Inicio > Ciencia > ¿Y eso para qué sirve?

¿Y eso para qué sirve?

22 enero, 2013

¿Y eso para qué sirve? Esa es la pregunta que, forma bastante recurrente, tienen que contestar aquellos investigadores que se dedican a algo que no tiene una aplicación inmediata y obvia. Y lo malo es que no sólo es una pregunta que hace la suegra, es una pregunta que muchas veces hacen quienes tienen que financiar la investigación. ¿Para qué sirve la ciencia básica? ¿La que no consiste en construir una máquina más potente o un nuevo medicamento? ¿De qué sirve calcular la masa de un agujero negro o qué ocurrió en los primeros microsegundos del Big Bang?
La Historia de la Ciencia está plagada de investigaciones y descubrimientos sin utilidad ninguna… en ese momento. Pero una vez realizado un descubrimiento, abrió la puerta a avances que no se podían ni imaginar en su momento. A veces eso ocurrió enseguida. Otras tardaron siglos. Cuando la Naturaleza nos da una llave, uno nunca sabe qué puede haber tras la puerta que abre.

.

Pues no eres tan primo

.

Las matemáticas han sido tradicionalmente consideradas como el prototipo de ciencia “pura”. Todo está en la cabeza del matemático y todo se puede hacer (teóricamente) con papel, lápiz y neuronas. Y dentro de las matemáticas, la teoría de números era el paradigma de pureza, el conocimiento por el conocimiento. Una parte fundamental de esta rama es el estudio de los números primos. Un número primo es un número entero que sólo puede dividirse por uno y por sí mismo. El por qué existen, cuáles son sus características y cómo se distribuyen los números primos es algo que ha fascinado a generaciones de matemáticos durante siglos. Los números primos ejercían una fascinación especial entre los antiguos filósofos griegos, aunque hay evidencia de su conocimiento incluso hace 20.000 años. Y su utilidad era… totalmente nula. Los números primos han sido estudiados durante siglos sin ningún otro motivo que el placer de conocer.
Sin embargo, en los años 1970, como consecuencia del aumento de la capacidad de cálculo de los ordenadores, que permitió romper sistemas de criptografía hasta entonces seguros, surgió la necesidad de crear nuevos sistemas de codificación. Y una de las soluciones más útiles y versátiles vino, precisamente, de los números primos. En los sistemas de cifrado de clave pública se usa el hecho de que, si un número es el producto de dos primos lo bastante grandes, no existe ningún método capaz de encontrar dichos números primos en un tiempo razonable.

.

¿Te gustan los guisantes?

.

Aparte de su falta de utilidad (en ese momento), el ahora famoso experimento de los guisantes de Mendel debe haber sido uno de los más tediosos. Mendel se dedicó a plantar y estudiar alrededor de 29.000 plantas de guisantes. No sólo las plantaba, sino que se encargaba de polinizarlas en función de si los guisantes eran verdes o amarillas, lisas o rugosas, para asegurarse de saber qué plantas eran las progenitoras de qué plantas. El resultado, mostrando que la característica “color” se transmitía de forma independiente de la “rugosidad”, y que unos caracteres eran dominantes sobre otros, etc. apenas tuvo difusión, y el trabajo de Mendel apenas fue citado tres veces en los siguientes 35 años y no fue sino hasta el siglo XX que la importancia de su trabajo fue reconocida y se considera el comienzo de la genética moderna, que tantas aplicaciones tiene hoy en día.

,

¿De qué color es un cuerpo negro?

.

A finales del siglo XIX la física parecía estar a punto de descubrir todas las leyes naturales y llegar a una comprensión total del mundo que nos rodea. Sólo faltaban por resolver un par de problemas de escasa importancia. Uno de ellos era el espectro del cuerpo negro.
Todos los objetos se encuentran a una determinada temperatura por encima del cero absoluto. Esto hace que los átomos o moléculas que los componen vibren y emitan radiación. La distribución que tiene esta radiación (su espectro) viene determinada por la temperatura a la que se encuentra. Sin embargo la radiación que recibimos es una mezcla de esta radiación de emisión, la radiación que refleja y la que transmite. Un cuerpo negro es un cuerpo ideal que no refleja ni transmite ningún tipo de radiación. Todo lo que le llega, lo absorbe. De esta manera, la única radiación que recibimos es la debida a su temperatura. Curiosamente, aunque se llama cuerpo negro, no es de color negro. Su color depende de la temperatura a la que se encuentra.
Cuando se intentó describir la radiación que emite un cuerpo negro, el resultado teórico era absurdo y además no coincidía con las medidas experimentales. Aunque la verdad es que tampoco es que pareciera un problema con una utilidad impresionante. Sin embargo, cuando el problema fue finalmente resuelto por Planck en 1900, las implicaciones fueron tan tremendas que marcaron un antes y un después. Había nacido la Mecánica Cuántica.

.

Si supiéramos lo que hacemos

.

Estos son sólo tres ejemplos de cómo un conocimiento aparentemente inútil acaba teniendo una influencia fundamental en nuestras vidas. ¿Para qué sirve el conocimiento? En el peor de los casos, nos permite comprender algo más, una pieza más de un enorme rompecabezas. Normalmente, cambia nuestras vidas, o las de nuestros hijos o nietos, de una manera que nadie podría haber imaginado. Esa es la belleza de la investigación, por mucha imaginación que tengas, la Naturaleza siempre te sorprenderá. Como decía Einstein, “Si supiéramos lo que estamos haciendo, lo que estamos haciendo no se llamaría investigación”.

.

Entradas relacionadas:


Categorías:Ciencia Etiquetas:
  1. 22 enero, 2013 en 2:14

    Encantado de leer una entrada sobre este tema que considero un importante punto débil, por así llamarlo, de la investigación actual [junto a la escasa financiación y a magufadas varias]. La ciencia por la ciencia, el conocimiento por el propio conocimiento son a la vez inútiles y esenciales. Aún sin tener aplicabilidad directa son la raíz del conocimiento humano, la expresión práctica de la curiosidad y en definitiva, lo que mueve el avance de una sociedad. Creo que la investigación se torna más y más práctica, sobre todo con los problemas “económicos” que nos rodean en la actualidad, dejando en segundo lugar la investiación básica, lo cual es sin duda alguna contraproducente.
    Un placer!

  2. 22 enero, 2013 en 2:36

    Que le pregunten a Tycho Brahe lo que es tirarse una vida recopilando datos fundamentales para el entendimiento del universo sin entenderlos completamente…

    Sun salud☼.

    PS: Un año más, recomiendo la serie de documentales “The Story of Science: Power, Proof and Passion”.

  3. 22 enero, 2013 en 8:20

    No conocía ese documental. Lo apunto a la lista. Gracias, David.

  4. Manueldáctilo
    22 enero, 2013 en 15:17

    ¿Y el futbol…para que sirve realmente?

  5. Químico
    22 enero, 2013 en 15:36

    Otro ejemplo que me gusta mucho de “si supieramos lo que hacemos…” podría verse en el origen del internacional “pos-it”, que buscando un superpegamento obtuvieron un pegamento de baja “pegajosidad” al cual no le vieron aplicaciones EN EL MOMENTO. Esta claro que no es un ejemplo tan bueno como los que Javi ha comentado en esta excepcional entrada, sin embargo, es un ejemplo muy visual. El “post-it” sin miedo a equivocarme todos los hemos usado por ser un producto muy util.
    Podeis leer la historia del post-it, por ejemplo, en esta página:
    http://www.fayerwayer.com/2011/03/el-origen-de-el-post-it/
    ¡Enhorabuena por esta gran entrada!

  6. 22 enero, 2013 en 16:43

    Para mí el caso más llamativo siempre ha sido el de van Leeuwenhoek que nos abrió todo el mundo de la microbiología y todas sus posteriores aplicaciones sanitarias. http://diario-de-un-ateo.blogspot.com.es/2012/11/para-que-sirve-la-ciencia.html

  7. 22 enero, 2013 en 16:52

    Efectivamente, @Chopa. Un gran defecto que le veo al mundo de la ciencia (o mas bien a su sistema de financiacion) es que, para conseguir financiacion, en el 99% de los casos se tiene que exponer que utilidad puede tener ese proyecto. Eso, si estas en una rama mas o menos aplicada no es problema, pero para alguien que investigue ciencia basica, limita mucho.
    @Ateo:
    Ya ves, un millonario excentrico al que le gustaba buscar bichitos pequeños… Y mira para lo que sirvio.
    @Quimico:
    Bueno, tu ejemplo, mas que de investigacion sin utilidad evidente, entraria dentro de la categoria de investigaciones fallidas que resultaron mejor que si no hubieran fallado. Mira, es una muy buena idea para otra entrada. Muchas gracias.

  8. Herbert West
    22 enero, 2013 en 18:09

    Gran entrada Javi,

    A mi me encanta la ciencia básica, cuando leo algún resultado por ahí. Y por el simple hecho de saber, no necesito utilidades prácticas. Que le vamos a hacer, soy así.

    Ateo, has nombrado a uno de mis “héroes” que demuestra la utilidad de la ciencia básica y que la ciencia está abierta a los resultados de cualquiera. Vale que al principio muchos se lo tomaron a guasa pero al final lo que hay es lo que hay.

  9. 22 enero, 2013 en 18:24

    Químico :
    Otro ejemplo que me gusta mucho de “si supieramos lo que hacemos…” podría verse en el origen del internacional “pos-it”, que buscando un superpegamento obtuvieron un pegamento de baja “pegajosidad” al cual no le vieron aplicaciones EN EL MOMENTO. Esta claro que no es un ejemplo tan bueno como los que Javi ha comentado en esta excepcional entrada, sin embargo, es un ejemplo muy visual. El “post-it” sin miedo a equivocarme todos los hemos usado por ser un producto muy util.
    Podeis leer la historia del post-it, por ejemplo, en esta página:
    http://www.fayerwayer.com/2011/03/el-origen-de-el-post-it/
    ¡Enhorabuena por esta gran entrada!

    Otro ejemplo paradigmático es el del descubrimiento del Superglue (cianoacrilatos) por el químico Harry Wesley Coover en 1942. Lo que mucha gente ignora es que el superglue se usó como sutura en heridas durante la guerra de vietnam contribuyendo a salvar muchas vidas.

    http://plumasyalquitran.blogspot.com.es/2011/03/harry-wesley-coover.html

  10. 22 enero, 2013 en 18:26

    Muy Buen artículo…

  11. Blueoriol
    22 enero, 2013 en 19:04

    Lo cierto es que, si coges todos esos caso concretos en que alguien pregunta -¿eso para que sirve? y los resumes en una sola pregunta, al final, esa pregunta es:

    ¿Para que sirve el conocimiento?

    En fin, el que no le vea utilidad, que mire mejor.

  12. 22 enero, 2013 en 19:25

    Lo que demuestra la historia de la ciencia (y es el motivo por el cual debería ser obligatoria una asignatura específica, sobre todo para gobernantes) es que todo conocimiento cientifico acaba teniendo una aplicación práctica. Lo que pasa es que unas veces tal y como le dijo Faraday al ministro de Finanzas británico con su famosa frase “Algún día, señor, cobrará impuestos por esto” hay una visión más o menos clara de esa aplicación, mientras que en otros casos (la mayoría) deben pasar décadas hasta que genera riqueza.

  13. 22 enero, 2013 en 21:05

    @Ateo, has dado con uno de los puntos clave. ¿Qué político va a fomentar algo que dará beneficios a 20, 30 o 100 años, cuando puede que estén gobernando “los otros”?

  14. Xurxo Xabaril
  15. J.M.
    22 enero, 2013 en 23:50

    Otro que se estrena con nota! Muy buen artículo, Javi. Recuerdo cuando fui a mi primer congreso, que se celebró en una especie de politécnica extranjera, donde todo dios trabajaba en entomología aplicada. Yo, todo contento, llevaba el ciclo biológico descrito por primera vez de una especie de escarabajo que vive en las praderas alpinizadas del Sistema Central. El primer comentario que recibí, la primera vez que un desconocido veía y hablaba de mi trabajo, fue un pavo que me preguntó “y esto, ¿para que sirve?”. La verdad es que me quedé más cortado que la toalla de Freddy Krugger.

  16. Juan de terzas
    23 enero, 2013 en 0:46

    Joer….. los nuevos están que se salen. ¡¡que maravilla de artículo!!

    Durante toda mi vida adulta no ha habido un solo día en que alguien me haya dicho que para qué me sirve estar siempre queriendo saber el por qué todo lo que me rodea…. y siempre respondo lo mismo: “De momento, para nada. Pero el caso es que todo cuanto voy aprendiendo, antes o después, para algo me valdrá y, como mínimo, me sirve para calmar la ansiedad de no saber por qué”.

    Ya conocemos, mas o menos, qué pasó unos pocos microsegundos después del Big Bang, y hay quien dice que conocer el segundo cero o el segundo anterior al Big Bang no hará que cambie nuestro conocimiento de las leyes físicas que gobiernan nuestro universo, por tanto no sirve para nada conocer el instante de antes….. ¡¡¡¡¡¡pero yo quiero saberlo!!!!! y no hace falta mas motivo que el querer saber frente al querer creer para gastar cuanto sea necesario en investigación básica. PRIMERO CONOCER Y DESPUÉS YA VEREMOS PARA QUE SIRVE.

    He leído mas veces la biblía que la mayoría de los cristianos y siempre me pasa lo mismo cuando llego al capítulo 21 del evangelio de juan, versículo 20 y siguientes donde el apóstol Tomas le dice a sus colega que “hasta que no le vea con mis ojos y meta el dedo en la llaga no creeré”… siempre me pillo un rebote impresionante cuando Cristo le dice a Tomás aquello de que “porque me has visto has creido, benditos os que sin ver creen”… Llego a ser yo el apóstol Tomas y, ¡vamos!, le doy unas collejas al Cristo ese de las narices y le digo: “¡pero tú, cacho animal!, ¿pretendes que me crea, por que tu lo vales y sin que me des ninguna prueba, lo que a tí te salga de las napias?”…. Este bíblico cabreo es el que me ha convencido de que, cuando menos, todo lo que invirtamos en investigación básica sirve para SABER Y NO TENER QUE CREER.

  17. Julio
    23 enero, 2013 en 3:52

    Hay que separar la paja del grano. Sólo un 1% de los que se ha descubierto por descubrir, inventado por inventar o pensado por pensar tuvo una utilidad en los últimos decenios.
    Pero está bien, de alguna manera hay que matar el tiempo ocioso y que por lo menos si no hay más remedio, pues que sea elaborando ideas.

  18. 23 enero, 2013 en 4:21

    De este tema hablé hace tiempo en mi blog (http://curiosidadcientifica.wordpress.com/2012/03/02/la-utilidad-de-las-matematicas-y-de-la-investigacion/) y como caso paradigmático yo comenté el de la electricidad. Algo considerado como una “curiosidad inútil”, amén de que el trabajo de Maxwell era en su momento de una abstracción teórica total, sin aplicación… y sin embargo, de ello depende ahora casi toda nuestra tecnología. Para quién le inetrese la historia en detalle dejo el link 🙂 (http://curiosidadcientifica.wordpress.com/2009/02/25/109/).

    Un saludo.

  19. J.M.
    23 enero, 2013 en 8:19

    Julio :

    Hay que separar la paja del grano. Sólo un 1% de los que se ha descubierto por descubrir, inventado por inventar o pensado por pensar tuvo una utilidad en los últimos decenios.

    ¿Estás seguro de que ese dato es correcto?

  20. 23 enero, 2013 en 10:06

    @J.M., muy bueno. Solo me queda la duda, ¿entomologia aplicada? Aparte del control de plagas, no se me ocurren muchas mas aplicaciones. ¿Y eso para que sirve? :p

  21. 23 enero, 2013 en 10:08

    Hay que separar la paja del grano. Sólo un 1% de los que se ha descubierto por descubrir, inventado por inventar o pensado por pensar tuvo una utilidad en los últimos decenios.

    ¿De donde sacas ese numero?

  22. 23 enero, 2013 en 11:07

    Javi :

    Hay que separar la paja del grano. Sólo un 1% de los que se ha descubierto por descubrir, inventado por inventar o pensado por pensar tuvo una utilidad en los últimos decenios.

    ¿De donde sacas ese numero?

    Del 1% de cerebro que usa?

    Sun salud☼.

  23. Blueoriol
    23 enero, 2013 en 14:35

    Julio :
    Hay que separar la paja del grano. Sólo un 1% de los que se ha descubierto por descubrir, inventado por inventar o pensado por pensar tuvo una utilidad en los últimos decenios.
    Pero está bien, de alguna manera hay que matar el tiempo ocioso y que por lo menos si no hay más remedio, pues que sea elaborando ideas.

    1- Ese porcentaje esta deducido en base a la Ley Loreal.
    2- Esas abstracciones de mierda no sirven para nada. Haz el favor de especificar: ¿Cuales son esos descubrimientos,inventos o pensamientos que se han hecho y que no tienen utilidad?
    3- Porque tal como està tu comentario es tirar la piedra y esconder la mano. Contradices el articulo pero no das ni un argumento que respalde tu opinión.

  24. Juan de terzas
    23 enero, 2013 en 23:47

    “¿entomologia aplicada?”. Otro uso conocido de la entomología es en análisis forenses para determinar el tiempo trascurrido desde el óbito. Otro mas es la tecnología de la aviación, y hay mas, sin duda.

  25. 24 enero, 2013 en 0:46

    Y lo malo es que no sólo es una pregunta que hace la suegra

    Qué bueno saber que no es solamente la mía XD. Muy buena entrada.

  26. Juan de terzas
    25 enero, 2013 en 0:00

    Pregunta Blueriol: “¿Cuales son esos descubrimientos,inventos o pensamientos que se han hecho y que no tienen utilidad?”

    he aquí una pequeña lista de descubrimientos o inventos inútiles:

    1º la tele.
    2º el cultivo de las acelgas
    3º los poemas de mario benedetti
    4º el corán, la toráh, los viejos y nuevos testamentos, y otros libros de cuentos.
    5º la cadena del water del lavabo de chicos.
    6º la papelera para las compresas del lavabo de chicas.
    7º el arroz tres delicias con cerdo agridulce.
    8º los libros de autoayuda.
    9º la luz ambar de los semáforos
    10º la previsión meteorológica.
    11º el día de san valentín
    12º las hamburguesas de tofú.
    13º las listas de espera.

  27. Herbert West
    25 enero, 2013 en 8:39

    Juan.

    Acabas de perder muchos puntos diciendo lo de las acelgas.

    Esta ofensa no quedará impune.

    No es una amenaza, es un aviso para que no te sorprendas en su momento. :S

  28. 25 enero, 2013 en 10:15

    Te dejas los libros de Dan Brown y E.L. James… a lo mejor te encuentras con su coleccion en tu buzon de correo y tampoco es una amenaza… es una advertencia, que lo sepas.

    Sun salud☼.

  29. 25 enero, 2013 en 10:30

    Juan de terzas :

    “¿entomologia aplicada?”. Otro uso conocido de la entomología es en análisis forenses para determinar el tiempo trascurrido desde el óbito. Otro mas es la tecnología de la aviación, y hay mas, sin duda.

    Mira que estar harto de ver CSI y no haber caido en eso…

  30. Juan de terzas
    27 enero, 2013 en 23:50

    ¡no puedo retirar lo de las acelgas…! ellas pueblan mis pesadillas de sin sabor! Creo que prefiero ver 5 horas seguidas de “cuarto milenio” a oler una simple acelga.

  31. 11 octubre, 2013 en 10:39

    Os dejo un pequeño ensayo sobre la importancia de la ciencia básica. En él se propone un pequeño juego: http://liberandopresion.wordpress.com/2013/10/11/apostamos-solo-por-la-ciencia-aplicada/

  1. 22 enero, 2013 en 1:08
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: