Inicio > Ciencia, Escepticismo, Medicina > 50 cosas que tu médico olvidó contarte (parte III)

50 cosas que tu médico olvidó contarte (parte III)

5 mayo, 2013

Después de analizar las afirmaciones que realiza el autor de este panfleto sobre la viruela y la polio, vamos a ver qué dice sobre las vacunas  de otras enfermedades.

Tuberculosis

El mayor estudio clínico, en el sur de la India, de la vacuna BCG resultó en más casos de tuberculosis en el grupo vacunado que en el de control.

La vacuna Bacillus Calmette–Guérin (BCG) se basa en una cepa atenuada. Debido a diversos factores, todavía no comprendidos del todo, su eficacia es geográficamente muy variable, seguramente porque no inmuniza ante algunas cepas presentes en ciertos países. Una vez dicho esto, lo que se deduce del estudio mencionado (realizado en 1979) es que simplemente la vacuna no proporciona protección significativa en la India, aunque sí lo haga en otros países.

Difteria, Tos Ferina, Tetanos (DPT)

La vacuna contra la tos ferina se fabrica con mocos de niños infectados, mezclados con formaldehído, aluminio y mercurio.

Esta afirmación hay que reconocer que es una pieza maestra de la manipulación. Aparte de mentir de manera descarada sobre cómo se fabrican las vacunas, introduce el factor repulsión (quién quiere algo hecho con mocos de niños infectados) al ya tradicional factor de miedo al aluminio y al mercurio. Actualmente hay nada menos que ocho vacunas diferentes en el mercado. De ellas sólo una contiene el “temible” tiomersal como conservante y sólo tres lo han contenido alguna vez. Ni el tiomersal ni los compuestos de aluminio se han podido asociar, aparte de en la mente de los antivacunas, con ningún riesgo significativo. Y en cuanto a lo de los mocos… en fin, qué decir.

En un reciente estudio de 540 bebés holandeses, 512 tuvieron reacciones adversas a las vacunas DPT.

Como es habitual en estos círculos, no hay ni una sóla referencia a ese “reciente estudio”, no vaya a ser que a alguien le dé por buscarlo y leerlo. Por mucho que he buscado en PubMed, no he encontrado ningún artículo que haga referencia a 540 bebés holandeses vacunados, así que no hay manera de saber si las reacciones adversas fueron graves, un simple enrojecimiento de la zona del pinchazo, o símplemente el autor de este panfleto se lo ha inventado, como se ha inventado otras afirmaciones.

Treinta mil casos de difteria han ocurrido en los últimos años en el Reino Unido entre niños vacunados contra la difteria.

Otro caso de afirmación L’Oreal (porque yo lo valgo). ¿Para qué nos van a decir de dónde ha sacado esa estadística ni cuales son “los últimos años? Para empezar, si buscamos estadísticas sobre difteria en el Reino Unido, podemos comprobar que, entre 1980 y 2011 se reportaron 84 casos de difteria, así que me gustaría saber qué años son esos en los que se produjeron 30.000 casos.

Además de ser una estadística falsa, supongamos que fuera cierta. ¿Sería eso significativo? No, si no sabemos cuantas personas estaban vacunadas, cuantas sin vacunar y cuantos casos se produjeron entre los no vacunados.

Un estudio de la Universidad de California mostró que 1000 casos de SMSI (Síndrome de Muerte Súbita Infantil) al año son causados por inyecciones de DPT.

A medida que avanzamos en la lectura de este mantra para antivacunas, se hace repetitivo y aburrido comprobar como usa una y otra vez las mismas falacias y tácticas manipuladoras sin ningún miramiento. Una de las favoritas es “un estudio dice”, sin dar ningún dato que ayude a consultar y comprobar que dicho estudio existe y que realmente dice lo que él/ella afirma. ¿Quienes son los autores? ¿En qué revista fue publicado? ¿En qué año? Nada de nada. No hay manera de encontrar ese estudio tan fantástico. En cambio, existen múltiples estudios que no han encontrado ninguna relación y que confirman que algo tan simple como hacer que el niño duerma boca arriba disminuye la probabilidad de muerte súbita de forma dramática.

El Dr. Robert Mendelson, pediatra, dijo, “…casi 10.000 casos de muerte súbita (en USA) están relacionados con las vacunas que se administran de forma rutinaria a los niños.

Aquí tenemos una pequeña innovación: la falacia de la autoridad. Lo que un pediatra o el Papa digan tiene cero validez en ciencia si no lo apoya con datos bien contrastados. ¿Datos? ¿Para qué?

Pero, para más colmo, ¿quién era el tal Dr. Mendelsohn? Pues resulta que fue uno de esos personajes que tanto gustan a los “halternatibos”. Un pediatra que, en vista de que practicar la medicina científica es muy cansado, se dedicó a ganarse la vida oponiendose a prácticamente todos los tratamientos habidos y por haber, vacunas, cirugía, pruebas para detectar el cáncer, bypass coronario… nombra un tratamiento y Mendelsohn se oponía a él.

En 1986, el Dr. Michael Weiner PhD, declaró, “Más gente muere cada año de SMSI que el número total de todos los casos de sida desde 1981, sin embargo, poco dinero se ha destinado al estudio de la posibilidad de una relación entre esas muertes y la vacuna DPT”

Empecemos por un pequeño detalle. Fíjaos que Michael Weiner no sólo es doctor, sino que también es PhD… Para que quede claro que es un tío muy listo. Antes de entrar en detalles sobre quién es Weiner, a ver algunos “detalles” sobre su afirmación.  En la página web de la Asociación Americana del Síndrome de Muerte Súbita Infantil encontramos este gráfico:

Vemos que entre 1980 y 1986, la incidencia de muerte súbita permaneció bastante estable en torno a 1.43 casos por cada 1000 nacimientos. En la misma época, el número de nacimientos se situó en unos 3.600.000 al año. Eso hace una tasa de algo menos de 5.150 muertes al año, con lo que entre 1981 y 1986 murieron casi 30.900 niños. ¿Pero qué pasó a principios de los 90 para que se produjera esta bajada en la incidencia? Pues que los pediatras empezaron a recomendar que no se acostaran a los bebés boca abajo. Una medida tan simple redujo la incidencia del síndrome en dos tercios.

Ahora veamos qué pasó con el sida. En este informe del CDC encontramos la siguiente gráfica:

El sida se descubrió en 1981, por lo que el número de muertes era todavía pequeño. Sin embargo, a medida que los infectados empezaban a desarrollar la enfermedad, las muertes se dispararon. Ahora los negacionistas tendrán que explicar por qué la introducción de nuevos antirretrovirales provocó esa espectacular bajada en el número de muertes e infecciones. Pero esa es otra historia.

Ahora veamos quien es el doctor PhD Weiner. Michael Weiner es el nombre de nacimiento de Michael Savage, un locutor de radio ultraconservador, conocido por sus posiciones homófobas, xenófobas y todófobas. Es un firme defensor de la homeopatía, piensa que el autismo es un truco para “obtener ayudas para los discapacitados por parte de familias pobres” e incluso tiene vetada su entrada en el Reino Unido por sus discursos que incitan a la violencia.

Por cierto, su doctorado es en “Etnomedicina nutricional en Fiji”, lo cual le da una gran autoridad en vacunación y síndrome de muerte súbita.

Y hasta aquí la tercera entrada. En la próxima seguiremos comentando “50 cosas que tu médico olvidó contarte sobre las medicinas”.


  1. Ana
    5 mayo, 2013 en 20:33

    Pues flaco favor hace a los antivacunas panfletos como ese. No sé a qué tipo de público va dirigido pero desde luego no a uno que use la lógica. Tiene un tufo manipulador que apesta aunque no entiendas gran cosa de biología o medicina.

  2. 5 mayo, 2013 en 21:09

    No te creas, Ana. El problema de esta gente es que anulan cualquier pensamiento crítico ante cualquier afirmación que se ajuste a sus prejuicios. Sólo tienes que buscas en Google cuántas veces se repiten total o parcialmente estas 50 afirmaciones.

  3. Rhay
    5 mayo, 2013 en 21:55

    Un estudio de la Villatobas State University dice que la probabilidad de morir de sarampión es directamente proporcional a la cantidad de vídeos antivacunas que se crean tus padres. O lo que es lo mismo, cuanto más estúpidos sean tus padres, mayores serán las probabilidades de que una enfermedad prácticamente erradicada te mate, te deje malformaciones físicas y/o psíquicas, o te provoque minusvalías para toda la vida. Olé.

  4. Alaksandu
  5. 6 mayo, 2013 en 10:21

    Descorazonador. Da mucho que pensar sobre la forma en la que se sigue trasmitiendo el conocimiento, parece que eso de enseñar a pensar no está de moda o algo así.
    Umberto Eco en “El péndulo de Foucault” decía algo así como que el hombre ha pasado de creer en dios, no a no creer en nada, sino a creer en todo…

    Gracias por este blog, chicos.

  6. KarenLindsay
    6 mayo, 2013 en 22:31

    Felicidades Javi por este excelente documento ahorita mismo busco las otras partes, yo soy médico y me interesan particularmente estos temas pues constantemente me topo con cada vez más pacientes que dudan de los tratamientos alópatas y de las vacunas y prefieren tratamientos “naturales” que para nada son inocuos (siempre les digo que los hongos venenosos son 100% naturales y aun así puedes morir si los consumes) o peor aún lo de curar con fe!
    Excelente blog los sigo diariamente. Saludos desde México.

  7. Víctor
    7 mayo, 2013 en 8:22

    Hola Javi, estupenda entrada. A ver si puedes (podéis) hacer una entrada sobre esto http://www.gamisassociacio.org/video/Dr-Manel-Ballester/ porque es vergonzoso, digno de profeta aneuronado. Y pensar que se está dando en una universidad pública…

  8. 7 mayo, 2013 en 9:23

    @Karen, gracias.

    @Victor, uff, vaya empanada. Y encima en catalan. A ver si tengo tiempo y le echo un vistazo mas en profundidad.

  1. 5 mayo, 2013 en 14:38
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: