Inicio > Actualidad, Ciencia > Rescaten a la ciencia española

Rescaten a la ciencia española

24 abril, 2013

rescateEn los últimos meses hemos asistido a una serie de recortes donde pocas partidas han quedado al margen. Esos recortes se nos han anunciado como algo necesario y para evitar la quiebra del país. Sin embargo algunos de los recortes, especialmente aquellos que rodean temas tan sensibles como educación y sanidad, no vienen acompañados de memorias económicas, demostrando que se conoce el ahorro real que puede suponer las acciones de futuro y las privatizaciones que se están llevando a cabo. Cuando una norma aparece sin memoria económica de ningún tipo, sin que se sepa ni el coste ni el ahorro que supone, implica que no son los motivos económicos los que la promueven, sino que son ideológicos.

Y cada vez queda más claro que son ideológicos. Es una situación que me recuerda mucho a los argumentos creacionistas. Cuando se les pide a éstos la razón científica del por qué se tiene que enseñar creacionismo en clase de ciencia, mayoritariamente afirman que “para dar una versión no atea de la ciencia”. En este caso hay un trasfondo religioso, no científico. De igual forma en muchos de los recortes actuales no hay un trasfondo económico, sino ideológico.

La ciencia tampoco ha escapado a los recortes, en esta materia están siendo de tal calibre, que se está retrocediendo a niveles de inversión de principios de siglo, y es posible que el retroceso no haya terminado aún. Aquí también hay ideología. Desgraciadamente nuestro país nunca ha apostado de forma seria por la ciencia, no ha hecho una apuesta por la I+D como motor de desarrollo económico. Cada vez que las cosas vienen mal dadas se produce un retroceso en inversión en I+D importante, y sólo cuando hay superávit se destina dinero a la misma. Se ve a la ciencia como un artículo superfluo al cual se destina dinero sólo cuando hay excedentes. Pero, después de varios años de tranquilidad, la situación es crítica, tal y como ha puesto de manifiesto un artículo aparecido en Nature Materials, donde se expone claramente que la política científica nacional necesita un giro de 180°.

Pero no todo han sido recortes, a la vez hemos visto como llegaban a España 40.000 millones de euros para la banca, dinero que tendremos que devolver a costa del erario público. Esta suma tan descomunal, a la cual se van sumando nuevas partidas a las que se les da menos publicidad, sirven para tapar agujeros generados por mala gestión y conductas delictivas. Sin embargo, otras áreas que son necesarias para la modernización y desarrollo de un país y para hacerlo menos dependiente de los tsunamis económicos que soplan fuera de nuestras fronteras, como pueden ser la educación y la ciencia, ven recortados sus ingresos.

Por ello pedimos a las autoridades económicas europeas un rescate para la ciencia. ¿Cuánto supone eso, otros cuantos miles de millones? Pues no, hemos de bajar algún orden de magnitud, las cifras no se parecen ni por asomo. Pongamos algunos ejemplos: rescatar al CSIC costaría 100 millones de euros, eso lo liberaría de deudas y permitiría acometer las reformas que necesita sin presiones presupuestarias. El Plan Nacional que permite el desarrollo de los proyectos de investigación que se están llevando a cabo en diferentes centros de investigación, supone unos 300 millones de euros, a los que se deberían sumar unos 200 millones más para dotar de personal científico a los centros, y asegurar así que los proyectos se llevan a cabo con garantías de éxito. A este coste se podrían añadir medidas necesarias para que las empresas privadas invierta en I+D. como son los incentivos fiscales o un IVA reducido (o nulo) para el material dedicado a la investigación.

El rescate total ascendería a unos 750 millones de euros, o como suele decir el bioquímico español Joan Guinovart, unos 6 “Ronaldos”. Con esa cantidad se podría poner la maquinaria de nuevo en marcha a pleno rendimiento. La comisión económica europea debe decidir si sólo quiere salvar bancos (que por otra parte tampoco abren el grifo del crédito a las empresas) en vez de apostar por rescates que supondrían desarrollo tecnológico, como la educación y la ciencia. Debe apostar por la estrategia de seguir enviando pescado, o permitirnos tener un sistema de fabricación y mejora de diseño de las cañas de pescar. De otra forma construiremos una Europa heterogénea, con un Norte industrializado, desarrollado tecnológicamente y productor de inventos y patentes, y un Sur productor de materias primas (por ahora, porque otras áreas del mundo vienen pisando fuerte con precios cada vez más competitivos) y destino vacacional de sol y playa. Si esta última es la apuesta que quieren desarrollar, que paren Europa que yo me bajo.


  1. 24 abril, 2013 en 15:29

    Para hacerse una idea de lo que significan esos 750 millones de euros sólo hay que pensar que es una cantidad ridícula dentro de los presupuestos generales del Estado español que ascienden a la astronómica cantidad de alrededor de 270.000 millones de euros. Teniendo en cuenta que construir un km de autovía en España de media cuesta 6 millones de euros, entonces por el precio de 125 km de carreteras financiamos prácticamente a toda la élite de la investigación española. No me digan que no es barato. Estos irrisorios 750 millones son más o menos que lo que se dedica al pago de salarios de profesores de religión y capellanes vía presupuestos generales del estado que nos sangran con una cantidad superior a 600 millones de euros anuales. Infame, pero se ve que es mejor pagar a adoctrinadores religiosos en mitos de la Edad de Piedra que a mantener el tejido científico del país. http://diario-de-un-ateo.blogspot.com.es/2011/11/la-miseria-de-los-presupuestos-en.html

  2. Beatriz
    24 abril, 2013 en 16:40

    La cuestión no es cuánto costaría rescatar a la ciencia, sino qué beneficios a largo plazo conllevaría eso, y cómo podría ser el motor que reactivase (de forma estable y progresiva, no como la construcción), la economía.

  3. 24 abril, 2013 en 17:37

    Los fabricantes de ZOMBIS deben circunscribirse a “su territorio”. Es inmoral que, además de estar contaminando las mentes infantiles su voracidad por el dinero los lleve a cobrar un salario. La educación DEBE ser laica. La educación es, Y DEBE SER, EDUCACIÓN, NO ADOCTRINAMIENTO. Esto por una parte, por la otra, la ciencia beneficia a la humanidad completa, sin distingos, preferencias ni discriminaciones. Puede la religión decir lo mismo? En casi dos mil años de existencia y fuera de sus mitos estrafalarios, ha contribuido la religión a combatir el hambre, la enfermedad y el sufrimiento? De la ciencia se benefician hasta los que no creen o no quieren creer en ella. Gobierno que se interese por el bien común, contribuye al desarrollo y fortalecimiento de la ciencia. La ciencia es la única que ha realizado y continúa realizando verdaderos milagros. El apoyo a la ciencia es la mejor contribución para la superación hacia un mundo mejor!

  4. Ever
    24 abril, 2013 en 17:59

    Yo fui de vacaciones a España el año pasado, y la verdad es que tienen playas muy bellas, muy limpias y gente de lo mas amable, si piensan invertir en turismo no creo que sea una mala inversión, el problema es cuando se polariza la inversión de capital olvidando otros sectores de mayor importancia para el desarrollo a largo plazo de un país, como es la creación de tecnología propia que solo puede salir adelante gracias al simultaneo desarrollo de la ciencia. Pero no se preocupen, no son los únicos, todos los políticos parecen prestarle mas atención a lo urgente que a lo importante. Enhorabuena Manuel, por tu acertada visión, tu país perdió un buen político cuando decidiste dedicarte a la ciencia. Saludos desde México =)

  5. J.M.
    24 abril, 2013 en 23:30

    Ever, muy buen análisis: se puede tener playa y ciencia, sangría y cultura, juerga y bibliotecas. La lástima es que hay gente que no lo tiene tan claro.

    Saludos!

  6. Masklin
    25 abril, 2013 en 8:20

    Beatriz, ni todos los beneficios son cuantificables, ni todos los beneficios son económicos. Dejemos ya esa simplificación de “es bueno si es rentable económicamente”.

  7. 25 abril, 2013 en 9:27

    demostrando que se conoce el ahorro real que puede suponer las acciones de futuro

    Creo que hay un gazapo aqui y quieres decir “se desconoce”.

  8. 25 abril, 2013 en 11:15

    Respondiendo con un hipotético ejemplo a Beatriz #2

    Si alguien se hubiera preguntado en 1866 cuando Mendel formuló sus famosas leyes, que beneficios a corto o a largo plazo se iban a derivar del conocimiento estos trabajos imaginen la respuesta. Y ahora tenemos miles de empresas biotecnológicas que no existirían si estos y los posteriores estudios sobre genética no se hubieran realizado.

    Yo siempre contesto a este tipo de preguntas diciendo que la ciencia es el mejor plan de jubilación para nosotros y la mejor herencia para nuestros descendientes.

  9. gatameiga
    25 abril, 2013 en 12:46

    La ciencia no debería verse como una inversión a corto/medio plazo, para eso tenemos la tecnología, que es la aplicación de lo que las ciencias nos han dado. Invertir en ciencia puede no dar resultados a corto plazo, pero nunca es un riesgo, porque el conocimiento siempre abre puertas inesperadas. Invertir en ciencia es ganar en el 100% de los casos, aunque la devolución de esa inversión pueda llegar mucho después.

  10. Anónimo
    26 abril, 2013 en 12:11

    Masklin :
    Beatriz, ni todos los beneficios son cuantificables, ni todos los beneficios son económicos. Dejemos ya esa simplificación de “es bueno si es rentable económicamente”.

    Totalmente de acuerdo, no me refiero exclusivamente a los beneficios económicos. Una población formada en ciencia es una población que no se va a dejar engañar ante los magufos, una población que se va a preguntar el por qué y el cómo de las cosas y no se las va a tragar porque lo dice fulano o mengano.

    Pero un crecimiento en ciencia, como había sucedido en España durante los 15 años de cuando estábamos en “la champions league” de la economía ha traído numerosos triunfos en ámbitos internacionales. Poder terminar de desarrollar y patentar la vacuna contra la malaria, por ejemplo, sería un posible mercado de trabajo que podríamos tener en España. Desarrollar tratamientos contra el cáncer, participar en experimentos de astrofísica como el E-ELT (creo que se escribe así), y muchas otras cosas son generadores de trabajo y crecimiento que no va a menos. La ciencia no ha dejado nunca de crecer, por su naturaleza misma: se cuestiona y se readapta cada vez que algo no concuerda. No es como otros mercados mucho más limitados.

  11. Beatriz
    26 abril, 2013 en 12:16

    ateo666666 :
    Respondiendo con un hipotético ejemplo a Beatriz #2
    Si alguien se hubiera preguntado en 1866 cuando Mendel formuló sus famosas leyes, que beneficios a corto o a largo plazo se iban a derivar del conocimiento estos trabajos imaginen la respuesta. Y ahora tenemos miles de empresas biotecnológicas que no existirían si estos y los posteriores estudios sobre genética no se hubieran realizado.
    Yo siempre contesto a este tipo de preguntas diciendo que la ciencia es el mejor plan de jubilación para nosotros y la mejor herencia para nuestros descendientes.

    Es lo que quería decir, si se ha entendido lo contrario, será porque me he expresado mal.

    Javi :

    demostrando que se conoce el ahorro real que puede suponer las acciones de futuro

    Creo que hay un gazapo aqui y quieres decir “se desconoce”.

    Gracias por la corrección

    Masklin :
    Beatriz, ni todos los beneficios son cuantificables, ni todos los beneficios son económicos. Dejemos ya esa simplificación de “es bueno si es rentable económicamente”.

    Estoy totalmente de acuerdo contigo. Ya se que la formación en ciencia es rentable en muchos aspectos, de entrada el tener ciudadanos informados y críticos. Pero como el tema del post es el económico, por eso me centraba en ese aspecto. Además, a estos señores que gobiernan, parece que no les interesa otra cosa, así que hay que hablarles en su lenguaje.

  12. 27 abril, 2013 en 16:37

    Cualquier régimen totalitario debe de cercenar cualquier voz discrepante, y este régimen ultracatólico, primero desmonta la investigación científica (que inventen los otros), y después desmonta la educación. Además instaura la moral ultracatólica recortando derechos a los homosexuales y leyes para permitir el aborto.
    Para evitar una quema de libros como hacen los totalitaristas, estos evitan su escritura y así no tendrán la censura por haberlos quemado después.
    Nunca nos recuperaremos de esta crisis, puesto que si la salida ha de ser dentro de veinte años, entonces sufriremos las consecuencias de los recortes en educación, investigación y otros hechos hoy, con lo que será imposible remontar.

  13. Beatriz
    28 abril, 2013 en 1:44

    El único crecimiento que conocen es el ladrillo. Ha quedado claro con la ley de costas.

  14. Lucien
    29 abril, 2013 en 1:27

    Siento hacer off, pero creo que esto es interesante: http://www.vertele.com/lostoptendevertele/2013/04/27/10-anuncios-de-teletienda-que-hacen-milagros/ sobre todo al salir en una web de television

  15. 29 octubre, 2013 en 9:59

    Por si queréis dejar vuestra opinión: http://liberandopresion.wordpress.com/2013/10/27/por-que/
    De momento hay algunos comentarios interesantes.

  1. 25 abril, 2013 en 9:57
  2. 27 abril, 2013 en 22:08
  3. 2 mayo, 2013 en 6:38
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: