Inicio > Actualidad, Ciencias Sociales > La solicitud de revolución en una imagen

La solicitud de revolución en una imagen

29 julio, 2012

Autor: Tuca Vieira

Hoy me he encontrado con esta impactante fotografía en una exposición del Instituto Cervantes. Es una estampa de Sao Paulo que enfrenta los contrastes entre la pobreza de los barrios marginales y la ostentación de los apartamentos de las clases privilegiadas. Todo ello separado por un pequeño muro. A uno le vienen palabras a la cabeza como revolución, guillotina, avariciosos, y todo porque a los del lado pudiente de la imagen no les viene a su cabeza palabras como solidaridad o humildad. ¿Hasta cuanto contendrá el muro la rabia de la desigualdad? Permanezcan atentos al futuro de nuestra especie.

.

Entradas relacionadas:


  1. 29 julio, 2012 en 14:55

    ¡Esto es viejo acá en el Tercer Mundo!

  2. 29 julio, 2012 en 14:59

    Lo sé Frank, pero no por ser viejo deja de revolver las entrañas.

  3. KC
    29 julio, 2012 en 19:14

    Brasil ha desbancado a Reino Unido como sexta potencia económica del planeta. Pero a su vez es el segundo país del G-20 con mayor desigualdad entre sus habitantes. Esa desigualdad produce que, aunque el país sea la sexta mayor potencia económica del mundo, el nivel educativo se haga elitista y la educación general disminuya, aparte de que una parte de la población de algo así como 12 millones esté excluida de cualquier opción que no sea o la mafia o la mafia.

    Supongo que hay imbéciles que se preguntan cómo es posible que alguien pueda encañonarte en un semáforo de Brasil y llevarse tu coche. Por si alguien os hace la pregunta, la respuesta es sencilla: un imbécil habla sin tener ningún dato. Y por supuesto, un imbécil no entiende la importancia de un concepto denominado redistribución económica, que en Brasil es básicamente una tomadura de pelo.

    Luego pasa lo que pasa, y la gente se echa las manos a la cabeza. Es curioso. Y no, no estoy justificando los robos de coches (por si algún imbécil me lee).

    Saludos.

  4. 29 julio, 2012 en 19:50

    Pues lamentablemente con los brutales recortes en todo el sur de Europa muy probablemente estas imágenes van a ser pronto comunes tambien en España, Portugal o Grecia ya que mientras se empobrece a la mayoría de la población, los adinerados gracias a los recortes de impuestos y exenciones fiscales serán cada día más poderosos y ricos.
    http://diario-de-un-ateo.blogspot.com.es/2012/07/sin-estado-de-bienestar-no-puede.html

  5. 29 julio, 2012 en 20:28

    las prisiones están desbordadas de personas que han cometido delitos
    callejeros contra la propiedad y la integridad personal. Los prisioneros (muchos de los cuales
    están solamente procesados) suelen ser jóvenes y pertenecen a la clase baja. No han contado
    con posibilidades educativas, alimentarias y sanitarias adecuadas por parte de los Estados. En
    cambio, son muy escasos los casos en los que delincuentes que pertenecen a las clases más privilegiadas -criminales de “guante blanco”- sean perseguidos por el sistema penal y, menos aún, que lleguen a prisión -a pesar de que sus mejores oportunidades de formación y de
    inclusión social justificarían un mayor grado de firmeza hacia ellos.

    Vaya, esto deja claro que Hespaña no es el único lugar en que gilipollas (o más bien listos), hacen leyes de forma que aseguren su status, aunque sea manipulando o robando. Parece ser que se da en todo el mundo. Qué curioso…

    Extraído de: http://www.law.yale.edu/documents/pdf/sela/Nino_SP_CV_20100503.pdf (muy recomendable su lectura para entender el contexto sociológico y formar una capacidad crítica de lo que se comenta).

    Saludos.

  6. Darìo
    29 julio, 2012 en 22:33

    Algo frecuente en sociedades altamente divididas es la foto de este post. En la Cd. de Mèxico, el ùnico camino que entra a la zona exclusiva, muy exclusiva, de Santa Fè, bordea un monte que tiene una malla de alambre que divide la zona exclusiva de la zona miserable, en èsta en la que por cierto, estaba el asiento de unas de las pandillas callejeras que hizo furor y fama en la Ciudad de Mexico en los años ochenta y noventa del siglo pasado, Los Pachitos, que se dice fue exterminada en una guerra sucia muy alejada de cualquier norma ètica y humanitaria, pero de esto no hay màs que voces que hablan, ninguna documentaciòn que yo conozca.

  7. salador
    29 julio, 2012 en 23:02

    La foto demuestra que alguien se atreve a defender este modelo de convivencia entre humanos en Brasil y otros lugares. pero no puede convencer a mucha gente durante mucho tiempo aunque prometan elevar el muro hasta los 30 metros de altura con hormigón armado y defender el complejo con misiles tierra-aire. Al menos en la UE estas barricadas de ricos están de momento muy mal vistas, espero que por muchos siglos. Esta situación no convencerá nunca a los que vivan en el “otro lado”, donde se darán cuenta en seguida de que sus derechos y deberes son de segunda categoría .

    Cientos de esos muros se han caído y se caerán por absurdos, por viejos, por insostenibles, por irracionales y por estúpidos.

  8. 29 julio, 2012 en 23:03

    La foto es realmente impactante y llama a reflexionar…

    Pero no olvidemos que el hecho de que barrios marginales o poblaciones en condiciones extremadamente precarias estuviesen ubicados a miles de kilómetros de la opulencia no bastaría para minimizar esta injusticia.

    Honestamente, yo siento lo mismo que siento viendo esta foto cada vez que veo fotos de autos deluxe, complejos habitacionales fastuosos o cualquier otra clase de ostentación de riqueza. No creo que uno tenga que vivir en la miseria para poder tener su conciencia en paz, pero ¿hace falta llegar al límite del derroche cuando tanta gente pasa hambre en el mundo?

  9. desepcionado
    30 julio, 2012 en 4:28

    IGNORANCIA, la desigualdad es mundial, en Estados unidos hay mendigos y pordioseros, igual en Inglaterra, Francia o Israel, ahora quien provoco la actual crisis mundial de Hipotecas de alto riesgo, WALLSTRET y BUSH, que vendieron paquetes hipotecarios a fondos de jubilados, pensionados, ahoorradores, trabajadores por el mundo entero, ¿no hay nadie preso?, y desde 1995 estamos pagando, causa de eso la crisis griega y Española, y frebnan la economia mexicana con su aporte de armas a los narcos mexicanos, para declarar a mexico estadop fallido y poder invadir o frenar la economia mexicana, cuando Estados Unidos tuvo su gran depresion 1929 su segunda guerra y estuvo entretenido con europa, se dio el MULAGRO MEXICANO, y mexico fabrico a hasta autos camiones, aviones, Cuando los yankis volteraon su mirada a mexico, nos frenaron con la inflacion constante anula desde 1970 a 1998, y siempre hay una mano que mese la cuna

  10. Kenshin
    30 julio, 2012 en 6:50

    ¿Pero de que estas hablando Salador?… Si que hay murallas en Europa, ¿O acaso no son separados por un muro de racismo y violencia, los miles de subsaharianos que todos los años intentan entrar en España?… ¿acaso no fue el Reino Unido el que le prohibió a los griegos huir hacia Inglaterra?… Mírense a si mismos… ¿Nunca pensaron en “este sudaka me viene a sacar el trabajo” o “estos macacos vienen a morir a mi país”?… Sin ir mas lejos, en este mismo momento ¿no les molesta que un sudaka los este sermoneando sobre moralidad?

    Curiosamente, hace poco, un ministro español cuyo nombre no me importa, les comunico a sus conciudadanos que seria una buena idea “ir a buscar trabajo a la Argentina”… ¿que gracioso no?… hoy eres rico y mañana la tortilla se da vuelta y terminas mendigando en un país tercermundista…

    Las verdaderas murallas son ideológicas.

    Díganme ¿Que es una revolución? una revolución es un cambio en la forma de pensar de las personas, un golpe de estado no es una revolución, ni tampoco lo es una “racia” contra los ricos.

    España no se puede quejar, fue bendecida con un pase VIP al primer mundo, y en su lugar, la clase media de principios de la década pasada, tomo malas decisiones que los llevaron a la bancarrota. Déjense de quejar de los políticos, CABRONES, la culpa es suya, asúmanla; A comienzos del 2000 el grueso de la población era de clase media y tenia una buena educación, además vivían en democracia. Si España esta donde esta, es por culpa de los ESPAÑOLES, en vez de haberse reído en la cara de los miles de Argentinos que llegaban a diario, hubieran prestado mas atención y se hubieran dado cuenta, que los errores que esos “sudakas” habían cometido, eran los mismos que ustedes estaban cometiendo.

    El chiste de vivir en democracia es que “el pueblo debe velar por sus intereses”, pues nadie mas lo hará. No le echen la culpa a los políticos, si hagarras a un zorro y lo pones cuidar el gallinero, pero primero le pides que no se coma las gallinas cuando te des vuelta, no esperes que te obedezca, el zorro, al igual que los políticos, solo obedecen a su naturaleza, que no es mas que la naturaleza humana (en el caso de los segundos claro).

    En un famoso discurso Adolf Hitler dijo “la mayor lección que eh aprendido de la historia es que los hombres nunca aprenden las lecciones de la historia”.

    Para concluir, si quieren hacer una “revolución”, háganla, maten a todos los ricos, repartan la riqueza, quemen iglesias, cuelguen políticos, vuelen el parlamento, desaten la anarquía, en menos de una generación todas estas instituciones renacerán fortalecidas como ocurrió en la URSS.

    Ahora si verdaderamente quieren hacer una Revolución, eduquen al pueblo y sobre todo edúquense a si mismos.

    Como saben, no hay nada que le guste más a un ateo que un buen libro sobre religión. Si van a hacer una revolución les recomiendo que empiecen leyendo a Confucio, pues tenia una interesante teoría, Él creía que el hombre nacía sin conciencia, y que al crecer y debido a la dureza del mundo desarrollaba una “mala” conciencia, degenerando así en maldad, pero también receto una cura, La Educación… una idea muy mística y newage supongo… pero funciona.

  11. 30 julio, 2012 en 8:58

    Yo vi un reportaje en la tele y es verdad , en Sao Paulo es muy tipico que los chalets de lujo están muy cerca de los barrios marginales. Pero por lo que sé, la gente de alli dice que “se convive bien”. xD

    os invito a mi blog tmb: http://www.impacienciavioleta.wordpress.com

  12. Albireo
    30 julio, 2012 en 11:39

    Kenshin, no te quito razón. Pero la idea vale para cualquier país. La culpa siempre recae en los que consienten, sean españoles o tanzanos.

    No creo que aquí en España vayamos a hacer la revolución, porque como bien dices, todavía se vive razonablemente bien, tenemos recursos para sobrevivir, podemos beber agua del grifo y ver la tele gratis. No se ha hecho la revolución en ningún país tercermundista, con hambrunas, epidemias y analfabetismo galopante, como para hacerla aquí.

    ¿Qué nos quejamos demasiado? Pues puede ser, pero creo que no tenemos la exclusiva de esto.

  13. Un anónimo
    30 julio, 2012 en 23:29

    Kenshin ni en el 2000 ni ahora hay democracia en españa, con partidos ilegalizados, raperos que son juzgados por hacer canciones, personas que son condenadas por blasfemia, presos anarquistas a los que les dejan en la cárcel 8 meses más de lo que debían estar según los juzgados, gente que se manifiesta pacíficamente y son golpeados por anti-disturbios, mineros que resisten a los anti-disturbios y son silenciados, personas que no han tocado un arma y son encarceladas por terroristas, jueces que archivan rápidamente todas las denuncias de torturas de vascos que les llegan, medios de comunicación que son cerrados, sitios webs que son cerrados y etc etc.

    la revolucion no es matar a los ricos, ni quemar iglesias, ni colgar politicos.. la revolución que dio origen a la urss fue una revolucion socialista, la anarquia, de anarquismo, se da en las revoluciones anarquistas. La urss, surgida de un semifeudalismo semicapitalismo, se convirtio en la segunda potencia industrial en 40 años, a pesar de la guerra civil, que la afecto muchisimo, y de la segunda guerra mundial, que la afecto muchisimo también, a pesar de eso, se convirtio en segunda potencia industrial, y cuando cayo, ya se vio cómo cayeron todos los niveles económicos y niveles de bienestar de vida en Hungría, rusia, eslovaquia, rumania…

  14. 31 julio, 2012 en 5:39

    “Durante todo el tiempo de que se tiene noticia -probablemente desde fines del periodo neolítico- ha habido en el mundo tres clases de personas: los Altos, los Medianos y los Bajos. […] La estructura esencial de la sociedad nunca ha cambiado. Incluso después de enormes conmociones y de cambios que parecían irrevocables, la misma estructura ha vuelto a imponerse, igual que un giroscopio vuelve siempre a la posición de equilibrio por mucho que lo empujemos en un sentido o en otro. Los objetivos de estos tres grupos son por completo inconciliables. […] Los Altos quieren quedarse donde están. Los Medianos tratan de arrebatarles sus puestos a los Altos. La finalidad de los Bajos, cuando la tienen -porque su principal característica es hallarse aplastados por las exigencias de la vida cotidiana-, consiste en abolir todas las distinciones y crear una sociedad en que todos los hombres sean iguales […] Durante largos períodos, parece que los Altos se encuentran muy seguros en su poder, pero siempre llega un momento en que pierden la confianza en sí mismos o se debilita su capacidad para gobernar, o ambas cosas a la vez. Entonces son derrotados por los Medianos, que llevan junto a ellos a los Bajos porque les han asegurado que ellos representan la libertad y la justicia. En cuanto logran sus objetivos, los Medianos abandonan a los Bajos y los relegan a su antigua posición de servidumbre, convirtiéndose ellos en los Altos. Entonces, un grupo de los Medianos se separa de los demás y empiezan a luchar entre ellos. De los tres grupos, solamente los Bajos no logran sus objetivos ni siquiera transitoriamente. Sería exagerado afirmar que en toda la Historia no ha habido progreso material. Aun hoy, en un período de decadencia, el ser humano se encuentra mejor que hace unos cuantos siglos. Pero ninguna reforma ni revolución alguna han conseguido acercarse ni un milímetro a la igualdad humana. Desde el punto de vista de los Bajos, ningún cambio histórico ha significado mucho más que un cambio en el nombre de sus amos”- 1984.

    http://ecodiario.eleconomista.es/ciencia/noticias/4002934/05/12/las-desigualdades-sociales-comenzaron-hace-mas-de-7000-anos.html

  15. 31 julio, 2012 en 5:41

    “Durante todo el tiempo de que se tiene noticia -probablemente desde fines del periodo neolítico- ha habido en el mundo tres clases de personas: los Altos, los Medianos y los Bajos. […] La estructura esencial de la sociedad nunca ha cambiado. Incluso después de enormes conmociones y de cambios que parecían irrevocables, la misma estructura ha vuelto a imponerse, igual que un giroscopio vuelve siempre a la posición de equilibrio por mucho que lo empujemos en un sentido o en otro. Los objetivos de estos tres grupos son por completo inconciliables. […] Los Altos quieren quedarse donde están. Los Medianos tratan de arrebatarles sus puestos a los Altos. La finalidad de los Bajos, cuando la tienen -porque su principal característica es hallarse aplastados por las exigencias de la vida cotidiana-, consiste en abolir todas las distinciones y crear una sociedad en que todos los hombres sean iguales […] Durante largos períodos, parece que los Altos se encuentran muy seguros en su poder, pero siempre llega un momento en que pierden la confianza en sí mismos o se debilita su capacidad para gobernar, o ambas cosas a la vez. Entonces son derrotados por los Medianos, que llevan junto a ellos a los Bajos porque les han asegurado que ellos representan la libertad y la justicia. En cuanto logran sus objetivos, los Medianos abandonan a los Bajos y los relegan a su antigua posición de servidumbre, convirtiéndose ellos en los Altos. Entonces, un grupo de los Medianos se separa de los demás y empiezan a luchar entre ellos. De los tres grupos, solamente los Bajos no logran sus objetivos ni siquiera transitoriamente. Sería exagerado afirmar que en toda la Historia no ha habido progreso material. Aun hoy, en un período de decadencia, el ser humano se encuentra mejor que hace unos cuantos siglos. Pero ninguna reforma ni revolución alguna han conseguido acercarse ni un milímetro a la igualdad humana. Desde el punto de vista de los Bajos, ningún cambio histórico ha significado mucho más que un cambio en el nombre de sus amos”- 1984.

    http://ecodiario.eleconomista.es/ciencia/noticias/4002934/05/12/las-desigualdades-sociales-comenzaron-hace-mas-de-7000-anos.html

  16. CTRON
    3 agosto, 2012 en 4:00

    Se trata de proponer estructuras sociales en que hacer dinero facil, a costa del trabajo y exclusion de las mayorias, no sea la norma. Generar otro mundo posible… pero ya.

    Las clases privilegiadas son las primeras en conocer y defender los sistemas que generan desigualdad, por eso controlan el poder financiero y mediatico, que actualmente son los mas eficaces para generar desigualdad permanente.

    Es tambien un problema para abordar con metodos cientificos, por eso es interesante investigar y sacar a la luz los mecanismos y estrategias de acumulacion de poder y riqueza de esas minorias.

  17. 4 agosto, 2012 en 22:45

    Frank Giraldo :
    ¡Esto es viejo acá en el Tercer Mundo!

    Y en el primer mundo también mijo…. averigua y veras.

  18. 5 agosto, 2012 en 11:56

    Yo no tengo la solución al problema que revela la foto, que existe de verdad, pero si sé que no se soluciona con una “regolución” de un día para otro y no sé a que vienen estos llamamientos al corte de cabezas (que a eso apela la “guillotina”) y a la “rabia de la desigualdad”, en un sitio como este, que se dedica a promocionar la ciencia y el escepticismo.
    Por supuesto que hay muchas cosas en nuestro mundo que deben cambiar, pero con todos los respetos: este no es el camino. Si después de tantos años de progreso, la respuesta culta y educada a los problemas sociales que revela una foto es simplemente la apelar a rabia por la desigualdad, a la revolución y a la guillotina, como esperando que algunos empiecen un movimiento social convulso y violento, entonces la humanidad es ciertamente un proyecto baldío.
    Tengo 45 años y hasta los 7 me crie en España, en una casa sin agua corriente y con una mísera bombilla de 125 voltios por toda electricidad. Traíamos el agua de un grifo en casa de mis abuelos y la calefacción era un fuego en la chimenea y un brasero de ascuas, cuando había leña. El cuarto de baño era el campo. Aunque hoy soy ingeniero, en mi tierna infancia he quitado piedra de los campos, escardado, vendimiado y ayudado de peón de albañil, cosa que hoy en España sería casi maltrato infantil.
    Mis padres han trabajado toda su vida de sol a sol en lo que se terciaba, para dar a sus hijos una educación y una vida mejor. En todos estos años jamás les oí una añoranza por un salvapatrias que les hiciera una revolución para igualarles un poco la vida con los ricos del pueblo, ni los vi sufrir la “rabia de la desigualdad”, sino sólo las ganas de progresar sin hacer mal a nadie.
    ¿Revolución, guillotina y rabia? Esa no es la revolución pendiente. A otro con ese cuento.
    Revolución 2.0 = Educación
    Guillotina 2.0 = Asociación y comunidad
    Rabia 2.0 = Voluntad de esfuerzo por mejorar

  19. J.M.
    5 agosto, 2012 en 23:02

    E.Caballero, solo una cita gráfica:

  20. 6 agosto, 2012 en 10:07

    Las palabras se explican por si solas, y que lo que la gente entiende por revolución es lo que la palabra significa, no lo que diga una cita gráfica determinada, a no ser que estemos creando un nuevo lenguaje a nuestra conveniencia.
    Quiero dejar claro que el primer derecho es el de la expresión, y por eso defenderé el derecho del autor a expresar su deseo de revolución, guillotina y rabia en una reacción que considero emocional ante una foto que describe una realidad mejorable.
    Pero ese derecho lleva acompañado el de crítica, y eso es lo que modestamente quise hacer recordando que las palabras construyen mundos, ponen las semillas de las realidades que van a crecer en el futuro. Todo el que trabaja en educación debe ser consciente de este hecho crucial, y yo entendía que en este sitio se hacía divulgación y racionalismo.
    Si sembramos revolución, guillotina y rabia, tendremos eso, y no movilización de conciencias, formateo de papeles y ladridos de perros.
    Llevo leyendo artículos de este sitio algún tiempo y me ha sorprendido el tono inocentemente emocional de la entrada y el desbarajuste y los insultos de los comentarios, que tampoco estaría mal moderarlos un poco.
    En cualquier caso, insisto, las palabras tienen su significado propio, no el que metafóricamente nosotros queramos darle porque nos interesa.
    Revolución en sentido social significa = Alteración seria y grave del orden político o transformación violenta en las instituciones políticas de una nación.
    Guillotina, aparte de la cortadora de papel significa = Máquina para ejecutar a los reos que se usa en Francia.
    Rabia, aparte de la enfermedad significa = Disgusto violento.

  21. J.M.
    6 agosto, 2012 en 13:02

    Bien, pues si hablamos en serio allá vamos.

    Yo también pienso que la revolución debe hacerse por la cultura, que las mejores armas son los libros y que toda revolución está abocada al fracaso más tarde o más temprano si no se realiza bajo esas premisas.

    Ahora bien, haciendo de intelectualoides como hacemos, con una o varias carreras universitarias, con las judías en el plato y el ordenador funcionando con 20Mb de ADLS, podemos discutir sobre la conveniencia ética, la utilidad y la proyección de futuro de una revolución violenta o la conveniencia de optar por una revolución más larga y pacífica. Ya decía un tío muy culto: “la revolución va a ser larga, hagámosla riendo”.

    El problema es que, cuando la gente no tiene para comer, cuanto sus hijos se están muriendo de hambre y ven que en el barrio de al lado la peña vive como dios, les entran pocas ganas de reír; más bien les entran ganas de liarse a palos, como es normal. Cuando a un señor de 50 años que ha currado como un cabrón toda la vida, le echan a la calle con 20 días por año trabajado y sabiendo que no le va a volver a contratar ni dios, lo normal es que coja el martillo en lugar del libro.

    Cuando un gobernante sin escrúpulos te ha robado la vida, resulta muy difícil mantener la razón suficiente como para comprender que pasarlo por la guillotina no solucionará el mundo a las generaciones futuras.

    Y precisamente eso dice el artículo que has mal leido y mal interpretado. Manuel no llama a la guillotina. Se pregunta cuanto tiempo van a contener los muros (y no solo los de piedra) la rabia de las verdaderas víctimas, de aquellas que jamás lucharán por una revolución basada en la cultura, porque ni siquiera saben qué es eso.

  22. 6 agosto, 2012 en 13:19

    E. Caballero :
    En cualquier caso, insisto, las palabras tienen su significado propio, no el que metafóricamente nosotros queramos darle porque nos interesa.
    Revolución en sentido social significa = Alteración seria y grave del orden político o transformación violenta en las instituciones políticas de una nación.
    Guillotina, aparte de la cortadora de papel significa = Máquina para ejecutar a los reos que se usa en Francia.

    Lee bien la letra, que la música no es solo música (al menos no cuando la música es algo más que música).

    Saludos.

  23. redzinj
    6 agosto, 2012 en 13:25

    E. Caballero:

    No encuentro por ninguna parte dónde está el llamamiento a cortar cabezas en esta entrada o en los comentarios sobre la misma (que ni siquiera me parecen subidos de tono para lo que sucede en estos tiempos aciagos).

    Es más, coincido totalmente con el autor, y la foto también me trae a la mente palabras como revolución y guillotina, porque a lo largo de la Historia de la Humanidad tamañas desigualdades e injusticias han acabado provocando que los desesperados, los que no tienen nada que perder (ni siquiera su vida, porque ésta no vale nada) acaben desatando una ola de sangre y violencia. Y eso no implica que quiera que hechos similares sucedan ahora, por que no me gusta la violencia y además ya estoy mayor para ella (aunque debo admitir que no me hubiera importado en absoluto que algo así hubiera sucedido a finales del siglo XVIII, como en cierto país al que tal vez por eso desde entonces siempre le ha ido mejor que a nosotros).

    Pero también tengo claro que si algo nos enseña la Historia es que pedir las cosas educadamente a los poderosos, a los que detentan el poder político y económico, no conduce a nada salvo contadas excepciones (y podría discutirse largo y tendido sobre las mismas). Además, actualmente en España hay que pedir las cosas pero que muy, muy educadamente, que hasta las protestas pasivas y pacíficas se están considerando como actos violentos y terroristas, siendo tratadas como tales. Y puede que llegue el momento en que algunos, cada vez más desesperados y con menos que perder, dejen la amabilidad y las buenas maneras a un lado.

    Por otra parte, me parece que su concepto de revolución se limita a la segunda acepción de las varias recogidas en el diccionario de la RAE (cambio violento en las instituciones políticas, económicas o sociales de una nación). Pero dejando aparte el hecho de que el término violento no implica necesariamente el derramamiento de sangre (vea las definiciones recogidas por la RAE), igualmente la palabra revolución referida a la sociedad se puede aplicar en su tercera acepción (inquietud, alboroto, sedición) o en la cuarta (cambio rápido y profundo en cualquier cosa, mi preferida). Por eso se puede hablar de revolución científica, cultural, etc. sin que implique que se corten cabezas. Que a usted la palabra revolución le recuerde más una cosa no excluye la validez de las otras definiciones. Pero precisamente lo que propone, una movilización de conciencias, es en sí misma una revolución. Como podría igualmente realizarse a través de la educación. Y no, no uso un lenguaje a conveniencia. Uso el que existe.

  24. 6 agosto, 2012 en 13:30

    E. Caballero :
    Mis padres han trabajado toda su vida de sol a sol en lo que se terciaba, para dar a sus hijos una educación y una vida mejor. En todos estos años jamás les oí una añoranza por un salvapatrias que les hiciera una revolución para igualarles un poco la vida con los ricos del pueblo, ni los vi sufrir la “rabia de la desigualdad”, sino sólo las ganas de progresar sin hacer mal a nadie.

    No es cuestión de igualar o no igualar, o ser más o menos que los “ricos del pueblo”. A mí,y creo que a bastantes, eso nos la trae lo que se dice bastante floja (al menos los que ya tenemos una comprensión lo suficientemente amplia para no dejarnos llevar por aquello del “yo la tengo más larga”). La cuestión es que cuando esos “ricos de pueblo” se han convertido en “ricos de ciudad”, mucho de los cuales son expertos en trampear, estafar, embustir, vivir a costa de otros sin querer ver sacrificado su statu quo y además van por la vida dando lecciones que luego no cumplen, como comprenderás, la gente acaba hasta los cojones.

    Que sí, que a mí me parece muy bien también aquello de que “tendrás lo que harás” y que es muy lícito que alguien que haya trabajado mucho tenga mejores medios que otro. Pero es que no creo que el debate sea ese, sino las pocas oportunidades que generan sistemas cada vez más corruptos.

    Saludos.

  25. 6 agosto, 2012 en 15:24

    Quería puntualizar mi último comentario porque me he expresado mal. Creo que hay en estos temas existe un “problema” con la definición del concepto igualar y desigualar. No creo que la clave sea igualar en su sentido más estricto (etimología de igual, esto es, numéricamente igual). Más bien creo que lo que muchos pedimos es que se acorten las desigualdades, ya que eso sería más beneficioso para todos desde muchos puntos de vista. Eso no significa que se tenga que llegar a una igualdad numérica, que probablemente sea más utópica que otra cosa.

    Es decir, no creo que lo que la mayoría de la gente quiera -siguiendo el hilo- que todos los brasileños tengan un Ferrari y 4 casas (como probablemente será el caso de varios de esos brasileños de la entrada; recordemos que es el segundo país con mayor desigualdad del G-20), sino que los que menos tienen tengan oportunidad de vivir con cierta dignidad y además no les imposibiliten la entrada al mercado “legal”, ya sea laboral o de otra índole.

    Esa es la “igualdad” que algunos pedimos, que no es igualdad patrimonial, material o numérica, sino que más bien tiene que ver con las oportunidades.

    Para que se entienda el concepto: si la economía política (o política económica) fuera una carrera de 100 metros lisos, no se pide que todos sean Bolt, pero sí que todos puedan competir con el mismo calzado (no que unos tengan calzado deportivo ergonómico y otros tengan que correr descalzos dependiendo de lo que diga Bolt. Y mucho menos que Bolt soborne a un árbitro, manipule la pistola de salida o salga antes que los demás para asegurarse el resultado.

    Ahora sí.

    Saludos.

  26. excelentrik
    6 agosto, 2012 en 17:52

    Quizás mi error ha sido intentar debatir desapasionadamente sobre algo en lo que ustedes quieren, con todo el derecho, debatir de forma apasionada en este espacio.
    Me retiro del debate porque me desconcierta el uso que hacen ustedes de unas palabras que para mi claramente connotan violencia, y como emplean sin complejos algunos adjetivos malsonantes y agresivos.
    Puede que tenga usted razón en lo de que hacemos de “intelectualoides”. Créame que no me siento ofendido. Siempre le queda a uno mucho por aprender, en la escuela de la vida y en la académica. Admito que puedo haber mal leído y mal interpretado el artículo.
    Pero, “intelectualoides” o no, somos finalmente personas, cada una con algo potencialmente positivo que aportar y el argumento de KC en el comentario sobre el robo de coches en Brasil, lo deja a uno perplejo, porque o admites que la pobreza justifica el robo o eres un “imb—“, pero él mismo luego se cubre diciendo que no está justificando estos comportamientos y que si alguien lo entiende así, también es un “imb—“. ¡Chapeau! No se puede rebatir un argumento como ese.
    Solo que va a ser difícil que alguien se lo admita como argumento, porque, K.C.: o la pobreza justifica moralmente esos comportamientos, o no los justifica. No dé a entender que si los justifica, para decir al lector que si él no lo entiende así es un “imb—“, y cierre luego el sofisma diciendo que usted no lo justifica, pero que si algún lector entiende que si lo justifica también es un “imb—“. Conclusión: o el lector está de acuerdo con usted o el lector es un “imb—“.
    Usted mismo, J.M. también habla de trabajar como un “cab—” para apoyar su argumento, en el que justifica que un señor de 50 años al que “echan a la calle” parece tener coartada (moral al menos) para “coger el martillo”, porque le han pagado sólo 20 días por año trabajado. Oiga ¿Y cuanto habría que pagarle para que se apacigüe y no “coja el martillo”?
    Para mí, ni el de Brasil, ni el señor de 50 tienen justificación, nunca y en ninguna circunstancia para hacer esas cosas.
    No estoy criticando personalmente a KC y a JM, ni prejuzgando si todos somos “intelectualoides” o no, sino a los argumentos que usan; diciendo que uno es un sofisma porque es circular y amedrenta al lector discrepante y otro se carga de razones vacías con el uso de palabras fuertes, pero huecas. Si en lugar de decir que han despedido a un señor de 50 años que ha trabajado duro, digo que han “echado a la calle” a un tío de 50 años que ha “currado”, “toda la vida” y “como un cabr–” y además sabe que no lo va a contratar “ni dios” (¿Cómo lo sabe? La vida es una incertidumbre para todos), tengo la falaz justificación moral para argumentar que lo normal es “que coja el martillo”.
    Pero repito que es posible que el problema sea mio y que yo no esté entendiendo nada de lo que están diciendo. En cualquier caso apoyo su derecho a expresarse libremente en su plataforma y admito y asumo sus críticas sobre mi capacidad de lectura y de interpretación. Al hacer estos comentarios nunca pretendí atacar gratuitamente al escritor de la entrada, sino aportar una crítica constructiva en general al sitio.
    Gracias por el video de Beatles. Gracias también a redzinj por las aclaraciones sobre el significado de revolución y sinceramente que la vida les trate bien.

  27. J.M.
    6 agosto, 2012 en 19:19

    Vamos a ver, Excelentrik o E. Caballero, que parece que le cuesta a uno explicarse o al otro comprender:

    Si a tu hija la viola y asesina un individuo, lo normal y lo esperable es que cojas una recortada y le dejes como un colador, y empezando por los pies para que sufra.

    ¿Es eso moralmente aceptable? No. ¿Es comprensible que lo haya hecho el padre? Si. ¿Debemos permitirlo? No.

    Yo me alegro de vivir en una sociedad que me impida matar al tipo que ha violado a mi hija. Obviamente, me alegro a priori; a posteriori me cagaría en todo lo que se menea, y por eso quiero vivir en una sociedad que lo impida.

    No te engañes. Este sistema “democrático” no solo aprieta, también está matando. Está asesinando diariamente a miles de personas, aquí y en el tercer mundo. Es muy bonito decir que lo que hay que hacer es esforzarse por superarse y mejorar, pero no me lo digas a mi; díselo a un mauritano en los arrabales de Nouakchott o a una madre desnutrida de un campamento de refugiados de Somalia.

    Así pues, considero normal y esperable que los desesperados quieran colgar por los huevos a los poderosos, si pudieran hacerlo. Y por considerarlo normal y esperable, no tengo porqué considerarlo deseable.

    Y es que la revolución que me gustaría hacer (y no que me la haga ningún salvapatrias), sería aquella que cambiara las conciencias y el sistema de tal manera que jamás nadie volviera a tener ganas de colgar a otro por los huevos.

    No tengamos miedo a cambiar las cosas. El miedo, aunque comprensible, es un arma de sumisión muy poderosa.

  28. Comentarista
    6 agosto, 2012 en 20:19

    excelentrik :
    Quizás mi error ha sido intentar debatir desapasionadamente sobre algo en lo que ustedes quieren, con todo el derecho, debatir de forma apasionada en este espacio.
    Me retiro del debate porque me desconcierta el uso que hacen ustedes de unas palabras que para mi claramente connotan violencia, y como emplean sin complejos algunos adjetivos malsonantes y agresivos.

    Etc.

    Si a usted le parece que “echar a la calle”, “tío”, o “currar” es un uso desconcertante, malsonante o agresivo del lenguaje, no me extraña que ante la palabra “revolución” se eche las manos a la cabeza y tema encontrarse con una guillotina en la plaza de su pueblo. En cualquier caso, y a pesar de lo que dice, las palabras tienen el significado que tienen Y ADEMÁS el metafórico que se les otorgue, como creo que está usando usted mismo para revolución en #18 (“¿Revolución, guillotina y rabia? Esa no es la revolución pendiente” Si en la segunda “revolución” no se refiere a otra definición posible además de la violenta, no sé a qué se refiere). Las metáforas se usan continuamente. Por eso en el comentario que tengo arriba de J.M. cuando dice “esperable” no quiere decir “deseable”, sino “a nadie sorprende”. Y no es que “sea normal que coja un martillo”, sino que “si coge un martillo no sorprendería”. Y por otro lado el uso de expresiones coloquiales no invalida ningún argumento. No sé en qué ámbitos estará usted acostumbrado a debatir, pero con esos principios imagino que no le quedan muchos.

    Tengo curiosidad por saber qué tipo de cambio y de qué manera lo propondría usted, si es que lo quisiera, y qué tiene de malo una “alteración seria y grave del orden político”, si el objetivo es la equidad y la justicia.

  29. excelentrik
    6 agosto, 2012 en 20:46

    Gracias a todos. Realmente no tengo más argumentos. Gracias.

  30. 7 agosto, 2012 en 11:45

    Imb-, cab- ¿Qué significa eso? Porque si abres el diccionario verás que lo que hay escrito es imbécil y cabrón. Yo me expreso como el diccionario me permite, que a ti te suene mejor o peor es otra historia. Y va a ser que es muy subjetivo.

    el argumento de KC en el comentario sobre el robo de coches en Brasil, lo deja a uno perplejo, porque o admites que la pobreza justifica el robo o eres un “imb—”, pero él mismo luego se cubre diciendo que no está justificando estos comportamientos y que si alguien lo entiende así, también es un “imb—”.

    Te vuelvo a pegar mi comentario:

    Supongo que hay imbéciles que se preguntan cómo es posible que alguien pueda encañonarte en un semáforo de Brasil y llevarse tu coche. Por si alguien os hace la pregunta, la respuesta es sencilla: un imbécil habla sin tener ningún dato. Y por supuesto, un imbécil no entiende la importancia de un concepto denominado redistribución económica, que en Brasil es básicamente una tomadura de pelo. Luego pasa lo que pasa, y la gente se echa las manos a la cabeza. Es curioso. Y no, no estoy justificando los robos de coches (por si algún imbécil me lee).

    Te lo voy a explicar de forma más sencilla: en mi última frase ni me cubro, ni no me cubro, ni me visto, ni me dejo de vestir. Lo que hago es adelantarme al típico imbécil que cree que la gente va robando coches por afición, por gusto y por ganas de robar. No, hombre, no. En el 90% de los casos, la gente que comete ese tipo de delitos (encañonarte en un semáforo y llevarse tu coche) o bien no ha ido a la escuela o bien ha pasado prácticamente su infancia pegado a un bote de pegamento, durmiendo en la calle y con altas probabilidades de haber sido apalizado por sus propios compañeros de barrio. Estamos hablando de la sexta potencia económica del mundo. Entonces, si hay tanto dinero, ¿cómo es posible que sucedan estas cosas? El imbécil, el que hablar sin tener ni puta idea de nada, se echa las manos a la cabeza y te dirá que eso sucede porque es gente sin moralidad, apartada de Dios, que no quieren cambiar, que se les dio la oportunidad, y el que suele ser el argumento estrella del imbécil: “yo en su caso no lo haría”. Como dije, y vuelvo a decir, no estoy justificando nada, sino explicando cuál es el origen de muchas de las conductas por las que otros se echan las manos a la cabeza.

    Luego se va uno a la realidad objetiva de todos los días, no la del imbécil, y ve que todo es bastante más complejo. Resulta que sucede que en Brasil -sexta potencia económica del planeta-, tiene el -indice de desigualdad más grande del G-20 (primer dato sospechoso). Resulta, que en Brasil, la redistribución económica es de risa (aquello del 20 para mí, 2 para tí), cosa también bastante sospechosa. Y que todo ello está amparado de alguna forma por las mismas instituciones, que se llenan la boca con “nosotros hacemos” y realmente, según los especialistas en materia de integración social brasileña, el Estado de Brasil invierte muy poco en que esto no sea así. Esto no es solo cosa de Brasil, en el sur de Italia -país europeo-, también sucedió algo similar: el Estado no intervino cuando debía y Calabria, Sicilia, Nápoles y otros puntos concretos, donde no veían ni un “duro” de la riqueza del norte, comenzaron a ser pseudogobernadas por mafias y demás. Lo explica muy bien Roverto Saviano en Gomorra
    : http://cultura.elpais.com/cultura/2009/02/05/actualidad/1233788412_850215.html

    Usted nació y vivió en el núcleo geográfico duro de la mafia…

    R. Soy de una zona cercana a Secondigliano. ¿Sabe? El 44% de sus habitantes están condenados por la mafia porque casi todos son cercanos o están involucrados de lleno en ella. Y quien no, tiene la mala fortuna de ser pariente de uno de ellos.

    El imbécil no va a entender esto, porque para él la persona que roba y mata lo hace por afición. En vez de pensar en fomentar una educación general estable, redistribuyendo los recursos de esa parte de la población que se lleva el dinero -legal o ilegalmente-, y adelantarse a esos problemas, el imbécil siempre va a preferir un Código Penal con leyes cuanto más duras mejor -que no significa que yo diga que deban ser blandas-, porque así se evitan los robos, secuestros y homicidios por afición y gusto (justo lo contrario de Pitágoras: “educad a los niños y no tendréis que condenar a los hombres”). Tampoco habla el imbécil sobre los criminales de guante blanco, los de las altas esferas, los que roban, estafan, malversan, prevarican y demás a favor de una élite, que es la que luego, y eso sí que es circular, se echa las manos a la cabeza y se pregunta cómo es posible que puedan ocurrir esas cosas. Si te hubieras leído el informe que dejé en el enlace (cosa que es evidente que no, habrías llegado a esta interesante conclusión:

    Las prisiones están desbordadas de personas que han cometido delitos callejeros contra la propiedad y la integridad personal. Los prisioneros (muchos de los cuales están solamente procesados) suelen ser jóvenes y pertenecen a la clase baja. No han contado con posibilidades educativas, alimentarias y sanitarias adecuadas por parte de los Estados. En
    cambio, son muy escasos los casos en los que delincuentes que pertenecen a las clases más privilegiadas -criminales de “guante blanco”- sean perseguidos por el sistema penal y, menos aún, que lleguen a prisión -a pesar de que sus mejores oportunidades de formación y de
    inclusión social justificarían un mayor grado de firmeza hacia ellos.

    Supongo que el imbécil debe de pensar que es casualidad que esas cosas sean así. El caso es que este tema lleva décadas en Brasil, y es “curioso” que aún cuando cada vez Brasil tiene más dinero, las cosas sigan igual que en 1975. Nadie en Brasil quiere ser igual que los ricos, lo que quiere la gente son oportunidades para salir de sistemas que les condenan (esas salidas no las proporcionan países corruptos, evidentemente).

    Para acabar, ya tengo demasiado visto lo de quejarse de las palabras que usan otros porque suenan mal y todo el tipo de argumentaciones que das ad hominem. Mira, chato, yo, a diferencia de ti, y otros como tú, cuando escribo ni lo hago para hacerme el simpático ni para caerle mejor o peor a alguien. Escribo como me sale, que suele ser bastante caliente cuando leo determinadas payasadas. Si a tus oídos determinadas palabras les suena mal, qué quieres que te diga, yo me ajusto a lo que me permite el Diccionario.

    Buen viaje lleves. Si vas a Brasil me escribes una postal y me comentas qué te parece el tema que ves por las calles.

    Saludos.

    Ah, te vuelvo a pegar el informe. No, no me lo acabo de inventar. Como puedes ver está alojado en Yale:

    http://www.law.yale.edu/documents/pdf/sela/Nino_SP_CV_20100503.pdf

    Y bueno, si esto no te es suficiente, tienes esto otro de hace 3 días.

    http://www.rtve.es/alacarta/videos/telediario/comienz-juicio-mayor-escandalo-corrupcion-brasil/1498366/

  31. archos
    25 agosto, 2012 en 20:15

    Me acabo de enterar que la desigualdad es mala. El que quiere tener un departamento con piscina, que trabaje. La pobreza es mala, la desigualdad no.

  32. Albireo
    27 agosto, 2012 en 10:53

    Archos, ¿estás diciendo que todos los pobres son vagos?.
    Esa idea es falsa, falaz e hipócrita.
    Si al menos hubieses dicho “el que quiera un departamento con piscina, que robe”, te hubieras acercado mas a la realidad.

  33. 27 agosto, 2012 en 15:50

    archos, a muchos les gustaría poder trabajar para poder tener un departamento digno, pero resulta que no les dejan. Otros trabajan de sol a sol y jamás tendrán piscina…Menudas tonterías se leen de vez en cuando…

  34. archos
    28 agosto, 2012 en 5:00

    Sí, la falta de oportunidad existe, pero muchas veces es impuesta por el gobierno, no por las demás personas.
    La pobreza es mala porque afecta a la dignidad humana. Pero si una persona, no quiere progresar, y sólo quiere vivir a costillas de otra, que más se puede hacer, no. Libertad individual que le llaman.

    Les dejo un video para ver si entienden mi punto.

    La desigualdad es no es pobreza http://educacionparalalibertad.com/2012/08/01/la-desigualdad-no-es-pobreza-por-martin-krause/

  35. Albireo
    28 agosto, 2012 en 8:27

    Archos, creo que estás divagando. ¿Qué tiene que ver el contenido de la charla de Krause con tu insinuación del comentario 31?.

    Vuelves a decir que los pobres no quieren progresar y que lo que quieren es vivir a costa de los demás.

    A demás de equivocado, creo que estás muy escorado hacia el lado derecho de la política, mas bien hacia donde residen los “neocon” que han provocado la situación plasmada en la foto de la entrada.

    Los fachas sois todos iguales.

  36. Herbert West
    28 agosto, 2012 en 8:44

    archos :
    Sí, la falta de oportunidad existe, pero muchas veces es impuesta por el gobierno, no por las demás personas.
    La pobreza es mala porque afecta a la dignidad humana. Pero si una persona, no quiere progresar, y sólo quiere vivir a costillas de otra, que más se puede hacer, no. Libertad individual que le llaman.
    Les dejo un video para ver si entienden mi punto.
    La desigualdad es no es pobreza http://educacionparalalibertad.com/2012/08/01/la-desigualdad-no-es-pobreza-por-martin-krause/

    Joder, libertarianos intentando hacernos creer que la culpa de ser pobres es nuestra.

    Y que el estado es maaalo. Hay que dejar a los “pobres” empresarios hacer su voluntad.

    A otro perro con ese hueso.

  37. redzinj
    28 agosto, 2012 en 10:30

    Archos: La desigualdad no es lo mismo que la pobreza, claro que no, pero la genera y la fomenta (y las grandes diferencias en absoluto pueden justificarse como consecuencia del esfuerzo personal de los individuos). Le expongo unos datos para el caso de España (sacados de http://www.vnavarro.org/wp-content/uploads/2011/10/hayalternativas.pdf):

    – A finales de 2006 sólo una veintena de grandes familias eran propietarias del 20,14% del capital de las empresas del Ibex-35.
    – Unas 1.400 personas (el 0,0035% de la población española) controlaban recursos que equivalían al 80,5% del PIB nacional.

    Y curiosamente, esas familias privilegiadas son prácticamente las mismas que manejaban la economía española durante la dictadura franquista. Pocas nuevas incorporaciones ha habido a la élite, y todavía menos han sido las salidas.

    En el resto del mundo, la situación es parecida o peor. Porque aunque sea cierto que la falta de oportunidades está muchas veces impuesta por los gobiernos, los gobiernos son impuestos en demasiadas ocasiones por las clases dominantes (o son la misma cosa).

    Así que no se debe a la libertad individual el hecho de que alrededor de 1.000 millones de personas vivan en la actualidad en condiciones de extrema pobreza (con unos ingresos inferiores a un dólar diario), se debe a que un 10% de la población mundial acapara más de las tres cuartas partes de la riqueza y recursos del planeta (independientemente de sus méritos, que aún teniéndolos están excesivamente sobrevalorados).

  38. archos
    28 agosto, 2012 en 14:03

    No tengo idea (a pesar de leer siempre sobre su crisis) de la situación en España, yo hablo desde mi perspectiva tercer mundista.
    Y a eso de que soy “neocon”, yo soy tan neocon, como ustedes pobres 😉

    Gracias redzinj por los datos y por la lectura, se aprecia mucho alguien que no esté tratando de menos.

    Me retiro de la conversación. Saludos.

  39. 28 agosto, 2012 en 18:11

    No conozco muchos lugares donde la desigualdad en la distribución de recursos (pobreza) no este estrechamente ligada a la desigualdad en el nivel cultural y/o a la desigualdad en el acceso a las oportunidades de progreso..

  1. 29 julio, 2012 en 18:36
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: