Inicio > Actualidad, Ciencia, Medicina > La “inmortalidad” de las células madre del músculo

La “inmortalidad” de las células madre del músculo

14 junio, 2012

Autor imagen: Fabrice Chrétien

¿Qué pasan con las células de nuestro cuerpo cuando morimos? Claramente, después de la muerte se produce un desabastecimiento de nutrientes y de oxígeno debido a la parada de la circulación sanguínea. Ante esa situación lo más lógico es pensar que nuestras células morirán en un corto espacio de tiempo. ¿Todas? Recientes investigaciones han demostrado que hay al menos un grupo de células, que al igual que la aldea gala de Asterix, resiste estado letárgico durante un período superior a los 15 días.

El grupo de Frabrice Chrétien, del Instituto Pasteur de Paris, describe en el último número de la revista “Nature Communications” la extracción de células madre del músculo de una mujer de 97 años fallecida 17 días antes, y la recuperación de estas células en cultivo donde éstas se diferenciaron a fibras musculares. El mismo experimento fue repetido con células madre de músculo de ratas fallecidas 16 días antes, con resultados similares.

Parece ser que las células madre del músculo son capaces de alcanzar un estado similar a la letargia mediante la reducción drástica del número de mitocondrias, con lo que se inhabilita el consumo de nutrientes, la respiración y la oxidación. De hecho, se ha comprobado que un buen método de conservación de células consiste en mantener éstas en bajas tensiones de oxígeno a bajas temperaturas. Lo sorprende es que estas células madre fueron capaces de volver a su funcionamiento normal cuando se las colocó en condiciones óptimas de crecimiento, llegando a diferenciarse, cuando los factores adecuados estaban presentes.

Se está investigando la capacidad de supervivencia de otras células madre, y se ha comprobado que las de la médula ósea también pueden sobrevivir un mínimo de 4 días tras el fallecimiento de la persona portadora. Conocer que las células madre sobreviven al fallecimiento de su portador abre la posibilidad de una vía alternativa y revolucionaria en el campo de los transplantes.

.

Entradas relacionadas:


  1. KppadoR
    15 junio, 2012 a las 0:32

    01:24:14 …colonias regresivas, como las ratas que dejan un barco.
    01:24:17 Luego, el barco se hunde.
    01:24:19 ¿Y la recombinación E.M.S.?
    01:24:23 Ya lo intentamos.
    01:24:25 El sulfonato de metano etílico…
    01:24:28 …es un potente mutágeno. Creó un virus tan letal…
    01:24:32 …que el sujeto murió en la mesa de operaciones.
    01:24:36 ¿Y una proteína represora que bloquee las células?
    01:24:39 No impediría la duplicación. Pero produce errores en ella…
    01:24:43 …de forma que el nuevo ADN lleva una mutación…
    01:24:48 …y tenemos, de nuevo, el virus.

    01:24:51 Pero todo esto es…

    01:24:56 …pura retórica.

    Me gusta

  2. 15 junio, 2012 a las 1:28

    Grande, muy muy grande, para no olvidar como lágrimas en la lluvia ^_^

    Pero ya que estamos con reanimaciones, recomiendo la lectura de “Reanimator” de Lovecraft. Más que la historia en sí, es la forma de contarla lo que me maravilló.

    Me gusta

  3. Herbert West
    15 junio, 2012 a las 22:56

    Y la pelicula Frankenstein de 1931 😀

    Me gusta

  4. Herpes simplex
    16 junio, 2012 a las 7:10

    Pero el cadáver estaba conservado en frío????

    Me gusta

  1. No trackbacks yet.
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: