Inicio > Ciencias Sociales > Historia de la homosexualidad contada para fundamentalistas (1ª parte)

Historia de la homosexualidad contada para fundamentalistas (1ª parte)

14 noviembre, 2011

Por Rhay

Iniciamos la pulbicación de un extenso artículo sobre la historia de la homosexualidad que hemos preferido dividir en varias entradas, lo que permitirá ir comentando y discutiendo cada parte de manera más amplia. Hoy iniciamos con la primera parte: “Definición, orígenes y edad de oro”.  Esperamos que os resulte interesante.

1.      Definición de la homosexualidad.

La homosexualidad (del griego μο, homo «igual», y del latín sexus «sexo») es una orientación sexual y se define como la interacción o atracción sexual, afectiva, emocional y sentimental hacia individuos del mismo sexo. Etimológicamente, la palabra homosexual es un híbrido del griego homós (que en realidad significa «igual» y no, como podría creerse, derivado del sustantivo latino homo, «hombre») y del adjetivo latino sexualis, lo que sugiere una relación sentimental y sexual entre personas del mismo sexo, incluido el lesbianismo.

Richard Freiherr von Krafft-Ebing, autor de Psychopathia Sexualis (1886), con su esposa Maria Luise

Richard Freiherr von Krafft-Ebing, autor de Psychopathia Sexualis (1886), con su esposa Maria Luise

A pesar de que el término gay (que en inglés anticuado significa “alegre”) suele emplearse para referirse a los hombres homosexuales y el término lesbiana para referirse a las mujeres homosexuales, gay es un adjetivo o sustantivo que identifica a las personas homosexuales sin importar su género. El término homosexual fue empleado por primera vez en 1869 por Karl-Maria Kertbeny, pero fue el libro Psychopathia Sexualis de Richard Freiherr von Krafft-Ebing el que popularizó el concepto en 1886.

Desde entonces, la homosexualidad ha admitido miles de definiciones, desde las más fundamentalistas en donde se presentaba como una perversión, hasta las más “piadosas” que lo veían como una maldición aberrante.

2.      Orígenes: Edad Antigua.

Al hablar de la antigüedad hay que tener en cuenta que no se puede aplicar el concepto actual que tenemos de la homosexualidad, sino más bien de “prácticas homosexuales”, ya que lo más corriente era la bisexualidad. En épocas antiguas el matrimonio no sólo se veía como una institución basada en el amor y el apoyo emocional, sino también como una forma de obtener beneficios materiales, ora patrimonio, ora poder militar, por lo que el matrimonio era una obligación y la homosexualidad exclusiva un lujo al alcance de muy pocos.

Ya en Mesopotamia se describen relaciones sexuales entre hombre o bien con jóvenes durante el período sumerio (3000 a.C.), y la existencia de unos sacerdotes-cantores llamados assinu que significaba literalmente ‘hombre útero’, lo que se interpreta como homosexual. En Babilonia (2100-560 a.C.), la homosexualidad se consideraba algo corriente y no se condenaba, llegando a aparecer en obras como Gilgamesh, en donde el héroe mantiene una relación homoerótica con su compañero Enkidu. Había cierta conexión entre prácticas sexuales (también homosexuales) y religión. Hay constancia de que algunos sacerdotes de Ishtar eran homosexuales y que participaban bailando travestidos en determinados ritos. En algunos templos babilónicos existía prostitución masculina sagrada, similar a la ejercida en la India hasta la época moderna, aunque el resto de la prostitución masculina no estaba bien vista.

En cambio, los vecinos asirios eran totalmente intolerantes con la homosexualidad masculina. Durante el reinado de Tiglapileser I en el período medio del imperio (s. XII a.C.) se llegaba a condenar esta práctica con la castración, según lo encontrado en una tablilla con la siguiente ley: “Si un hombre sodomiza a su compañero y los jueces lo encuentran culpable, lo sodomizarán a él y lo convertirán en eunuco”. Sin embargo, el Código de Hammurabi (1770 a.C.) menciona a las salzikrum (‘hijas-varón’) que podían tomar una o varias esposas y tenían derechos de herencia y de propiedad semejantes a los hombres.

Nianjjnum y Jnumhotep

Nianjjnum y Jnumhotep

En el antiguo Egipto las referencias a la homosexualidad son escasas y bastante ambiguas, aunque se conservan algunos retazos que nos indican que la sociedad egipcia conocía el concepto de sexo entre dos hombres. Así en una mastaba situada en Saqqara datada en el 2400 a.C. y perteneciente a Nianjjnum y Jnumhotep, dos altos funcionarios reales del faraón Nyuserra de la V Dinastía, aparecieron imágenes de ambos abrazándose en situaciones muy similares a las habituales de los matrimonios heterosexuales encontradas en otras tumbas del mismo período. Aunque la referencia más explícita a la homosexualidad en Egipto se da en los mitos de Seht y Horus. La leyenda cuenta cómo Seth dominaba el Alto Egipto, mientras que su sobrino Horus dominaba el Bajo Egipto, lo que personifica la separación de ambos reinos durante el período predinástico. Seth trató de violar a Horus en el Nilo, transformándose en hipopótamos. En la lucha, Seth le sacó un ojo a Horus, y éste cortó el pene de Seth. Al final, la intervención de Tot, dios de la sabiduría, hizo que se reconciliaran. Esta legendaria lucha sexual y posterior reconciliación es interpretada por los historiadores como la unificación de los dos reinos en el 3000 a.C. Tras la unificación la pareja de dioses se solía representar como el símbolo de la unificación, aunque con ciertas connotaciones ambiguas. Otro relato cuenta como Seth intentó “deshonrar” a Horus. Seth violó penetrando analmente a Horus y fue a llamar a los jueces para que dieran constancia del hecho. Pero Horus había recogido el semen de Seth por consejo de su madre, Isis, que lo puso en una lechuga, la comida favorita de Seth, y éste se lo comió sin darse cuenta. Cuando los jueces invocaron al semen para comprobar la fecundación, todos se sorprendieron al oírlo contestar desde el estómago de Seth, siendo éste el deshonrado y no Horus. El relato no revela la consideración que la sociedad egipcia tenía de la homosexualidad, ni aclara si la deshonra viene del hecho de ser violado por ejercer el rol pasivo o por practicar sexo con otro igual, pero deja claro que la sociedad egipcia conocía el concepto de sexo entre hombres.

3.      La Edad de Oro: Grecia y Roma.

Los primeros documentos escritos que aparecieron detallando prácticas homosexuales en la antigüedad provienen de Grecia. En Grecia la pederastia homosexual masculina era una práctica muy arraigada. Tal práctica no sustituía al matrimonio heterosexual, sino que lo complementaba, tanto antes como durante éste. No era frecuente que los hombres adultos tuvieran relaciones entre sí, aunque había excepciones, como el caso de Alejandro Magno. Lo habitual era que un hombre (erastés) se uniera a un chico joven (erómero). Generalmente la relación comenzaba cuando el amante adulto entraba en la veintena y el chico entraba en la pubertad, manteniéndose hasta que el erastés alcanzaba la treintena y se casaba, aunque podía mantenerse indefinidamente o acabar antes. Esta relación no sólo era sexual, sino que el erastés adquiría un estatus jurídico de tutor, y era responsable de la educación y el entrenamiento militar del muchacho. La pederastia era una práctica principalmente de la clase aristocrática mediante la cual las clases altas transmitían sus valores. Por ser una práctica tan común, la mayoría de personajes históricos griegos mantuvieron relaciones homosexuales a lo largo de sus vidas.

Un joven desnudo toca el aulos para el comensal de un banquete. Copa roja ática, pintor de Eveón, 460-450 a. C.

Un joven desnudo toca el aulos para el comensal de un banquete. Copa roja ática, pintor de Eveón, 460-450 a. C.

Aunque en menor cantidad, también hay registros de lesbianismo, sobre todo recogidos en los cantos de la poetisa Safo y en los ritos de las bacantes. La mujer que practicaba la homosexualidad femenina se la conocía como “tríbada” (del griego “tribo”, frotar). También en Esparta existía una relación pederasta similar a la masculina para las mujeres. En el culto a la diosa Cibeles (en Grecia y Frigia) había hombres que se castraban y a partir de ese momento tomaban la vestimenta y el papel femenino.

En la Antigua Grecia no se concebía la orientación sexual como identificador social, cosa que sí se ha hecho en las sociedades occidentales en el último siglo. La sociedad griega no distinguía el deseo o comportamiento sexual por el sexo biológico de quienes participaran, sino por cuánto se adaptaba dicho deseo o comportamiento a las normas sociales. Estas normas se basaban en el género, la edad y el estatus social. Algunos estudios indican que existía una marcada polarización entre los roles activo y pasivo, de tal manera que se entendía como un acto “masculino” el papel del que penetraba y un acto “femenino” el del que era penetrado. Así, estaba bien visto que un aristócrata ejerciera el rol activo con las clases socialmente inferiores (jóvenes, mujeres, extranjeros, esclavos y prostitutos), mientras que era motivo de vergüenza que un aristócrata adulto se dejara penetrar. Otros estudios, sin embargo, apuntan a que las relaciones homosexuales serían amorosas, cariñosas y afectivas, argumentando que dichas relaciones eran centrales en la historia griega y la guerra, la política, el arte, la literatura y la educación.

La consideración de la homosexualidad en Roma varió ostensiblemente a lo largo del tiempo. En época de la República, la homosexualidad estaba penada incluso con la muerte mediante la Lex Scantinia, la cual la consideraba una conducta desviada de los griegos. En la primera época del Imperio se convirtió en una conducta totalmente aceptada, practicada incluso por los emperadores, tal y como recoge Suetonio en su obra “La vida de los doce césares”, en donde cita que once de ellos (incluido Julio César, a quien se le conocía como “el marido de todas las romanas y la mujer de todos los romanos”) habían tenido relaciones homosexuales. También emperadores posteriores como Trajano, Adriano y Heliogábalo tuvieron estas tendencias, entre otros personajes. La forma de relación homosexual más habitual en Roma era aquella en que el amo tomaba el papel activo sobre un esclavo. También hay numerosos registros de prostitución masculina.

Nerón es el primer emperador que se une en matrimonio homosexual

Nerón fue el primer emperador que se unió en matrimonio homosexual

Durante el imperio romano se produjeron los primeros casos de matrimonio entre dos hombres. El emperador Nerón se casó con tres hombres sucesivamente, y con dos mujeres. Se realizaron sin que se produjera ninguna reforma legal o institucional debido a que entre los romanos el matrimonio era un contrato privado entre particulares en el que no intervenía el estado. De hecho, en el siglo I d.C. tanto Suetonio como Tácito hablan de los matrimonios entre hombres sin trabas, e incluso Suetonio condena que el emperador Claudio (único de los doce césares interesado exclusivamente en mujeres) no siguiera la tradición de sus antecesores.

Existen numerosos ejemplos de literatura lírica ensalzando el amor y las relaciones homoeróticas. Los poetas latinos de la época dan por hecho que todos los hombres sienten deseo homosexual en algún que otro momento de sus vidas. Catulo, Horacio, Virgilio u Ovidio dan prueba de esto en numerosas obras. Petronio, en el “Satiricón”, describe la sociedad imperial y sus costumbres, y en ellas alude habitualmente a las prácticas homosexuales. De hecho, el protagonista de su obra tiene una novia y un novio. También Marcial ensalza las relaciones homosexuales como algo más que sexo, sino como muestra de amor por el amante.

La práctica de la homosexualidad tiene su cénit con el emperador Adriano, de origen hispano y helenófilo, el cual mantuvo una relación amorosa con el joven griego Antínoo. A la muerte de éste, Adriano hizo edificar numerosos templos en su honor en Bitinia, Matineia y Atenas, en incluso le dedicó una ciudad, Antinoópolis.

Cabe destacar también al emperador Heliogábalo, el cual escandalizó a la sociedad del siglo III al casarse sucesivamente con dos hombres, vestido él de mujer, adoptando así explícitamente el papel pasivo de la relación. Son múltiples las anécdotas de su comportamiento lascivo, y los soldados de su guardia personal eran conocidos como “los rabos de burro”, por ser reclutados en las termas entre los más dotados.

El también emperador del siglo III Felipe el Árabe, aunque se cree que fue el primer emperador cristiano, era conocido por su gusto por los jovencitos.

Aunque fue la norma en Grecia y en Roma que el erómeros fuera el pasivo, y el erastés el activo, existen numerosas referencias de muchos hombres mayores que preferían el rol pasivo. Marcial, por ejemplo, describe el caso de un hombre mayor pasivo que dejaba a su esclavo ocupar el rol de activo. Existían muchos prejuicios contra los pasivos, ya que en Roma se consideraba que sólo el activo disfrutaba de la relación sexual. En general, el papel pasivo se identificaba con el femenino, que en una sociedad patriarcal como la romana era bajísimo.

Busto de Heliogábalo, de los Museos Capitolinos

Busto de Heliogábalo, de los Museos Capitolinos

Hay citas sobre el gusto hacia varones que no eran adolescentes. Suetonio afirma que el emperador Galba se derretía por los hombres musculosos y experimentados.

Además de las repetidas menciones al sexo anal, también hay muchas evidencias de que el sexo oral era muy frecuente. Así, en un grafito de Pompeya se puede leer literalmente “Segundo es un chupapollas muy habilidoso”, lo cual no deja lugar a la interpretación.

A diferencia de la antigua Grecia, en Roma un pene grande era considerado un signo de atractivo y masculinidad importante, a imagen del dios de la fertilidad Príapo. Petronio describe con admiración cómo un hombre con un pene enorme en un baño público buscaba encuentros excitado. Muchos emperadores romanos son satirizados por rodearse de hombres con grandes órganos sexuales.

Hay unos pocos indicios de que algo parecido a una subcultura homosexual estaba ya empezando a desarrollarse en la antigua Roma, aunque ciertamente no es comparable con la moderna subcultura. En Roma alrededor del 200 d.C. había una calzada donde se reunían los prostitutos masculinos, especializándose en los papeles de activo y pasivo.

Había hombres que buscaban marineros en las proximidades del distrito cercano al Tíber. Los baños públicos también son referidos como lugares para encontrar compañeros sexuales. Juvenal señala que allí los hombres se rascaban la cabeza con un dedo para identificarse ante los demás.

El color verde fue durante siglos un código para los homosexuales. A los hombres afeminados se les llamaba galbinati, precisamente por su supuesta afición por el color verde.

Dos hombres y una mujer en un fresco de Pompeya.

Dos hombres y una mujer en un fresco de Pompeya.

La sociedad romana era muy machista y rechazaba cualquier actividad de la mujer fuera del papel de esposa y madre, por lo que debió existir en secreto. En el siglo I d. C. hay una gran cantidad de referencias a la posibilidad de la homosexualidad femenina. Ovidio llega a negar la posibilidad de que tal cosa exista. Hay citas posteriores muy hostiles hacia estas prácticas, tanto que mencionan el asesinato de una mujer a manos de su marido. Marcial mismo, que se jacta de practicar relaciones con chicos, tiene una opinión muy negativa del amor lésbico.

Se ha encontrado una prueba de su existencia durante el imperio, en Egipto, un hechizo de amor en griego redactado claramente por una mujer, llamada Sarapias, con el propósito de ganar el corazón de otra mujer, Herais. Lo que podría suponer que, fuera de Roma, en las provincias con influencia griega no fuera visto tan negativamente.

La aceptación social de la homosexualidad comenzó a decaer desde mediados de la época imperial hasta que con la llegada del cristianismo el emperador Teodosio I en el año 390 de nuestra era la volvió a condenar con la pena de muerte. La misma legislación mantuvo Justiniano I desde el año 538 d.C. hasta la caída de Constantinopla en el año 1453.

Próximo capítulo: El lejano Oriente, la llegada del Cristianismo, la Edad Media y la América Precolombina.


  1. azthor
    14 noviembre, 2011 en 6:51

    Esperare con ansias la siguiente entrada.

  2. Phosphoros
    14 noviembre, 2011 en 7:19

    Hola
    ¡¡¡Excelente esta Iª Parte!!!…Acá les mando algo de la “sabiduría” de Dawlin Ureña.
    http://antesdelfin.com/homosexualidadherencia.html
    Sin palabras.
    Saludos.

  3. 14 noviembre, 2011 en 9:43

    Estupenda entrada, Rhay. Muy clara y entretenida. Con respecto a la homosexualidad en la epoca de Julio Cesar, hay que recordar que una de las armas con las que le atacaron sus enemigos politicos fue el rumor de que habia sido amante del rey de Bitinia, aunque no estoy seguro de si era por la relacion en si, o porque le atribuian el rol pasivo en la relacion.

  4. 14 noviembre, 2011 en 10:03

    Interesantísima entrada, y muy documentada. Desde luego que esta información no me la dieron en las clases de Historia y es Historia que todo el mundo debería conocer.

  5. César
    14 noviembre, 2011 en 10:35

    Es muy interesante, pero me gustaría profundizar en el tema de las causas del rechazo o la aceptación o tolerancia de la sociedad hacia la homosexualidad en la historia, sobre lo cual no sé si habrá suficiente documentación. ¿Eran simples prejuicios culturales o religiosos, tenían una razón social dada la estructura familiar o los roles sociales del hombre y la mujer? ¿Había alguna razón práctica detrás de la moralidad? Tipo, pues lo árabes tienen prohibido comer cerdo pero en aquella época y situación podia tener sentido por ciertas enfermedades que podían transmitirse por comer cerdo.

  6. 14 noviembre, 2011 en 11:31

    Muy buen artículo, pero voy a hacer un inciso: los griegos no practicaban la pederastia sino la efebofilia, su relación era con personas con desarrollo sexual, lo que hoy en día llamaríamos un adolescente. La pedofilia estaba condenada como delito, creo que incluso con pena de muerte. No es lo mismo.

  7. Jon
    14 noviembre, 2011 en 11:49

    Interesante artículo.
    Lo que más llama la atención para alguien como yo que desconoce tanto sobre este tema es que a lo largo de la historia la visión o concepto de la homosexualidad ha ido variando radicalmente en función de épocas y civilizaciones.

    Echando una corta mirada hacia atrás uno tiende a pensar que la evolución o paso desde la prohibición y castigo hasta la normalización es progresiva, pero nada más lejos de la realidad.

    Esto me demuestra lo importante que es conocer la historia para entender la realidad que nos rodea y liberarse de prejuicios basados en la estrechez de miras.

    Espero ansioso las próximas entradas, especialmente las relacionadas con la homosexualidad desde el punto de vista científico.

    Saludos.

  8. David D
    14 noviembre, 2011 en 12:50

    ¡Pero bueno Rhay! ¡Qué nos has hecho! Yo que me sentía tan original, distinto y moderno ahora me siento más clásico que un botijo, ordinario cual penca o cardo en cocido madrileño. Ésto se está tornando en tragedia Griega. Si es que ya no se puede ser original ¿Tendré que hacerme heterosexual para volver a sentir la modernidad y el ser parte de una minoría? ¡Oh porca miseria!!!
    ¿Pensais que si me cambio de sexo (al femenino) para hacerme lesbiana, luego me convierto al Judaismo Ortodoxo y milito en algún partido de Ultra Derecha tendré alguna posibilidad de sentir de nuevo las mieles del rechazo social?
    (Cinismo Gay Mode ON) (Ya que soy Gay me tomo algunas libertades con el humor ¿Ok?)

  9. 14 noviembre, 2011 en 13:11

    Atlante, los conceptos “pedofilia” y “efebofilia” son conceptos del siglo XX. Hay ciertos conceptos que han perdido su significado original a lo largo de la Historia, por lo que recomiendo que se mire con ojos de “arqueólogo”, si se quiere. Por ejemplo, la palabra “pederasta”, que hoy sirve para definir a un violador de niños, en realidad viene de la raíz παιδ- (παιδός, “niño” o sobre todo “muchacho”) y la palabra ἐραστής (“amante”). De hecho, de esta misma palabra deriva “erotismo”. Por lo tanto παιδἐραστής (literalmente, “pederasta”) se refiere al amor entre muchachos y maduros, no a la violación de un niño por parte de un adulto. Lo que estaba penado con cárcel e incluso con la muerte (sobre todo en Esparta) era aprovecharte sexualmente de los menores de trece años, sobre todo si los habías penetrado analmente, cosa muy mal vista en la mayoría de ciudades-estado griegas, pero la pederastia tal y como ocurría en Grecia, con la asignación del erastés como tutor e instructor, tiene su origen en los antiguos ritos de iniciación a la edad adulta indoeuropeos, en donde el despertar sexual implicaba el abandono de la niñez. Es más, en los matrimonios heterosexuales había el mismo grado de separación de edad: el marido estaba en la treintena, y la mujer entre los 13 y los 18 años…

    Lo que quiero decir con esto es que tenemos que mirar las cosas tal y como ocurrieron, y no con la visión contemporánea. Está claro que un pederasta hoy en día es un criminal, pero si hubiéramos vivido en aquella época muchos de nosotros, que pasamos la treintena, habríamos tenido amantes adolescentes masculinos durante muchos años, y estaríamos haciendo algo socialmente bien visto.

  10. 14 noviembre, 2011 en 13:23

    Javi :
    Estupenda entrada, Rhay. Muy clara y entretenida. Con respecto a la homosexualidad en la epoca de Julio Cesar, hay que recordar que una de las armas con las que le atacaron sus enemigos politicos fue el rumor de que habia sido amante del rey de Bitinia, aunque no estoy seguro de si era por la relacion en si, o porque le atribuian el rol pasivo en la relacion.

    Efectivamente, Javi. El rumor consistía en que Julio César había sido la “concubina” del rey Nicomedes IV de Bitinia, que encima no era ni ciudadano romano, y de ahí que le llamaran “la reina de Bitinia”. Julio César desmintió toda su vida que hubiera sido el amante pasivo de Nicomedes, pero los textos de la época nos dicen otra cosa.

  11. 14 noviembre, 2011 en 13:35

    César :
    ¿Eran simples prejuicios culturales o religiosos, tenían una razón social dada la estructura familiar o los roles sociales del hombre y la mujer? ¿Había alguna razón práctica detrás de la moralidad?

    Bueno, se cree que en Creta, y después en toda Grecia, la homosexualidad surgió como un método de control de la natalidad, retrasando la edad matrimonial de los hombres hasta los 30 años. Hay que tener en cuenta que la pederastia la introducen los dorios sobre el 1200 a.C. en todo el Peloponeso y las islas cercanas, y atiende también a ese rito de iniciación a la edad adulta que te comentaba antes.

    En cualquier caso, justo hasta la llegada del cristianismo, todas las religiones (incluidas el judaísmo y el mithraísmo, raíces posteriores del cristianismo) habían tenido dioses o héroes que habían tenido amantes masculinos. Gilgamesh, Horus, Zeus, Júpiter, el rey David… y por tanto la homosexualidad estaba muy ligada a las prácticas religiosas. Es decir, se entendía la homosexualidad como un acto divino al que podían acceder los hombres (y digo hombres, porque las mujeres en aquella época eran poco más que ganado), ya que como no tenía fin reproductivo, era la forma más elevada de amor y placer que existía. De hecho, los orígenes de la prostitución masculina está en los templos.

  12. condimento
    14 noviembre, 2011 en 13:42

    Y entonces llegó el monoteísmo y se cargó la evolución humana.
    Como en la biblia se permite la esclavitud, la homofobia y la condición de meras criadas de las mujeres, la inercia social se fue retardando hasta que llegaron los derechos civiles dos milenios después.

    Si vas a seguir Rhay con la Nueva Era va a ser como para ponerse a temblar con el desenlace 😦

  13. 14 noviembre, 2011 en 13:45

    Insisto un poco más en el mismo tema. El caso es que su moral al respecto no era muy distinta a la nuestra, lo único es que ellos a partir de los 13 años consideraban a las personas adultas y nosotros hemos metido por medio la adolescencia. Condenaban a los que tenían relaciones sexuales con niños prepúberes y no lo hacían si ya eran púberes (unos 13 años), igual que nosotros: estrictamente hablando un pedófilo no es el que está con una menor de edad, que no es una edad determinada por razones sexuales, sino el que está con un menor de 13 años. La edad de consentimiento sexual en España y en muchos países es de 13-14 años, y en muy pocos países esta edad no es bastante menor que la de la mayoría de edad. Por lo que su aplicación de la ley en realidad no distaba mucho de la nuestra al respecto. Lo que pasa es que aunque no esté penado actualmente no está muy bien visto ver a un cuarentón con una quinceañera, esa es la diferencia, la opinión social, pero en cuanto al aspecto legal no hay tal diferencia, por eso no me parece correcto llamarlos pedófilos, da una impresión errónea, te imaginas a los griegos con niños cuando no era así.

  14. 14 noviembre, 2011 en 14:04

    Claro, Atlante, pero es que no podemos aplicar la definición de “pedofilia” que tenemos en el siglo XXI a lo que se practicaba en Grecia. Para nosotros, un ser humano lo es desde su concepción, mientras que para los griegos, no se adquiría el estatus de “hombre” hasta la pubertad. Es decir, hasta que no despertabas a la edad sexual, no eras considerado un ser humano, y por este mismo motivo las mujeres no tenían el mismo estatus que los hombres, sino que eran meros aparatos reproductivos. El amor era algo reservado a los hombres, nada más.

    El error viene de la siguiente interpretación: en Grecia, “muchacho” se decía “paidos” o “paidnos”, pero había otra palabra que se refería a los niños menores de 7 años, que era “paidíon”. La raíz es la misma, y por eso se ha interpretado la palabra “paidofilía” como sexo con niños, cuando en realidad es “amor por los muchachos”. Efectivamente, en el sentido actual, los griegos son efebófilos, no son pedófilos, y si me apuras ni eso siquiera, porque la legislación griega permitía que las niñas se pudieran casar con 13 años. Pero si usamos las mismas palabras con las que ellos se definían, tenemos que decir que los hombres griegos eran pederastas.

  15. 14 noviembre, 2011 en 14:07

    Asunto aclarado. Con ganas de leer la segunda entrega.

  16. KC
    14 noviembre, 2011 en 14:10

    http://bit.ly/17Xc6m

    Curiosamente, en algunos países la edad legal es diferente según sea masculino o femenino. Y en otros se retrasa la legalidad para mantener relaciones homosexuales (supongo que la explicación es que así quizás “se lo piensen mejor”).

    Por cierto, algo bastante curioso es que uno de los Estados donde la edad que se requiere para tener sexo es menor es………………………………………………………..

    http://bit.ly/sd4WS6

    Cosas totalmente lógicas…

    Saludos.

  17. KC
    14 noviembre, 2011 en 14:13

    Otra de las conclusiones es que es justamente en los países “más cultivados” donde casualmente consideran ilegal la homosexualidad (hay que echar un simple vistazo a la lista para corroborarlo).

    Saludos.

  18. 14 noviembre, 2011 en 15:05

    Phosphoros :
    Hola
    ¡¡¡Excelente esta Iª Parte!!!…Acá les mando algo de la “sabiduría” de Dawlin Ureña.
    http://antesdelfin.com/homosexualidadherencia.html
    Sin palabras.
    Saludos.

    En el último capítulo me refiero a gentes como este tipo, Phos, así que no entraré por el momento en mis apreciaciones respecto de este “hinteleztual”. Sólo diré que la Biblia recoge la historia de Sodoma… pero también la historia de amor del rey David con Jonatán, hijo del rey Saúl. Y quien quiera comprobarlo, sólo tiene que ir al Libro de Samuel para comprobarlo.

    KC, yo no estoy completamente de acuerdo contigo. Yo considero que civilizaciones como la griega, la babilónica o la romana son civilizaciones muy cultivadas, en donde la homosexualidad no era un problema legal, sino moral, y en según qué situaciones. La criminalización generalizada de la homosexualidad viene con el cristianismo y la implantación de una religión monoteísta que se basaba en el miedo al castigo eterno para acatar sus normas.

    Cuando estén publicados todos los capítulos se entenderá mejor el trato dado a la homosexualidad por las diferentes civilizaciones y culturas.

  19. 14 noviembre, 2011 en 16:16

    Excelente artículo, gracias Rhay =D
    …espero a leer pronto las siguientes partes!

    Phosphoros :
    Hola
    ¡¡¡Excelente esta Iª Parte!!!…Acá les mando algo de la “sabiduría” de Dawlin Ureña.
    http://antesdelfin.com/homosexualidadherencia.html
    Sin palabras.
    Saludos.

    Para ser sincero, no pude leer tanta “sabiduría” junta, aguanté como 3 párrafos no más. Concuerdo con Selfish y Jon en que esta parte de la Historia debería ser contada y divulgada, para evitar prejuicios basados en ignorancia y estrechez de miras.

    Saludos!

  20. Uri
    14 noviembre, 2011 en 17:04

    Una curiosidad: Igual que en el ingles, en cataln gai significa alegre siendo gaia su femenino. Como anecdota, en Els Jocs Florals (Juegos Florales) que son un concurso literario los dos premios mas importantes son ne “Gaia Ciencia” y “Gai saber” (Alegre ciencia y alegre saber). Y comentar que en alguna ocasion alguno de los premiados no se lo tomo muy bien porque confundio los terminos.

    En cuanto a la biblia i Sodoma.
    ¿Porque existen sodomitas y no gomorritas?
    ¿Porque Gomorra ha sido injustamente excluida de las cronicas?

    En cuanto al articulo muy bueno.
    Y por cierto biene a respaldar la idea de que el orden social establecido asi como la moral religiosa que hubiere y la vision que tuvieran sobre la homosexualidad hace variar la practica. Como bien hemos visto, en una cierta clase social griega un hombre que jamas hubiese tenido una relacion homosexual era poco corriente.
    Asi pues se comprende que en el punto de vista de la homosexualidad se puede considerar una edad de oro porque estaba visto como algo corriente y normal, o sea, nada extraordinario ni fuera de lo comun.
    Evidentemente que hoy dia y en este pais las situacion legal esta a años luz de la de entonces. Pero en cuanto a aceptacion del hecho es esta epoca la que esta a años luz de aquells.
    Aun cuando pueda parecer que las relaciones homosexuales de aquella epoca estaban sujetas a consideraciones impensables hoy, los cierto es que ya Rhay explica en el articulo que las relaciones homosexuales estaban sujetas a las mismas consideraciones que las heterosexuales. Esto es, una de las dos partes a de considerarse femenina y por ende inferior o impura o menos noble. Pero en ese sentido no habia diferencia con las relaciones heterosexuales.Asi que estrictamente en lo tocante a la discriminacion de un tipo sobre la otra, no existia.

    A mi al menos no me cuesta imaginar una union de las dos realidades. Estos es: La legalidad de la homosexualidad y la igualdad de sexos y concepcion del sexo y relaciones actuales, junto con la aceptacion del hecho homosexual de los griegos.
    Mi conclusion es que se repetiria el hecho griego. La homosexualidad seria bastante corriente y las relaciones bisexuales bastante generalizadas.

    Porque en ese sentido el contexto social lo es todo, o casi todo.

  21. Phosphoros
    14 noviembre, 2011 en 17:41

    Hola Rhay
    Vos decís “La criminalización generalizada de la homosexualidad viene con el cristianismo y la implantación de una religión monoteísta que se basaba en el miedo al castigo eterno para acatar sus normas”…Estoy 100% de Acuerdo.
    Saludos.

  22. Rata de Cloaca
    14 noviembre, 2011 en 18:46

    ¡¡Hostias!! Aparece por aqui algo del licenciado y triministro Ureña. La sabiduria de este tio daría para llenar varios libros de bocarranas. Yo buscaria alguna, pero es que ultimamente aprecio mi salud mental en lo poco que vale, aunque hace unos años tuve un episodio de masoquismo y hasta posteaba en su foro y todo. Encima el tipo es un ególatra de tomo y lomo, y en cuanto le llevas la contraria te echa de su foro.

  23. KC
    14 noviembre, 2011 en 19:41

    Rhay :

    KC, yo no estoy completamente de acuerdo contigo. Yo considero que civilizaciones como la griega, la babilónica o la romana son civilizaciones muy cultivadas, en donde la homosexualidad no era un problema legal, sino moral, y en según qué situaciones. La criminalización generalizada de la homosexualidad viene con el cristianismo y la implantación de una religión monoteísta que se basaba en el miedo al castigo eterno para acatar sus normas.

    Rhay, relee mi comentario, me estaba refiriendo irónicamente a varios de los países ACTUALES que enlazo en la lista de legislaciones sobre el consentimiento de la sexualidad. No me he referido a las civilizaciones clásicas, aunque aprovecho para decirte que tampoco era oro todo lo que reluce.

    Saludos.

  24. Phosphoros
    14 noviembre, 2011 en 20:44

    Hola Rata de Cloaca
    Fijate que el comportamiento de Dawlin Ureña es exactamente el mismo que el de Logos77, Jolimu, Santiago Escuain o los de “Darwin o DI”. Primero te mandan, que tienen la “mente abierta” a la “crítica”, pero lo único que hacen es atacar la Teoría de la Evolución, y en cuánto los cuestionaste un poquito, te Bloqéan.
    Saludos.

  25. 14 noviembre, 2011 en 23:49

    Perdona, KC. Es que cuando te contesté, tu primer post no estaba publicado. No sé qué ocurrió. Claro, ahora que están los dos tiene total sentido.

    Es que eso, Uri. En la antigua Grecia no se concebía la opción sexual como identificador social. Está claro que tenían sus percepciones de qué era mejor visto y qué era peor visto, pero atendiendo a que el papel del activo era normalmente de superioridad, podríamos decir que al menos esa parte de las relaciones homosexuales eran concebidas como un acto de virilidad. Y después Roma vino a romper ese tabú cuando nada menos que un emperador como Heliogábalo reivindica el placer del pasivo en igualdad de condiciones.

    Del tema de los monoteísmos rancios se ocupará el último capítulo de la serie. La verdad es que me divertí mucho escribiéndola, porque te encuentras de golpe con la explicación de por qué nuestra sociedad está tan podrida en muchos aspectos.

    Yo muchas veces pienso que habría tenido muchísimos menos problemas con mi opción sexual en el siglo I d.C. que ahora, entre otras cosas porque ya hubiera sido un ciudadano romano, o un esclavo, podría haber mantenido relaciones homosexuales sin miedo a que eso provocara que me quemaran en una hoguera, o que me empalaran, o que me encarcelaran, o que me metieran en un campo de concentración, o que me aplicaran electroshock, o peor aún, que acabara en manos de gente como Logos77 y compañía…

  26. Persona
    15 noviembre, 2011 en 0:04

    Estupenda entrada Rhay, educativa y amena. Es muy interesante y me parece muy gracioso como las culturas de la edad de oro estaban tan cargadas de sexualidad (la maldición de Priapo, la concepción de Heracles, el rapto de las Sabinas, etc…). Ellos si que sabían hacer entretenida una religión…

    Por tu excelente artículo, te lo has ganado:

    Sun saludo.

  27. KC
    15 noviembre, 2011 en 0:23

    Uno muy bueno lo hizo Coca-Cola Egipto, aunque no sé si se llegó a estrenar:

    Saludos.

  28. KC
    15 noviembre, 2011 en 0:26

    Ese también (era el primero que iba a pegar), pero me refería a este en concreto:

    Por cierto, a quién le guste los buenos anuncios (televisados y no televisados):

    http://www.publitv.com

    Saludos.

  29. 15 noviembre, 2011 en 1:02

    Faltó una parte muy interesante de la cultura griega… Un batallón de elite estuvo compuesto sólo por homosexuales y cuando fue abandonado en la batalla y acorralado por las fuerzas de Filipos y Alejandro Magno fue exterminado sinrendirse. Me refiero al batallón sagrado de Tebas Ver en wikipedia: http://es.wikipedia.org/wiki/Batallon_sagrado_de_tebas

  30. KC
    15 noviembre, 2011 en 1:56

    Es la primera vez que leo algo sobre ese batallón, pero la historia tiene mucha esencia.

    Rhay, al final de la serie de artículos, más tirando a los de Historia Contemporánea, podrías añadir personajes históricos que hayan sido homosexuales (masculinos y femeninos).

    Saludos.

  31. 15 noviembre, 2011 en 13:51

    Puedo hacer una lista de personajes homosexuales a lo largo de la Historia, pero a mí lo que me interesaba más era el punto de vista sociológico y jurídico de la historia de la homosexualidad. No obstante, durante todo el artículo van saliendo nombres de personajes ilustres.

    Y con respecto a lo que dice Ciberprofero, no me referí en ningún momento al batallón sagrado de Tebas por el mismo motivo. Es evidente que en todos los ejércitos de todos los tiempos han habido homosexuales. Por ejemplo, en el artículo no me refiero explícitamente a la homosexualidad en el mundo celta porque los datos que tenemos son de fuentes griegas y romanas, y tendían a la exageración para determinar la “barbaridad” de ese pueblo, pero se sabe que en el mundo celta la homosexualidad masculina se entendía de la misma manera que se entiende hoy, es decir, tanto el rol activo como el rol pasivo estaban bien vistos y considerados, y estas relaciones tenían un carácter amoroso. Se sabe que en Masilia (actual Marsella) había infinidad de parejas homosexuales viviendo en libertad, e incluso se sabe que gran parte de la guardia personal de Vercingetorix en la Guerra de las Galias eran homosexuales. También se dice que gran parte del ejército britano de Boudica, reina de los icenos, eran homosexuales declarados. También se dice de algunos generales de Viriato. Del mismo modo podríamos hablar de Alejandro Magno o Julio César… Y posteriormente a estas épocas, es muy difícil encontrar grandes nombres que declararan abiertamente su homosexualidad, porque hay que recordar que con Teodosio I la homosexualidad se castigaba con la pena de muerte, y hasta hace escasos años los homosexuales no podíamos ser militares de carrera en casi ningún país desarrollado, por lo que las referencias de la homosexualidad en el mundo bélico son muy escasas, ya que los que lo eran, lo ocultaban.

    Esto sí quiero recalcarlo, porque creo que es interesante y no aparece en el artículo. El pueblo con mayor tolerancia a la homosexualidad en Europa occidental fue sin duda el celta. Y esto abre una hipótesis interesante. Si los pueblos de toda Europa (griegos, romanos, celtas, germanos…) tenían una más o menos buena aceptación de la homosexualidad, es debido probablemente a que en la civilización de la que descendían, esto es, la indoeuropea, la homosexualidad seguramente sería algo considerado normal, ya que en la rama india se acepta de igual manera. En cambio, en aquellos pueblos de origen semita (tanto judíos como después protocristianos) la homosexualidad estaba muy mal vista, lo que da a pensar que la cultura indoeuropea era mucho más abierta de mente que la semita. Pero como al final en toda Europa occidental se acabó adoptando el modo de vida semita, también se terminó adoptando sus prejuicios, y el claro ejemplo es Teodosio I, que se convierte al cristianismo y lo primero que hace es declarar la homosexualidad como delito. Por lo tanto, para Europa occidental el cristianismo fue, más que una liberación, una condena.

  32. César
    15 noviembre, 2011 en 14:09

    Entiendo todo lo que decís, el oscurantismo que supuso la época medieval tras la increíble historia de los griegos y romanos, e incluso egipcios y babilonios, el atraso tecnológico y social e incluso también económico que supuso la Edad Media. Y sin embargo, uno se extasía ante la contemplación de esas iglesias románicas y esos mosaicos y la escucha del canto gregoriano y del canto de las iglesias ortodoxas del este y la gran Bizancio. Y uno se pregunta, ciertamente muchas de las distintas religiones oficiales están llenas de prejuicios, mentiras y moral acientífica, si me apuras de odio y de crueldad, al menos en la forma en que las entendieron y las aplicaron en los siglos pasados, y sin embargo también están en parte imbuidas de sentimientos humanos elevados (no nos engañemos, la razón es una herramienta más para entender el universo, pero los sentimientos también tienen importancia) de piedad y de amor (al menos, por ejemplo en el Evangelio de Cristo). Y la belleza de las músicas de estas iglesias y de los tesoros que los artesanos y artistas hicieron es innegable (a costa de un diezmo que nunca mejor dicho, hacía diezmar y oprimía a la población en general). Como ejemplo os paso este vídeo del youtube

    Y esta lista

    Sé que tiene que ver poco con el tema de la homosexualidad, pero bueno, era al hilo de lo que ha comentado Rhay sobre la influencia semítica en la mentalidad indoeuropea más abierta.

  33. 15 noviembre, 2011 en 14:28

    Bueno, toda esa concepción artística que nos comentas (yo también flipo cuando subo a Sant Climent de Taüll, o cuando veo la Catedral de León, por ejemplo) no provienen del mundo semita, sino que son una continuación de las expresiones artísticas que ya existían en Europa. El propio nombre “románico” apunta a Roma, no a Jerusalén. A lo que me refiero con la injerencia semita es al modelo social. Eso es lo que cambia con la llegada del cristianismo a Europa.

    Está claro que todas las religiones tienen prejuicios. Griegos y romanos eran profundamente machistas, mientras que los celtas eran bastante paritarios. Pero aquí de lo que hablamos es de la aceptación de una conducta sexual como normal. Y aquí los pueblos semitas están en el extremo más radical de la represión. Por lo tanto, la oficialización del cristianismo en Europa trajo consigo también sus prejuicios.

  34. 15 noviembre, 2011 en 14:36

    Por cierto, la piedad y el amor de los evangelios (yo no digo de Cristo, porque no fueron escritos por él, lo siento), entran en conflicto directo con la aceptación de la sociedad en la que se implantan. Debemos tener en cuenta que algunos derechos que se tenían como normales en una hipercivilizada Roma, como podría ser el divorcio, el aborto o la propia homosexualidad, quedan proscritos cuando esos evangelios comienzan a medrar en la política del Imperio. Yo no quiero echar piedras contra nadie, pero valdría la pena recordar que la destrucción de la Biblioteca de Alejandría es llevaba a cabo por los monjes del obispo Cirilo. Y no hace falta que os recuerde lo que le hicieron a la pobre Hypatia…

  35. Jose Manuel
    15 noviembre, 2011 en 15:37

    Muy buen artítculo, Rhay, con un desarrollo muy ameno y una orientición general que da una visión de la Homosexualidad completamente diferente de la dada en el discurso social imperante, cargado de consideraciones “morales” casi de manera exclusiva.

    La homosexualidad forma parte de la humanidad y punto. La actitud social ante ella es claramente variable a lo largo de la historia y de las diferentes culturas; pero todas prueban que siempre ha formado parte de la realidad humana sin mermarla o dañarla en absoluto y, por tanto, no amenaza en nada a la humanidad, conviviendo a la perfección con la heterosexualidad y la bisexualidad, el transexualismo, etc.

    A ver si llega el día en que se acepte plenamente y sin reticencias como una tendencia sexual completamente normal y sana, aunque minoritaria (al menos en teoría o en apariencia). Tu artículo, Rhay, contribuye a ello.

    Estoy completamente convencido de que toda homofobia actual tiene origen en una moral derivada de la concepción judeocristiana de la familia y de la sexualidad. Y ya va siendo hora de que nos liberemos socialmente de semejantes arcaísmos irracionales.

    Por cierto que al hilo de lo que comentábais de la palabra “pedofilia”, en el polaco actual la homosexualidad masculina se denomina a menudo “pedofilia” y a los hombres homosexuales se les denomina con frecuencia “pedofile” (plural de “pedofil”), sin que tenga necesariamente el matiz despectivo o criminalizador que tiene esa palabra en el españlo actual. “Homoseksualizm” es una palabra culta de menos uso popular que “pedofilia”, aunque se va imponiendo institucional y periodísticamente para contrarrestar la fuerte homofobia que ha instilado la reaccionarísima Iglesia Católica polaca a nivel popular, que va lentamente en retroceso.

  36. César
    15 noviembre, 2011 en 15:39

    Es cierta esa contradicción sistemática entre las enseñanzas “puras” que serían o bien lo que Cristo o cualquier otro iluminado o profeta enseñó, o bien lo que luego fue escrito y traducido y reproducido a través de los siglos y queda como la religión, y por otro lado lo que realmente luego se aplica en la sociedad correspondiente. Es como una diferencia entre la partitura, que es lo que estos iluminados reflexionan, y la interpretración de la partitura, la musica que se hace con esa partitura. En eso creo que los seres humanos somos pésimos músicos, no sabemos interpretar las partituras. O como sembrar una simiente excelente en una tierra mala, seguramente la cosecha también será mala. Las enseñanzas de Cristo, por referirme a la que más conozco, en general se podrían aplicar sin apenas modificaciones a la vida, y sin embargo los encargados de “interpretar” o de hacer interpretar esa partitura, llena de ritos y de prejuicios esas enseñanzas, la llenan de contradicciones, de dogmas, de odio y persecución, más acordes con su propia moral anterior a esa determinada religión, que a las enseñanzas. Es la tierra mala del espíritu la que contamina una moral que en lo demás no es tan mala. Por eso, hay que aplicar un criterio racional, científico y crítico para separar lo dogmático y prejuicioso de lo que realmente vale la pena aunque los que predican eso mismo nunca lo hagan con el ejemplo. No es culpa del evangelio, sino de ese evangelio que es interpretado por personas llenas de prejuicios y sin capacidad crítica puesto que lo convierten en dogma para protegerse de las herejías y tener la exclusividad de dictaminar leyes a los demás en algo tan importante como la moralidad (a fin de cuentas, la aceptación social puesto que somos seres sociales y necesitamos esa dimensión para sentirnos completos y felices).

  37. 15 noviembre, 2011 en 16:21

    En el último capítulo de este artículo me referiré más en profundidad al cristianismo y el resto de religiones monoteístas, César.

  38. ariel
    17 noviembre, 2011 en 2:13

    RHAY y en que lado dices que todos los curas a lo largo de la historia han sido HOMOXESUALES,que lastima que no escribieras eso.

  39. 17 noviembre, 2011 en 11:47

    Si te sirve de consuelo, verás que éste es un primer capítulo de una serie de artículos sobre la Historia de la homosexualidad. En el capítulo 2º, publicado hoy mismo, podrás saciar tu ansia de cura marica.

    Saludos.

  40. Roberto
    18 noviembre, 2011 en 19:17

    Como se explico, en la Republica y orígenes de Roma era una práctica detestable, incluso por eso existía mucho odio por los griegos.
    En la época de César aun era así, y ridiculizarlo como reina de Bitinia era una afrenta. No fue hasta el imperio, y la helenización de la cultura romana que se volvió aceptable.
    Los grandes defensores de la pureza romana perdieron, y Roma se volvió cada vez mas griega.
    Por cierto en el judaismo, era condenada, aunque esta fue una religión revolucionaría.
    Y la evolución, si existiera, estaría en contra de esta practica que impide la perpetuación de la especie. Es de hecho una conducta antinatural desde el punto de vista evolutivo.

  41. 18 noviembre, 2011 en 19:39

    Roberto, varias cosas:

    1. Decir en la misma frase “Y la evolución, si existiera” y después “Es de hecho una conducta antinatural desde el punto de vista evolutivo.” es puro cinismo. No aceptas la evolución, pero si tomas lo que dice, bueno lo que crees que dice, para criticar lo que no te gusta. No me sorprende, es un compartimento al que me he acostumbrado a ver por aquí, tomar de algo lo que interesa y tapar los ojos ante lo demás, como si no existiera.

    2. Yo no tengo tan claro que sea un error evolutivo, hay comportamientos de parejas del mismo sexo en la naturaleza, tanto en aves como mamíferos.

    3. Y es curioso, como ves que es antinatural es criticable. A ver si vas a caer en los mismos errores que los promotores de la eugenesia. ¿Lo intentamos anular con electroshocks o los escondemos en prisiones?

    4. ¿Crees que es muy natural escribir al ordenador, conducir un coche o comer productos muy azucarados? Desde el punto evolutivo también puede que sean errores, ¿y?

  42. J.M.
    18 noviembre, 2011 en 20:14

    Roberto :
    Y la evolución, si existiera, estaría en contra de esta practica que impide la perpetuación de la especie. Es de hecho una conducta antinatural desde el punto de vista evolutivo.

    Igual de antinatural que la castidad de sacerdotes y monjas o la decisión responsable de una pareja que decide no tener hijos.

    Exactemente igual de antinatural que la decisión de un/a cooperante que va a arriesgar su vida a Somalia, la de un paracaidista deportivo o la de un casco azul de la ONU.

    Afortunadamente, “somos la única especie en este mundo capaz de escapar de la tiranía de estos pequeños [genes] egoistas, somos los únicos seres vivos capaces de rebelarnos contra nuestra naturaleza y nuestra educación […] enseñemos a nuestros hijos a ser generosos y altruistas, porque en sus genes llevan escrito todo lo contrario” Richard Dawkins.

  43. Phosphoros
    18 noviembre, 2011 en 20:46

    Hola Roberto
    Cometés, entre muchos, dos Errores.
    1. “Por cierto en el judaismo, era condenada, aunque esta fue una religión revolucionaría”…¿Revolucionaria?, ¿para quién?. Los Judíos eran perseguidos por los Romanos, ni por su ridículo “único dios”, ni por sus Prácticas Religiosas, sino por ponerse en contra del Estado Romano, que era lo que importaba.
    2. “Y la evolución, si existiera, estaría en contra de esta practica que impide la perpetuación de la especie”, que es una ESTUPIDEZ que los Creacionistas difunden cómo idiotas, pero que evidentemente nunca se pusieron a pensar, ya que, la cantidad de individuos Homosexuales son insignificantes, con respecto a los que se Reproducen, en la Dinámica de Poblaciones, y por lo tanto, no están sujetos a la Selección Natural. ¿O pensás, que por aceptar el Casamiento y Adopción Igualitarios, nos vamos a extinguir?.
    Saludos.

  44. Phosphoros
    18 noviembre, 2011 en 20:53

    Todo esto, sin contar, a los Homosexuales (o Bisexuales), que si se Reproducen…Así, que al Carajo, con tu “argumento”.

  45. Uri
    19 noviembre, 2011 en 1:53

    Que una accion humana no vaya encaminada a la reproduccion no tiene nada de antinatural.
    De hecho y en cuanto a sexo se refiere el motivo por el que menos se practica es la reproduccion.

    Lo que sucede es que ya sabemos que pasa cuando hablamos sobre sexo. Hay quien se aprieta tan fuerte el cilicio que no puede pensar en otra cosa.

    El ser humano no viene con ningun manual de uso que prohiba la homosexualidad.
    Lo de prohibir la homosexualidad tiene mas que ver con mentes realmente enfermas que paradojicamente por su castidad, todo el dia estan pensando en sexo e interpretando cualquier accion inocente como perversa. Son unos pervertidos, en la accepcion correcta del termino, ya que han cogido algo como el sexo y lo han pervertido.
    Piensa el ladron que todos son de su condicion.

  46. J.M.
    19 noviembre, 2011 en 12:27

    Yo voy más lejos: que algo sea antinatural no tiene que ser ética ni prácticamente deplorable.

    Me hace gracia que se utilice el calificativo “antinatural” por parte de gente que opta por el celibato, que se opera de apendicitis o que utiliza viagra.

    Saludos.

  47. None
    19 noviembre, 2011 en 12:51

    A todos los que predican la mentira y la desinformación y se cagan en siglos de gloriosa sociedad patriarcal, les aconsejo leer:

    http://europa-soberana.blogia.com/2011/062406–homosexualidad-en-la-antigua-grecia-el-mito-se-esta-derrumbando.php

  48. 19 noviembre, 2011 en 13:45

    None, una pregunta. ¿Por que piensas que tu punto de vista sobre la historia es la correcta y la aquí comentada falta a la verdad?

  49. None
    19 noviembre, 2011 en 13:52

    Porque el artículo al que remito, con pruebas contundentes y de fuentes ORIGINALES, demuestra que todo lo mencionado aquí son patrañas (moléstate en leerlo y lo verás, no es mío). No es un simple “punto de vista”, son hechos objetivos que, aunque sea sólo por sentido de la decencia, hay que respetar y no difamar, guste o no.

  50. Uri
    19 noviembre, 2011 en 16:58

    ¡Uy que tipico!
    El articulo de opinion que enlazas (aunque tu quieras definirlo como hechos probados que beben de fuentes originales, es un articulo de opinion), no tiene nada de objetivo, el autor nos muestra su opinion personal demasiadas veces como para que lo podamos calificar de objetivo.
    Le pasa lo mismo que a ti. Teneis un prejuicio y adaptais los hechos para que digan lo que quereis oir.

    Solamente por el titulo del blog que enlazas ya das cuentea de tu ideologia.
    Y te atreves a dar lecciones sobre mentira y desinformacion.
    ¡Que atrevida es la ignorancia!

  51. 19 noviembre, 2011 en 17:44

    Un momento: todo lo escrito en este artículo y los siguientes son datos absolutamente objetivos, sacados tanto de los textos originales como de los propios historiadores y cronistas de la época. En el único momento en que me permito el lujo de hacer cierto juicio de intenciones es en el último capítulo del artículo, que está todavía sin publicar. Que quede claro. No todos, y a la vista está porque yo sí me he leído el enlace que nos dejan, pueden decir lo mismo. Y no he puesto bibliografía en el artículo, pero si quieres te la paso, para que veas dónde están mis fuentes.

    Patriarcado: pues precisamente de lo que estamos hablando. ¿Por qué tenemos una sociedad que distingue entre razas, que distingue entre clases, que distingue entre sexos? Pues porque durante muchos siglos, y la prueba es nuestro amigo None, en Europa occidental se ha impuesto una moral patriarcal que ha sometido a todo aquello que se saliera de sus cánones. Por eso los correligionarios del None llaman a las feministas “feminazis” o intentan destruir la Historia para cuadrarla con sus tesis nazis, y esto ahora lo digo yo. Y digo nazi, porque en el blog que nos enlaza hay un artículo sobre las razas europeas, basándose en los estudios de los antropólogos de las S.S. Sí, esos que se dedicaron a peinar Europa buscando familias germánicas basándose en unos perfiles de cara. Esos mismos. Y vienes tú aquí ahora a contarnos ¿qué? ¿que los griegos en realidad no son una sociedad mediterránea, sino germánica, como dice en el blog que nos enlazas? ¿Y eso está basado en qué prueba histórica o científica?

    ¿Te dejo yo una prueba científica de verdad? Un 70% de los varones británicos y españoles están emparentados con Tut Ank Amón, el cual era de familia griega. No hay datos de parentesco con los varones alemanes, y en cambio sí lo hay con los países del Cáucaso. Quizás a lo mejor esto quiere decir que la verdadera raza aria es inglesa y española, y no alemana…

    En cualquier caso en el siguiente capítulo me dedico más en profundidad a los fascistas como el None y su caterva.

    Por cierto, None, amigo, toma un libro y lee, que te hará libre, chaval…

  52. 19 noviembre, 2011 en 17:55

    None, ese artículo tiene tanto de pruebas contundentes, fuentes originales y hechos objetivos como yo de Papa….

  53. 19 noviembre, 2011 en 17:59

    Rhay, ya que nombras los estudios antropológicos nazis: https://lacienciaysusdemonios.com/2010/07/31/la-pseudociencia-nazi-y-la-picaresca-espanola/

    Pregunta de trivial: ¿alguien recuerda el título de una película protagonizada por Anthony Quinn en la que unos antropológos nazis lo toman como ejemplo de raza aria? No consigo recordarlo.

  54. 19 noviembre, 2011 en 18:02

    Al loro en este subtítulo a una fotografía de un pigmeo en el artículo del None: “Pigmeo de las junglas africanas: a una sangre torcida, corresponde un gesto torcido, a un gesto torcido, corresponde una moral torcida.” Creo que no hay más que decir.

    Pero vamos, que según este tío, Alejandro Magno no era macedonio: era alemán. Y fue Zeus creó a los seres humanos, no Japeto, y sus hijos Epimeteo y Prometeo… En fin, un cúmulo de sinsentidos con un solo objetivo: enmierdar el trabajo serio de muchos historiadores, sociólogos y antropólogos y aprovechar que el Elba pasa por Hamburgo para vomitar sus tesis fascistas. Poco más hay que rascar…

  55. 19 noviembre, 2011 en 18:05

    “La hora 25”

    http://es.wikipedia.org/wiki/La_hora_25_%28pel%C3%ADcula_de_1967%29

    Magnífica película, por cierto.

  56. emepunto
    25 noviembre, 2011 en 1:20

    ¿Por qué demonios hacen estos artículos tan tremendamente largos y cansinos de leer?
    Por supuesto, me refiero al link de None.

    Siempre que veo uno de estos blogs con un artículo de chorrocientas páginas me imagino a un tío histérico y chillón detrás del ordenador vomitando como un cosaco todo lo que se le ocurre. Cuando tienes que escribir TANTO para demostrar algo, es probablemente que aquello es más falso que un billete de 7 euros y medio.

  57. Consultor
    1 diciembre, 2011 en 20:59

    Hola,

    Excelente artículo, claro y entretenido.

    Sobre el tema de la homosexualidad en la Antigüedad siempre he tenido una duda. Los griegos la practicaban con la misma naturalidad que las relaciones heterosexuales. Ok. Pero ¿dónde queda el deseo? A ver si me explico. Una cosa es que esté naturalizado, o incluso que se celebre, y otra es que a uno sienta atracción, deseo o interés por eso. Imagino que el índice de homosexuales “naturales” era el mismo antes y ahora. ¿Qué ocurría con el resto? ¿Es que estaba tan normalizado que se daba por hecho y se deseaba hacerlo aunque se fuera heterosexual? He entendido que era más común entre la nobleza ¿en qué posición quedaba el aristócrata heterosexual en gustos y prácticas?

    Gracias.

  58. 2 diciembre, 2011 en 11:56

    Bueno, en algunos casos se llegó a criticar el hecho de que un aristócrata no tomara a un efebo como alumno y amante, porque se entendía que el modo de transmisión del conocimiento, cuanto más íntimo fuera, sería de mejor comprensión para el alumno. En cualquier caso, la relación erastés-erómeros no tenía por qué ser necesariamente sexual, podía ser perfectamente platónica, y acabado el tiempo de formación, o cambiando el estado civil del tutor a casado, esta relación podía acabar.

    En cualquier caso, y como ya aviso desde un primer momento, no se puede hablar de homosexualidad en la Antigüedad, sino de comportamiento homosexual, ya que era una práctica tan generalizada y tan normalizada socialmente que incluso aquellas personas que no eran homosexuales, tenían relaciones con personas de su mismo sexo. Por lo tanto es muy difícil saber quién era homosexual realmente y quién simplemente seguía tradiciones. Quizás el caso más claro es el de Alejandro Magno, que tuvo una relación con un hombre adulto durante prácticamente toda su vida. Podríamos decir que Alejandro Magno probablemente sí sería homosexual tal y como entendemos este concepto hoy en día. También sería el caso de los emperadores Nerón, Adriano, Heliogábalo y Galba, los cuales mantuvieron relaciones homosexuales con hombres, y no con efebos, es decir, se saltaban la norma erastés-erómeros.

    Pero mira si era un comportamiento totalmente aceptado que el propio Suetonio critica que todo un emperador como Claudio no haya tenido amantes masculinos, y que sólo se haya interesado por las mujeres…

  59. Consultor
    3 diciembre, 2011 en 14:39

    Ok, comprendido. Muchas gracias.

  60. Armando
    2 enero, 2012 en 12:05

    ¿No son gente culta, defensora de conductas lógicas, naturales y que permitan el buen desarrollo humanitario? Oh, ¡Ya capte! Pertenecen a la oleada neo-libertaria que divulga a diestra y siniestra que:

    Uri :
    una accion humana no vaya encaminada a la reproduccion no tiene nada de antinatural.

    O que:

    Manuel :
    4. ¿Crees que es muy natural escribir al ordenador, conducir un coche o comer productos muy azucarados? Desde el punto evolutivo también puede que sean errores, ¿y?

    En respuesta a tu ¿Y?, nadie ha dicho que conducir un coche sea natural y completamente evolutivo, de hecho, se trabaja y e investiga constantemente en las distintas sociedades para crear/perfeccionar tecnologías que puedan reducir el CO2 emitido por estos… Cabe destacar que los accidentes de tránsitos, responsables de un gran numero de muertos anualmente también debería ser un cabo por atarse en nuestra Sociedad.

    Les dejo este articulo, corroborado con sus distintas fuentes:
    http://www.forumlibertas.com/frontend/forumlibertas/noticia.php?id_noticia=792
    Para que se informen un poco, del porque, el “comer productos azucarados” es mas justificado que promover la homosexualidad, como esta muy de moda últimamente, comparando la anti-naturalidad de esta con la del celibato o la de comer azúcar abundantemente (conductas, que mas allá de nuestros vidas privadas o organismos no dañaran a absolutamente nadie, al contrario de la homosexualidad).

    La homosexualidad, va mas allá de “es mi cuerpo, follo con quien quiera y hago lo que quiera, total mamíferos y aves también lo hacen”; encara diversos problemas tanto conductuales, como epidemiológicos y psicológicos. En el articulo se darán cuenta de esa realidad. Obviamente, no es para matar a nadie, ni encerrarlos ni practicar el electroshock, pero allí a divulgarlo y poner esa conducta en pedestal de Oro… Hay mucho trecho, pues… ¿Se supone que la ciencia busca el bien de todos, no? 😉

    Un saludo.

  61. juan manuel
    19 febrero, 2012 en 6:51

    Phosphoros :
    Hola
    ¡¡¡Excelente esta Iª Parte!!!…Acá les mando algo de la “sabiduría” de Dawlin Ureña.
    http://antesdelfin.com/homosexualidadherencia.html
    Sin palabras.
    Saludos.

    supongo que lo que qisiste mostrar es la ignorancia del articulo, ya que nada de eso ha sido demostrado por ningun medio, y es más incluso se ha comprobado que esas razones no son causantes de la homosexualidad bajo ningna sircunstancia…

    espero en seria que ese alla sido tu deseo, porque de lo contrario estari muy decepcionado de que una mente lo suficientemente lista como para estar en este blog y tomarse el trabajo de comentar, lo hiciese con la intencion de postular causas tan estereotipadas…

    bueno saludos

  62. DR6
    19 febrero, 2012 en 14:11

    juan manuel :

    Phosphoros :
    Hola
    ¡¡¡Excelente esta Iª Parte!!!…Acá les mando algo de la “sabiduría” de Dawlin Ureña.
    http://antesdelfin.com/homosexualidadherencia.html
    Sin palabras.
    Saludos.

    supongo que lo que qisiste mostrar es la ignorancia del articulo, ya que nada de eso ha sido demostrado por ningun medio, y es más incluso se ha comprobado que esas razones no son causantes de la homosexualidad bajo ningna sircunstancia…
    espero en seria que ese alla sido tu deseo, porque de lo contrario estari muy decepcionado de que una mente lo suficientemente lista como para estar en este blog y tomarse el trabajo de comentar, lo hiciese con la intencion de postular causas tan estereotipadas…
    bueno saludos

    Exactamente, puso “sabiduría” entre comillas precisamente por la razón que apuntas…

    Armando :
    ¿No son gente culta, defensora de conductas lógicas, naturales y que permitan el buen desarrollo humanitario? Oh, ¡Ya capte! Pertenecen a la oleada neo-libertaria que divulga a diestra y siniestra que:

    Uri :
    una accion humana no vaya encaminada a la reproduccion no tiene nada de antinatural.

    O que:

    Manuel :
    4. ¿Crees que es muy natural escribir al ordenador, conducir un coche o comer productos muy azucarados? Desde el punto evolutivo también puede que sean errores, ¿y?

    En respuesta a tu ¿Y?, nadie ha dicho que conducir un coche sea natural y completamente evolutivo, de hecho, se trabaja y e investiga constantemente en las distintas sociedades para crear/perfeccionar tecnologías que puedan reducir el CO2 emitido por estos… Cabe destacar que los accidentes de tránsitos, responsables de un gran numero de muertos anualmente también debería ser un cabo por atarse en nuestra Sociedad.
    Les dejo este articulo, corroborado con sus distintas fuentes:
    http://www.forumlibertas.com/frontend/forumlibertas/noticia.php?id_noticia=792
    Para que se informen un poco, del porque, el “comer productos azucarados” es mas justificado que promover la homosexualidad, como esta muy de moda últimamente, comparando la anti-naturalidad de esta con la del celibato o la de comer azúcar abundantemente (conductas, que mas allá de nuestros vidas privadas o organismos no dañaran a absolutamente nadie, al contrario de la homosexualidad).
    La homosexualidad, va mas allá de “es mi cuerpo, follo con quien quiera y hago lo que quiera, total mamíferos y aves también lo hacen”; encara diversos problemas tanto conductuales, como epidemiológicos y psicológicos. En el articulo se darán cuenta de esa realidad. Obviamente, no es para matar a nadie, ni encerrarlos ni practicar el electroshock, pero allí a divulgarlo y poner esa conducta en pedestal de Oro… Hay mucho trecho, pues… ¿Se supone que la ciencia busca el bien de todos, no?
    Un saludo.

    Me miro el artículo más detenidamente luego y te cuento, pero ni el artículo parece lo más fiable del mundo ni las fuentes son de lo más seguro. La primera fuente es de la “Catholic Medical Association”, por decir algo…

  63. 19 febrero, 2012 en 18:51

    Con el debido respeto, Armando, el artículo que nos linkas es una sarta de mentiras, sandeces y medias verdades a la vez que no tiene sentido.

    A ver si os enteráis de una vez por todas: NADIE ESTÁ EXENTO DE CONTRAER EL SIDA. A ver si así queda lo suficientemente claro…

    Por otro lado, no te crees ni tú que en el 90% de las parejas lesbianas encuestadas se hayan dado casos de maltrato psicológico… Basta ya de intentar patologizar un comportamiento totalmente natural, por mucho que a algunos os joda…

    Y por cierto, cuando pongas algún artículo cuya referencia no tengan nada que ver con la Iglesia Católica o cualquier otra iglesia monoteísta, a lo mejor me creo algo de lo que dices, pero mientras tanto, seguirá siendo el mismo discurso homófobo y retrógrado de la curia española. No por echar más espumarajos por la boca se tendrá más razón, aunque a algunos os cueste una úlcera eso de que los demás tengamos reconocidos nuestros derechos…

    Que te vaya bonito, y ya sabes, si no te gusta ver a dos tíos de la mano, muérete. Nuestra lucha diaria nos cuesta tener que convivir con gente como tú…

  64. 19 febrero, 2012 en 19:58

    El artículo ese de Armando, tiene las mismas referencias a la epidemiología que las que yo tengo del cristiano: sé que existe y que se pueda usar, pero de ahí a que sea cierto, tenga sentido y respete las mínimas reglas del juego, nada. O sea: no tiene nada de epidemiología, y de trabajo de investigación, no parece. Como ya tiene un fin, condenar el comportamiento homosexual (bajo la hipócrita máscara de “la tolerancia” y “el respeto” que los autores y la comunidad que está detrás de ellos están muy lejos de sentir), todo el discurso está construido para avalar ese fin. No pretenden explicar (si pudieran) “el comportamiento homosexual”: han construido toda una doctrina de condena “suave” en torno a “ese comportamiento” y el discurso y los pocos hechos deben ajustarse a esa doctrina. De ciencia e investigación esa liga de Armando no tiene nada.

    Y si la homosexualidad fue eliminada como trastorno mental en el DMS IV y del catálogo de enfermedades de la OMS, Armando y las ratas de Sacristía de la Asociación de Médicos Católicos, entre otros, no parecen haberse dado cuenta. Ya saquen la cabeza de su agujero, aunque de los últimos al menos por una mínima ética deberían de saberlo, pero a mi no me atrae tirarme a las ciénegas del cristianismo para ver si esto es cierto :mrgreen:

  65. Uri
    19 febrero, 2012 en 22:07

    “Asociación de Médicos Católicos”

    ¡Un oxímoron en toda regla!

  66. Ricardo
    16 julio, 2012 en 0:40

    ¿La homosexualidad enferma?

  67. Darìo
    16 julio, 2012 en 2:51

    ¿La homosexualidad enferma?

    No, ya venìas mal.

  68. Anónimo
    16 julio, 2012 en 16:05

    Perdón, me contestas a mi o a Dario?

  69. 16 julio, 2012 en 16:09

    Respondo a un tal Ricardo que preguntó: Ray, ¿me podrías decir los motivos científicos de la OMS para sacar a la homosexualidad de su lista de enfermedades?, pero cualquiera que conteste la pregunta es bienvenido.

  70. J.M.
    16 julio, 2012 en 17:17

    Armando :

    [La homosexualidad] encara diversos problemas tanto conductuales, como epidemiológicos y psicológicos.

    Más bien, la homosexualidad descubre diversos problemas, tanto conductuales como epidemiológicos y psicológicos: en cuanto se habla de homosexualidad salen a la luz todos los pensamientos podridos, neo-casposos y reprimidos de aquellos que ven más peligroso el amor que el asesinato.

    Armando :
    Obviamente, no es para matar a nadie, ni encerrarlos ni practicar el electroshock

    Solo faltaba, amigo, solo faltaba…

    Armando :
    pero allí a divulgarlo y poner esa conducta en pedestal de Oro… Hay mucho trecho, pues…

    No jodas, a quién se le ocurre divulgar la homosexualidad, si lo que hay que hacer es esconderla en el armario. Maricones sí, pero sin que se note…

    Armando
    ¿Se supone que la ciencia busca el bien de todos, no?

    No. La ciencia busca interpretar la realidad lo más afinadamente posible. Punto pelota.

  71. J.M.
    16 julio, 2012 en 17:20

    Darìo :

    ¿La homosexualidad enferma?

    No, ya venìas mal.

    😆 😆 😆 😆 😆 😆 😆 😆 😆 😆

  72. Turing
    16 julio, 2012 en 23:48

    Manuel :
    Respondo a un tal Ricardo que preguntó: Ray, ¿me podrías decir los motivos científicos de la OMS para sacar a la homosexualidad de su lista de enfermedades?, pero cualquiera que conteste la pregunta es bienvenido.

    Yo mismo respondo: “Lo que puede ser afirmado sin pruebas, puede ser descartado sin pruebas” La carga de la prueba recae en quien hace una afirmación.

    P.D.: Me encanta vuestro blog 🙂

  73. Ricardo
    17 julio, 2012 en 0:33

    Eso no demuestra porque científicamente es o no es una enfermedad.¿que afirmación científica uso la OMS?

  74. Turing
    17 julio, 2012 en 3:16

    Voy a profundizar un poco más en el tema para satisfacer vuestras ansias de historia marica XD

    Ricardo :
    ¿Me podrías decir los motivos científicos de la OMS para sacar a la homosexualidad de su lista de enfermedades?

    En el pasado se creía que la homosexualidad era una enfermedad ya que los profesionales de la salud mental y la sociedad tenían información tendenciosa. Los estudios hasta entonces sobre personas gay, lesbianas y bisexuales incluían sólo aquellos bajo terapia, creando así una tendencia en las conclusiones resultantes. Cuando los investigadores examinaron los datos sobre dichas personas que no estaban bajo terapia, se descubrió rápidamente que la idea de que la homosexualidad era una enfermedad mental no era cierta. Más de 35 años de investigación científica objetiva y bien diseñada han demostrado que la homosexualidad, en sí misma, no se asocia con trastornos mentales ni problemas emocionales o sociales.

    Y es que, como muy bien dice Yuri: “Cuando la ciencia deja de ser ciencia y hace concesiones a
    los valores morales tradicionales, los tabús sexuales, las doctrinas religiosas y los linchamientos sociales, nos acercamos rápidamente al borde del abismo”. La psicología y la neurología (y la antropología), por lo que tienen de estudio íntimo del ser humano, da mucho juego para hacer el animal en cuanto se salen del más estricto método científico para satisfacer los prejuicios, miedos, manías y deseos de determinados grupos sociales, políticos o religiosos. La mala ciencia se usó para justificar y potenciar la esclavitud, el racismo, el colonialismo salvaje, la lobotomía, los abusos farmacológicos, el Ku Klux Klan y hasta el genocidio nazi.

    Hoy en día, grupos religiosos que afirman que pueden curar la homosexualidad dicen que la Asociación de Psiquiatría Americana (APA) removió la homosexualidad de su catálogo de padecimientos no por estudios psiquiátricos, sino por presiones y cuestiones políticas de activistas gay. Muchos de estos grupos citan un estudio que realizado el año 2001 por el doctor Robert Spitzer llamado “Terapia de Reorientación Sexual para Homosexuales”. Robert Spitzer fué uno de los psicólogos que votó a favor de retirar la homosexualidad de la lista de enfermedades y los grupos anti-gay utilizan su estudió para decir que Splitzer se retractó de su decisión y que ahora afirma que la homosexualidad es enfermedad y se puede curar. La verdad dista mucho de ser esta. La conclusion que sacó Spitzer de su estudio fué que algunas personas podían cambiar de homosexual a heterosexual. Hace poco Spitzer se retractó de las conclusiones de su estudio y reconoció que las críticas que había recibido eran correctas y que los fallos metodológicos cometidos invalidaban los resultados.

    El estudio de Spitzer consistió en reunir a 200 personas que se autodenominaban ex-gays (la gran mayoría de ellas extremadamente religiosas y algunas de ellas directamente vinculadas en asociaciones que curaban la homosexualidad) y hacerles unas entrevistas por teléfono. No elegir una muestra aleatoria sino que además elegir una con gran interés en demostrar la eficacia de las terapias reparativas son suficientes motivos como para invalidar el estudio. A esto hay que sumar que no se hizo un seguimiento de los “pacientes” y que realizar una entrevista por teléfono facilita la evasión, las distorsiones y las mentiras.

    A pesar de los errores metodológicos del estudio, de que Spitzer se haya retractado de él y de que incluso se hayan realizado estudios revisados por pares que desaconsejan las terapias reparativas por su ineficacia y peligrosidad, sigue habiendo instituciones que lo citan como prueba de la eficacia de estas. Es simplemente vomitivo.

    Fuentes:

    Reparando homosexuales, destruyendo personas. Artículo recomendadísimo
    APA
    Este sitio sigue citando el estudio…

  75. Turing
    17 julio, 2012 en 18:24

    Ricardo :
    Eso no demuestra porque científicamente es o no es una enfermedad.¿que afirmación científica uso la OMS?

    ¿Qué afirmación usa el sentido común para que digamos que los unicornios no existen? Pues justamente que no hay pruebas tangibles de que tales seres existan. Si alguien se empeña en decir que los unicornios existen (o que la homosexualidad es enfermedad) tendrá que demostrarlo. No exijáis que aporten pruebas seamos los que negamos ciertos hechos.

    De la misma forma, si alguien se empeña en afirmar que la Torre Eiffel no existe, yo puedo aportarle pruebas fotográficas, documentos sobre su diseño y construcción… y en última instancia (hay gente muy cabezota) puedo llevarle a París a que la vea, toque, chupe, huela, pese y mida. Yo digo que la homosexualidad no es una enfermedad, si alguien cree lo contrario y esta en lo cierto no creo que tenga demasiadas dificultades en demostrarme lo contrario al igual que yo “hice” con aquel que negaba la existencia de la Torre Eiffel.

    Aunque con mi respuesta anterior ya contestaba de sobra al porqué la OMS sacó la homosexualidad de su lista de enfermedades he profundizado un poco más en el tema. Espero que con eso quedes satisfecho. Si quieres más información no dudes en preguntar 😉

    ——————————————————————

    Hace poco leí una noticia de unos médicos católicos alemanes que afirmaban que podían curar la homosexualidad con homeopatía. Como se que sois una eminencia en homeopatía y que teneís el diploma oficial iba a preguntaros que principio activo metían en sus mejunjes pero buscando la noticia para poner el link he encontrado la respuesta :D. Al principio, intentando sacar alguna conjetura, pensé que metían (en el caso de los gays) sudor de tío, semen… o a saber que otra barbaridad. Pero no!! Parece que meten azufre, platino e incluso veneno de serpiente!! Supongo que porqué lo consideran diabólico XD

  76. Ricardo
    18 julio, 2012 en 23:44

    Entiendo que no publiquen lo escrito al no dar fundamentacion científica de porque la OMS pus o y saco la homosexualidad de la lista de sus enfermedades. Sus respuesta son anecdoticas, ofendiendo a la OMS.¿No investigaron realmente científicamente si es o no una enfermedad y dicen que no lo es? Gracias, si no contestan, agradezco su intención de demostrar algo indemostrable y que no les convengo a su blog, por poner evidencias solo parciales a sus intereses como siempre.

  77. J.M.
    19 julio, 2012 en 7:44

    Ricardo, los motivos de la OMS para retirar la homosexualidad de la lista de enfermedades fueron básicamente la revisión de las referencias e investigaciones científicas realizadas hasta el momento, que no mostraban evidencias de que tal circunstancia fuera definible como enfermedad, ni respondiera a ninguna terapia reparativa basada en las teorías sobre el origen patológico de la misma.

    La homosexualidad era considerada una enfermedad mental por la mayor parte de científicos del siglo XIX y principios del XX, desarrollándose múltiples teorías sobre ella, y contando con la gran influencia de Richard von Krafft Ebing y Sigmund Freud.

    Sin embargo, a lo largo de los años, ninguna de esas teorías ha sido corroborada, sino todo lo contrario. Como ocurre en ciencia, cuando una teoría acumula muchas pruebas en su contra, se abandona.

    No es tan complicado 😉

  78. Turing
    20 julio, 2012 en 0:48

    Ricardo :
    Entiendo que no publiquen lo escrito al no dar fundamentacion científica de porque la OMS pus o y saco la homosexualidad de la lista de sus enfermedades. Sus respuesta son anecdoticas, ofendiendo a la OMS.¿No investigaron realmente científicamente si es o no una enfermedad y dicen que no lo es? Gracias, si no contestan, agradezco su intención de demostrar algo indemostrable y que no les convengo a su blog, por poner evidencias solo parciales a sus intereses como siempre.

    A ver Ricaro… ¿Qué no entiendes de las razones que llevaron a la OMS a sacar la homosexualidad de la lista de enfermedades? ¿Has leído y entendido mi comentario? ¿Sabes lo que significa tendenciosas? Tendenciosa: Que muestra parcialidad (esto es lo contrario a imparcial) y se orienta hacia una tendencia o inclinación determinada. Pues los estudios que se hicieron en el pasado eran tendenciosos, es decir, partían de la creencia de que la homosexualidad era una enfermedad e irremediablemente llegaban a esa misma conclusión. Si yo cojo a un puñado de heterosexuales de un centro psiquiátrico, les hago pruebas y veo que todos tienen alguna enfermedad. ¿Puedo concluir que la heterosexualidad es una enfermedad? Evidentemente, no. Si sales al mundo y haces un estudio verás que hay heterosexuales enfermos y otros que tienen una vida saludable, feliz y plena. Es decir, la heterosexualidad no influye en el estado de salud. Lo mismo ocurrió con los homosexuales. Al estudiar los que no estaban internados en centros médicos se dieron cuenta de que muchos de ellos vivían una vida saludable, plena y feliz, y que su preferencia sexual no influía en su bienestar físico y psicológico.

    La OMS define salud como: “el estado de completo bienestar físico, mental y SOCIAL, y no solamente la ausencia de afecciones y/o enfermedades”. Algunos homosexuales, sobre todo cuando son jóvenes, no se aceptan a si mismos por la educación recibida y por el desprecio social inculcado. Podríamos decir que no están sanos pero no debido a su sexualidad sino a la homofóbia social que puede llevar a un homo/bisexual a deprimirse o suicidarse (o a convertirse en un homófobo armariado que se dedica a joder la vida a los demás homosexuales para que todo el mundo vea lo machote que es).

    Como veo que eres un poco cabezota (de esos que has de llevar a la Torre Eiffel a que la vean) te voy a poner otro ejemplo de otra “enfermedad” que con los años se descartó como tal. El doctor Cartwright, en su obra “Enfermedades y peculiaridades de la raza negra”, definió la “drapetomanía” del siguiente modo:

    “Es desconocida para nuestras autoridades médicas, aunque nuestros hacendados y capataces conocen bien su síntoma diagnóstico, el absentismo del trabajo […] Para observar esta enfermedad, que hasta hoy en día no ha sido clasificada en la larga lista de males a los que está sometido el hombre, se hace necesario un nuevo término que la describa. En la mayoría de los casos, la causa que induce al negro a evadirse del servicio es tanto una enfermedad de la mente como otras especies de alienación mental, y mucho más curable por regla general. Con las ventajas de un consejo médico adecuado, si se sigue estrictamente, este comportamiento problemático de escaparse que presentan muchos negros puede prevenirse por completo, aunque los esclavos se hallen en las fronteras de un estado libre, a un tiro de piedra de los abolicionistas…”

    Las causas de esta enfermedad de los negros, para el doctor Cartwright, no podían estar más claras:

    “Si el hombre blanco trata de oponerse a la voluntad de Dios, intentando hacer del negro algo más que un ser sumiso con la rodilla hincada (lo que el Todopoderoso declaró que debía ser) intentando elevarlo al mismo nivel que él; o si abusa del poder que Dios le ha dado sobre el otro hombre siendo cruel o castigándolo presa de la ira, o descuidando su protección frente a los abusos arbitrarios de los demás sirvientes y todos los demás, o negándole las necesidades y comodidades comunes de la vida, el negro se escapará; pero si [el propietario] mantiene [a su esclavo] en la posición que hemos aprendido por las Escrituras que debe ocupar, esto es, en posición de sumisión; y si su dueño o capataz es bondadoso y misericordioso al escucharle, aunque sin condescendencia, y al mismo tiempo le suministra sus necesidades físicas y lo protege de los abusos, el negro queda cautivado y no puede escapar.”

    Se trata, pues, de un caso de racismo científico, típico de épocas donde se aceptan presupuestos sociales sin base empírica demostrable (tal y como ocurrió con la inclusión de la homosexualidad como una enfermedad, hasta que la OMS aclaró el error).

    ¿Que ocurrió aquí? Que en la época y sociedad donde se diagnosticó esa supuesta enfermedade se daba por hecho, y según la biblia, que el hombre negro había sido creado para ser esclavo del hombre blanco. Es decir, partía de un presupuesto social sin base empírica demostrable. Que un negro fuese en contra del propósito para en cual había sido creado era considerado contranatura.

    Actualmente, los cristianos anti-gay que dicen que la OMS sacó la homosexualidad de su lista de enfermedades por presiones de activistas pro-gay, se basan en el mismo libro para discriminar a los homosexuales. Según ellos, Dios creó al hombre y a la mujer para que se unieran. Ir en contra de ello es una abominación contranatural y por lo tanto enfermedad. La ciencia no habría podido demostrar que la homosexualidad NO es una enfermedad ya que eso contradeciría la única y verdadera palabra de su dios. Por lo tanto, se inventan que los científicos cedieron ante las presiones de un grupo de personas.

    Si no lo entiendes ahora, aquí pasa algo: o yo no me expreso lo suficientemente claro (con lo cual te pido perdón) o tu nivel de comprensión lectora deja mucho que desear. Sea cual sea la causa, ya no voy a gastar más tiempo con este tema.

  79. 5 agosto, 2012 en 6:20

    Turing. Su respuesta a Ricardo es muy buena.

    Espero que Ricardo haya entendido que su pregunta era una impostura, una pregunta mal planteada.

    La pregunta correcta es: ¿Cuáles son las evidencias científicas de que la homosexualidad es una enfermedad?

    La ciencia médica actual no considera que sea un padecimiento, así que la carga de la prueba recae en aquellos que lo sostienen.

    ¿Por qué se llegó considerar la homosexualidad como enfermedad? Pues porque había una tradición de siglos que consideraba a la homosexualidad como anómala. Incluso, antes de la constitución de la psicología como una disciplina pre-científica.

  80. 25 enero, 2013 en 18:18

    la omosexualidad ha existido desde la misma existencia del hombre , a igual que la eterosexualidad los seres prehistoricos vivian en parejas tanto eteros como omosexuales , ahora bien la eterosexualidad sexual mas se definio desde la misma existencia del hombre como un acto reproductivo instintivo, hay que tener en cuenta que eramos animales en evolucion con razonamiento, tambien cabe mencionar que durante la evolucion del hombre la omofia fue creciendo del alguna fotma en la eterosexualidad, desplazando asi con el correr de los tiempos a la omosexualidad como algun problema genetico psiquico.
    L omofobia esta muy hacentuada desde que el

  81. Discrepante
    2 febrero, 2013 en 16:36

    Ante todo, dejar claro que soy gay. Lo digo antes de que se me acribille como persona que habla del desconocimiento y prejuicios religiosos y etcétera.
    Pero yo sigo sin tener claro que ser homosexual sea normal. Es más, ninguna orientación que no conlleve la reproducción no veo cómo se puede considerar normal.
    Y con normal me refiero a nivel biológico y de perpetuación de la especie.
    No me vale que se diga que antes se la consideraba negativamente por la homofobia inherente al cristianismo. Eso es presuponer que todos los científicos que sostenían esa visión no podían ser ateos. La homofobia existe en otras culturas también. ¿No sería considerada una enfermedad o una tara porque va contra la supervivencia de la especie? Básicamente, porque los homosexuales para tener descendencia tendrían que tener sexo con alguien que les disgusta desde el punto de vista físico.
    Habría que explicar por qué es “normal” una orientación sexual que va en contra de la reproducción. ¿Ahora resulta que a la naturaleza no le preocupa la supervivencia?
    ¿Por qué hay homosexuales fértiles si su orientación sexual va en contra de eso?
    No veo yo qué tiene que ver que los humanos (y los animales) usemos lúdicamente el sexo con desplazar a un último plano la reproducción como si fuera algo casual. ¿Que usemos también la comida como fuente de placer implica que el objetivo de comer no es la supervivencia? Como humanos podemos abstraer ese hecho y realizarlo por motivos de placer pero eso no significa que sea su cometido.

    Si al cuerpo le importara más el placer que la reproducción, ¿por qué tenemos que usar anticonceptivos? ¿Por qué las mujeres que son violadas pueden quedase embarazadas? ¿Por qué no podemos elegir?
    ¿Para qué produce un cuerpo gametos que sabe que se van a malgastar sin fines reproductivos? ¿Los produce para malgastarlos o somos nosotros a los que no nos importa usarlos de ese modo para obtener placer? No veo el sentido de desperdiciar gametos porque sí. Todos sabemos lo que cuesta, por ejemplo, ganar músculo y mantenerlo. El cuerpo tiende al mínimo esfuerzo. ¿Por qué iba a ser diferente en el otro caso?

    Y no me vale que me digan que no todo el mundo va a ser homosexual ni lo ha sido y por eso no supone ningún riesgo para la supervivencia de la especie y es normal. Eso está claro pero no quiere decir nada. Es como si dijera que una anomalía cardiaca no es mala porque no todos la padecemos. Pero es que si todos la padeciéramos, tendríamos problemas. ¿Cómo se sabe lo que se sale del rasgo de no perjudicial para la salud si no es mediante la comparación de individuos?
    Y no, no estoy diciendo que ser gay sea intrínsecamente malo para la salud, pero nacer con tetramelia tampoco es intrínsecamente malo para la salud y dudo que se pueda considerar algo normal.

    Y no me sirve que se dé entre animales. Eso no prueba nada. Los animales también sufren enfermedades y parásitos que son naturales. Biológicamente, ¿qué productividad tiene? No tiene sentido afirmar que lo inútil desaparece y al mismo tiempo afirmar que la homosexualidad es natural y normal.

    Y respecto a lo de tildar de locura lo del cambio de orientación sexual, es igual de sectario que negarlo. Que no sepamos cómo llevarlo a cabo no implica que no sea posible. Ni que no lo sea.
    Yo, particularmente, experimenté un cambio en mi orientación y no soy el único. Sin ir más lejos, tengo aquí a mi lado el libro “El eje del mal es heterosexual” (un título muy homófobo como se puede ver) y en uno de los artículos, una tal Ulrika Dahl afirma que su orientación ha experimentado un cambio de heterosexual a lesbiana. ¿Es tan imposible entonces?
    Pero me consta haber visto en unas cuantas publicaciones feministas la negación a que se investigue el origen de la homosexualidad por si se intenta cambiar la orientación de la gente y la posibilidad misma del cambio. Si tan válida es una orientación como otra, ¿qué más da? Si obviamente, no se va a investigar, nunca se va a saber y así, reafirman su propia tesis.

    Yo personalmente cambiaría mi orientación sexual y por gusto propio. Conecto mucho mejor con las mujeres y, en cambio, con los hombres no hay manera. Ni heteros ni gays. No necesito que vengan a decirme cómo he de sentirme y que si soy infeliz es porque no tengo nadie que me dé por el culo y que si pienso de otra manera es que me autoengaño. ¿No puedo optar a una vida afectiva sólo porque ellos lo digan?

    Sinceramente, no interesa que haya debate. Hay mucho tabú respecto a esos temas. Si no lo ves claro, es que eres un machista, homófobo, etc. Como si eso diera o quitara la razón.

  82. 2 febrero, 2013 en 18:29

    Discrepante dices: Ante todo, dejar claro que soy gay. Lo digo antes de que se me acribille como persona que habla del desconocimiento y prejuicios religiosos y etcétera.

    No digo que sea tu caso, pero ser gay no significa no poder tener prejuicios religiosos. ¿Quieres ejemplos?

  83. 2 febrero, 2013 en 18:46

    Discrepante, en nuestros primos más cercanos los bonobos, las relaciones homosexuales son un mecanismo evolutivo de cohesión del grupo y valvula de escape para controlar las tensiones y enfrentamiento entre los diversos miembros. Y parece que les funciona bastante bien porque en ellos a diferencia de nosotros o de los chimpancés no se ha identificado las terribles guerras que nos llevan acompañando desde hace milenios.
    En resumen, en la naturaleza hay muchas formas de favorecer la propagación de una determinada especie además de la simple reproducción directa. http://diario-de-un-ateo.blogspot.com.es/2013/01/de-verdad-los-humanos-somos-tan-unicos.html

  84. Terribilis
    2 febrero, 2013 en 18:57

    Discrepante #80 dices “Ante todo, dejar claro que soy gay. Lo digo antes de que se me acribille como persona que habla del desconocimiento y prejuicios religiosos y etcétera.”
    “Pero yo sigo sin tener claro que ser homosexual sea normal. Es más, ninguna orientación que no conlleve la reproducción no veo cómo se puede considerar normal.” ¿Algo así como como los “célibes” curas católicos, a que sí? Digo yo.

    Discrepante, te invito a que leas todos los comentarios de la quinta parte de esta serie https://lacienciaysusdemonios.com/2011/12/27/historia-de-la-homosexualidad-contada-para-fundamentalistas-5a-y-ultima-parte/ especialmente desde el comentario 47 en adelante, y verás respondidas muchas de tus interrogantes.

    Aunque ya veo que, cuando dices “Sinceramente, no interesa que haya debate.” sospecho quieres ser quien diga la última palabra. Ufff, has de saber que para pontificar está el púlpito.

    Saludos normales orientativos

  85. Terribilis
    2 febrero, 2013 en 19:01

    Perdón… era Discrepante #81 y no #80….

  86. raulmmurgui
    2 febrero, 2013 en 20:58

    Discrepante, te veo un poco perdido.

    Pero yo sigo sin tener claro que ser homosexual sea normal. Es más, ninguna orientación que no conlleve la reproducción no veo cómo se puede considerar normal.
    Y con normal me refiero a nivel biológico y de perpetuación de la especie.

    La homosexualidad no es directamente relevante para la supervivencia de la especie. La mitad de una población podría ser homosexual y la otra mitad reproducirse en una tasa suficiente para garantizar como mínimo el recambio generacional. Así que normalidad sexual y perpetuación de la especie no son términos necesariamente parejos.

    Y no me vale que me digan que no todo el mundo va a ser homosexual ni lo ha sido y por eso no supone ningún riesgo para la supervivencia de la especie y es normal. Eso está claro pero no quiere decir nada. Es como si dijera que una anomalía cardiaca no es mala porque no todos la padecemos. Pero es que si todos la padeciéramos, tendríamos problemas. ¿Cómo se sabe lo que se sale del rasgo de no perjudicial para la salud si no es mediante la comparación de individuos?

    Si no ves la diferencia entre homosexualidad y anomalía cardíaca mal vamos.

    La homosexualidad no te mata, la anomalía cardíaca si. Por eso lo segundo es una enfermedad y lo primero no. Y sabemos lo que es perjudicial por su impacto en la salud de un individuo, no por comparación.

    La diabetes mata, no hace falta comparar con otros individuos. La tuberculosis mata, no hace falta comparar con otros individuos. La artrosis es deformante e invalidante sin necesidad de comparar con otros individuos.

    ¿Lo pillas? Las enfermedades matan o limitan la vida de las personas. La homosexualidad no hace ninguna de estas cosas. por eso no es una enfermedad.

    Y no, no estoy diciendo que ser gay sea intrínsecamente malo para la salud, pero nacer con tetramelia tampoco es intrínsecamente malo para la salud y dudo que se pueda considerar algo normal.

    Hombre, si nacer sin extremidades, con malformaciones en otras partes del cuerpo, alteraciones del sistema nervioso, sin riñones y normalmente con hipoplasia pulmonar te parece que no es intrínsecamente malo para la salud me parece que no hablamos el mismo idioma.

    Además que tendras que justificar como si no es malo para la salud la inmensa mayoria de lso afectados nacen muertos o mueren muy poco después de morir.

    Y no me sirve que se dé entre animales. Eso no prueba nada. Los animales también sufren enfermedades y parásitos que son naturales. Biológicamente, ¿qué productividad tiene? No tiene sentido afirmar que lo inútil desaparece y al mismo tiempo afirmar que la homosexualidad es natural y normal.

    Lo inútil no tiene por que desaparecer. Lo que desaparece es lo perjudicial, lo inútil si no perjudica puede permanecer indefinidamente.

    Y eso es todo por hoy.

  87. 2 febrero, 2013 en 21:20

    Ser cura o monja católica, ¿es una enfermedad o una disfuncionalidad? ¿Son perjudiciales para la especie? Lo digo porque al ser célibes…..

  88. Discrepante
    2 febrero, 2013 en 21:31

    “Sospecho quieres ser quien diga la última palabra” Pues si empezamos con esas suposiciones, mal vamos…
    ¿Véis como estáis metiendo prejuicios religiosos sin venir a cuento? Todo el que lo critique es porque está intoxicado con las ideas cristianas. No hay más. No hay otra opción posible.
    Ya me dirás dónde he metido yo a Dios en mi intervención. Como lo de sacarte lo del celibato de la manga. Nunca he dicho yo que el celibato sea normal.

    Y sé de sobra que no se puede tocar el tema porque es tabú y vosotros mismos lo habéis demostrado saltando como si fuera una verdad obvia y absoluta.
    Si una persona que no ha tenido escolarización y dijera que las nubes las crea Dios en lugar de formarse por la acumulación de vapor de agua ¿te molestarías en explicárselo amablemente o le hablarías con el mismo tono de arrogancia porque para ti es una cosa obvia? Porque con el tema de la homosexualidad pasa eso. Y si siendo gay, entiendo la crítica a la homosexualidad por ser “antinatural” o “anormal” y otros dicen que es mentira, lo lógico es que si me parece un argumento sólido y no le veo fallos es que los que digan que no es así me lo demuestren. No tiene más. “- Mira, estás equivocado por esto, esto y esto.-” Y siempre lo que se veo son rodeos que no atacan a la raíz del tema y descalificaciones. Hasta hace relativamente poco las opiniones sobre la homosexualidad eran completamente opuestas. ¿No tengo derecho a saber la verdad? ¿No tengo derecho a discrepar y a comprenderme a mí mismo?

    Y añado otra cosa, si siendo gays se nos discrimina porque mucha gente nos sigue viendo como una aberración lo lógico sería desmontar esos argumentos detalladamente. Y eso todavía no lo he visto. Y no es la primera vez que tengo esta conversación ni que consulto libros. ¿De qué me sirve que me digan que siempre ha habido gays, que todo lo que se dice sobre los gays es mentira, que si en los animales también se da? Se evita el tema clave y es la relación entre sexualidad y reproducción. Porque si la mayoría de la gente no lo ve normal es por eso. Que no se puede considerar como una cosa aparte porque están ligadas inevitablemente y pretender que el deseo sexual es una mera casualidad sin relación alguna y que por eso la homosexualidad es tan normal como la heterosexualidad.

    Y digo más, si esta conversación la mantuviera con gays, probablemente me mirarían con mala cara y me harían el vacío. Es un tema tabú. “Es mejor no hablar del tema. Yo soy feliz así.” Y conozco a chicos que cuando empezaron a asumir que eran gays tampoco lo consideraban normal a pesar de tener novio. Y si se supone que los gays nos sentimos mal son por los prejuicios sociales infundados y la represión subsiguiente, que si un gay se odia a sí mismo (“homofobia interiorizada”) o se siente inferior es por lo mensajes sociales y es una víctima, discriminar a los gays que se odian a sí mismos o que no se encuentran del todo bien por su orientación es repugnante. Es darles la espalda porque no ven las cosas como nosotros en lugar de intentar resolver sus dudas y que vean la verdad. Es una tiranía del ex-oprimido sobre el oprimido. Así que me parece que es un tema que abordar seriamente.

    Yo no veo que me hayáis resuelto lo que planteo, así que se ve que no está tan claro. Los bonobos usan el sexo para relajarse, como nosotros. Pues muy bien, pero biológicamente sigue sin tener sentido. También comemos por placer muchas veces y no por ello no digerimos la comida: el cuerpo no distingue. El cuerpo quiere nutrirse y reproducirse para que la especie continúe. Es un comportamiento. Los humanos también nos masturbamos por placer. La cuestión es que somos capaz de desligar la búsqueda de procreación de nuestro cuerpo con nuestros propios intereses y elegir tener sexo porque es agradable o no tener hijos. Pero es una elección consciente basada en un instinto.
    Pero es que el deseo homosexual es directamente opuesto a la procreación. No es algo que elijas hacer voluntariamente. Y, por tanto, el cuerpo actúa en contra de sus propios intereses y no se puede considerar que sea normal entonces.
    ¿Qué le vas a decir a un adolescente gay sobre la homosexualidad? “- Sí, es normal pero si quieres tener algún día hijos, tendrás que recurrir a una madre de alquiler o montártelo con una tía, que te da asco. Pero, tranquilo, que aunque seas fértil eres normal, eh. Yo con mi novia siendo fértil como tú puedo preñarla cuando quiera (o sin quererlo). Tú con tu novio no. Pero oye, que no hay relación entre ambas cosas, eh. No hay problema alguna con tu sexualidad. Es todo casualidad.-”

    Si la reproducción no tiene nada que ver, ¿por qué es normal la homosexualidad y la zoofilia y la pedofilia, no? ¿Por qué no? Y no me vale lo del consentimiento, porque de eso no depende si la orientación es buena por sí misma o no. ¿Si un heterosexual viola a una chica implica que ser heterosexual es malo porque no ha habido consentimiento?

    Y como humano que soy, tengo derecho a discrepar y a entender cómo funcionan las cosas. No tengo por qué creérmelo porque sí y si planteo dudas, que se me ponga cara de asco. Cuando tengo dudas, es por algo. No siempre han estado las cosas tan claras. Porque ni os imagináis lo mal que se pasa y parece que fuera culpa mía porque soy corto y no veo las cosas pero los demás sí. Pero, ojo, que cuando les planteo la duda todo el mundo escurre el bulto.

  89. J.M.
    2 febrero, 2013 en 21:36

    Discrepante :

    Y no me vale que me digan que no todo el mundo va a ser homosexual ni lo ha sido y por eso no supone ningún riesgo para la supervivencia de la especie y es normal. Eso está claro pero no quiere decir nada. Es como si dijera que una anomalía cardiaca no es mala porque no todos la padecemos.

    En esta frase está la base del error de toda tu argumentación, así como la base de la mayor parte de prejuicios homófobos. Aquí y en el concepto de normalidad.

    Vamos a ver. Existe una diferencia clara entre ser maricón, gordo o enfermo cardiaco. Estar gordo o tener una cardiopatía no es un carácter positivo para el individuo, dado que reduce sus espectativas de vida. Ser homosexual no es un carácter negativo para el individuo, porque no lo hace.

    Esta es la razón fundamental para que no consideremos la homosexualidad como una enfermedad, mientras sí lo hacemos con la obesidad o las cardiopatías.

    Por el contrario, ser homosexual es un carácter negativo para la supervivencia de tus genes, mientras que ser obeso o tener una cardiopatía puede no serlo si la manifestación y/o las consecuencias letales se dan con posterioridad a la edad reproductora.

    Desprendiéndose de ello, se podría pensar que la homosexualidad representa un carácter no adaptativo para la población, al igual que la obesidad o la cardiopatía si tienden a manifestarse antes o durante la edad reproductora, a pesar de que la primera no suponga una amenaza para la salud o calidad de vida del individuo y las dos segundas sí (es decir, a pesar de que la homosexualidad no sea una enfermedad y las dos obesidad y la cardiopatía sí)

    Pero en las sociedades desarrolladas actuales, la obesidad y las cardiopatías pueden ser tratadas en una gran proporción, permitiendo a los individuos portadores unas espectativas reproductoras prácticamente normales (siempre y cuando no venga un gobierno neoliberal a cargarse la sanidad pública, claro está).

    Ahora bien, fíjate en la paradoja: en la sociedad actual, la presencia de individuos homosexuales no hace peligrar la especie (de hecho, unos cuantos cientos de millones de no reproductores no vendrían nada mal para revertir la insostenible tasa crecimiento de la población mundial). Sin embargo, gracias a lo comentado en el párrafo anterior, la obesidad y las cardiopatías (así como otras muchas enfermedades) no son filtradas por la selección natural, y se propagan en la población de forma prácticamente libre, al no suponer una desventaja reproductora. Así, cabe esperar lo que observamos: menos muertes (o más tardías), pero un aumento de casos de obesidad y de cardiopatías.

    Por lo tanto, y siendo muy bestias, yo estoy produciendo un mayor daño a la especie siendo gordo que siendo mariquita.

    Con respecto a la normalidad, entiendo que no hablamos en sentido estadístico, sino que nos referimos al significado vulgar de “aquel que no se aparta de las características medias del grupo“, más que a lo que se ajusta a un “estado natural” o a unas “normas prefijadas de antemano”.

    Pues bien, coincido que -con los datos disponibles- ser homosexual no es normal, de igual forma que no es normal tener un CI de 140, tener un grupo sanguíneo AB- o que te guste el cine francés. ¿Y cuál dices que es el problema?

  90. Terribilis
    3 febrero, 2013 en 12:19

    J.M. dices “Pues bien, coincido que -con los datos disponibles- ser homosexual no es normal, de igual forma que no es normal tener un CI de 140, tener un grupo sanguíneo AB- o que te guste el cine francés. ¿Y cuál dices que es el problema?”

    Ahora entiendo cuando algunas personas me dicen que no soy normal. Creía que lo decían porque soy medio friki, pero no,, ahora me doy cuenta, soy anormal porque efectivamente mi tipo de sangre es AB – 😳 ¿Habrá algún remedio homeopático para resolver mi anormalidad? :roll:MMMM,,Aunque pensándolo bien, puedo fundar una asociación de “Los elegidos del grupo AB-” y quizá hasta consiga subsidios varios. En España somos el 2,5 % de la población, yujuuu Podemos hacer un partido político, sin ánimo de lucro, por supuesto 😈 :mrgreen:

    Saludos con RH

  91. Blueoriol
    3 febrero, 2013 en 16:41

    Me parecen dudas un tanto aberrantes, sinceramente.
    ¿Te consideras un persona anormal?
    ¿Causas algún daño a alguien por ser gay?

    ¿La normalidad se define en base a la procreación?
    ¿Los esteriles o los que deciden no tener hijos, son anormales?

    Si definimos “normal” como algo estadisticamente (o porcentualmente) mayoritario, entonces podriamos definir a la homosexualidad como anormal. Yo prefiero, en lugar de normal, usar la palabra corriente y en lugar de anormal, poco corriente.

    Tal vez no exista diferencia en el diccionario, pero todos entedemos que algo poco corriente no es necesariamente malo (puede incluso, ser bueno), y en cambio, sabemos que algo anormal es malo.

    Y sinceramente, no creo que sea muy sano, considerarse a uno mismo como tu lo haces.

    Y tampoco debieras extrañarte si la mayoria de los comentaristas no te creen. A mi por lo menos me cuesta creer que alguien que abiertamente afirme ser gay, se considere anormal.
    Siendo malpensado, yo diria que no eres gay. Que eso lo dices para que tu comentario tenga mas relevancia, ya que, de no ser por este hecho (que afirmas ser gay), tu comentario/s podría ser perfectamente de cualquier literalista biblico, miembro de opus dei, mormón…

    Si realmente eres gay, te recomiendo encarecidamente que hables con algún terapeuta o con algún grupo de apoyo, porque esos conflictos y ese autodesprecio no son nada sanos y no pueden terminar bien.

  92. Blueoriol
    3 febrero, 2013 en 16:42

    P.D.: ¿El sexo solo sirve para procrear o tambien tiene un uso lúdico y social?

    ¿Son anormales todos aquellos que practican sexo sin animo de procrear?
    ¿Es anormal masturbarse?

  93. raulmmurgui
    3 febrero, 2013 en 17:06

    Discrepante.

    Uno de tus problemas es que basas la definición de normalidad en la reproducción.

    Es normal que no todos se reproduzcan, ahí tienes las parejas de ancianos que se quieren a pesar de no poder reproducirse. Las parejas con uno o ambos miembros estériles.

    Otro, es que comparas al hombre con el grueso de los animales cuando eso no puede ser así, porque nosotros tenemos también un lado social. Y no puedes obviar la parte social del sexo, tan natural como la parte reproductiva.

    En cuanto a tu obsesión sobre el supuesto malgasto al haber homosexuales fértiles te diré que no te preocupes, es natural el desperdicio de gametos sexuales, sobre todo masculinos, pero también femeninos. Ni todos los espermatozoides dan un hijo (vamos pero ni de cerca), ni todos los óvulos acaban en embarazo.

    En cuanto al resto de problemas que tengas para aceptar lo que eres tendrás que currártelos tú.

  94. Yambo
    3 febrero, 2013 en 17:39

    Si me permitíe un inciso, en enfermedades mentales se trata de aplicar un modelo médico, asi que lo “normal” como concepto estadístico es lo que se busca. Pero con matices. Porque la desviación estadística de comportamientos y vivencias no siempre es una “enfermedad”. POr ejemplo: Superdotados. Tienen un CI “anormal”, pero eso no supone “patología”, vamos, ni de broma.

    Otro ejemplo clásico son los hábitos sexuales, porque no puede considerarse una “patología” cualquier postura que no sea la del misionero (por cierto, menos frecuente de lo que se cree aunqeu aún mayoritaria). Que uno prefiere el Perrito? Pues vale, pues bueno, pues que le aproveche, pero NO ES UNA PATOLOGÏA esa preferencia. Con la homosexualidad pasa exactamente lo mismo: Que sea estadísticamente “anormal” no supone que sea una enfermedad. Enfermedad en psiquiatría supone muchos factores, y hay que ir con cuidado.

    En el caso de la homosexualidad no es válido el criterio médico de la desventaja biológica. En algunas enfermedades mentales puede ser un criterio aceptablemente válido, como en la esquizofrenia, pues hay una lesión cerebral más o menos conocida y desde luego la evolución natural de la enfermedad destruye al individuo y merma la posibilidad adaptativa y reproductiva. Pero no para trastorno personalidad, el cual puede suponer una clara ventaja en según que entornos (imagina a un psicópata en la cárcel, mucho más adaptado que cualquier otro). Un homosexual no está como individuo ni mejor ni peor preparado que cualquier otro, salvo en sociedades muy represivas donde puede perder la vida o la libertad. Conviene no confundir un perjuicio del individuo con el de la especie, son cosas muy distintas y el compañero Discrepante temo que se haya liado aquí.

    O considerar enfermedad cualquier desviación de creencias y conductas aceptadas por la sociedad. Cuidado. No todo lo extraño o aconvenional es patológico. Simpemente es diferente. Punto. Nada más. Ser del barça en Madrid, o viceversa, no es muy convencional, pero desde luego NO es una enfermedad.

  95. J.M.
    3 febrero, 2013 en 19:00

    Blueoriol :

    P.D.: ¿El sexo solo sirve para procrear o tambien tiene un uso lúdico y social?

    No, el sexo no sirve solo para procrear, al menos en mamíferos. También sirve como medio de estructuración social y dominancia. Al margen de que un gorila no copula con la intención de tener hijos, sino porque le mola. Así que cuidadito con el tan manido argumento de que la copulación es con fines procreativos en la naturaleza. Como tantas veces, la evolución ha obtenido que algo necesario sea placentero para que todo el mundo pierda el culo por hacerlo…

  96. 4 febrero, 2013 en 4:52

    No tengo tiempo para abundar, pero hay varios puntos por aclarar.

    Primero: La reproducción es el proceso biológico que origina nuevos organismos de la misma especie. La reproducción NO ES UN PROCESO VITAL.

    Ningún organismo se muere por el hecho de no reproducirse a diferencia de la nutrición. Este último es un proceso vital. No te nutres, te mueres.

    Segundo. Por lo mismo, no todos los organismos se reproducen. Ni siquiera cuando todos los adultos estuviesen capacitados para hacerlo, pues los depredadores y los parásitos hacen su parte.

    En un panal, sólo se reproducen una reina y unos cuantos zánganos. Las miles de abejas del resto del panal son estériles. Casi todos los leones tampoco se reproducen a diferencia de las leonas y uno que otro león.

    La reproducción solo es importante para las especies, no para los organismos.

    Si en una especie, un organismo no se reproduce, no es relevante mientras haya organismos de la misma especie que lo hagan.

    Hay especies que al evolucionar se adaptaron al modo más eficaz para su linaje dejando que sólo la reina y los zánganos afortunados que copularon con ella tengan hijos. Una abeja esteril hereda mejor sus genes cuidando el panal para que su reina tenga más descendencia, sus estériles hermanas y unos cuantos zánganos y abejas “princesas”.

    No reproducirse puede ser ventajoso para el organismo, las abejas comen bien con su modo de vida y también para la especie. El grupo al que pertenecen las abejas y las hormigas (himenópteros) es uno de los taxones más exitosos.

  97. 4 febrero, 2013 en 10:08

    Hay especies que al evolucionar se adaptaron al modo más eficaz para su linaje dejando que sólo la reina y los zánganos afortunados que copularon con ella tengan hijos.

    No hay que irse a los insectos para observar reproduccion selectiva. En el propio ser humano, la menopausia es un mecanismo beneficioso para la especie al hacer que una mujer con una edad que le haria dificil resistir el rigor de un parto no se reproduzca y en cambio ayude al cuidado de los niños de su familia (ojo, estoy hablando desde el punto de vista evolutivo sin ninguna consideracion social).

  98. 4 febrero, 2013 en 15:36

    Javi:

    Claro que tenemos el efecto favorable para la sobrevivencia de una especie en de la esterilidad anticipada de las mujeres. Ya que se heredan más genes ayudando a la hija a cuidar su descendencia que teniendo hijos siendo vieja.

    Sin embargo, la cantaleta sobre lo antinatural de la homosexualidad asume como una degradación la desviación humana contrapuesta a todo lo biológico. No saben biología.

    Las hormigas, abejas y avispas son un grupo de varios cientos de miles de especies. En muchas de esas, ser esteril ha contribuido a su éxito evolutivo. No es un comportamiento raro, es el normal (estadisticamente).

    Sigo sin tener tiempo, pero hay que insistir que la reproducción no es un proceso vital. Los organismos no se mueren por no haberse reproducido. Recordemos al gran George.

    Mientras una especie se reproduzca con éxito en su hábitat no importa como lo haga, prosperará. La existencia de la homosexualidad no pone en peligro a una especie que la presente.

  1. 14 noviembre, 2011 en 11:21
  2. 4 diciembre, 2011 en 15:35
  3. 28 diciembre, 2011 en 9:31
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: