Inicio > Actualidad, Ciencias Sociales > A vueltas con los viejos test de inteligencia

A vueltas con los viejos test de inteligencia

24 mayo, 2013

test-inteligenciaUno de los campos en donde la ideología contamina de manera más evidente a la ciencia es en el área de los estudios sociales y allí uno de los grandes caballos de batalla históricos ha sido el análisis de cómo afectan los determinantes hereditarios (genéticos) frente a los ambientales (culturales) al desarrollo intelectual. En un palabra la famosa relación entre coeficiente intelectual y genética y sus implicaciones políticas.

Lo primero que hay destacar es que la antigua medida de la inteligencia mediante un factor numérico, el cociente intelectual o CI está en la actualidad descartada por sesgada e irrelevante. Esto es así porque aunque los test de inteligencia se diseñaron supuestamente como una medida directa de las capacidades generales para resolver problemas y entender conceptos determinados mediante el uso de las habilidades intelectuales propias con las que cuenta un individuo, en realidad estos test son bastante indirectos y tienen claros sesgos y profundas limitaciones.

Aparte de que incluso a día de hoy no existe una forma definitiva y evidente de definir la inteligencia (y por tanto es muy difícil medir algo que ni siquiera podemos precisar), un dato que casi nunca se tiene en cuenta al aplicarlos (y que los convierte en arbitrarios cuando no en totalmente inválidos) es que un test de inteligencia es un examen. Y no un examen cualquiera (al menos ha sido así durante mucho tiempo), sino uno con intención de ser global y predictivo y que habitualmente se realiza en un tiempo limitado. Todo el mundo sabe que si se quiere hacer que alguien cometa errores, únicamente hay que presionarlo para aumentar su nerviosismo. ¿Y qué forma hay más evidente de aumentar el estrés y la intranquilidad que decirle a un estudiante de primaria o secundaria lo importantes que son estos test que además catalogan muy fácilmente a los individuos dentro de una distribución gaussiana?  Por tanto, los resultados del test dependerán mucho de la autoconfianza y de la seguridad del individuo examinado y no tanto de su verdadera inteligencia.

Y además a estas alturas ha quedado bastante claro que muchos tipos de razonamiento (los más abstractos) son claramente incompatibles con la velocidad de pensamiento que está ligada a los llamados atajos heurísticos y favorecida en este tipo de pruebas. Una exposición bastante clara y amena a la vez que profunda de esta dicotomía cerebral ha sido publicada en el interesante libro “Pensar deprisa, pensar despacio” del psicólogo y premio Nobel de Economía Daniel Kahneman. Así una persona más inteligente podría ser alguien capaz de resolver un problema muy complicado, pero no necesariamente el más rápido en resolver una serie de problemas más fáciles en un examen tipo test que es como se mide habitualmente el CI.

Pero el colmo del absurdo es cuando estos test se utilizan para comparar y medir aptitudes entre conjuntos de individuos marcadamente diferentes agrupados por algún factor social diferente: clase económica, cultural o racial. Porque entonces los resultados obtenidos están viciados de inicio. La prueba más evidente de que todos los test de inteligencia de grupos están sesgadas y no miden lo que rimbombantemente su nombre publicita es el ya archiconocido Efecto Flynn, por el psicólogo norteamericano que le dio nombre al fenómeno al estudiar los test de inteligencia practicados por el ejército norteamericano durante décadas. En ellos diferentes generaciones de reclutas se enfrentaban a las mismas preguntas año tras año, con el sorprendente resultado que las medias obtenidas por los soldados mejoraban sus resultados a una tasa en tres puntos por década. Es decir que si los test de inteligencia miden de forma real la inteligencia, los actuales norteamericanos son más inteligentes que sus padres y muchísimo más inteligentes que sus propios abuelos. Después estos datos de EEUU se han corroborado en otros estudios realizados en diferentes paises, encontrándose tasas de crecimiento del CI a lo largo del tiempo muchos mayores en otros naciones, por ejemplo: Alemania 20 puntos de mejora en 30 años, España 19 puntos en 28 años, y el record lo tiene Kenia con un punto de mejora por cada año. Vamos que de seguir así los kenianos en un par de generaciones van a salir todos premios Nobel, rompiendo todos los moldes y enviando al cubo de la basura la Teoría de la Evolución y ya de paso toda la Biología conocida hasta la fecha. Y por supuesto la analogía contraria también sería válida: comparados con los griegos actuales, Pitágoras, Euclides, Arquímedes, Eratóstenes y demás filósofos, científicos y pensadores clásicos griegos junto con todos sus coetáneos serían meros imbéciles mentales más o menos a la misma altura intelectual que chimpancés o bonobos.

Las causas del efecto Flynn no son del todo conocidas y pueden deberse a mejoras en múltiples factores: alimentación, sanidad, educación, entorno familiar, grado de escolarización, etc. pero a la vista de que los países que más crecen y más rápido lo hacen en estas medidas son los que parten de niveles más bajos y que además son los más pobres y atrasados, lo que parecen estar midiendo estos test es simplemente el grado de desarrollo y bienestar de una sociedad o de un subconjunto de la misma. Vamos, casi como una verdad de Perogrullo al estilo del siguiente experimento: un niño enfermo o desnutrido, o que vive en una familia desestructurada, pobre o analfabeta en donde las prioridades son otras y en donde tiene además que trabajar para aportar recursos, siempre obtendría menor puntuación en estos test que su gemelo univitelino que se hubiera criado con unos padres con recursos y educación y con todas sus necesidades adecuadamente cubiertas. Y por tanto, si comparamos grupos sociales de un mismo país con marcadas diferencias socioeconómicas pues lo esperable es que aparezcan claras diferencias en sus puntuaciones globales de este tipo de test. Cosa que es lo que ocurre en realidad.

Pero aún así estas mediciones sirvieron de base durante prácticamente todo el siglo XX como justificación de las desigualdades entre individuos y grupos y como coartada para cualquier tipo de recortes en gasto público social, alcanzando su punto culminante en 1994 con la publicación del libro “La curva de Bell” que se convirtió algo así como en el libro de cabecera del ala más dura del partido republicano estadounidense, aunque fue refutado rápidamente por diversos estudiosos, entre ellos Stephen Jay Gould en su famoso libro “La falsa medida del hombre”.

Así que, lo que ya debería de haber quedado claro con todos estos datos hace ya mucho tiempo es que, los test de inteligencia no miden la inteligencia y los datos obtenidos comparando entre grupos con diferencias sociales no son válidos y mucho menos pueden ser usados para orientar la toma de decisiones en una democracia ¿Seguro?

Pues parece ser que no, ya que hasta hace muy poco tiempo se ha intentado disfrazar la ideología bajo la pátina pseudocientífica de los estudios de medida de inteligencia y en la actualidad se siguen usando para manipular y presionar en asuntos políticos, al menos en EEUU. Así en estas últimas semanas en este país todo este asunto acaba de volver a la actualidad cuando la Fundación Heritage, uno de los grandes “think tank” estadounidenses más profundamente ligados a la visión neocon de Ronald Reagan y Margaret Tatcher, ha financiado un informe en el que se calculaba en miles de millones de dólares el costo que supondría la reforma migratoria, que el gobierno de Barack Obama pretende aprobar, porque dicha política atraería principalmente a población hispana. Grupo de personas de bajo CI, como uno de los autores de este estudio, Jason Richwime ya había demostrado previamente en su Tesis Doctoral leída nada más y nada menos que en la Universidad de Harvard en el año 2009 en una especie de petit comité de amiguetes (para que luego hablemos de nepotismo y enchufismo en las universidades españolas). Y todo eso teniendo en cuenta que la denominación “hispano” en EEUU es un término que simplemente encuadra a lo que en castellano llamamos hispanoparlantes y que no tiene ninguna relación con la raza o la genética. Así que imaginen el revuelo que se ha montado en EEUU, tanto que el autor de dicho polémico informe y de la famosa Tesis ha tenido que dimitir de sus cargo de analista de políticas públicas de la propia Fundación Heritage.  Pero eso sí como podemos observar a estas alturas del 2013, se continúan reciclando los gastados y falsos tópicos de los viejos test de inteligencia para intentar justificar o implementar políticas regresivas.

P.D. a 25/05/2013

Según artículo muy reciente que está todavía en prensa diversos estudios de la década de 1930 definían ya el efecto Flynn, por lo que este investigador sería únicamente su redescubridor.

Entradas relacionadas:


  1. Margarita
    24 mayo, 2013 en 2:00

    Típica parrafada del que intentó entrar en Mensa o en un club similar y lo rechazaron por imbécil. Nada hombre, si quien no se consuela es porque no quiere.

  2. valinaure
    24 mayo, 2013 en 4:02

    Un problema de estas mediciones es que como dice el texto, estos estudios pueden usarse para justificar actitudes racistas en cualquier de los extremos en que caiga el sujeto a discriminar. Si esta por debajo de la media se le daría un trato de subnormal, si esta muy por encima sería considerado como una especie de illuminati con genes de reptiliano que puede destruir el mundo

  3. Sopmac
    24 mayo, 2013 en 6:15

    Desde luego margarita lo tuyo son los argumentos de peso.

    Uno de los problemas de los test es efectivamente que se adaptan para ser globales, pero tienden a fracasar fuera de occidente u oriente (recordar que los orientales son quienes puntúan más alto), hay varios estudios tanto con africanos como con palestinos quienes sacando una nota muy baja, al cabo de un tiempo en un país occidental tienden a aumentar la nota, lo que implica un gran grado de factor social-ambiental en los test bastante importante, así mismo el uso de realizarse con colectivos del tercer mundo o marginados socialmente, quienes con un nivel de vida más bajo tienden a ser menos inteligentes, pero no debido a factores genéticos como se pretende justificar si no a alimentación, educación, sanidad, …

  4. 24 mayo, 2013 en 8:08

    Margarita, ¿tu también te has hecho con esa bola de cristal que os permite “adivinar” características de los autores de los artículos en este blog? Pues nada, como dicen los tapones de algunas bebidas refrescantes, sigue rascando.

  5. 24 mayo, 2013 en 8:23

    Margarita

    Da la casualidad que a mi me hicieron el test en 8º de la antigua EGB y no te voy a decir mi nota porque como ha quedado claro en la entrada estos test no miden realmente inteligencia, pero te llevarías una sorpresa. Por cierto soy Doctor en CC. Químicas con Premio Extraordinario de Doctorado y como científico en activo tengo una buena capacidad de análisis y sobre todo de detección de errores y sesgos y estos test están completamente viciados. Pero si tú en tu infinita y prepotente sabiduría (ya que eres capas de calificarme tan rápida como erróneamente) conoces algo sobre estos ensayos te agradecería mucho que me abrieses al conocimiento.

  6. Masklin
    24 mayo, 2013 en 8:29

    Interesante artículo, Ateo. Gracias.

    Margarita, estoy de acuerdo con el artículo y te puedo asegurar que estos test siempre me han dado puntuaciones muy altas (De hecho acabo de hacer la prueba gratuita de mensa, y que cosas… la supero facilmente y me invitan a pagar… pasando…)

    Y claro, un pequeño detalle… soy muy aficionado a acertijos y pruebas lógicas, y mi trabajo está muy relacionado con una determinada forma de pensar y de resolver problemas lógicos… vamos, que tengo “entrenamiento mental” acorde a los test… una fiabilidad que no veas… aunque leyendo comentarios descalificativos como el tuyo… a ver si va a ser verdad que estoy por encima de la media…

    En realidad estos test sólo sirven para tener una idea aproximada, el margen de error es muy alto y los resultados nunca son concluyentes. Como dice ateo primero habria que definir la inteligencia, complicado, y quizas engloba una cantidad de conceptos muy diferentes. ¿Velocidad de pensamiento o capacidad de raciocinio? ¿Visión espacial, abstracta, conceptual, memoria, capacidad emocional, adaptabilidad? ¿Se nace o se hace? ¿Estática o variable? ¿Es moldeable? ¿influye el entorno? ¿Y la ética y la moral? Muuuchas preguntas…

  7. 24 mayo, 2013 en 8:34

    Masklin, lo que comentas me recuerda una entrevista al genial ajedrecista Bobby Fisher:

    – ENTREVISTADOR: Señor Fisher, ¿es cierto que el ajedrez desarrolla la inteligencia?
    – FISHER: Es cierto, el ajedrez desarrolla la inteligencia ….. para jugar al ajedrez

    😀

  8. 24 mayo, 2013 en 8:34

    A mí hay una cosa que siempre me ha escamado en este tipo de tests y es que cada vez que
    he leído alguno he encontrado preguntas que no tienen una única respuesta, lo que me parece como poco aberrante.

    Por ejemplo, en la imagen que acompaña al artículo la primera pregunta dice “Continuar la secuencia lógica L M M _ _ _ _ ”

    Una respuesta es L M M N N N O, pues podemos considerar que estamos escribiendo una vez una letra, dos veces la siguiente, tres la siguiente a esta, etcétera. Esta respuesta es perfectamente válida pues cumple con todas las condiciones expuestas en el enunciado, que simplemente nos indica que hay que continuar la secuencia pero no nos impone ninguna regla más (como que cada elemento de la secuencia tenga que aparecer completo, por ejemplo).

    Pero hay otra respuesta: L M M L M M I, ya que L M M es 1950 en números romanos y L M M I es 1951.

    ¿Cuál de las dos vale 25 puntos y cuál vale 0? ¿Y por qué una es mejor que la otra? Es completamente arbitrario.

  9. 24 mayo, 2013 en 8:52

    El principal problema ya lo mencionas en el articulo: todavia no sabemos como definir la inteligencia. Y si no sabemos que es, dificilmente lo vamos a medir.

    Aunque en algunos casos, como Margarita, no hace falta medirla para saber que es muuuy baja. Si es que tiene.

  10. Darío
    24 mayo, 2013 en 8:55

    Cuál de las dos vale 25 puntos y cuál vale 0? ¿Y por qué una es mejor que la otra? Es completamente arbitrario.

    Lástima que Skinner no esté ya para contestarnos :mrgreen:

  11. Masklin
    24 mayo, 2013 en 9:33

    Manuel, grande Fisher…

    Javi Oribe, siempre he pensado lo mismo. La correcta es la que el creador del test considera, por lo que tienes que tener esa variable en cuenta. Pero claro, nunca podrás demostrar en un test una inteligencia superior al creador de dicho test…

    A mi me da que suelen ser gente “de letras” (Ahora me saltarán a la yugular por está distinción) porque en las series tienen más en cuenta las letras (Lunes, Martes, Miércoles,…) y tú has pensado en números (1L, 2M’s, 3N’s), claramente “de ciencias”. De hecho has pensado que hay varias soluciones, muuy de ciencias. También acostumbran a series de “cifras” y no de “números” . Me acuerdo de una, claramente “de letras”, y he dado una pista, que para mentes científicas puede resultar compleja: 3,3,4,6,5,4,…

    (Por cierto, para la pregunta 4 me sobran dos lineas y porque pone la palabra “diseñar”…)

  12. 24 mayo, 2013 en 9:57

    Con respecto a lo que comenta Masklin voy a contar una anécdota de mi infancia que viene muy al caso. Mi prima y yo tenemos la misma edad y hemos seguido caminos bastante paralelos durante nuestra educación con la única diferencia que yo estudié en un colegio público mientras que ella acudía a uno privado. A ambos nos hicieron el famoso test a los 13 años y luego con los años hablando con ella del tema me enteré que en su colegio en los meses previos a la realización del ensayo, en horas complementarias de clase fuera del horario lectivo normal, habían estado realizando este tipo de test como entrenamiento bajo la supervisión de un profesor. Años después ambos nos enfrentamos a la prueba de selectividad española para entrar en la universidad y mientras en mi instituto público nos enseñaron el temario de las diferentes asignaturas (hasta donde pudieron llegar), en el privado al que acudía mi prima además les mostraban el tipo de preguntas que se formulaban, con ejemplos de años anteriores y se les orientaba en la forma en la que era más eficiente planificar y contestar al examen. Desgraciadamente no podemos acceder a los resultados globales del test de CI y las notas del examen preuniversitario del conjunto de alumnos, pero ¿alguien quiere apostar cuál de los dos grupos de alumnos obtuvo mejores puntuaciones?

    Y ya para terminar me viene a la memoria un episodio de la memorable serie “The Wire” en la que uno de los policías (que ha abandonado la brigada) está trabajando en un colegio de la zona marginal de Baltimore y como novato e idealista que es en estas lides, intenta enseñar lo mejor posible a sus alumnos hasta que en una reunión del claustro de profesores, el director indica que los alumnos tienen obligatoriamente que pasar un examen de calidad organizado por el ayuntamiento o el condado (y pensado para evaluar la calidad de la enseñanza en los diferentes colegios) y que por tanto se debe abandonar la enseñanza normal de las asignaturas para concentrarse en la dinámica del examen, para conseguir la mayor puntuación posible y así poder mantener el colegio abierto un año más. Y es que en realidad los humanos son unos primates muy listos, les dices que vas a medir su inteligencia con un determinado método y en cuanto te descuidas hacen trampas y aprenden a responder adecuadamente al examen. Por eso es tan difícil hacer estudios rigurosos de comportamiento con monos de laboratorio o en libertad, porque como seres inteligentes que son enseguida intuyen las intenciones del experimentador y sesgan los resultados.

  13. 24 mayo, 2013 en 10:26

    Masklin: pues mira, no se me había ocurrido lo de los días de la semana, será porque cada vez que veo “serie” o “secuencia” pienso en una serie numérica… deformación profesional, supongo 😉

    ateo666666: (te puedo llamar “ateo6periódico”?) Lo que cuentas de The Wire parece sacado de la época en la que en España se hacían reválidas …OH, WAIT!!!

  14. 24 mayo, 2013 en 10:31

    Me acuerdo de una, claramente “de letras”, y he dado una pista, que para mentes científicas puede resultar compleja: 3,3,4,6,5,4,…

    Es muuuuuu fácil, no voy a “spoilearlo” a ver si alguien más se atreve 😀

  15. Juan de terzas
    24 mayo, 2013 en 13:03

    jijijiji

    ¿que lógica tiene esta serie?:

    0 5 4 2 9 8 6 7 3 1

    La serie no tiene continuidad, está completa.

    Aunque me la acabo de inventar, me ha parecido tan evidente que lo mas seguro es que sea conocidísima pro ahí.

    Seguro que la resolvéis en dos minutos.

  16. Juan de terzas
    24 mayo, 2013 en 13:14

    Y esta otra:

    4 5 8 9 6 7 1 3 2 0

    está construída con el mismo crit3erio que la anterior, salvo por un pequeño detalle….

    ¡¡uf, me estoy diviirtiendo de lo lindo inventando cadenas!!

  17. Sergio
    24 mayo, 2013 en 14:16

    Margarita :
    Típica parrafada del que intentó entrar en Mensa o en un club similar y lo rechazaron por imbécil. Nada hombre, si quien no se consuela es porque no quiere.

    Veo que has hecho una lectura muy inteligente y comprensiva del texto. ¿Cuál es tu número de socia de Mensa?

  18. 24 mayo, 2013 en 17:25

    Buen post, y gran cita de Fisher. 😀

    Salud!

  19. NeoTP
    24 mayo, 2013 en 20:04

    Muy buenas. Soy estudiante de psicologia de 3º y quería comentar un par de cosillas sobre lo que me han enseñado en clase.

    Todas esas variables que, como bien decis, influyen en los tests de inteligencia deben ser tomadas en cuenta a la hora de interpretar un test. Es cierto que el nerviosismo influye, es cierto que el ambiente de la persona influye y es cierto que la cultura influye. Por todo ello, los tests deben ser interpretados en base a la persona que lo realiza y a la información que tenemos de ella. El valor de un test en solitario no sirve para nada, y mucho menos sirve para clasificar a la gente. Además, no se puede usar un único test para evaluar y nos han dicho hasta que hay que comprobar a que horas del día el sujeto rinde mejor para poder pasarle el test. Es una pena que en la practica se usen a veces tan mal y a la ligera, ya que hay que tener miles de cosas en consideración.

    Otra cosa, queria aclarar sobre el efecto Flynn que lo que aumenta no es la puntuación realmente. Lo que aumenta es el nivel de ejecución en los tests necesario para obtener una determinada puntuación. Como se sabe que la puntuación varía a lo largo del tiempo, estos tests deben ser estandarizados de nuevo cada cierto tiempo para dar cuenta de los cambios que ha sufrido la población. Quería puntualizar ese detalle. Despues, que el nivel de ejecución de la población varíe segun el estatus socioeconómico de la persona no es de extrañar tampoco y no invalida los tests. Los seres humanos nos desarrollamos en interacción con nuestro entorno, y por lo tanto, la inteligencia también (otra cosa es que tambien pueda tener un componente biológico). Al fin y al cabo, las personas nos adaptamos a las demandas de nuestro propio medio y adquirimos de ellas una serie de habilidades y maneras de pensar concretas.

  20. 24 mayo, 2013 en 22:20

    NeoTP

    “que el nivel de ejecución de la población varíe segun el estatus socioeconómico de la persona no es de extrañar tampoco y no invalida los tests.”

    Disiento contigo. El que el test varie con el status social demuestra que no mide inteligencia a no ser que pienses que las personas más adineradas son más inteligentes que los pobres y eso hasta ahora nadie a podido demostrarlo en ningún estudio científico. Tampoco nadie ha podido demostrar que niños de familias pobres adoptados por familias más ricas muestren menor éxito social que los hijos biológicos, sobre todo si son adoptados de muy pequeños. Y como he comentado en #12 no todo el mundo se enfrenta en igualdad de condiciones a estos test.

    “El valor de un test en solitario no sirve para nada, y mucho menos sirve para clasificar a la gente.”

    Pues eso es lo que precisamente se ha estado haciendo desde siempre (y como comento al final de la entrada todavía hoy en EEUU se siguen intentado usar para ese propósito) con estos test: clasificar individuos y grupos específicos

  21. 24 mayo, 2013 en 22:59

    Recomendar humildemente un libro para volverse un poco más inteligente. Aunque teniendo en cuenta otro tipo de intel·ligència, aquella que surge a partir del cuestionamiento del dogma científico-cultural-religioso que nos hace un poco más inunda hasta el tronco del encéfalo: goo.gl/51IfO

  22. NeoTP
    25 mayo, 2013 en 0:51

    No me refiero a eso. Lo que digo es que el estatus socioeconómico incide en la inteligencia (tal y como se mide actualmente) en el sentido de que tienen acceso a mejores recursos (recursos educativos, mejores estilos parentales, mayor nivel educativo de los adultos, mejor nutrición, mayor estimulación, etc), que les lleva a un mejor desarrollo cognitivo. Como sabéis, las tareas que se realizan en la escuela, por ejemplo, tiene mucho que ver con gran parte de los tests psicológicos (tareas de clasificación, operaciones matemáticas, etc). Ese entrenamiento les da unas estructuras de pensamiento que les permite ese mayor desempeño. Es fruto del desarrollo que les permite su medio. Ahora bien, eso no quiere decir que sean más inteligentes, ya que, como he dicho, debe tenerse en cuenta al interpretarlo el contexto en el que vive esa persona y debe compararse con la población a la que pertenece. No puedes comparar a una persona de nivel educativo bajo con una población de universitarios, ni puedes comparar a un español con una población de estadounidenses, por ejemplo. La validez de estos tests está en su correlación con la ejecución de la persona en otras tareas (educativas o de resolución de problemas, por ejemplo), pero no es una medida pura de la inteligencia. Es algo que debe ser interpretado en función de múltiples variables.

    Respecto a lo segundo, estoy de acuerdo. Por eso he dicho que es una pena que se usen tan mal y tan a la ligera. Otro caso muy curioso fue cuando se intentó justificar con ellos la superioridad de los blancos frente a los negro en no recuerdo qué estudio (no puedo buscarlo ahora, sorry). En realidad, lo único que se ponía de manifiesto era esa diferencia en medios y cultura tan apabullante.

    En cualquier caso, a mí no me gustan demasiado tampoco estos tests por muchas de las críticas que vosotros mismos habéis expuesto (la solución puede ser arbitraria a veces, el uso del tiempo, motivación, consecuencias del test, etc). Sin embargo, si considero que usados con cautela y de manera correcta pueden ser útiles a un psicólogo entrenado. Al fin y al cabo, dan información acerca de los procesos psicológicos de esa persona y tienen cierto valor predictivo, debido a esas correlaciones de las que he hablado antes con otras tareas.

  23. 25 mayo, 2013 en 9:43

    @NeoTP:
    Te contradices a ti mismo. Primero dices que “el estatus socioeconómico influye en la inteligencia tal y como se mide actualmente” por tener mejores recursos, y luego dices que “eso no quiere decir que sean más inteligente”. Luego lo que se mide actualmente no es inteligencia. Será algo que puede, o no, estar desarrollado con la inteligencia.

    Cambia inteligencia por altura. Imagina que desarrollo un método para medir la altura de la gente. Pero resulta que con ese método, lo que tienen nombres que empiezan por vocal son consistentemente más altos. Los Lunes, mi prueba da resultados mayores que los Jueves y además, tienes que tener en cuenta el color de la ropa que lleva el individuo para “poder interpretar los resultados”. ¿De verdad crees que estoy midiendo la altura?

  24. 25 mayo, 2013 en 10:00

    NeoTP

    “Respecto a lo segundo, estoy de acuerdo. Por eso he dicho que es una pena que se usen tan mal y tan a la ligera. Otro caso muy curioso fue cuando se intentó justificar con ellos la superioridad de los blancos frente a los negro en no recuerdo qué estudio…”

    Cualquiera de los estudios clásicos de CI en EEUU. Y ya de paso lo mismo con cualquier otro grupo racial. Aunque es una edición un poco antigua, Gould en su libro “La falsa medida del hombre” del cual he dejado el link en la entrada lo explica muy bien.

    Los test de “inteligencia” podría ser una buena herramienta si primero se les cambiara el nombre por otro neutral y que defina adecuadamente lo que en realidad miden. Y segundo si se usaran para detectar estas diferencias socioeconómicas (por otra parte evidentes) sin establecer erróneos juicios de valor, identificando los colegios o grupos con valores más bajos, para que ello sirviera de base para implementar políticas de desarrollo socioeconómico específicas para esa población que las igualara con los miembros de las clases más altas, es decir para apoyar la justicia social. Pero como digo, sería un poco redundante porque ya sabemos (sin necesidad de estos test) qué tipo de población necesita este apoyo social en un determinado país: clases sociales con menos recursos, inmigrantes, minorías étnicas discriminadas, etc.

  25. NeoTP
    25 mayo, 2013 en 10:54

    Javi, creo que me he expresado mal. Me refería a que influye en el nivel de ejecución en estos tests.

    Ateo666, como digo, no se puede comparar la puntuación de una de una persona de unas características con una población muy distinta. Cuando pasas el test, tienes toda una serie de tablas con las puntuaciones medias de cada tipo de población, según su edad, su nivel educativo y cultura de origen. Si comparas la puntuación de una persona de nivel socioeconómico bajo con una población de nivel socioeconómico alto, pues evidentemente, como dices, lo único que estás midiendo es esa caracteristica. Ahora, si comparas a una persona de nivel socioeconómico bajo con su población de personas de nivel socioeconómico bajo, de la misma edad y cultura, pues te puede dar una idea del funcionamiento de esa persona en su medio. Así mismo, hay que tener en cuenta la historia personal, su contexto, las condiciones en las que se pasa el test, etc, para ver a qué se pueden deber las diferencias luego y poder intervenir sobre la persona y/o el medio. La cosa es controlar variables para poder interpretar el test. Si no se hace, no sirve de absolutamente nada.

    La cuestión también es qué consideramos que es la inteligencia, porque creo que el malentendido viene de ahí. Todo el mundo tiene su propia idea acerca de qué es y qué es lo que debe afectarle, asi que eso de cambiarle el nombre por otro más neutral no se me antoja mala idea, la verdad. Bajo mi punto de vista, la inteligencia es la capacidad de la persona de aprender, comprender el mundo y de adaptarse. El medio nos da los recursos para ello y unas demandas específicas a las que debemos responder. Luego la inteligencia es evidentemente influenciada por otros factores no genéticos/biológicos.

  26. 25 mayo, 2013 en 11:00

    NeoTP

    “Ateo666, como digo, no se puede comparar la puntuación de una de una persona de unas características con una población muy distinta.”

    Pero es que eso es lo que se ha hecho durante un siglo y ha servido de base para todo el racismo y clasismo “científico”.

    “La cuestión también es qué consideramos que es la inteligencia, porque creo que el malentendido viene de ahí.”

    Como he comentado en la entrada, todavía no existe una definición científica de que es la inteligencia.

  27. NeoTP
    25 mayo, 2013 en 11:06

    Sí, si estamos de acuerdo en todo eso. Los tests de inteligencia tienen su utilidad usados de forma correcta y entendiendo cómo funcionan, lástima que se hayan hecho y se siga haciendo tantas barbaridades con ellos.

  28. 25 mayo, 2013 en 12:22

    El tema que nos ocupa es similar al siguiente caso. Si se hace un estudio se obtendrá una muy buena correlación entre grado de miopía (o astigmatismo o sordera) de los niños y su rendimiento escolar. Por cierto, muchos padres descubren que su hijo es miope o astigmático cuando aparece una disminución acusada de sus calificaciones y concentración escolar. Por tanto podríamos concluir erróneamente que los niños miopes son menos inteligentes y en este punto tenemos dos opciones.

    La primera, decir que como la miopía tiene un alto grado de componente genético pues no se puede hacer nada y que los niños que la padecen arrastren las consecuencias. Mayor tasa de fracaso escolar y posiblemente empleos futuros peor remunerados.

    O la segunda, INVERTIR unos cientos de euros para la compra de unas gafas, inversión que deberá ir acorde en los años subsiguientes con el grado de cambio de las dioptrías así como con el nivel de rotura de las gafas (recordemos que son niños). Por cierto, hay ONGs que recogen gafas usadas para enviarlas al tercer mundo y así aumentar la inteligencia media de los niños de esos países.

    Pues en esta dicotomía nos encontramos a la hora de extraer conclusiones de los datos de los test de inteligencia actualmente en uso.

  29. NeoTP
    25 mayo, 2013 en 12:43

    Estoy de acuerdo. Los tests de inteligencia deben tener una utilidad práctica. Lo que hay que tener en cuenta es que estos tests no se usan solo con fines políticos y/o racistas. Es una herramienta de diagnóstico y evaluación.

  30. 25 mayo, 2013 en 18:40

    Javi Oribe :
    A mí hay una cosa que siempre me ha escamado en este tipo de tests y es que cada vez que

    he leído alguno he encontrado preguntas que no tienen una única respuesta, lo que me parece como poco aberrante.
    Por ejemplo, en la imagen que acompaña al artículo la primera pregunta dice “Continuar la secuencia lógica L M M _ _ _ _ ”
    Una respuesta es L M M N N N O, pues podemos considerar que estamos escribiendo una vez una letra, dos veces la siguiente, tres la siguiente a esta, etcétera. Esta respuesta es perfectamente válida pues cumple con todas las condiciones expuestas en el enunciado, que simplemente nos indica que hay que continuar la secuencia pero no nos impone ninguna regla más (como que cada elemento de la secuencia tenga que aparecer completo, por ejemplo).
    Pero hay otra respuesta: L M M L M M I, ya que L M M es 1950 en números romanos y L M M I es 1951.
    ¿Cuál de las dos vale 25 puntos y cuál vale 0? ¿Y por qué una es mejor que la otra? Es completamente arbitrario.

    LMM… NNNN

    Habría que aplicar la navaja de ockam y elegir la más lógica, esto incluye optar por la lógica cultural que nos lleva a postular por utilizar todas las letras y sus secuencias y por utilizar lo alfabético frente a lo numérico/romano.

    La clave está en si esa presión influye y descarta a los inteligentes sin presión (es evidente que sí, la naturaleza debe garantizar inteligentes con y sin presión y confrontar; la presión es un elemento externo a la inteligencia per se y lo desestabiliza).

    Por otro lado, la intelegencia analítica, racional, lógica, silogística y deductiva, o la de atajos, puede diferir de la abstractista, de escenarios, largoplacista. Esto también es clave, como apunta el autor.

    Pero, y la emocional, social. Y la simbolística, asociatoria?.

    Puede sospecharse que quien tenga la cortoplácica y de presión, tendrá las otras, y en buena parte así debe ir realcionado, pero no de manera absoluta.

    Por tanto, esos viejos test, más que inteligente, miden si eres: rápido, sagaz, perspicaz. Ayudan a conocer quién tendrá los mejores datos a corto plazo, pero nada sabemos de sus decisiones a largo y frente a otras circunstancias. Más que nada porque no dependen del mismo cacho de cerebro.

  31. 25 mayo, 2013 en 19:06

    Javi Oribe :

    Me acuerdo de una, claramente “de letras”, y he dado una pista, que para mentes científicas puede resultar compleja: 3,3,4,6,5,4,…

    Es muuuuuu fácil, no voy a “spoilearlo” a ver si alguien más se atreve

    Esta está hecha por una mentalidad enfermiza. Depende del idioma usado, y su enunciado y resolución variaría en otro que no sea el nuestro, no doy más pistas, pero es puramente de inteligencia enrevesada, cero lógica. Quizá política..

  32. 25 mayo, 2013 en 19:26

    Javi Oribe :
    A mí hay una cosa que siempre me ha escamado en este tipo de tests y es que cada vez que
    he leído alguno he encontrado preguntas que no tienen una única respuesta, lo que me parece como poco aberrante.
    Por ejemplo, en la imagen que acompaña al artículo la primera pregunta dice “Continuar la secuencia lógica L M M _ _ _ _ ”
    Una respuesta es L M M N N N O, pues podemos considerar que estamos escribiendo una vez una letra, dos veces la siguiente, tres la siguiente a esta, etcétera. Esta respuesta es perfectamente válida pues cumple con todas las condiciones expuestas en el enunciado, que simplemente nos indica que hay que continuar la secuencia pero no nos impone ninguna regla más (como que cada elemento de la secuencia tenga que aparecer completo, por ejemplo).
    Pero hay otra respuesta: L M M L M M I, ya que L M M es 1950 en números romanos y L M M I es 1951.
    ¿Cuál de las dos vale 25 puntos y cuál vale 0? ¿Y por qué una es mejor que la otra? Es completamente arbitrario.

    Siempre he sido bastante malo en estos asuntos de series y lógicas. Pero si sé que 1950 en números romanos se escribe MCMLI. Por tanto la respuesta de los números romano valdría 0 puntos ahí.

    Lo que no quita que esté totalmente de acuerdo con lo que dice el comentario y el contenido del artículo, únicamente matizar la pequeña incongruencia de querer usar como verídico un dato erróneo, que supongo que viene más por el desconocimiento (que no ignorancia) del sistema de numeración romano, pues al fin y al cabo se trata de algo que no debe interesar mucho a la ciencia.

  33. 25 mayo, 2013 en 19:28

    Perdón, quise decir 1951 en números romanos se escribe MCMLI

    1950 es MCML (1000+(1000-100)+50) y no LMM (50-1000+1000)

  34. KC
    25 mayo, 2013 en 21:20

    #1 Margarita, yo creo que tú debes de ser profesora de Derecho. Solo he conocidos gilipollas capaces de hacer esos comentarios en especímenes de ese ámbito.

    Lo que se comenta en esta entrada es, tal cual. El primer imbécil es el examinador que no entiende que lo que se debe examinar es el conocimiento puro -y su interconexión-, y no circunstancias exógenas al acto del examen. Ese sí que es un pedazo de imbécil. Y de los grandes. En Hespaña los hay a patadas, desgraciadamente.

    Saludos.

  35. 25 mayo, 2013 en 21:28

    El desgraciado mental de James Watson debería leerse esta entrada, y algunos de los comentarios, para ver si entiende de una vez la diferente ente innato y aprendido y cómo separar e interaccionar ambas cosas. El ejemplo perfecto de un “genio” -por lo de Nobel, no por nada más- que es un perfecto idiota. En cualquier universidad hespañola sería rector.

    Saludos.

  36. Jon
    26 mayo, 2013 en 3:49

    La anécdota de Fisher me recuerda a la cita que dice que “los tests de inteligencia miden la capacidad para hacer tests de inteligencia”.

  37. Kenshin
    26 mayo, 2013 en 15:00

    Jorge Berrozpe :

    Javi Oribe :
    A mí hay una cosa que siempre me ha escamado en este tipo de tests y es que cada vez que
    he leído alguno he encontrado preguntas que no tienen una única respuesta, lo que me parece como poco aberrante.
    Por ejemplo, en la imagen que acompaña al artículo la primera pregunta dice “Continuar la secuencia lógica L M M _ _ _ _ ”
    Una respuesta es L M M N N N O, pues podemos considerar que estamos escribiendo una vez una letra, dos veces la siguiente, tres la siguiente a esta, etcétera. Esta respuesta es perfectamente válida pues cumple con todas las condiciones expuestas en el enunciado, que simplemente nos indica que hay que continuar la secuencia pero no nos impone ninguna regla más (como que cada elemento de la secuencia tenga que aparecer completo, por ejemplo).
    Pero hay otra respuesta: L M M L M M I, ya que L M M es 1950 en números romanos y L M M I es 1951.
    ¿Cuál de las dos vale 25 puntos y cuál vale 0? ¿Y por qué una es mejor que la otra? Es completamente arbitrario.

    LMM… NNNN
    Habría que aplicar la navaja de ockam y elegir la más lógica, esto incluye optar por la lógica cultural que nos lleva a postular por utilizar todas las letras y sus secuencias y por utilizar lo alfabético frente a lo numérico/romano.
    La clave está en si esa presión influye y descarta a los inteligentes sin presión (es evidente que sí, la naturaleza debe garantizar inteligentes con y sin presión y confrontar; la presión es un elemento externo a la inteligencia per se y lo desestabiliza).
    Por otro lado, la intelegencia analítica, racional, lógica, silogística y deductiva, o la de atajos, puede diferir de la abstractista, de escenarios, largoplacista. Esto también es clave, como apunta el autor.
    Pero, y la emocional, social. Y la simbolística, asociatoria?.
    Puede sospecharse que quien tenga la cortoplácica y de presión, tendrá las otras, y en buena parte así debe ir realcionado, pero no de manera absoluta.
    Por tanto, esos viejos test, más que inteligente, miden si eres: rápido, sagaz, perspicaz. Ayudan a conocer quién tendrá los mejores datos a corto plazo, pero nada sabemos de sus decisiones a largo y frente a otras circunstancias. Más que nada porque no dependen del mismo cacho de cerebro.

    Si pero mas logico seria: L,M,M,J,V,S,D = Lunes, martes, miercoles, jueves, viernes, sabado y domingo.

  38. 26 mayo, 2013 en 23:09

    Tengo que entonar un sincero”mea culpa” por la metedura de pata con los números romanos, en vez de calcularlos yo los busqué en una página que se ve no estaba muy bien documentada, cosas de hacer las cosas con prisas.

    Dicho esto, estoy en completo desacuerdo con que la respuesta de los días de la semana sea más lógica que la de la serie de letras, los razonamientos o son lógicos o no lo son pero no existen proposiciones más lógicas que otras. El criterio de la navaja de Occam es absolutamente subjetivo, y el que se considere más valida una respuesta alfabética que otra matemática se por el mero hecho de serlo es completamente absurdo.

  39. Francesc
    27 mayo, 2013 en 10:39

    @3 Sopmac “[…]con colectivos del tercer mundo o marginados socialmente, quienes con un nivel de vida más bajo tienden a ser menos inteligentes”
    Esta relación se ha obtenido midiendo sus CI con tests que no sirven (según el artículo) por lo que, a falta de pruebas más concluyentes, no se puede dar por cierta. Lo más que podríamos decir es que esos colectivos tienden a hacer peor el test.

    Sobre las pregutnas de series, debo reconocer que no me gustan. El caso es que con tres elementos de una serie cualquier continuación es posible (es más, N términos de por sí no definen el término N+1), y la mayoría razonables.

    Otro ejemplo de respuestas múltiples: 1,2,4…
    Podría ser continuado con …7,11
    o con …8,16
    o con …5,7 (naturales no múltiplos de 3)
    o con …5,8 (naturales con la letra “o”)
    o con 15, 16 (3 letras, 3 letras, 6 letras, 6 letras, 9 letras…)

    vamos, que supongo que por eso las series suelen ser “de letras”, si las identificas como un patrón muy común se definen unas “respuestas correctas” que solo indican la poca imaginación del diseñador del test. Claro que en ese caso lo que se valoraría es la capacidad de relacionar.

    Y aún así, la primera respuesta de Javi no me parece errónea, como tampoco me parecerían incorrectas L M M L L M M (periodica) L M M L M M L (otra periodica XD) o L M M D D D D (según google, es parte de la partitura de “campana sobre campana”).

    Por cierto, qué respuesta a la 3 creeis que sería mejor, ¿”algo” o “algo:”?
    Mejor aún, podría ser fractal? algo: 25 puntos
    |_____algo: 25 puntos |_____algo: 25 puntos |_________…______|

    Y usar 3 líneas para la cuatro, cuando se puede hacer en 1, parece poco eficiente

  40. Masklin
    27 mayo, 2013 en 14:40

    Jorge, “está hecha por una mentalidad enfermiza”. Totalmente de acuerdo contigo, y las hay muuucho peores (0,10,1110,3110,…)

    Francesc, totalmente de acuerdo, lo “más inteligente” es deducirlo por saber como se hacen los test, y eso es entrenamiento. Se basan más en la respuesta y no en cómo se ha llegado hasta ella, que desde mi modesta opinión, eso es inteligencia. Y mucho más bonito 😀

    Esto me recuerda a una anécdota que achacan a Bohr:

    http://elultimoquecierrelapuerta.wordpress.com/2007/12/05/niels-bohr-y-el-barometro/

  41. Sergi
    27 mayo, 2013 en 16:51

    Totalmente de acuerdo con el artículo y con Javi Oribe. Además de tener muchas “pegas” los test de inteligencia son peligrosos. Recuerdo que después de hacer el famoso test del colegio me quede con las palabras “lento y torpe” .
    Ahora tengo una licenciatura de las que llaman difíciles, un trabajo bien remunerado y me considero (y me consideran) sin ser prepotente una persona inteligente.
    ¡Ojalá no hubiera hecho aquel test!

    Por cierto quizás todo fuera porque me quedé atascado con una pregunta de esas de series, pero es que… hay tantas posibles respuestas verdaderas. L M M J V S D estaría bien, ¿no?
    ¿y L M M 1 2 2 N? ¿Por qué no?

  42. Bi-lal kaifa
    28 mayo, 2013 en 15:12

    “Según artículo muy reciente que está todavía en prensa diversos estudios de la década de 1930 definían ya el efecto Flynn, por lo que este investigador sería únicamente su redescubridor.”

    Cualquier cosa escrita por Richard Lynn ha de tomarse con mucha precaución.

  43. 31 mayo, 2013 en 12:22

    Con respecto a la validez de los test de CI he encontrado esta anécdota del famoso neuropsicólogo Alexander R. Luria sobre el tema:

    Me gustaría poder recordar dónde leí esto, pero recuerdo haber leído que una de las razones por qué la gente en lugares como África subsahariana reciben puntuaciones horribles en pruebas de inteligencia se debe a que la prueba tiene preguntas como
    “¿Cuál de estos animales no es como los demás: vaca, pollo, cerdo y perro “.
    La respuesta que se supone que debes dar es “pollo”, porque es un ave y los otros tres son los mamíferos, mientras que ellos contestan “perro”, ya que los otros tres son los animales que crían para obtener carne.

  44. 10 junio, 2013 en 10:55

    Aceptando la premisa que los test de inteligencia, y obviando el factor de un entorno adecuado, no deben tener resultados significativos… La definición de “indiviudos superdotados” en su expresión general, ¿Es otra falacia.., otra forma de discriminar y clasificar al ser humano…?

  45. 10 junio, 2013 en 11:24

    ateo666666 :
    Margarita
    Por cierto soy Doctor en CC. Químicas con Premio Extraordinario de Doctorado y como científico en activo tengo una buena capacidad de análisis y sobre todo de detección de errores y sesgos y estos test están completamente viciados..

    (Disculpándome primero por el doble post…) Entonces, según sus afirmaciones.., el hecho que Ud. tenga una buena capacidad de análisis, etcétera.. ¿A que factor se debe..? No dudo que Margarita haya “pecado” posiblemente de “soberbia cognoscitiva”, pero, por otro lado, su reivindicación curricular, y de igual manera.. ,¿ No debería ser considerada inaceptable como probatoria de su alegación, dado que se trata de un “campo” que no es el suyo..? Parafraseando, de alguna manera, al Gran Maestro Fisher.

    Saludos,

  46. 10 junio, 2013 en 14:01

    Lampuzo

    “ La definición de “individuos superdotados” en su expresión general, ¿Es otra falacia.., otra forma de discriminar y clasificar al ser humano…?”

    “Superdotados” haciendo qué? Hay individuos capaces de resolver complicadas ecuaciones matemáticas mientras que otros como Mozart son capaces de componer una sinfonía de una tacada. ¿Que es inteligencia? pues esa es la gran cuestión.

    “.., el hecho que Ud. tenga una buena capacidad de análisis, etcétera.. ¿A qué factor se debe..?”

    Pues a la mezcla de genética, ambiente y educación, como en el resto de la población.

    “por otro lado, su reivindicación curricular, y de igual manera.. ,¿ No debería ser considerada inaceptable como probatoria de su alegación, dado que se trata de un “campo” que no es el suyo..?

    Para evaluar un trabajo científico fundamentalmente hacen falta dos cosas: capacidad de análisis que como le comento a Margarita cualquier científico en activo (además de otros muchos millones de personas) posee (por simple entrenamiento) y conocer el sistema de experimentación. Cuando el sistema de experimentación está a la altura de ser comprendido por cualquier persona medianamente instruida y habituada a usar el razonamiento lógico (no olvides que son simples cuestionarios de preguntas), entonces es fácil observar algunos de los fallos del estudio por parte de diferentes personas, te recuerdo que muchos no científicos han puesto severas objeciones a este tipo de estudios. Aunque muy probablemente un experto en el campo sería capaz además de encontrar mayor número de fallos en estos test. Así que yo o tú estamos perfectamente capacitados para emitir un juicio sobre estos estudios en base a lo comentado en la entrada. De todas formas si piensas que mis razonamientos son incorrectos expón tus argumentos.
    Otra cosa sería analizar por ejemplo si las medidas del telescopio espacial Hubble sobre el espacio profundo tienen sesgos o han sido erróneas. Ahí sí que hay que conocer técnicas y conceptos muy especializados y yo personalmente no sería capaz de emitir un juicio.

  47. 10 junio, 2013 en 19:17

    ateo66666

    Se considera a una persona “superdotado intelectual”, según Monks y Van Moxel, cuando tiene altas capacidades en tres aspectos diferentes:

    A) Una capacidad intelectual significativamente superior a la media
    B) Altos niveles de creatividad.
    C) Alta motivación y persistencia en la tarea.

    Eso contestaría a su reflexión sobre ¿Que es la inteligencia..?

    Por otro lado, existen personas que cumplen uno o dos de esos aspectos. Si cumple uno, se le denominan:

    1) Superdotados analíticos.
    2) Superdotados creativos.
    3) Superdotados prácticos.

    En el caso de cumplir dos, serían denominados en función de sus combinaciones sin repetición., o bien “sobredotados académicos” y “sobredotados creativo-productivos”. Eso podría contestar sus alegaciones con respecto a Mozart en música o a Grigori Yákovlevich, en matemáticas, por poner ejemplos.

    La capacidad intelectual, y aquí es donde podemos estar acuerdo, se sigue “valorando”, y digo valorando por un psicólogo, mediante test. Test que evidentemente, como en todo aspecto científico aplicado, pueden no ser confeccionados e interpretados correctamente, pero que en definitiva, todavía no se ha encontrado otra herramienta mejor y se siguen utilizando.

    Después están los superdotados intelectuales que se vienen a denominar como “probables” o “factibles”. Hablamos de individuos que aunque cumpliendo las tres premisas, las condiciones socio-económicas personales les permiten desarrollar sus capacidades, o no ( y que será lo mas probable en las condiciones actuales dicho sea de paso…)

    Existen otras teorías, pero todas tienen su fundamentos, al igual que ésta, en los estudios de J. Renzulli y R. J. Stemberg.

    Saludos,

  48. 10 junio, 2013 en 19:53

    ateo666666

    El concepto de “superdotado intelectual” , según la teoría de Monks y Van Moxtel, se define como compuesto de tres aspectos:

    A) Una capacidad intelectual significativamente superior a la media.
    B) Altos niveles de creatividad.
    C) Alta motivación y persistencia en la tarea.

    Esto, entiendo, que contestaría tu reflexión sobre ¿Que es la inteligencia..? y sobre que significa ser una persona de “altas capacidades”

    En caso que el individuo cumpla excepcionalmente uno de eso aspectos, se les denomina:

    1) Superdotados analíticos.
    2) Superdotados creativos.
    3) Superdotados prácticos.

    En el caso que cumplan dos premisas, su definición sería la combinación sin repetición de tales atributos , siendo posible también ser calificados como “superdotados académicos” y/o “superdotados creativo-productivos”, caso de Mozart en musica o Grigori Yákovlevich en matemáticas y que contestaría su reflexión sobre ¿Superdotados haciendo que..?

    Por otro lado, existe el criterio de sujetos de altas capacidades “probables” y “posibles”. Tal criterio se establece sobre personas que aún cumpliendo los tres primeros requisitos,o alguno de ellos, sus personales condiciones socio-económicas hacen posible que se desarrollen, o no (Siendo éste último caso la alternativa, y en función de la actual situación social, mas probable..).

    En cuanto a los test, y a la hora de “valorar la capacidad intelectual”, y digo “valorar” por un psicólogo, se siguen utilizando. Los test, como cualquier otra herramienta empleada en el ámbito de las ciencias, pueden ser confeccionados o interpretados incorrectamente, pero como herramienta ante la no existencia de una mejor alternativa se sigue utilizando por los profesionales.

    Existen otras teorías similares a la hora de establecer las definiciones anteriores, pero todas, al igual que ésta, se basan en los estudios de J. Renzulli y R. J. Stromberg.

    Saludos,

  49. Annabel Lee
    22 junio, 2013 en 20:18

    Las mejoras progresivas en el test a los reclutas norteamericanos también puede ser por chivarse las respuestas unos a otros, no?
    Perdonad si sale alguna palabreja mal escrita, estoy con el tablet y me suele dar problemas cuando escribo texto :-/

  50. 23 junio, 2013 en 9:03

    Annabel Lee

    Por supuesto que la filtración de los test a lo largo de los años no puede ser descartada, pero la mejora en la escolarización, el habituarse a realizar exámenes y la cultura general hacen que se mejore mucho en las puntuaciones.

  1. 24 mayo, 2013 en 13:32
  2. 30 mayo, 2013 en 12:23
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: