Inicio > Ciencia > De la Nube y sus cuidados

De la Nube y sus cuidados

8 mayo, 2013

nube
Autor: Darío

Este escrito trata sobre la Nube de información, que se ha vuelto moda, y de los cuidados que los usuarios hemos de tener al usarla.

Como toda tecnología, la Nube (el uso de servidores para alojar la información y los servicios derivados haciendo uso de un servicio que puede estar en nuestro país o en cualquier lado) tiene posibles ventajas y varias desventajas, que son necesarias conocer antes de usarlos para no tener que enfrentar catástrofes inesperadas, o para poder hacer alguna mitigación de daños en caso de ser necesario.

1.- El primer problema es de actitud.- Para la mayoría de las personas que contemplan el uso de la Nube – básicamente dueños de PYMES, gerentes de negocios y administradores de cualquier tamaño-, ésta se presenta como la solución total a muchos de los problemas de carácter informático que tienen. Si la empresa o negocio no tiene, no puede o no desea considerar un departamento de tecnologías informáticas y/o personal especializado, si se depende de servicios de terceros que han dado problemas con frecuencia en vez de soluciones, si se tienen problemas constantes de ataques a infraestructura, robo de información y pérdida de reputación y de dinero, la Nube se presenta como la solución absoluta de los problema listados, y más todavía.

Pero nada más lejos de la realidad. Y lo evidenciaremos en los puntos subsecuentes.

2.- La necesidad de la administración informática no cesa.- El uso de los recursos de la Nube no nos libera, a despecho de la idea creada, de la necesidad de saber cómo y dónde se encuentra nuestra información. Ciertamente el precio pagado por los servicios de la Nube dirán qué clase de atención y cuidados recibiremos, y al pagar más para que un servicio de terceros cuide y administre nuestros datos, posiblemente menos tengamos que preocuparnos por la administración. La lógica diría que a mayor precio, menos problemas, y cuando decimos mayor precio estamos hablando de cantidades respetables. Pero la lógica también diría que “posiblemente menos problemas” no significa ninguno, y más temprano que tarde se presentará la necesidad de tomar y administrar decisiones que solamente personal calificado en lo que se hace en la empresa o negocio, y personal técnico con conocimiento en base de datos, programación, redes e informática en general, podrá realizar. Sobre todo cuando tenga que contestar alguna de las preguntas mencionadas a continuación.

3.- ¿En dónde se encuentran nuestros datos? – Lo que parece ser uno de los grandes méritos de la Nube, es posible que se vuelva también nuestro mayor dolor de cabeza.

Si la empresa que nos proporciona el servicio de almacenamiento en la Nube no se encuentra en el país (y en realidad no tenemos idea de dónde está), y en algún momento no disponemos de nuestra información, ¿qué alternativas se tiene? ¿Cómo se enfrentará una posible pérdida económica cuando la falta de información que hemos confiado en la Nube no se encuentre accesible? ¿Quién responderá por ello en los diferentes niveles de problemas que puedan presentarse?

Y esto es algo que simplemente no podemos dejar de evaluar a la hora de colocamos nuestra información en la Nube. México está registrado como uno de los peores países, ya que el servicio de la Internet es malo amén de muy caro, y con alto número de desconexiones a las que no se encuentra solución rápida y/o fácil. ¿Quién responderá si en un momento crítico no hay conexión, o si la empresa a la cual se le ha confiado los datos, desaparece, tiene problemas de conexión o simplemente no tiene nuestros datos disponibles? Y para quienes crean que esto último es imposible, será necesario que recuerden que la sofisticación de los ataques actuales puede dejar empresas, gobiernos y regiones enteras seriamente tocadas y con graves problemas para enfrentar su labor, eso sin tener en cuenta los rastreos que gobiernos, activistas y criminales realizan en la Internet. Contestar estas preguntas debe ser parte de la ecuación a la hora de evaluar si se recurre a los servicios de alguna empresa en la Nube.

4.- ¿Justificarán los costos el uso de los servicios de la Nube?- Si como se ve en los puntos anteriores, consideramos que depender de los servicios de un solo proveedor puede ser la solución a nuestros problemas, o si consideramos que nuestra información es tan valiosa que no podemos darnos el lujo de que un solo proveedor se encargue de ella, es posible que usted como lector sienta que no tiene capacidad para tomar decisiones adecuadas. Segmentar la información, administrarla y adecuarla a según las diferentes necesidades, es algo que posiblemente no le sea fácil realizar debido a que implica procesos y conocimientos técnicos especializados, y por lo tanto se haga necesario acercarse a personas que entiendan de estos asuntos y puedan proporcionar asesoría correcta. Como sea, usar la Nube como depositaria y administradora de nuestros datos y de la información que más nos importa en manos de terceros tiene ventajas y desventajas que deben ponerse en la báscula y mesurar de acuerdo a nuestros intereses y necesidades, pero debemos ser conscientes de que la Nube no es la solución absoluta: nada lo es en la tecnología informática, y de hecho en la de ningún tipo.


  1. Juan de terzas
    8 mayo, 2013 en 23:37

    ” debemos ser conscientes de que la Nube no es la solución absoluta: nada lo es en la tecnología informática, y de hecho en la de ningún tipo. ”

    Por mas que Microsoft, Google y otros se empeñen, el ordenador NO ES UN ELECTRODOMESTICO MAS. Necesita de la atención de expertos.

    Tuve mi primer IBM-pc en 1982 que utilizaba para llevar la contabilidad y facturación del negocio de mi familia (Una Pyme de 15 obreros) y para sacarme un buen dinero haciendo programas a medida para la facturación y la contabilidad de pequeños comerciantes y profesionales autónomos. Gracias a ello pude dedicarme en profundidad a estudiar filología, que es lo que me gustaba…. Desde estos tiempos me quedaron costumbres muy simples que me hacen utilizar el ordenador con eficacia:

    1º -Igual que uno tiene su médico de cabecera o su mecánico de confianza debe tener su informático de confianza.

    2º -En el ordenador o en la nube solo debe estar aquello que sea necesario.

    3º- Un dato importante debe tener mas de una copia y mas de una via de acceso.

    4º No hagas nunca en la red lo que no harías en la calle, en el parque o en el bar.

    5º Antes o después falla el ordenador, el servidor o la red y se pierden datos.

    6º El ordenador NO es un juguete, es una herramienta y lo mismo que no utilizas una amoladora, un soldador de acetileno o una motosierra sin el debido conocimiento y entrenamiento tampoco debes usar el ordenador o cualquier servicio de la red sin informarte ampliamente sobre la funcionalidad y los riesgos de lo que haces.

  2. Darío
    9 mayo, 2013 en 0:18

    Muy buenos comentarios, Juna de Terzas, muy buenos

  3. 9 mayo, 2013 en 2:48

    Estuve a punto de engancharme a los servicios de la Nube para según yo, salvaguardar mis archivos, porque ya antes tuve una desagradable experiencia. Después de dicha experiencia opté por usar un DD externo y el cual uso como back up de mis archivos. Nuevamente tuve problemas con mi equipo pero esta vez no sufrí la perdida de mis archivos. Cuando estuve a punto de hacer uso de la nube, llegué al paso de “descarga”, pero me informó de que “se harían unos cambios en mi equipo”, lo cual tomé como una invasión que yo estaría autorizando. Desistí de inmediato. Lo que guardo particularmente es algo muy valioso para mí, libros, muchos libros y al perderlos no se si podría recuperarlos todos. Me decidí por una segunda opción: otro disco duro externo de mayor capacidad. Si por mala suerte o error, se me daña uno, tengo el segundo a salvo.

  4. Masklin
    9 mayo, 2013 en 8:29

    Gracias por el artículo!!! Quería reseñar una cosa que hecho en falta y sobre el punto 2 de Juan de Terzas.

    Uno de los aspectos a tener en cuenta con la nube es el de la seguridad con respecto a terceros. En la nube la información está mucho más expuesta y dependemos de las seguridad de los servidores donde está emplazada la información, así como de las personas dedicadas a su protección.

    Esto no implica que sea más inseguro, ya que en muchos casos estas empresas están más preparadas que un usuario común. Pero sí es importante tener este dato en cuenta a la hora de valorar que información se desea poner en la nube. Donde más segura puede encontrarse la información ante accesos no deseados es en ordenadores sin conexión o en redes cerradas, pero esto limita la accesibilidad de los datos. Cada uno debe valorar según sus necesidades.

  5. J.M.
    9 mayo, 2013 en 8:49

    Muy interesante, Darío. En mi universidad estamos planteándonos pasar varios servicios a la nube (principalmente almacenamiento multimedia no sensible). Hay que tener en cuenta que, mientras un disco duro externo para nuestro PC es muy barato, el espacio en disco para servidores en alta disponibilidad sale por un pastón, y el paso a la nube de mucha información que no es privada puede suponer el ahorro de cientos de miles de euros. Pero uno de los factores que menos atrae a la gente es el que tratas en el punto 3.

    Gracias por la información, me encantaría que dedicaras algún otro artículo a este tema 🙂

    Saludos.

  1. No trackbacks yet.
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: