Inicio > Actualidad, Ciencia, Crítica literaria, Escepticismo, Medicina > Dos libros denuncian estrategias peligrosas para la salud por parte de las grandes farmacéuticas

Dos libros denuncian estrategias peligrosas para la salud por parte de las grandes farmacéuticas

8 octubre, 2012

Son dos obras que no han de dejar indiferentes a nadie, ya que proceden de personas del mundo sanitario y que conocen bien el terreno por el que se mueven. Ambos libros vienen de fuera de nuestras fronteras y contienen acusaciones que deberían de ser tenidas muy en cuenta por las autoridades responsables de la política sanitaria de cualquier país.

El primero de ellos lleva por título “Guía de medicamentos útiles, inútiles o peligrosos” escrito por los especialistas Philippe Even y Bernard Debre. En esta obra se analizan nada menos que 4.000 medicamentos y se llega a la conclusión de que el 50% de ellos son inútiles, mientras que otro 20% son poco tolerados por los pacientes. Es una clara denuncia al bombardeo comercial de las empresas farmacéuticas, en las que aparecen un gran número de fármacos redundantes (cargados de enormes gastos de marketing para convencer a los pacientes de que su producto es el mejor) y otros que no han pasado adecuadamente los controles de calidad a los que se tiene que someter todo tipo de medicamento.

¿Y en qué fallan esos controles de calidad? Encontramos varias respuestas a esa cuestión en la segunda obra que recomiendo: el último libro de Ben Goldacre (autor del blog “Bad Science” y del libro que lleva el mismo nombre) titulado “Bad Pharma: how drug companies mislead doctors and harm patients”. Mientras que en su libro “Bad Science”, Goldacre nos hace una revisión del mundo de la pseudociencia, y los beneficios de la aplicación del método científico para el análisis de situaciones cotidianas, en “Bad Pharma” describe malas prácticas de las grandes corporaciones farmacéuticas para poner sus productos en el mercado, escapando a los controles que las autoridades imponen.

Esas estrategias son mayoritariamente de dos tipos, unas son comerciales y otras científicas. Dentro del primer grupo encontramos sobornos a médicos (directos o mediante asignaciones menos explícitas), campañas agresivas de publicidad e intentos de copar el mercado. Si esas prácticas parecen criticables, no son nada comparadas con las relacionadas con el ámbito científico. Entre ellas quizás las más peligrosas sean la ocultación de datos y el uso de testaferros. Algunas compañías ocultan sus resultados sobre la ineficacia o los efectos secundarios de un fármaco, y dado que los investigadores que participan en el ensayo poseen un acuerdo de confidencialidad, los resultados de dichos ensayos negativos quedan escondidos en un cajón. Hay otra estrategia para solventar el acuerdo del conflicto de intereses que imponen las revistas científicas. Éstas exigen que los investigadores que publican sobre temas biomédicos no tengan conflictos de intereses, o lo que es lo mismo, sus resultados no deben servir para que la compañía para la que trabajan gane dinero, o bien haga perder dinero a la competencia. Si existe ese conflicto, la revista no publicará los resultados. Para solventar esto, algunas farmacéuticas contratan investigadores que se limitan a firmar los trabajos, sin haber participado en la investigación ni en la redacción de los mismos.

Ambas obras denuncian estrategias nada éticas de las grandes corporaciones farmacéuticas, y señala el camino a los políticos responsables de la sanidad de un país: aumenten los controles sobre dichas empresas y sus productos.


  1. Juan
    8 octubre, 2012 en 9:28

    Buenos días,
    una corrección mínima
    es Philippe Even (con una ele sola) y no Phillippe Even (escrito con dos)
    Atte

  2. 8 octubre, 2012 en 11:39

    Juan, gracias por la corrección.

  3. gatameiga
    8 octubre, 2012 en 13:07

    Vaya, es muy triste leer sobre el asunto, principalmente porque muchos no tenemos preparación médica para saber qué nos están recetando y si bien yo personalmente tengo confianza con mi médico y le suelo preguntar qué me receta, para qué sirve y qué hace cada uno de sus componentes, muchas veces más por curiosidad que por desconfianza, normalmente no sabes la calidad de los medicamentos que pululan por ahí.

    Antes de que se impusiera el recetar genéricos en la Seguridad Social (Lo único bueno que se ha hecho en este área en mucho tiempo) yo ya los prefería sobre las marcas “caras” y solía pedirlos, pero eso tampoco es garantía de nada, así que resulta preocupante llegar al límite de no saber qué tomar, especialmente si es para afecciones graves y no casos de enfermedades puntuales cuando lees cosas como esas.

    Lo malo, y hay muchos que siempre lo decimos, es que la salud sea un negocio. Debería tener únicamente financiación pública. Lo malo es que ese método es en sí mismo una espada de doble filo, porque en casos como el que actualmente nos ocupa de crisis, no solo se degradaría la Seguridad Social como ya está pasando, sino que se vería afectada la propia producción de medicamentos.
    Si es que la vida nunca tiene soluciones fáciles…

  4. KC
    8 octubre, 2012 en 14:21

    Gatameiga, el problema es el de siempre: no sabemos equilibrar las cosas. Estaría bien comenzar teniendo un poco de idea sobre por qué es conveniente que determinadas cosas sean financiadas de forma pública (aunque no de forma excluyente con el tema privado). Tal vez así entenderíamos lo que va a suceder con la Justicia española en muy poco tiempo, dónde no vas a poder recurrir una multa de 100 euros, ya que te va a costar 200 el recurso (esto debe de ser una especie de orgasmo jurídico para la cantidad de gilipollas que hay por ahí regulando cosas). Sucede que al no haber líquidez pública, pues ahora se tiene que pagar la gente cosas básicas. Me imagino ese dinero que debería pagar eso está durmiendo plácidamente en cuentas que ni siquiera están en España. Pero vamos, que como no tenemos ni puta idea de cómo funciona nada ni tampoco nos ha interesado en todos estos años de espejismo, no sé por qué cojones nos iba a interesar ahora.

    Supongo que cuando nos toque pagar por llamar a la Policía o para que investiguen el asesinato de un familiar, lo tendremos un poco más clarito. Y entonces igual nos empieza a interesar.

    Saludos.

  5. Herbert West
    8 octubre, 2012 en 15:22

    Yo creo que la cosa mejoraría un poco si se impusieran sanciones serias (que les duelan de verdad) a las empresas que falsearan y/o ocultaran datos. Y regular lo de la confidencialidad de manera que los investigadores descubrieran que se dan esos casos quedaran libres de ella.

    Y sobre todo, deberían mejorarse las aprobaciones de medicamentos, evitando que se cuelen medicamentos que realmente no aportan nada, o nada nuevo.

    PD. ¿Qué tal va todo Gaameiga? Hacía tiempo que no te leía.

  6. Don Cuco
    8 octubre, 2012 en 23:51

    No tiene nada de inverosímil, aunque parezca la trama de algún filme. Recordemos la seudo – epidemia de gripe porcina hace algunos años. Epidemia que publicitaron demasiado y en Mexico suspendió la temporada de fútbol. Para que?? para promover el uso de millones de vacunas, peligrosas y de pésima calidad. A mi madre de 83 años, le terminó de arruinar el movimiento de sus piernas. Ir a los tribunales?? a que?? con la corrupción que tenemos en mi país, no tendría ningún sentido.

  7. 9 octubre, 2012 en 8:07

    El caso de la vacuna de la gripe A es complejo. La historia nos dice que el material genético del virus de la gripe se recombina para generar cada pocas décadas, una variante altamente infectiva que causa mucha mortalidad. Es lo que temen los especialistas de un mundo globalizado, donde los aviones ponen un puente de plata a los patógenos. Por eso hay un estado de control y alerta, y otro de fabricación masiva de vacunas por si es necesario prevenir a la población. ¿Se disparó demasiado pronto ese sistema de alerta?, ¿se aprovecharon algunas personas de la existencia de ese sistema de control?

    Para lo primero es fácil decirlo a toro pasado, pero no lo es tanto cuando aparece una nueva cepa que está produciendo mortalidad no esperada (por ejemplo entre la población joven). Lo segundo es más difícil de demostrar. Pero bien es cierto que si investigadores o dueños de farmacéuticas falsearon resultados o compraron voluntades políticas para su propio beneficio, deberían ir a la cárcel, pero no sólos sino acompañados.

    Acompañados de aquellos que metieron ruido en el sistema. Hasta aquí llegaron campañas y vídeos de una monja que decía ser médico y de una representante política de Finlandia afirmando que la vacuna estaba diseñada para matar a millones de personas (se vacunaron muchos millones, y hubo pocas reacciones adversas), porque en realidad era un complot para disminuir la población mundial. Estas tonterías conspirativas, que fueron seguidas masivamente, especialmente en Internet, desviaban la atención de lo importante: si había responsables de gasto inútil o de asustar a la población, éstos debían ser castigados. Por ese motivo, porque en realidad le estaban haciendo juego a los que criticaban, estas personas también debían pagar.

  8. thetuzaro
    9 octubre, 2012 en 10:05

    A mí Bad Science me pareció muy bueno, así que habrá que intenter leerse este otro. Además, así, cuando me acusen en los blog de estar a sueldo de las multinacionales farmacéuticas (por aquí sabéis de lo que hablo, ¿verdad? 🙂 ) siempre puedo decir “eh, eh, que estoy al loro de sus tejemanejes, que me estoy leyendo tal y cual libro”.

  9. 9 octubre, 2012 en 13:00

    #7 Eso que comentas lo bauticé como el “síndrome del Watergate”, que vendría a ser que cuando alguien observa determinados casos que saltan a la palestra informativa, tienden a pensar que TODOS los demás casos son ya de por sí realizados por corrupción y a ser lo más dañinos posibles para con la sociedad en su conjunto.

    El ejemplo en #6 es bastante paradigmático, ya que, como él mismo dice, asocia la corrupción de su país (que ya es superior a la habida en Italia o USA en los peores años de las míticas mafias sicilianas, napolitanas, etc) directamente con el aumento de vacunas y ésta con el resultado de las piernas de su madre (que podría ser, pero que probablemente pueda ser debido a muchos más factores que una simple vacuna, entre ellos la edad de a quien se le inocula). Tendemos a hacer relaciones de hechos-resultados de forma muy rápida y además le añadimos componentes externos que no tienen nada que ver, pero que asociamos porque pensamos que los mecanismos son absolutamente iguales. Ese no es, precisamente, el mejor modo de juzgar nada.

    En cuanto a lo que dices de “debería de pagar”, hay un pequeño problema y es que el sistema penitenciario es finito. Y claro, para un sistema cuya piedra angular es el dinero, los delitos económicos pasan a ser “entendibles” (tienes multitud de declaraciones en diarios de perfectos gilipollas españoles, y no españoles, ostentando diferentes cargos y haciendo mención a ese aspecto). Es como si estos desgraciados mentales pensaran que robarte en la calle es lamentable, pero robarte mediante una estafa (u otro tipo de mecanismo hacia el engaño) fuera “entendible”. Supongo que es lo que han aprendido en sus casas (como diría Freud).

    Evidentemente, tiene una explicación sociológica, pero sería demasiado larga como para incluirla aquí. Lo bueno es que parece que la masa lo va entendiendo poco a poco, así que es indudable que mejorarán muchas cosas en relación a estos temas. Eso mientras tengamos el nivel de conocimiento suficiente como para entenderlo, claro. Es decir, mientras la educación general básica medianamente exista.

    Saludos.

  10. Don Cuco
    9 octubre, 2012 en 16:35

    Es muy interesante lo que dices y concuerdo casi con todo. Las teorías conspirativas a veces resultan ciertas en el caso de la gripe porcina mexicana hubo un despliegue de publicidad oficial enorme, se veía gente con tapabocas por todos lados sin embargo pocos conocieron victimas reales (con nombre y apellido)

    Hay dos teorías al respecto, la famosa de promover una nueva vacuna, la cual y ase había comprado y pagado y estaba por caducar. La segunda que estaban distrayendo la atención de una crisis político económica. Aquí de nuevo concuerdo con tu ultimo párrafo.

  11. gatameiga
    11 octubre, 2012 en 10:52

    KC, entiendo tu postura pues la comparto. El problema principal es que la gente no entiende la utilidad de la financiación pública en según qué aspectos y no va a luchar por ellos, y menos cuando no son capaces de luchar ni por lo que les beneficia directamente y a corto plazo.
    Estoy tan desengañada con el pueblo español (Y no se cómo serán en otras partes porque no he tenido el placer de viajar mucho, y así a voz de pronto no me gusta juzgar a la población de otros países) que cualquier idea para mejorar este país me parece utópica.
    ¿Hacerles entender que invertir en educación y ciencia es un seguro para el futuro, aunque tengamos que esperar años para verlo?
    ¿Hacerles ver que si quieren una mejor calidad en la sanidad pública y en los medicamentos que utilizan hay que poner mucho de su parte y esforzarse por aprender en vez de creerse cualquier chorrada, amén de tener que hacer un gasto público inicial enorme?
    ¿Cómo, si hasta hace poco gastaban sin pudor un dinero que no sabían ni de dónde venía? ¿Cómo, si no les importaba que su clase política robara porque ellos hacían lo mismo a hacienda o a quien se prestara?

    Tenemos en agua al cuello y todavía hay mucha gente que defiende a tal partido político o a tal otro, cuando queda demostrado que a ninguno en absoluto le importa la ciudadanía.

    Por eso preferiría la opción de Herbert West, sanciones millonarias cada vez que alguien tratara de introducir en el mercado un medicamento fraudulento. De esas que duelen de verdad, incluso a empresas grandes. Más controles y menos manipulación. Algún sistema como el de la revisión por pares, debe haber pero a gran escala para evitar documentos falseados y demás.
    Pero claro, eso también es difícil, por la inversión que requiere.
    Y ya se sabe que últimamente excepto para engrosar el bolsillo de ciertos privilegiados, no hay dinero para nada…

    Por cierto, Herbert, muchas gracias por tu interés 😀 La verdad es que yo también añoraba pasarme por aquí, pero una no tiene dinero para costearse internet cuando vuelve a casa de sus padres por vacaciones y acaba incomunicada por un tiempo.
    Espero que a ti te haya ido bien este tiempo, supongo que ahora coincidiremos más a menudo por el blog.

    Un saludo!

  12. Anónimo
    15 octubre, 2012 en 5:54

    Y digo yo, con el tema de los OMGs y sus efectos sobre la salud y el medio ambiente, los Monsanto y demás multinacionales… ¿no sucederá algo parecido: políticos untados, estudios negativos en el cajón, científicos sometidos a intereses empresariales, revistas engañadas, etc.? Aunque el autor de Bad Science lo deja claro en su libro ( p 331 y ss), yo sé que muchos escépticos 1.0, que se asoman a este y otros blogs, piensan que dudar de las bondades de los OMGs es ejercer de troll ecologista y acientífico. Sin embargo, creo que la industria farmaceutica les está dando la razón. Pues eso: ¡Zas, en toda la boca! que diría Sheldon.

  13. 15 octubre, 2012 en 8:20

    Anónimo, yo también tengo mis reticencias de las maniobras de las grandes corporaciones. No sólo de las farmacéuticas o de las que producen OMGs, sino de otras de las que se habla menos (al menos en la red), como las que producen y distribuyen alimentos, o las que manejan fuentes de energía. Pero para criticar/denunciar con propiedad hay que encontrar pruebas porque de lo contrario se corre el riego de que a uno le pongan la etiqueta de “conspiranoico”.

  14. Anónimo
    15 octubre, 2012 en 18:51

    ¿Cómo? Leyendo artículos científicos? Todos? Los que pasan el filtro de los pares? Fiándome de los Magonia, Naukas, Ciencias y sus Demonios, productos Naturales ¡vaya timo! o Scientias que pululan por la red? ¿Encontrar pruebas de que nos engañan las multinacionales agroquímicas? Pero si somos unos simples currantes perdidos en el mar de la duda y del desconocimiento. Pero si dudan hasta los propios editores de revistas cuando anteponen el conflicto de intereses. Por eso, desde hace años, prefiero caminar con esas dudas “conspiranoicas”, como tu dices, desempeñando ese nicho ecológico de escéptico al cuadrado. Siempre será mejor una hipótesis alternativa razonable que ese mal axioma que asegura que todo o casi lo que nos venden como tecnociencia es bueno para la Humanidad… Si que es bueno, pero para la humanidad de las cuentas corrientes y los dividendos de las empresas.
    Obviamente me refiero a hipótesis plausibles, no a majaderías sin fundamento del tipo gemas medicinales, homeopatías y demás memeces.

  15. 15 octubre, 2012 en 20:08

    Anónimo, en este siglo de ladrones y avariciosos hay que emplear el escépticismo al cuadrado para todo. Pero afortunadamente no todo está podrido, las buenas personas siguen existiendo, y se siguen generando desarrollos tecnocientíficos que son un adelanto para la humanidad. El día que todo se pudra nos extinguiremos y dejaremos en paz al resto de especies. El planeta nos lo agradecerá.

  16. Darìo
    15 octubre, 2012 en 21:52

    Por eso, desde hace años, prefiero caminar con esas dudas “conspiranoicas”, como tu dices, desempeñando ese nicho ecológico de escéptico al cuadrado. Siempre será mejor una hipótesis alternativa razonable que ese mal axioma que asegura que todo o casi lo que nos venden como tecnociencia es bueno para la Humanidad… Si que es bueno, pero para la humanidad de las cuentas corrientes y los dividendos de las empresas.

    Hipòtesis alternativas razonables/i> 😎

    Cuando encuentres alguna, ¿nos la muestras? Digo, finalmemente aquì han pasado muchos alucinados que venden Hipòtesis alternativas razonables/i> que no pasan de ser basura conspiranoica … a la cual tù nos aclaras no seguir aunque seas un escèptico al cuadrado/i> (¿especie nueva?) 😎

    Digo, para que se sepa que hay algo diferente a la ciencia y la racionalidad real, que ve tù a saber quienes seran esos comerciantes que venden tecnociencia a la Humanidad 😎 … y los dividendos de las empresas … ¿te refieres a esa que comercializa la basura homeopàtica y otorga(ba) tìtulos al vapor, y que estan deleznable como aquella que mata con alguno de sus productos y que hasta sus accionistas denuncian, segùn cuentan por ahì?

  17. conel
    16 octubre, 2012 en 1:33

    como lo dice claramente MANUEL dejen de criticar tanto a las farmaceuticas sin pruebas de nada,solo se logra que lo vean como un conspiranoico que no tiene argumentos para acusar supuestas movidas mafiosas de las farmaceuticas y de empresas como MONSANTO que colaboran con la tecnologia transgenica para con suerte eliminar el hambre en el mundo,si no tienen pruebas cientificas serias para decir que las farmaceuticas son unas mafiosas por favor no lo digan, por que solo los hace quedar mal,yo la verdad no creo que todos los medicos del mundo sean unos chupasangre que reciben coimas de las farmaceuticas,eso es solo una paranoia absurda,es lo mismo que esa gente conspiranoica que cree que las vacunas son las que esparcen las enfermedades por el mundo y que segun ellos cuando una enfermedad esta desapareciendo las farmaceuticas lanzan campañas de vacunacion inutiles segun ellos y con supuestos estadiesticas y graficos que salen de quisas donde ellos quieren demostrar que la enfermedad magicamente reaparece por culpa de las vacunas,eso es absurdo,dejen de soñar con conspiraciones que no existen, las farmaceuticas obiamente estan afavor de la salud de todos por que si no fuera asi ellos estarian en la carcel, ¡o tambien cree que las farmaceuticas tambien compran a nuestra justicia?, por favor señores seamos serios.

  18. 16 octubre, 2012 en 7:47

    Conel, el sarcasmo no es lo tuyo.

    PD: Se te ha olvidado poner lo de la vacuna de la gripe A, esa vacuna que iba a matar a un tercio de la humanidad. Bueno, pronto volverás con otro IP y otro alias para recordárnoslo. 😉

  19. Darío
    16 octubre, 2012 en 15:36

    Cuando regreses, Conel, con gusto las clases, que este fino arte del sarcasmo no es para que novatos inútiles lo pierdan 😎 , por muy conspiranoicos que sean, como tú comprenderás 🙄

  20. 24 octubre, 2012 en 15:23

    Gracias por la información. Os he reblogueado, gracias por todos esos días de entretenimiento e información.

    http://desahogoadaro.wordpress.com/2012/10/24/dos-libros-denuncian-estrategias-peligrosas-para-la-salud-por-parte-de-las-grandes-farmaceuticas/

    Saludos.

  21. EOP
    24 octubre, 2012 en 18:59

    Pensar que TODAS las farmacéuticas son una mafia que solo actúa por dinero y que las personas les importan un carajo sí que suena un poco a conspiranóico… pero pensar que no lo es NINGUNA creo que es de ser más inocente que un chupete.

  22. 24 octubre, 2012 en 19:01

    EOP, creo el tema de farmaceúticas se resume en “son gigantescas empresas que compiten con otras gigantescas empresas para conseguir el máximo mercado”. A partir de ahí salen muy buenos guiones de cine, y lo malo es que algunos de esos guiones pueden ser ciertos.

  23. Darìo
    24 octubre, 2012 en 19:36

    y creer que por que tù piensas que una, ninguna o todas la empresas son unas HDLGP abstenièndote de presentar pruebas es un buen argumento, es, me parece, pretender desviar el post y la funciòn de estos dos libros.

  1. 8 octubre, 2012 en 10:06
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: