Inicio > Ciencia > Imágenes de la Ciencia y de la Naturaleza: la hormiga león

Imágenes de la Ciencia y de la Naturaleza: la hormiga león

30 octubre, 2011

Fuente: Joaquín Cid, Asociación española de Entomología

.

Entradas relacionadas:


  1. 30 octubre, 2011 en 15:55

    Vosotros no sabéis nada de ciencia. La ciencia está unida a la espiritualidad. Y estos blogs son un insulto a la espiritualidad y también a la ciencia.

  2. 30 octubre, 2011 en 16:18

    Vosotros no sabéis nada de ciencia. La ciencia está unida a la espiritualidad. Y estos blogs son un insulto a la espiritualidad y también a la ciencia.

    Eso lo dice una especialista en terapias de arte e investigadora de terapias vibracionales con Luz, Color y Sonido.que dice que ha Aprendido Astrología de forma autodidacta y que comienza a hacer sesiones de psicoterapia con Astrología Kármica.

    Perdona, pero lo tuyo es un insulto a la inteligencia. Pobre de aquellos a los que les sacas los cuartos.

  3. campos
    30 octubre, 2011 en 16:24

    “Vosotros no sabéis nada de ciencia. La ciencia está unida a la espiritualidad. Y estos blogs son un insulto a la espiritualidad y también a la ciencia.”

    CLARO QUE SI CAMPEÑÓN.

  4. KC
    30 octubre, 2011 en 16:31

    JM, ¿cuál es el mecanismo por el cuál las víctimas llegan al agujero? ¿Una especie de cebo bioquímico producido por la León con el cuál confunde a las infelices?

    Porque las hormigas curiosidad no tienen, ¿o sí? 😀

    Saludos.

  5. Uri
    30 octubre, 2011 en 16:47

    En los insectos encuentro fascinante el hecho de la metamorfosis.La larva y el adulto son dos animales distintos.

    Multiplica el tamaño de esa larva y tenemos un bicho perfecto para Star Wars.

  6. obrafina
    30 octubre, 2011 en 17:38

    Ese bichito abunda (o abundaba) mucho por Castilla la Mancha.Fabrica un cono a base de enterrarse y disparar hacia arriba granos de tierra. Al poco rato en las paredes solo quedan los granos más finos,por los que resbala cualquier insecto que haya pasado por azar por allí.Si está en el borde y se resiste a caer le dispara tierra desde abajo,donde está escondido.El cono tiene unos 4 ó 5 cms, de diámetro y otros tantos de profundidad.

  7. obrafina
    30 octubre, 2011 en 17:41

    Marisol,hermosa;fúmate algo y dejanos en paz…

  8. J.M.
    30 octubre, 2011 en 19:03

    Marisol Gonzáles Sterling :

    Vosotros no sabéis nada de ciencia. La ciencia está unida a la espiritualidad. Y estos blogs son un insulto a la espiritualidad y también a la ciencia.

    Pos claro! Nosotros solamente sabemos de fabadas y solomillos a la pimienta. Esto es por disimular y que parezca que hacemos algo serio, pero en realidad es una red social para pegarnos de vez en cuando cada jartada…

    Si vieras como zampa el Darío, eso sí que es espiritualidad concentrada!

    KC :

    JM, ¿cuál es el mecanismo por el cuál las víctimas llegan al agujero? ¿Una especie de cebo bioquímico producido por la León con el cuál confunde a las infelices?

    Porque las hormigas curiosidad no tienen, ¿o sí? :D

    Saludos.

    Pues creo que es únicamente una trampa de caida, sin atracción. Funciona especialmente con hormigas porque las exploradoras están contínuamente recorriendo el terreno en busca de fuentes de alimento.

    Saludos

  9. KC
    30 octubre, 2011 en 19:17

    Curiosamente, ese tipo de trampa me recordó a esto:

    Minuto 4:32

    El del bicho de ficción vendría a ser el mismo mecanismo, solo que la hormiga supongo que “sabe” de alguna forma dónde colocar la trampa, que supongo será cerca de un hormiguero, porque si no la espera puede hacerse bastante infructuosa… Me refiero al caso de dejar el resultado únicamente al azar y la probabilidad. Lo perfecto sería poder añadir un tipo de atracción bioquímico.

    Saludos.

  10. Ana
    30 octubre, 2011 en 20:51

    He pasado más angustia con este vídeo que con muchas pelis de terror… Cuando parece que van a escapar les lanza arena para que sigan resbalando, ¿no?

  11. KC
    30 octubre, 2011 en 23:40

    Sí, Ana, parece que la arena es tan fina que ni siquiera las hormigas pueden remontar, ya que cae arrastrando al insecto. Y al parecer, como dices, lanzan granos de arena con esa justa finalidad: que la que ha conseguido subir más de la cuenta vuelva a bajar. Aunque, como se ve en el vídeo, alguna que otra se acaba salvando…

    Ya sabes: selección natural además de azar no puramente aleatorio.

    Saludos.

  12. KC
    30 octubre, 2011 en 23:54

    obrafina :
    Ese bichito abunda (o abundaba) mucho por Castilla la Mancha.Fabrica un cono a base de enterrarse y disparar hacia arriba granos de tierra. Al poco rato en las paredes solo quedan los granos más finos,por los que resbala cualquier insecto que haya pasado por azar por allí.Si está en el borde y se resiste a caer le dispara tierra desde abajo,donde está escondido.El cono tiene unos 4 ó 5 cms, de diámetro y otros tantos de profundidad.

    No había leído este comentario, que lo explica muy bien.

    Saludos.

  13. 31 octubre, 2011 en 0:02

    Si vieras como zampa el Darío, eso sí que es espiritualidad concentrada!

    😎 ¿Alguien ha invocado mi presencia? 😎

    :mrgreen: :mrgreen:

    Marisol: ¿por qué no vas y le tiras tus tonterías esotéricas a las hormigas? Quizás tengamos la suerte de que tengan menos paciencia contigo que los tertulianos de este blog 😈

  14. KC
    31 octubre, 2011 en 11:33

    Pues curioseando un poco más sobre estos devoradores, he leído una entrada de alguien que dice que lo que hacen las león es colocar los embudos cerca de nidos de las hormigas, así que especulo que entonces no haría falta atraerlas de algún modo, pues la proximidad ya eleva la probababilidad de éxito en la espera (porque de otra forma igual no podríamos hablar de este insecto). Tampoco me cuadraba lo de que una mosca acabara por llegar allí, como se ve en el vídeo.

    Claro que también pensaba que este tipo de trampas eran pocas y separadas entre sí, pero la siguiente foto demuestra que se trata casi un “campo de minas”, con lo que la probabilidad de que un insecto caiga es mucho mayor de lo que yo pensaba.

    En fin, ahora faltaría saber cómo se las apañan para elegir las zonas concretas donde poner la trampa y cuales son los factores que influyen en esa “decisión”.

    Un apasionante mundo este de los insectos, sin duda.

    http://bit.ly/vNSyax (Foto del “campo de minas”)

    http://bit.ly/u3iIBC (Entrada del blog donde vi la foto).

    Saludos.

  15. 31 octubre, 2011 en 12:20

    Yo de pequeño descubrí esos bichos por el campo. Hay montones, generalmente cerca de donde hay hormigas. Es acojonante ver cómo les escupen arena cuando están a punto de escapar para que vuelvan a caer. Siempre me han fascinado los bichos, y vivir en un pueblo donde día sí y día también iba al campo hizo mucho por que me siguiera gustando verlos de cerca y estudiar cómo se relacionaban.

    En mi experiencia no utilizan ningún tipo de señuelo, simplemente están ahí esperado, como las arañas y su red. Además, como con la éstas, los puedes “engañar”. Sin con una pajita simulas desprendimiento de tierra, salen a atacar la pajita. Es cojonudo xD

    PD: bueno, evidentemente yo colaboraba con ellas y les introducía las hormigas para ver cómo se las comían xD. En ese sentido, yo era una especie aliada con las hormigas león xD

  16. obrafina
    31 octubre, 2011 en 14:37

    Ontureño,eres mi alma gemela…yo hacía exactamante lo mismo.
    Alguna ventaja tenia que tener ser de pueblo…
    Lo que no conocía es su forma adulta.

  17. 31 octubre, 2011 en 16:35

    Que recuerdos, en mi niñez yo solía buscarles hormigas para darles de comer 😄
    Recuerdo que les llamabamos “Toritos”….

  18. Rhay
    1 noviembre, 2011 en 15:25

    La verdad es que es un animal que me ha fascinado de siempre. Era como ver una peli del espacio en pleno campo.

    ¿Sabéis por qué creo que la Marisol y compañía se acercan a blogs como este? Para hacerse un nombre dentro del maguferío. Estoy convencido de que le ha faltado tiempo para ir a sus acólitos a ladrarles que la han insultado por ilustrarnos con la Verdad (así, en mayúscula), y que nuestra mente está tan cerrada que antes pasaría un camello por el ojo de una aguja que… espera… eso es cosa de Logos, ¿no? ¡Si es que tanto magufo me fríe las neuronas!…

    Por cierto, acabo de encontrar una noticia interesante sobre extremófilos. El tamaño de esa ameba me ha dejado un poco “tupi”…

    http://es.noticias.yahoo.com/blogs/cuaderno-de-ciencias/encuentran-amebas-gigantes-en-la-fosa-las-marianas-161107744.html

  19. 1 noviembre, 2011 en 15:46

    Curiosas amebas, sin duda, ellas siempre tan fascinantes. Algunas amebas son infectadas por los mimivirus, que pueden medir la mitad de tamaño de una bacteria y tener un genoma de 0.9 megabases (más que algunas bacterias). Estos virus gigantes pueden llevar dentro, en plan muñeca rusa, otro virus que han bautizado como Sputnik, que se replica a la vez que el virus gigante. Lo que nos queda por aprender sin necesidad de recurrir a ET´s o fantasmas.

  20. Rhay
    1 noviembre, 2011 en 16:18

    En esto último estoy totalmente de acuerdo contigo, Manuel. Lo que nos queda por aprender, y algunos perdiendo el tiempo en chemtrails o tierras huecas…

  1. No trackbacks yet.
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: