ese de “la evolución ha fracasado”? A ver, repitamos todos juntos que la luna es de queso, a ver si nos cae por acá un meteorito de Roquefort

  13. J.M.
    5 noviembre, 2011 de 0:26

    pulpin :

    La ciencia no se debe ver con lo ojos del materialismo.

    No, no. Mejor verla con los ojos del espiritismo. Donde va a parar….

  14. Kabul
    18 noviembre, 2011 de 21:38

    No se yo lo dl gen d inmunidad ese…
    ¿como sobrevivimos entoncs dsde H. Rhodesiensi?.
    Pero el caso sk esta gente (los denisovanos) no san estingio. Entre el 4 y el 6 % dl ADN d las tribus papues de melanesia es Denisovano.
    Pienso entonces k la primera migración de nuestra especie hacia el sur de Asia y Australia, la actual raza australoide ( aborígenes australianos, andamanes, población veda original de la india, tribus arcaicas dl sudeste asiatico…) no subió hacia el norte de asia por la competencia con el hombre denisovano y prefirió adentrarse el sudeste de asia desplazando la decadente y arcaica población H. erectus original. Pero una de estas tribus se mezcló (en pequeña proporcion con los denisovanos antes de pasar a la isla de papúa.

  1. No trackbacks yet.
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: