Inicio > Actualidad, Medicina > El Ministerio de Sanidad español y los exorcismos

El Ministerio de Sanidad español y los exorcismos

11 junio, 2013

exorcismo psiquiatria posesion demoniaca epilepsia sanidad medicina iglesia catolicaDespués de la asombrosa y reciente decisión del arzobispado de Madrid de formar con urgencia un grupo de exorcistas para atender

“la avalancha de peticiones y de casos en los que existiría una influencia demoniaca”

en la ciudad de Madrid, he intentado recabar la opinión oficial del Ministerio de Sanidad español sobre las implicaciones sanitarias, éticas y legales de esta absurda y supersticiosa intromisión en la práctica clínica por parte de estos viejos chamanes del siglo XXI.

Así hace unos días envié el siguiente correo electrónico al Gabinete de Prensa del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad:

“Estimados señores

Desde “La ciencia y sus demonios” desearíamos saber la postura oficial del Ministerio de Sanidad con respecto a la reciente decisión del arzobispado de Madrid de aumentar el número de exorcistas de su diócesis. Por ello estaríamos muy agradecidos si pudieran contestar a las siguientes preguntas sobre política sanitaria relacionada con el tema:

¿Cuál es la postura oficial del Ministerio de Sanidad sobre la reciente decisión del arzobispado de Madrid de aumentar el número de exorcistas de su diócesis?

¿Considera el Ministerio de Sanidad que los exorcismos pueden ser aplicados a enfermos mentales estén o no bajo tratamiento médico?

¿Tiene pensado el Ministerio de Sanidad emitir algún comunicado reprobando estas supersticiosas prácticas que muchas veces interfieren con los tratamientos psiquiátricos al uso?

¿Va a actuar el Ministerio de Sanidad de oficio denunciando a la diócesis de Madrid por intrusismo profesional médico o por mala praxis médica cuando se realice algún exorcismo?

Esperando su contestación se despide atentamente”

Ese mismo día recibí esta escueta y sorprendente respuesta:

“Buenos días,

Comentarte desde aquí que debes dirigirte al arzobispado de Madrid.

Un saludo,

Gabinete de Prensa

Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad”

¿Cómo?  Se solicita una declaración al Ministerio de Sanidad y este nos redirige al Arzobispado de Madrid. ¿Es que la privatización de la sanidad pública española ha avanzado tanto y tan deprisa que el sistema sanitario y el propio ministerio se encuentran ya totalmente superditados al control de la iglesia católica?

Pero bueno pienso yo, no nos pongamos nerviosos, como no soy un periodista profesional lo mismo no he redactado de forma lo suficientemente clara mi petición, por lo que escribo la siguiente contestación que remito nuevamente al mencionado gabinete de prensa del ministerio:

“Estimados señores

Siento no haberme explicado correctamente. Desde nuestro medio estamos solicitando que el Ministerio de Sanidad (como organismo competente para determinar la política sanitaria de España) nos informe de su postura sobre las implicaciones médicas, éticas y legales que se derivan de tratar a enfermos mentales fuera del sistema sanitario, por personal no cualificado y con el consiguiente riesgo para la salud de estos ciudadanos substancialmente vulnerables y necesitados de una especial protección.

Por todo ello, pensamos que conocer la postura del Ministerio de Sanidad es relevante y necesaria para la opinión pública española y por ello nos reiteramos en nuestra solicitud de información bien mediante una nota oficial, contestando al breve cuestionario que les envíe en mi anterior comunicación vía E-mail o accediendo a realizar una pequeña entrevista con el personal que ustedes designen a tal efecto.

Esperando su contestación se despide atentamente”

Pocas horas después (no contestan a las preguntas solicitadas pero al menos son eficientes a la hora de gestionar la respuesta) recibo este nuevo mensaje electrónico desde el ministerio:

“Buenos días,

HOLA ATEO666666 *. EL MINISTERIO TIENE UNA ESTRATEGIA DE SALUD MENTAL MUY TRABAJADA EN COORDINACIÓN CON LAS COMUNIDADES AUTONOMAS. DICHA ESTRATEGIA ESTA EN SU PAGINA WEB A DISPOSICION DE TODOS LOS CIUDADANOS Y POR TANTO A TU DISPOSICIÓN.

UN SALUDO

Gabinete de Prensa”

[NOTA * Aquí he sustituido mi nombre real por mi Nick electrónico para preservar el anonimato de las fuentes (o sea yo mismo) y así sentirme un poco a la vez como Garganta Profunda y Carl Bernstein o Bob Woodward.]

Como pueden observar en este gabinete de prensa (no olvidemos que de todo un Ministerio) además de escasos en comprensión, ya que siguen sin entender cuál es el propósito de mis mensajes, ahora se han vuelto maleducados porque ellos mismos (profesionales de la comunicación) deberían saber que escribir todo un párrafo en mayúsculas es equivalente a estar gritando. Así que armándome de paciencia les vuelvo a remitir el siguiente mensaje:

“Estimados señores

Entiendo que el Ministerio de Sanidad tiene una estrategia de salud mental acorde con nuestros tiempos del siglo XXI, pero lo que yo estoy solicitando es información sobre su postura oficial ante un clamoroso intrusismo profesional en el terreno de la medicina y la salud pública, de la cual por cierto el propio ministerio es responsable. No entiendo por tanto qué problema existe en que el Ministerio nos transmita su opinión oficial sobre el tema.

Finalmente indicarles que ustedes como gabinete de prensa (que supongo formado por profesionales cualificados de la comunicación) deberían saber que responder a un mensaje escrito con todo un párrafo en mayúsculas es equivalente a estar gritando. Comportamiento descortés y totalmente inadmisible ante una legítima y por otra parte educada solicitud de información, máxime cuando ustedes son representantes de un poder público y por tanto deberían cuidar con extremo esmero tanto el contenido de la comunicación (hasta ahora inexistente por cierto) como de sus formas.

En resumen, me reitero en la necesidad de que ustedes atiendan mi legítima petición de información y asimismo solicito excusas formales por el denigrante comportamiento de su última misiva.

Esperando su contestación se despide atentamente”

Este escrito fue enviado el pasado día 28 de mayo y hasta ahora no ha sido contestado. Teniendo en cuenta que mis dos anteriores comunicaciones fueron “contestadas” a las pocas horas de ser enviadas, entiendo que el Gabinete de Prensa del Ministerio de Sanidad ha dado la callada por respuesta. No sabiendo que contestar y pillados en una flagrante falta de profesionalidad en las formas hacen como el avestruz, esconder la cabeza y asunto arreglado. ¿Y estos señores del gabinete de prensa del ministerio están cobrando un sueldo público mientras millones de españoles, algunos de ellos periodistas con una larga experiencia profesional se encuentran en paro? Indignante y un muy evidente ejemplo de hasta donde ha llegado la contaminación ideológica dentro de nuestros poderes públicos.

En resumen, desde el Ministerio de Sanidad se niegan a contestar sobre un tema importante de salud pública, haciendo además dejación de sus funciones puesto que, aunque son los encargados de planificar los mejores tratamientos médicos para un colectivo especialmente vulnerable como son los enfermos psiquiátricos con delirios religiosos, de defender la medicina científica y de perseguir todo aquel intrusismo profesional que ponga en peligro la seguridad o la vida de los pacientes, en cambio se muestra totalmente serviles ante unos alucinados chamanes más propios del oscurantista Medievo que del desarrollado siglo XXI en el que vivimos.

Y después de esto ¿alguien puede seguir opinando que ciencia y religión o medicina y superstición son dos magisterios separados, dos tipos de conocimiento que no entran en conflicto y que pueden coexistir sin enfrentamiento alguno? Porque de lo que estamos hablando aquí es de dejar en manos de creyentes en el demonio y en la brujería lo que simplemente son unos pobres enfermos mentales totalmente vulnerables y necesitados de la debida atención neuropsiquiátrica, por supuesto siempre administrada por verdaderos profesionales cualificados.


  1. 11 junio, 2013 en 1:18

    Cuanto más tiempo pasa, y teniendo en cuenta las crecientes injerencias de la Iglesia en lo que se supone un estado laico, da la impresión de que el gallego cuyo apellido comienza por “R” y que bobierna en España no es de Pontevedra, sino de Vilalba.

    O quizá crean que un pontevedrés más un vilalbés igualan al antiguo ferrolano.

  2. Ever
    11 junio, 2013 en 6:02

    Nada raro, siempre han hecho lo han querido y, según lo que leo, todavía se burlan; triste en verdad, triste.

  3. 11 junio, 2013 en 6:32

    O responden una chorrada a una petición formal, o se quedan callados por inútiles y/o cobardes. Vaya clientelismo religioso.

  4. Víctor
    11 junio, 2013 en 7:17

    Gracias por compartir y, más aún, por el acto en sí. ¿Creéis que estos sacerdotes creen realmente en lo que hacen o simplemente lo hacen mecánicamente y sin meditarlo? Aunque pienso que yo mismo me he contestado al usar el verbo “creer” en mi pregunta: probablemente creen ciegamente en ello sin cuestionarse lo más mínimo sus actos.
    Lo dicho, gracias por el tiempo invertido en estas cosas.

  5. Masklin
    11 junio, 2013 en 8:04

    Mis felicitaciones Ateo por acciones como esta. Esperemos les haya sevido aunque sea para un minuto de reflexión. Y cualquiera que conozca a las avestruces sabrá que hacen de todo menos esconder la cabeza como hacen estos… Increíble.

  6. 11 junio, 2013 en 8:41

    Mas grave que el que la Iglesia tenga o no exorcistas es la actitud chulesca del gabinete de prensa de un ministerio que, se supone, esta ahi para contestar a los ciudadanos.

  7. carmenou
    11 junio, 2013 en 16:08

    1. Escriben en mayúsculas
    2. Encabezan su respuesta con unos informales ¡Hola! y ¡Buenos días!, y tutean a Ateo666666, quien siempre se dirigió a ellos en un registro formal y manteniendo el tratamiento de cortesía.
    3. La respuesta es tan descuidada que se “comen” varios acentos.

    Es difícil cometer tantas tonterías juntas de forma involuntaria, así que deduzco que están de cachondeo porque piensan que el tema de los exorcismos es un asunto sin importancia que no va con el Ministerio de Sanidad.

    Felicidades, Ateo666666, los has dejado con el cu_lo al aire.

  8. 11 junio, 2013 en 17:26

    El nivel de dejadez y prepotencia de este gabinete de prensa es tal que cualquier ministro medianamente competente los hubiera despedido inmediatamente. Pero claro esto es España, en donde la propia ministra de sanidad no se digna a responder a las graves sospechas de connivencia con la corrupción que pesan sobre ella. Así ¿qué importa si la iglesia católica se arroga la potestad de “curar” a endemoniados y sus portavoces sean uns simples chapuceros?

  9. Ever
    11 junio, 2013 en 21:48

    y se puede actuar de una manera legal para denunciar esta clase de actitudes?? es decir, como dijo Javi, mas grave que el que la iglesia tenga o no exorcistas (como dice la imagen del tema, tienen siglos de experiencia) es que no se dignen a responder de una manera formal una duda publica

  10. 11 junio, 2013 en 23:04

    Y pregunto yo… ¿Como se concilia la existencia de una enseñanza de medicina en una universidad católica con esta noticia?. ¿Que opinará el servicio de psiquiatría de la “Clínica universidad de Navarra” cuya universidad fue fundada por Escrivá de Balaguer?.
    Esto es lo que da miedo, que la misma fábrica que hace exorcistas pueda fabricar médicos o biólogos. El problema de la moral adquirida siempre podrá encontrarse con la ciencia médica como ocurre con los casos de aborto.

    Ya digo que nunca he entendido que la gente pueda creer en la existencia de ningún dios. Pero el tema de las posesiones demoníacas hoy, me parece de traca.
    No hay diferencia entre el catolicismo y el vudú, o cualquier otra creencia en hechicería y brujería.

  11. 12 junio, 2013 en 10:41

    El Grumete

    Por mi experiencia con algunos científicos creyentes este tipo de incongruencias se asume de dos formas distintas. Si el médico/científico no es muy fanático o intolerante simplemente obvia el problema y deja la parte religiosa rodeada en una bruma etérea y sigue haciendo bien su trabajo, aún cuando los dogmas de su religión queden comprometidos. Y luego están los verdaderos creyentes, consecuentes con su religión que supeditan su profesionalidad a las creencias. Ejemplos: los médicos/científicos defensores de la doctrina de la iglesia sobre el aborto o la sedación terminal, que prefieren sacrificar a una mujer embarazada de riesgo o alargar la agonía de un enfermo terminal ante el altar de su dios.

    En el caso que nos ocupa de la psiquiatría de enfermos con delirios religiosos se dio hace unos años en España un caso de interferencia entre medicina y exorcistas que describí en

    http://diario-de-un-ateo.blogspot.com.es/2012/07/la-incansable-e-intemporal-lucha-de-la.html

    Pues bien, aunque los psiquiatras indicaban en su estudio que la paciente fue sometida a múltiples exorcismos que acabaron interfiriendo con el tratamiento médico, con el agravante de que los sacerdotes católicos conocían la historia clínica previa de la enferma tanto en su diagnóstico como en el tratamiento prescrito, los profesionales sanitarios hicieron dejación de sus funciones y en ningún caso fueron consecuentes con lo que pensaban y no denunciaron ante las autoridades competentes (sanitarias y judiciales) este bochornoso, medieval y peligroso comportamiento. Con la iglesia hemos topado amigo Sancho.

  12. Sutilezas
    13 junio, 2013 en 8:27

    Vaya por delante que estoy de acuerdo con las conclusiones del autor: el Ministerio debería tener una posición oficial frente a los exorcismos católicos, pero también frente a otras supersticiones como la santería, que incluso se ha llegado a anunciar en el metro de Madrid mucho antes que se conociera esta noticia de los exorcismos, por otra parte muy torpemente gestionada por la Iglesia. También se, hasta donde he leído en esta página, que el autor es un ateo auténtico que lucha contra todas las supersticiones y no un habitual anticlericalista que luego se deja embaucar por lo que el autor ingeniosamente califica como “izquierda esotérica” (cuyas denuncias, junto con los artículos de divulgación, constituyen para mí la parte más original y atractiva del sitio por demostrar su verdadera diversidad)

    Dicho esto, quiero creer que el autor deliberadamente ha buscado obtener la respuesta que quería por parte de la administración. Y que el inocente cuestionario del primer correo electrónico no era tal sino que estaba destinado a generar el efecto deseado, que por otra parte ha sido llevado de forma tremendamente torpe por la administración. Si es así no tendría nada más que decir y lo que viene a continuación sobraría.

    En caso contrario, que el correo fuese verdaderamente inocente y esperare una respuesta benevolente por parte de la administración, lamento tener que opinar que torpe fue también el autor al dirigirse al ministerio. El primer correo, si está reproducido de forma íntegra, tiene algunos fallos de forma que le dan una apariencia agresiva. El autor parece dirigirse a la Administración como “elefante en cacharrarería” y se olvida que a veces la Administración gusta de ser tratada con la sutileza de un antiguo diplomático oriental. Podemos discutir la licitud de esto o no, pero el caso es que la burocracia de la administración a veces se comporta como un ente con una personalidad propia, arbitrista en el sentido del Antiguo Régimen. De esa forma, aunque exteriormente venda una imagen de cercanía y transparencia, interiormente sigue gustando de considerarse una estructura opaca a la que hay que dirigirse siguiendo un protocolo determinado en el cual el usuario (desde un analfabeto potencial a un doctor universitario) no es sino un minúsculo ignorante de los poderosos mecanismos que ellos manejan y que se debe dirigir a ellos con humildad. Esto lo digo por mi propia experiencia, a la Administración (genéricamente pero también personalizada tal vez en un miembro de un gabinete de prensa o en un funcionario de ventanilla/escritorio) le gustan las modestias y genuflexiones, para así demostrarse a sí misma la validez y licitud de su poder.

    Los fallos de forma que veo en el primer correo, y que sabiamente se corrigen en los siguientes, cuando ya es demasiado tarde y la administración ha movido ficha, son:

    – No hay una presentación adecuada. Soy lector habitual de esta página y admiro los contenidos del mismo, sin embargo el posible buen ranking que tenga no es demostración suficiente de su relevancia, toda vez que siempre está la consideración por parte tanto de la administración como de la prensa de que el internauta es poco menos que un inadaptado social representado perfectamente en el dependiente de la tienda de comics de los Simpson. Usted debería haber definido escuetamente a qué se dedica su página, que vd es autor en la misma y que muestran preocupación por el aumento de exorcistas. De hecho usted hace eso en el segundo y tercer correo cuando ya se pone a la defensiva y la Administración también, aunque, repito, de forma muy torpe. He visto mejores maneras de negarse a algo, incluso de forma impertinente pero adecuada, pero nunca responder a un correo en mayúsculas.

    – Se entra directamente en una serie de preguntas muy agresivas y en apariencia específicas pero que el plumilla de turno del ministerio probablemente sea incapaz de responder porque en realidad son muy generalistas. Usted pide la opinión del Ministerio (casi como si se estuviera dirigiendo al Faraón) sobre un determinado asunto, que por lo escueto que es parece más bien otro. De ahí que le deriven hacia el arzobispado, pues usted parece preguntar más por los exorcismos en sí mismos y su relación con la ciencia que por las implicaciones médicas que eso supone. Habría sido necesaria una pequeña introducción a cada una de las cuestiones, seguida de la pregunta. Piense que el gabinete de prensa de un ministerio no suele dedicarse a esos menesteres (más bien se dedica a actos protocolarios y propagandísticos y no a una cuestión tan delicada como la que usted plantea) y siguiendo los laberínticos caminos de la burocracia tal vez usted debería dirigirse a otra persona, tal vez algún secretario, subsecretario, director, subdirector… ¿tiene el ministerio un departamento de ética o deontología profesional? Ahí es donde debiera dirigirse.

    – El segundo correo debería haberse intercalado en el primero, parece que usted primero tira la piedra y cuando la administración la esquiva usted vuelve a acercarse como el que no ha hecho nada, estando ya la administración con la escopeta cargada. Son necesarias más sutilezas; esto siempre ha sido así y no se debe a los cambios de gobierno, pues los funcionarios siguen siendo los mismos y este comportamiento tiene mucha inercia.

    – Por último usted parece exigir a la administración un comunicado oficial que en realidad lleva más tiempo que el que le han dedicado a sus torpes y poco adecuadas contestaciones. Imagínese por ejemplo entrando a una Delegación de Hacienda y solicitando al primer bedel que vea un comunicado oficial del Ministerio sobre la evasión fiscal de la Iglesia. El bedel le mirará con cara rara, le mandará al Arzobispado y cuando usted haga valer su derecho a ser informado bien le echará del edificio llamando a seguridad, bien le derivará a alguna ventanilla donde iniciar nuevamente el proceso. La situación es similar, puesto que ya le dije que un gabinete de prensa no está para esos menesteres, como tampoco está el bedel.

    Ahora bien, tal vez en su caso una sutil y adecuada pregunta a alguien de la centralita o del servicio de información del ministerio, o a la secretaria de turno, podría abrirle la puerta a la persona que le podría dar la clave para el comunicado que usted busca. Le aconsejo que se haga bastante el “sueco” y deje la ironía para cuando escriba su experiencia. A la administración le gusta pensar que los ciudadanos somos tontos o que en su defecto la hagamos pensar que está teniendo la razón.

    Repito que todo esto lo digo desde una crítica constructiva y sólo en el caso de que el autor haya escrito con candidez sus preguntas y no fuera consciente de que el propio tono que emplea iba a generar una respuesta similar.

  13. 13 junio, 2013 en 9:32

    Muy bueno!
    Intenté algo similar preguntando al Colegio Oficial de Médicos de Barcelona su opinión acerca de la homeopatía, dietas en función de grupo sanguíneo, y otras “terapias alternativas”. Tuvieron la deferencia de ignorarme por completo desde el principio…

  14. 13 junio, 2013 en 11:05

    Sutilezas

    El primer correo lo envié indignado al ver qué pasaba el tiempo y nadie desde el Ministerio hacia ninguna declaración oficial sobre este importante tema. Quizás debería haber sido más diplomático como comentas, pero como saben los que me conocen yo soy bastante directo y siempre se me han escapado las sutilezas. Yo simplemente esperaba una respuesta y no se me ocurrió analizar la forma que le gusta al poder ser tratado (por eso no soy un periodista y no me siento capacitado para esa labor de autocontrol al estilo de Sísifo de preguntar, rogar y volver a preguntar hasta intentar conseguir arrancar una declaración). En una verdadera democracia (cosa que no es el caso en España) las solicitudes de información se atienden, pero aquí hasta nos hemos acostumbrado a que el presidente del Gobierno realice sus comparecencias a través de una pantalla de plasma para evitar preguntas y nadie se rebela ante esta absoluta falta de profesionalidad, porque el trabajo de ministro lleva implícito (vuelvo a reiterar, en una verdadera democracia) el rendir cuentas a la opinión pública. Y las preguntas (al menos en el fondo) suelen ser desagradables siempre para el gobernante porque implican control de las decisiones gubernamentales.

    Y por lo que veo en tu forma de analizar mis correos has interiorizado perfectamente esa clásica sumisión (tan común al menos en nosotros los españoles, aunque quizás tú no lo seas) ante el poder pensando más al estilo de Maquiavelo en el siglo XV (que necesita esconder sus verdaderas intenciones, adular al chupatintas de turno para intentar conseguir una migajas, es este caso de información) que de un ciudadano de una “democracia avanzada” del siglo XXI. Pienso que ya es hora de dejar de acercarse sumisos o temerosos al poder, porque me maravillo como tienen que aguantar el tipo (y contestar) los políticos en otros países cuando los periodistas les preguntan a bocajarro y sin sutileza alguna sobre sus errores, sus faltas y sus chanchullos.

  15. Sutilezas
    13 junio, 2013 en 20:33

    Estimado Ateo66666,

    Decirle que sí soy español, y he viajado lo suficiente como para darme cuenta de que tampoco hay tantas diferencias entre nuestro sistema de gobierno y otros que se pudieran considerar “avanzados”. Las formas son importantes en todos lados, y la administración suele comportarse como un ente mayestático independientemente de la calidad de su democracia. No obstante una cosa es una rueda de prensa de un político ante periodistas acreditados que el caso que aquí nos concierne, que es de usted como autor de este sitio contra el gabinete de prensa del Ministerio de Sanidad. No obstante, leyendo con detenimiento tanto sus preguntas como las respuestas del ministerio, y a tenor de lo comentado por JoanGalve, creo que quien debiera hacer ese comunicado oficial es el Colegio de Médicos, que es el que al fin y al cabo controla los aspectos profesionales de la disciplina. El ministerio aprueba normativas y programas en coordinación con las Comunidades Autónomas, pero corresponde a los médicos garantizar el correcto funcionamiento de la profesión. También podría preguntar a la Sociedad Española de Psiquiatría o a la Fundación Española de Psiquiataría y Salud Mental. Probablemente estén mejor capacitados que el gabinete de prensa del Ministerio para responder a su pregunta pues a ellos les ataña directamente las cuestiones de ejercicio profesional e intrusismo. Otro asunto a considerar es la aplicación de la nueva Ley de Servicios Profesionales en ese ámbito. Como ve, no se trata simplemente de lanzar la pregunta al pobre funcionario de turno y quejarse porque éste no sabe responderle.

    Pero en fin, no estamos aquí para discutir sobre el funcionamiento de la administración en España sino sobre la posible injerencia profesional de los exorcistas en el ámbito de la psiquiatría. Usted respondió antes que muchos profesionales católicos se guían por su deontología profesional antes que por su fe, y otros que hacen lo contrario. Hasta donde sé, para proceder a un exorcismo es necesario que un psiquiatra dictamine que el problema es ajeno a la psiquiatría o irresoluble por la misma (véase el ritual del exorcismo). ¿Qué opina de los psiquiatras que dictaminan sobre un caso irresoluble para su disciplina y permiten actuar a un exorcista? Adelantándome a una posible respuesta, no se cabe considerar los casos en los que no se ha cumplido expresamente el protocolo estipulado por la Iglesia, es decir, que el sacerdote haya actuado por su cuenta sin el permiso de los psiquiatras, pues no correspondería con la correcta aplicación del ritual.

    Imaginemos el caso de un paciente al que la psiquiatría da por desahuciado. ¿Admitiría que él, o sus familiares pudieran recurrir a un exorcista? Si no puede conseguir nada, sus efectos sería inocuos e incluso beneficiosos para la causa atea, pues esa persona o sus familiares verían su fe debilitada. ¿Y si mediante el exorcismo se cura? ¿Admitiría que ese caso concreto se estudiara desde el método científico?

    Hasta ahora hemos hablado de los exorcismos dentro de la Iglesia católica, pero supongo que sabrá que en los últimos años han aflorado multitud de curanderos, brujos, santeros que se anuncian impunemente por las calles. Muchos de ellos prometen solucionar problemas en base a métodos manifiestamente no científicos y con un grado de fanatismo y oscurantismo mayor que el atribuido a la Iglesia católica ¿Qué opinión les merecen? ¿Ha intentado alguna vez solicitar un comunicado oficial al Ministerio o a la Cámara de Comercio sobre estas prácticas fraudulentas?

    Por último, mientras que el peligro de esa injerencia no afecte a la seguridad de las demás personas, es decir, la persona recibe el exorcismo previa “autorización” de un psiquiatra y a sabiendas que no es en un peligro para sí mismo ni para los que le rodean, ¿cree que atentaría contra la libertad personal el impedir dicho exorcismo?

  16. 14 junio, 2013 en 8:41

    Sutilezas

    También he preguntado a todas esas asociaciones médicas que comentas y espero su contestación, pero independientemente de ellas es el ministerio de sanidad y el gobierno quien tiene la última responsabilidad sobre este tema y cualquier otro relacionado con la política sanitaria.

    “Hasta donde sé, para proceder a un exorcismo es necesario que un psiquiatra dictamine que el problema es ajeno a la psiquiatría o irresoluble por la misma (véase el ritual del exorcismo). ¿Qué opina de los psiquiatras que dictaminan sobre un caso irresoluble para su disciplina y permiten actuar a un exorcista?”

    ¿Te das cuenta de lo absurdo e irracional de tu argumentación? Si un psiquiatra avala un exorcismo debería ser INMEDIATAMENTE expedientado y apartado de sus funciones. No hay NINGÚN supuesto en el cual un enfermo mental con delirios religiosos deba ser abandonado por los especialistas (aún cuando el caso sea difícil resolución) y entregado a brujos. No al menos en un país avanzado y en pleno siglo XXI. Esta argumentación es el perfecto ejemplo del irresponsable nivel de degradación intelectual que hemos asumido con respecto a la religión.

    “Imaginemos el caso de un paciente al que la psiquiatría da por desahuciado. ¿Admitiría que él, o sus familiares pudieran recurrir a un exorcista? Si no puede conseguir nada, sus efectos sería inocuos e incluso beneficiosos para la causa atea, pues esa persona o sus familiares verían su fe debilitada. ¿Y si mediante el exorcismo se cura? ¿Admitiría que ese caso concreto se estudiara desde el método científico?”

    Partes de una falacia. El exorcismo en sí ya es perjudicial y dañino puesto que reafirma la enfermedad del paciente al dar verosimilitud por parte de supuestos “entendidos” a la existencia de los demonios creados por la mente del enfermo. ¿Cuándo tu hijo o nieto tiene terrores nocturnos con monstruos piensas que es un buen “tratamiento” el reafirmar esos terrores asustando más a la criatura al convencerle de que los malignos monstruos existen, son muy malvados, están debajo de su cama y hay que hacer un ritual mágico para expulsarlos?

    “Hasta ahora hemos hablado de los exorcismos dentro de la Iglesia católica, […] comunicado oficial al Ministerio o a la Cámara de Comercio sobre estas prácticas fraudulentas?”

    Si visitas mi blog personal o algunas de las entradas que he firmado en La Ciencia y sus Demonios verás que en múltiples ocasiones denuncio e intento combatir todo tipo de superstición a cualquier nivel, ya que considero que la religiosa es solamente la más visible y peligrosa (simplemente por el poder que ha llegado a detentar). Por ello como no puedo luchar en todas las batallas a la vez intento concentrar mis escasas fuerzas (sin olvidar del todo el resto) contra las más evidentes y extendidas y ahí la religión es la superstición más extendida y considero que si se llegara a poder controlar, el resto (que no tienen tanto poder) podría ser intervenidas más fácilmente. Es una copia de la simple estrategia médica, si tu paciente tiene múltiples enfermedades intenta combatir primero a las más extendidas y peligrosas aunque sin olvidar del todo el resto de sus padecimientos. Pero no te concentres en curar la gripe a un enfermo de cáncer.

    “Por último, mientras que el peligro de esa injerencia no afecte a la seguridad de las demás personas […] ¿cree que atentaría contra la libertad personal el impedir dicho exorcismo?”

    Vuelves otra vez a cometer el error de pensar que dejar a un enfermo mental en manos de curanderos, chamanes o brujos puede ser inocuo. Y no lo es ni para el enfermo ni tampoco para la sociedad porque este tipo de actuaciones cuando son consideradas “normales” se convierten en un cáncer que pervierte la racionalidad. Puesto que si admitimos que a veces los exorcismos son útiles, entonces ¿porqué no admitir las curaciones milagrosas?¿o la sanación por la fe de niños como he denunciado? ¿No será también adecuado realizar exorcismos a individuos infectados por el VIH en lugar de administrar los costosos antirretrovirales, ya que en muchos países de África se sabe que el SIDA se puede contraer mediante brujería u otros medios sobrenaturales? O ya puestos ¿para qué invertir en medidas de seguridad o en rescate de accidentados si rezando como sucedió con los mineros chilenos atrapados en una mina, Dios hizo el milagro de rescatarlos?

  17. Sutilezas
    15 junio, 2013 en 10:17

    Estimado Ateo66666,

    Gracias por su respuestas. Parece que lo que vd demanda es un control sobre las competencias profesionales de los psiquiatras, avalado por un código deontológico aprobado por las asociaciones o colegios profesionales pertinentes. Pues es a esas entidades, junto al ministerio de empleo o incluso oficinas de consumo a quienes corresponde regular las atribuciones profesionales. El Ministerio de Sanidad regula las políticas sanitarias y su administración mediante la promulgación de leyes, órdenes y decretos, que también deben ser aprobados por las respectivas comunidades autónomas y el ministerio del interior. De ahí por ejemplo que corresponda a éste aplicar recortes en el presupuesto de la seguridad social o las materias que son necesarias estudiar para adquirir un determinado título universitario o de formación profesional. Por ejemplo, el ministerio sí tendría algo que decir, junto con el de educación, en relación a la cátedra de homeopatía de Zaragoza, pero probablemente nada que decir sobre la homeopatía en sí misma.

    Por otra parte, ese texto no existe como tal, sino que habría que acudir a la Ley 44/2003, de ordenación de las profesiones sanitarias y a la ORDEN SCO/2616/2008, de 1 de septiembre, por la que se aprueba y publica el programa formativo de la especialidad de Psiquiatría. Pero en ninguno de ellos hace mención al tema que estamos comentando.

    Así pues, su propia respuesta debería reformularse como pregunta destinada en primer lugar a colegios oficiales y asociaciones profesionales que puedan dar una opinión técnica al respecto. Mucho me temo que la estrategia de salud mental del Ministerio es la única respuesta clara que desde el ministerio le pueden dar pues no corresponde directamente a ellos el emitir un comunicado al respecto. Otra caso sería, por ejemplo, la aplicación de una determinada terapia que estuviere recogida en dicha estrategia y que se haya demostrado que es inviable. Me temo que los exorcismos no están incluidos ahí, por lo que habría una suerte de “vacío legal” que impide al ministerio pronunciarse sobre los exorcismos ya que éstos no están dentro de las terapias psiquiátricas que ellos incluyen en su estrategia de salud mental.

    En caso favorable, es decir, que el psiquiatra que avala un exorcismo sea efectivamente expedientado, debería recurrirse a la justicia para que ésta proceda. Y el proceso no será corto y al no haber todavía una legislación específica dependerá del criterio del juez cuya decisión habrá que acatar y sentará precedente.

    Con estos largos comentarios lo que simplemente he querido hacerle ver es que su pregunta, aun siendo legítima y racional, no ha sido formulada ni en los debidos términos ni ante las debidas autoridades; autoridades y administraciones que además actúan como un ente abstracto con vida propia que gusta ser tratado como un sátrapa oriental.

    He estado viendo algunas consultas similares a la suya tanto a Ministerios como a Direcciones Generales, Consejerías y Colegios Profesionales, y desde el punto de vista de la crítica constructiva todas adolecen de lo mismo: una ironía ácida e impertinente que puede estar bien para la vida diaria pero no para dirigirse a un órgano oficial, que se rige por sus propios protocolos y lenguajes (olvídese de toda la propaganda que pretende acercar las instituciones al ciudadano); esto útlimo también se aplica a las excesivamente servilistas; una presunta especificidad de las preguntas que en realidad van orientadas hacia un debate generalista sobre la relación iglesia-estado y cuya gestión correspondería al Ministerio de Asuntos Exteriores por ser quien gestiona el concordato con la Santa Sede; y por último, derivado de lo anterior, desconocimiento de funcionamiento de la burocracia, que es lo suficientemente embrollado como para poder derivar responsabilidades de un departamento a otro si un tema tan delicado como este no se plantea en los términos exactos.

  18. Sutilezas
    15 junio, 2013 en 13:49

    Siento escribir de seguido.

    He leído un informe que se adjunta en su blog a modo de enlace y creo que en ese caso ha habido un incumplimiento por parte de la Iglesia de su propio código, ya que los psiquiatras no dieron su consentimiento al exorcista. Ya sé que para vd esto no tiene ningún valor ya que considera que el psiquiatra que avale un exorcismo debiera ser expedientado, pero es un factor importante.

    No obstante, los resultados del estudio (la paciente siguió con los síntomas a pesar de la medicación) darían la razón a la Iglesia, siempre y cuando sus criterios se pongan sobre la mesa, que es lo que efectivamente ha ocurrido.

    En la situación ideal que vd defiente, la paciente nunca debería haber recurrido a un exorcista. Aplicando el protocolo de la Iglesia para estos casos, tampoco. Me sorprende que el exorcista al que hacen referencia, bastante conocido por otra parte, no haya cumplido el protocolo que establece la Iglesia para estos casos. Tal vez actuó de por medio algún psiquiatra que avaló la actuación del sacerdote.

  19. 15 junio, 2013 en 16:14

    Sutilezas #18

    La propia existencia de exorcistas y exorcismos constituye un anacronismo medieval altamente peligroso para los enfermos y deberían estar prohibidos en cualquier circunstancia.

  20. 16 agosto, 2013 en 10:18

    El telepredicador evangelista norteamericano Bob Larson lleva varias décadas en EEUU luchando contra todo tipo de demonios y resulta que ahora también su hija adolescente junto con sus amigas se han unido a esta demente cruzada medieval. http://diario-de-un-ateo.blogspot.com.es/2013/08/padre-e-hija-luchando-contra-los.html

  21. 26 noviembre, 2013 en 18:34

    En Nigeria grupos fundamentalistas cristianos han iniciado una campaña para perseguir demonios de tal manera que si un bebe llora o grita por la noche es muestra inequívoca de que está poseído por Satanás: http://diario-de-un-ateo.blogspot.com.es/2013/11/si-tu-bebe-llora-o-grita-por-la-noche.html

  22. 18 febrero, 2014 en 0:03

    El cristianismo estadounidense a la vanguardia de las nuevas tecnologías: los ciberexorcistas. http://diario-de-un-ateo.blogspot.com.es/2014/02/ciberexorcistas-la-gran-salida.html

  23. Alicia Rodriguez
    16 marzo, 2014 en 10:33

    Es usted un fanático igual que los que critica!!!!!!!

  24. 16 marzo, 2014 en 11:47

    Alicia

    Tienes una gran confusión con los conceptos, denunciar el fanatismo no te convierte en fanático. A ver si con un muy simple ejemplo lo entiendes: denunciar un delito no te convierte en criminal.

  25. Daríoeldesiempre
    17 marzo, 2014 en 4:26

    Alicia Rodriguez :
    Es usted un fanático igual que los que critica!!!!!!!

    Decirle estafadores a los que lo son … ¿te vuelve estafador? 😯

    Puros cuentos :mrgreen:

  26. 25 marzo, 2014 en 16:28

    La neuropsiquiatría está acabando con el mundo espiritual: http://diario-de-un-ateo.blogspot.com.es/2014/03/la-neuropsiquiatria-esta-acabando-con.html

  1. 11 junio, 2013 en 7:47
  2. 11 junio, 2013 en 17:39
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: