Inicio > Actualidad, Ciencia > El Circo de los Diputados

El Circo de los Diputados

19 junio, 2013

Inicialmente pensaba escribir algo más científico, pero es que, con el desplante del señor De Guindos (y de todo su Gabinete…) a la Carta de la Ciencia el pasado 14 de junio, unido a la sesión de circo que ha tenido lugar en el Congreso de los Diputados a lo largo de la tarde de ayer (18 de junio), no puedo hacer otra cosa que, desde este humilde blog, llamar por enésima vez la atención a esta caterva de impresentables que nos “desgobiernan”. Me consta que todo esto se hace extensible a prácticamente todos los ámbitos sociales (Educación, Sanidad, derechos sociales varios, condiciones laborales, etc.), así que aquí nos centraremos en esta última perla que se lleva la ciencia de este país.

Como decía anteriormente, ayer asistimos a otra función circense por parte de nuestros diputados. Tuvo lugar en la Sesión Plenaria 115 en la cual se debatieron diversos asuntos, entre los cuales cabe destacar el último de ellos que señalo y enlazo a continuación:

MOCIONES CONSECUENCIA DE INTERPELACIONES URGENTES.

Del Grupo Parlamentario Socialista, sobre la política del Gobierno de recortes en I+D+i y sus consecuencias sobre nuestros investigadores y el futuro de nuestro modelo de desarrollo. (Núm.Exp. 173/000091)

Plataforma InvestigAccion

Igualmente, cabe destacar que, a dicho evento acudieron algunos compañeros científicos de plataformas en defensa de la ciencia como InvestigAcción y la FJI, con el fin de presenciar el debate y posterior votación de la moción. Por lo que nos han comentado, ha sido lamentable el trato recibido a la entrada del Congreso donde, no contentos con cachearles a fondo, les han hecho bajarse los pantalones (y a alguno hasta los calzoncillos) y les han impedido acceder con las camisetas rojas reivindicativas que rezaban “#sin Ciencia no hay futuro”. Luego les han llevado a la tribuna rodeados de policías como si fueran peligrosos delincuentes. Los que no hemos podido acudir al Circo, lo hemos visto a través de la página web del Congreso.

El caso es que, en dicha moción, el PSOE pretendía reivindicar la Carta por la Ciencia. Esa misma que se llevó en la manifestación del pasado 14 de junio hasta el Ministerio de Economía y Competitividad, y donde nadie se dignó a recogerla. Su petición era sencilla: un compromiso por parte del Gobierno para que adoptase las 10 demandas expuestas en la susodicha carta. Pero si la petición era sencilla, se hace difícil entender por qué ha estado más de la mitad del tiempo hablando del PP.

Y obviamente, se abría la veda. Detrás venía un diputado del PP a continuar el número, pero incrementando el nivel de desfachatez.

En primer lugar, comienza su actuación con el típico “respetamos profundamente a los científicos que componen el Colectivo Carta por la Ciencia” y continúa con el ya manido “y respaldamos el 80% del decálogo de dicha Carta”. Si tanto nos respetan, ¿por qué no salió nadie a recibirnos en el Ministerio de Economía y Competitividad cuando fuimos a entregar la Carta por la Ciencia firmada por más de 40.000 científicos? Y si está de acuerdo con las exigencias expuestas en la Carta por la Ciencia, ¿por qué estamos como estamos? Señores, no nos engañemos, ni nos respetan ni lo pretenden, no se anden con discursos vacíos. Al menos, no pretendan engañarnos como si fuéramos imbéciles.

A continuación, tuvo lugar el famoso número de la autocomplacencia: “Desde el Gobierno se está impulsando el Plan Estatal de Investigación, la Estrategia Española de Ciencia y Tecnología y la importantísima Agencia Estatal…”. Otra vez. De nuevo nos toman por imbéciles. Los datos y los hechos son los que son. Me pregunto por qué es gratuito decir esto y que, a la vez, nos encontremos esto otro:

–  Que la financiación pública haya caído un 30% desde 2012.

–  Que la financiación para los proyectos del Plan Nacional, los contratos Ramón y Cajal y Juan de la Cierva, entre otros, se haya reducido casi un 14% en el último año.

–  Que los 3.182 proyectos de investigación del Plan Nacional de I+D de la convocatoria de 2012 (309 millones de euros para tres años aprobados en enero de 2013) sigan sin ser transferidos a los grupos de investigación seleccionados, muchos de los cuales afrontan graves dificultades para arrancar el trabajo.

–  Que el CSIC necesite un rescate de 100 millones de euros este mismo año, o las nóminas peligrarán a partir de octubre.

–  Etc., etc., etc.

Señores, no están impulsando absolutamente nada. Más bien al contrario, están recortando todo lo que había, que no era mucho precisamente. ¿Por qué no son capaces de admitir al menos los recortes que hacen? No pretendan convencernos de que la ciencia en España va de maravilla. No somos imbéciles.

Pero claro, la cosa no se iba a quedar ahí. Después de hablar largo y tendido acerca del PSOE y su pésima gestión científica (otra vez con el cansino “y tú más”), nuestro querido diputado nos deja boquiabiertos con un triple mortal con tirabuzón y sin red: “el número de científicos extranjeros en España es superior al de científicos españoles en el extranjero”. Y la guinda: “estamos haciendo un estudio acerca de este asunto donde se verá que es así”. Pero alma de cántaro, ¿ya sabéis el resultado antes de terminar el estudio? ¿Nos vas a convencer ahora de que los científicos extranjeros se pegan por venir a España? ¿Acaso sabe usted las condiciones laborales de los científicos de nuestro país? A quién pretende atraer cuando ni siquiera existe un contrato tipo para doctores, razón por la cual todos cobramos como licenciados y nunca pasaremos de ahí. De nuevo le digo, no somos imbéciles. Y los países extranjeros tampoco. Le recomiendo echarle un vistazo a alguno de los últimos artículos escritos por las prestigiosas revistas Science o Nature acerca de la investigación en España y luego nos cuenta otra vez esta historia.

Y ya, en un arranque de lucidez, nuestro querido diputado se envalentona y dice alegremente: “actualmente la inversión en I+D+i en España que es del 0,6% del PIB, está a los niveles de la media europea y debemos aumentar la inversión privada para alcanzar el soñado 2% en 2020”. ¿¿¿WTF??? Pero vamos a ver, a qué jugamos. Parece que no hay reglas. Uno puede decir lo primero que se le pase por la cabeza. No señor, estamos a años luz de la media europea. España está muy lejos aún del 2%, pero es que ahora hemos retrocedido a cifras de hace 20 años. Y encima dice que nos adherimos a la pretensión europea de alcanzar el 2% en 2020. De nuevo muestra su nulo conocimiento al respecto ya que Europa pretende estar al 3% en 2020 y así figura en las recomendaciones de Europa a España.

Después intervinieron el resto de grupos parlamentarios de los cuales únicamente el diputado de Izquierda Plural hizo una exposición medianamente clara de la realidad. Pero en general, todos se limitaron a tirarse piedras unos a otros o a hablar de las bondades de sus maravillosas comunidades.

Sin embargo, lo más lamentable, y esto ya atañe a todos los ámbitos, fue por un lado ver que durante las intervenciones el hemiciclo estaba medio vacío, y por otro, el follón que se escuchaba de fondo. Esto es algo que nos han confirmado los compañeros que estuvieron allí, los cuales apenas pudieron escuchar las intervenciones debido a que los diputados estaban hablando entre ellos, hablando por teléfono o haciendo cualquier cosa menos escuchar. Eso sí, a la hora de votar, entraron todos los diputados en masa para darle al botón que mande su partido correspondiente. Sinceramente, qué depresión, qué frustración, qué impotencia.

El resultado, como cabía esperar, fue que rechazaron la moción, con 144 votos a favor, 172 votos en contra y 6 abstenciones.

Así que nada, aquí seguiremos, en un país donde los científicos extranjeros se pelean por venir, en un país donde los científicos españoles son tremendamente valorados y se van al extranjero para volver con unas condiciones laborales inmejorables, en un país donde la gestión de recursos en I+D+i es impecable, en un país donde no se hace otra cosa que incrementar la inversión en ciencia año a año (que digo, mes a mes!), y, en definitiva, en un país que, si por nuestros gobernantes fuera, es la envidia de Europa.

REFERENCIAS:

– Archivo audiovisual del Congreso de los Diputados.


  1. 19 junio, 2013 en 13:28

    Tu lo has dicho. Impotencia. Impotencia a todos los niveles. Sociales, educativos, empresariales, laborales… a todos los niveles.

  2. 19 junio, 2013 en 14:25

    Usada vuestra inteligencia y conocimientos para erradicar el parásito social y las patalógias que generan las instituciones económicas y políticas.
    Haced un estudio como si la sociedad fuera un cuerpo humano, de por qué está sufriendo el cuerpo social estos síntomas adversos, extraer las conclusiones y publicarlas.

  3. 19 junio, 2013 en 15:59

    Frase de un diputado del PP: “La investigación tiene que dejar de ser contemplativa para pasar a ser competitiva, es decir, al servicio de nuestro sistema económico” ¿Investigación contemplativa? Este debe ser de los que llama ciencia a las siestas que se pega viendo los documentales de la 2. En fin….

  4. Pocosé
    19 junio, 2013 en 17:14

    Para un análisis científico:
    Siendo ya tan evidente que se nos están meando encima y sin reparo alguno en mostrarnos sus partes pudendas, tanto los auténticos poderosos como sus títeres políticos. ¿Como es posible que tantos sigan creyéndolos, cuando con hipócrita desfachatez nos dicen que se trata de un inevitable fenómeno meteorológico?.

  5. Masklin
    20 junio, 2013 en 7:40

    “al servicio de nuestro sistema económico” ¿Nuestro? será suyo… ¿Cuando van a entender que no todo tiene un fin económico? ¿Cuando van a entender que el dinero es un medio y no un fin? ¿Cuando van a entender que la economía está para servir a las personas y no al revés?

  6. KarenLindsay
    24 junio, 2013 en 3:10

    Estos políticos que dan asco, comprendo y comparto su frustación pues aquí en México estamos incluso peor. Nuestros diputados y senadores (tenemos de los dos yupiiii!!!) ganan más que en otros países (más lo q se roban y no sabemos) cuando sesionan los hay quienes platican, juegan con sus ipads (compradas con el herario público) o se duermen; eso sí mientras el pueblo en la desgracia y con respecto a la inversión en ciencia aparte de ser muy baja está muy mal organizada con fugas por doquier y sin planeación, por ejemplo, se otorgan becas y recursos para Maestrías y Doctorados pero una vez los acabas estás desempleado,o te encuentras un posdoctorado en el extranjero o te vas a dar clases de biología a una prepa pues son poquísimos los que logran tener un puesto en investigación. Es muy deprimente. En este país la inteligencia, la cultura o el grado de preparación no son reconocidos y aquí estamos con el título y la tesis adornando la pared y con el dinero justito para el día.

  1. 20 junio, 2013 en 14:00
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: