Inicio > Ciencias Sociales, Escepticismo > Los pícaros “made in Spain” (por Pío Baroja)

Los pícaros “made in Spain” (por Pío Baroja)

18 enero, 2012


Estamos más que acostumbrados a los vendedores de humo, a los que prometen por unos euros (la cantidad depende de la avaricia del vendedor) y a los que acaparan canales de TDT, páginas de revista de todo tipo o espacio en la blogosfera por acabar con tu problema en cómodos plazos. Esta práctica, la picaresca, es muy, muy antigua. Haciendo una búsqueda bibliográfica te puedes encontrar con facilidad el típico escrito del siglo de Oro español en el que se decía:

por cada pícaro hay 1.000 imbéciles

dando así a entender que los vendedores de humo se sostiene en la incultura y/o la credulidad de la gente.

Un escrito que me ha llamado la atención es el artículo firmado por Pío Baroja llamado “Los mendigos” dentro de su obra “Vitrina pintoresca”, un libro aparecido en 1935 donde se recogen sus ensayos y artículos que aparecieron en el periódico “Ahora” durante la Segunda República. En “Los mendigos” Baroja nos habla a su vez de otro libro titulado “El azote de tunantes, holgazanes y vagabundos. Obrita divertida útil, en la que se describen los engaños de los vagabundos y falsos mendigos que corren por el mundo a costa nuestra”, impreso en 1803 por Mateo Repullés. En esta obra se hace un listado de nombres dados a los pícaros, sorprendiendo por su diversidad:

Biantes, felsos, afrailes, abordones, acaptivos, afarfantes o farsantes, acapones, lagrimantes, aturdidos, acayentes, cañabaldos, prestadores, tembladores, admirantes, milagreros, aconios, atacantados, mendrugueros, crujientes, clerizontes, rebautizados, palpadores, harineros, lampareros, reliquieros, paulianos, colisiarios, lavanderos, croceantes, compadreros, familiosos, pobres vergonzantes, morganeros, testadores, atrasados, hormigotes, ensalmadores y claveros.

Magistral el adagio con el que el autor describe a estos pícaros:

Con arte y con engaño
se vive medio año;
con ingenio y con arte
se vive la otra parte

¿Quién no se acogería a este adagio para contestar a ciertos comentaristas que aparecen por aquí de tanto en tanto?


  1. Manu
    18 enero, 2012 de 10:38
  2. 18 enero, 2012 de 10:56

    Manu, ahora andamos mal de tiempo, tomamos el tema para otro momento que podamos. Mientras te dejo la aportación de otro blog: http://www.ciencia-explicada.com/2012/01/consiguen-evolucionar-vida-multicelular.html

  3. KC
    18 enero, 2012 de 11:32

    Nos podemos ir mucho más atrás…

    http://es.wikipedia.org/wiki/La_vida_del_Busc%C3%B3n

    http://es.wikipedia.org/wiki/Rinconete_y_Cortadillo

    http://es.wikipedia.org/wiki/Lazarillo_de_Tormes

    Es tan tradicional la picaresca española que en el Siglo de Oro surgió ya un género literario llamado novela picaresca.

    Saludos.

  4. 18 enero, 2012 de 13:19

    Y junto a los pícaros, las alcahuetas como la cenicienta http://es.wikipedia.org/wiki/La_celestina

  5. KC
    18 enero, 2012 de 13:55

    Aunque empiecen igual, la cenicienta y la celestina provienen de mundos distintos; pero el lapsus ha quedado muy gráfico 😛

    Saludos.

  6. Uri
    18 enero, 2012 de 14:00

    Sucede que, no se si estas obras de la novela picaresca fueron bien entendidas, ya que, a mi modo de ver no se trataba de un elogio a la picaresca sino una critica. Sucede que era una critica sutil e ironica y que por tanto, casi nadie la entendio.

    Leyendo al Lazarillo, sus acciones se justifican unicamente por el hecho de que los “señores” o “amos” del Lazarillo son tan eticamente reprobables que las acciones del Lazarillo quedan justificadas (Por aquello de “quien roba a un ladron…”).

    Lamentablemente en nuestro pais al picaro se lo admira y al honesto se le tacha de pringao. Aquel que evade impuestos no se le denuncia sino que se le admira e imita.

    Mientras pensemos que el “espabilao” es digno de admiracion y el tipo honesto es despreciable por pringao y comesopitas, mal vamos.

    Y atencion porque el tema de la picaresca lo aplicamos a todos los ambitos, no solo a lo economico, sino tambien a lo social.

  7. gatameiga
    18 enero, 2012 de 14:08

    Lo habéis dicho todos de manera muy bonita, pero yo lo resumo: El pensamiento del español medio es “¿Tu robas? ¡Yo más!”
    No es que nuestros políticos sean corruptos, es que directamente son españoles.
    No hay honradez ni honestidad, no se piensa en el beneficio social, ni global, solo en el propio, en ser el “yo más y mejor que el vecino” y me importa una mierda a quien tenga que pisar.

    Si puedes estafar a hacienda, lo haces, y si esos impuestos ayudan a pagar una sanidad que es pública, que le den. Luego nos quejamos de que no hay médicos ni dinero.
    Si puedo estar cobrando el paro, ¿Para qué trabajar? Y si me ofrecen un buen trabajo mientras estoy en paro, ¿Para qué renunciar al dinero gratis? ¿Qué me importa el resto de gente?
    ¿Que puedo pedir una ayuda que no necesito realmente porque ya he estafado a hacienda previamente y cuela? Pues ¡También! Y si alguien necesita de verdad esa ayuda y no le llega, que se joda, yo estaba antes.

    Y después nos extrañamos de los chorizos de la política. Pues no se de qué …

  8. KC
    18 enero, 2012 de 14:31

    Uri :
    Sucede que, no se si estas obras de la novela picaresca fueron bien entendidas, ya que, a mi modo de ver no se trataba de un elogio a la picaresca sino una critica. Sucede que era una critica sutil e ironica y que por tanto, casi nadie la entendio.
    Lamentablemente en nuestro pais al picaro se lo admira y al honesto se le tacha de pringao. Aquel que evade impuestos no se le denuncia sino que se le admira e imita.
    Mientras pensemos que el “espabilao” es digno de admiracion y el tipo honesto es despreciable por pringao y comesopitas, mal vamos.

    Diría que el 60% de la población no tiene la capacidad de entender muchas de las obras literarias de algunos escritores. Evidentemente, por eso se prefiere leer a unos autores que a otros. Unos que tienen que ver mucho más con el entretenimiento puro y duro que con otra cosa.

    Quizás sea por eso por eso que literariamente no puede ser lo mismo un Javier Cercas, un García Márquez o un Vargas Llosa que un Dan Brown, Ruiz Zafón o JK Rowling (por mucho que digan que detrás de Harry Potter hay una crítica social y tal), aunque todo sea literatura.

    De todas formas, no hace falta ser José Luis Pinillos para entender cuáles son los mecanismos psicológicos que llevan a la picaresca. Cosa que parece que cada día se obvia más.

    Saludos.

  9. Luis
    18 enero, 2012 de 14:37

    gatameiga :
    Lo habéis dicho todos de manera muy bonita, pero yo lo resumo: El pensamiento del español medio es “¿Tu robas? ¡Yo más!”

    Yo aún diría más: el quid hispánico radica en el: yo robo más, ergo soy más listo que tú.
    El resto de tu comentario lo suscribo parte por parte, y si, es una pena, pero parece que es la idiosincracia torera que nos ha tocado.

  10. Persona
    19 enero, 2012 de 4:33

    Oye, pues cuando querais veniros a Australia. No se si voy a poder meter a todos en casa y que dirá mi señora pero si me avisais con tiempo preparamos una acampada en el jardín trasero. Aviso, no traigas jamón o chorizo si no quereis una escena como la del expreso de medianoche en el aeropuerto.

    Sun saludo.

  11. 19 enero, 2012 de 7:41

    pues no es muy diferente a lo que veo aquì, … 😛

  12. 19 enero, 2012 de 9:42

    KC :Aunque empiecen igual, la cenicienta y la celestina provienen de mundos distintos; pero el lapsus ha quedado muy gráfico
    Saludos.

    nada, no hay forma de que me salga algo magufo

  13. 19 enero, 2012 de 10:15

    ya te lo dije: la calidad magufa no acepta imitaciones :mrgreen:

  14. Albireo
    19 enero, 2012 de 10:23

    Hombre, yo creo que habría que distinguir entre diferentes sectores de la sociedad: no todo en España es picaresca y jeta, también hay una juventud cada vez más participativa en temas sociales, voluntariados, somos líderes en donaciones de órganos para trasplantes,…

    También hay una especie de complejo nacional por el que creemos que la picaresca es solo un asunto español. Aunque seamos una potencia mundial de los jetas, no hay que olvidar que por cada Jesús Gil hay un Berlusconi y por cada Mario Conde hay un Strauss Kahn.

    En fin, que los españoles no somos más que seres humanos (aunque quizás algo mas humanos que los demás humanos).

  15. Justo
    19 enero, 2012 de 11:04

    El ser humano es por naturaleza un ser egoísta, un pícaro. Esta cualidad es el resultado de un proceso evolutivo, impulsado por la necesidad de la adaptación a las condiciones existentes, y no tiene nada que ver con ética o moral. El proceso de socialización que todos sufrimos en nuestra infancia (algunos más, otros menos) intenta canalizar ese impulso egoísta de nuestra naturaleza para ponerlo, hasta donde sea posible, al servicio de la sociedad existente en ese momento.Las sociedades abiertas, liberales ignoran, intencionadamente, esa cualidad destructiva de nuestra naturaleza, y los esultados comenzamos a constatar hoy en día.
    Por el contrario, los estados socialistas cometen el error de creer que es posible crear un “hombre nuevo” capaz de subordinar sus propios intereses a los intereses de la comunidad.

  16. Gica
    19 enero, 2012 de 23:24

    #7

    Claro que sí, gatameiga. Los que expolian paises, regiones o continentes enteros son “estadistas”. Sin embargo, los españoles, como no “supieron” colonizar ni descolonizar, no pasan de vulgares chorizos.

    ¿Tú estás de coña o nos quieres joder?

  17. J.M.
    20 enero, 2012 de 8:40

    Yo no suelo estar muy de acuerdo con los etiquetados regionales, esos que asignan tacañería a los catalanes, vaguería a los andaluces, picaresca a los españoles y ritmo a los africanos. Pienso más bien que es un producto de la mezcla de varios factores. Sin duda, uno de ellos es esa tendencia al egoismo que menciona Justo y que juega una parte esencial en las relaciones sociales, muy estudiado en etología y en teoría de juegos (ver, por ejemplo, el dilema del prisionero).

    Con esa base, donde la supervivencia está en el equilibrio entre engañadores y engañados, una comunidad mostrará proporciones diferentes en función de varios factores. Por ejemplo, una estructura de desprotección social como la que ha vivido España durante decenios, puede hacer aumentar la picaresca como estrategia para luchar por los escasos recursos existentes. La entrada de un elevado volumen de población temporal extranjera consumidora (turismo) hace también que el equilibrio pueda desplazarse hacia una mayor cantidad de engañadores sin peligro de derrumbar el sistema. Y claro, algo importantísimo que también pesa sobremanera y que es característico de nuestra especie es la cultura: la concepción del estado de un noruego no tiene nada que ver con la de un mediterráneo.

    Resumiendo, puede que en España haya más picaresca que en otras sociedades, pero obedece a un conjunto de caracterísiticas muy complejas y que, aunque solamente sea en parte, sí son modificables.

    Saludos.

  18. KC
    20 enero, 2012 de 12:54

    Desde luego, JM, pero no me dirás que el hecho de que Portugal, Grecia, Italia y España estén como estén va a ser por pura casualidad… No creo que haya un solo país nórdico en el que se pagara a 7 jardineros para podar un solo seto colocado enfrente de un Ayuntamiento (como ha pasado en Grecia). Eso por decir un ejemplo. Ni siquiera se entiende cómo todos estos años no se han especializados mecanismos de control para que estas cosas no sucedieran (aun cuando se sabía perfectamente).

    El tema es ese: cómo puede modificar la cultura, que observamos y absorbemos, nuestro comportamiento.

    Saludos.

  19. KC
    20 enero, 2012 de 13:17

    Perdón, no era en un Ayuntamiento, era en un Hospital, y no eran 7, eran 45… No tengo memoria de elefante y no encontraba la noticia:

    http://www.elmundo.es/elmundo/2011/06/19/internacional/1308472242.html

    Saludos.

  20. gatameiga
    20 enero, 2012 de 13:55

    Gica, es evidente que me estaba refiriendo a España como un colectivo. Lo que hagan otros individuos, ahora, no es el tema a tratar. Que hay cosas peores que la actitud del español medio, por supuesto, mucho peores, en nombre de bancos, empresas comerciales presentes en todo el mundo y gobiernos se explota y maltrata a muchos, y eso es peor. Pero el hecho de que algo sea “Peor que …” no hace a la actitud de España mejor.
    Nuestra cultura basada en la picaresca nos conduce a un estado social que todos conocemos, que hayan cosas peores, no lo voy a discutir, pero que por ello la actitud española deje de ser reprobable, tampoco es razonable.

    Y sí, J.M., puede que haya un motivo perfectamente razonable tras la “picaresca” española, pero eso no significa que como sociedad, no hemos sabido avanzar desde que nos hizo falta, por así decirlo, desarrollar esa picardía. Hemos pasado de ser unos pícaros para sobrevivir a ser unos pícaros para tener más. Más de lo que necesitamos, más que el vecino, más que el del bar …
    Hubiera o no un motivo razonable para ello tiempo atrás, debería haber quedado obsoleto, pero parece que se sigue premiando esa actitud, lo cual, hoy en día, es irrazonable.

  21. 20 enero, 2012 de 16:29

    Para mi es el clásico caso de hipocresía y doble-pensamiento.
    Muchos ciudadanos no se preocupan por el hecho de que tantos dirigentes sean corruptos o incompetentes sino por el hecho de no poder ser ellos los que chupan de la teta del estado, es decir, no molesta la falta de ética sino la falta de oportunidad individual.
    Por otra parte, si los ciudadanos se corrompen con facilidad cuando tienen parcelas de poder sin demasiada importancia como no serán esos mismos ciudadanos cuando esas parcelas de poder son importantes e influyentes.
    Mi argumento de siempre: Los políticos no vienen de una isla en el atlántico en donde se crían por raza los políticos y en donde los exportan. Vienen de la misma sociedad.
    En consecuencia, los políticos islandeses son menos corruptos que los españoles porque la sociedad islandesa es menos corrupta que la española.

    Digamos que siempre es más fácil echar la culpa a los otros.

  22. 20 enero, 2012 de 16:37

    😉

  23. KC
    20 enero, 2012 de 17:21

    De hecho, algunos de los políticos islandeses eran también, o permitían, la corrupción. Por tanto podríamos decir que también eran corruptos. El caso es que mi primo es futbolista de empresa y que Messi también lo es, pero va a ser que dentro de esa semejanza (ambos juegan a fútbol), el nivel no es el mismo.

    Saludos.

  24. Uri
    20 enero, 2012 de 17:32

    Simplemente cojer como ejemplo la evasion fiscal.
    En otros lares esta muy mal vista,pero en este pais es una practica extendida e incluso socialmente aceptada.

    Lo que es mas triste, lo aceptamos hasta un punto que ni nos damos cuenta. Ahora sale a la luz esa tradicion tan española de hacer regalos a personas con poder. Hasta hoy parece que tal practica era aceptada. Y sin embargo es evidente que no deja de ser un sistema de soborno y que si se practica es porque funciona no porque la gente haga los regalos por admiracion y respeto.

  25. Gica
    20 enero, 2012 de 20:48

    #20

    gatameiga, a aquél que sólo tiene un mal barco le llaman pirata; y al que tiene una gran flota le llaman exportador de “democracia”.

    #18

    KC, puedes comprobar el grado de corrupción en un país de centroeuropa (no nórdico) considerado paradigma de la eficiencia leyendo el libro “CABEZA DE TURCO” de Gunter Wallraff. Se centra en denunciar la corrupción en Alemania en los ámbitos laboral y empresarial. La 1ª edición es del año 1987, pero su denuncia sigue igual de vigente a día de hoy.

  26. Julian
  27. Cronopio
    21 enero, 2012 de 16:52

    Julian :
    Pa pícaros, estos tíos:
    http://www.abcdesevilla.es/20120121/sevilla/sevi-symposio-homeopatia-colegio-medicos-201201202215.html

    Pie de foto: ¿Los cuatro magufos del apocalipsis?

  28. Gica
    21 enero, 2012 de 22:17
  29. Gica
    21 enero, 2012 de 22:19
  30. Gica
    21 enero, 2012 de 22:26

    Rectifico: “sugiere” en lugar de “comenta”.

  1. No trackbacks yet.
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: