Inicio > Actualidad, Medicina > ¿No será un ataque de pánico?, me preguntaron hace unos 13 años atrás…

¿No será un ataque de pánico?, me preguntaron hace unos 13 años atrás…

10 junio, 2013

“Ernestina Pais” una reconocida conductora de TV Argentina padece de esta enfermedad de la que se conoce poco y se habla mucho. En apariencia esta serie de ataques la hicieron renunciar a la conducción de su programa de TV “Desayuno americano” del cual era conductora.  El hecho hizo que muchos programas de chimentos y/o de opinión (Intratables por ejemplo) hablaran sobre el caso.  Si bien mencionaron en varios de ellos que habían visto casos muy difíciles en otras ocasiones hablaron de que era un “mal social” bien visto por muchos. Estos dichos me dieron ganas de escribir sobre el tema para aclarar algunas cosas. Si bien no suelo hablar mucho con la gente de este tema porque se sabe poco y la gente lo asocia con “locura o problemas psicólogicos”. Pueden decir que es bien visto, sin embargo en mi caso, no sólo fue muy limitante, sino más bien mal visto y poco comprendido por casi todo mi entorno, tanto personal como profesional. Y eso que mi entorno profesional es bastante agudo porque es el de la Universidad. Si bien hay componentes psicológicos importantes, hay además problemas neurobiológicos y por eso se mejora con medicación que inhibe la re-captación de serotonina aunque no se logre una cura completa.

Sin embargo y como casi siempre ocurre hay poco información, los médicos especializados y con un alto grado de conocimientos en el tema, son pocos y los pacientes quedamos en el limbo por varios años.

En mi caso el primero fue en el año 2000 mientras realizaba mi beca FOMEC para realizar  estudios en el extranjero en EEUU. Me habían aceptado en un laboratorio de mucho prestigio y al cabo del primer mes me invitaron a quedarme allí, contratándome como un empleado temporal por el tiempo que me restaba para terminar los experimentos de la tesis de mi maestría en Biotecnología. Mi hijo pequeño y ex marido se habían vuelto a la Argentina.

Era el último domingo allí y mi jefa decidió llevarme a pasear a un museo en Los Ángeles. Íbamos charlando y de golpe sacó el tema de quedarme allí a hacer mi doctorado, tema muy conflictivo para mí, porque significaba decidir entre mi carrera y mi familia. No tenía idea de cómo explicárselo a ella.  Era el sueño de toda la vida hecho realidad. Fue entonces cuando sentí un terrible hormigueo desde la punta de los pies hasta la cabeza y sentí que no podía moverme. Me invadió una especie de sensación de muerte y hasta pensé por esos segundos que me tendrían que repatriar mi ataúd y lo caro que les iba a salir!.

De tan morboso hasta parece grotesco pero les puedo asegurar que esa sensación de muerte inmediata es aterradora.  Llegué a decirle que me sentía mal y al rato el hormigueo se pasó me bajó la presión arterial y me descompuse con vómitos. Todo esto en medio de la autopista de los Angeles, imaginen mi sensación de frustración y como digo siempre el papelón más grande de mi vida! Cuando se pudo detener el auto, me dijo no será un ataque de pánico? Y yo contesté no sé qué es eso.  Porque además nunca lo había escuchado de verdad. Me ofreció ir al hospital pero me fui a la casa en donde me alojaba.  Toda esa tarde me eché la culpa de lo que había sucedido porque pensé que era mi mente que me había saboteado esta posibilidad de quedarme a hacer el doctorado allí.

Hacía ya varios días que notaba por momentos como el corazón latía muy fuerte (palpitaciones) cosa que tampoco me había pasado nunca y quise ir a compra tilo al supermercado pero no sabía como se decía en inglés, así que compré uno que se llamaba “relaxing tea” …pero nada.

Volví a Argentina y de vez en cuando me pasaba lo mismo y deambulaba por diversas clínicas donde nadie sabía lo que tenía, entonces o me decían que era psicológico o que podía ser del corazón. Me hicieron toda clase de estudios para descartar  problemas cardíacos o de tipo hipertiroidismo pero nada.

Mucho stress en eso coincidían todos, viajé en difíciles condiciones porque la presión en el trabajo era enorme y al gente que creí cercana se volvió envidiosa y agresiva, acusándome de robarles su tema de trabajo, cosa que me dolió profundamente. Una maestría que terminar con excelente notas porque era becada y un hijo que empezó esa maestría en mi panza y al que le podía dedicar poco tiempo. Casi no dormía, estudiaba y trabajaba sin parar.  Como dicen algunos “el cuerpo pasa factura”.

Aquí en Argentina casi no se sabía que era eso de los ataques de pánico o los desórdenes de pánico, así que pasé como dos años sin diagnóstico ni tratamiento. Finalmente me dijeron que era eso (síndrome de pánico crónico o desórden de pánico) y que se trataba con medicación y terapia, así que encaré ambas cosas. Sin embargo, el tiempo ha cambiado, mi lugar de trabajo también, pero aún hoy sigo teniendo palpitaciones ya muy esporádicamente ataques leves a pesar de estar medicada.

Muchos me explicaron que mi nivel de cortisol elevado en sangre era por eso y que algo raro o distinto tenían mis receptores de serotonina del cerebro, que las reacciones frente al peligro las tenía exacerbadas, pero poco es lo que se sabe en verdad. Como siempre cuando uno es paciente no suele ser muy científico.  Por eso quizás hoy me decidí a buscar un poco más sobre el tema.

En verdad es complejo porque a mí no me pareció nunca “bien visto socialmente hablando”. La gente tiene a simplificar y decir que sos una persona débil, tal vez hipocondríaca, que es puramente psicológico y que está de moda. Que lo estás usando para que te den una licencia y no ir a trabajar o evadir otras cosas. Nada más lejos de la realidad. En general se da en gente con una personalidad que tiende a ser extremadamente responsable, que quiere abarcar todo lo posible y siente una presión interna por hacerlo bien.  Más bien fuertes en su exterior pero muy sensibles en su interior.

Hoy quise contar además que esta patología está lejos de ser “algo conocido” y “de moda”. Sé que hay muchos casos mal diagnosticados o de médicos que lo diagnostican con ligereza, pero en mi caso fue algo que me invadió sin saber de que se trababa y puedo asegurar que la angustia que uno siente cuando tiene un ataque es terrible y siente que a pesar de ser extremadamente independiente, en esos momentos uno necesita de alguien hasta para salir cuando tiene los síntomas porque suele dar terror caerse en la calle sin nadie que te ayude. Mi hijo creció en esa situación, si bien siempre traté de de no mostrárselo, muchas veces tuve que hasta dejarle números de teléfonos a quien recurrir si algo me pasaba.

Afortunadamente la terapia me ayudó a no poseer más esa sensación de muerte, ya no lo sufro hace tiempo, sé que no me voy a morir al menos de eso, pero el dolor en el pecho, la dificultad de respirar, el hormigueo, baja o alta de presión,  los mareos y sensación de inestabilidad, sudores fríos, etc. son sensaciones complejas. El yoga ayuda, la meditación, ejercicios para respirar pero no ayudan a la cura completa. Al menos a mí.

Ahora cuales son las causas? Todavía son desconocidas?

Aclaremos algunas definiciones

Agorafobia: Miedo a situaciones en las cuales escapar puede ser muy difícil o en las cuales no hay ayuda disponible en un evento en el que se está sufriendo un ataque de pánico o síntomas similares. Miedo a volver a padecer un ataque de pánico con lo que se empiezan a sentir fobias por esos lugares. Por ejemplo ciertas personas que lo han sufrido en un auto suelen no subirse más a uno.

Sensibilidad a la ansiedad: Un miedo de síntomas relacionados con la ansiedad como los mareos, dificultad al respirar y corazón acelerado en su ritmo o palpitaciones

Ataques de pánico: Una sensación rápida de de incomodidad que acelera rápidamente y que es acompañada de síntomas físicos agudos y fuertes que incluyen aceleración del ritmo cardíaco, temblores, y sensación de  vahídos o desmayos o mareos

Desorden de pánico

Un desorden de ansiedad en el cual un individuo ha sufrido varios ataques de pánico, inesperados,  acompañados de una gran ansiedad acerca de volver a padecerlos, preocupación por las consecuencias del ataque y cambios en la conducta tendientes a evitar futuros ataques. Esto sería un desorden de pánico con agorafobia. Extraído del libro “Panic” Martin M. Antony de la St. Joseph’s Healthcare and McMaster University, Hamilton, Ontario, Canada.

En mi caso no tuve agorafobia marcada. Por suerte esto se supera con la terapia.

En España parece ser llamado “Trastorno de angustia” y desde una perspectiva cognitivo-conductual, generalmente se considera que el trastorno de angustia (TA), con y sin agorafobia, es la consecuencia de reaccionar con miedo ante sensaciones físicas benignas, como pueden ser una elevación de la frecuencia cardiaca, la falta de aliento, o la sensación de mareo, entre otras. En apoyo a estos modelos, numerosos estudios han confirmado que las personas con TA desarrollan una hipervigilancia respecto de su propia activación fisiológica, por leve que ésta sea e interpretan sus síntomas de activación como peligrosos.  La hiperventilación es una respiración rápida, generalmente causada por altos niveles de ansiedad o pánico. Con ella se producen una serie de cambios fisiológicos como la reducción de la presión parcial o presión arterial CO2 (PaCO2) en sangre hasta un nivel denominado hipocapnia y un aumento del pH en sangre o alcalosis respiratoria, de manera que se libera menos oxígeno a los tejidos, lo que provoca un aumento en la potencia y frecuencia de los latidos del corazón. Al haber menos CO2, se reduce la frecuencia respiratoria por lo que la persona fuerza ésta voluntariamente, aumentando la sensación de disnea o ahogo. Los síntomas de malestar se acrecientan al desencadenarse una serie de fenómenos fisiológicos asociados a una vasoconstricción y una posible reacción cardiovascular compensatoria que puede manifestarse, en un principio, como entumecimiento u hormigueo en los dedos de las manos. Si la alcalosis respiratoria persiste, esta sensación se va extendiendo también a los dedos de los pies, la cara y especialmente alrededor de la boca. Estos cambios fisiológicos producen, a su vez, otros síntomas de ansiedad como mareo o aumento de la tasa cardiaca, lo que puede provocar un agravamiento de la sensación de pánico. (Wodd y Vindel, 2009).

El modelo más abarcativo neuroanatómico sugiere que  en el Desorden de Pánico hay una sensibilidad anormal en el cerebro en los mecanismos del miedo y respuesta al peligro que involucran una red neuronal con diversas redes que incluyen a varios sistemas de neurotransmisores que incluyen a la serotonina, 5 hidroxi tryptamina, norepinefrina, gamma amino acido butírico (GABA) y otros. Las redes neuronales que están involucradas son la amígdala, el hipotálamo, y regiones de la corteza cerebral.  La medicación usada normaliza algunos de los aspectos y síntomas de los desórdenes de pánico.

Los estudios familiares sugieren que la heredabilidad es de alrededor de un 40% basados en estudios de gemelos. Las asociaciones con el desorden de pánico y  regiones cromosómicas sugieren como las más relacionadas, son la región del brazo q del cromosoma 13 y el brazo q del 14, el 10,  3, 7, 4 22 y 9 y que podrían estar relacionados con pero requieren mayor análisis porque han sido estudios de no más de 200 casos. Algunos genes candidatos son el de la DAOA/G30 (D-amino acido oxidasa activador) pero se asocia también con desordenes de humor, neurotismo y esquizofrenia. El receptor de adenosina A2a (ADORA2A)  que parece ser responsable de un factor ansiogénico relacionado con la administración de cafeína.  El COMT (gen de la catecol-O-metyltransferasa), que codifica una enzima metiladora de los neurotransmisores como la dopamina, y que se localiza en el cromosoma 22q11.21. En este caso un polimorfismo funcional de Val158Met, dónde cuando está presente la valina, hay alta actividad de esta enzima.  (E Maron et al.)

Se están estudiando modelos experimentales con inductores de pánico para poder analizar mejor a los individuos con este tipo de trastornos y parece ser que la descarga con CCK4 (cholecystokinin-tetrapeptide) es eficiente en inducir los síntomas más intensos en los individuos “panikers” o panicosos  y efectos intensos en los no panicosos. (Koszycki, D. et al., 1998). Esto ha sido muy útil para evaluar el verdadero síntoma y los tratamientos y drogas usadas en los casos como por ejemplo el alprazolam. Luego de inducir el pánico con en CCK 4 se trató a los pacientes con alprazolam y se compararon los niveles de ACTH y cortisol plasmático (hormonas del estrés) que se disminuyeron luego de la administración del alprazolam en comparación con la disminución en los que se les había administrado placebo (Zwanzger P et al 2003)

El análisis de amplio asociaciones genómicas (GWA)se está implementando cada vez más en todo el mundo y por ejemplo en un estudio de 200 pacientes de origen Japonés y 200 de control se encontraron 7 SNPs (polimorfismos de un solo nucléotido)  cercanos o adyacentes al gen  de la placofilina 1 (plakophilin 1) una proteína cuya mutación ocasiona problemas de fragilidad de la piel , otro denominado “pleckstrin homology domain containing family G member 1 (PLEKHG1)”, relacionado con la señalización intracelular y la formación del citoesqueleto, otra proteína de transmembrana (TMEM16B), y otros relacionados entre otras cosas con el metabolismo celular, síntesis de proteínas y demás. Esto por ahora no parece ser de gran ayuda.

Se ha formado recientemente un Consorcio Internacional de Pánico cuyo fin es recolectar mas muestras para poder hacer este tipo de estudios a gran escala y que los resultados den a la luz algunos resultados más concluyentes

Los mismos resultados poco concluyentes se han hecho en transcriptomas, micro ensayos de expresión de ARN mensajeros en pacientes con pánico, se han comenzado a llevar a cabo y se han visto diferencias en los niveles de expresión de los receptores beta 2 adrenérgicos que parece alterarse en los pacientes que sufren asma y en los panicosos y luego de descarga de CCK4

Proceso de panico

Figura que muestra como se perciben ciertas situaciones de percepción de síntomas físicos, se produce el ataque de pánico, más producción de miedo y noradrenalina y como consecuencia se forma un círculo vicioso. A causa de esto los pacientes se desmoralizan, evitan repetir las situaciones donde se produjo uno y se retroalimenta. Además muestra a la derecha como a veces puede exacerbarse o remitir o hacerse crónico o subcrónico. (Maron et al, 2010)

Quizás parte de todos estos resultados sean mejor interpretados cuando se sepan también un poco más acerca de las particularidades neuroanatómicas en los pacientes de con desorden de pánico. En este sentido se han hecho muchos avances en esta última década.

El sustancia paracueductal del mesenfalo o gris del cerebro para ser el involucrado en la desarrollo del desorden de pánico y es el relacionado con la respuesta fisiológico al stress o a las situaciones peligrosas.

Los circuitos neuroanatómicos del desorden de pánico incluyen a la corteza pre frontal la ínsula, el tálamo, la amígdala, el hipotálamo, los locus ceruleus y los núcleos pararaquiales.

amigdala

El núcleo central de la amígdala parece ser el corazón de los procesos autonómicos, de comportamiento y los componentes neuroendocrinos del ataque de pánico. En la amígdala es donde está el centro del temor o miedo y esta conectada con el hipocampo, conocido por su función en la memoria autobiográfica y del lado derecho con la orientación en el espacio. Es el motivo por el que recordamos las situaciones peligrosas, para recordarnos el temor. Y como esta en conexión directa con el lóbulo frontal,  es el que toma la acción de “pelea o huída” ante el peligro.  Otra conexión directa es con el hipotálamo que es quien sintetiza neurotransmisores y hormonas.  Los neurotransmisores son la dopanamina, la noradrenalina y la serotonina. Todas ellas actúan en el cerebro, en cambio las hormonas actúan a distancia.  En los núcleos cercanos a la amígdala se produce la dopamina y está relacionada con  el interés en general por las cosas, entre ellas, el interés por la vida. La parte ventro frontal del lóbulo anterior está relacionada con los cambios de humor y con fuertes conexiones con la amígdala  y el sistema límbico.

Aparentemente la amígdala es la que está en conexión con todo lo demás.

Esto verdad verdaderamente escapa a mis conocimientos así que recurro a los lectores a su contribución en el conocimiento de las neurociencias: neurobiología y neuroanatomía.

En la actualidad sigo con desorden de pánico pero sin agarofobia. En mi caso se hizo crónico y si bien ya no sufro la cantidad de ataques de antes ni con todos los síntomas, algunos siguen en el tiempos, como las palpitaciones y/0 mareos.

Ya se están realizando estudios de las vías neuronales afectadas en los pacientes con desórden de pánico. Los que he leído son todavía con pocos pacientes o sea con un numero muestral bajo y por ende no de gran validez pero espero que en los próximos años se avance mas en este tema, por sobre todo para mejorar el tratamiento médico adecuado.

Bibliografía

Wood, Cristina y Antonio Cano Vindel. La Hiperventilación y el Trastorno de Angustia a la Luz de un Marco Cognitivo.  Clínica y Salud Vol. 20, n.° 1, 2009 – Págs. 57-66

Maron, E., Hettema, JM. And Shlik, J. Advances in molecular genetics of PD. Molecular Psychiatry (2010) 15, 681–701

Koszycki, D.,  Zacharko, RM., Le Mellédo, JM., Bradwejn, J. 1998. Depression and Anxiety 8,  No 1pag 1–7

Zwanzger P, Eser D, Aicher S, Schüle C, Baghai TC, Padberg F, Ella R, Möller HJ, Rupprecht R. Effects of alprazolam on cholecystokinin-tetrapeptide-induced panic and hypothalamic-pituitary-adrenal-axis activity: a placebo-controlled study. 2003.  Neuropsychopharmacology : Official Publication of the American College of neuropsychopharmacology [2003, 28(5):979-984]


  1. ezequiel
    10 junio, 2013 en 4:35

    Muy buen material Gaby
    Besos

  2. 10 junio, 2013 en 6:43

    gracias Ezequiel . besos para vos!

  3. Masklin
    10 junio, 2013 en 8:53

    Buen artículo y muchas preguntas. Si es lo mismo que las crisis de ansiedad, que entiendo que sí, tambien me ha tocado muy de cerca (no en primera persona).

    Dejando a un lado la parte bióquímica, en mis experiencias con este tipo de ataques siempre he observado un componente recurrente, la propia ansiedad provocaba ansiedad, un círculo vicioso dificil de romper. Creo (Ojo, es una creencia subjetiva y personal) que con cariño, comprensión y ofreciendo seguridad a la persona afectada, se puede domar a esa “bestia” que se retroalimenta rompiendo el círculo.

  4. Paracelso
    10 junio, 2013 en 13:04

    Yo tampoco alcanzo a comprender los mecanismos físicos que desencadenan esta “capitulación definitiva”, como describe Wilian Styron alguna de estas sensaciones que desencadenan el ataque, esa crisis lo que la precede y las secuelas. Pero agradezco sobremanera estas aproximaciones científicas.

    Sé que el pánico tiene mucho que ver con la ansiedad, con la depresión, porque la han sufrido “mis carnes”. Desesperación de la desesperación.
    Bien traído el artículo, pués . De estas enfermedades saben quienes las padecen. Y comparto solidariamente la idea del abandono y la incomprensión del entorno, la familia, en el trabajo… la vergüenza…

    Dejé hace ya tiempo en manos de los médicos el tratamiento puramente fisiológico; para la faceta psicológica, desde la experiencia y sus repercusiones recurro a la literatura y a las descripciones de otros en circunstancias parecidas. En este sentido me permito recomendar un libro* del novelista más arriba citado que relata procesos semejantes y como convivió con ellos.

    En el dolor, dice “…hay siempre alguna forma de alivio (…) a través del cuerpo para sanarse a sí mismo, y abrazamos el consiguiente respiro como la natural recompensa que recibimos por haber sido, temporalmente, tan buenos perdedores y tan bravos sufridores, en realidad, tan optimistas partidarios de la vida”. Altamente recomendable por su valentía y la brillantez al expresar lo que difícilmente se puede expresar.

    La condición del “herido en marcha”.

    *Esa visible oscuridad. Memoria de la locura. Williian Styron. Barcelona. La otra orilla 2009.

  5. Arjuna
    10 junio, 2013 en 14:20

    Gabriela, primero que nada gracias por la información (y hacerlo visible!), hacer algo más extendida la información que en ciertos sitios y abarcando bastante el tema :).
    Mucha gente se “piensa” que es eso, psicológico (que son tonterías de uno :/ ) y por ser una persona débil, por no esforzarte, por no…..

    Ya de por sí la sociedad no comprende a uno cuando pasa por estas cosas, y si uno lo padece tampoco le damos “importancia” (por desconocimiento) que debe ser algo pasajero, que ha sido algo puntual y por la presión, etc… la broma pesada viene con el tiempo.
    Ahora viene mi rollo personal con este tema, me he sentido identificada con lo descrito 😦

    En mi caso el primer “ataque” me llevo a urgencias y la forma en que yo le describía al médico lo que me pasaba parecía como si me diera un ataque al corazón :/ ¿qué hago me lo invento? ¡era lo que me pasaba! en realidad me miro muy mal (me hizo sentir mal y vergüenza) y pensaba que me lo inventaba, que no bromeara con esas cosas, entiendo que no todos los médicos sepan del tema y casualmente me toco a mi (desafortunadamente).
    Quedo el tema como que me dio una “crisis nerviosa” y me mandaron a descansar. El dato es que… yo era muy joven por aquel entonces (obviamente no encajaba en alguien que le diera un infarto), pero tuve problemas del corazón desde pequeña (taquicardias) que tuvieron que operarme por ese motivo, en mi cabeza pensaba en eso :/ lo mal que una lo pasa también con taquicardias.

    Unos años más tarde, otra vez… en otra situación similar y el detonante fue un cliente con muy mala uva no supe manejar la situación :/ , tuve que dejar el trabajo (no podía realizar mi trabajo por desgracia atender a la gente :/ ya me sabía muy mal), me puse a llorar de mala manera con sus respectivo hiperventilación hasta que me calmé. Ya aquí empecé a mosquearme, no es hasta que volví a empezar una carrera cuando me di cuenta de que pasaba algo más, las cosas se fueron complicando, temas personales, economicos, presión… por último unos eventos trágicos 😥 que fue el colmo.

    Actualmente, por desgracia, no salgo de mi casa, me he recluido, no salgo sola si no es acompañada y lo poco que puedo conseguir salir sola es un breve espacio de tiempo, pero al día siguiente estoy horrible, problemas fisiológicos (taquicardias, mareos, solo de pensar ciertas cosas me mareo con facilidad :(, o de vientre, ejem, tensión muscular, temblores, tenía problemas con el sueño me he recuperado por cierta medicación), la última vez que salí sentía que me iba a dar algo, que me ahogaba y me estaba agobiando con gente alrededor… desde entonces empecé a dejar de salir.

    Otra cosa para más añadir más drama al asunto que tengo depresión, lo que no sé si ya de por arrastrar y se ha empeorado y ambas se retroalimentan, en mi caso si tengo hipotiroidismo (se suponía que un tiempo la tuve controlada y que ya no “tenía” así que no necesita medicación, años después parece que reaparece? :/), el caso que ya de por si las hormonas las tengo locas.

    No hace mucho empecé a ir a un psicólogo porque es… obvio se agravó mucho el asunto (sí, basados en terapia cognitiva-conductual, me aseguro que no me toque ciertos personajes), el médico me receto medicación para dormir (agomelatina), también para las taquicardias (propanolol) porque me estaba aumentando de frecuencia, y antes que eso, ya mi electrocardiograma de media era de 100 pulsaciones/minuto, es decir, estando en reposo estaba como si estuviera echándome una carrerita. Un poquito de ansiedad estando con gente, al entorno, y la presión de no hacer las cosas perfectas y fracasar… tengo demasiadas cosas.

    Panorama actual como lo veo ¡¡negro, muy negro!!! además de terriblemente mareada, conclusión es jodido, muy jodido, y ¡perdón por el testamento!

    Saludos 🙂

  6. 10 junio, 2013 en 14:32

    Si Masklin esto deja muchas preguntas, sin respuestas. Y como dices es similar a la ansiedad, de hecho está clasificado entre los trastornos de ansiedad. En mi caso solo sé que a veces pasa sin motivo alguno y solo empiezas a sentir los síntomas. Ahi es donde puede romper el círculo. El tema es porque aparecen esos síntomas? al margen de los disparadores mas comunes que son el stress y la angustia. Hay muchos interrogantes aun.
    Paracelso también tienes razón en que se parecen a la depresión, por eso son enfermedades difíciles de diagnosticar porque ademas las regiones cerebrales que las disparan están íntimamente relacionadas. He visto conferencias de médicos de mas de una hora para poder distinguirlas. Por eso el haber pasado años sin un diagnostico y tratamiento se produjo cronicidad.

  7. luchogonzales
    10 junio, 2013 en 17:21

    Cómo uno puede apoyar al que sufre el episodio, qué es lo que se debe hacer con la persona cuando inicia el ataque de pánico.
    Tiene algo que ver con la histeria, que dicen es exclusividad de la mujeres?,
    Basta un abrazo? qué es lo que recomiendan los médicos para acompañar a las personas con este mal para ayudarlas a superar el mal momento?
    Saludos,

  8. rennatoleen
    10 junio, 2013 en 17:36

    Aproximadamente en el año 1967 me moví a los USA por dos razones. Primera, que siempre sentí un innato amor por esas tierras y segundo, empujado por la situación económica. La historia comienza aquí: Tendría quince días de estar en USA, exactamente en Chicago. IL y poco más de una semana de estar ya trabajando, (tomé la primera oportunidad de trabajo que se me presentó), cuando en mi primer domingo, después del desayuno, sintiéndome un poco “apretado” dentro de mi apartamentito, decidí salir a caminar a las calles sin ningún rumbo determinado. Eso sí poniendo mucho cuidado y marcando en mi mente, referencias, por si acaso me extraviara y se me dificultara el regreso. También admiré los edificios altos, algo a lo que no estaba acostumbrado porque en mi país de origen, por entonces, todas las casas eran “chatas”. Caminaba muy tranquilo, muy a gusto, creo que me sentía feliz, no solo por lo tranquilo de las calles puesto que además de ser domingo, era temprano por la mañana, sino también porque sentía una profunda paz interior de encontrarme en el país en el cual siempre quise estar. Todo era maravilloso pero de pronto y para mí, sin causa alguna, me sentí parado en la banqueta sintiendo que todo giraba a mi alrededor. Sentía que mi cabeza crecía, crecía, que aumentaba de tamaño, mientras vertiginosamente todos los edificios y las calles con sus vehículos giraban sin parar mientras yo temblaba en el centro. ¡Quise gritar y me contuvo el miedo! ¡Quise moverme y estaba anclado en el mismo lugar! Empecé a sentir mareo y traté de al menos sentarme mientras todo esto pasaba, pero tampoco pude hacerlo. Toqué mi cabeza para comprobar cuanto había crecido, pero al contacto con mis manos, me pareció que seguía teniendo su tamaño normal por fuera, no así por dentro. Entonces pensé que quizá estuviera experimentando algún mal sueño, una pesadilla…pero, ¿una pesadilla despierto? Entonces vino lo peor, creí que había perdido la razón…que me había vuelto loco y sentí mucho ¡miedo, angustia, pánico…! Todo pasó. De la misma forma como empezó, para mí, irrazonablemente. Estaba en el mismo lugar, tranquilo, todo en su sitio, sin ninguna sensación de malestar. ¡Todo normal, como antes!. ¿Cuánto duró todo esto? No sé, nunca lo supe. Quizá fueron algunos segundos o varios minutos. Ya no me importaba. Ya todo había pasado. Traté de sentirme feliz nuevamente y olvidar para siempre tan desconcertantes momentos en mi vida. Jamás lo mencioné a nadie ni busqué ayuda médica. Simplemente quise olvidarlo… Olvidarlo… olvidarlo. Y lo olvidé. Al menos fue lo que creí.
    Nunca se repitió lo que quise olvidar.
    Aproximadamente cinco o seis años más tarde, (durante los cuales mi vida transcurrió de manera normal y tranquila), tomé el “elevado” para dirigirme al Down Town a cumplir con una cita al dentista. No había asientos vacantes así que, como otros tantos en el vagón en que me encontraba, me así a uno de los parales y empecé el viaje hacia mi destino. Pocos minutos habían transcurrido cuando empecé a sentir un horrible malestar: nausea, mareo y miedo, mucho miedo; ¡pero sin saber miedo a qué!. (Nunca he sentido en mí miedo a la muerte, porque lo considero, (quizá desde niño), algo normal, necesario e imprescindible, además de no ser supersticioso. Lo único que trataba de evitar era que las personas en el vagón en que viajaba se dieran cuenta de que “algo” me estaba sucediendo o de desmayarme y caer al piso: sentí horror, pánico. Sí, eso fue, PANICO. Conocía el término, pero no su significado real y eso agravó mi estado emocional. Rápido como un relámpago descolgué una idea: bajarme en la próxima estación y allí esperar hasta que pasara y sentirme bien para continuar mi viaje o girar ciento ochenta grados y volver a casa. Me senté en una de las bancas para los pasajeros en espera. Todavía tenía la piel de todo mi cuerpo húmeda de sudor nervioso, cuando me di cuenta de que ya había vuelto a la normalidad. Mientras estaba en la banca recordé unas palabras de mi padre: “El hombre le teme a lo desconocido”. Y yo efectivamente le temía a esas situaciones de angustia, así que decidí buscar información al respecto y enfrentarme a eso “desconocido”, ¡batirme contra él y vencerlo…! En esa época aún no teníamos esta maravillosa herramienta del internet, así que me dediqué a buscar en librerías de nuevos o usados y garage sales, con la buena fortuna de encontrar el libro: “The Panic Attack, Anxiety & Phobia Solutions Handbook” by: Muriel MacFarlane, R.N., M.A. United Research Publishers. El cual aún conservo conmigo y lo releo de vez en cuando.
    El libro, más las afirmaciones positivas en las cuales siempre he creído por los resultados obtenidos, me liberaron de tan horrible experiencia. La del tren fue la última. He cumplido setenta y ocho años de edad y jamás, hasta este momento, se repitió tan horrible vivencia.
    “El hombre ES lo que piensa”, también son palabras de mi padre.
    Ojalá y este libro, del cual nunca estaré lo suficientemente agradecido, ayude a otras personas como me ayudó en lo personal, a desterrar para siempre tan nefastos sufrimientos.

  9. homeopatutia
    10 junio, 2013 en 17:44

    >Mucha gente se “piensa” que es eso, psicológico (que son tonterías de uno :/ )

    Me he quedado muerto con este comentario, precisamente la forma de trabajar de un psicólogo de terapia cognitiva-conductual (a no ser que haya una lesión) va directo al origen de este tipo de problemas, y de una manera más eficaz que el Yoga y las pseudoterapias… A ver si vamos perdiendo un poco la mentalidad de “¡yo no estoy loco!” y vamos comprendiendo que el concepto de “persona normal” con que nos educan es un modelo profundamente distorsionador.

  10. 10 junio, 2013 en 18:19

    Gracias a todos por sus relatos.
    Lucho creo que lo único que se puede hacer es acompañar cuando el otro lo pide y ayudar a pensar a la persona que es un mensaje erróneo del cerebro que no pasa nada, que ayude a bajar la noradrenalina y la epinerfirna que se liberan. Eso hace que la ansiedad baje y se corte el circulo vicioso. Al menos eso me ayudó mucho y es lo que recomiendan todos. Si el otro se siente mejor con alguien al lado, tratar de estar y ayudarlo a distraerse, eso también ayuda. Es importante ademas que se vea a un psiquiatra y hacer terapia, ambas cosas combinadas son lo mejor.

  11. busgonoso
    11 junio, 2013 en 8:23

    Bien pudieran ser las causas de los ataques de pánico las imposiciones socioculturales.
    En todos los casos que he conocido, se ha dado esta causa como detonante.
    En ninguna de las situaciones particulares había síntomas físicos, estos aparecieron después de un conflicto emocional. Las personas que suelen sufrir estos shocks son sujetos responsables de sus actos y también tienen el aliciente de ser responsables de atender con su apoyo a los demás.

    Las presiones por lograr el existo, la constante valorización social, como también el castigo por no cumplir los cánones del sujeto modelo; la competencia como objetivo principal en cualquier estrado de los logros sociales, son el caldo de cultivo.

  12. Paracelso
    11 junio, 2013 en 13:11

    Es el altísimo precio que se paga. “Tarde se aprende lo sencillo”, dice un poeta. El único objetivo digno de perseguir es “estar bien” Salud.

  13. 11 junio, 2013 en 13:25

    En eso has dado en el clavo busgonoso, en la mayoría de los casos es así. De todas formas mi pregunta eterna a los médicos es por qué, en casos como el mio donde ya no hay agarofobia de ningún tipo, cada día tengo palpitaciones o a veces se dispara algún que otro ataque.Quiero decir hoy en día puedo cerra el circulo pero me pregunto y espero que salgo otro tipo de medicación que sea mas efectiva que los inhibidores de la recaptación de serotonina. Por que aun se sabe tan poco del tema.
    Coincido Paracelso, Tarde pero llega!!!

  14. 12 junio, 2013 en 0:30

    Gabriela, adelanto que no soy ningún experto, tampoco psicólogo. Mi explicación se limita a las personas que he conocido y a interpretar desde mis propias experiencias, porque nos sucede a todos en diferentes grados, siendo que la mayoría pasan como angustias pasajeras, que se olvidan; las resolvemos superándolas y así quitandoles relevancia sin pasar por el registro de la conciencia.
    Pero la reiteración y la retención del motivo que provoca estos soslayados episodios, tienden a consolidar un causa incipiente de ataque.
    Ojo, el enfrentase a ellos sin lograr superarlos cuando están reconocidos por nuestra memoria, gesta un obstáculo aún mayor.

    Por esto deduzco que una vez padecido un episodio de pánico, la memoria asocia el motivo a un conjunto de situaciones detonantes, cualquier apariencia de una situación parecida, incluso figurada, o sólo el hecho de pensar que pueda suceder, creara los síntomas físicos y puede hacer saltar un ataque o síntomas leves.

    Lo complicado es que pensamos en ellos porque nos defendemos de que ocurran.

    La única solución que veo es perderles todo el miedo, otorgándoles ninguna importancia y encontrase con las cosas sencillas de la vida, como bien habéis propuesto.

    Para mí estos ataques vienen de pensar en el futuro de acontecimientos, elucubrar dramas o espacios vacíos de posibilidades y de sentido, por sugestiones internas construidas de sucesos pasados. También las paradojas.

    Cuánto mejoraría nuestra estado emocional viviendo el presente sin imaginar futuros.

    Pienso que la medicación en muchos casos no resuelve el problema, porque el desarrollo cognitivo es como la construcción del cableado eléctrico del cerebro, lo único que hacen los químicos es impedir el paso de la corriente. En esto el mejor medicamento es nuestra capacidad de reconstruir el cableado.

    No me hagáis mucho caso, es una opinión extraída de la observación de un simple ser humano, sin estudios en estas materias.

    Un abrazo.

  15. 12 junio, 2013 en 2:13

    Gracias Busgonoso, la verdad es que esto es una especie de lucha permanente, yo al menos ya no siento miedo, pero si me incomoda. Ya sea tener palpitaciones o mareos es desagradable, por más que ya no sientas miedo, se entiende?. No sé si a otro le ha pasado esto, pero es agobiante a veces saber que lidias permanentemente con eso. Claro que habrà gente que padece enfermedades muy graves y con muy diversos síntomas, mi intención con el artículo era escuchar opiniones y por eso agradezco a vos y a todos por las opiniones vertidas
    Abrazo

  16. Aoi Neko
    12 junio, 2013 en 4:42

    Respondo al hilo del comentario de Arjuna (#5).

    Buf, hipotiroidismo y depresión, mala combinación. ¿no estás medicada de la tiroides y tus niveles TSH y T4 libre son normales? No estar bien regulada puede retroalimentar en mi opinión la ansiedad y depresión.

    Yo he sufrido depresión durante algún tiempo y algunos episodios de ansiedad. En cuanto a analítica, solo me encontraron un leve incremento de TSH (dentro del nivel de hipotiroidismo subclínico), aspecto al cual los médicos no le dieron demasiada importancia, además del colesterol alto.

    He llegado a estar incapacitada para trabajar debino a que no podía concentrarme yestaba con mucho cansancio (soy informática), y a dejar de conducir una buena temporada (era incapaz de mantener la atención adecuada).

    Para todo esto (y otros síntomas) he estado con tratamiento psicofarmacológico, con citalopram (aún en la actualidad) yalprazolan (durante una temprada), y acudiendo al psicólogo. Me diagnosticaron transtorno ansioso depresivo, y a punto tuve de tener un diagnóstico de fatiga crónica. No tuve mejoría hasta que un día, un médico suplente me recetó levotiroxina (sirve para suplir la deficiencia de la hormona tiroidea, más o menos encargada de regular la “actividad” del organismo), empecé a experimentar mejoría.

    Ahora estoy bastante mejor (de momento como un tiovivo, mientras poco a poco vamos ajustando la dosis). Sin embargo al estar siempre en niveles de hipotiroidismo subclínico y no franco, la mayoría de médicos cree que no debería experimentar síntomas y que son achacables a otra cosa (¿de vuelta al psiquiatra y psicólogo?) También noto otros siíntomas, que son molestos pero no gravess (intolerancia al frío, piel reseca, retención líquidos, colesterol, fatiga, dificultad de perder peso).

    Y para el entorno resulta difícil de entender. Si yomisma muchas veces me estoy planteando qué es lo qué pasa: ¿es el dessrreglo hormonal, depresióny ansiedad, o simplemente soy yo que estoy sin voluntad de esforzarme?

    Bueno ya he contado mi experiencia (aunque mi condición es bastante sobrellevable en comparación con otras comentadas aquí)

    Un abrazo a todos 😉

    Pd. ¿Alguien conoce algún endocrino en Barcelona que esté realmente al día en tema de tiroides?

    Pd2. Perdonad por las faltas y el desorden en el texto, estoy con el móvil :p

  17. Masklin
    12 junio, 2013 en 9:35

    busgonos, “Para mí estos ataques vienen de pensar en el futuro de acontecimientos”… Hay una frase coloquial que dice “Ansiedad es vivir en el futuro y depresión en el pasado”. Ojala fuera tan fácil ¿no?

    Gabriela, veo dos situaciones muy diferentes. Hablas de ataques sin causa aparente. En mi experiencia personal más cercana (Sobre todo dos casos, uno depresión y otro ansiedad, y en menor medida, otros dos de ansiedad) siempre surgía una idea recurrente, una forma distorsionada de ver la realidad, una amplificación de aspectos negativos muy dañina. En nada se parecen al caso que nos cuenta rennatoleen.

    En cuanto a las preguntas de lucho, voy a intentar responder con mi experiencia por si le sirve a alguien.

    “¿Tiene algo que ver con la histeria, que dicen es exclusividad de la mujeres?” Lo que yo he vivido no se parecía a la histeria. Los cuatro casos eran mujeres, creo más por un componente social que de género. Trabajar como ama de casa sin socializar, presión por el “reloj biólogico”, carga familiar más laboral,…(y bueno, un caso particular por drogas duras y maltrato.)

    “Basta un abrazo?” Ojála. Si llegas al abrazo la situación se ha reconducido. A mi parecer, compresión, mucho apoyo y aportar seguridad, calma y tranqulidad. El abrazo es necesario.

    Y un buen profesional es indispensable, porque me he topado con malos y el daño que hacen es muy grande. Pero no desistir, los hay muy buenos.

    Bueno, coger el post con pinzas, que es totalmente subjetivo.

  18. franco
    13 junio, 2013 en 6:33

    EXCELENTE MATERIAL EN ESTAS DIRECCIONES :

  19. Arjuna
    14 junio, 2013 en 9:08

    homeopatutia :
    >Mucha gente se “piensa” que es eso, psicológico (que son tonterías de uno :/ )
    Me he quedado muerto con este comentario, precisamente la forma de trabajar de un psicólogo de terapia cognitiva-conductual (a no ser que haya una lesión) va directo al origen de este tipo de problemas, y de una manera más eficaz que el Yoga y las pseudoterapias… A ver si vamos perdiendo un poco la mentalidad de “¡yo no estoy loco!” y vamos comprendiendo que el concepto de “persona normal” con que nos educan es un modelo profundamente distorsionador.

    Homeopatutia, creo que utilicé a la ligera “psicológico”, aunque hacía referencia al termino más coloquial :), pero pensé que lo había aclarado con lo de “tonterías de uno” o trabaderas que todo el mundo tiene de forma puntual, y la gente, la sociedad, el entorno, quitan importancia porque menosprecian que algo como eso pueda afectar o que es algo tan “común” que no hay que darle importancia (ejemplo que puse con el médico de urgencias que me atendió).
    Pero como identifica la gente que se deba a algo puntual o una distorsión cognitiva? (o varias) o que ya sufres de ansiedad desde hace años y que espera un estimulante para saltar (o no, hay veces que ni idea de que hace que salte :/), o porque unas personas toleran ciertas circunstancias y otras no, aquí entra lo que cuenta Gabriela en profundidad, si fuera solo psicológico… lo que me lleva a plantearme y a sospechar:

    No me queda claro ¿pueden las distorsiones cognitivas modificar el cerebro? o ¿es al revés? o los genes predisponen? pero al menos en el post de Gabriela habla de más factores :), si digo alguna tontería avisen 🙂 que sé lo justo y puedo meter la pata.

    @Aoi Neko, estoy medicándome y dentro de poco una analítica para ver si esta regulada o no (si no aumentarme la dosis, ¡que remedio!), pero la forma en que he estado desde hace tiempo pues me ha hecho sospechar terriblemente, y no hace ni un año que supe que un 30% (no sé si el porcentaje esta bien, la conversación fue algo coloquial) de los que tienen hipotiroidismo sufren depresión, sorpresa que me lleve :(.

    Cuando estaba estudiando me pasaba lo mismo (es lo más reciente que recuerdo), ¡¡la concentración era terrible!! así que te entiendo perfectamente 😦 y la memoria ni te cuento, ahora es peor tengo que apuntar las cosas (para cosas simples), o conversaciones que he tenido el mismo día no las recuerdo y eso que me insisten que me lo han dicho esa misma mañana, aunque no hace falta que sea al par de horas que se me olviden, a lo mejor me pasa a los 5 minutos :(, la gente nota un deterioro para mi edad que no es normal (no llego ni a los 30), juraría que la gente cuando me habla(ba) piensa que: “esta niña es tonta o algo” porque a veces les tengo que decir que me lo repitan o preguntarle algo que ya me han dicho, estas cosas merman para socializar.

    “Y para el entorno resulta difícil de entender. Si yomisma muchas veces me estoy planteando qué es lo qué pasa: ¿es el dessrreglo hormonal, depresióny ansiedad, o simplemente soy yo que estoy sin voluntad de esforzarme?”

    Cierto, hasta parece que uno tiene la culpa y una vergüenza por estar mal.

    Un saludo a todos :).

  20. 14 junio, 2013 en 14:13

    Franco, gracias por el link, pero cuando veo este tipo de videos, me siento tratada como una tarada mental. Si fuera la solución la ira te puedo asegurar que no hubiera sufrido mas ataques de pánico. Es en mi caso al menos algo que tengo bastante desarrollado. Lo que planteo aquí es que el tema es mucho mas complejo de lo que parece. Desde ya que hay miles de técnicas para controlarlo y aplacarlo. Pero eso no es lo que planteo aquí. Lo que estoy planteando es que si fuera tan simple ya se hubiera resuelto en miles de casos.
    Arjuna en tu caso se mezclan muchas cosas y desde ya la cosa hormonal es esencial tenerla controlada. Probablemente eso solucione gran parte de los problemas
    Lo que yo digo es que quizas además del componente psicológico que existe en los trastornos de ansiedad y/o angustia, tal vez haya mecanismos anormales de vías nerviosas y/o trastornos en genes relacionados con las vías nerviosas, ya sea de neurotransmisores u otros. Luego les paso unos links de artículos científicos que me parecen muy interesantes.

  21. 14 junio, 2013 en 15:01

    Les dejo algunos artìculos que he visto y no he podido descargar porque no son de libre acceso pero explican un poco lo que quiero decir. http://www.jad-journal.com/article/S0165-0327(12)00513-7/abstract.
    http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/22749355
    http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/23688914
    http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/23391588
    http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/23635944.

    Por otra parte hace tiempo mostré en mi Blog una noticia acreca d eun gen identificado en perros que se lamen excesivamente hasta lastimarse y que sería un trastorno similiar al obsesivo compulsivo en el hombre. Les dejo los links
    Mi planteo es, si existen tambien trastronos similares en animales, y si bien hay un componente psicològico no habrà algo más?
    http://genmolecular.wordpress.com/2010/02/23/parece-que-los-perros-pueden-ser-como-monk-obsesivos-compulsivos/
    http://minorityhealth.hhs.gov/espanol/templates/browse.aspx?lvl=1&lvlid=30&ID=635127

    Les dejo la pregunta

  22. Masklin
    18 junio, 2013 en 9:55

    Por mi experiencia te puedo decir que en aves enjauladas es muy típico un trastorno obsesivo compulsivo que consiste en arrancarse las plumas. Sobre todo en psitácidos aunque lo he observado en todo tipo de aves. También he podido ver depresiones (En ninfas y en picos de coral) llegando incluso a muerte por inanición. Te podría contar multitud de comportamientos extraños, pero no me atrevo a asegurar que sean trastornos o simples manias… (Periquitos que duermen tumbados, volteretas continuas,…) En mamiferos enjaulados tambien he visto comportamientos obsesivos. Uno muy común es el de girar continuamente.

    En lo que no te puedo ayudar es si hay una causa génetica o no. Solo sé que en los casos que me he encontrado hay un factor desencadenante (Por ejemplo, el estrés por falta de espacio, por aislamiento,…) y que no afecta igual a individuos de la misma especie.

  23. 18 junio, 2013 en 11:39

    Gracias Masklin muy cierto lo que planteas. El de las plumas lo he observado también. De hecho el stress puede provocar la muerte súbita en individuos con hipertermia maligna o síndrome de stress porcino o portadores del gen del halotano. Trabaje hace mucho años en eso. Es un gen de un receptor de la salida de Calcio del Retículo Endoplasmico Rugoso. Los humanos lo tienen también. Es una mutación recesiva en el gen crc pero bueno todo seguirá adelante supongo en la medida de los hallazgos de la neurobiologia y anatomía que se están haciendo ahora. ¨Por el momento solo los ha hecho con pocos pacientes- Veremos que demuestra la ciencia. Viste como es esto, por ahi saltan esos locos que te dicen que estas poseído por el diablo!! jjajjajaja

  24. 19 junio, 2013 en 7:02

    Reblogueó esto en Desde Mendel hasta las moléculasy comentado:

    Les dejo una articulo que escribí en La ciencia y sus demonios acerca del síndrome de pánico. Espero les sea útil

  25. homeopatutia
    4 julio, 2013 en 13:07

    >No me queda claro ¿pueden las distorsiones cognitivas modificar el cerebro? o ¿es al revés? o los genes predisponen?

    Pues es una mezcla, un psicólogo cuando vé que los síntomas son graves, hay factores genéticos o lesiones te envía de cabeza a un psiquiatra, para que te medique. Si vé que es un problema de pensamiento distorsionado comienza el tratamiento y lo primero que hace es hacerte consciente de ello. Cuando nacemos llevamos de serie un cerebro con unos instintos de serie (el hardware con una “bios” animal) pero venimos sin un software para funcionar como ser humano, y esa parte la sacamos del entorno.

    Al igual que un ordenador a lo largo de la vida vamos acumulando “lineas de código” en forma de creencias que conforman nuestro sistema operativo “eso no se toca, es caca”, “esto no tiene solución”,etc… Estas lineas se ejecutan de forma automática, hasta el punto de que no es necesario “pensarlas” (con palabras) para aplicarlas. El caso más obvio es una fobia, donde no da tiempo de nada antes del estallido de adrenalina o menos obvio conducir un coche, donde realizamos una infinidad de procesos automátizados sin verbalizar en forma de pensamientos. Lo primero que hacen los psicólogos es hacerte consciente de estos pensamientos, te hacen apuntar lo primero que te venga a la cabeza en esas situaciones de ansiedad, suelen ser frases muy determinadas (es cuando te comparan con las listas de pensamientos distorsionados que existe y te das cuenta de la terrible realidad, que tu forma de pensar no es para nada lo que te define (usas hasta las mismas palabras), sino que es algo aprendido y maleable) y te proponen métodos para cambiar esos automatismos por otros favorables que hacen que en vez de responder con stress respondas de manera “asertiva”, es decir, sin agresividad ni pasividad culpable, en tu propio beneficio. Usan métodos como racionalizar, aplicar relajación in situ, previsualizar las situaciones para afrontarlas preparado, etc. La psicología a dia de hoy esta avanzadísima tras haber superado las chorradas de Freud…

  26. gaston
    4 noviembre, 2013 en 21:04

    Gabriela,

    me pueden recomendar un lugar en argentina para curar estos ataques de panico

  1. No trackbacks yet.
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: