Inicio > Actualidad, Ciencia, Medicina, Microbiología > Identifican un gen de susceptibilidad a la gripe

Identifican un gen de susceptibilidad a la gripe

26 marzo, 2012

¿Por qué en una epidemia de gripe determinadas personas mueren, mientras otras pasan la enfermedad con síntomas leves? Sin duda alguna, la edad y la condición física que se traducen en un peor o mejor estado del sistema inmunológico, junto con otras características como la presencia de anticuerpos o de otras enfermedades paralelas, pueden marcar una diferencia vital. Sin embargo, multitud de casos quedan sin explicar, como ocurrió en la última pandemia de Gripe A, donde la mayoría de los infectados pasaron la enfermedad sin complicaciones, mientras otros jóvenes y en buenas condiciones, morían irremisiblemente.

Sabemos que la variabilidad en el sistema inmunológico humano puede hacer a unas personas más susceptibles de sufrir determinadas infecciones, pero aún conocemos poco sobre la variación genética de estos complejos sistemas defensivos.

Esta semana, un grupo de investigadores ingleses, estadounidenses e italianos, ha publicado en la revista Nature los resultados de lo que podría ser una explicación a esta desigual incidencia del virus de la gripe: una predisposición genética.

IFITM3 es una proteína que protege las células contra infecciones víricas y se cree que desempeña un papel fundamental en la respuesta del sistema inmune frente a virus como los de la gripe. Cuando la proteína está presente en grandes cantidades, la propagación del virus en los pulmones se ve obstaculizada, pero si la proteína es defectuosa o está ausente, el virus puede propagarse más fácilmente, causando una enfermedad grave.

Comparación entre ratones con el gen IFITM3 (columna izquierda) y ratones carentes de él (columna derecha). Un día después de la infección, las diferencias son mínimas, pero a los seis días, el virus ha penetrado más profunda y extensamente en el tejido pulmonar de los ratones carentes de IFITM3. Fuente: Trust Sanger Institute [doi:10.1038/nature10921

En pruebas in vitro, algunas proteínas del grupo IFITM (interferon-inducible transmembrane) son capaces de restringir la replicación de múltiples virus patógenos, incluyendo el de la influenza y el dengue. Esto llevó al equipo investigador a experimentar eliminando el gen de IFITM3 a ratones, encontrando que si éstos contraían la gripe, los síntomas eran mucho más graves que en otros ratones con el IFITM3 intacto. Los ratones sin IFITM3 padecían una neumonía viral fulminante al ser expuestos a virus normales con baja patogenia.

A continuación, los investigadores probaron el papel de la IFITM3 en la infección por el virus de la influenza humana, secuenciando el gen IFITM3 de 53 pacientes hospitalizados con gripe estacional o H1N1. Los resultados mostraron que una parte estadísticamente significativa presentaba una mutación del gen (SNP rs12252-C), la cual es rara en la población general. In vitro, esta variación del gen reduce la capacidad de la célula para restringir la replicación vírica, haciendo a las células más susceptibles a la infección.

La importancia de esta investigación consiste en comprender cómo una sola proteína antiviral puede marcar el curso de la infección en el organismo, al resultar un importante precursor en el desarrollo de una respuesta inmune efectiva. Concretamente, la IFITM3 es una proteína compuesta por 133 aminoácidos que se encuentra localizada en la membrana celular y que se encuentra ligada a diferentes mecanismos de respuesta inmune.

Aunque, según los propios investigadores, es necesario estudiar más a fondo los mecanismos de las diferentes variaciones génicas, estos resultados tienen un enorme valor a la hora de comprender cómo una sola proteína antiviral puede marcar el curso de la infección en el organismo. A medida que avance nuestro conocimiento sobre la genética de la susceptibilidad a los virus, se podrán adoptar medidas preventivas más eficientes y mejor dirigidas.

Fuentes:

.

Entradas relacionadas:


  1. 27 marzo, 2012 en 0:32

    Una pregunta que me hago es: ¿en el futuro se podría crear un medicamento para generar esa proteína, o ingerirla directamente?

  2. 27 marzo, 2012 en 1:33

    “Los resultados mostraron que una parte estadísticamente significativa…”

    ¿Ves, magufo, cómo se investiga objetivamente?. Probabilidad de que el hecho sea casual menor a 0,05. Aplicado a este caso, probabilidad de que sea casualidad la relación de aumentada permisividad de la célula a la proliferación del virus cuando hay proteínas de ese tipo defectuosas: menor al 5%. No ponen los investigadores en la conclusión del trabajo científico: “a nosotros nos funcionó”.
    Y también me gustaría remarcar que la mencionada permisividad se constató no solamente en cultivos in vitro, sino tabién in vivo (en el caso del virus de la Influenza A):
    “Using a knockout mouse model8, we now test this hypothesis directly and find that IFITM3 is essential for defending the host against influenza A virus in vivo.
    Saludos!!

  3. 27 marzo, 2012 en 10:31

    Edgar Luis Gomez (@AstroEdgar) :
    Una pregunta que me hago es: ¿en el futuro se podría crear un medicamento para generar esa proteína, o ingerirla directamente?

    Edgar

    como su propio nombre indica es una proteína inducible por interferón: Los interferones son proteinas de respuesta a diversas infecciones cuya expresión puede ser a su vez incrementada por múltiples factores como son diversas citoquinas: IL-1, IL-2, IL-12, TNF, etc y existen diversos tratamientos que se usan habitualmente capaces de realizar este efecto. Por ejemplo IL-2 y TNF se han usado durante años con mayor o menor acierto como potenciadores de la respuesta inmune frente a diversas hepatits víricas . Lo novedoso de este artículo es la relación entre la ausencia de esta proteína y un “malfuncionamiento” del sistema inmune, pero el papel de estas IFITM se conoce en inmunología desde hace tiempo como importante frente a múltiples infecciones víricas.
    Saludos
    http://diario-de-un-ateo.blogspot.com/

  4. Casiesceptico
    27 marzo, 2012 en 18:50

    En primer lugar, hay que hacer hincapié en el párrafo del artículo “Sabemos que la variabilidad en el sistema inmunológico humano puede hacer a unas personas más susceptibles de sufrir determinadas infecciones, pero aún conocemos poco sobre la variación genética de estos complejos sistemas defensivos “.

    El IFITM3 (Interferon-induced transmembrane protein 3) es una proteína, que la produce un gen, que lo han llamado IFTM3 porque produce esta proteína ya conocida. Sin embargo, hay que tener en cuenta que muchas células pueden transcribir muchos ARNm (ARN mensajero) del mismo gen, hay que tener en cuenta que el ARNm pueden empezar o terminar en distintos sitios del mismo gen y también se puede cortar y empalmar de manera diferente. Por lo tanto un mismo gen puede codificar más de un polipéptido. Es decir, que no hay que pensar que un solo gen produce una sola proteína siempre. La cosa es MUCHO MAS COMPLEJA DE LO QUE PARECE.

    Este alelo no es la única explicación de la PELIGROSIDAD de la gripe para ciertos individuos, ya que muchos individuos con el alelo adecuado para generar el IFTM3 óptimo, han tenido que ser hospitalizados por un virus leve de la gripe. Esto induce a pensar que hay muchas más variables (como es de esperar).

    Digo esto, porque muchas veces cualquier noticia científica, es un buen titular y puede inducir a malas interpretaciones. Se puede llevar a creer a la gente que “se ha descubierto el gen tal como origen del problema pascual” y todo esto de la biología no es tan sencillo.

  5. J.M.
    27 marzo, 2012 en 22:59

    Completamente de acuerdo, Casiescéptico, las cosas son más complejas de lo que parecen (no estaría mal hacérselo comprender a más de un iluminado).

    Obviamente, la expresión génica no se reduce a la variación alélica de un locus particular. Diferencias en la regulación y la expresión amplían el abanico de variabilidad, y el proceso de splicing que apuntas es solo uno de ellos. La inactivación o silenciación de genes, así como otros muchos procesos pre y postranscripcionales (he incluso postraduccionales) hacen que aquel viejo dogma de “un gen, una proteína”, esté más caduco que los chistes de Juanito Valderrama.

    De hecho, las IFITM son proteínas de membrana inducidas por interferones, que a su vez disparan otras cascadas de reacciones del sistema inmunológico. Los factores que pueden afectar a un mecanismo tan complejo son múltiples, y sería de ilusos pensar que la única diferencia entre vivir o morir por una gripe está situada en este gen.

    Sin embargo, la importancia de la investigación, tal y como reflejamos en el artículo, es que se ha encontrado una asociación significativa entre pacientes ingresados y carencia de IFITM, comprobándose experimentalmente que la presencia o ausencia de niveles normales de la proteína, es capaz de cambiar significativamente el curso de la enfermedad. Es decir, aunque aún sea pronto para concluirlo, parece ser un punto estratégico en la defensa antiviral, pero en ningún caso el único.

    Por supuesto que hay que ser cautos, y solo tienes que leer el últmo párrafo para comprobar que es lo que pretendemos transmitir. Lo que ocurre es que en divulgación hay que encontrar un compromiso entre explicar las cosas correctamente y no entrar a un nivel de detalle que impida su comprensión a los que no sean especialistas.

    Saludos.

  6. Anónimo
    30 septiembre, 2012 en 6:32

    En primer lugar muchas gracias a todos por vuestras aclaraciones.

    Yo no soy ninguna experta en el tema ya que soy una persona normal y corriente que pulula por este planeta que llamamos mundo, pero si me siento posiblemente una “perjudicada” por el gen IFITM3.
    Desde siempre recuerdo mi grandísima facilidad para contagiarme, mis “tremendos” catarros y gripes que me dejan muy débil y que me duran muchísimo y que además los cojo con gran facilidad.
    Mi médico de cabecera se negaba a vacunarme por tratarse (hace años) de una persona muy joven y no estar dentro de las personas de riesgo, pero ya estoy cansada, muy cansada, tanto animicamente como físicamente.
    Llegue por mis propios medios a la conclusión que tenía que ser algo genético ya que a mi padre ya le sucedía algo parecido; y observaba que a otras personas de mi entorno no se contagiaban con tanta facilidad ni sufrían los síntomas son tan extremos como me sucede a mi cada vez que enfermo.

    Gracias al articulo que he leído hoy intentare llevar una vida lo más saludable posible y vivir con la mayor calidad de vida posible que este a mi alcance.

    Gracias a todos los investigadores.

  1. 27 marzo, 2012 en 20:00
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: