Inicio > Ciencia, Crítica literaria, Escepticismo, Magufadas, Medicina > Guía para desmontar charlatanes

Guía para desmontar charlatanes

8 febrero, 2012


Acabo de leer un libro ameno, divertido hasta la carcajada, crítico y destructor de las charlatanerías, bufonadas y demás estupideces pseudocientíficas que calan a diario en los medios, en las tiendas de productos milagro y en la sociedad general. La obra se llama “Mala Ciencia” y está firmada por el psiquiatra y periodista científico Ben Goldacre, el cual posee una columna en el periódico británico The Guardian desde la que siembra el pánico entre los profetas de las supercherías. No sólo es interesante por la cantidad de timo-productos que presenta y desmonta sino porque divulga una serie de criterios y herramientas útiles para el ciudadano no muy iniciado en ciencias, pero lo suficientemente perspicaz como para plantearse si el milagro que le presentan no será más que un montaje para aligerar su cartera. Y no se limita a analizar temas esotéricos alejados de la realidad, nos habla de homeopatía, de negacionismo del SIDA, de gimnasia cerebral, del alarmismo sanitario, del bulo del autismo en la vacuna triple vírica, del “nutricionismo” y otros muchos temas que se manejan a diario.

Transcribo los dos primeros párrafos del capítulo primero porque pienso que es un buen estímulo para continuar la lectura:

Paso mucho tiempo hablando con gente que no está de acuerdo conmigo (me atrevería incluso a afirmar que es mi actividad favorita en mis momentos de ocio) y continuamente me encuentro con individuos ansiosos por compartir sus opiniones sobre la ciencia pese a no haber realizado jamás un experimento. Nunca han puesto a prueba una idea con sus propias manos, ni han observado los resultados de esa prueba con sus propios ojos, ni han reflexionado detenidamente sobre lo que tales resultados implican para las ideas que están sometiendo a examen. Para estas personas, la “ciencia” es un monolito, un misterio y una autoridad, antes que un método.

Desmontar nuestras ideas y concepciones iniciales más escandalosamente anticientíficas es un modo excelente de aprender el funcionamiento básico de la ciencia, en parte, porque ésta consiste sobre todo en refutar teorías, pero también en parte porque la ignorancia científica de los profetas de las curas milagrosas (así como la de quienes las venden y la de quienes informan de ellas) nos suministra ciertas ideas muy sencillas que someter a examen y contraste. Esas personas tienen unos conocimientos bastante rudimentarios sobre ciencia y cometen errores básicos de razonamiento; cuentan, además, con nociones sobre magnetismo, oxígeno, agua, “energía” y toxinas: ideas tomadas de los manuales de ciencia de secundaria, y enmarcables todas ellas dentro de la química de juguete.


  1. Katxu
    8 febrero, 2012 de 11:03

    “De la misma manera que la teoría del Big Bang es mucho más interesate que el relato de la Creación contenida en el Génesis, lo que la ciencia puede contarnos acerca del mundo natural supera de lejos en interés a cualquier fábula sobre pastillas mágicas preparadas por un terapeuta alternativo” Cap.5, pp 79.

  2. 8 febrero, 2012 de 14:42

    Tal vez si se enseñara en las escuelas la ciencia haciendo más hincapié en el método científico y no tanto en los conocimientos como verdades reveladas, la ciudadanía estaría más protegida frente a todos estos estafadores. Pero claro, para ello habría que preparar primero decuadamente a los profesores, ya que muchas veces son simples recien licenciados o diplomados que tampoco ellos han tenido la oportunidad de conocer de primera mano cómo funciona y en qué consiste la ciencia.
    http://diario-de-un-ateo.blogspot.com/2012/01/derrotando-al-creacionismo-en-los.html

  3. pati
    8 febrero, 2012 de 16:40

    Unos decían que la Tierra es cuadrada y otros decían que era “redonda”… en este blog los cuelgan a los dos.

  4. 8 febrero, 2012 de 16:49

    Pati, en este blog ni hemos colgado ni vamos a colgar a nadie. Pero si estás interesada te puedo pasar datos acerca de quienes tienen experiencia en colgar y quemar gente por discrepar del dogma imperante.

  5. Merkzek77
    8 febrero, 2012 de 18:07

    Para estas personas, la “ciencia” es un monolito, un misterio y una autoridad, antes que un método.

    Creo que ahí le ha dado. Se ve a la ciencia como una figura de autoridad, como algo reservado para una élite. Y es justamente esa visión que la sociedad tiene la que utilizan los vendedores de humo para obtener fama y seguidores. Eso y el victimismo.

  6. 8 febrero, 2012 de 19:57

    ateo666666 :
    …para ello habría que preparar primero decuadamente a los profesores, ya que muchas veces son simples recien licenciados o diplomados que tampoco ellos han tenido la oportunidad de conocer de primera mano cómo funciona y en qué consiste la ciencia…

    Algunos de ellos, al menos en mi época, ni siquiera habían realizado una carrera científica.

  7. 8 febrero, 2012 de 20:14

    Tal vez si se enseñara en las escuelas la ciencia haciendo más hincapié en el método científico y no tanto en los conocimientos como verdades reveladas

    Siiiiiiiiiiiiiii toda la razon. (desde mi punto de vista)
    Por lo general el metodo cientifico solo es tratado como un tema mas.

  8. Jonas
    9 febrero, 2012 de 9:05

    El libro de Goldacre es muy bueno. Me gusta su discusión sobre las compañías farmacéuticas, su explicación de rudimentos de estadística en estudios médicos, su relato del caso Wakefield, etc. Por cierto tiene un blog muy interesante con el mismo titulo.
    Un ejemplo de un buen periodista científico (que los hay, je, je)

    Saludos

  9. dax
    9 febrero, 2012 de 14:25

    Que interesante libro, espero que se pueda comprar desde Perú. Ya puedo imaginar el tema favorito de la charlataneria : la física cuántica

  10. Margarita Londoño
    10 febrero, 2012 de 4:13

    Que hacer con la charlatanería, si las propias instituciones encargadas de promover la ciencia permiten que los estafadores promulguen y capten adeptos como son el jardín Botánico de bogot´´a, Adida ( Asociación de educadores de Antioquia), la alcaldesa de Cúcuta les regala terrenos al famoso charlatán Gurú maharaji, que tiene a más de uno metido en el cuento de los hare Krishna y toda sus teorías de la nueva era.

  11. juanmanuel2
    11 febrero, 2012 de 4:02

    Magufada detected, al menos para mi es nueva.
    Vi afirmaciones de las propiedades de que la guanábana (Annona Muricata) cura el cáncer, texto convicente de por medio, en Facebook. Pequeña búsqueda en Google del texto, y la fuente dirige al HSI (The Health Sciences Institute), firmado por un tal Charles Street Baltimore, MD 21201 (que como era de suponer la búsqueda de su nombre en PubMed no arroja ningún resultado).

    La página de dicho instituto despeja toda duda de si tiene respaldo científico, al tener en la portada curas secretas para la Diabetes (“Special Presentation: Medical Researchers Announce Secret Diabetes Cure”; http://hsionlineorders.net/video/640SHDBTS/8_ways/?pco=WHSIM7A4), problemas de agudeza visual (“You Could Be Reading Without
    Your Glasses or Contact Lenses Again!”; https://www.web-purchases.com/640SPAVIS1/WHSIKAA9/landing.html), distintos tipos de cáncer (http://hsionline.com/2011/01/31/cancer-fighting-formula/) entre otros. Curiosamente no encontré nada sobre la bendita guanabana.

    Nada regula estos sitios??? Pueden prometer curas abiertamente y ningún organismo interviene???
    Saludos!!

  12. 11 febrero, 2012 de 17:29

    Muy buen libro, yo también lo acabo de leer.
    Aquí se puede descargar, de forma gratuíta (y legal), la versión en español del libro “Testing Treatments”, cuya lectura Goldacre recomienda mucho en su libro.
    Saludos.

  13. 11 febrero, 2012 de 19:39

    gracias por el enlace, Rata 🙂

  14. Ricardo
    12 febrero, 2012 de 13:41

    Me he enterado que esta en España un Guru-Yogui-PhDoctor, dando conferencias en Málaga, entre otras y auspiciadas por la UNESCO, este tio lo he investigado en verdad tiene un doctorado, después se ha hecho guru de una secta yogui de esas que creen en la era del acuario y su Avatar, son ademas fervientes creyentes de la astrología, el vegetarianismo, esoterismo y todo lo que suene a medicina alternativa les encanta. Esta gente que de pronto con credenciales académicas abriga la superchería y el superstición como nuevas formas religiosas y andan por el mundo con el afán de convertir adeptos, me da que pensar, puesto que como sabemos la mayoría de los charlatanes son ignorantes, gente muy poco preparada, instruida e incluso quizás pues hasta con deficiencias reales en el cerebro, pero estos tíos que ahora salen con doctorados reales, resulta más difícil, –bueno una pequeña dificultad en realidad– para el versado en ciencia, pero más difícil decía para explicarle o transmitirle al público como es que estos idiotas son unos charlatanes.
    Qué opinan al respecto.

    (publicidad editada)

  15. juanmanuel2
    12 febrero, 2012 de 16:11

    Por la guita, Ricardo, por la guita baila el mono…

  1. No trackbacks yet.
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: