Inicio > Ciencia, Medicina, Microbiología > Historia del SIDA (II): los cazadores de virus

Historia del SIDA (II): los cazadores de virus

21 febrero, 2012

Equipo del Instituto Pasteur descubridor del VIH. Fuente: Virology

Tal y como comenté en la primera parte de esta serie, los epidemiólogos del CDC obtuvieron suficientes evidencias para postular que el SIDA era un enfermedad infecciosa que seguía parámetros de dispersión similares a los que utiliza, por ejemplo, el virus de la hepatitis B. En varios países se estableció una alerta de detección de casos similares a los descritos por Gottlieb en 1981, y se observó como empezaron a aparecer nuevos casos. En ese momento, los investigadores en enfermedades infecciosas tomaron cartas en el asunto. Médicos franceses habían observado afectados similares en hospitales de París, tales como el Pitié-Salpétrière o el Bichat-Claude Barnard. Los médicos de dichos hospitales constataron la aparición de enfermos de SIDA entre aquellas personas que habían recibido una transfusión de sangre y también en hemofílicos. La sangre era filtrada para eliminar bacterias y hongos, pero partículas de menor tamaño, como los virus, podían seguir presentes en ella. Se sabía que algunos virus son capaces de producir inmunodepresión al permanecer en su huésped, como es el caso de los virus del herpes o los retrovirus, por lo que se pensó que los primeros sospechosos podía pertenecer a uno de esos grupos.

En el Instituto Pasteur existía una unidad con experiencia en retrovirus, habiéndose formado algunos de sus miembros en el laboratorio de Robert Gallo, en el cual se aisló el primer retrovirus humano, el HTLV-I, que provoca un tipo de leucemia que afectaba a los linfocitos T. A finales de 1982, se organizó en el Instituto Pasteur una reunión entre Willy Rozenbaum, Françoise Brun-Vézinet, Christine Rouzioux , Luc Montagnier, Jean-Claude Chermann y Françoise Barré-Sinoussi para estudiar el abordaje que se llevaría a cabo con la muestra del primer enfermo. Dado que los pacientes presentaban un número de células CD4+ peligrosamente bajo, se estableció la hipótesis de que ese tipo de linfocitos era la diana del agente infeccioso. Se decidió tomar muestras de un paciente que estuviera en las primeras fases de la enfermedad, que presumiblemente serían portador de células CD4+ infectadas con el virus. Y dado que los casos de SIDA observados se habían manifestado en primer lugar como una inflamación de los ganglios, se postuló que un buen lugar para buscar el virus podría ser dichos ganglios linfáticos.

La primera muestra, procedente una biopsia de una zona rica en ganglios linfáticos de un diagnosticado de SIDA, llegó al instituto Pasteur en enero de 1983. Montagnier aisló células de los ganglios y las creció en presencia de interleuquina2 (IL-2), para permitir la proliferación de los linfocitos T. La doctora Barré-Sinoussi inspeccionaba cada 2-3 días las células en búsqueda de la actividad retrotranscriptasa característica de los retrovirus. Esperaban obtener resultados similares a los obtenidos por Robert Gallo con el HLTV-I: cultivos que se mantuvieran en el tiempo, seguida por la aparición de actividad retrotranscriptasa al cabo de unos días. Sin embargo constataron una actividad citolítica más potente que la que se observó con el HLTV-I, al poco tiempo de aparecer la actividad retrotranscriptasa las células morían. Para mantener el cultivo activo fue necesario añadir células nuevas al mismo. Una muestras con actividad retrotranscriptasa fue cedida al doctor Charles Dauguet, experto microscopista, para que intentara visualizar el retrovirus al microscopio electrónico. Tras varios días de intenso trabajo Dauguet consiguió observar por vez primera partículas víricas, vesículas que forma el virus al salir de la célula y formas inmaduras del virus rodeadas de membrana plasmática. El virus poseía una morfología similar a la de retrovirus animales del grupo de los lentivirus (como el virus Visna de ovino o un virus que produce anemia en caballos), pero diferente al HLTV humano.

Se empezaron a acumular datos acerca de que las partículas observadas eran de un nuevo tipo de retrovirus: en las fracción de ultracentrifugación en gradiente de sacarosa de 1.16 aparecía actividad retrotranscriptasa y RNA, características comunes en los aislamientos de retrovirus. Empleando inmunofluorescencia se encontró reacción inmune del suero de un paciente de SIDA contra el virus, pero esta reacción no se producía cuando se empleaban anticuerpos contra el HTLV-I que cedió Robert Gallo. Durante 3 meses el grupo del instituto Pasteur repitió los experimentos con muestras de otros enfermos, introduciendo controles y generando datos que pudieran convencer a la comunidad científica. Finalmente los resultados fueron presentados en Science (Barré-Sinoussi et al., 1983), donde se mostraba al mundo un nuevo retrovirus bautizado como LAV, distinto a cualquier otro retrovirus humano caracterizado hasta la fecha, y que estaba presente en enfermos de SIDA.

Imagen al microscopio electrónico del VIH obtenida por el grupo del instituto Pasteur

Una colaboración posterior con el grupo de Klatzmann permitió mostrar posteriormente que el LAV poseía tropismo por los linfocitos T. De hecho, consiguieron detectar el virus en portadores hemofílicos, que aún no presentaban síntomas, tanto por actividad retrotranscriptasa como por observación al microscopio electrónico de cultivos de linfocitos obtenidos de estos pacientes (Klatzmann et al., 1984). Casi simultáneamente la retrotranscriptasa del LAV fue purificada y caracterizada bioquímicamente demostrando que esta actividad procedía del virus, con una firma bioquímica perfectamente distinguible de cualquier DNA polimerasa de la célula huésped (Rey et al., 1984). En el mismo año, el equipo del Pasteur consiguió clonar y secuenciar el genoma del virus en un tiempo récord para la época (Alizon et al., 1984; Wain-Hobson et al., 1985), con lo que quedaba definitivamente demostrado que el LAV pertenece al grupo de los retrovirus. La secuencia además mostró una estructura genética compleja, que lo hace altamente variable.

Los resultados de los experimentos obtenidos en Paris, y posteriormente en otros grupos de investigación convirtieron al LAV en el principal candidato a ser la causa del SIDA. Estas evidencias fueron resumidas como: (1) el mismo tipo de virus fue aislado en pacientes de distinto origen: homosexuales, hemofílicos, drogadictos, receptores de transfusiones, (2) los sueros de los pacientes con SIDA reaccionaban inmunológicamente con proteínas del virus, (3) “in vitro” el virus es capaz de infectar células CD4+, pero no CD8+, (4) los virus obtenidos de donantes que están en las últimas fases de la enfermedad tienen fuerte potencial citopático (Montagnier, 2010).

El laboratorio del Instituto Pasteur no fue el único que se implicó de forma directa en la búsqueda del agente infeccioso del SIDA. En EEUU el grupo del doctor Robert Gallo recibió la petición del CDC para intentar obtener el mismo fin. Sin embargo Gallo, pese a sus publicaciones y su aparente victoria científica, no ha llegado hasta nosotros como el descubridor del VIH, eso es debido a su comportamiento fraudulento, protagonizando unos de los momentos más tristes para la ciencia del último cuarto del siglo XX. Al igual que el grupo francés, Gallo, que ese momento lideraba desde el NIH el grupo más potente en retrovirus del mundo, recibió muestras de pacientes enfermos desde el CDC. Pero Gallo cometió el error de imaginar que el virus que provocaba el SIDA debía ser un retrovirus similar al HLTV-I, anteriormente descrito por su grupo. Mantenía relación con el grupo de Montagnier, por el cual supo que éste había identificado un nuevo retrovirus como potencial agente etiológico del SIDA. Para que pudieran compararlo con el único retrovirus humano identificado hasta la fecha les envió una muestra de HLTV-I y anticuerpos contra proteínas de dicho virus. El grupo de Montagnier presentó su virus en el prestigioso congreso de biología molecular de Cold Spring Harbor, donde mostró que era completamente diferente al HLTV-I. Gallo atacó con dureza la ponencia del grupo francés, lo que fue interpretado por muchos como un fracaso del grupo francés. El argumento de autoridad prevaleció sobre las evidencias científicas presentadas y nadie fue capaz de pensar que Gallo podía estar equivocado. Además Gallo afirmó que él si estaba a punto de descubrir al verdadero responsable del SIDA, y pidió a Montagnier una muestra del LAV para compararlo con el suyo, algo a lo que los franceses no se podían oponer, puesto que era material publicado y Gallo ya había pasado material al instituto Pasteur con anterioridad.

Pero algunos investigadores del CDC no estaban para batallas entre egos de investigadores, ellos conocían perfectamente que el número de afectados no hacía más que aumentar, y necesitaban con urgencia saber el agente que provocaba el SIDA para establecer sistemas de detección y empezar a buscar posibles fármacos curativos. Por esa razón el CDC contactó con el instituto francés para obtener muestras de enfermos de Europa y también del LAV para poder comparar con sus muestras.

A los pocos meses Gallo anunció en una rueda de prensa de lo más mediática que había encontrado el agente del SIDA, y que ya trabajaba para elaborar sistemas de detección, y una potencial cura. Además en un rasgo de optimismo que mostraba su grado de desconocimiento absoluto con aquello a lo que se enfrentaban, anunció que en pocos años se dispondría de una vacuna. Sus conclusiones fueron publicadas en una serie de artículos en la revista Science (volumen 224 del año 1984). El nuevo retrovirus fue denominado HLTV-III, y ese anunció le abrió las puertas de las patentes que pudieran generarse con los sistemas de detección del virus. Las compañías farmacéuticas de EEUU desarrollaron rápidamente estos elementos, desplazando las ya licenciadas por empresas francesas, copando el mercado norteamericano.

La carrera científica continuó, y de nuevo los franceses se impusieron. Pese a ser unos desconocidos en el mundo de la retrovirología se ganaron un lugar preferente en él gracias a que se unió su gran competencia y el hecho de ser subestimados por parte de Gallo. Cuando ambos grupos publicaron la secuencia de los genomas de los dos virus se demostró que el LAV y el HLTV-III eran exactamente un mismo virus, algo curioso, dada la variabilidad génica del virus. Se decidió emplear un solo nombre para el virus, que pasó a llamarse VIH (HIV en inglés). La disputa científica se vivió de forma paralela a la disputa comercial entre laboratorios franceses y estadounidenses, en cuanto a derechos de patentes. Esa disputa duró bastantes meses hasta que se llegó a un acuerdo tras la mediación de los presidentes de ambos países. Pero la cosa no acabó ahí, una investigación posterior destapó los chanchullos de Gallo. El virus HLTV-III era idéntico al LAV no por casualidad, sino que en realidad era el LAV que los franceses le habían enviado. En esta ocasión Gallo no aisló ningún virus nuevo, empleó el LAV para infectar sus cultivos y reaislaron a partir de ellos. La batalla comercial había sido ganada por Gallo, la científicia no. Fue desprovisto de su descubrimiento, este honor corresponde únicamente al grupo francés, tal y como la academia sueca reconoció en 2008, también fue apartado de su laboratorio en el NIH tras ser presionado para que renunciara al mismo.

Pero mientras Gallo cometía estas tropelías, en California el grupo de Levy aislaba el VIH en pacientes con SIDA de San Francisco (Levy et al., 1984). Otros grupos se unieron a recomprobar los resultados de estos pioneros, obteniendo datos y contestando las preguntas que todo el mundo se hacía: ciclo infectivo del virus, composición y estructura del mismo, implicación en el desarrollo del SIDA, etc. De forma paralela se empezaron a desarrollar sistemas de detección cada vez más precisos del VIH, lo que permitió en primera instancia descartar en los hospitales las muestras de sangre contaminadas con el virus. Desde que se hace esto de forma rutinaria, las transfusiones han dejado de ser una vía de propagación del virus.

Una batalla queda pendiente: combatir el virus. El optimismo inicial de los investigadores, que pensaban que pronto se desarrollaría una vacuna fue decreciendo a la vez que se iba comprobando la complejidad del virus y su elevada capacidad de variación genética. Los enfermos no podían esperar, por lo que se empezaron a buscar nuevas terapias para eliminar el virus, o al menos inhibir su replicación. Pero eso formará parte del siguiente capítulo.

.

Entradas relacionadas:

.

Referencias:

  • Barré-Sinoussi, F. (2003)

  1. 21 febrero, 2012 en 17:07

    Excelente, solo un par de erratas:

    La sangre era filtrada para eliminar bacterias y hongos, pero partículas de menor tamaño, como los hongos, podían seguir presentes en ella.

    Supongo que el segundo “hongos”, en realidad son virus.

    El virus HLTV-III era idéntico al LAV por casualidad, sino que en realidad era el LAV que los franceses le habían enviado.

    Aqui falta un “no” (no por casualidad).

  2. 21 febrero, 2012 en 17:14

    Gracias Javi, corregido 😉

  3. 21 febrero, 2012 en 17:50

    Robert Gallo es, de lejos, la persona que más daño ha hecho a la investigación del SIDA en toda su historia, porque su afán de protagonismo le ha dado toda la carnaza que los negacionistas precisaban para decir las gilipolleces que dicen…

    Por todo lo demás, y como siempre, Manuel, mi más sincera enhorabuena.

  4. Jose Manuel
    21 febrero, 2012 en 21:53

    Qué maravilla de serie esta de la Historia del SIDA, Manuel. Enhorbuena y muchas gracias por irla escribiendo.

    Quería preguntarte una cosilla, a ver si la supieras y pudieras aclarármela:

    ¿Se sabe de dónde procede y cómo llegó el retrovirus VIH a los seres humanos o hay alguna teoría más o menos aceptada al respecto?

  5. 21 febrero, 2012 en 22:05

    Jose Manuel gracias por el comentario, tendrás que permanecer atento a tu monitor, la respuesta vendrá en el capítulo 4 que titularé “Pasado y futuro”. Como adelanto te diré que la pista con más evidencias situan al ancestro del VIH en África.

  6. Jose Manuel
    21 febrero, 2012 en 22:12

    ¡Ah! Intriga y dolor de barriga, jajaja 😀

    Bueno, pues a esperar y leer tocan (esperar no me gusta demasiado, pero leer tus post sí, así que me resigno a esperar con gusto)

    Gracias por tu pre-respuesta 🙂

  7. Arbey
    21 febrero, 2012 en 23:24

    Comentario tocawevos: a mí siempre me han dicho que en castellano “retrotranscriptasa” no existe, y que se debe decir “transcriptasa inversa”.

    En cualquier caso, un artículo su-bli-me, aprendo con vosotros en cada post 🙂

  8. 21 febrero, 2012 en 23:35

    Arbey, “transcriptasa inversa”, “transcriptasa reversa”, “retrotranscriptasa”, hoy por hoy se usan esos 3 nombres en los laboratorios, aunque tienes razón, quizás siendo purista lo más correcto sea “transcriptasa inversa”

  9. J.M.
    22 febrero, 2012 en 0:01

    El mundo está retrotranscriptado,
    ¿quién lo desenretrotranscriptará?
    el desenretrotranscriptador que lo desenrtrotranscripte,
    buen desenretrotranscriptador será

    Vale, vale, me voy al sobre…

  10. albert
    22 febrero, 2012 en 0:39

    amigos terminen de tratar de convencer a los negacionistas con la historia del sida,sus descubridores,sus tratamientos,la gente que trata de curarlo,los negacionistas tienen sus argumentos y ustedes los suyos,una consulta a los genios de foreros que tenemos aqui,cual es el porcentaje de falsos positivos de sida en el mundo,por que yo tengo amigos que supuestamente tenian sida y al informarse un poco y desconfiar en la informacion que dan medicos adoctrinados por educacion oficial que deja mucho que desear en su seriedad y se realizaron todos los test y no confiaron en solamente uno,pues la verdad en uno decia positivo a sida y el otro decia negativo a sida,ellos leyeron un poco y se encontraron con la horrenda sorpresa que si ellos tenian un resfriado comun que disminuia su animo y su sistema inmune la verdad es que en el examen del sida aparecian como positivos,lo cual causo consternacion en ellos,esperaron 1 mes en el cual comieros saludable practicaron la terapia de la risa,recibieron el apoyo de sus amigos y no se desalentaron ni les permitimos pensar en la supuesta en fermedad que uno tenia y para nuestra sorpresa despues de un mes con su sistema inmune fuerte,sin ninguna enfermedad a cuestas y sin administrarse ese coctel toxico y letal de antiretrovirales que les recetaron,nueno,se realizaron todos los test y NADA,absolutamente nada,espero que alguna vez los que apoyan la version capitalista,mafiosa,enfermisa de las farmacias con respecto al SIDA,alguna vez tomen en cuenta las otras versiones,y dejar con esa tonteria de si el virus existe o no,la verdad el virus existe pero es muy facil eliminarco con una dieta saludable,mucha agua,frutas estar sano mentalmente.

  11. albert
    22 febrero, 2012 en 0:54

    UNA CONSULTA A LOS ADMINISTRADORES DEL FORO,AQUI SE ADMITE OPINIONES DISIDENTES CON SUS PENSAMIENTOS DICHOS DEFORMA RESPETUOSA Y SIN MOLESTAR NI INSULTAR A NADIE O NO SE ADMITE EN LO ABSOLUTO A NADIE QUE OPINE LO CONTRARIO QUE USTEDES

  12. J.M.
    22 febrero, 2012 en 1:10

    Se admiten, como puedes ver, aunque sean tan maleducadas que no se molesten en puntuarlas, corregirlas ortográficamente y GRITEN.

  13. Persona
    22 febrero, 2012 en 2:32

    Albert, de verdad te digo que también a mi me gustaría que fuera tan bonito como lo pintas ¿a quién no? Pero a día de hoy entiendo perfectamente que cualquier seropositivo al leerte se le hinche la vena de la frente y le entren ganas de darte de ostias hasta que no sienta la mano, me esta sucediendo ahora mismo y ni soy seropositivo ni tengo ningún familiar o conocido que lo sea, sólo algún cliente del centro en el que trabajo de voluntario y te puedo asegurar que dudo mucho que tuvieras los cojones de decirles a la cara la memez de la risoterapia como tu y los de ralea soleis hacer por los foros en los que sentís vuestra forma de ganaros la vida amenazada.

    Para ti ni un saludo.

  14. 22 febrero, 2012 en 6:07

    Esta parte de los argumentos disidentes realmente me causa mucha gracia:
    “desconfiar en la informacion que dan medi
    cos adoctrinados por educacion oficial”.
    O sea, ¿no confían en alguien que se mató (o no necesariamente, pero la mayoría sí -basado en experiencia personal, perdón Albert por no tenerlo estadificado-) estudiando, formándose, pero sí en páginas y videos sin autor (confeso)?

    J.M. :
    El mundo está retrotranscriptado,
    ¿quién lo desenretrotranscriptará?
    el desenretrotranscriptador que lo desenrtrotranscripte,
    buen desenretrotranscriptador será
    Vale, vale, me voy al sobre…

    :D:D:D:D:D

  15. 22 febrero, 2012 en 6:14

    Persona :
    Albert, de verdad te digo que también a mi me gustaría que fuera tan bonito como lo pintas ¿a quién no? Pero a día de hoy entiendo perfectamente que cualquier seropositivo al leerte se le hinche la vena de la frente y le entren ganas de darte de ostias hasta que no sienta la mano, me esta sucediendo ahora mismo y ni soy seropositivo ni tengo ningún familiar o conocido que lo sea, sólo algún cliente del centro en el que trabajo de voluntario y te puedo asegurar que dudo mucho que tuvieras los cojones de decirles a la cara la memez de la risoterapia como tu y los de ralea soleis hacer por los foros en los que sentís vuestra forma de ganaros la vida amenazada.
    Para ti ni un saludo.

    Sentí lo mismo cuando leí eso…
    Ni “Sun Saludo”???? Lo que has logrado, Albert…

  16. Uri
    22 febrero, 2012 en 9:12

    O sea; A veces se dan falsos positivos, ergo el Sida no existe, es una conspiración y aún en el caso de existir es suficiente con reírse de el para curarse.
    ¡Buena dieta y buen humor! Con eso es suficiente. ¿Por que habrá cabrones que se empeñan en morir de algo tan inocuo?

  17. 22 febrero, 2012 en 9:22

    UNA CONSULTA A LOS ADMINISTRADORES DEL FORO,AQUI SE ADMITE OPINIONES DISIDENTES CON SUS PENSAMIENTOS DICHOS DEFORMA RESPETUOSA Y SIN MOLESTAR NI INSULTAR A NADIE O NO SE ADMITE EN LO ABSOLUTO A NADIE QUE OPINE LO CONTRARIO QUE USTEDES

    Albert en este foro se admite la opinión de disidentes siempre y cuando sean educados y en su primera intervención no nos llamen retrasados mentales por tragarnos una supuesta “versión oficial” o vendidos a las farmaceúticas (animamos a quien quiera que haga la acusación con sus datos completos y nosotros nos encargaremos de que un juez le deje claro nuestra nula relación con ellas). Otras cosas que tampoco me gustan son:

    – Participación de personas que se les llena la boca de libertad de expresión y dicen detestar la censura pero tienen cerrado su blog a mis comentarios o cualquiera de este medio. Esos entenderás perfectamente que no puedan comentar aquí.

    – Aquellos que escriben parrafadas sin colocar un signo de puntuación y llenas de faltas de ortografía, pero aseguran ser expertos en sanidad y en virus. En realidad no saben distinguir un virus de una bacteria, pero dicen saber más que nadie. El único recurso que les queda es organizar una conspiración de las grandes empresas (algo que genera mucha empatía) y negar la existencia del virus (no hacerlo lleva a contradicciones brutales) e incluso negar la peligrosidad de los virus (como Duesberg, que ya va escribiendo por ahí que el virus de la hepatitis C no es peligroso).

    – Aquellos que en su intervención afirma que las farmacéuticas son malas-malísimas y por tanto el VIH no debe existir. La misma capacidad lógica que un zapato. Pero claro, el único argumento que sirve para discutir para aquellos que hace poco pensaban que “linfocito T” era un grupo musical de la movida madrileña.

    – Soy muy permisivo con los afectados, aunque sean disidentes, pero no acepto a los que comentan haciéndose pasar por seropositivos para vender su productos. Esos sí se merecen todo lo que les digan.

    – Aquellos que no saben comentar por sí mismos, se tragan todo lo que suene a antisistema sin entenderlo, y sólo son capaces de pegar largos textos escritos por otros. Igualito a los fundamentalistas religiosos cuando empiezan a copiar y pegar versículos bíblicos.

    – Los que cargan contra las farmacéuticas y sus tratamientos, para luego ellos vender sus tratamientos particulares (que si par magnético, que si MMS, que si vitaminas por kilos….) en un claro estilo de “quítate tú, que me pongo yo”

    – Aquellos que no hablan de causas de la enfermedad sino que culpan a los afectados de comportamientos “antinaturales”. Recuerdan a la versión oficial de Reagan con la enfermedad cuando ésta apareció, y le dijo a un periodista: “yo no la tengo, ¿y tú?” Dejó claro que no iba a darle ningún apoyo (como así fue durante los primeros 2 años), y si se morían unos cuantos “degenerados” más limpito le quedaba el país. Esas reacciones inhumanas, que he presenciado tantas veces en los comentarios son expulsadas de raíz.

    – Aquellos que ametrallan el blog con una media de 4 mensajes por hora, con largos textos, infinitos enlaces, que sólo preguntan, acusan e insultan, pero jamás responden a las cuestiones que se les plantea, más allá de la descalificación. Algunas de estas personas incluso se han hecho famosas en la red por esta forma de actuar.

    – Pero no tengo ningún problema con quienes plantean cuestiones científicas, no culpan a nadie de nada, no insultan y solamente intervienen para intentar saber más, plantear cuestiones, o incluso dudar de resultados publicados, planteándonos las dudas de forma educada.

    Ahora compara tu intervención con los puntos expuestos, analiza en qué posición estás, e hipotetiza cuál puede ser el futuro de tus comentarios en este medio.

  18. 22 febrero, 2012 en 11:55

    Albert, no hay mayor risoterapia que leer las tonterías que escribes, de verdad…

    Tú, ni tienes “amigos” que hayan dado falso positivo, ni tienes ni puta idea de los efectos secundarios o primarios que tienen los ARV porque probablemente no sepas ni cómo es un vademécum, y mucho menos te habrás dignado hablar con un virólogo sobre el tema, ni dices nada que no se haya demostrado como FALSO.

    No eres más que un pseudoprogre que se cree que todo lo que lleva la etiqueta “alternativo” es chachi piruli juan pelotilla, y vienes aquí a “evangelizar” al personal creyéndote en posesión de la verdad, cuando la realidad es que si te pusieran una foto del VIH al lado de otra de la bruja Lola no sabrías distinguir quién es quién…

    ¿Quieres hablar de capitalismo? Cuando quieras te explico lo que es ser anticapitalista de verdad, y te puedo asegurar que no tiene nada que ver con las gilipolleces que tú dices. Si realmente fueras “antisistema”, lo primero que tendrías es pensamiento crítico, cosa de la que careces enormemente, y huirías de todo aquel comentario que ponga en duda la veracidad de la prueba obtenida mediante el método científico, además de dudar exactamente igual -o más si cabe- de toda aquella terapia que, sin haber sido sometida a prueba alguna, y sólo con el “testimonio” del “a mí me funciona”, “garantiza” que cura el sida, el cáncer, el huntington y los orzuelos, todo a la vez. Pero no, como eso lleva la etiqueta “alternativo”, te lo crees a pies juntillas sin cuestionar nada de nada. Y luego quieres dar lecciones de ética a los demás. Pues va a ser que no. Porque para que tú puedas ir por la vida dando lecciones de bioética y de cuestionamiento del poder establecido, primero tienes que aplicarlo a ti mismo, cosa que no haces.

    Y ahora, “superprogre”, “anticapitalista” de palo, quiero que me digas de qué marca son las gafas que llevas, o tu calzado, o tus pantalones, o tus camisetas, o el móvil 3G última tecnología que seguro que tienes, o la consola de videojuegos, o el pc desde el que escribes, que seguro que es un portátil o un tablet último modelo, y si sabes dónde están fabricados, y bajo qué condiciones, por no hablar si conoces el origen y las condiciones de producción de la comida de comes, o la situación laboral del personal que trabaja para darte una educación y una sanidad en condiciones. Y cuando sepas contestar a todo esto, me hablas de anticapitalismo. Mientras tanto, punto en boca.

    Estoy hasta los cojones de los revolucionarios de papel maché con palestino de marca, os lo juro…

  19. 22 febrero, 2012 en 11:56

    J.M. :
    El mundo está retrotranscriptado,
    ¿quién lo desenretrotranscriptará?
    el desenretrotranscriptador que lo desenrtrotranscripte,
    buen desenretrotranscriptador será
    Vale, vale, me voy al sobre…

    ¡Rápido, una caja de Tena Lady! ¡JAJAJAJAJAJAJAJA! 😆 😆 😆 😆

  20. sintek
    25 febrero, 2012 en 23:03

    jajaja,que falta de tolerancia a los del foro, con sus comentarios burlescos dan a entender a muchos que si estan a favor de las farmaceuticas lobistas y mafiosas,se nota que a ustedes nunca los refutan,claro esta que el tal albert no da muchos argumentos cientificos que digamos pero,ustedes alguna vez an tratado de contactarse con esos medicos que niegan la version oficial del SIDA,les consulto por el hecho de tener a un argumentador de peso y que tengan un debate a nivel cientifico y ademas quien sabe si el los invita a un laboratorio y les prueba en frente de sus ojitos y los deja con la boca habierta al demostrarle que ustedes estubieron equivocados todo el tiempo,o a lo mejor no,pero si no hacen eso,estoy seguro que jamas tendran la oportunidad de refutar in situ a los negacionistas del SIDA,y taparles la boca,o tienen miedo que se las tapen a ustedes.

  21. 25 febrero, 2012 en 23:10

    Sintek, dices que tengan un debate a nivel cientifico y ademas quien sabe si el los invita a un laboratorio y les prueba en frente de sus ojitos…

    ¿Y cómo me va a demostrar en un laboratorio que el VIH no existe?

    y los deja con la boca habierta

    La H en la boca abierta, ¿la abre más o la cierra un poco? 😉

    pero,ustedes alguna vez an tratado de contactarse con esos medicos que niegan la version oficial del SIDA

    Sólo conozco dos (por suerte para la salud de los enfermos hay pocos), uno no me deja participar en su medio, el otro sólo quiere mantener el debate dentro de la política-economía-conspiraciones de las grandes empresas, no quiere hablar de biología o inmunología. ¿Para qué quieres darles un laboratorio?

  22. 26 febrero, 2012 en 3:09

    Médicos negacionjajajajaj…. en un laboratjuajuajajjajajaja….. probando la no-existencia depffff jajajajajaj.

    Por favor. Como si te lo hubiesen demostrado a vos en persona. Caradura.

  23. 26 febrero, 2012 en 11:28

    Esto… ¡Viva la LOGSE! 😆 😆 😆

  24. Herbert West
    26 febrero, 2012 en 11:48

    Para Albert

    Después de leer tu comentario solo puedo decirte que estoy totalmente de acuerdo con Persona y con Rhay.

    Por cierto lo de “medicos adoctrinados por educacion oficial que deja mucho que desear en su seriedad” no me lo dices en la cara.

    Y no estoy de broma.

  25. 26 febrero, 2012 en 12:05

    Herbert, no merece la pena. El Albert este es un pijo-progre que va de “alternativo” por la red, pero que en la vida real seguro que no sabe ni en qué situación el personal de servicio que trabaja en su casa.

    Estos que van de “superprogres” y de “revolucionarios” de salón de té, suelen ser los más consumistas del mundo, suelen tener una mentalidad ultraliberal atroz y no conocen la realidad social que los rodean, porque su nivel adquisitivo es tan alto que no se dignan bajar al fango, si no es para hacer alguna “cena de caridad en favor de los pobres”, eso sí, ataviado con un buen tuxedo de marca… Cada vez que leo a gente como este tipo, me acuerdo de Susanita, la amiga de Mafalda…

    http://opinion.blogcindario.com/2006/01/00221-susanita-y-los-pobres.html

  26. Uri
    26 febrero, 2012 en 13:32

    ¡Mafalda! Que grandes recuerdos. Y que critica social mas acertada la de Quino.

  27. rene
    27 febrero, 2012 en 3:01

    que increíble, lo de la existencia del virus del VIH no da a lugar, por qué lo siguen dudando, el virus existe y no se hable más, de lo que si hay que hablar es sobre el tratamiento para el SIDA,MANUEL tu que eres científico te consulto sin ningún afán negacionista ni mucho menos, si tú has estudiado en tu laboratorio los tratamientos que dan vuelta en internet para el SIDA, como para el CANCER y otros tantos males, MANUEL has analizado en extenso esos tratamientos alternativos supuestamente, que resultados has tenido, o solamente los descartas por que en revistas científicas que son fácilmente manipulables dicen que no sirven, no te lo pregunto con un afán de confrontación ni nada parecido, yo creo que el virus y el SIDA si existen y este ha matado millones de personas, pero solo te hago esas consultas de forma sincera y que me respondas tu también sinceramente los has analizado tu, si o no.

  28. 28 febrero, 2012 en 8:22

    René, las revistas científicas no son fácilmente manipulables, a mi entender… Saludos

  29. Herbert West
    28 febrero, 2012 en 15:06

    Ya lo se Rhay,

    Pero como sabes tu también, hay veces que te se te hiperplasian las gónadas (se te hinchan los cojones vamos) cuando te matas a estudiar, intentando comprender los mecanismos más íntimos de una patología, cagándote en los libros porque son del 2006 y sospechas que están desactualizados, buscas artículos para estar al día, ves pacientes sufriendo (más o menos) e intentas encontrar respuesta a las dudas que te surgen de sus patologías (tendrá el síntomas x algo que ver y tú ni idea, o no) y consultando estadísticas del efecto de los fármacos y teniendo en cuenta cuales han demostrado que mejoran la supervivencia y cuales no.

    Y luego llega un gilipollas que lo más cerca que estará de un enfermo será un compañero de trabajo con un resfriado y te dice que estás adoctrinado y que tu formación “deja mucho que desear en su seriedad” y te dan ganas de reventar cabezas.

    Pero eso ya lo sabes tú con tus temas.

    Y se me olvidaba…pasar el verano trabajando 8 horas todas las noches y metiéndote a colaborar (gratis) otras 8 (mínimo) en proyectos de investigación para mejorar la formación.

  30. 28 febrero, 2012 en 16:46

    @rene, si las revistas cientificas son facilmente manipulables, ¿como de manipulables crees que son las paginas web de las que has sacado tu “informacion”?

  31. 28 febrero, 2012 en 17:09

    Rene, las revistas científicas no son tan manipulables como algunos os creéis. Cualquier científico que participe en este blog y que haya hecho investigación, y por tanto haya enviado artículos a publicar, te dirá cuál es el mecanismo que sigue un artículo antes de ser publicado, y te aseguro que no es nada fácil, porque los filtros por los que una investigación tiene que pasar son mucho más estrictos de lo que parecen. La revisión por pares implica que un evaluador independiente toma tu trabajo, y siguiendo las pautas que tú hayas seguido, intenta repetir el experimento para obtener el mismo resultado. Y si no lo consigue, tu trabajo no se publica. Así que vale ya de cuestionar los canales de publicación, por favor…

    Mira, estoy harto de leer a gente que dice que el sida tiene un origen oxidativo, que las drogas como los poppers (que no Popper, aunque éste también puede tener efectos narcóticos serios) son las causantes del sida, que una dieta equilibrada con bastantes antioxidantes destruye al virus, que unos imanes pueden destruir la cápside vírica, y mil cosas más. Se han presentado en este mismo blog cientos, miles, millones de pruebas científicas que dicen que el VIH causa el sida y que los antirretrovirales controlan la proliferación de éste, mediante cientos, miles, millones de enlaces a artículos científicos publicados en revistas de revisión por pares con un altísimo índice de impacto. Pues no ha servido para nada, porque las publicaciones son “fácilmente manipulables”… Manuel ha perdido cientos, miles, millones de horas de su tiempo en explicar cientos, miles, millones de veces todo esto. ¿Crees que ha servido para algo? Pues seguro que a Manuel le habría sido más productivo usar ese tiempo en tomarse unas cañas con los colegas… Claro, que si hubiera usado todo el tiempo que ha empleado en contestar a esta gente en tomarse cañas, probablemente a día de hoy sería alcohólico…

    Te recomiendo que revises toda la serie sobre VIH/sida que he escrito Manuel, que te leas los enlaces a los artículos que deja, que mires directamente en PubMed y busques información acerca de lo que preguntas, y verás cómo todas esas líneas de investigación se han tenido en cuenta.

  1. No trackbacks yet.
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: