Inicio > Biología evolutiva, Ciencia, Geología > “Pruebas” a favor y Evidencias en contra del Diluvio (I)

“Pruebas” a favor y Evidencias en contra del Diluvio (I)

18 marzo, 2013

1Autor: Alaksandu

Geodinámica Externa Creacionista

La Geodinámica es una rama de la Geología, que trata de los agentes o fuerzas que intervienen en los procesos dinámicos de la Tierra. Se subdivide en: Geodinámica interna o de procesos endógenos y
Geodinámica externa o de procesos exógenos.

1. Las “pruebas” citadas en apoyo de un diluvio global:

Los geólogos del diluvio, basan su creencia en un Diluvio Universal, relativamente reciente en varias líneas de aparente evidencia. Pero, obviamente, ninguno de estas pruebas es suficiente para probar que un diluvio global ocurrió. Sin embargo, los geólogos de la inundación siguen sosteniendo que un diluvio global es la explicación más razonable y parsimoniosa para explicar la estructura externa e interna de la Tierra.

A. Las rocas sedimentarias

Las rocas sedimentarias son aquellas que se forman por la destrucción de rocas preexistentes, sometidas a procesos físicos (disgregación mecánica) y químicos (descomposición química), y posterior compactación y cementación (diagénesis), por diferentes medios de transporte (aire, agua, hielo) dando lugar a materiales más o menos consolidados. Pueden formarse a las orillas de los ríos, en el fondo de barrancos, valles, lagos, mares, y en las desembocaduras de los ríos. Se hallan dispuestas formando capas o estratos.

Aunque sólo el 8% de las rocas de la Tierra son sedimentarias, del 75-80% de los depósitos de la superficie de la Tierra, con excepción de los eruptivos (de origen interno) está cubierta de rocas sedimentarias, formando una cobertura sedimentaria sobre un zócalo formado por rocas ígneas y, en menor medida, metamórficas, de la corteza terrestre. Es decir, que tienen un origen frecuentemente acuoso. Por lo tanto, los geólogos creacionistas señalan que, hay pruebas irrefutables de que al menos el 75% de la superficie de la Tierra fue cubierta una vez por el agua.

a) Capas de sedimentos depositados rápidamente distribuidas en vastas zonas:

Para los geólogos creacionistas de “AiG”, y los Adventistas del 7º Día, cómo el zoólogo creacionista Ariel A. Roth, -director de “Origins” y ex director del “Geoscience Research Institute” (GRI)-en un acontecimiento como el Diluvio Universal esperaríamos encontrarnos con depósitos sedimentarios extensos, y nos encontramos con capas de roca que se pueden remontar hasta el final en todos los continentes, incluso entre continentes, con las características físicas de los estratos los que fueron depositados rápidamente. Por ejemplo, la piedra arenisca y piedra caliza de Tapeats Redwall del Gran Cañón la que se puede rastrear a través de todo Estados Unidos, hasta Canadá, e incluso a través del Océano Atlántico a Inglaterra. La creta o caliza de Creta de Inglaterra (los blancos acantilados de Dover), del Cretácico Superior de Europa Occidental, se puede rastrear a través de Europa en el Medio Oriente y también se encuentran en el medio oeste de los Estados Unidos y en el oeste de Australia.

Las inclinadas pendientes de capas dentro de la piedra arenisca de Coconino del Gran Cañón son el testimonio –según los creacionistas- de 10.000 km3 de arena que se depositaron por corrientes de agua enormes en cuestión de días. Además de, las rocas con espesores de 30 m o menos del Pérmico de Canadá; la capa de 1m que se encuentra en la cadena alpina de Europa; la formación Dakota, en el oeste de los EEUU, con un espesor promedio de 30 m y que cubre unos 815.000 km²; el miembro Shinarump de conglomerado y arenisca gruesa del Triásico superior con madera petrificada, de la formación Chinle en el sudoeste de los EEUU tiene un espesor de 30 m y se extiende sobre casi unos 250.000 km²; el grupo rojizo Chinle, de la misma formación, cubre unos 800.000 km²; la formación Morrison que pertenece al Jurásico superior y que contiene dinosaurios de los EEUU, se extiende sobre 1.500.000 km² desde Nuevo México, al Sur, hasta Canadá y desde Idaho, al oeste, hasta Nebraska, y su espesor promedio es de unos 100 m.

Cañón del Colorado

Cañón del Colorado

b) Sedimentos transportados a largas distancias:

Según, los creacionistas de AiG, encontramos que los sedimentos en las amplias capas de roca, tuvieron que ser depositados rápidamente, erosionados desde fuentes distantes y llevados a grandes distancias por el rápido movimiento del agua. Por ejemplo, la arena de la piedra arenisca de Coconino del Grand Canyon (Arizona) tuvo que ser erosionado y transportado desde la parte norte de lo que hoy es Estados Unidos y Canadá. Además, los indicadores actuales de agua (como las marcas de ondulación) se conservan en capas de rocas demostrando que para corrientes de agua de “300 millones de años” estaban constantemente fluyendo del noreste al sudoeste a través de toda Norte y América del Sur, que, por supuesto, sólo es posible en las últimas semanas durante una inundación global. Para Ariel Roth, el descubrimiento del predominio de una direccionalidad de las corrientes de agua en gran parte del Fanerozoico de Norteamérica fortalece el concepto de un diluvio global.

c) Ninguna erosión entre los estratos:

La mayoría de las rocas sedimentarias se superponen, formando líneas bien definidas, a profundidades que varían. Según los creacionistas, la nitidez de las líneas implica la rápida deposición y litificación.
Para los geólogos diluvistas, sí las capas sedimentarias fueron depositados durante milenios, habrían experimentado mezcla. En opinión de los de AiG, encontramos evidencia de erosión rápida, o incluso de ninguna erosión, entre las capas de roca. El piso, de borde de cuchillo en los límites entre capas de roca nos indica una deposición continua de una capa tras otra, sin tiempo para la erosión. Aducen, por ejemplo, que no hay evidencia de ningunos “desaparecidos” millones de años (por la erosión) en la frontera plana entre las dos conocidas capas de Grand Canyon-la piedra arenisca de Coconino y la Formación Ermitaño-. Otro ejemplo de los límites de planos en el Grand Canyon es la piedra caliza Redwall que tiene 400-800 pies (120-240 m) de espesor, y que se depositó hace 340 millones de años, durante la Era Paleozoica. Se compone de espesas camas, oscuras, marrón, gris-azuladas, calizas y dolomitas con nódulos de sílex blanco mezclados adentro. La piedra caliza Redwall se depositó en un ambiente de poca profundidad en alta mar, que se estableció en un mar poco profundo, con retrocesos, tropical cerca del ecuador durante 40 millones de años en el Misisipiense (Carbonífero Inferior) temprano a medio. Una gran variedad de vida marina fosilizada se conserva dentro de la formación, incluidos braquiópodos, crinoideos, briozoos, corales cuerno, nautiloideos y esponjas, junto con los demás organismos marinos, como trilobites grandes y complejos.

Según Ariel Roth, la falta de erosión entre los Hiatos Planos sugiere que las capas sedimentarias fueron depositadas en forma rápida, en donde no había periodos extensos entre ellas, y es consistente con el Diluvio Universal, siendo, un testimonio de un “pasado diferente del presente”.

d) Capas sedimentarias puras:

Muchos estratos de roca son puros – por ejemplo, la St. Peter Sandstone, que cubre 500.000 millas cuadradas (1.295.000 km²) de los Estados Unidos, en el este de Missouri, la roca se compone de arena de cuarzo, es decir, 99,44% de sílice. Es una formación del Ordovícico en la etapa Chazyan de la serie Champlainian. Esta piedra arenisca se originó como una sábana de arena en el agua clara, poco profundas cerca de la orilla de un mar Paleozoico y consta de fina a mediana y bien redondeados granos de cuarzo con superficies afiladas. La extensión de la formación se extiende de norte a sur de Minnesota a Missouri y este-oeste de Illinois en Nebraska y Dakota del Sur. La formación fue nombrada por Owen (1847), después del río Minnesota, entonces conocido como el río San Pedro. La localidad tipo se encuentra en la confluencia de los ríos Mississippi y Minnesota cerca de Fort Snelling, Minnesota.

Para los creacionistas, mientras que los científicos uniformistas proponen que fue depositado en la orilla de un mar, lo que no puede explicar, cómo se quedó tan pura si se fue depositando durante un largo período de tiempo. Pero, para los geólogos de la inundación, los procesos de clasificación de licuefacción, en consonancia con una inundación global, pueden dar tal explicación.

e) Muchos estratos establecidos en rápida sucesión:

Las rocas no se suelen doblar, y se rompen porque son duras y quebradizas. Pero en muchos lugares encontramos secuencias enteras de estratos que fueron curvadas sin agrietarse, lo que indica –según los creacionistas- que todas las capas de roca fueron depositadas rápidamente y se plegaron mientras aún estaban húmedos y flexibles, antes del endurecimiento final. Por ejemplo, la piedra arenisca Tapeats en Gran Cañón se dobla en un ángulo recto (90°), sin evidencia de ruptura. Sin embargo, este plegamiento sólo pudo haber ocurrido después de que el resto de las capas se habían depositado, supuestamente hace más de “480 millones de años”, mientras que la piedra arenisca Tapeats permaneció húmeda y flexible. En realidad, la piedra arenisca Tapeats se posó sobre las Unidades de Basamento Vishnu, después de una discordancia erosiva, la discordancia Grande, de 1.000 millones de años, el Grupo Unkar de las rocas del basamento están también en una discordancia angular, que es una secuencia de 8-miembros inclinados a 45º.

B. Los Cañones:

a) Los cañones submarinos
Los cañones se pueden encontrar en el mar al final de muchos ríos principales del mundo, entre ellos el Congo, el Amazonas, Ganges, y Hudson. Se extienden por miles de kilómetros bajo el agua, miles de metros bajo el mar, son más profundos que el Gran Cañón en algunos lugares, y según los creacionistas, aunque no es bien entendido por la comunidad científica dominante, generalmente se entiende que han desarrollado cuando los niveles del mar eran significativamente inferiores al actual. Los geólogos de la inundación argumentan que en el Diluvio Universal los continentes se dividieron y al bajar la inundación, los ríos principales drenaron en los nuevos continentes, y el agua fluyó en las nuevas zonas bajas, que se llenarían para convertirse en los mares, dejando los sedimentos que se sequen de su estado licuificado.

b) Los cañones terrestres

Como explicación de los grandes cañones terrestres, como el Grand Canyon, que es una escarpada garganta excavada por el río Colorado en el norte de Arizona (EEUU), los geólogos creacionistas señalan las inundaciones de lodo catastrófico caliente que se deslizaron durante la erupción del Mount St. Helens, que es un estratovolcán activo ubicado en el condado de Skamania (Washington, EEUU), que en 1980 talló un cañón de 140 pies (42,67 m) de profundidad y 17 millas (27,35 Km) de largo en solo 1 día. Dónde, sólo un arroyo delgado permanece en el fondo de la barranca en la actualidad, la que según dicen los creacionistas, probablemente sería interpretada como si la hubiese escavado el cañón “durante millones de años”, si no se conociera de primera mano que el cañón fue tallado en un solo día.

2. Las pruebas en contra de un diluvio global:

Explicación de los estratos geológicos

La columna geológica y el registro fósil son utilizadas como piezas claves de evidencia en la explicación científica moderna del desarrollo y la evolución de la vida en la Tierra, así como un medio para establecer la edad de la misma. Los Creacionistas de Tierra Joven, como Morris y Whitcomb en su libro “The Genesis Flood: The Biblical Record and its Scientific Implications” (1961), niegan que el registro fósil en la columna geológica represente la evolución de la vida en la tierra durante millones de años. Debido a que, según ellos, la edad de los fósiles depende de la cantidad de tiempo que se le atribuye a la columna geológica, a la que los creacionistas, le adjudican que se depositó en alrededor de 1 año. Algunos geólogos creacionistas disputan el ensamblado de la columna geológica global a partir de fósiles índice o característicos, que es la especie fósil que caracteriza a un horizonte específico por su abundancia, aunque, no restringida en el tiempo, y que se utilizan para vincular los estratos aislados geográficamente a otros estratos a través del mapa (correlación bioestratigráfica). Los fósiles son, a menudo, datados por su proximidad a los estratos que contienen fósiles índice, cuya edad ha sido determinada por su ubicación en la columna geológica. Oard y Reed (2006) dicen que la identificación de los fósiles como fósiles índice ha sido muy propensa a errores que se utilizaron de forma poco fiable para que las correlaciones, o hasta la fecha, de los estratos locales utilizando para montar la escala geológica.

Los geólogos del Diluvio han propuesto varias hipótesis para conciliar la secuencia de fósiles que están de manifiesto en la Columna Bioestratigráfica con el relato literal del diluvio de Noé en la Biblia. Whitcomb y Morris propusieron tres posibles factores. Uno de ellos es el Hidrológico, en el que la relativa flotabilidad de los restos basada en la forma de los organismos y en las densidades determino la secuencia en la que sus restos se depositaron en el fondo de las aguas del diluvio. El segundo factor que proponían era el Ecológico, lo que sugiere que los organismos vivos en el fondo del océano, sucumbieron primero en el diluvio y los que viven en las altitudes más altas después. El tercer factor fue el anatómico y de comportamiento, por lo que la secuencia ordenada en la columna de los fósiles sería el resultado de las respuestas muy diferentes a la crecida de las aguas entre los diferentes tipos de organismos, debido a su movilidad y hábitats originales. En un escenario de propuestas por Morris, los restos de la vida marina fueron los primeros en asentarse en el fondo, seguido por el más lento de los reptiles de tierras bajas, y culminando con el hombre cuya inteligencia superior y su capacidad para huir les permitió llegar a las elevaciones más altas antes de que fueran superados por las aguas del diluvio (Gould, 1984).

Algunos creacionistas creen que los depósitos de petróleo y el carbón se formaron rápidamente en las capas sedimentarias de los volcanes o en las aguas de inundación de los bosques en llanuras y fueron enterrados entre los escombros. Ellos creen que la vegetación descompuesta originó rápidamente el petróleo o el carbón debido al calor de las aguas subterráneas, que se desataron desde la Tierra durante el Diluvio o por las altas temperaturas creadas por la compresión de los restos por el agua y los sedimentos (Snelling, 2006).

Los creacionistas siguen buscando pruebas en el mundo natural, que ellos consideran, que es consistente con las descripciones anteriores, como evidencia de la formación rápida. Por ejemplo, ha habido demandas de las marcas de las gotas de lluvia y las ondulaciones del agua en los bordes de la capa, a veces asociados con las huellas fosilizados de hombres y dinosaurios caminando juntos. La evidencia de las huellas ha sido desacreditada por los científicos y algunas han demostrado ser falsas (Schadewald, 1986; Kuban, 1996).

La Erosión del Gran Cañón y las discontinuidades estratigráficas

La erosión, que es una fase del proceso de denudación que comprende el desgaste de la superficie terrestre mediante la acción mecánica de los materiales detríticos transportados. Es un proceso lento en geología convencional – a menos que la roca sea suave y el clima particularmente riguroso, pero estos casos son excepciones periféricas-. Todo esto es debido a la dureza de la roca y el hecho de que podamos observar la tasa que se erosiona bajo la lluvia en la actualidad. La idea que los diluvistas proponen que, a pesar de esto, todas las características de la erosión se pueden explicar por el Diluvio Universal. Esto se aplica igualmente a las rocas que se erosionan fácilmente, como a las rocas que no -una propuesta que, obviamente, va en contra de la ciencia y el sentido común-. Los altos niveles de erosión que se ven en formaciones de roca dura las atribuyeron a la velocidad de las aguas de la gran inundación. De hecho, el agua a tanta velocidad puede ser muy poderosa y los chorros de las aguas de corte pueden cortar a través de objetos con alta eficiencia. Sin embargo, el Gran Cañón, por ejemplo, no es una pequeña placa para ser golpeada con una precisión sub-milímetrica por un chorro de agua de una Cortadora de acero mediante chorro de agua a presión, que viaja a una velocidad de 750 millas por hora (118 km/h). Incluso en una inundación de proporciones mundiales, el agua no pudiera viajar lo suficientemente rápido (sólo puede trabajar bajo la gravedad) y la roca no es simplemente lo suficientemente suave como para formarse en cualquier cosa, a menos que la erosión dure millones de años.

En segundo lugar, la erosión debida a la inundación es incompatible con la sedimentación de las rocas que pretenden explicar con la inundación mundial. Un diluvio global, que explique tanto la sedimentación como la erosión masiva, provocaría ambos procesos simultáneamente. No es posible depositar más sedimento al mismo ritmo en que la erosión lo elimina-por lo tanto, donde la erosión ha revelado las capas de sedimentación, éstas no deberían existir-.

Monte Santa Helena

Monte Santa Helena

En el modelo de Austin (1994) las rocas sedimentarias del Gran Cañón eran depositados durante la primera parte del año de la inundación, después de ser grabados en un cañón por el retroceso de las aguas. El modelo requiere un nuevo depósito de rocas para convertirse en lo suficientemente fuerte, en unos pocos meses después de la deposición, modelando kilómetros de altos acantilados en violación de todos los cálculos razonables de la hidrología, mecánica de suelos, y la resistencia de los materiales. Algunos tipos de roca, por ejemplo, algunas calizas, se litificarían poco después de la deposición, pero la mayoría de las areniscas y lutitas requieren de una gran pérdida de agua, la compactación, y/o cementación química para convertirse en una roca sólida, los que, son procesos que involucran cantidades significativas de tiempo geológico. Esto es especialmente cierto para los lodos de grano muy fino en el que baja permeabilidad hace casi imposible la deshidratación completa en un período corto de tiempo. La carga sencilla de otros materiales en la parte superior no es suficiente, el agua atrapada en el lodo podría causar licuefacción repentina de toda la masa, un fenómeno conocido por los ingenieros hidráulicos como el “sudden draw down condition”. El drenaje rápido comúnmente resulta en el colapso de los bancos más empinados, las cortadas y las subidas de los ríos disminuyen. Las lutitas del joven modelo del Grand Canyon deberían haberse comportado de la misma manera pero se habrían derrumbado incluso con más facilidad que los bancos del canal del río considerando las alturas de los acantilados del Grand Canyon que se miden en metros, y en miles de metros.

Cuando observamos los estratos rocosos que han sido depositados sin interrupción, decimos que son concordantes, y que representan un período de sedimentación continuo. Muchas zonas exhiben estratos concordantes que representan ciertos lapsos del tiempo geológico; cuando un estrato se ha depositado sobre la superficie no denudada, de otro, se dice que ambos estratos son concordantes, pero, cuando un estrato no tiene la misma inclinación que otro, se dice que son discordantes. En 1788, James Hutton, descubre las Discordancias Angulares, que son el conjunto de capas más antiguas o inferiores que buzan con diferente ángulo que las más jóvenes o superiores, lo que también comprende, estratos más jóvenes no plegados que descansan sobre estratos más viejos plegados. El diluvio universal no puede explicar las formaciones geológicas, como las discordancias angulares, donde las rocas sedimentarias se han inclinado y luego erosionadas más capas sedimentarias depositadas en la parte superior, que necesitan largos períodos de tiempo para estos procesos. Siendo, un Hiato, el tiempo que dura una discordancia en el isocronismo geológico. La geología moderna, es capaz de explicar como se produce la sedimentación y la erosión después de exponer las capas, y también de explicar los fenómenos más complejos, tales como las discordancias o disconformidades -que la geología de inundación no es capaz de explicar en lo absoluto-.

También, por último, está el Tiempo necesario para la erosión de los valles de las montañas de rocas sedimentarias. En otro ejemplo, la gran inundación, de haber ocurrido, también debería haber producido efectos en gran escala extendidos por todo el mundo, y se debe haber distribuido uniformemente, sin embargo, los niveles de erosión, por ejemplo, los Apalaches y las Montañas Rocosas, difieren de manera significativa (Isaak, 1998).

Depósitos del desierto

Es más que obvio que las dunas del desierto y otros depósitos del desierto no se forman bajo las aguas rugientes de un Diluvio. Estos requieren no sólo de tiempo, sino también, de tierra seca. El Diluvio de Noé no suministra ninguna de estas cosas (Weber, 1980). Si bien, el Ordovícico se inicia con una transgresión general en todo el Hemisferio Norte, el que estuvo cubierto de agua en su mayoría, lo que da origen a potentes bancos de cuarcitas, con pistas y huellas superficiales, continuando diversos tramos de pizarras fosilíferas con trilobites y braquiópodos, para culminar con calizas con equinodermos (cistoideos). El Período Ordovícico en Gran Bretaña fue dividido tradicionalmente en Temprano (Tremadiocense y Arenigiciense), Medio (Llanvirniense [subdividido en Abereiddiciense y Llandeilianciense] y Llandeilo) y Tardío (Caradociense y Ashgiliense). El límite inferior estaba antiguamente en la base de las series del Arenig del Valle de Dracè (Marruecos), que es ahora la 2ª unidad cronoestratigráfica de las 6 en que se divide el periodo Ordovícico, su base yace sobre el Tremadociense y su techo es infrayacente respecto al Llanvirniense, definidas por la primera aparición de graptolites dicotómicos extensiformes. El límite superior es la parte más alta de la serie Ashgill, que está cubierta por el Llandovery Inferior de la serie Silúrica. La parte más alta del Ashgiliense es la zona del graptolito Dicellograptus anceps: en este horizonte aparece el último de los trilobites Trinucleidos.

En cambio, el Silúrico suele ser pizarroso, con intercalaciones de cuarcitas y calizas; son características las “pizarras graptolíticas” y las calizas con Ortocerátidos. Estratigráficamente, este sistema se subdivide, de Inferior a Superior, en los siguientes pisos: Llandoveriense, Wenlockense, Ludlowense y Pridoliense. Los niveles inferiores del Silúrico son las series del Llandoveriense Inferior o Valentiense, caracterizadas por una zona de graptolites del género Glypograptus persculptus. El límite superior es el techo del Dowtoniense, que contiene una fauna silúrica, junto con formas nuevas, el que, se asienta en un área de tipo concordante sobre las areniscas compactas del “Ludlow” Superior, marcando la fase final del período de sedimentación del Silúrico Europeo. Actualmente, el Pridoli, marca la época final y más corta del Silúrico. Los terrenos del silúrico, esencialmente sedimentarios (areniscas, esquistos y calizas), están muy difundidos en Europa septentrional.

Pero, sin embargo, las Old Red Sandstone (ORS) –Arenisca Roja Antigua-, de Escocia, es una unidad litoestratigráfica británica la cual tiene estatus de supergrupo, las que son reconocidas en todo el mundo como su colección de fósiles de dunas del desierto, y describen un conjunto de rocas sedimentarias depositadas en una variedad de ambientes durante el Devónico, pero que se remonta a finales del Silúrico y comienzos del Carbonífero. Cuenta con afloramientos que se extienden desde las Islas Británicas a Polonia y el Mar Blanco de Rusia y de Alemania a Noruega (Gilluly, Waters y Woodford, 1968). Estos afloramientos se han encontrado, incluso, en Groenlandia y América del Norte. En la época del Devónico, antes de América del Norte y Europa se separaron, estas dunas cubiertas todo un semi-árido paleocontinente. Las formaciones inferiores son de edad del Silúrico superior, en donde, el tránsito al Devónico se efectúa, generalmente, por niveles detríticos, en la formación de arenisca Downton Castle (Downton Castle Sandstone Formation) y la suprayacente formación de lutita Reglan (Raglan Mudstone Formation). Estratigráficamente se divide en: Devónico Inferior, que comprende los pisos Gediniense, Siegeniense y Emsiniense; Devónico Medio, subdividido en el Eifeliense y Givetiense, y Devónico Superior, con el Frasniense y el Fameniense.

Además, existe una facies “marginal”, que se desarrolla principalmente en los bordes del geosinclinal (mar de Tetis), que comprende areniscas, pizarras y calizas, con braquiópodos, bivalvos, trilobites y crinoideos, y calizas recifales, con estromatóporas y tetracoralarios; y una facies “mediterránea”, que corresponde a mares más profundos, en la que predominan pizarras y calizas con Goniatites (Meléndez & Fúster, 1972). Las interdigitaciones de estas areniscas con sedimentos marinos muestra que la línea de costa de este paleocontinente que avanzo y retrocedió varias veces. Las rocas del desierto se enredan con las rocas que el modelo de geología de la inundación nos dice fueron formadas dentro de la gran inundación de 1 año de duración. Las capas rojas, que consisten en parte de la herrumbre formada sobre el nivel del mar, son también encontradas en esta formación. Estos no se hubieran formado en cualquier inundación catastrófica. El conjunto de la roca de las ORS está dominado por sedimentos de facies continentales aluviales y conglomerados en su base, depositadas en el paleo-supercontinente Nor-atlántico de Euramérica o Laurusia (continente de las Viejas Areniscas Rojas), que progresa a una combinación de dunas, y sedimentos lacustres y fluviales. Las ORS también contienen playas típicas, con sus característicos depósitos cúbicos de cristal de sal. Estos son panes de sal, típicos, de los depósitos de desierto formados después de que se evaporaron los lagos de lluvias de temporada. Hoy en día, en el desierto de Mojave, las playas pueden convertirse en lagos durante un par de semanas, sólo para secarse otra vez, dejando una costra de depósitos de sal, como las que se encuentran en la piedra arenisca roja.

Aunque unos pocos estanques de agua dulce existían en este antiguo semiárido continente, estos se secaron de vez en cuando. Así, encontramos fósiles grietas de barro en las lutitas que provenían de los fondos de los estanques secos, y encontramos fósiles de peces pulmonados, los que podían sobrevivir a la sequía mediante la construcción de un capullo de barro en el fondo del estanque con suficiente aire respirable. Cientos de kilómetros cuadrados de dunas fósiles en estos depósitos contienen estratificación cruzada, chorreadas de guijarros de arena (ventifactos) de la especie se encuentran en las modernas dunas de arena del desierto, y en ningún otro tipo de sedimento moderno. Estas diferentes líneas de evidencia, independientes, convergen para demostrar que las ORS casi con toda seguridad se han formado a través de millones de años en un clima seco, no debidas a cualquier tipo de catástrofe global.

El Gran Cañón contiene dunas fósiles del desierto y otros sedimentos que a todas luces se depositaron en tierra firme. Las areniscas Coconino del Pérmico en las paredes superiores del Gran Cañón, tienen los esmerilados, bien ordenados y bien redondeados típicos granos de arena que se encuentra depositados sólo en las dunas de arena (Shelton, 1966). Además, muchas de las láminas de la estratificación cruzada contienen huellas fósiles (icnitas) que sólo podían proceder de anfibios o reptiles, los que subían hasta la cara de una duna de arena ligeramente húmeda al aire libre. El geólogo del ICR Dr. Steve Austin ha enseñado que los anfibios que hicieron las pistas estaban descansando entre dunas submarinas, lo que es muy poco plausible en un catastrófico Diluvio Universal, que debió haber erosionado y depositado varios metros de sedimentos por día.

El grupo Supai y los Formación Ermitaño del Pérmico Inferior, se encuentran hoy en día bajo las Areniscas Coconino, como deltas de los ríos que se formaron sobre el nivel del mar (Shelton, 1966). En los tiempos del Pérmico, cuadrúpedos (probablemente anfibios o reptiles) dejaron sus huellas en el barro blando del delta. A medida que el barro fue cocido y endurecido bajo el sol, formaba grietas. La dureza del barro cocido conservó las huellas fósiles sobre los ríos inundados de la temporada de lluvias y enterradas en el barro fresco. Estas huellas fósiles se encuentran hoy en día, así como óxidos de hierro que se forman en el aire libre, mostrando que estas lutitas fueron formadas sobre el nivel del mar.
Las areniscas de puro cuarzo de las Navajo Sandstones del Triásico y Jurásico en Zion National Park, Utah, también se ven exactamente como las dunas de arena del desierto (Gilluly, Waters y Woodford, 1968). Contienen camas amplias transversales del tipo que se encuentran en las dunas de arena, y los granos de arena esmerilados y los pulidos guijarros que sólo se encuentran en las dunas formadas sobre la tierra firme.

Ciertas formaciones en el oeste de Wyoming se ven exactamente como los desiertos que bordeaban los mares en retroceso del Carbonífero (Houlik, 1973). La formación Mississippian Lodgepole contiene el tipo de depósitos de carbonatos y evaporitas que encuentran en las llanuras de inundación en la actualidad. La formación de Amsden consta de sabkhas y las dunas del desierto. Sabkha (سبخة) es una especie de capa dura que se forma en el agua dura desiertos después que se filtra a través del suelo por la acción capilar y se evapora dejando los nódulos de calcita, anhidrita, y otras sales. Se las ve extensamente en Arabia Saudita. Son, además, rocas de depósito de supramarea que inundan zonas bajas cerca de la costa, donde crecen algas verdes o azules (cianofíceas). Estos sabkhas, moldes de cristales de evaporitas, y las dunas fósiles muestran que estos depósitos carboníferos se formado en un desierto, no en una gran inundación.

Al final del Mioceno, durante la edad o piso Mesiniense, (hace unos 5,96-5,33 millones de años), el Mar Mediterráneo se desecó al quedar desconectado del océano Atlántico, un acontecimiento conocido como la crisis salina del Mesiniense, dejando extensos depósitos de desierto en el fondo del mar (Hsu, 1972). El Estrecho de Gibraltar se abrió y se cerró, la causa de estos cambios complejos, como el buque de perforación científica Glomar Challenger de 120 m de largo, descubrió en el año 1970, mediante el uso de sondas de eco y de muestras de núcleo de aguas profundas. Cada vez que el Mediterráneo se secó lentamente, la calcita precipitó primera por el borde de la cuenca de la llanura abisal balear, entonces las anhidritas y yeso en otras, y finalmente la sal de roca en el centro en el punto más profundo. Esto es sólo el fin de que estas sales se precipitan para establece un plato grande de agua de mar que se secó. Los sucesivos secados del Mediterráneo han producido cientos de metros de evaporitas. No sólo forma evaporitas, sino también depósitos terrestres como las grietas de barro bañadas por el sol, la arena arrastrada por el viento, nódulos sabkha y anhidritas. En condiciones hipersalinas en ambientes submareales pueden formarse estromatolitos, los que se encuentran ahora a 2 km de profundidad el fondo del mar Mediterráneo, en muestras marinas profundas. Los ríos Ródano y el Nilo han reducido sus cañones miles de metros por debajo del nivel actual del mar para alimentar la desecada cuenca del Mediterráneo. Los abanicos aluviales acumulados de escombros, bañados por los aguaceros en las laderas de Cerdeña, y ahora estos depósitos se encuentran bajo el agua. Después del rellenado del Mediterráneo con el agua, hace 5,33 millones de años se conoce como la Inundación Zancliense, a principios del Plioceno, los sedimentos empezaron a acumularse sobre las evaporitas, el peso de estos sedimentos han forzado a través de los puntos débiles de los sedimentos para formar domos de sal. Algunas de estas minas de sal con unos pocos kilómetros de diámetro, y cientos de miles de metros de altura. A pesar de que éstas no pueden ser parte de la formación del actual Mediterráneo, pero si, del que se ha resecado, mientras que la geología de inundación tiene muchas dificultades para dar cuenta de esas cosas.


  1. Alaksandu
    18 marzo, 2013 en 5:37

    Hola
    En el apartado “e) Muchos estratos establecidos en rápida sucesión”, hay que corregir “90ºC” y “45ºC”, que en realidad, debe decir “90º” y “45º”. Me imagino que la autocorrección del Word la cagó.
    Saludos.

  2. Anónimo
    18 marzo, 2013 en 15:20

    Menos religión y más ciencia porfavor, que estais obsesionados con desacreditar la religión

  3. Alberto
    18 marzo, 2013 en 15:44

    Un buen despliegue de información geológica interesante.
    La explicación, creo, sería mucho más simple. Primero hay que saber a qué nos referimos con “universal” y por tanto no errar en forzar explicaciones globales improbables.
    Hoy lo interpretamos como la Tierra, el planeta. En el momento de las fuentes bíblicas, se refería exclusivamente al mundo conocido: el Creciente Fértil (Oriente Medio, Iraq en particular). Una zona de continuas crecidas de los grandes ríos, en un momento de las primeras ciudades agrícolas. Una colosal inundación anegó de forma impactante todo el mundo conocido en algún momento, y su recuerdo como su explicación religiosa han llegado hasta nuestros días.

  4. 18 marzo, 2013 en 16:05

    …que estais obsesionados con desacreditar la religión

    No, precisamente lo que hacemos es defender la enseñanza de la ciencia, criticando a los que intentan censurarla, a los que quieren eliminar contenidos que les molestan de los planes de estudios y a los que tratan de imponer sus dogmas, que no tienen nada de científicos. Da la casualidad que eso lo hacen los fanáticos religiosos.
    Y si quieres ciencia pura, verás que hay cientos de artículos en este medio sobre ella. Feliz lectura 😉

  5. 18 marzo, 2013 en 16:07

    Primero hay que saber a qué nos referimos con “universal” y por tanto no errar en forzar explicaciones globales improbables.

    Alberto, puede que tengas razón, pero eso que dices no lo debes hacer a nosotros, sino a los que escriben los tratados de “geología del diluvio”. Ellos no hablan de fenómenos locales, sino planetarios.

  6. Alberto
    18 marzo, 2013 en 20:48

    Efectivamente me refiero a los creacionistas ocupados con darle una justificación “científica” a sus creencias respetables, pero creencias tan sólo. Ellos son los que cometen el error de confundir el concepto actual y pasado de qué es Universal. Me expresé mal.

  7. Dario
    18 marzo, 2013 en 23:12

    Anónimo :
    Menos religión y más ciencia porfavor, que estais obsesionados con desacreditar la religión

    La religiòn no puedes desacreditarla … ni acreditarla. Lo que si puedes es evidenciar el autodescrèdito que algunos imbèciles, abusando de la idea de su amiguito imaginario, quieren que otros sigan alucines que ellos llaman cientìficos

  8. Eneas
    19 marzo, 2013 en 11:40

    Que bonito es refugiarse en una mentira, pues en el fondo todos dudamos de la existencia de ese supuesto Dios. El diluvio universal otra mentira más de las tantas que nos meten los religiosos, creacionistas y demás absurdos y, en caso de haber existido fue una gran innudación localizada y nada más, que facil es para los tontos decir que todo es obra de un Dios, y que dificil es para los racionales ”los no creyentes” decir que es obra de la naturaleza y digo dificil es porque vemos la realidad de la vida aunque no nos guste.

  9. EmilioG
    19 marzo, 2013 en 12:02

    No se que pudo pasar, Manuel,para escribir algo tan embarullado.
    Habría que rehacer el artículo para que fuera legible.

  10. 19 marzo, 2013 en 13:20

    Emilio, dos cosillas:

    1. El autor del artículo es Alaksandu, puedes hacerle cualquier comentario de estilo directamente a él.

    2. El post forma parte de un texto mucho más largo que, por razones obvias, se está presentado de forma fragmentada. Quizás por eso todavía te parece incompleto.

  11. Nelson
    19 marzo, 2013 en 15:40

    Bueno, pues debo decirle a Alaksandu que el estilo es muy complicado, hay que entender que la mayoría de los que leen esto no son expertos en geología, por tanto no manejan el vocabulario ni los conceptos básicos para entender lo que aquí se expone. Sería más valioso con ejemplos más sencillos y alguna analogía al alcance del pueblo, porque así toma mucho tiempo decodificarlo, y muchos lectores sencillamente van a abandonar a la primera dificultad.

  12. Alaksandu
    19 marzo, 2013 en 17:41

    Hola
    Estoy buscado el equilibrio, en el anterior, “Astronomía y Planetología Creacionista” se me acusó de simplista, en este, de complicado…paciencia, ya le voy a encontrar la vuelta.
    Saludos.

  13. Alaksandu
  14. Masklin
    20 marzo, 2013 en 9:19

    Alaksandu, pues a mi me encanta que un artículo me haga esforzarme y amplie mis conocimientos. Tiene que haber articulos para todos los niveles, la unica diferencia será el sector de lectores qie tendrá. Te agradezco el artículo y tus esfuerzos.

  15. kaope
    20 marzo, 2013 en 17:03

    “Algunas de estas minas de sal con unos pocos kilómetros de diámetro, y cientos de miles de metros de altura.”

    Alaksandu ¿Cientos de miles de metros? Supongo que habrás querido decir cientos de metros, pero a lo mejor estoy equivocado.

  16. Alaksandu
    20 marzo, 2013 en 17:28

    Si…se me escapó.

  17. 20 marzo, 2013 en 17:29

    Muchas gracias a los dos.

  1. 13 abril, 2013 en 20:20
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: