Inicio > Actualidad, Ciencias Sociales, Escepticismo > Un periódico argentino nos plagia un artículo

Un periódico argentino nos plagia un artículo

8 noviembre, 2011

Es curioso lo poco que les cuesta a algunos rellenar su medio de comunicación. Ayer escribía un artículo titulado Cinco razones por las que convendría transformar el ateísmo en religión y hoy puedo verlo plagiado, y editado en el periódico argentino “El Intransigente”. Todo ello sin pedir permiso (bueno, a veces pasa), y lo que peor, sin indicar la autoría ni un enlace al medio de dónde salió (eso ya me gusta menos). Aquí va la captura de pantalla para que veáis lo chulo que queda en un medio de gran difusión:

Nuestro artículo en El Intransigente



Llama la atención ver que la ”noticia” aparece en la sección MUNDO, supongo que es porque el periódico es argentino y la noticia ha sido plagiada a un blog español, no ha sido un plagio local.

Una vez notificado al medio que deberían enlazar el artículo original y nombrar a su autor el periódico se limita a indicar la fuente (sin enlazar a ella) y olvidarse por completo del autor. En fin cosas del ciberespacio.

Lacónica nota sobre la autoría del artículo (sin enlace)


  1. 8 noviembre, 2011 en 23:59

    No sé si esto podría incluirse en nuestra sección de “patinazos periodísticos” 😀

  2. 9 noviembre, 2011 en 0:12

    No deja de ser irónica la cabecera: “La verdad debe contarse entera…siempre”.

  3. Carlos
    9 noviembre, 2011 en 0:39

    Un poco de descaro periodístico.

  4. Anibal
    9 noviembre, 2011 en 0:41

    De ese pasquín medio-pelo no me extraña nada…

  5. J.M.
    9 noviembre, 2011 en 0:57

    ¿Como se puede tener tanto morro? Es que encima estamos hablando de textos que se ofrecen libremente, con el simple y elemental requisito de mostrar la fuente.

  6. Kenshin
    9 noviembre, 2011 en 1:13

    Bueno… tampoco fue Clarin o la Nacion… es un diario de mierda del que nadie a escuchado hablar nunca… es como que te robara nose… Pagina 12…

    Igual les tiro una idea; envienle su problema al mail de la Revista Barcelona que es la encargada de escrachar satiricamente a la prensa Argentina… mas castigo que salir en “la Barcelona” no existe para ningun diario 😄

    http://www.revistabarcelona.com.ar/

    (o mandenles un Twitter) @revisbarcelona

  7. 9 noviembre, 2011 en 1:18

    ¿Qué coño esperas de un periódico con ese título?

  8. 9 noviembre, 2011 en 4:41

    Página 12?? Ni ahí! Este Intransigente es verdaderamente muy trucho!! ni siquiera editaron la nota, pasándola a argentino, la dejaron tal cual la copiaron!

  9. 9 noviembre, 2011 en 9:18

    6.318 lectores online? tampoco parece para algunos lectores,un periodicucho de mierda,no os parece?,tal como reza su périodico se “intransigente” con el autor y director y o bien lo vuelven a publicar citando la fuente o les denuncias,NO PERMITAS que estas remoras se aprovechen de tu trabajo por la cara…

  10. KC
    9 noviembre, 2011 en 9:33

    No está la cosa para contratar a gente que escriba nuevos artículos, que diría el otro. Bienvenidos al nuevo modelo.

    Saludos.

  11. BioSamu_
    9 noviembre, 2011 en 9:59

    A mí me encantaría que me plagiaran alguna vez 😛

  12. KC
    9 noviembre, 2011 en 11:54

    BioSamu_ :
    A mí me encantaría que me plagiaran alguna vez

    Me acaba de saltar el detector de cínicos.

    Saludos.

  13. 9 noviembre, 2011 en 11:57

    Lo mejor es el subtítulo del periódico

    “la verdad debe contarse entera…siempre”

  14. 9 noviembre, 2011 en 13:05

    ¿Sabéis la putada? Que al citar a la fuente no se puede considerar plagio. Cuando he visto lo que os había pasado, me he puesto manos a la obra para ver si les podíamos pillar por los güitos, he revisado vuestro copyleft, y claro, es de reconocimiento no comercial sin obra derivada, es decir, que os tienen que nombrar, no se pueden lucrar con vuestro trabajo y además no la pueden modificar. Y cumplen los tres requisitos.

    No obstante, puedo enviar una carta al diario como vuestro abogado exigiendo que cite al autor del artículo y no sólo a la página. Si os parece, bien, decídmelo.

  15. 9 noviembre, 2011 en 13:19

    Rhay, gracias por tu comentario. La verdad es que nos da un poco igual, pero me fastidió al principio porque las condiciones que dices se cumplen de aquella manera: (1) al principio (cuando Phosphoros nos alertó), no había referencia a la autoría, el nombre del blog sólo aparece cuando les escribí un e-mail indicándoselo. No hubiese estado mal un enlace al artículo (tal como les solicité) en vez de colocar el nombre del blog, pero eso ya sería pedir exceso de educación, (2) no se lucran con este artículo, pero el periódico tiene publicidad. No sé si esto de plagiar es la forma habitual de operar del diario, pero si lo hacen sistemáticamente y ganan pasta con la publicidad un pelín de lucro si que hay, (3) algo han modificado al eliminar el chiste de Quino, una pena los lectores se lo pierden.

    Pero no hay darle más vueltas, es una anécdota más. Lo gracioso es que este artículo, que trata de ser humorístico, se ha transformado en un asunto serio de combate dialéctico en algunos blogs. Y eso que puse una nota avisando y todo… será que no han llegado a leerlo entero.

  16. KC
    9 noviembre, 2011 en 13:38

    En primer lugar, esta gente lo que ha hecho es colocar el nombramiento de la fuente una vez han visto que alguien se ha dado cuenta. Es decir, dicho en otras palabras más entendibles: les importaba una puta mierda de dónde proviniera el texto y quién lo hubiera escrito. Por tanto, ya empezamos mal, porque lo de la citación de fuentes se entiende que se debe colocar desde un primer momento (ya que lo otro es algo así como: yo pongo el artículo, quizás nadie se dé cuenta y en caso de que alguien se dé cuenta tan sólo tengo que poner la fuente), lo cual es lo más parecido a un burdo engaño cualquiera que a lo correcto. Y por supuesto, sólo un imbécil puede pensar que esta gentuza que rellena sus publicaciones con textos de otros no sabe que ese es el funcionamiento.

    En segundo lugar, y decir lo contrario suele ser argumentación de quién no tiene mucha idea sobre el tema, por supuesto que se están lucrando con el trabajo. Una publicación digital únicamente vive de lo que recibe en publicidad, a ver si nos enteramos de una puta vez. Cuando uno monta un diario, ya sea El País, el Mundo, o ElPasquín.com, lo que está haciendo es añadir unos textos a un soporte digital. Esos textos no generan dinero de por sí, sino que generan un valor que a su vez genera unas visitas, las cuales son las que interesan a la publicidad, que es la que pagará más o menos dependiendo de las visualizaciones directas o indirectas (pago por click, pago por impresión).

    Lo que hacen estos señores es rellenar su soporte digital con el texto de otros (es decir, cogen el valor que generan otros). Si se tratara de un blog personal en el que no hay nada más que el texto, sí sería legal, pero desde el momento que junto al texto se puede visualizar cierta publicidad (sea adsense o banner privados), se están lucrando. Ese periódico, tebeo o cómic se está lucrando cada vez que alguien llegue allí buscando algo referente a lo que pone el texto y se imprima/visualice/cliquee la publicidad.

    En el caso concreto, bueno, en este blog escriben sin tener que vivir de ello, pero ahora pongamos que se tratara de una revista tipo Muy Interesante. Allí deben pagar a redactores, lo cual genera un coste, esos redactores, a su vez, pierden tiempo buscando información válida y concrea, sintetizándola y elaborándola. ¿Qué es más fácil, copiar un texto y añadirlo como relleno -que es lo único que un soporte necesita- aunque no sea tuyo, o contratar varios redactores que te generen noticias o artículos? ¿Qué genera más empleo? ¿Qué nos interesa a todos desde un punto de vista socioecónomico, laboral y cultural?

    Lo único que daría validez legal es un convenio, contrato o pacto entre soportes para poder referenciarse, añadiendo links hipertextuales en cada texto “plagiado”.

    Tengo clarísimo que esto está ya perdido, y que nos esperan años de sombras, aunque también tengo claro que dentro de más años, cuando entendamos que el “nuevo modelo” no sabemos gestionarlo, y que cada vez está generando menos valor de todo tipo, los jueces acabarán por entenderlo.

    Lo contrario es no tener ni puta idea de cómo funciona nada, empezando por el trío Calavera (que en otro post ya dije quienes eran).

    Saludos.

  17. 9 noviembre, 2011 en 14:44

    KC, por la Gran Diosa, cálmate… Llevas razón, no había caído en que efectivamente sí que se están lucrando con la publicidad. Ya sabéis que yo soy penalista, no conozco en profundidad estos temas.

    Me he estado leyendo las leyes de derechos de autor argentinas, y curiosamente tienen una ley que protege los derechos de autor en el ciberespacio. Esta ley contempla como obras protegidas las obras literarias, los programas de computación, las bases de datos, las obras audiovisuales, las creaciones multimedia, las fotografías, los correos electrónicos, así como los derechos de los intérpretes y los productores de fonogramas, pero excluye literalmente los artículos de opinión, los cuales según la ley argentina no están sujetos a protección.

    Como la viñeta de Quino tiene copyright se han visto obligados a retirarla, porque sí es una obra protegida por el derecho de autor.

    Por lo tanto, lo único que se puede hacer es recomendarles que incluyan el nombre del autor y enlacen al blog, pero no podemos hacer nada más, porque la ley de su país, que es a la que ellos están sujetos en tanto que argentinos y residentes allá, les autoriza a hacer lo que han hecho. Ellos han entendido que, tal y como reza la ley, esto es un “artículo de interés general”, y como tal, no tiene derecho de autor.

    La única conclusión que se me ocurre, es que LCYSD comience a compilar sus artículos en volúmenes de ensayos, lo cual dotará a los artículos de la naturaleza de obra literaria, que registren la obra en la Oficina del Registro de Propiedad Intelectual, y a partir de ahí cualquier persona que haga uso de alguno de los artículos incluidos en los volúmenes se verá en la obligación de pedir permiso al autor antes de publicarlo. El trámite es muy sencillo, basta con llevar un par de copias de la obra y rellenar un formulario, y así se dotará a la obra de copyright.

  18. 9 noviembre, 2011 en 15:27

    Hola a todos, la verdad es que como Argentina me da verguenza, creo que si bien como ya sabéis, es un periódico local de la Provincia de Salta, sea lo que sea está mal y punto. Eso que dice Rhay de las leyes Argentinas podrá ser cierto pero la justicia Argentina está llena de impunidad, así que nada..
    Cuando me pasó algo similar a mí, todos Uds. me ayudaron así que desde mi lugar haré lo posible por ayudar en lo que fuera. La falta de ideas en estos tiempos genera estas crisis, sólo siento que haya sido en mi paìs.
    Puedo ayudar en algo??

  19. KC
    9 noviembre, 2011 en 17:32

    Entonces, según lo que me cuentas, sólo me queda pensar que el legislador argentino está gilipollas, porque es claramente una laguna jurídica por donde se escapa un mecanismo por el cual lo que se hace es tomar el trabajo y tiempo de otro para aprovecharse de él. Un artículo de opinión, como un reportaje de Muy Interesante, o de Quo o cualquier publicación relativamente seria, requieren costes, gastos, inversiones en personal, en tiempo y en trabajo mental (que son las cosas por las que alguien puede pedir un beneficio a cambio, si es que ha leído un poco de economía).

    Lo que no puede ser es que llegue un señor y que por no saber qué poner o por no tener tiempo coja el trabajo (tiempo) de alguien y “rellene” su soporte de contenido en el que no ha invertido nada y que además se lucre (no, hombre no, si quieres coger el trabajo de alguien, 1º pide permiso, 2º añade un enlace a su suporte para que también tenga visitas y 3º no tengas la cara de lucrarte poniendo anuncios).

    No puede ser que algo así se apoye en un criterio espacial -o geográfico-, porque esos son criterios que en un mundo globalizado no tienen ningún sentido. Debería haber hace ya tiempo una institución internacional que se encargara de estos temas, pero está claro que a los gilipollas que hacen las leyes no se les debe de haber ocurrido que al final las creaciones que esperan retorno, en cualquier país del mundo, irán siendo cada vez menores porque aparte de tener cada vez menos rendimientos, otros los tienen de la misma forma y haciendo mucho menos.

    Es economía básica. Cosa que debería aprender el Club Calatrava al que tanto le gusta hablar y tantas conferencias dan.

    Saludos.

  20. KC
    9 noviembre, 2011 en 17:48

    Antes de que me malinterprete alguien, voy a explicarme mejor:

    Cuando digo “no tengas la cara de lucrarte poniendo anuncios” quiero decir no con ese texto plagiado o no el en apartado donde esté alojado ese texto. La publicidad es totalmente necesaria si seguimos queriendo que todo sea relativamente gratis, y a mí me parece muy bien que haya siempre y cuando el trabajo sobre el que te bases sea tuyo y no de otros.

    Pero es que todo lo anterior a Google, por poner un ejemplo, se la sopla de canto porque van a cobrar igual.

    Saludos.

  21. 9 noviembre, 2011 en 18:54

    Con semejante eslogan deberían ir al Profeta, por plagiaros.

  22. J.M.
    9 noviembre, 2011 en 19:04

    Yo creo que no hace falta llevar la cosa más allá, aunque se agradece el ofrecimiento, Graciela.

    Tampoco creo que haga falta aclarar aun más nuestra opinión sobre el tema, pero por si acaso: nosotros queremos que nos reproduzcan los textos, los escribimos para eso. Lo hacemos por afición y con el afán de divulgar ciencia y pensamiento crítico, por lo que cuanto más se nos copie, mejor.

    Es más, somos partidarios de la libre circulación del conocimiento y la información, por lo que no solo no nos importa, sino que alentamos la distribución de cualquier texto de LCYD.

    Por ello, y como bien indica Rhay, nuestro copyleft autoriza a copiar, distribuir y transmitir nuestros textos, siempre que se cumplan tres condiciones:

    1. Reconocimiento (Attribution): En cualquier explotación de la obra autorizada por la licencia hará falta reconocer la autoría.

    2. No Comercial (Non commercial): La explotación de la obra queda limitada a usos no comerciales.

    3. Sin obras derivadas (No Derivate Works): La autorización para explotar la obra no incluye la transformación para crear una obra derivada.

    Es decir, citar a los autores, no ganar dinero con ellos y no modificarlos para componer otras obras escritas. Creemos que esto es, además de razonable, fácil de cumplir, y no cuesta un euro hacerlo.

    Por ello, lo que nos molesta no es que lo copien, sino que lo utilicen en un medio con fines lucrativos y ni siquiera se dignen a citar la fuente.

  23. Phosphoros
    9 noviembre, 2011 en 20:15

    Hola
    Cómo dice Gaby, yo también estoy con ustedes, pero en lo que también dice “Eso que dice Rhay de las leyes Argentinas podrá ser cierto pero la justicia Argentina está llena de impunidad, así que nada..”, tiene mucha razón.
    Saludos.

  24. 9 noviembre, 2011 en 22:55

    Pero eso no tiene nada que ver con la impunidad, es que simplemente la Ley de Derechos de Autor argentina no contempla este supuesto, nada más. Yo no voy a entrar en cómo funcionan mis colegas argentinos, lo único que he hecho es investigar el tema para ver si los derechos del blog habían sido vulnerados. Y no es el caso, porque el copyleft que usan permite la difusión. Eso no quita que no sean unos sinvergüenzas, claro está, porque si yo voy a colgar este artículo en mi blog, lo mínimo que debo hacer es citar la fuente y enlazarlo.

    KC, estoy de acuerdo contigo. El legislador argentino, como la mayoría de legisladores y juristas del mundo, son gilipollas. No vemos más allá de nuestras narices, y así le va al mundo. Las leyes son locales y no son de ámbito mundial porque hay fronteras. El día que vivamos en un mundo sin fronteras podremos diseñar una legislación global, pero mientras tanto cada país es soberano, y dicta sus leyes según considere como mejor para su pueblo. Los juristas y legisladores somos gilipollas, pero no somos malas personas (excepto Rodríguez Menéndez) y cuando aplicamos la ley, intentamos que sea con el mayor beneficio para nuestros semejantes. Esto no quita que estos tipos sean unos caradura y que la legislación argentina al respecto sea un coladero, pero si nos ponemos en ese plan, y hablando en puridad, ¿alguien del blog le ha pedido permiso a Quino para usar una viñeta suya? ¿O la cantidad de fotografías que se usan en todos los blogs, alguien pide permiso a los autores? ¿Le pido yo permiso al autor de una película o una canción cuando cuelgo un vídeo que está en Youtube? Creo que no. Está claro que ni este blog ni yo mismo nos lucramos usando este material, pero tampoco estamos pagando al autor por hacer uso de él sin su consentimiento. Como diría el doctor Hannibal Lecter, “Quid pro quo, Clarisse”.

  25. 9 noviembre, 2011 en 23:06

    KC :
    Un artículo de opinión, como un reportaje de Muy Interesante, o de Quo o cualquier publicación relativamente seria, requieren costes, gastos, inversiones en personal, en tiempo y en trabajo mental (que son las cosas por las que alguien puede pedir un beneficio a cambio, si es que ha leído un poco de economía). Saludos.

    No es lo mismo, porque los artículos de opinión no son objeto de protección en el ciberespacio, en cualquier otro soporte sí que están protegidos. Es decir, un artículo de opinión publicado en Muy Interesante está sujeto a derecho de copyright, y por tanto no puede ser copiado ni parcialmente ni en su totalidad, ni se puede obviar el nombre del autor, ni se puede comerciar con él sin consentimiento del autor. Es decir, lo que la legislación argentina viene a decir es que cualquier artículo publicado en cualquier medio convencional está sujeto a protección, mientras que un artículo publicado en un blog no. Esto es un vacío legal propio de la carcundia de que adolece el Derecho en general, y probablemente con el paso del tiempo se terminará regulando.

  26. 9 noviembre, 2011 en 23:55

    Da vergüenza tener semejantes lacras de compatriotas. Ese medio es un desastre, ya en su momento les mandé un par de mensajes criticando las cosas que publican. Al parecer lo de copiar lo tienen muy asimilado, y le copian a cualquiera sin ningún criterio, con mirar por encima los demás “artículos” que tienen publicados alcanza para verlo.

  27. KC
    10 noviembre, 2011 en 14:13

    Rhay, yo también soy jurista y sé perfectamente distinguir un gilipollas de quien no lo es. Y una gran parte de legisladores, sean juristas o no, son rematadamente gilipollas, al igual que catedráticos en Derecho que preferiría no haber conocido porque me dan vergüenza ajena.

    Las leyes son locales y no son de ámbito mundial porque hay fronteras. El día que vivamos en un mundo sin fronteras podremos diseñar una legislación global, pero mientras tanto cada país es soberano, y dicta sus leyes según considere como mejor para su pueblo.

    Que la jurisdicción tenga unas fronteras soberanas no tiene por qué implicar que no pueda modificarse mediante convenios, como pasa con las extradiciones y demás. Lo que no puede ser, por ejemplo, es que una sociedad radicada en Belice o San Quintín monte un negocio por Internet que compita con otros directamente mediante unas reglas diversas. Por poner otro ejemplo de barbaridad jurídica para el contexto actual que manejamos. Y si no me remito a un artículo que escribí sobre paraísos fiscales en 2009 y de los que ahora parece que la gente se eche las manos a la cabeza.

    Tampoco creo que haga falta aclarar aun más nuestra opinión sobre el tema, pero por si acaso: nosotros queremos que nos reproduzcan los textos, los escribimos para eso. Lo hacemos por afición y con el afán de divulgar ciencia y pensamiento crítico, por lo que cuanto más se nos copie, mejor.

    Claro, JM, pero eso no significa que vosotros seáis más guays y los de Muy Interesante unos egoístas que solo escriben por dinero. La cuestión es que con este tema algunos han dicho tantas gilipolleces (Club Calatrava) que ahora la generalidad de la gente lo mezcla todo.

    La donación tiene un concepto de voluntariedad que lo debe elegir su creador, no otro. Y una cosa es una reproducción válida y consensuada, y otra una chapucera e ilegal que claramente tiene como objetivo, no la extensión del contenido de la misma, sino el lucro propio mediante ahorro de gastos e inversiones de otro tipo.

    Saludos.

  28. 10 noviembre, 2011 en 15:31

    En la licencia de creative commons, dice, en cuanto a attribution, que la persona debe atribuir la obra de la manera especificada por el autor. De modo que, con que ustedes aclaren en el widget que quieren que se mencione al autor y la fuente, al momento de copiar, ya se salvan de eventuales plagios.
    Y en cuanto al uso no comercial, si fuera a un juicio, yo podría decir que el diario ha hecho, efectivamente, uso comercial de la obra de ustedes, en tanto la han publicado en un medio donde hay publicidades… Si alguien lee su artículo de ese diario, y hace clic en una publicidad que allí hay…, ya hay uso con fines comerciales.
    Finalmente, les recomendaría que coloquen al pie de cada escrito la licencia… Muchos ni miran la sidebar.
    Saludos.

    Pdta: Argentina reconoce a creative commons (de hecho, hasta la página de la presidencia lo usa)

  29. 10 noviembre, 2011 en 17:01

    Panda de VAGOS, los del intransigente

    Saludos!

  30. Pachu
    11 noviembre, 2011 en 15:35

    Mis disculpas como argentino, igual te aviso se sabe de tesis de harvard que fueron plagios de internet, tan mal no te sientas 😀

  31. 11 noviembre, 2011 en 19:49

    yo también he publicado este artículo en mi blog, pero con el enlace y no me parece que hace falta permiso especial ,,, lo más importante poner la fuente original … si no la ponen: sera caso de robar!

    aquí teneís el artículo pero traducido al árabe:
    http://ateismoespanarab.blogspot.com/2011/11/cinco-razones-por-las-que-convendria.html

    y falta decirme que traducía docenas de artículos de este blog .. gracias del corazón!

  1. No trackbacks yet.
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: