Inicio > Actualidad, Ciencia > I+D y Epigenética

I+D y Epigenética

15 mayo, 2012

Autor: Rubén López

Se nos ha enseñado que los genes transmiten los caracteres entre padres e hijos. Pero, al parecer, las cosas son algo más complejas. Factores externos, provenientes del medio en que vivimos, influyen en el programa genético induciendo cambios durante el desarrollo del individuo. Entre estos factores se encuentra la educación que recibimos y el trato que se nos da durante nuestra niñez. Así, sin modificar la estructura básica de los genes, estos condicionantes ambientales pueden regular su expresión. Dicho de forma más sencilla, cuando decimos “que bien educado está el niño” esta afirmación posee un fundamento científicamente más sólido de lo que se había pensado anteriormente. A esta revolucionaria aportación científica se le conoce como Epigenética. Novedosas aportaciones como la epigenética se precisan para ensanchar el acervo cultural del hombre, en particular, el de nuestras clases dirigentes. Si así fuera, dudo que el ministro señor Guindos pudiera argumentar en Alemania o USA lo que acaba de manifestar en Las Cortes: “la ciencia sufre de una deficiencia estructural al ser dependiente de las subvenciones estatales”. Merkel y Obama se desmayarían al escucharlo.

Afortunadamente, hace unos días, nos llega la buena nueva de que la canciller alemana piensa complementar su política monocorde fundamentada en el ahorro, como único fundamento para salir de la crisis. Su decisión estaría inspirada en el programa económico que propone el ya presidente de Francia señor Hollande. Se trataría de poner en circulación el próximo junio, la nada despreciable cifra de 200.000 millones de euros vía Banco Europeo de Inversiones, que sería destinada exclusivamente a: Infraestructuras, I+D y Energías. La experiencia dicta a los estadistas europeos que la ciencia solo funciona dedicándole sin pausas una razonable parte de su producto interior bruto (PIB), particularmente durante las crisis. Recordemos que España sólo emplea un 1,39 % del PIB mientras que Alemania dedica un 2.7%. De lo contrario, seguiremos ocupando el lugar 17 dentro de los 27 países de la Unión Europea.

La epigenética científico-cultural apenas ha sido estimulada con convicción por los ministros del ramo cualquiera que haya sido su color político. Nuestros envidiables monocultivos, con el turismo y construcción a la cabeza, son una buena inversión, pero por sí solos nos obligan a una peligrosa dependencia exterior. Mientras tanto, entre nuestros jóvenes científicos, en cuya formación se ha empleado muchos millones, cunde la desmoralización porque sólo les queda el consuelo de poner en su punto de mira a aquellos países donde se maneja con más sabiduría y patriotismo las sólidas bases que proporciona el conocimiento y el desarrollo.

Rubén López es Profesor de Investigación del Consejo Superior de Investigaciones Científicas.

Publicado en La Opinión de Tenerife

.

Entradas relacionadas:

  • Entrevista. Rubens López. “Los políticos españoles tienen una terrible ignorancia sobre lo que representa la ciencia
  • Entrevista. FJI (Precarios): “El gobierno no debe perder la nueva oportunidad para acabar de una vez por todas con la aplicación de becas fraudulentas en la investigación”

  1. Anónimo
    15 mayo, 2012 a las 13:26

    Sin duda es una errata, pero “acervo” y “acerbo” tienen diferente significado, y supongo que en el artículo se refieren al primero…

    Me gusta

  2. 15 mayo, 2012 a las 13:31

    Anónimo, gracias por la puntualización. Yo también me imagino que se refiere al “acervo”.

    Me gusta

  3. 15 mayo, 2012 a las 17:01

    El verdadero drama de la ciencia en España es que el estado se gasta alrededor de cien mil euros para formar un científico (enseñanza completa hasta la licenciatura, cursos de doctorado o ahora máster, beca o contrato predoctoral principalmente más la incuantificable labor y esfuerzo de los directores de tesis) que mayoritariamente pasará a formar parte del sistema científico en el extranjero puesto que muchos de los que se van ya nunca vuelven. De tal forma que en realidad un país con nuestras carencias está en la práctica “subvencionando” la investigación de otros países más ricos.
    http://diario-de-un-ateo.blogspot.com.es/2012/02/algunas-reflexiones-sobre-la.html

    Me gusta

  4. Pocosé
    18 mayo, 2012 a las 19:22

    Pensaba yo que la epigenética es la variación heredable (reversible o no) de los cambios en la expresión de los genes provocada por el medio. Los memes son también heredables pero no del mismo modo que genes y epigenes . Claro que en esto puedo estar equivocado.
    Con el resto totalmente de acuerdo.
    Un pequeño inciso “off topic”, con perdón:
    No es fácil aceptar que nuestra única posibilidad de trascendencia sea la de nuestros genes/epigenes y memes, para más del 80% de la especie Imposible.
    “Eppur si mouve”

    Me gusta

  5. Sentenito
    9 junio, 2012 a las 0:54

    Si una persona por su entorno elige no activar información celular, en su división o mutación celular, ¿cabe la probabilidad de que esas nuevas celulas carezcan de receptores o información que ha estado desactivada?. Por ejemplo: si una persona tiene predisposición a la violencia en sus genes y toma el camino de vivir una vida de paz y amor, ¿cabe la posibilidad de que en su división celular sus nuevas celulas carezcan de receptores o predisposición a la violencia?
    Si esto es así me parece una forma razonable de evolución.
    Gracias, Juan.

    Me gusta

  1. 16 mayo, 2012 a las 1:27
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: