Inicio > Ciencia, Ciencias Sociales, Escepticismo > Más modorros que los chimpancés

Más modorros que los chimpancés

27 octubre, 2011

Este parrafo está especialmente dedicado a los que se ponen un libro milenario delante de sus ojos para responder todas las inquietudes y bloquear el acceso a nuevo conocimiento, en vez de buscar las respuestas por ellos mismos.

Ya sé que la actividad de aprender, de pensar, de estudiar cansa a muchos. Lo siento por ellos, pero, además de sentirlo, me extraña, porque esa pereza para investigar o conocer me parece poco natural. Incluso a los animales les gusta ejercitarse mentalmente. Los chimpancés se olvidan de comer cuando están resolviendo un puzzle. Los Harlow, que han estudiado el aprendizaje de los chimpancés, nos cuentan que pueden trabajar diez horas seguidas para resolver un rompecabezas, a pesar de no recibir ni premios ni castigos. Disfrutan haciéndolo. Sería grotesco que fuéramos más modorros que los chimpancés.

José Antonio Marina. El vuelo de la inteligencia


  1. Albireo
    27 octubre, 2011 a las 13:10

    La ignorancia, adquirida mediante la pereza mental, está en la base de las creencias religiosas. Nunca he llegado a comprender como existen personas inteligentes y cultivadas (científicos, juristas o lo que sea) que siguen teniendo “fe”. ¿Cómo se justificaran a si mismos esa creencia?
    ¿Se puede vivir con esa contradicción?

    Me gusta

  2. Rawandi
    27 octubre, 2011 a las 15:23

    José Antonio Maria

    ¿Cuál de los tres? 😉

    Me gusta

  3. Rawandi
    27 octubre, 2011 a las 15:31

    Tranquilo, Albireo, parece que el número de creyentes va descendiendo poco a poco, al menos en Occidente. Salvo que ocurra alguna catástrofe que nos devuelva a la Edad Media, a las religiones (=sistemas mítico-rituales para engatusar a los espíritus) les espera un futuro muy negro.

    Me gusta

  4. Carlos
    27 octubre, 2011 a las 17:00

    Irónico, pero cierto, como algunas personas prefieren recurrir a la fe aceptada por autoridad antes de pensar e investigar, es algo raro.

    Me gusta

  5. 27 octubre, 2011 a las 23:02

    ¡Y más modorros que los perros!
    Los perros cuando se aburren se ponen a destrozar cosas. a muchos de esos modorros humanos les debe pasar lo mismo que los perros aburridos.

    Me gusta

  6. 28 octubre, 2011 a las 8:33

    Eso es lo que pasa, algunos chavales se aburren y a ls muy malnacidos no se les ocurre otra cosa que dar palizas en grupo por la M-30. Los muy cobardes…

    Me gusta

  7. 29 octubre, 2011 a las 5:50
  1. No trackbacks yet.
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: