Inicio > Actualidad, Blogueros invitados, Ciencias Sociales, Escepticismo, Medicina, Microbiología > ¿Es lícito censurar información científica por seguridad nacional?

¿Es lícito censurar información científica por seguridad nacional?

16 enero, 2012

 

El herrerillo chivato

Acabo de leer que un grupo de investigación de los Países Bajos ha creado una cepa del virus de la gripe extremadamente patógena, y por tanto muy peligrosa para nuestra salud. Por trabajos anteriores se conocen algunos determinantes génicos implicados en el grado de infectividad del virus de la gripe: capacidad de provocar una desmesurada reacción inmune, capacidad para invadir tejidos del aparato respiratorio, alta capacidad de dispersión en el aire, resistencia a antivirales, etc. El citado grupo de investigación ha combinado todos estos determinantes generando un “supervirus”, que efectivamente es extremadamente peligroso. El problema ha surgido al intentar divulgar este hallazgo a la comunidad científica. El manuscrito ha sido enviado a Science, pero la revista ha recibido órdenes de seguridad nacional de EEUU para que la publicación no vea la luz. Esta información se considera clasificada por considerarse que podría ser usada por grupos terroristas para generar un arma biológica. Aquí nos encontramos con un choque frontal entre la libre circulación de información científica y la seguridad de los ciudadanos frente a potenciales ataques por parte de grupos terroristas. Todo un dilema de no fácil resolución.

  1. KC
    16 enero, 2012 en 14:56

    Si realmente cualquiera que no sea un país puede tener el medio para crear algo así, es totalmente lícito y, por tanto, potencialmente legal. La seguridad nacional, por su inherente interés general, está por encima de cualquier derecho individual que sea susceptible de ser colectivo. Eso es así mal que nos pesen los registros en un aeropuerto. Pero es que, de otra forma, si luego pasara algo, los primeros en criticar las medidas seríamos los ciudadanos. Claro que luego no podemos caer en medidas extremas como tres cacheos por viajero o cosas similares. Todo se tiene que dar en su buena medida.

    Otra cosa es que la paranoia norteamericana sea de tal naturaleza que realmente algo así no pueda ser elaborado por personas físicas, que es algo que desconozco (supongo que dependería de los medios).

    Y uno puede decir, “pero es que por Internet también hay fórmulas para hacer bombas”; y yo le respondería: “sí, otro ejemplo de información científica muy útil”.

    Saludos.

  2. 16 enero, 2012 en 15:39

    Realmente no es tan difícil. Sencillamente, ¿a quién se le ocurre crear tal cepa del virus en una época como esta, en la que hay tantos problemas con el terrorismo -especialmente el islamista-? Pienso que no es el momento adecuado para una investigación en esa dirección, y que podría acarrear más problemas que ventajas.

    En cualquier caso: por supuesto que es lícito censurar cierta información científica que en las manos equivocadas pudiera desencadenar un problema bien gordo, como el que ocurriría si ciertos paises o grupos terroristas accedieran a tal agente patógeno.

  3. ariesvid
    16 enero, 2012 en 17:35

    y para que crearon esa cepa??

  4. Anita
    16 enero, 2012 en 18:16

    Manuel, ¿y cuál es el objetivo de crear tal virus?

  5. 16 enero, 2012 en 18:37

    En todo caso, la agencia de seguridad nacional podrá impedir que una revista con sede en EEUU lo publique, pero y una revista europea? O una revista india, o de donde sea?
    Lo que quiero decir es que si de verdad es una información tan sensible, no sabrán ya los investigadores que no pueden publicarla? De verdad es buena idea vetarla para una revista, cuando a dia de hoy, si te da la gana, la info la sueltas a los cuatro vientos en menos que canta un gallo?

  6. 16 enero, 2012 en 18:41

    Mientras que en matemáticas 1+1+1+1+1=5, en biología no siempre es así. Se quería estudiar la posibilidad de que un organismo con esas mutaciones fuera viable, y con el rendimiento esperado. Muchas veces se diseña sobre el papel unas mutaciones con unas características esperadas determinadas, pero en la práctica no funcionan, ya sea porque son poco competitivos con otros organismos del entorno, o porque la mutación acarrea disfunciones imprevistas. Por eso se pusieron al jugar al lego para construir un monstruito.

    Nature ha tenido la misma recomendación por parte del gobierno USA, y por aquello de estar por medio la OTAN…. podéis imaginar el resto.

  7. 16 enero, 2012 en 18:45

    También podían haberse autocensurado ellos mismos cuando comenzaron el Proyecto Manhattan.

  8. entomofilico
    16 enero, 2012 en 19:13

    Y digo yo; con la cantidad de cosas útiles y beneficiosas que se pueden hacer con la transgenia ¿No podían haber jugado al lego con otra cosa? Imagino que hay mejores proyectos de investigación que crear supervirus…
    La culpa va a ser de las películas de Holywood, porque esto me recuerda al argumento de Misión Imposible II (jejeje) Ya en serio, si de verdad alguien ha fabricado algo así creo que es una irresponsabilidad gigantesca haberlo hecho y una más grande difundir información sobre el partícular.

  9. 16 enero, 2012 en 19:22

    Entomofilico, quiero pensar que el objetivo de este experimento es el de tener la herramienta sobre la que ensayar fármacos o diseñar vacunas. La tesis es que algún día puede aparecer algo así, la evolución no para, por lo que hay que estar preparados. Al menos ese es el argumento de expertos como el que escribe esto en Nature: http://www.nature.com/news/don-t-censor-life-saving-science-1.9777

  10. entomofilico
    16 enero, 2012 en 22:46

    Visto desde ese punto de vista tiene su lógica. Pero me sigue pareciendo arriesgado…

  11. KC
    16 enero, 2012 en 23:48

    Marino :
    En todo caso, la agencia de seguridad nacional podrá impedir que una revista con sede en EEUU lo publique, pero y una revista europea? O una revista india, o de donde sea?
    Lo que quiero decir es que si de verdad es una información tan sensible, no sabrán ya los investigadores que no pueden publicarla? De verdad es buena idea vetarla para una revista, cuando a dia de hoy, si te da la gana, la info la sueltas a los cuatro vientos en menos que canta un gallo?

    Marino, estamos hablando de una revista de EEUU, que entra dentro de su jurisdicción. No podrían hacerlo con una revista de la India, o de donde sea, porque no entra dentro de su jurisdicción, pero es muy probable que usaran otro tipo de medidas.

    No tengo yo tan claro lo que dices sobre si los investigadores saben, pues muchos trabajos tienen una finalidad meritoria que hace que uno quiera publicar cualquier cosa, aun obviando otro tipo de efectos secundarios (como se presume en este caso). Cualquiera podría obviar todo tipo de efectos secundarios si sabe que va a conseguir cierto renombre.

    Que un tipo de info se “pueda soltar a los cuatro vientos en menos que canta un gallo” no es ningún argumento para que un tipo determinado de información pueda ser publicada. Es decir, que yo pueda y quiera publicar la fórmula de la coca-cola no me da licencia para publicar cómo hacer un virus de los efectos aquí descritos. No tiene nada que ver el contenido de una información con otra y casa una tiene que ser resulto según unos criterios.

    No es que yo sea agente de la CIA encubierto que intente dejaros sin información, ni que defienda ese tipo de cosas, es solo que algo así en manos equivocadas podría causar estragos que lo único para lo que habría servido sería para hacer una bola de nieve más grande.

    Es decir, esa información, por ser peligrosa en según qué ámbitos, solo debería estar en manos de profesionales que tengan como intención únicamente la previsión de futuras enfermedades, no de un amigo de mi primo que quiere jugar a hacer “bichillos”. O aún peor, un soldado de Dios dispuesto a morir por su causa o un caucásico de ojos azules creyéndose Rambo.

    Creo que las diferencias son claras.

    Saludos.

  12. 16 enero, 2012 en 23:56

    Al leer la pregunta mi respuesta ha sido ¡No!
    Después de leer el articulo y los comentarios ya no estoy tan seguro.

    Cambiemos un poco la pregunta: si este conocimiento es tan peligroso, ¿debería la NSA mantener los científicos que poseen estos conocimientos a buen recaudo? ¿Les ponemos guardaespaldas para que no sean secuestrados por terroristas? ¿Los encerramos en sitio seguro? ¿Los hacemos desaparecer y volamos el laboratorio?

    Creo que mi respuesta continua siendo no.

    Otra pregunta: con lo poco que se sabe de este descubrimiento, ¿cuanto tardaría gente preparada (al servicio de terroristas, naturalmente) en reproducirlo?

    El conocimiento no tiene freno, si lo intentan tarde o temprano lo conseguirán. ¿Cuanto tardo la URSS en conseguir la bomba atómica después de que la consiguieran los americanos?

    El virus está creado, mal hecho (o no), consigamos ahora la vacuna.

  13. KC
    17 enero, 2012 en 0:18

    ¿debería la NSA mantener los científicos que poseen estos conocimientos a buen recaudo? ¿Les ponemos guardaespaldas para que no sean secuestrados por terroristas? ¿Los encerramos en sitio seguro? ¿Los hacemos desaparecer y volamos el laboratorio?

    No, sencillamente se firma una cláusula de confidencialidad y no se publican los nombres de los investigadores. Estos temas deberían estar regulados mediante ley especial. No puede regularlos la misma ley que regula si ponemos un ascensor o las que regulan otro tipo de estudios.

    Otra pregunta: con lo poco que se sabe de este descubrimiento, ¿cuanto tardaría gente preparada (al servicio de terroristas, naturalmente) en reproducirlo?

    Esta es una cuestión básica para lo que se debate. A mayor facilidad de reproducción, mayor diligencia en la cuestión. Supongo que será bastante complicado, pero será cuestión de medios (no creo que alguien con el Micronova pueda hacerlo).

    ¿Cuanto tardo la URSS en conseguir la bomba atómica después de que la consiguieran los americanos?

    La URSS era una “unión de repúblicas”; en una república hay mucha gente (no sólo políticos, también científicos con criterio). No era un grupo de gente cuyo criterio ya sabemos cuál es y que tan siquiera utilizaría el objeto como arma de guerra, sino solo con uso terrorista (lo cuál aún hace más difícil que luego se puedan pedir responsabilidades).

    Por otro lado, habría que ver cuántas personas son necesarias para hacer una bomba atómica y cuántas para conseguir y poder usar cabezas nucleares (con datos reales, no de películas).

    El virus está creado, mal hecho (o no), consigamos ahora la vacuna.

    Totalmente de acuerdo. Y a poder ser antes de que ese tipo de conocimiento sea libre y totalmente público pudiendo caer en determinado ámbito.

    Saludos.

  14. KC
    17 enero, 2012 en 0:27

    Quería decir cuántas para hacer y usar cabezas nucleares y cuántas para modificar un virus y poder usarlo.

    Al leer la pregunta mi respuesta ha sido ¡No!
    Después de leer el articulo y los comentarios ya no estoy tan seguro.

    No me ha quedado claro. ¿Te parece lícito o no?

    Saludos.

  15. Salper
    17 enero, 2012 en 0:47

    Si el virus hubiese sido fabricado, digamos en Iran (por poner un ejemplo),

    ¿Seria diferente la situacion? Deberian permitir que se publicase? O preferiria todo el mundo seguir en la ignorancia?

  16. Rafa
    17 enero, 2012 en 0:55

    Mi respuesta es no. Por qué?, simplemente porque si alguien lo hizo es porque se puede hacer, y si se puede hacer la única manera de que alguien encuentre solución a los problemas que pueda ocasionar es que la comunidad conozca lo mejor posible el agente causante.
    Obviamente los gobiernos tienen derecho a hacer lo necesario para proteger la población, solo que en estos casos la forma de protegernos es publicando el conocimiento.
    Lo que me genera dudas es la veracidad del caso. Como se sabe del trabajo si no se publicó y no pasó por la crítica?. De todos modos la hipótesis es muy interesante.

  17. KC
    17 enero, 2012 en 1:32

    Sigo con mis argumentos por si alguien quiere entrar en el debate.

    Todos recordamos el tema del gas sarín y los locos de Verdad Suprema (la suya, claro). El sarin también es artificial, en el sentido de que hay que generarlo (no lo sacas del medio natural) de alta mortalidad en dosis relativamente no muy grandes. Hace unos años un periodista inglés explicó -se hizo bastante famoso el tema- que pudo hacerse con los “ingredientes” necesarios para generar sarín y que en Internet había leído la información necesaria para generarlo mediante productos cotidianos.

    Entonces se hizo el consiguiente debate -parecido a éste- de que había que hacer. Evidentemente el Ministerio competente dijo que no iba a prohibir los productos cotidianos porque eso sería darle una especie de victoria a los potenciales terroristas ya que generarían cuantiosas pérdidas económicas, laborales, sociales, etc.

    ¿Se prohibieron los productos? Por supuesto que no, porque la prohibición de algo así no es rentable y perjudica al interés general mucho más que su no prohibición (criterio fundamental de rentabilidad utilitarista, cosa aquí importante para valorar los asuntos).

    A mí tampoco se me ocurriría prohibir la producción de cuchillos porque haya personas que matan con ellos (por seguir con el ejemplo).

    Pero es que esos casos son unos y estos son otros. Y para cada caso hay que valorar todas las circunstancias. El hecho es que, a diferencia del anterior supuesto, generalmente las personas que no nos dedicamos a la virología y demás no usamos ni jugamos con los virus más allá de coger alguno accidentalmente. Es decir, este tipo de virología “extrema” es por su misma naturaleza algo que se mueve en un círculo determinado de personas. En este caso, cabe recordar que no se está pidiendo la prohibición de la virología al completo, sino determinada publicación, todavía en pañales. ¿Serviría de algo una censura eterna del tema? Pues no, porque como bien han dicho ya, el conocimiento no tiene freno -y más con medios orgánicos de comunicación como Internet-. ¿Hay una diferencia entre censurar una investigación sobre algo que puede servir de arma y que no tiene una solución clara y censurarla cuando ya se tiene una posible solución? Pues sí y por ahí creo que debería ir el criterio para solucionar este tipo de conflictos.

    A mí me parecería muy bien que cualquier otro tipo de investigación sobre virus se publicara libremente en cualquier canal, porque, como dice el tipo del artículo que enlaza Manuel, así se pueden desarrollar nuevas mejoras y tal.

    Lo que no veo nada claro es que alguien quiera publicar cómo hacer un supervirus, que es lo que se extrae de la lectura de la entrada, porque eso no tiene ni pies ni cabeza (me imagino que no será exactamente eso, pero por la lectura da a entender que sí). Es decir, si tú, científico, quieres investigar cómo convertir un virus en un supervirus capaz de lo peor, y además quieres que los demás te conozcan, solicita la publicación cuando también hayas -o hayan- descubierto una vacuna o algo similar, pero no por querer ser el primero nos dejes a todos en pelotas.

    Que sí, que me parece muy bien lo que dice el señor del enlace de Manuel acerca de que él ya vivió una época parecida y tal, pero es que las comparaciones son odiosas y las circunstancias demasiado cambiantes como para decir que como aquella vez no pasó, ésta tampoco tiene por qué. La Historia ya ha demostrado muchas veces lo falaz de esa argumentación.

    Además creo que ese tipo de investigaciones deberían primero compartirse mediante un canal más concreto, prepararse bien para prever cualquier tipo de mal uso, y luego ya publicarlas con total normalidad. Pero no descubrir el tema y querer precipitarse por diferentes motivos.

    Insisto en que habría que ver, también, qué grado de complejidad tiene hacer algo así. Pero vamos, que es totalmente natural que un Estado quiera prever, hasta cierto punto, el control de ese tipo de cuestiones. Al menos cuando van apareciendo. Porque parece que haya que recordar que los Estados somos todos -o al menos eso dicen las Constituciones-, no una máquina.

    Eso no quita, como no, que haya diferentes Estados que pequen o hayan pecado de seguridad, cuando lo primero que deberían haber hecho es invertir más en Educación.

    Siento el rollo.

    Saludos.

  18. 17 enero, 2012 en 1:45

    Me recuerda en cierta forma al tema de la censura que inició Darío, y mi respuesta es la misma: hay ideas que no deben ver la luz, y un virus con la posibilidad de causar una pandemia y unas cuantas miles de muertes me parece una candidata excelente a una de esas ideas. El que el virus tal sea o no más o menos fácil de construir no importa para el tema a tratar: tal vez una red terrorista no tenga los medios para fabricarlo, pero alguna nación, como China solo por decir algo, sí. Y donde un lidercillo megalómano se haga con el control de una nación con un potencial bélico, industrial y científico como esa, me parece ya suficiente excusa para no publicar acerca de lo bonito que quedaría el virus en un sistema de ventilación de un aeropuerto.

    lufegaba75 no es que los EEUU no se autocensuraran, sino que entre que los soviéticos tenían un servicio de espionaje capaz de hacerse con información del proyecto Manhattan y que sus físicos estaban (y siguen estando) entre los mejores del mundo, que obtuvieran el conocimiento para fabricar armas nucleares era una mera carrera de tiempo entre su servicio de inteligencia y su departamento de Física. De hecho (los rusos y muchos otros, entre ellos los alemanes) ya investigaban sobre esa aplicación de la física nuclear antes de la la Segunda Guerra Mundial, y los recursos y tiempos que invirtieron en esta guerra es probablemente lo que provocó que fueran los EEUU y no los soviéticos quienes la descubrieran primero. Es lo que tiene que la ciencia sea tan exacta 🙂 .

  19. KC
    17 enero, 2012 en 2:03

    Oiga, Aioros, que las ciencias sociales por ser sociales no son menos ciencia… 😛

    Sobre lo que dices acerca del uso por países y no países, yo diría que, en realidad, el peligro radica más en los no países (pequeños grupos políticos, religiosos, etc.), ya que, generalmente, los países no actúan de forma terrorista y saben que hay diferentes organismos internacionales que podrían hacerlos añicos de muy distintas formas (es un efecto auto regulador que el mismo derecho internacional genera para que no pase justamente lo que comentas); y eso por mucho que sea China u otro.

    Hay varias convenciones internacionales sobre prohibiciones de armas químicas y biológicas que no pueden ser actualmente usadas en conflictos bélicos y esas reglas son muy tomadas en serio hoy en día. Por mucho que un megalómano lleve las riendas de un país, tonto no está y sabe que quedaría expuesto a responsabilidades de jurisdicción internacional.

    No sucede lo mismo con grupos que actúan de forma terrorista, donde la identificación y arresto es mucho más complicada y se traduce en menores responsabilidades ya que las investigaciones son mucho más complejas.

    Saludos.

  20. Persona
    17 enero, 2012 en 2:30

    Para nada rollo KC, has expuesto tu opinión con argumentos claros y comprensibles, pero con tu permiso voy a dar mi opinión sobre un matiz: Ante todo no soy virólogo, si digo una tontería por favor corregidla, pero creo que la intención al describir los procesos paso por paso y detallados de elaboración de este virus es la de encontrar un remedio cuya solución pueda hallarse en alguno de estos pasos intermedios.

    En cuanto a las implicaciones éticas de esta noticia, en mi opinión, creo que todas las partes han cumplido su función en este caso. Los virólogos han creado un virus artificial preveyendo una posible mutación natural y lo han hecho de dominio público para aunar fuerzas con objeto de anular su poder y evitar a su vez que se monopolice el uso que se puede hacer de esta investigación. Por su parte, las autoridades sanitarias y las agencias de seguridad, en este caso la NSA, han cumplido su parte regulando el acceso a dicha información, lo cual me parece lo más sensato. Cada uno ha ejercido su parte de responsabilidad.

    Respecto al tema del acceso a la información, el uso que se hace de ella y la responsabilidad de los gobiernos sobre su regulación, me gustaría añadir otro ejemplo. Se descubrió que de algunos medicamentos para tratar el resfriado común se puede extraer la pseudoefedrina (corregidme si me equivoco porque tampoco soy químico) para la elaboración de metanfetamina, lo que fuera de España se llama crystal meth cuyos efectos son parecidos al crack pero por una fracción de su coste. Como los medicamentos con dicho componente activo funcionan y no presentan una amenaza a la salud pública no se pueden prohibir, pero en paises como U.S. se ha restringido la cantidad que se puede suministrar por persona y en Australia directamente no se puede comprar sin prescripción médica.

    Sun saludo.

  21. Valinaure
    17 enero, 2012 en 7:31

    pues aqui en México tiene años que prohibieron los medicamentos con pseudoefedrina por ese motivo y en varios casos se tuvo que reformular el medicamento con fenilefrina. Y de hecho, ahora en las noticias sobre decomisos a narcotraficantes se habla mas de decomisos de “precursores” que de la misma droga en si

  22. Luis
    17 enero, 2012 en 10:15

    Yo tampoco soy químico, pero hasta donde yo se la efedrina (al igual que la pseudoefedrina, la fenilpropanolamina, y la epinefrina) se extrae de la efedra y la bala (Sida cordifolia) y el precursor para la síntesis de todas las anfetaminas.

  23. Persona
    17 enero, 2012 en 10:24

    Pues mira, no sabía que podían sustituir la pseudoefedrina. Me imagino que en los dos casos que he citado tuvo más peso la industria farmacéutica que el sistema sanitario. Te deseo que ninguno de tus conocidos o familiares haya tenido que pasar por esa pesadilla.

    Sun saludo.

  24. 17 enero, 2012 en 10:35

    No acabo de ver la relación entre la pseudoefedrina y el virus de la gripe o la censura a la divulgación de material científico sensible.

  25. Persona
    17 enero, 2012 en 10:51

    A ver abuelo, yo le explico, usté sientese y póngase cómodo. KC mencionó que un periodista inglés publicó que pudo conseguir las instrucciones por internet y los ingredientes a partir de productos accesibles para fabricar gas sarín como ejemplo de información a la que se puede dar mal uso usándolo como analogía al caso de esta cepa de virus de la gripe (si me equivoco me corriges KC) y yo añadí otra analogía de productos accesibles (medicamentos para la tos) que pueden ser usados con fines bastante destructivos (obviando que las instrucciones las puedes encontrar por internet también). Esa es la relación entre los tres casos: herramientas que se ponen a disposición del público que depende las manos en las que caen pueden hacer un roto. ¿Día duro en la oficina?

    Sun saludo.

  26. KC
    17 enero, 2012 en 12:24

    Persona, he cogido tu ejemplo, que es parecido al que puse, solo que habría que destacar la capacidad potencial de peligro público que tiene el primero, que es más susceptible, a mi modo de ver, de tener una finalidad diferente a la que se le podría dar. Es decir, para el tema que estamos tratando, que es el porqué la NSA se preocupa, serían actividades terroristas.

    Por lo demás, me gustaría dejar claro que la finalidad de los virólogos es, evidentemente, adelantarse a la síntesis natural, con todo lo bueno que ello puede suponer; yo no he dudado ni un momento.

    El problema de este asunto, o así lo veo yo, no es el porqué, sino el cómo. Y ese cómo, está, como dice Persona, protocolizado dependiendo de los sectores. Su responsabilidad como Agencia de Seguridad es esa y no otra.

    Saludos.

  27. 17 enero, 2012 en 14:45

    KC :
    Al leer la pregunta mi respuesta ha sido ¡No!
    Después de leer el articulo y los comentarios ya no estoy tan seguro.

    No me ha quedado claro. ¿Te parece lícito o no?
    Saludos.

    Pues no lo sé. No consigo posicionarme. Quizás sea por que haya buenos argumentos tanto a favor como en contra, quizás sea simplemente por que me cuesta posicionarme a favor de la censura. En cualquier caso no lo sé, no tengo respuestas para todo, que le vamos a hacer.

  28. 17 enero, 2012 en 15:01

    DaniBioinc, es que no creo que la respuesta sea fácil. Desde luego que un grupo terrorista en un sótano sea capaz de reproducir y crear un virus de este tipo es poco creíble, entra dentro de las películas de ciencia ficción. La infraestructura necesaria es muy compleja, pero mucho. Y el nivel técnico de los científicos que los desarrollen también. Eso sólo lo pueden hacer estados, y todos sabemos que no hay ningún país que tenga un programa de generación de armas biológicas, ¿a que no? 😉

  29. KC
    17 enero, 2012 en 16:20

    En cualquier caso no lo sé, no tengo respuestas para todo, que le vamos a hacer.

    Seguir estrujándose el cerebro para saber qué sería lo más oportuno. Comprometerse con la solución. Algo que no está muy de moda, desde luego.

    A todos nos cuesta posicionarnos a favor de la censura, porque censurar tiene un historial peyorativo de manipulación bastante evidente, pero eso NO significa que toda censura sea manipuladora o coarte la libertad. Sencillamente se intenta que la libertad no se convierta en libertinaje, cosa que parece que está cada vez más complicado de distinguir. Claro que aquí yo creo que también tenemos un defecto de pensar que algo va a afectar al resto como puede (o no) afectarnos a nosotros, y eso es un falla importante para tomar decisiones sobre el tema.

    Manuel, lo que comentas sería un dato importante para la decisión que se tomara. Yo desconozco (no tengo la menor idea) la complejidad de hacer algo así, pero sí tengo algún que otro conocido especialista en aviación y tampoco hubiera pensado antes de 2001 que cuatros chiflados podrían pilotar unos aviones de esas dimensiones y estrellarlos contra unos edificios tan solo habiendo dado unos cursos semanales. Y menos en un lugar en el que el cielo está continuamente controlado. Pero así sucedió. Con financiación se pueden hacer muchas cosas. Sobre todo si no estás dispuesto a hacer otras.

    Si realmente es tan complicado como generar y usar una bomba atómica, parece claro que no habría problema en que se publicara. Por eso insistía tanto en la complejidad de su elaboración, que vendría a ser la piedra angular del asunto.

    Saludos.

  30. JJ
    17 enero, 2012 en 16:28

    Lícito lo es, debido a que el departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos fue creado precisamente para evitar cualquier ataque terrorista dentro de su territorio. Ahora el poder que pueda ejercer en otros estados para lograr sus objetivos dependerá de su relación con cada país en partícular.

    En caso de ser cierto, lo único que indica la investigación acerca de este virus es que es posible hacerlo. Y que los países deberán lidiar en el futuro con ataques terroristas con armas biológicas cada vez más sotifisticadas, dotadas de virus capaces de resistir cualquier medicamento actual.

    Un gobierno esperaría su uso hasta encontrar la cura, un grupo terrorista la usaría lo más pronto posible para evitar que se encuentre.

  31. 17 enero, 2012 en 16:33

    KC, te aseguro que montar algo así es más dificil que pilotar un reactor o comandar un trasatlántico. Hay varias limitaciones importantes (prefiero autocensurarme y no dar detalles), pero hoy por hoy lo veo complicado. A menos que un estado apueste por ello. El mayor peligro, desde mi punto de vista, no está en que un grupo terrorista cree un superpatógeno, sino que alguien use algo que ya fabricado, porque en los arsenales de algunas grandes potencias ya existen cepas muy, muy, peligrosas. Ese material debe ser cuidado con más cuidado aún que el uranio enriquecido.

  32. KC
    17 enero, 2012 en 16:37

    Sobre el peligro de que un país utilice armas biológicas de forma directa en un posible conflicto bélico, el derecho internacional, por su naturaleza, autoregula el tema de forma que un país se vería muy perjudicado en caso de que decidiera usar armas biológicas, por muy megalómano o loco que esté el que por allí mande. Más a estas alturas de época (la historia ya tiene bastantes años…) Básicamente significaría echarse a la espalda al resto de la comunidad internacional, que no son 3 o 4 países justamente (por mucho que pueda tener alianzas y demás).

    http://www.worldinbalance.net/intagreements/1972-conventionbweapons.php

    Saludos.

  33. KC
    17 enero, 2012 en 16:44

    Por su mismo peligro potencial debería de estar regulado exclusivamente por el derecho internacional y que luego el derecho nacional recepcionara esas normas en base a lo escrito allí.

    Me imagino que, evidentemente, el lugar donde estén esas cepas tendrá unas características determinadas por ley de rango superior en cuanto a lugar, tipo de edificio, protección militar y demás.

    Saludos.

  34. 17 enero, 2012 en 16:47

    El problema, como sucede muchas veces es de contención. Las grandes potencias tienen arsenales de bombas atómicas, de armas biológicas y químicas devastadoras. Dudo que las usen (salvo que se vean cerca de su propia autodestrucción). Ahora bien, ¿la contención de ese material es 100% eficaz? No hay ningún proceso que lo sea. De hecho, pese a la censura, hemos sabido de escapes tanto en la URSS como en EEUU, que mataron unos cientos de personas. Pero eso son “minucias” comparadas con lo que podría pasar si existe un robo, o la acción de un zumbado desde dentro de la propia instalación. Eso es lo que hay que vigilar continuamente, porque los estados no están dispuestos a renunciar a sus patógenos congelados.

  35. JJ
    17 enero, 2012 en 16:52

    Muy de acuerdo KC, aunqe dudo que eso desaliente la investigación de los gobiernos sobre ese tema. Tal vez no creandolo en un principio como arma sino como medio para encontrar la cura, en caso de ser blanco de un ataque terrorista. Pero de existir, el peligro siempre es latente.

    El anuncio por un grupo independiente de científicos o universidades es la punta del “iceberg” sobre lo que ya debe ser posible lograr con la tecnología actual, la historia nos lo demuestra con otros descubrimientos y avances tecnológicos que salieron a la luz en tiempos muy similares.

  36. JJ
    17 enero, 2012 en 17:57

    *…tiempos muy similares y hechos por diferentes personas.

  37. 18 enero, 2012 en 1:18

    Llevo un tiempo leyendo este blog y me he animado a comentar. xD
    En mi opinión el problema aquí es que ¿Cuales son las malas manos? Bajo ese pretexto seguiríamos en la edad media, cualquier cosa en malas manos puede ser peligrosa, si preguntaras a las discográficas prohibirían internet.

    No hay que prohibir, sino educar. Todo esto que se oculta es un paso hacia atras.

  38. Persona
    18 enero, 2012 en 5:09

    El tema tiene su miga… si investigan corren el riesgo de que su trabajo caiga en malas manos, pero si no lo hacen jamás se podrán anular los patógenos que actualmente pertenecen a los arsenales (a menos que seas el propietario de dicho patógeno, claro está).

    Sun saludo.

  39. 18 enero, 2012 en 9:47

    La verdad es que es un tema bastante delicado. Sin embargo, hay una cuestion que no se ha mencionado. Y es que si este grupo ha conseguido crear el virus, simplemente con lo que ya se sabia, cualquier otro grupo, incluyendo terroristas, puede hacerlo sin necesidad de que su trabajo se publique, y el censurarlo simplemente impide que otros investiguen posibles vacunas o remedios.

  40. 18 enero, 2012 en 10:14

    Y es que si este grupo ha conseguido crear el virus, simplemente con lo que ya se sabia, cualquier otro grupo, incluyendo terroristas

    Evidente Javi, lo que imagino que aquí intenta es minimizar riesgo. ¿Dónde está el límite? Eso siempre es dificil de definir. En uno de mis viajes a USA me tuve que quitar los zapatos y el cinturón mientras que a un abuelo que viajaba en silla de ruedas le introducian en una sala para una inspección más rigurosa de la silla. ¿Histeria? Es posible, pero el hecho de que encontraran a alguien con explosivos en los zapatos tampoco ayuda mucho.

    En este caso un grupo de virólogos expertos, con un laboratorio equipado y con instalaciones tipo P3 o P4, puede reconstruir el virus sin necesidad de la publicación. Igual que alguien con un libro del tipo “pilotar un avión para doomies” podría acabar haciendo volar un reactor. Pero la sección materiales y métodos de la publicación o una escuela de pilotos pueden hacer la cosa más atractiva. Por el momento me parece poco factible que un grupo terrorista pequeño pueda construir una variante “superpatógena” de un virus sin apoyo institucional. Y los materiales que se emplean para construir instalaciones como las requeridad están protegidas. Deberían conseguir “las piezas” por canales no habituales.

    Con todo esto parece que esté defendiendo la censura de la publicación, y no es así, hago de “abogado del diablo” porque yo no tengo nada claro la posición a adoptar, y el intercambio de opiniones ayuda a ver otras posturas.

  41. KC
    18 enero, 2012 en 14:38

    Algunos datos que dispone Javier Sampedro y algunos extractos de su blog (muy interesante, por cierto):

    Que otros científicos puedan replicar los resultados es justo la ley de oro que rige la publicación científica: los resultados irreproducibles no son ciencia, sino mero rumor. Pero no hay que negar a la parte censora un punto de elocuencia. El jefe del NSABB, Paul Keim, se justifica así en la propia revista Nature: “No es por asustar a la gente, pero los escenarios del peor caso posible en este asunto son, simplemente, enormes”.

    El NSABB es uno de los efectos colaterales de los ataques con cartas infectadas de ántrax en Estados Unidos, que pese a su carácter admitidamente chapucero lograron matar a cinco personas e infectar a otras cuantas en 2001. El panel depende del Ministerio de Sanidad norteamericano, pero está enteramente formado por científicos como el propio Keim, un especialista en enfermedades infecciosas de la Universidad de Northern Arizona. Tampoco se puede decir que estén fritos de trabajo: desde su creación en 2004, el panel solo ha revisado seis manuscritos, entre ellos los dos que describían la reconstrucción en 2005 del virus de la gripe española, el agente infeccioso que mató a 40 millones de personas en 1918. Aquellos dos artículos salieron en Nature y Science sin ninguna mutilación. De donde cabe colegir que el nuevo virus debe ser todavía peor.

    Saber qué mutaciones hacen al virus transmisible entre humanos es una información demasiado valiosa para guardarla en el cajón de un cuartel. Es un dato que los epidemiólogos de todo el mundo, con los de Hong Kong a la cabeza, esperaban como agua de mayo desde hace 15 años, porque les permitirá saber qué tienen que buscar en los controles avícolas, qué variantes del virus discurren por un camino evolutivo inconveniente y cuándo deben recomendar medidas drásticas a sus gobiernos, como cremaciones de granjas enteras o alertas sanitarias a la población. Es obvio que los datos deben ser facilitados a ciertos científicos, y el propio NSABB lo admite así en su informe.

    Curiosamente, el jefe de enfermedades infecciosas de la Universidad de Hong Kong, Kwok-Yung Yuen –tal vez el científico más interesado del planeta en los datos censurados del H5N1– apoya la recomendación del NSABB.

    El último párrafo es MUY significativo.

    Saludos.

    http://blogs.elpais.com/simetrias/2012/01/un-virus-top-secret.html

  42. 19 enero, 2012 en 9:43

    Estoy de acuerdo contigo, Manuel. Y aclaro que yo tampoco tengo una postura muy definida al respecto, pero creo que el ejemplo que pones de los zapatos del aeropuesto no se aplica aqui. En tu caso, lo que tuviste fue una molestia. Te hicieron el viaje un poco mas incomodo. Pero si evitas que se comuniquen resultados cientificos “por lo que pueda pasar”, impides o, en el mejor de los casos retrasas descubrimientos que puedan resultar en medicamentos mas eficaces, una mejor comprension de los procesos biologicos, etc. El problema de empezar con la censura es ¿donde ponemos los limites? Un supervirus debe ser censurado “por lo que pueda hacer alguien”, ¿y articulos de fisica nuclear, por si a alguien se le ocurre hacer una bomba atomica o usar productos radiactivos en un atentado? Se acabaron las centrales nucleares y la radioterapia ¿Censuramos articulos sobre quimica del fosforo porque pueden ser usados para fabricar armas quimicas? Adios a los abonos y detergentes.

    Ese es el principal problema que veo yo. Una vez que se empieza, ¿donde se pone el limite y quien y como lo pone?

  43. 19 enero, 2012 en 10:00

    Javi dices Ese es el principal problema que veo yo. Una vez que se empieza, ¿donde se pone el limite y quien y como lo pone?

    Esa es una de las preguntas del millón, y es uno de los motivos por lo que me gusta poco que datos científicos queden enterrados, cuando bien utilizados pueden ser de extraordinaria utilidad. Pero esa razón tampoco debe ser causa para ser pasivos, cualquier legislación puede plantear esa duda (“hoy colocamos la mayoría de edad a los 18 años, pero ¿cuál es el límite, quién lo decide?”). Igual el ejemplo es malo, pero sólo quiero indicar que cuando se legisla se ha tener claro que debe existir límites y más que saber quién o cómo se regula se debería tener claro en qué contexto se legisla (de libertad, de derecho humanos). Eso es un debate fascinante de no fácil solución y donde además del blanco y el negro hay muchos matices de grises.

  44. 19 enero, 2012 en 12:34

    KC, en respuesta a #11, creo que no he explicado bien lo que quería decir, dada tu respuesta.
    Ya se que una revista de cualquier otro pais no americano no tiene por qué hacer caso de los “consejos” de la NSA, y no estoy utilizando lo de que a dia de hoy publicar informacion a nivel mundial de forma rápida sea sencillisimo como argumento de que por lo tanto eso haga lícito el hacerlo. Ni siquiera presupongo que los encargados de generar tal bicho sean lo suficientemente responsables como para publicar solo cosas no peligrosas.

    Lo que intento poner de relieve es que no me parece que el vetar una publicación me parecería una forma un tanto torpe de intentar evitar que trascienda información sensible.
    Seguro que hay maneras de llegar a un acuerdo y poder publicar sin partes “sensibles” ofreciendo luego de forma controlada el resto de info para laboratorios “confiables”.

  45. 19 enero, 2012 en 13:23

    Totalmente de acuerdo contigo, Manuel. Pero al plantearnos este tipo de cuestiones tampoco nos podemos olvidar de la experiencia que ya tenemos. Y en materia de censura, la Historia es bastante prolija. Aunque el limite de edad es, como bien recalcas, totalmente arbitrario, en principio no hay ningun interes por parte de ningun poder en que sea mayor o menor. En principio, a un gobierno le es indiferente si decimos que es 18 años, 17 o 21. Pero la tentacion de censurar informacion “no conveniente” es muy grande, por lo que, si se determina que hay ciertas cosas que deben ser censuradas, no solo habria que establecer que, quien y como se censura, sino que el quien este muy estrechamente controlado. Y desde luego, hacerlo sin mas razonamiento que “por seguridad nacional” deberia estar descartado.

    En este caso en concreto, por un comentario anterior tuyo deduzco que el crear este virus requiere, aparte unos conocimientos muy elevados, una infraestructura muy compleja y cara, ¿es asi?

    Si es asi, entonces si que no veo la necesidad de censurar, ya que un grupo terrorista tiene a su disposicion medios mucho mas baratos y faciles de conseguir y usar que este.

  46. Uri
    19 enero, 2012 en 13:45

    Curiosamente el conocimiento siempre es menos peligroso cuando, valga la redundancia, mas conocido es.
    En este caso concreto lo que sucede es que el conocimiento de crear un supervirus es beneficioso desde el punto de vista del investigador pero es muy susceptible de accidentes o malos usos.
    Como ya se ha dicho, tal vez en este caso seria prudente esperar a tener un medio de combatir ese supervirus eficazmente antes de dar a conocer la informacion.

  47. 19 enero, 2012 en 15:18

    Hay otro punto a añadir (por aquello de echar más leña a la chimenea), y aprovecho para responder algo aquí comentado por alguien. Ese punto es que la censura no nos permite conocer si realmente el virus creado tiene las características que tiene. Se dar supuesto y se asume que la información aportada por los investigadores es cierta, pero sólo ha sido refrendada por el editor de una revista y unos cuantos evaluadores. Eso no certifica su validez. Para hacerlo la comunidad científica ha de repetir los experimentos, y ver si se confirman en las condiciones de otros laboratorios. Yo no me creo que el VIH exista porque Montagnier lo diga, sino porque después de él miles de científicos los han aislado y lo han estudiado. Si (como alguien ha sugerido) se publica sólo un extracto con detalles (algo que para mí sería peor que la censura total), no tendríamos modo de validar esos resultados.

  48. KC
    19 enero, 2012 en 16:23

    Ese es el principal problema que veo yo. Una vez que se empieza, ¿donde se pone el limite y quien y como lo pone?

    Esta cuestión es totalmente distinta a la que se está abordando, pero si hay respuesta esa debería ser algo así como:

    Quién —> una autoridad supranacional (por la importancia del contenido del objeto).

    Cómo —> mediante criterios y consultas a expertos del ámbito designados temporalmente en algún tipo de comité o comisión.

    Dónde está el límite —> usando un criterio de rentabilidad utilitarista (inversa en este caso) que nos diga cuál es la decisión que tiene mayor beneficio para el interés general, teniendo en cuenta que ese beneficio podría convertirse en perjuicio en determinadas situaciones, ambientes y circunstancias. Y cuál sería el resultado potencial de la peor de las situaciones.

    Como explica muy bien Sampedro en su blog, estos casos son muy pocos (seis desde 2004). Eso es así porque la función que se le dio al NSABB no fue la de censurar a nadie ni quitar el conocimiento a nadie (tesis paranoica, al menos en este caso, donde no se ha demostrado la arbitrariedad del organismo), sino prever los riesgos que determinadas publicaciones (por su contenido y objeto) puedan significar para el resto de la población e imaginando el peor de los escenarios posibles (aquí habría que saber diferenciar entre un ataque en el metro con gas sarín y un ataque de este tipo de virus. Según lo que he leído lo primero “daría risa” en comparación con el posible resultado del segundo).

    Lo que me parece bastante curioso es que se pueda rebatir la apreciación de la persona que supuestamente más interesada está en todo el mundo acerca del conocimiento de ese tipo de cosas, la cual es que se debe seguir el protocolo de seguridad. Por algo lo dirá, digo yo.

    Con respecto a #47, Manuel, supongo que las características que dicen ya las habrán probado ellos mismos en algún experimento para corroborar el resultado. En caso contrario, tendrías mucha razón en lo que dices.

    Marino #44, efectivamente, no te entendí bien. Lo malo de estas cosas del leer es que muchas veces los comentarios que leemos solo son una parte de lo que los demás piensan y todo lo demás ya lo damos por sentado, cuando muchas veces no es así.

    Saludos.

  49. KC
    19 enero, 2012 en 16:30

    Por cierto, noticia de ayer:

    http://www.europapress.es/internacional/noticia-roban-material-radiactivo-central-nuclear-norte-egipto-20120119090941.html

    Por lo que parece, por mucho protocolo de seguridad, estas cosas siguen sucediendo. Supongo que debe ser porque los teóricos legislativos siguen sin entender que la práctica es muy diferente a lo que ellos piensan como posible. Esto último lo he comprobado a menudo personalmente.

    El Gobierno ha alertado a las fuerzas de seguridad y a los expertos en la materia para que inicien la búsqueda del material radiactivo que ha sido robado.

    En este caso, y con todos mis respetos, a un Gobierno así (me da igual éste que otro) solo se le puede tildar de gilipollas.

    Saludos.

  50. 19 enero, 2012 en 16:38

    KC dices Manuel, supongo que las características que dicen ya las habrán probado ellos mismos en algún experimento para corroborar el resultado. En caso contrario, tendrías mucha razón en lo que dices.

    En principio hay que confiar en los resultados, pero no se puede descartar nunca el error o el intento de manipulación, por ello se precisa el trabajo independiente que lo corrobore. Porque, y esto igual sorprende a quien no sepa como funciona este mundillo, los evaluadores no hacen experimentos para confirmar nada. Los evaluadores son (somos) científicos que leen (leemos) el trabajo e intentamos detectar errores, pero si te quieren engañar (con pruebas falsas) lo harán (al menos durante un corto período de tiempo). Todos somos evaluadores, los que envian el trabajo no saben quién lo corrige, no se cobra por evaluar y no se hacen experimentos (que serían carísimos). Por eso se requiere la posterior verificación por parte de laboratorio que trabajen en temas afines. Igual este punto requiere un post para explicar como se evaluan los trabajos.

    Javi, aprovechar para decir que sí, que un trabajo de este tipo requiere una infraestructura muy compleja, no está al alcance de un grupito en un sótano.

  51. KC
    19 enero, 2012 en 16:47

    #50 entiendo a lo que te refieres, Manuel. Pero supongo que este caso es una excepción en el funcionamiento de ese sistema debido al contenido del mismo.

    No sé si se podría hacer mediante otro tipo de canales más “privilegiados” (no con la intención de quitarle conocimiento a nadie, sino de que realmente profesionales certificados e interesados por el tema fueran los que probaran y experimentaran con esos resultados; estoy hablando solo en esos casos, que recuerdo que son 6 desde 2004).

    Es una idea, no sé si podría llevarse a cabo en la praxis.

    Saludos.

  52. piter
    19 enero, 2012 en 19:59

    La verdad… si alguien es capaz de crear armas biológicas demenciales para hacerle daño a la humanidad y lucrarse después que crean el antídoto son los países llamados industrializados como EEUU, Alemania, Francia, Inglaterra e Israel,,, porque ellos son los causantes de los males de este mundo y se inventan cualquier cosa para dañar a los demás y, además lo justifican como seguridad nacional para sus países o indican que lo hacen en nombre de Dios; es decir, el Dios que han ellos creado para confundir y doblegar a la humanidad. Me disculpan si soy un poco duro con estas palabras; pero así lo creo con tanta podredumbre espiritual enfermiza de estos gobiernos desvergonzados y mentirosos, no así sus pueblos que también son engañados con esa artimañas infundiendo miedo para su seguridad.

    Esos Gobiernos con retraso mental, crean la enfermedad y le echan la culpa a los más “débiles” para lavarse las manos, tratando de confundir divulgando que es un secreto nacional,,,,, pero en realidad ellos son los “ingeniosos” terroristas que están destruyendo al mundo. Esos Gobiernos inventan guerras y las justifican, matan miles de seres humanos y dicen que es mínimo lo que sucede, asesinan a la naturaleza y culpan a los demás, son los que contaminan y no responden por nada, dicen que hay grupos terrorista y ellos lo son,,, entonces ahora dicen que van a proteger ciertos inventos, cuando ellos son los creadores de tanta desgracia para la humanidad… En definitiva, tienen doble moral, no respetan a nadie, ni nada a su paso con tal de mantener su hegemonía.

    Las grandes Corporaciones de la mal llamada “comunicación” desinforman y engañan al mundo con sus mentiras y falsas noticias; porque junto a los Gobiernos lacayos de cada país que se les arrodillan facilitan con sus aparatos de tv, radio, prensa y falacia ocultar verdades. CNN, FOX, NEWS, GLOBOVISIÖN; RCN; MERCURIO; NACIONAL: BBC….. mienten descaradamente de acuerdo als órdenes dadas por los dueños de esos medios para favorecer sus intereses, ellos son los que ocultan la verdad y la desvirtúan día a día en favor del Imperio noteamericano y sus aliados(OTAN),,,

  53. 19 enero, 2012 en 21:20

    Piter, no te disperses, que hasta ahora el debate va bien y centrado en el tema que trata.

  54. 20 enero, 2012 en 0:10

    Quién —> una autoridad supranacional (por la importancia del contenido del objeto).

    ¿Qué autoridad supranacional? ¿La ONU, que es un organismo totalmente a merced de dos o tres países y totalmente incapaz de resolver cualquier conflicto? ¿El Tribunal Penal Internacional, no reconocido, entre otros, por Estados Unidos?

    Cómo —> mediante criterios y consultas a expertos del ámbito designados temporalmente en algún tipo de comité o comisión.

    Eso en un mundo utópico sería muy bonito, pero fíjate, por poner sólo un ejemplo, qué criterios y qué expertos se consultan para determinar la legalidad o no del aborto en la mayoría de países.

    A eso añádele un tema en el que haya intereses económicos y políticos y cuéntame qué pinta un experto ahí, en el mundo real.

    Dónde está el límite —> usando un criterio de rentabilidad utilitarista (inversa en este caso) que nos diga cuál es la decisión que tiene mayor beneficio para el interés general, teniendo en cuenta que ese beneficio podría convertirse en perjuicio en determinadas situaciones, ambientes y circunstancias. Y cuál sería el resultado potencial de la peor de las situaciones.

    Eso no te lo discuto, pero no es la cuestión. La cuestión es quién y cómo decide qué tiene mayor beneficio, cual es el interés general… Y cómo se ejecuta esa decisión.

  55. KC
    20 enero, 2012 en 2:26

    Si no te gusta la ONU (mediante el Consejo de Seguridad o Comisión especial) podría ser la OMS o una especial, pero no sus órganos plenarios, sino comisiones específicas que tuvieran decisiones ejecutorias. Se podría hacer perfectamente, otra cosa es que quienes están ahí sentados hayan debatido alguna vez este mismo problema (o alguno que sea tan parecido como éste hace no menos de cinco años). También habría que ver si para 6 casos que se han dado en 8 años sería rentable hacer algo así. A lo que yo me refiero es solo a elegir ciertos miembros de diferentes países, dentro de la comunidad científica, y también de las organizaciones de seguridad de los países, que en caso de problemas como estos sean los que tengan competencia exclusiva para decidir y ejecutar. Solo se reunirían exclusivamente para resolver estos asuntos. Sería una comisión neutra. Y si no se le pudiera dar capacidad ejecutiva, sí al menos capacidad consultiva para aconsejar a los representantes de Estados.

    El Tribunal (que normalmente se prefiere lo de Corte) Penal Internacional no tiene competencia para este tipo de asuntos, es un órgano jurisdiccional, no ejecutivo ni legislativo. Además de que sus miembros no tienen ni puñetera idea de virología ni muchas otras cosas (por no decir de nada que no sean leyes…).

    Yo te estoy hablando de cómo debería hacerse, una cosa es el deber ser y otra el ser, que no tienen nada que ver aunque sean parecidos. No es tan utópico, Utopía es otra cosa mucho más complicada.

    Te estoy diciendo el quién, el cómo podría ser mediante votación de los miembros científicos y de seguridad en calidad ejecutiva o consultiva, donde yo daría mayor representación a los científicos (por tener más idea del tema a tratar y porque lo más importante sería saber el grado de peligrosidad de lo que se discute). El interés general sería más bien sencillo en estos casos, ya que si la peligrosidad o el riesgo fuera alto, el interés general descendería proporcionalmente. Si los científicos, o una gran parte de ellos, hubieran dicho que el Colisionador tenía posibilidades de que el mundo reventara, te aseguro que no se habría construido porque el interés general de conocer el comienzo de todo, por ejemplo, no sería lo suficientemente intenso o necesario como para poner en peligro al resto del planeta (estoy poniendo un caso extremo, claro).

    La ejecución es la parte sencilla, primero habría que resolverse lo demás.

    Lo primero de todo es que alguien se dé cuenta de que el tema tiene importancia para ser legislado, luego que llegue a “los oídos” de quien tiene capacidad para sentar a los cargos, luego que estos queden en debatir la materia en determinada fecha y después que se debata, se vote y con el tiempo se publicite y promulgue: en total no menos de dos años. Cosa rápida si comparamos con los gobiernos nacionales -a excepción de herramientas urgentes como los Decretos-Leyes, que muchas veces son auténticas chapuzas-.

    De todas formas, son únicamente ideas que mañana se habrán perdido en el híperespacio, y que escribo por debatir sobre estos temas, que probablemente algunos lectores desconozcan. Mañana las cosas se harán mal y pasado peor. Como se han venido haciendo en muchos ámbitos por diferentes motivos.

    P.D.: los países que no ceden su soberanía a organismos supranacionales de decisión es porque su parte paleta y endogámica (creo que no hace falta que explique cuál) cree que es mejor que “sus casos” los decidan ellos. Que así podría ser de no ser porque hay casos que no son solo de uno, sino de muchos, debido a su naturaleza, como es el caso del que aquí se discute.

  56. 20 enero, 2012 en 9:43

    No me refiero a que organismo actual tiene las competencias, KC, sino a como funcionan actualmente los organismos supranacionales, llamese TPI, OMS o como quieras. La idea de un organismo supranacional que se imponga sobre consideraciones nacionales es muy bonita, pero hoy por hoy no es factible.

    Cuando se plantea algo tan serio como la censura cientifica no es suficiente con plantear “lo que debe ser”, tambien tienes que plantearte “lo que puede ser” y “lo que es probable que sea”. Y mi opinion es que lo que planteas no “puede ser”. Tarde o temprano apareceran presiones politicas y economicas. Estados Unidos ejerce un control sobre la ONU mayor del que deberia simplemente porque es el principal contribuyente, y si dice “o se hace esto o dejo de pagar”, no hay mas que tragar.

    P.D.: los países que no ceden su soberanía a organismos supranacionales de decisión es porque su parte paleta y endogámica (creo que no hace falta que explique cuál) cree que es mejor que “sus casos” los decidan ellos.

    Exactamente, y por eso antes de plantear mecanismos tan peligrosos, hay que tener en cuenta las partes paletas y endogamicas de los paises que, nos guste o no, existen.

  57. KC
    20 enero, 2012 en 13:04

    Javi, yo creo que a medida que una materia es importante, de la misma forma se le tendría que dar prioridad en las legislaciones internacionales porque, al ser susceptibles de influir en cualquier extensión territorial, debería de regularse así. No es que se pueda o no, es que se debe.

    Entiendo lo que dices, pero este caso tiene una particularidad y es que si solo lo regulara una legislación nacional, esa no sería suficiente para evitar posibles problemas fuera de su jurisdicción. Y esos problemas podrían convertirse en otros problemas para esos países que querían una legislación particular. Supongo que porque no entienden que los problemas son dinámicos, van de aquí para allá dependiendo de nuestras decisiones. Y aunque pensemos que los problemas son de otros, tienen muchos números de convertirse también en problemas nuestros. También hay quienes prefieren no abordar problemas y retrasarlos lo más posible. Podría decirse que eso es materia psicológica colectiva, de la que ni políticos ni legisladores tienen la menor idea, generalmente.

    En fin, la realidad es compleja y nosotros demasiado vagos como para querer entenderla (sobre todos quienes ya sabemos).

    Saludos.

  58. 20 enero, 2012 en 13:13

    Coincido con Javi en que este tipo de organismos supranacionales solo sirven a un numero muy exclusivo de paises y logicamente y a causa de esto no tienen ninguna autoridad etica o moral ya que al final solo son herramientas para los paises poderosos (con sus derechos de veto, por ejemplo).

  59. KC
    20 enero, 2012 en 13:23

    Blue, es que yo no estoy diciendo de hacer un organismo en el que el criterio sea la nacionalidad de los Estados, sino la calidad de sus científicos.

    De paso no estaría mal que dijerais un sistema alternativo, para ver cómo sería el funcionamiento.

    Saludos.

  60. 21 enero, 2012 en 15:34

    De momento parón: http://www.elmundo.es/elmundosalud/2012/01/20/biociencia/1327085361.html

    Podríamos hacer una porra sobre donde acabarán estas cepas presuntamente “superpatógenas” 😉

  61. Látigo
    21 enero, 2012 en 16:07

    No sé por qué, pero esto me recuerda a la excelente película “12 monos”.

  62. Uri
    21 enero, 2012 en 16:13

    En varios post se me coló un nombre incorrecto, en realidad sigo siendo Uri y no blueoriol que es la dirección de mi Blog que todavis está en pruebas.

  63. KC
    21 enero, 2012 en 18:21

    http://www.publico.es/culturas/417975/los-cientificos-aceptan-la-censura-temporal-del-supervirus

    tregua de 60 días en las investigaciones para que se convoque un “foro internacional” donde se discuta este asunto. “Somos conscientes de que nosotros y el resto de la comunidad científica necesita explicar claramente los beneficios de esta importante investigación y las medidas adoptadas para reducir los posibles riesgos”, dicen.

    Creo que es un buen paso para todos.

    Saludos.

  64. 21 enero, 2012 en 18:22

    No sé si alguien lo dijo, pero creo que no habría ningún peligro en publicar estos estudios porque, en serio ¿quien tiene la capacidad de reunir las distintas cepas del virus de la gripe, convinarlas y transportarlas por el mundo?

    Creo que un grupo terrorista no.

    Más me temo que EEUU no quiera que otros conozca su posible nuevo jueguete. Pero es solo una opinión.

  65. 21 enero, 2012 en 18:59

    ¿quien tiene la capacidad de reunir las distintas cepas del virus de la gripe, combinarlas y transportarlas por el mundo?

    ¡La gallina! Y esta vez es la respuesta correcta 😀 (junto con otro montón de aves).

  66. KC
    21 enero, 2012 en 19:30

    Pablo, pues eso es lo que tendrán que debatir los expertos. Pero vamos, que el hecho de que se sienten a debatir mediante un foro internacional ya es más de la mitad de lo que pueda significar la solución.

    Saludos.

  1. No trackbacks yet.
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: