Inicio > Actualidad > Susto o muerte

Susto o muerte

14 abril, 2012

Escuchar que una “comisión de expertos” elaborará en seis meses, a petición del gobierno, un informe con recomendaciones sobre una amplia reforma universitaria, asusta. Si esta noticia se ubica en un entorno de recortes sociales, continuos ataques a los servicios públicos y especialmente a la educación y la sanidad, el susto comienza a convertirse en pánico. Si además ese gobierno tiene un marcado desapego hacia lo público, una extraordinaria benevolencia hacia la empresa y unas tendencias hacia el liberalismo más absoluto, el pánico prácticamente se convierte en sensación de muerte inminente.

Y esa es la sensación que se va gestando en tu interior cuando profundizas algo más en la noticia. De los vacíos titulares sobre “mejorar la calidad” o “situar a la universidad española al nivel internacional que merece” se pasa a esgrimir razones económicas, ahondando en que existen demasiadas universidades, demasiadas titulaciones, muchos cursos con pocos alumnos y que los resultados no se corresponden con las inversiones realizadas. Esto, unido a soterrados ataques a la autonomía universitaria, hacen pensar si detrás de la supuesta intención de mejora no existen otros motivos más político-económicos que académicos y sociales.

Pongámonos primero de acuerdo en lo que estamos buscando,  ¿calidad o rentabilidad? ¿Elitismo o educación para todos? porque son cosas muy diferentes. La Universidad, con mayúsculas, no debe ser una institución para formar a elegidos representantes de la élite económica (no nos engañemos, a los 18 años, la élite intelectual no existe); por el contrario, la Universidad del siglo XXI debería ser un instrumento de la sociedad para transmitir y fomentar la cultura, la educación y la formación para la vida (y no sólo para el trabajo) de la ciudadanía. La Universidad no debería limitarse a ser una fábrica de técnicos, sino de personas críticas, válidas, libres e independientes ¿o no?

El ejemplo que ha utilizado el Ministro Wert ha sido el  estado de California: «en España hay más de un millón y medio de alumnos recibiendo enseñanzas universitarias repartidos en 79 universidades entre públicas y privadas. En California, por ejemplo, de población semejante hay diez universidades». Quizá tenga una población semejante (en realidad son diez millones menos que en España), pero la población estudiantil, ni es la misma, ni es toda Californiana. Por otro lado, es cierto que existen 10 universidades en California, pero solamente una de ellas, la Universidad Estatal de California, cuenta con 22 campus (equivalentes cada uno a una universidad española), con un total de 340.000 alumnos. Es decir, con el mismo número de estudiantes que en nuestro país, la CSU tendría el equivalente a 97 universidades españolas. Solamente una de las “10 californianas” nos gana ella solita por buena diferencia; si a eso le sumamos los 10 campus de la Universidad de California y las 112 universidades e institutos técnicos privados, la victoria en cuanto a número de centros pasa a ser por goleada.

Si ampliamos tomando los datos de todo el país, en EEUU hay unas 4.000 instituciones de educación superior, para un total de 14.250.000 estudiantes. Extrapolando esos números a la población de España, tendríamos que disponer de 2.197.525 estudiantes repartidos en ¡¡600 centros superiores de educación!! No obstante, hay que puntualizar que, si bien algunas universidades americanas, como la mencionada CSU o la Universidad de Phoenix, poseen un gran número de campus y estudiantes, en esta cifra se encuentran incluidas todas las instituciones de educación superior independientes, incluyendo institutos y colleges.

Sin embargo, tampoco se trata de un problema de cantidad y, aunque esté seguro de que me vais a soltar a los perros, creo que tampoco la calidad es lo más importante si no está relacionada directamente con su aporte a la sociedad. A la ciudadanía le sirve de poco tener la mejor universidad del mundo si sus hijos no pueden acceder a ella. Un país con prestigiosas universidades y un pueblo analfabeto no es el mejor modelo de gestión universitaria.

Y eso es lo que ocurre en muchos de los países que admiramos:  Estados Unidos tiene 7 de las 10 mejores universidades del mundo, mientras el 20% de su población es analfabeta funcional: siete millones de personas son incapaces de leer o escribir, mientras 30 millones no pueden descifrar textos de mediana dificultad o completar una oración. No obstante, no sirva esto para mirarnos patrióticamente el ombligo y pensar que en España somos más listos, más guapos y más espabilados. Tampoco estoy argumentando que nuestras universidades sean mejores, ni nuestra educación merezca un sobresaliente.

Nada más lejos de la realidad. El sistema educativo en nuestro país es bastante nefasto, desde la educación infantil hasta la universitaria. Nuestros centros educativos están anticuados, mal dotados y deficientemente organizados. De esta forma, los resultados son los que cabe esperar: si  EEUU ocupa el puesto 19 en la tasa de alfabetización mundial, España se encuentra en el 51. En cuanto a investigación científica e innovación tecnológica andamos a la altura del betún: los 10 primeros puestos del Ranking Leiden de universidades por su producción investigadora están ocupados por universidades estadounidenses. Hasta el puesto 245 no aparece tímidamente la primera universidad española: la Universidad de Barcelona.

Decía algo más arriba que no me convence ni la calidad ni la cantidad por separado. Y es que, personalmente, no creo que en educación haya que elegir entre una y otra. ¿A alguien se le ocurriría plantear que es mejor atender en la sanidad pública a uno de cada diez enfermos porque así obtendríamos mejores resultados? O, por el contrario, ¿el objetivo de la seguridad social debería ser curar a medias a la mayor parte posible de la población? Obviamente, ambas opciones son indeseables. En educación, en sanidad, en bienestar social, no valen las medias tintas. El objetivo debe ser lo mejor para todos, sin excepción. Puede que sea utópico, pero un objetivo que no lo sea no merece ser defendido.

Efectivamente, la educación universitaria en España es muy mejorable, por utilizar términos políticamente correctos, y se trata de una tarea urgente si queremos convertirnos en un país con esperanzas más allá de servir cerveza a los turistas alemanes. Sin embargo, la mejora no debe pasar por la reducción, por la selección o por la creación de universidades «de excelencia». Esto lleva al elitismo, al clasismo y a la desigualdad social. Por contra, también es evidente que pretender que toda la población curse una carrera universitaria es un disparate.

El problema es que las medidas sociales no pueden planificarse de forma aislada. Debemos garantizar que todo estudiante interesado y capaz pueda acceder a la educación superior, sin ningún otro limitador económico, cultural o social. Pero también debemos trabajar la alternativa. No desear o no tener capacidad para estudiar una carrera no puede ser sinónimo de convertirse en un cazurro; de nuevo estaríamos abonando la desigualdad y el clasismo. La educación no universitaria, la divulgación y la cultura general deben no solo universalizarse, sino adaptarse a los tiempos.

Y esto me lleva a otra reflexión: si bien es cierto que comparto el hecho de que convertir la universitaria en una enseñanza obligatoria es un absurdo, cabe plantearse si la extensión de la educación básica debe permanecer inmutable con los años. La Ley de Instrucción Pública de 1857 establecía unos estudios primarios y secundarios de 12 años (cuatro de primera enseñanza y seis de segunda enseñanza) antes de poder acceder a los estudios superiores que impartían las Facultades y Escuelas. En 1970, la Ley General de Educación modernizó el plan de estudios, pero conservando los 12 años de formación (8 de Educación General Básica, 3 de Bachillerato y un Curso de Orientación Universitaria).  Hoy, más de 150 años después, la enseñanza preuniversitaria ocupa 14 años (seis de educación primaria, cuatro de secundaria y dos de bachiller). A todas luces, el incremento de conocimientos desde 1857 hasta 2012 no justifica un único año de aumento. Cabría preguntarse si, proporcionalmente, un bachiller de mediados del siglo XIX no estaría mucho mejor formado para su época que un preuniversitario de hoy. De igual forma, los estudios de Medicina en el siglo XVI en la Universidad de Valladolid tenían una duración de cuatro años. Medio milenio después, han aumentado hasta seis.

De nuevo se nos plantea un difícil reto: concentrar y/o alargar los distintos ciclos educativos para adaptarlos al avance en el conocimiento o arriesgarnos a que cada vez la formación de nuestros ciudadanos sea más parcial e incompleta, favoreciendo de nuevo la aparición de élites intelectuales formadas por aquellos cuya situación económica les permita continuar sus estudios durante un periodo mayor de tiempo.

Considerando todos estos factores, no es de extrañar que un argumento simplista del tipo que lanza nuestro ministro, pretendiendo que reducir titulaciones y centros universitarios redunda en la “calidad de la enseñanza”, al menos nos asuste.

En tal tesitura, uno no puede evitar consultar con mucho miedo la relación de “expertos” que redactarán las recomendaciones para la reforma. Sin embargo, y será por aquello de una de cal y otra de arena o porque dios aprieta pero no ahoga, la lista arroja un atisbo de esperanza. Se trata de un plantel de profesores y profesionales universitarios, la mayor parte en nómina de universidades públicas y con un currículo científico y académico importante.

A estas alturas, uno no se fía ya ni de su sombra. Aún menos de un político liberal o de un catedrático elegido por éste. Sin embargo, una de cal y otra de arena, tampoco deja de ser un optimista empedernido; confiemos en que nuestros propios universitarios no aconsejen al pescadero vender las redes, el barco y comerse los peces de una panzada…

.


Categorías:Actualidad Etiquetas: , , ,
  1. HL
    14 abril, 2012 a las 2:12

    Allá por el 2002, conocí una señorita estadounidense que trabajaba en un hospital público en el Estado de Washington. Me contó que en todo el estado había sólo 2 hospitales públicos.
    Espero que España no apunte a eso con sus “recortes”. (¿No consideraron hacer recortes estilo francés 1789?).
    Acá en Argentina tenemos universidad gratuita, que está llena de delincuentes juveniles indecisos que cuestan bastante dinero. Pero alguien de acá dijo que la universidad gratuita le da a un país la oportunidad de testear y aprovechar todo su potencial intelectual (lo digo así porque el derecho a la educación es un tema secundario para mucha gente). Y una amiga que tuve dijo “Si Leonardo Da Vinci hubiera nacido en el norte argentino jamás hubiera conocido un pincel”.
    Abrazo grande

    Me gusta

  2. KppadoR
    14 abril, 2012 a las 2:40

    HL :

    Acá en Argentina tenemos universidad gratuita, que está llena de delincuentes juveniles indecisos que cuestan bastante dinero.

    EYYYYyyyyyy, yo no los puedo describir mejor acá !!!

    Me gusta

  3. Darío
    14 abril, 2012 a las 3:32

    😎 ¿Delincuentes juveniles indecisos en las universidades? 😎

    Con esa lógica, y el ladrón que cree que todos son como él, en México se arma una guerra de 60 mil muertos y contando, se cierran universidades (en los golpes militares, los delincuentes son llamados a veces subversivos) y si Da Vinci hubiera nacido en el norte de Argentina o en el Sur de México, o en Centroamérica, o en un arrabal de Madrid, te hubiera dado un pincelazo contra la derecha idiota que sustenta que los jóvenes universitarios …
    son delincuentes

    Lo que hay que leer, elitismo de mierda, no mam… 😈

    Me gusta

  4. HL
    14 abril, 2012 a las 3:54

    Nene, aprende a leer y luego intenta responder. Yo estuve en la universidad gratuita y DEMASIADO libre. Al primer semestre del primer año abandonaba el 50 %. Supongo que eran niños que querían ser llamados “doctor” pero no tenían ganas de estudiar. Esos niños les restaban a nuestro estado impuestos para salud y alfabetización. No sé de dónde eres, pero me haces acordar a los niñitos “izquierdistas” masturbatorios y miserablemente egoístas que gritaban “Universidad de los trabajadores, al que no le gusta se jode, se jode” > en tiempos en que la universidad gratuita era para niños mantenidos por mamá y papá, cuando los trabajadores no podían pagar los libros que sus hijos necesitaban.

    Me gusta

  5. HL
    14 abril, 2012 a las 3:57

    Da Vinci se escapaba con adelantos sin terminar las obras.

    Me gusta

  6. HL
    14 abril, 2012 a las 4:02

    No sé de dónde eres, pero aprecio tu apoyo.
    Por las dudas te aclaro que soy bastante marxista. Adam Smith y su mano mágica no terminan de convencerme.
    Abrazo grande

    Me gusta

  7. borigirl
    14 abril, 2012 a las 4:03

    Lamentablemente he visto quienes no saben aprovechar las oportunidades, por ejemplo en mi pais se dan las becas fafsa (antes pell) para el bachillerato y pues el mas pobre se las puede arreglar para estudiar en la universidad. Pero hay quienes tan descaradamente gastan la beca y lo menos que tienen en mente son los estudios. Yo como joven aprecio mucho esta oportunidad y auque el sistema educativo no es tan excelente, si puso en mi los cimientos para poder ser mas autodidacta en mi formacion intelectual y personal. Y lo digo a los 4 vientos, la solucion en estos tiempos es la educacion, una ponlacion democratica mas educada y consciente de lo que sucede a su alrededor seria mas pendiente, mas exigente y mas proactiva en las politicas publicas y la gobernanza de sus paises.

    Me gusta

  8. HL
    14 abril, 2012 a las 4:04

    KppadoR, no sé de dónde eres, pero aprecio tu apoyo.
    Por las dudas te aclaro que soy bastante marxista. Adam Smith y su mano mágica no terminan de convencerme.
    Abrazo grande

    Me gusta

  9. ralvar
    14 abril, 2012 a las 5:15

    “…universidad gratuita, que está llena de delincuentes juveniles…”
    “…universidad gratuita y DEMASIADO libre”

    Creo que alguien se equivocó de hilo…

    “Por las dudas te aclaro que soy bastante marxista. Adam Smith y su mano mágica no terminan de convencerme”

    Como mínimo, desopilante 😆

    Me gusta

  10. Profe
    14 abril, 2012 a las 6:53

    El ministro Wert es, de todos los que ha estado al cargo de la cartera de educación o sus equivalentes desde que estamos en democracia, en mi opinión, por las declaraciones que va haciendo desde que tomo el cargo, el más peligroso que ha pasado por él. Y sospecho que va a imponer un retroceso en los logros, pocos o muchos (yo creo que muchos) conseguidos en la educación superior en estos años del que nos vamos a lamentar, mucho, y más pronto que tarde. Al tiempo.

    En cuanto a lo que dices sobre la comisión de expertos, “plantel de profesores y profesionales universitarios” con extensos currículos etc, etc., míralos uno por uno y comprueba que el 90% son abogados o economistas, y que, salvo la presidenta (al menos esa esperanza nos queda), la ciencia queda bastante de lado en ese grupo de “expertos”. Yo me temo lo peor, que va a consistir, sospecho, en primar el recorte de gastos a la verdadera eficiencia o a la valoración de lo que de inversión tiene ese gasto y que no se puede medir en el corto plazo.

    Me gusta

  11. Profe
    14 abril, 2012 a las 6:56

    Quisé decir “han estado” y “tomó” en el comentario anterior.

    Me gusta

  12. HL
    14 abril, 2012 a las 6:59

    No te rías de los viejos, ralvar. Yo a los 13 años estuve en la Juventud Comunista Revolucionaria Maoísta. Y fui activista por Derechos Humanos, Conozco desde adentro el stalinismo de los “izquierdistas”. Ahora, después de los 50, ya no sé dónde estoy = entre la frustración y la amargura, mezclada con alcohol y ansiolíticos, ando un poco perdido. Te recomiendo a Javier Krahe.

    Me gusta

  13. 14 abril, 2012 a las 9:01

    Esto… yo voy a volver a la situación de España. Voy a decir algo, y todos querréis matarme. Yo creo que sí, que hay que hacer recortes.
    Me explico (no me matéis todavía). Creo que se pueden hacer recortes en unos aspectos para poder destinar ese dinero a otras cosas o, por supuesto, que el dinero total fuese más. ¿Y en dónde? Pues en donde dice el señor Ministro, más o menos, pero bien hecho, no como lo van a hacer ellos, que de serie asumo que los va a hacer mal.
    Sí, hay que fusionar universidades… Él pone como ejemplo California. Yo os voy a poner Galicia, que para eso es lo que me tocó. 3 universidades, con 2 campus cada una como mínimo. Donde yo vivía, si quería estudiar biología, tenía dos equidistantes, unos 50 km. No tiene ningún sentido tener 3 facultades de biología para Galicia. Y sí, éramos un montón, pero podían centralizarlo. Incluso con clases de menos alumnos, pagando a menos profesores, pero ahorrándose decanos, vicedecanos, directores de departamento (que de eso hay uno en cada campus), etc etc. Y laboratorios de prácticas obsoletos. No, lo normal sería centralizarlo y que, del presupuesto, acabase tocando más destinado a los alumnos. A mantener la facultad. A que no tuviésemos material oxidado…
    ¿Respecto a los alumnos que hay? Ahí también hay que hacer recortes… (ahora sí me matáis). Lo siento, pero no entiendo como yo puedo estar acabando mi tesis y gente que ya estaba en la facultad cuando yo entré, siguen allí. Supongo que esto con Bolonia se acaba. Hay que ser más estrictos en lo que se pide, porque eres un universitario, el estado te mantiene, y tú no te puedes dedicar a ir de fiesta y aprobar algo de vez en cuando. Ahora sí, para cuando entres, cuando se te da la oportunidad, ahí no puede haber diferencias sociales. Todos tendríamos que poder entrar con una beca decente (lo digo yo que en primero sufría para llegar a fin de mes). Después, si demuestras que te lo tomas en serio, lo mismo. Una beca de verdad (sí, casi un sueldo al mes) para que acabes tu carrera. De verdad. No la limosna esa que tenemos. Pero no, no se puede mantener a alguien repitiendo por quinta vez las prácticas de una asignatura porque no ha estudiado para el examen. Ocupa un sitio que podría ser muy necesario para alumnos nuevos y motivados. Y doy fe que no las aprovechan!
    En resumen, menos altos cargos, menos duplicidad, más becas, menos juerga.
    Ahora sí, ahora ya podéis matarme….
    (menuda parrafada me ha quedado, tendría que haber escrito otro post yo al respecto…)

    Me gusta

  14. 14 abril, 2012 a las 11:06

    Karme, estoy bastante de acuerdo contigo, y no creo que lo que dices sea para matarte. Yo tb soy de Galicia, y como tu, estoy con el doctorado (por dios, defiendo en una semana, por fin!)
    Lo de los 3 campus es de traca, como siempre, suelen primar motivaciones regionalistas y populacheras (vease, anexo, galicia con 3 aeropuertos que se hacen la cama entre ellos)
    En vez de centralizar en una sola, con los campus que ya hay, y si quieres, porque tenemos una dispersion de habitantes grande, con determinadas titulaciones presentes en mas de uno.
    Pero lo que no puede ser es esta partición. Porque de profesores puede que los mismos hiciesen falta juntando. Pero desde luego, en organismos directivos seguro que podias tener una buena reduccion.

    Y sobre los alumnos, es que a ver. Ya he discutido con gente esto muchas veces y claro, sobretodo ciertos que se dicen ser muy socialistas, pero en su comodo sillon, mezclan churras con merinas y luego no se puede hablar en cierta direccion sin que te tachen de lo que no eres.
    Una cosa es que la universidad tenga que crear profesionales y punto, en lo que no estoy de acuerdo, y otra que en la universidad pueda estar cualquiera que le apetezca sin preocuparse del rendimiento academico. No es lo mismo pedir un minimo de esfuerzo y resultados que pretender que la universidad solo tenga como objetivo que salgas y a trabajar. Son compatibles el buscar la formacion superior con vistas a tu trabajo, con la formacion en los valores propios que se suponen deben emanar de la universidad y al mismo tiempo con una peticion de resultados academicos.
    Porque una cosa no le entra a mucha gente en la cabeza, muchos de esos que ponen el grito en el cielo por las tasas. Las tasas no son mas que una infima parte de lo que cuesta la formacion por año de un alumno, y desde luego, es un privilegio poder recibir formación universitaria a ese precio!
    Y esos que nombras (te juro que algunos que estaban alli cuando yo empecé mi carrera, seguian cuando yo llevaba ya varios de doctorado, y yo no soy un alumno brillante que haya acabado la carrera en menos de los años estipulados…) no deberian poder existir en la universidad.
    Es mas, estoy seguro que muchos se pondrian las pilas si la cosa se pusiese dura.

    Vamos, en resumen, que no se trata de crear universidades para elites economicas, ni que sean fabricas de trabajadores de alta cualificacion (que luego en españa serán de baja remuneracion)
    Simplemente que esas palabras tan huecas y bonitas con las que convencer al personal (bastante proclive a cargar contra la universidad, que tb es un tema que me toca los bemoles) pero que son mentira, porque ni buscan la excelencia ni buscan la rentabilidad. Lo que buscan es dejar una cosita testimonial, que si eso, sirva a sus intereses, y poco mas.
    Que no hay que remontarse mucho ni tener memoria histórica para saber de quien fue la ley que ahora dicen que no valio para nada, y supuestamente era para eso, eficiencia y excelencia…

    Me gusta

  15. 14 abril, 2012 a las 11:09

    Por lo menos la mayoría de expertos han hecho parte de su carrera en el extranjero (licenciatura, doctorado o postdoc), a ver si proponen medidas para acabar con la endogamia en la Universidad española.

    Me gusta

  16. Manuel Abeledo
    14 abril, 2012 a las 11:12

    Yo no estoy de acuerdo con algo que ha dicho Karme. Cada uno que se gaste el dinero como quiera, y si su sueño es ser universitario de por vida perfecto. Eso sí, las tasas para los que repiten deben ser más altas. ¿Que es tu tercer año haciendo lo mismo? Pues pagarás lo que no está escrito. Creo, igual me equivoco, que sólo los dos primeros años de una asignatura deberían estar subvencionados, por aquello de la adaptación y de que somos humanos, cometemos errores, etcétera, con el segundo más caro que el primero. Pero a partir de ahí me parece que ya entramos en una ruptura del compromiso entre el ciudadano y el estado.

    Me gusta

  17. Manuel Abeledo
    14 abril, 2012 a las 11:15

    Por cierto, es agradable ver que alguien comparte la misma opinión que yo sobre el estado de los campus universitarios en Galicia.

    Me gusta

  18. gatameiga
    14 abril, 2012 a las 11:21

    El problema aquí es siempre el mismo. No nos quejamos de los recortes, ni de los cambios. Nos quejamos de qué se recorta y qué se cambia. ¿Qué el plan de las universidades no es siempre el mejor, que se deberían cambiar ciertas cosas, que se debería recortar en unos gastos inútiles y pasar ese dinero a cosas necesarias? Pues sí, pero eso no significa que la universidad se tenga que convertir en un lugar elitista donde solo depende el bolsillo, porque entonces, KaRMe si que podrían haber niños de papá en la universidad por tiempo prolongado, o lo que es peor, aprobando por una sugerente suma de dinero.
    Es cierto que considero la situación en Galicia un poco asfixiante, y más con lo que has contado, pero no es la situación en todas las universidades. En la mía, por contra, faltan laboratorios, tenemos las horas de prácticas contadas con cuentagotas y no te puedes pasar ni un minuto porque le toca a otro grupo. Necesitamos más instalaciones, pero no hay dinero.
    Tampoco tenemos unas bibliotecas que se puedan llamar envidiables, no llegan ni al calificativo de decentes, y los libros que tenemos están muchos destrozados o son ediciones viejas, que si bien no llegan a obsoletas (Algunas, verdaderamente por los pelos) son ya un material un poco vago de estudio. ¿Pero sabes qué sí tenemos? Pantallas plantas en todas las facultades retransmitiendo el mismo jodido programa desde que se abre la facultad hasta que se cierra. No sirven para nada, son un gasto tonto, nos hemos quejado de que antes de poner televisiones en todas las facultades sería mejor renovar la biblioteca, tapar los desconchados antes de que se nos caiga el techo encima en algunos sitios o mejorar el material de laboratorio. Pero no, ponen pantallas planas. Y mientras tanto, los cañones de proyección de la mayoría de aulas solo proyectan en tono gris porque ya están fundidos.
    ¿Quién coño decide dónde se gasta el dinero? Nos hemos quejado cientos de veces de esos problemas, pero siempre nos dice que es que falta. Y después nos encontramos semejantes patochadas como las televisiones.
    Claro que me quejo de que hay que hacer cambio, empezando por el derroche inútil, pero habría que ver qué cambios se hacen.
    Porque una cosa es que piense que las universidades hacen gastos inútiles, tienen planes poco eficientes o demasiados alumnos inútiles, y otra muy distinta es que considere todo ello un motivo para la privatización.

    Me gusta

  19. 14 abril, 2012 a las 11:21

    Esa podría ser una solución. Ya existe algo parecido, y las matriculas se encarecen cuando repites, pero el sistema no me parece correcto. Primero, porque no es lo mismo volver a matricularte que haber suspendido. y luego porque el encarecimiento es una vez y ya (aunque eso lo digo sin estar convencido, solo de oidas).

    Me gusta

  20. 14 abril, 2012 a las 11:24

    Me fio del ministro Wertz un poco menos que de Nacho Vidal como vigilante de la Mansión Playboy quedándose solo con las conejitas.
    O lo que es lo mismo, con este paisano la universidad española se puede dar por jodida y sin tardar mucho.

    Me gusta

  21. 14 abril, 2012 a las 11:29

    gatameiga :
    Pues sí, pero eso no significa que la universidad se tenga que convertir en un lugar elitista donde solo depende el bolsillo, porque entonces, KaRMe si que podrían haber niños de papá en la universidad por tiempo prolongado, o lo que es peor, aprobando por una sugerente suma de dinero.

    Lo ideal sería que la criba fuese por cuestiones puramente académicas, y en el caso de que no respondieses, como comenta manuel, te cobrasen el costo total del curso, con cero subvencion. Pasarían a formar parte del club de los benefactores de la universidad y todos contentos.

    Las becas se conceden por cuestiones economicas, lo que da lugar en algunos casos, que conozco de primera mano, a gente mas que holgada en su economia con tasas 0 e incluso algunos con los suplementos de transporte y material porque en su casa saben escamotear las declaraciones e hijos de asalariados sin precisamente una nomina explosiva que no tienen derecho ni a las tasas gratis.
    Solo con la matricula de honor consiges bonificaciones a las tasas, y creo que no debería ser así, debería haber un sistema mas progresivo en el que primasen los resultados.

    Me gusta

  22. J.M.
    14 abril, 2012 a las 12:49

    Creo que ya dejé clara mi postura en el artículo, pero reincido (y coincido): por supuesto que hacen falta cambios, Bolonia ha sido una chapuza, hecha sin diniero y sin medios, y viéndolo desde dentro, os aseguro que con mucha voluntad y esfuerzo, pero sin los resultados adecuados. ¿Porqué? Pues porque no se puede decir “hala, vamos a hacer grupos de 15 alumnos” en una facultad donde no hay aulas, ni personal, ni laboratorios suficientes y donde no hay un euro para adecuar nuevos espacios ¿Que se hace? grupos de 15 alumnos donde se juntan 3 para dar las clases. Absurdo.

    Fijaros que tenemos tan asumido el tema económico que cuando se dice “los resultados obtenidos no se ajustan a la inversión realizada”, todos pensamos en recortar la inversión en lugar de en mejorar los resultados. Y ese es el error. Estudiemos cómo mejorar, establezcamos una carrera docente en condiciones, mejoremos los sistemas de valoración y acceso, llevemos a cabo una planificación racional de los planes de estudios de una vez por todas, instauremos una evaluación y seguimiento justo de personal y estudiantes. Hagamos una mejor universidad, pero no con menos dinero.

    No se debe ahorrar en educación, al igual que no se debe ahorrar en sanidad o en cualquier otro servicio social. Lo que hay que hacer es gastar el dinero más eficientemente. Es una falacia pensar que simplemente gastando menos vamos a dar un mejor servicio. El que crea que reduciendo gastos nos acercaremos a Harvard, o es un iluso o es un sinvergüenza.

    Saludos.

    Me gusta

  23. 14 abril, 2012 a las 13:07

    “El que crea que reduciendo gastos nos acercaremos a Harvard, o es un iluso o es un sinvergüenza”.
    Estoy totalmente convencido de que wertz no es un iluso

    Me gusta

  24. Herbert West
    14 abril, 2012 a las 13:11

    Yo personalmente creo que el de la universidad habría que solucionarlo desde abajo.

    Se debe cambiar la mentalidad de que hay que ir a la universidad si o si. Que si no no eres nadie. Eso sólo empuja a un montón de gente a calentar bancos en las aulas.
    Y si el nivel al salir de bachillerato fuera más alto (si hubiera un buen plan) también se mejoraría ese aspecto.

    Pero fundamentalmente creo que mientras no se revaloricen las opciones a la universidad no hay nada que hacer.

    Me gusta

  25. gatameiga
    14 abril, 2012 a las 13:19

    Marino, te contestaré a dos cosas.
    La primera, las segundas matrículas valen el doble que la primera, y las terceras el triple. Ese es el tope por lo menos en mi universidad. Después de la tercera matrícula, el precio queda igual.
    En cuanto a las becas, la criba es doble, académica y económica. Tienes que aprobar el 80% de los créditos en carreras normales y el 75% en ingenierías. Y después, ya depende tu capital.
    Pero claro, hecha la ley, hecha la trampa.
    A mi solo me han concedido una beca en mi vida, la que me pagaba la matrícula del primer año de universidad por sacar matricula de honor en bachiller y selectividad (Con un “extra” que bien amortizado me ha hecho sobrevivir los siguientes años). Luego, nada de nada.
    ¿Por qué? Mi madre es autónoma, y aunque mi padre esté en paro, parece que en casa somos ricos. Por ese motivo nunca me han dado ninguna beca, mientras se me ponen los dientes largos viendo como gente que no la necesita la derrocha en portátiles Mac, ropa de marca y gafas modernas.
    Después está el caso de un amigo, al que le tengo mucho aprecio, pero siempre le he dicho (En la cara, no voy a escondidas) que es muy injusto. Es hemofílico, y por ese motivo le pagan la matrícula todos los años aunque lleva suspendiendo algunas asignaturas desde principio de carrera. Vamos, que para algunas cosas estudia, pero cuando no lo apetece pasa, porque total, año tras año el estado le paga la matrícula. Y mientras yo haciendo virguerías para trabajar en verano (Ya que tal y como está la cosa, es muy difícil encontrar trabajo de normal, y con bolonia hay muchas clases que no puedo perderme, aún con la inmensa ayuda que siempre aprecio, de la mayoría de mis profesores, que se nota que tienen vocación por la enseñanza) porque sino, no me alcanza durante el curso. Y eso sin contar con los esfuerzos que hace mi madre por ayudarme.
    No tengo buenas notas,no voy a mentir, pero no veo porqué si yo sí que apruebo y mi amigo no, él merece un dinero que a mi también me hace falta.
    Y después están los que tienen buenas notas pero no llegan a la matrícula de honor y tampoco le dan beca lo dan una miseria. Que eso sí que es para tirarse de los pelos. Yo soy ellos y me comía a alguien.

    Me gusta

  26. Darìo
    14 abril, 2012 a las 13:40

    Yo a los 13 años estuve en la Juventud Comunista Revolucionaria Maoísta. Y fui activista por Derechos Humanos, Conozco desde adentro el stalinismo de los “izquierdistas”. Ahora, después de los 50, ya no sé dónde estoy = entre la frustración y la amargura, mezclada con alcohol y ansiolíticos, ando un poco perdido. Te recomiendo a Javier Krahe.

    Y yo que empeñè la bolita de cristal en la ùltima borrachera … apostaba a que eras un trotskista viejo metido a funcionario-jode-jòvenes-de-pasado-luminoso… Maoista, trotskista, anarquista-sin-partido… da lo mismo. Ahora, a la vuelta de sus cincuenta años conozco a varios de ese pasado luminoso que son los brazos ejecutores de las òrdenes de funcionarios rastreros que hacen caso de “visiones” tomadas por organismos extra-fronterizos, y lo hacen con las mismas ganas con las que hace 20 o 30 años justificaban las atrocidades de la revoluciòn cultural china o el oportunismo de los sovièticos para negociar con los genocidas milicos argentinos de la ùltima dictadura. O para decirlo de otra manera: obedecen y justifican, con ninguna lògica, con falta de autonomìa de pensamiento y haciendo caso de lo que se dictaba en las altas esferas … tal como ahora. Quizàs por eso te puedes escribir lo de marxismo y Smith sin que se te mueva un pelo de tu calvicie …

    Y si para ti escribir

    “…universidad gratuita, que está llena de delincuentes juveniles…”

    “…universidad gratuita y DEMASIADO libre”

    es de lo màs normal y te puedes quedar tan simpàtico creyendo que te escribiste una genialidad, prueba mezclar tus ansiolìticos con alcohol… quizàs con eso te des cuenta de que no eres ni eras mejor que los que ahora tienen entre 15 y 30 años. Y cuando te pongas en el iPOD las canciones de Krahe, acuèrdate de hacer funcionar el aparatillo, quien quita que te des cuenta que los delincuentes juveniles estàn tan cerca de èl como tù lo estuviste cuando te calificaban de subversivo, nene

    Para mi, cuando JM escribe

    Considerando todos estos factores, no es de extrañar que un argumento simplista del tipo que lanza nuestro ministro, pretendiendo que reducir titulaciones y centros universitarios redunda en la “calidad de la enseñanza”, al menos nos asuste.

    me parece que pone en claro las cosas. Cuando funcionarios de la derecha pura o de la izquierda reciclada hablan de calidad educativa, lo ùnico que hacen es plantearse un ataque contra los derechos a la educaciòn de los “jòvenes delincuentes”. Y discutir sobre la viabilidad o no de sus propuestas, sobre la sensatez o no de sus propuestas, o si los jòvenes aprovechan o no “las oportunidades que les damos” (què magnànimos somos, ¿verdad, nene?), olvidando que lo que està en el fondo es un ataque y una negaciòn al bàsico derecho de la educaciòn, es como hablar si una guerra es sensata o no, la intervenciòn en un paìs por otro es viable o no, haciendo de lado que no es ètico ni correcto que un paìs invada a otro por las razones que sean.

    El que no seamos capaces de mantener en claro ese ataque fundamental contra el futuro de los jòvenes y de todos en general, habla mucho de la moral de los que hace tiempo dejamos los veintitantos años.

    Me gusta

  27. 14 abril, 2012 a las 16:34

    gatameiga :
    Marino, te contestaré a dos cosas.
    La primera, las segundas matrículas valen el doble que la primera, y las terceras el triple.
    /blockquote>

    gata, para poder hablar acabo de ir a la web de la USC para comprobar como es aqui. Parece que cambió desde que yo me licencié.
    Aqui los precios se incrementan en un 15%, 30% y 50% respecto del valor inical en 2ª, 3ª y 4ª o sucesivas, respectivamente. Desde luego que aqui parece que no sale tan caro rematricularse como en la tuya… Y aunque como dije antes, me parece que es un error contar matriculas y no convocatorias, sigue pareciendo “barato” (desde luego si no eres de santiago, piso mas comida mas gastos hace que al final del año la matricula sea lo de menos)

    La criba académica es como aqui, un 80% de las asignaturas aprobadas para mantener tanto becas como tasas gratuitas. Pues de verdad, gata, que me parece que eso no está bien. Hay muchas razones por las que alguien puede suspender asignaturas, pero de entrada, no se debería contar con que alumnos becados se puedan permitir suspender. Otra cosa es que pudieses alegar motivos por los cuales en un año has pinchado y se te reconociese si fuese el caso. Pero de entrada, lleva a situaciones veridicas que yo he vivido de gente con beca que calculaba de que asignaturas podía pasar olimpicamente sin perder beca. Eso a principio de año!

    Me gusta

  28. 14 abril, 2012 a las 16:47

    Una sale de casa y cuando vuelve hay un montón de comentarios…
    A ver si voy por partes:
    Marino, tienes mucha razón…
    moigaren, creo que hace falta más que eso para acabar con la endogamia. En mi labo tenemos una estudiante de último año de carrera. Aunque nos gusta mucho como trabaja, como buenas personas que somos, le decimos que la situación aquí está mu mal, que si puede y quiere, que haga el doctorado fuera. Su mayor miedo es que todo el mundo (menos nosotros) le dice que si hace eso, en caso de querer volver a España, va a necesitar un buen padrino, por haber “abandonado la familia” (sea dicho con tono italiano). Mi propio jefe, extranjero, tuvo muchísimos problemas para hacerse un hueco en España por culpa de la dichosa endogamia!
    Manuel, si en el fondo yo opino lo mismo que tú. No creo que no se pueda repetir una asignatura, al contrario. Como dices, somos humanos, y merecemos una segunda oportunidad. Pero a partir de ahí, considero que el incremento de tasas no es proporcional. Deberían pagar más, muchísimo más. Y sí, llegado a un punto, pagar absolutamente todo.
    Lo molesto es ver ahora (desde el punto de vista del profesor) aulas llenas de alumnos obligados a asistir por el plan Bolonia. Que van como al instituto, porque les obligan. Hay de todo, claro, pero los que preocupan son esos que llenan las aulas (o peor, los laboratorios) y aprueban por los pelos en la última convocatoria, sólo por eso, porque “todo el mundo tiene que tener una carrera” y por seguir con “la vida del estudiante”.
    gatameiga, no saquemos el tema de las becas por dios! Yo sí tenía la matrícula, pero no los complementos. Me salía a menos de 2000 euros al año que me daba para más bien poco. Si no la hubiese tenido, no habría podido. Pero pese a ello me parecía una limosna. Con la mierdabeca esa deberían darte un manual de “aprende a ser creativo para llegar a fin de mes”. Y me pasaba lo mismo, me jodía tanto ver a esa gente que aprobaba lo justo y necesario para mantener la beca, que le daban una pasta, y que aún encima sus padres estaban forrados… (algunos realmente forrados). Recuerdo una en especial, sus padres eran propietarios de unos viñedos (que le daban mucho dinero), varias academias (con una plantilla que mostraba que no iban ajustados a fin de mes), tres casas y dos BMW. Y la chica tenía como cinco veces más pasta que yo. Y yo rezando cada año porque ingresasen la beca de una vez…
    J.M., tienes razón. El desastre de Bolonia lo conoces mejor tú que nosotros. Por el resto, por eso empezaba, no recortar en inversión total, esa hay que incrementarla, siempre. Pero también hay que reubicar en que se usa…
    Alguien decía también que no hay que recortar en profesores. Bueno, hacen falta sí, pero también habría que hacer una reorganización en eso… hay señores catedráticos de despacho que dan una clase a la semana y nadie sabe que hacen el resto del tiempo. Y tienen un sueldazo. Luego hay profesores que dan más clases, investigan, se implican con sus alumnos, dirigen tesis, etc etc (seguro que alguno de los presentes se siente identificado) y luchan por conseguir una plaza fija porque hay otra persona antes con enchufe. O cuando la consiguen, no pueden seguir subiendo en la escala porque “ya hay demasiados catedráticos”. Asegurar un mínimo de productividad tampoco vendría mal… Que todos conocemos profesores muy buenos, pero también profesores muy malos…

    Me gusta

  29. Guillermoe
    14 abril, 2012 a las 17:56

    Muy bueno el análisis del artículo. Acá en Argentina, hace unos cuantos años pasamos por una severa crisis y por supuesto enseguida se apuntó a recortar el presupuesto para la educación. Espero que en España superen esto muy pronto, muchachos.

    Agregando otra visión a la de HL, a pesar de que la crisis económica pasó, la educación en Argentina sigue en crisis. Pero es una crisis que supera al sistema educativo. Es una crisis social. Se tergiversaron los roles de padres y maestros, y ahora los maestros también tienen que ser padres. Y por supuesto, no dan a basto. Resultado, el nivel educativo desciende preocupantemente, con jóvenes que llegan a la universidad sin saber hacer operaciones con fracciones, o sin poder hacer 2*0.5 sin usar una calculadora. Y desgraciadamente, la política de algunas autoridades universitarias es que hay que aumentar el cupo de alumnos a cualquier costo, aunque eso implique admitir a estos alumnos como si estuvieran plenamente preparados.

    No concuerdo con HL en que la universidad argentina sea “demasiado libre”. Lo que pasa es que no sabemos bien que es libertad. Ni sabemos bien para que es la universidad. Muchos alumnos llegan a la universidad sin saber que quieren de la vida. Y eso es porque nadie se molestó en orientarlos.

    Y así como ahora pensamos que si el presupuesto es alto, AUTOMATICAMENTE la calidad educativa es buena (cuando la realidad demuestra que en Argentina está pasando lo contrario), también solemos confundir “universidad gratis” con “universidad libre”. En Córdoba, donde estudié y fui docente, en los últimos años es notable como aumenta la proporción de alumnos pertenecientes a las clases altas, mientras se reducen los alumnos de clase media y los de clase baja casi no existen. Es que estudiar no implica pagar sólo la matrícula de la facultad. Por supuesto, existen algunos miserables programas de becas, que miserables como son, terminan en manos de amigos de los punteros políticos de los centros de estudiantes, que son adictos a las autoridades universitarias, que son adictas a autoridades provinciales y nacionales.

    Y es cierto, como dice HL, que en Argentina, las únicas personas que acceden a la universidad sin vivir en una ciudad que tenga universidad, son aquellos jóvenes cuyos padres tienen un alto poder adquisitivo, lo cual debe estar muy lejos de la idea de “libre” de la mayoría, supongo.

    En fin, espero que no les pase lo mismo en España y sus países de origen, y que podamos cambiarlo pronto en Argentina..

    Me gusta

  30. Tinejo
    14 abril, 2012 a las 21:56

    Magnífico, como de costumbre. Si algo ha fracasado en el sistema universitario español es aquello que ya nació con consciencia de fracaso académico, que no lucrativo. La inmensa mayoría de universidades españolas han sido vendedoras de títulos a precio de oro, con nombres rimbombantes, fusionando carreras y aportando nulo conocimiento.

    Me gusta

  31. KppadoR
    15 abril, 2012 a las 1:42

    Cuantos cientos de millones se ahorrarían poniendo un 10 de corte para acceder al grado en educación primaria? y a psicopedadogía?

    Me gusta

  32. 15 abril, 2012 a las 4:04

    Hola (primera vez que escribo en este blog)

    Bueno sobre educación hay que ver las tendencias, mirar como ha ido “evolucionando” el sistema educativo. Si bien ha habido polémica con cosas como la presencia de crucifijos en las aulas, y ahora el tema económico (los recortes, las miras hacia la privatización de la educación pública…) se pasa muy de puntillas sobre el pilar que supuestamente debiera sostener todo sistema educativo: básicamente se prepara a los jóvenes para el trabajo. Esa es la finalidad, desde la escuela (lo cual es lamentable) hasta las universidades (también muy lamentable, aunque dicha preparación es necesaria). El servicio de las escuelas primarias, secundarias y los cursos “superiores” es hacerte repetir una y otra vez lo mismo, con una falsa apariencia de progreso. La verdad eso ténganlo en cuenta también: la calidad no solo se mejora pagando más o admitiendo menos alumnos.

    También se da una infantilización es decir cada vez hace falta más titulaciones, más “pruebas de estar formado para un cargo o función” por ejemplo ahora se exige el tener un Máster en casi cualquier carrera, de otro modo estás muy por debajo de otras personas que supuestamente tienen más cualificación. Esto se debe en parte a la situación del país, y hablo de España pero igual de cualquiera en Europa, donde si miras las posibilidades laborales, pensarás que hay demasiada gente estudiando en la Universidad. Ya “no hacen falta” tantos científicos, tantos arquitectos, ingenieros, médicos… Lo cierto es que sí hacen falta, pero no tienen plazas para hacer un trabajo necesario porque no haya suficiente infraestructura (hospitales…) o suficiente gasto en investigación básica o en I+D debido a cómo el Gobierno emplea el dinero de todos, dándoselo a la Banca, al Ejército, a la Iglesia.

    Mi conclusion es que esto no es sino un pequeño paso de una tendencia de largo alcance histórico, pero que el aspecto económico es importante, también debería serlo la propia función de la educación, cada vez más rígida y repetitiva, cada vez te prepara menos. Sucesivas reformas y “planes” también incidirán en ese aspecto.

    Me gusta

  33. Comentarista
    15 abril, 2012 a las 14:18

    Hola,

    Podría estar bien un artículo en plan “Bolonia X años después”, visto desde dentro, considerando si se empiezan a cumplir, o no, tanto los objetivos deseados por sus defensores como las catástrofes que preveían sus detractores, etc.

    Y relacionado con esto y los recortes en investigación, veo en wikipedia sobre Bolonia:

    “Los cambios más sustanciales que se van a producir se pueden sintetizar en tres grandes grupos: las adaptaciones curriculares, las adaptaciones tecnológicas y las reformas financieras necesarias para crear una sociedad del conocimiento:

    En la actualidad, la Europa del conocimiento está ampliamente reconocida como un factor irreemplazable para el crecimiento social y humano y es un componente indispensable para consolidar y enriquecer a la ciudadanía europea […]
    Declaración de Bolonia.”

    Como suele ocurrir con la declaración de principios de muchas grandes leyes, sería irónico si no fuera repugnante.

    Me gusta

  34. 16 abril, 2012 a las 16:29

    cabe plantearse si la extensión de la educación básica debe permanecer inmutable con los años. ( … ) A todas luces, el incremento de conocimientos desde 1857 hasta 2012 no justifica un único año de aumento.

    ¿Justificaría un aumento de cuátos años? ¿80 años?

    Ese planteamiento es absurdo, su aplicación es imposible. Los humanos llegan a la madurez a los, digamos ,16 años. En Biología de 2º de Bachillerato se metió el aumento de conocimientos desde 1980 a hoy, para un mes menos de curso actualmente. Y es imposible que los humanos normales de unos 17 años los asimilen.

    Me gusta

  35. 16 abril, 2012 a las 16:31

    “de cuántos años” ¡cuateee! La tecla “n” está un poco tonta.

    Me gusta

  36. xavier@xmail.com
    17 abril, 2012 a las 1:24

    Tan sólo dejo esta reflexión de Martin Varsavsk, que me parece viene bien como aporte, desde otro punto de vista.
    http://spanish.martinvarsavsky.net/espaaa/una-vision-muy-personal-de-la-realidad-europea-y-espanola.html

    Me gusta

  37. parece_meneame_esto
    17 abril, 2012 a las 17:16

    este sitio cada vez se va politizando mas y mas

    hay varias oraciones que estan demas

    Me gusta

  38. parece_meneame_esto
    17 abril, 2012 a las 17:22

    el articulo se puede resumir en

    bueno, no he investigado mucho sobre el tema pero yo opino a mi parece yo creo

    creo que para divagues mejor deberias crearte un blog aparte

    Me gusta

  39. J.M.
    17 abril, 2012 a las 22:00

    Ya, pero es que se dan algunas circunstacias:

    1. El blog ya me lo he creado (con otros colegas): es éste

    2. Da la casualidad de que tengo opinión política, como cualquier persona con un par de dedos de frente.

    3. Como el blog es mío (y de otros colegas), soy libre de divagar lo que me venga en gana.

    4. Como creo en la Libertad, con mayúsculas, dejo (yo y mis colegas) que se expresen todas las opiniones, aunque aporten tan poco como la tuya.

    5. Siento ser tan poco constructivo, pero con el día que he tenido, estoy como para aguantar esquizofrenias…

    Me gusta

  40. Rhay
    17 abril, 2012 a las 22:56

    Amén, JM. Algunos reventarían como el lagarto de Jaén si se callaran…

    Me he permitido la libertad de enviar el enlace de este artículo a unos cuantos amigos que trabajan en la UIB para que lo difundan por todas partes, a ver si entre todos conseguimos taparle la boca al impresentable de José Ignacio Weeeert (léase como el balido de las ovejas, por favor), que cada vez que abre la boca, sube el pan, y el agua, y el gas, y…

    Me gusta

  41. Patricia
    18 abril, 2012 a las 15:46

    Permítanme citar parte de una entrada anterior:

    J.M. :

    Fijaros que tenemos tan asumido el tema económico que cuando se dice “los resultados obtenidos no se ajustan a la inversión realizada”, todos pensamos en recortar la inversión en lugar de en mejorar los resultados. Y ese es el error. .
    No se debe ahorrar en educación, al igual que no se debe ahorrar en sanidad o en cualquier otro servicio social. Lo que hay que hacer es gastar el dinero más eficientemente. Es una falacia pensar que simplemente gastando menos vamos a dar un mejor servicio. El que crea que reduciendo gastos nos acercaremos a Harvard, o es un iluso o es un sinvergüenza.

    No podría estar más de acuerdo con el autor.
    Soy de Argentina, estudio en una universidad estatal. Tiene un gran prestigio a nivel internacional, ha dado unos cuantos premios Nobel (no les veo cara de delincuentes juveniles), y en gran parte esos logros se deben a que NO es elitista NI es privada NI es paga. Es exigente, muy exigente, en lo que se refiere a excelencia académica. En mi facultad se espera un gran rendimiento y rigor científico de los alumnos y se toman las medidas administrativas necesarias para que no haya gente que solamente calienta sillas.
    En una época en que la clave del progreso es la ciencia y la tecnología, recortar presupuesto en la educación en lugar de optimizar la administración de ese presupuesto, es un error gravísimo.

    Mis respetuosos saludos y felicitaciones al autor.

    Me gusta

  42. 19 abril, 2012 a las 13:36

    Este comentario y testimonio de Patricia merece que se le arregle el html.

    Enhorabuena por estar estudiando en una universidad así, y enhorabuena al país que mantiene una universidad como ésa.

    Me gusta

  43. gatameiga
    28 abril, 2012 a las 13:54

    Esta es la primera respuesta a dicha noticia que nos llega:

    http://www.20minutos.es/noticia/1404212/0/universidades/expertos-reforma-sistema/mejores-mundo/

    Si ahora alguien le hace caso al señor Félix Goñi, ya sería la ostia. Pero no caerá esa breva, claro que no … Aunque no estoy de acuerdo en todo lo que dice, al menos me alegra que haya una voz discordante (Espero que no sea la única, para tener variedad de opinión) dentro de dicha comisión. Sería una fortuna para el sistema universitario español que se escuchara seriamente desde el gobierno lo que tienen que decir.

    Me gusta

  1. No trackbacks yet.
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: