¿Vale la pena rescatar al CSIC? (Incluye encuesta)

18 julio, 2013

csic
El CSIC está metido en un problema económico grave en el que no voy a incidir por haber sido suficientemente publicitado. Como resumen baste decir que la entidad requiere 75 millones de euros para que los proyectos científicos puedan desarrollarse con normalidad de aquí a final de año, y el ministerio sólo ha prometido 50. Según el Presidente de la entidad, Emilio Lora-Tamayo, si no se consigue esa diferencia, se podría llegar al cierre de la institución.

Los recortes sufridos en el CSIC, de más de 500 millones de euros en apenas 4 años, con una pérdida de más de 1.200 empleos, se engloban dentro de la dinámica general de recortes que han sufrido otros temas de gran calado social, bienestar y desarrollo, tales la sanidad o la educación. La ciencia ha sufrido ese impacto de tal forma que en estos momentos todo el sistema científico nacional está seriamente comprometido. De eso venimos hablando desde hace mucho en este medio. Está claro que entre las prioridades de este gobierno no se encuentra la ciencia, los políticos que dirigen la nación no entienden que la I+D sea un motor de desarrollo. Me gustó mucho como expresa Jorge Wasenberg esa cortedad de miras en una cita incluida en el estupendo artículo de César Molinas para El País:

los países ricos hacen ciencia para ser ricos, mientras que los países pobres creen que los países ricos hacen ciencia porque son ricos

Añade Molinas: “En otras palabras, los políticos de la segunda categoría no tendrían la misma concepción cateta de la ciencia que los de la primera y sabrían que los recortes en ciencia de hoy impedirán pagar las prestaciones sociales de mañana y, por tanto, que el gasto en ciencia debería ser prioritario.” En eso coincidimos todos aquellos que tenemos alguna relación con la ciencia, porque vemos día a día la cantidad de invenciones, descubrimientos y puertas de futuro que se abren con esta actividad. Puedo entender que alguien que es completamente ajeno a la ciencia se pregunte, ¿pero por qué tenemos que gastar impuestos en el CSIC?, si caen empresas, ¿por qué no dejar caer también al CSIC? Para contestar esa pregunta deberíamos tomar una balanza y poner en un platillo los beneficios y en la otra los costes, para después mirar la balanza y comprobar hacia donde se inclina. Me limitaré a llenar los platillos de la balanza y dejaré que sean los lectores quienes saquen sus propias conclusiones:

Platillo de beneficios:

El CSIC es la mayor entidad de investigación en España, es difícil encontrar grandes retos científicos españoles en los que de una manera u otra, no esté relacionado algún científico del CSIC. El CSIC aporta el 20% de toda la producción científica nacional y el 40% de las patentes nacionales. La contribución principal de la institución se centra en la ciencia básica, pero también aplica dicha ciencia a desarrollos tecnológicos, en ocasiones en campos de gran impacto social y de poco apoyo empresarial privado, como por ejemplo el estudio de las enfermedades raras o el desarrollo de energías alternativas al petróleo.

¿Cuál es el campo de actuación del CSIC? Muy extenso, cubre casi todas las áreas del saber con proyectos punteros en todos ellos: participa en las excavaciones de Atapuerca que aportan datos cruciales para entender nuestros orígenes, en excavaciones arqueológicas en Egipto o Roma, posee buques oceanográficos con los que se realizan estudios del impacto del calentamiento global, o los recursos pesqueros oceánicos, participa en el diseño de vacunas contra enfermedades como la gripe o el SIDA, posee estaciones experimentales agrícolas para incrementar la tasa de producción vegetal o combatir plagas que diezman los cultivos, participa en el conocimiento del cosmos desde diferentes observatorios astronómicos o en el conocimiento de la estructura de la materia desde instalaciones de aceleradores de partículas, tiene un centro dedicado a la neurobiología, donde se buscan remedios al Alzheimer o al Parkinson, en sus centros se estudian y desarrollan nuevos materiales, incluyendo las propiedades y usos del grafeno, entre otras muchas. De hecho son tantas que escribir este corto listado supone dejarse fuera tantas líneas de investigación punteras (no por la importancia, sino por intentar no extenderme demasiado) que algún investigador participante en las misma puede molestarse al no ver reflejado su importante trabajo en este artículo.

Estas áreas de ciencia básica han generado aplicaciones que repercuten en la sociedad, incrementando su bienestar. Por citar algunas de esas aplicaciones (de nuevo me veo obligado al resumen) tendríamos los test de diagnóstico rápido de la intolerancia a la lactosa; los enzibióticos (enzimas que matan bacterias patógenas que proceden de bacteriófagos y que se presentan como alternativa a los antibióticos); test de detección precoz de enfermedades raras; la polimerasa del fago Phi29 (la patente más rentable de la historia de España, y un claro ejemplo de la importancia de la ciencia básica) que se emplea para secuenciación de genomas, prácticas forenses o pruebas de paternidad; desarrollo de ratones (informáticos) que pueden permiten a los enfermos de Parkinson o esclerosis múltiples puedan emplear ordenadores; participación en tareas de descontaminación y restauración de ambientes contaminados como la zona de Aznalcóllar, fabricación de productos alimenticios a partir de pescado procesado, como la gula; reactores de microactividad para medir actividad catalítica, una referencia internacional, con 190 unidades trabajando en diversos países del mundo, etcétera, etcétera, etcétera. Sólo queda disculparme de nuevo por los que me he dejado, que son muchos.

Platillos de costes

El funcionamiento del CSIC (antes de los recortes) oscilaba en una cantidad cercana a los 800 millones de euros. Cabe resaltar aquí que es necesaria una reestructuración de la institución para eliminar costes y eliminar “tics” que arrastra del pasado, eso es importante hacerlo, pero hay que acometerlo cuando el barco flota, si la nave tiene agujeros lo que urge es tapar las brechas. Además una reestructuración seria seguramente implique una inversión inicial (que muy posiblemente se recuperen si los cambios están bien diseñados), palabra que produce alergia en estos momentos. Ahora mismo se precisa sacar a flote el navío. Y para ello se necesitan 75 millones de euros, y si confiamos en las palabras de Carmen Vela o Luis de Guindos, la institución no caerá. De momento existe una promesa de 50 millones de euros, pero aún quedan otros 25 millones que no han sido comprometidos. ¿Es demasiado caro, es una cantidad desorbitante, qué suponen 25 millones en el conjunto del presupuesto nacional español?

Cuando uno se maneja cifras tan grandes es fácil perderse. Para cualquiera de nosotros (incluido Bárcenas) 25 millones de euros es una suma enorme de dinero (a pesar de que a algunos se les ha pedido esa fianza similar para abandonar la prisión). Pero cuando vemos las cifras de forma global en la economía nacional, ¿supone mucho dinero? Veamos algunas cifras

El Producto Interior Bruto (año 2012) nacional fue de aproximadamente 1 billón de euros. Dos partidas tan importantes de cubrir, como el desempleo o las pensiones se llevan 28.500 millones y 120.000 millones, respectivamente. El dinero público inyectado a los bancos (que son empresas privadas) fue 55.570 millones de euros. La subvención otorgadas a los toros fue de 700 millones de euros. Las televisiones públicas gastaron 2.130 millones de euros y cada kilómetro de AVE cuesta 14.4 millones de euros. Tampoco estaría de más recordar lo que se gasta en España en algunas obras, como autovías a 22 millones el kilómetro, aeropuertos mediterráneos sin aviones de 150 millones o pistas de aterrizaje en llanuras manchegas a 500 millones de euros. Como anécdota “curiosa” sirva el dato que dice que el Gran Premio de Fórmula 1 de Valencia del 2012 costó al erario público 39 millones de euros.

Porque cuando empiezan recortes, y la sanidad, la ciencia o la educación se ven amenazadas, uno se pregunta hacia dónde van nuestros impuestos. Y para la mayoría de nosotros eso está más o menos claro, lo que no queda nada claro es dónde están los impuestos que deberían ir a parar en las arcas de hacienda, pero que no acaban allí. Los clubs de fútbol deben 3.600 millones de euros, alguien podría argumentar que son empresas privadas que deben gestionar la deuda como puedan, pero lo cierto es que también deben 752 millones a hacienda. A pesar de esas deudas cada final de temporada asistimos a unas cifras de traspasos mareantes, indignantes para los tiempos que corren: que si 57 por Neymar, 30 por Illarramendi y podemos seguir con otros nombres y otros clubs de fútbol. Y eso arrastrando deudas. Es imposible saber con exactitud la cantidad que escapa a hacienda (de cuyos impuestos se nutre aquello que se está desmantelando), algunos cálculos estiman que podría ser un valor similar al PIB español, otro billón de euros. Sólo con que se recuperara el 30% de esa cantidad (lo que situaría el control fiscal al nivel de Francia), se ingresarían 300.000 millones de euros más a las arcas pública. Con ello podríamos decir lo de Supertramp: “Crisis, what crisis?”

Como último apunte antes de que miréis la balanza y saquéis conclusiones decir que los costes asistenciales se reducen enormemente cuando se acometen descubrimientos que eliminan o palian graves enfermedades, así en año 2012 se gastaron 14.000 millones de euros en el coste asistencial del Parkinson.

Cuando hayas sacado tu conclusión déjala en la encuesta, por favor:

Puedes difundir esta noticia meneándola AQUÍ

.

Entradas relacionadas:


  1. 18 julio, 2013 a las 11:36

    Declaración del Colectivo Carta por la Ciencia ante la situación del CSIC y la financiación del sistema público de investigación (http://conimasdmasihayfuturo.com/2013/07/15/declaracion-situacion-csic-y-financiacion-sistema-publico/)

    Las declaraciones del Presidente del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) sobre la posible quiebra de esta institución y la amenaza de cierre de sus centros en octubre, por falta de fondos para cubrir gastos corrientes, son una buena muestra de la gravedad de la situación por la que atraviesa el sistema español de ciencia y tecnología. El del CSIC no es un problema aislado, afecta a todos los Organismos Públicos de Investigación, Universidades y al resto del sistema de I+D, donde la práctica suspensión de actividades amenaza la ejecución de proyectos de investigación en curso, muchos de los cuales forman parte de consorcios internacionales.

    Esta situación es el resultado de los sucesivos recortes presupuestarios que el Gobierno ha ejecutado desde 2009, situación que en la última legislatura se ha agudizado porque a los recortes se han añadido el incumplimiento sistemático de los plazos de las convocatorias y sus resoluciones, y de los compromisos organizativos, financieros y de recursos humanos, creando un desconcierto absoluto. Como agravante, desde la desaparición de Ministerio de Ciencia e Innovación y la incorporación de Ciencia dentro del Ministerio de Economía y Competitividad, los responsables de política científica han perdido peso político, visibilidad y capacidad de interlocución ante la comunidad científica. Este estrangulamiento de la I+D está minando un sistema publico de investigación que ha costado más de 30 años construir y que por primera vez había dotado a España de un peso científico más acorde con su peso económico. La crisis económica no solo no puede ser utilizada como excusa del desmantelamiento del sistema público de I+D, sino que debería ser motivo para fortalecerlo, ya que la inversión en I+D está directamente relacionada con el crecimiento del producto interior bruto: a más inversión, más crecimiento. La I+D puede jugar un papel clave en el cambio de modelo económico y su boicot es un boicot al futuro del país.

    Es por ello que desde el colectivo Carta por la Ciencia pedimos al Gobierno y a los partidos políticos la aprobación del decálogo incluido en nuestra carta abierta del pasado 14 de junio. Necesitamos planificación y estabilidad. En investigación no se puede trabajar sin escenarios plurianuales fiables, tanto de los recursos financieros como de los recursos humanos. Necesitamos saber con qué se cuenta y que esos medios estén disponibles en tiempo y forma. Es inaceptable que se haya demorado hasta el 28 de Junio la aprobación de los fondos correspondientes al Plan Estatal de este mismo año y que se haya esperado a que el CSIC esté al borde de la quiebra para atender sus necesidades. Desde el colectivo Carta por la Ciencia pedimos la aportación inmediata de los fondos que permitan poner en marcha el Plan Estatal.

    Con respecto al CSIC, la comunidad científica también desea un organismo cada vez más competitivo, más internacional, más transparente y más ágil, pero para cambiar el rumbo primero hay que salvar el barco. La Secretaria de Estado ha afirmado que “hay un plan, está todo organizado” pero no se han trasladado al BOE las resoluciones pertinentes, prolongando la incertidumbre en todos los Organismos Públicos de Investigación. Por la naturaleza de la actividad investigadora cualquier plan que quiera tener éxito ha de contar con el respaldo de la comunidad científica y por lo tanto pedimos que ese plan sea fruto del diálogo y no un documento gestado al margen de la comunidad. Desde el Colectivo Carta por la Ciencia pedimos que se dote al CSIC de los fondos necesarios para evitar su quiebra y que el Ministro de Economía y Competitividad, máximo responsable de la gestión de la I+D , comparezca para explicar en detalle en qué consiste el plan de viabilidad del organismo. El colectivo reitera la solicitud de una entrevista urgente con la Vicepresidenta del Gobierno como responsable de la gestión económica del país.

    Ante la situación de extrema gravedad planteada en el CSIC, apoyamos las asambleas convocadas esta misma semana en los distintos centros de trabajo.

    Os mantendremos informados de la evolución de los acontecimientos.

    Recibid un cordial saludo,

    Madrid, 15 de Julio 2013
    Colectivo Carta por la Ciencia

  2. 18 julio, 2013 a las 12:42
  3. carmenou
    18 julio, 2013 a las 13:21

    Y no podemos olvidar que del billón de euros del PIB también se paga la subvención estatal a la Iglesia católica, de 11.000 millones de euros anuales : http://www.laicismo.org/observatorio

    Gracias por una información tan clara.

  4. 18 julio, 2013 a las 15:29

    Justificar la inversión en ciencia poniendo ejemplos de mal uso del dinero es un argumento que siempre funciona para cualquier cosa, aunque sea falaz.

    Tal como lo cuentas parecería que el planeta depende de España para desarrollar nuevos fármacos, cuando lo cierto es que somos un país a la cola de resultados en investigación.
    La ciencia seguirá avanzando con y sin CSIC.

    Lo que importa es decidir el tipo de investigación que es rentable en términos económicos y dejar que sea la empresa privada la que se encargue de llevarla a la práctica con su propio dinero y asumiendo los riesgos que conlleva. Es muy cómodo investigar con dinero de otro y sin que nadie te pida resultados..

    La mayoría de las subvenciones a la investigación se invierte en actividades inútiles y en escribir informes que explican muy detalladamente lo que se espera conseguir y porque sigue sin conseguirse.

    La investigación sólo es rentable en los países con una larga tradición en este terreno y con una infraestructura técnica y humana de primer orden, es decir, con resultados acreditados. Una vez más habría que decir aquello de “que inventen ellos”. Nosotros al turismo y a la cría intensiva del tomate.

    Saludos.

  5. 18 julio, 2013 a las 15:33

    Yo pienso que la pregunta no es ¿Vale la pena rescatar al CSIC? sino ¿tiene alguna posibilidad real de desarrollo un país sin buenos centros de investigación (llámese CSIC o cualquier otro)? Y completamente de acuerdo con Manuel y Carmenou, con un PIB de 1 billón de euros hay mucho donde poder ajustar sin necesidad de hipotecar nuestro futuro y sobre todo el de nuestros hijos. Aunque claro siempre podemos eliminar la investigación y recurrir como nuestros ministros al verdadero conocimiento porque ¿para qué invertir en desarrollo tecnológico cuando sabemos fehacientemente que la virgen del Rocío es la que verdaderamente genera los puestos de trabajo ?. ¿Para qué intentar comprender los procesos biológicos o químicos si podemos estudiar la Sábana Santa o la vida de Jesucristo? ¿Para qué estudiar el cambio climático o diseñar sistemas de riego inteligentes si con sacar al santo en rogativa solucionamos el problema de la sequía?

  6. 18 julio, 2013 a las 15:52

    La investigación sólo es rentable en los países con una larga tradición en este terreno y con una infraestructura técnica y humana de primer orden, es decir, con resultados acreditados.

    En los años 60 del pasado siglo Finlandia estaba a la cola en educación y su I+D era tan desconocida como la española. Hoy tienen uno de los mejores sistemas educativos de Europa y varias empresas líderes en tecnología y biotecnología del mundo. Todo es cuestión de priorizar y saber qué apuesta de futuro se quiere hacer. De momento, la apuesta de nuestro país parece clara: turismo y servicios a terceros. Los científicos podremos emigrar y hacer lo mismo que los finlandeses: venir a España de vacaciones y en la jubilación (si llegamos) a que nos sirvan los camareros, sector que está en auge.

  7. 18 julio, 2013 a las 16:04

    Si suponemos que la inversión en investigación siempre es rentable, Nigeria debería emplear buena parte de su PIB en investigación básica. Cuanto más invierten, más ganan. Esto sería el perpetuum mobile de la economía.

    Las cosas no son tan simples. La investigación sólo es rentable en determinadas condiciones muy favorables y si España dejara de investigar si hay vida en otros planetas o si la bacteria Gutapanda se reproduce mejor en invierno o verano, no se va a hundir la ciencia.

    Pero la pasta que emplean en todo eso nos hace falta para salir del agujero negro en el que nos ha metido ZP con su optimismo antropológico y su fe en las subvenciones masivas a todo lo que se mueve y alienta, incluida la investigación.

    Saludos

  8. 18 julio, 2013 a las 16:16

    Y gracias a los 800 millones de euros que cuesta un año de CSIC salvamos la economía del país, no así con los miles de millones de euros entregados a los bancos, con esos apenas se hace nada. Sí señor, las prioridades claras desde el primer minuto de juego. España posee infraestructura y personal científico para ser puntero en bastantes líneas de investigación, pero cuando se investiga subido en una montaña rusa no se puede hacer planes para terminar ningún proyecto serio. A eso se une el desierto en I+D en la mente del empresario español, y la dificultad de desarrollar “spin off” por culpa de la burocracía “made in Spain”. Vamos, que no tenemos arreglo. Quizás lo mejor sea cerrar la barraca, la ciencia no sufrirá, ¿y el país?. Y cuando España necesite un tornillo o una medicina que la pida a Alemania, y ya está, todos contestos. Eso sí la liga de Champions, por favor.

    PD: Dejo de lado del discurso la tontada esa del conocimiento por el conocimiento, eso son bobadas pasadas de moda. Total, que busquen conocimientos otros que nosotros se los compraremos (al que le interese y tenga para pagarlo, claro).

  9. 18 julio, 2013 a las 16:33

    Yack #08

    Claro que sí, un pais pobre como España no se puede permitir investigar en cosas inutiles. Lo mejor que puede hacer es seguir gastando como comenta Carmenou 11.000 millones de euros anuales en una secta antidemocrática, discriminadora y perversora de cuerpos y mentes.

  10. Bessemer
    18 julio, 2013 a las 18:57

    Siempre que se cuestionan los recortes en ciencia, aparece algún iluminado con lo de la ciencia rentable económicamente. Qué bien está eso de hacer ciencia rentable. Y ¿cómo decidimos lo que es rentable? ¿Con una bola de cristal? ¿Y hablamos de rentabilidad a corto plazo, a medio, a largo…? En el fondo es el eterno (y artificioso) debate entre ciencia básica y ciencia aplicada, como si la segunda fuese posible sin la primera, como si la ciencia aplicada o la tecnología apareciesen de la nada. Como explica José Antonio López, profesor de microbiología de la UAM, “la mayoría de las herramientas de biología molecular que usamos actualmente en el laboratorio provienen del estudio de la biología de bacterias o levaduras, cuyas aplicaciones prácticas se vieron a posteriori. Pero no hay que olvidar que estos descubrimientos inicialmente procedían de proyectos de investigación básica. Otros ejemplos son la similitud en el desarrollo, fisiología y genética que encontramos entre los diferentes animales, lo que permite estudiar enfermedades humanas en diversos sistemas modelo (gusano, mosca, pez, ratón). Las multinacionales farmacéuticas comienzan a utilizar estos animales como un primer paso para descubrir nuevos tratamientos. Sin embargo, para poder usarlos así es necesario conocer en qué se diferencian de nosotros y en qué se parecen, y por tanto es interesante (y útil) conocer en detalle ciertos aspectos, por ejemplo, de la pupación del abdomen de Drosophila [mosca de la fruta]. Si se desarrolla o no alguna terapia basada en este modelo es algo que nos dirá el futuro.”
    Así que, amigo Yack, antes de proporcionar perlas como “la mayoría de las subvenciones a la investigación se invierte en actividades inútiles” o “que inventen ellos. Nosotros al turismo y a la cría intensiva del tomate”, plantéate que quizá tales afirmaciones sólo pueden ser fruto de una ignorancia supina; y que quizá alguno de los medicamentos que consumes existen porque uno de esos investigadores le dio por estudiar la inútil biología de la “bacteria Gutapanda”, a pesar de no ser “rentable económicamente”.

  11. kaope
    18 julio, 2013 a las 19:10

    “Si, pero debe reformarse” ¿En que sentido? Los que lo vivís desde dentro supongo que conoceréis bien del tema, a los de a pie sólo nos queda el atraco mensual a nuestras nóminas e invocar a san osiris para que los gestores públicos no se lo gasten todo en vicios y banqueros.

  12. MR
    18 julio, 2013 a las 19:59

    No me pondré a hablar de lo básica que es la investigación.
    Sólo comentar que en una sociedad así quizá sea más acertado buscar el modo de cambiar la mentalidad.
    Esto no tiene prioridad política porque sólo son unos pocos votos, a la sociedad en general se la pela. En la calle lo normal es escuchar expresiones como “ciencia oficial”, es vista como una religión en muchos casos, etc…
    Ya sé que luchar por una cosa no quita la otra.
    No sé muy bien cómo expresarme porque no sé qué solución tiene.

  13. 18 julio, 2013 a las 22:25

    Me alegra ver que mis comentarios han despertado la santa indignación de algunos, aunque no veo ninguna respuesta atinada a lo que he planteado.

    Soy un defensor a ultranza de la investigación y soy un convencido de que la humanidad progresa gracias a la ciencia y a la tecnología. Y si de mi dependiera, multiplicaría por 10 el presupuesto de investigación.

    Pero dado nuestro historial en investigación y la crisis que padecemos, me parece mala idea dedicar recursos a investigar, cuando ha quedado acreditado que, por múltiples razones, nuestro bendito país produce de casi todo menos premios nobel.

    Si hay algún sector en el que tenemos algo que aportar, ya saldrá algún inversor avispado que financie los proyectos más prometedores, pero eso de repartir dinero a troche y moche cuando estamos al borde del colapso económico, no me parece inteligente.

    Saludos y seguir así. Ojala y todos los investigadores tuvieran anta fe y esperanza como vosotros en lo que están haciendo..

  14. J.M.
    19 julio, 2013 a las 7:31

    Yack :

    si España dejara de investigar si hay vida en otros planetas o si la bacteria Gutapanda se reproduce mejor en invierno o verano, no se va a hundir la ciencia.

    Solo saldremos del agujero de la palurdez, la pandereta y el ladrillo cuando comprendamos la importancia de saber si Gutapanda nomeimportae se reproduce mejor en invierno o en verano.

    Hasta entonces, pan y circo, justo lo que nos están dando (además de hostias más que merecidas).

  15. 19 julio, 2013 a las 8:15

    Yack dice: Pero dado nuestro historial en investigación y la crisis que padecemos, me parece mala idea dedicar recursos a investigar, cuando ha quedado acreditado que, por múltiples razones, nuestro bendito país produce de casi todo menos premios nobel.

    Bien, es un razonamiento no exento de lógica pero incompleto. Incompleto porque no se dan todos los datos. ¿Subvencionar o invertir? Un estudio realizado por la Universidad del País Vasco (una de las autonomía que más dedica a I+D) muestra que se han recuperado 7 euros por cada uno invertido en ciencia. Como inversión no está mal, ¿verdad? Pero para obtener esas cantidades hay que hacer una apuesta de verdad, no llevar la inversión hasta desde la raquítica cifra del franquismo meapilas hasta el 1.4% del PIB para luego lanzarlo de forma cíclica al 0.6%. Eso destruye equipos de investigación y no permite una labor seria. Y compara esas cifras con las inversiones que se están haciendo en este momento. Igual es más útil mantener abierta una estación de AVE en la que montan 5 personas al día o una autopista por la que pasan más balas de forraje arrastradas por el viento que coches, que hacer una apuesta seria por la ciencia. Está claro que cada país tiene sus prioridades, y las consecuencias finales del desarrollo que adquiere dicho país es consecuencia de esas decisiones. Marca España.

    Lo de los premios Nobel me resulta gracioso. Hasta los años 80 no hemos tenido algo que se pudiera llamar estructura científica seria, desde entonces tenemos grupos y científicos que se codean con premios Nobel, pero hay algo no tenemos: la inversión de los países que los obtienen. Un proyecto financiado con 300.000 euros en 3 años está de maravilla aquí, en Estados Unidos los proyectos suelen ser de 1 o 2 millones de dólares al año y en Alemania 4-5 veces superiores a lo que se invierte aquí. Alguien dirá “pues si invertimos el 30% deberíamos tener el 40% de premios Nobel”. Ese es un pensamiento lineal que no entiende como va esto. Es una frase similar a decir que el Real Madrid quedaría el cuarto clasificado en la liga si emplease 7 jugadores porque con 11 puede quedar primero.

    Si hay algún sector en el que tenemos algo que aportar, ya saldrá algún inversor avispado que financie los proyectos más prometedores, pero eso de repartir dinero a troche y moche cuando estamos al borde del colapso económico, no me parece inteligente.

    Dos cosas:
    (i) ¿Te has informado sobre lo que hay que pasar para montar una “spin off” en nuestro país? Aquí las grandes ideas, como dices suelen acabar subvencionas por Bill Gates u otros centros extranjeros. Muchas grandes proyectos se están desarrollando fuera de nuestras fronteras porque aquí nadie los ha subvencionado. Y no nos engañemos, esos inventos ya no son españoles, se los queda el país que los financia.

    (ii) Este gobierno que va de liberal (de boquilla) plantea las mismas pegas para llevar una idea al mercado que cualquier país ultra-regulador. La burocracia y los impuestos son tales que desaniman a cualquier investigador (en general a cualquier “emprendedor”) a aplicar sus inventos. Se protesta mucho de que en España la ciencia se queda en las publicaciones y las patentes, pero se hace poco para que esa información salte de las revistas a la aplicación de interés social. ¿Dónde están los empresarios o los inversores dispuestos a hacer la apuesta? Muchos de ellos recibiendo subvenciones de la política liberal actual . Porque en la España liberal actual se entregan miles de millones a los bancos (empresas privadas), a eléctricas, a latifundios que no se explotan…. Se podía hablar del liberalismo para las PYMES, que apenas reciben ayudas comparado con lo que reciben las grandes corporaciones. Éstas sí ven cerrar sus negocios, destruyendo miles y miles de empleos. Políticos que se consideran herederos del thatcherismo colocan a dedo a sus familiares a chupar de la administración (pronto se creará la figura del asesor del asesor del asesor, porque lo demás lo tenemos todo), eliminan subvenciones de la escuela o la sanidad pública (no hay derrochar en tiempos de crisis) para dar ayudas escandalosas a hospitales privados construidos con capital público o a escuelas de tendencia católica-ultraconservadora (hay que cuidar a los pagan las campañas electorales y mantienen los partidos).

    Desde luego puede que a los que nos gusta realizar una tarea científica seria, nos estemos equivocando de país donde llevar a cabo esa labor. Pero aquellos que les gusta la economía liberal también se equivocan de país, este gobierno no ejerce el liberalismo, sino la subvención neofranquista, reparte las subvenciones al estilo años 70. Y claro, en ese modelo no entra la ciencia, no se vaya a enfadar Rouco o alguna duquesa, verdaderos puntales de la marca España.

    No, si como hablar, podéis hablar de lo que queráis a condición de que nosotros podamos criticarlo.

    ¡Faltaría más! Pero nosotros no tenemos clientela, tenemos lectores. Ni cobramos por lo que hacemos, ni tenemos patrocinadores que debamos cuidar, somos completamente libres para escribir lo que nos apetezca, que es lo que vamos a seguir haciendo.

  16. 19 julio, 2013 a las 8:56

    Si hay algún sector en el que tenemos algo que aportar, ya saldrá algún inversor avispado que financie los proyectos más prometedores, pero eso de repartir dinero a troche y moche cuando estamos al borde del colapso económico, no me parece inteligente.

    A ver, un proyecto no es algo que salga de la nada. Un proyecto de investigacion es una actividad que se realiza en un ambiente: universidad, departamento de i+d de una empresa, instituto de investigacion…, ya que, aparte de los recursos especificos para ese proyecto necesita una infraestructura permanente en personal, material, apoyo tecnico, administrativo, etc. Es como decir que no merece la pena echar abono en un campo porque ya aparecera alguna semilla que germine.

    Muestras la actitud que citaba Manuel mas arriba, la de los paises pobres que creen que los ricos hacen ciencia porque son ricos, cuando es al reves, los ricos son ricos porque hacen ciencia. ¿Por que Microsoft, Apple, IBM, Oracle… son americanas? Porque se fomento un ambiente en Silicon Valley que propicio su aparicion. Silicon Valley se desarrollo mientras USA pasaba por la crisis de Vietnam, la crisis del petroleo… y nadie se cuestiono el “ahora no es momento de repartir dinero a troche y moche” en un area que, te recuerdo, en aquella epoca no tenia ni una fraccion de la importancia que tiene hoy.

    Por ultimo te recuerdo que el dinero “a troche y moche” son 75 millones de euros. Comparalos con el rescate a la banca de miles de millones, o simplemente lo que Barcenas ha defraudado.

  17. 19 julio, 2013 a las 9:11

    Manuel, estoy bastante de acuerdo con tu análisis sobre la investigación en España, pero yo lo resumo diciendo que España no es país para investigadores. Todo lo más, para que vengan de vacaciones a gastar su dinero y a relajarse.

    La idea-fuerza de que podemos conjurar una tradición centenaria de incompetencia con un acto de voluntad suprema que nos convierta de la noche a la mañana en un país puntero, puede aplicarse a cualquier país o región. ¿Y por qué precisamente va a funcionar en España? ¡Pues porque precisamente YO soy español y lo he decidido así!

    Todo eso que has descrito es un magma de muchos millones de individuos con una trayectoria ideológica y una serie de malas costumbres muy arraigadas. Es más práctico empujar en la dirección de menos resistencia (el turismo y la siembra en invernadero) que abrir una nueva ruta en la empalizada infinita de la lmcompetencia y la corrupción.

    “Un estudio realizado por la Universidad del País Vasco (una de las autonomía que más dedica a I+D) muestra que se han recuperado 7 euros por cada uno invertido en ciencia.”

    Si esto fuese así, podríamos convertirnos en el país más próspero del planeta invirtiendo en investigación porque multiplicaríamos por 7 la inversión y cualquier banco extranjero estaría encantado de prestarnos ese dinero sabiendo que disponemos de la Supergallina de los huevos de oro, certificada por la Universidad del país Vasco..

    Afirmaciones como esta (y la de la existencia de múltiples sistemas de movimiento continuo y motores de agua) no pueden ser ciertas por puro sentido común. Yo recuerdo al respecto un articulo en Investigación y ciencia en el que se cuestionaba si era más rentable invertir en investigación o en pagar patentes y no quedaba nada claro a pesar de que se refería al ámbito de Estados unidos. En todo caso, concluyo yo, sólo será rentable en los países más preparados para rentabilizar esta inversión. Y dentro de la investigación no es igual de rentable el área de paneles solares que la composición de la atmósfera de Io. Es un lujo demasiado caro como para mantenerlo en tiempos de crisis en los que nos jugamos la supervivencia como país viable.

    En cuanto a que no tenéis clientela, permíteme dudarlo. Un cliente es todo aquel que compra lo que tu vendes, aunque no siempre paga con dinero contante y sonante. Hay muchas formas de pagar y cobrar y cuando uno invierte su tiempo en algo es porque espera alguna recompensa, aunque sólo sea elevar su propia autoestima. Pero solo era una apreciación con la que se puede o no estar de acuerdo. Y otro consejo de marketing que os regalo: hay que ser amables y respetuosos con la clientela por aquello de que “el cliente siempre lleva razón”. Y no es que no lo hayáis sido, sino que (en mi opinión) os habéis acercado peligrosamente al límite donde termina la amabilidad y comienza la descortesía.

    Y respondiendo a JM, estoy de acuerdo contigo, pero lo que yo digo es que la investigación no es la única opción para el progreso de un país y que admitir las propias limitaciones y aprovechar las ventajas que el azar nos ha deparado (sol, clima, playas, etc.) es una conducta más inteligente que intentar invertir, por la fuerza bruta, el movimiento parsimonioso de la máquina de la historia.

    Por fortuna, la ciencia es universal y lo mismo da que la curación del cáncer la haga un español que un guatemalteco. Lo más práctico es que los que tiene talento para la investigación vayan a los lugares apropiados en lugar de montar a su alrededor una infraestructura costosísima para que los investigadores no tengan que moverse de donde vive su novia o tienen sus amigos.

    Saludos.

  18. Bessemer
    19 julio, 2013 a las 10:15

    Yack, por muy convencido que estés de la incompetencia española en I+D, no es cierto. Tras una ‘centenaria tradición’ de falta de inversión en ciencia, España llevaba unas pocas décadas de prometedora carrera inversora y de resultados científicos. Y es esa progresión la que está en peligro. En la última década, el sistema español de I+D+i ha duplicado la cantidad de producción científica, su calidad y el grado de transferencia tecnológica. De hecho, si corregimos la producción científica y tecnológica con el grado de inversión en I+D+i, el rendimiento del sistema español de ciencia y tecnología puede compararse con los de Alemania, Francia o EEUU. Así que no hay limitaciones que admitir.

    Al final, es una cuestión de modelo económico (y de cultura también, claro). Ahora hablas del turismo y los invernaderos, pero hasta hace nada seguro que hablabas del ladrillo como ‘opción para el progreso’ de España, mientras muchos científicos -precisamente científicos- se desgañitaban diciendo que era un suicidio económico y ambiental. El mismo suicidio económico, pero sobre todo ambiental, que representa el turismo y los invernaderos. Y si no al tiempo…

    Yo, personalmente, prefiero para el país en el que han de vivir mis hijos un futuro más alentador que el que tú te empeñas en adjudicarnos. Prefiero un país que se encuentre entre aquellos países que invierten en I+D, por mucho que algunos os empeñéis en que no sea un país para investigadores.

  19. 19 julio, 2013 a las 10:17

    La idea-fuerza de que podemos conjurar una tradición centenaria de incompetencia con un acto de voluntad suprema que nos convierta de la noche a la mañana en un país puntero, puede aplicarse a cualquier país o región. ¿Y por qué precisamente va a funcionar en España?

    Porque existe el capital humano y las infraestructuras. Lo necesario ahora: algo que nadie le echa un par, una reforma de verdad para acabar con estructuras del pasado, con estructuras cacicales en los departamentos universitarios y en las OPIs. Ese tipo de reformas a la larga ahorrarán costes, pero implican un gasto extra de entrada, no recortes. Puede funcionar porque hay centros de investigación con elevadísima producción científica, puede funcionar porque se ha invertido una pasta brutal en formar adecuadamente a muchos investigadores que han aprendido en los países de mayor tradición científica cómo realizar investigación de verdad, creo que estamos en el mejor momento para importar lo bueno aprendido fuera. Pero eso tiene un coste. Y ese coste no es de miles de millones de euros, es muchísimo menor.

    Si esto fuese así, podríamos convertirnos en el país más próspero del planeta invirtiendo en investigación porque multiplicaríamos por 7 la inversión…

    Pues para muchos ha sido la gallina de los huevos de oro. Massachusetts sufrió una crisis industrial tremenda que se unió a una presión medioambiental muy fuerte. Cambiaron de política e hicieron una gran apuesta por la biotecnología. Hoy son punteros en el campo y un porcentaje muy significativo de su PIB viene de esa industria. Algo parecido ha ocurrido en Irlanda, en plena crisis apostaron por la I+D, también en el campo biomédico, y muchos de los ingresos nacionales vienen por ahí. Ahora mismo Dinamarca también está haciendo una fuerte apuesta por la investigación en energías alternativas (y conozco a bastantes científicos españoles que han marchado para allá), veremos si triunfan. Lo malo es que aquí no hay políticos que tengan el sentido de estado de realizar planes a largo plazo, inversiones duraderas, capaces de sentar en la misma mesa a científicos y empresarios para trazar retos en los que invertir y convertir a nuestro país en un referente. No tenemos el PIB de EEUU, con lo que tampoco podemos abarcar todas las áreas a niveles máximos de inversión, pero sí se debería establecer una estrategia de país y apostar por ello. ¿Biotecnología, tecnología agraria, piscicultura, telecomunicaciones, desarrollo de fármacos….? No lo sé, eso lo deben decidir aquellos que diseñen la apuesta de futuro, porque eso es hacer política (y trabajar duro, porque eso no es fácil). Lo que se hace ahora, dar dinero cuando la economía va bien, y retirarlo cuando va mal no sirve para nada. Y como país queda con el culo al aire cada vez que hay crisis mundiales (es lo que tiene depender del sector servicios) la paralización de proyectos y el frenazo investigador está a la orden del día. ¿Probamos a cambiar el modelo algún día, o quizás no se cambia por modelos ideológicos, más que económicos?

  20. Miguelón
    19 julio, 2013 a las 12:46

    “Hay muchas formas de pagar y cobrar y cuando uno invierte su tiempo en algo es porque espera alguna recompensa, aunque sólo sea elevar su propia autoestima. Pero solo era una apreciación con la que se puede o no estar de acuerdo. Y otro consejo de marketing que os regalo: hay que ser amables y respetuosos con la clientela por aquello de que “el cliente siempre lleva razón”. Y no es que no lo hayáis sido, sino que (en mi opinión) os habéis acercado peligrosamente al límite donde termina la amabilidad y comienza la descortesía.”

    ¿Y qué es lo que nos estás sugiriendo?¿Nos estás diciendo que deberíamos cogérnosla con papel de fumar y abstenernos de discutir sólo por no herir la autoestima de un hipotético visitante del blog? ¿Y eso lo hacemos contigo y con quién más? Porque como empecemos a aplicar esa política con creacionistas, antivacunas, defensores de la homeopatía… la llevamos clara. !Vaya con el marketing!. Y encima viniendo de alguien que se congratula de las reacciones negativas cosechadas por sus comentarios (típico del abonado al argumento falaz de “si se enfadan es que tengo razón, porque la verdad escuece”. No creas que me coge de sorpresa).

    Y eso de que los comentarios de los habituales del blog rayaron en la descortesía te lo parecerá a ti. Yo no veo ninguna diferencia en el tono empleado hasta ahora respecto al que usaste tú. Lo que no puedes pretender ahora es que usemos dos varas de medir. Aquí, o jugamos todos con las mismas reglas o rompemos la baraja.

    En el resto de argumentos vertidos, mejor me abstengo de comentar. Veo que hay aquí quien puede rebatirlos con mejor base que yo.

  21. 19 julio, 2013 a las 13:56

    Escatimando fondos para la investigación científica que es de beneficio universal, y desperdiciando 11,000 millones de Euros en algo que es totalmente inútil para el progreso y mejoramiento, en algo que ya debió haber desparecido de la faz de la tierra porque su única eficiencia es para inculcar falsedades en los cerebros simples y hacerlos más torpes y más manejables por medio del temor al castigo después de la muerte, suena totalmente ridículo, huele a ignorancia o a parte interesada. Cualquiera puede vivir sin iglesias, sin religión, pero nadie puede vivir sin la ciencia.

  22. 19 julio, 2013 a las 13:57

    Miguelon, a ti no iban dirigidos mis comentarios sobre la cortesía, sino a los administradores del blog en relación con sus propios comentarios.

    Naturalmente que los visitantes del blog pueden decir todo tipo de barbaridades e insultos sin más límite que la censura que establezcan los administradores.

    Y en cuanto a la tesis general, sólo añadiré que me gustaría que España fuera el país más avanzado del planeta y lo que he expresado no es mi deseo sino la constatación de hechos que son el producto de un entramado de fuerzas e intereses muy complejo que no se deja modificar fácilmente.

    Me gustaría creer que vamos en la buena línea y que con un empujoncito de varios millones de euros nos convertiremos en otro país, pero es algo que tendré que ver para creer.

    Cada cual arrima el ascua a su sardina y todos los sectores (cine, arte, enseñanza, medicina, etc.)piden a gritos más dinero y reformas contradictorias. Todos saben como arreglar España, menos los que están en el gobierno, en cualquier gobierno. ¿Es metafísicamente posible tener tan mala suerte? Creo que no. Es sólo que vemos el mundo según el color del cristal de nuestros intereses.

    Saludos.

  23. Darìo
    19 julio, 2013 a las 15:01

    Manuel, estoy bastante de acuerdo con tu análisis sobre la investigación en España, pero yo lo resumo diciendo que España no es país para investigadores. Todo lo más, para que vengan de vacaciones a gastar su dinero y a relajarse.

    O sea, diejeron todos en la Aldea: si tenemos todo para ser un burdel, por què no volvernos la fuente de la Eterna Diversiòn. Asì no tenemos que preocuparnos que el fìsico de las cartas, la biologa sirva de mesera, el matemàtico corte el cabello y el mèdico estacione los vehìculos. ¡Caray!, tan sencillo que es ser un putero como Cuba antes de 1959

    ¡Cerrar el CSIC YA! :mrgreen:

    (El sarcasmo esconde mi enojo por lo que pasa en su paìs, espero que no se deteriore mas y que ustedes encuentren la forma de agarrar a patadas a los responsables principales de su tragedia y que tengan todos una vida decente como la quieren.)

  24. Miguelón
    19 julio, 2013 a las 15:43

    “Miguelon, a ti no iban dirigidos mis comentarios sobre la cortesía, sino a los administradores del blog en relación con sus propios comentarios.

    ¿Tan mal se me entiende? En ningún sitio he insinuado me diera por aludido (malamente tendría sentido, siendo aquel mi primer comentario). Por favor, relee mi comentario. Precisamente iba a propósito de los administradores del blog y la valoración que haces de sus comentarios. Insisto en que, por más que lo miro, no veo por ninguna parte que sus comentarios estén más subidos de tono que los tuyos.

    “Naturalmente que los visitantes del blog pueden decir todo tipo de barbaridades e insultos sin más límite que la censura que establezcan los administradores. ”

    Por mí de acuerdo. Lo que no encuentro admisible es que luego pretendas que esos mismos administradores se anden con paños calientes a la hora de responderte y reclames más cortesía que la que tú estés dispuesto a ofrecer. Que una cosa es ser cortés y otra muy distinta es dejar que te tomen por el pito del sereno.

  25. 19 julio, 2013 a las 16:05

    No se trata de decir que no se dé dinero para unas cosas para darlo a otras. Lo que está claro, es que el dinero que TODOS hemos entregado al estado para que se presten los servicios como siempre, el estado se lo ha dado a los bancos. Y próximos los 20-30 años ya se lo hemos dado también en concepto de préstamos.
    ZP no nos ha metido en ningún agujero. Desde que entré a trabajar, el estatuto de los trabajadores ha ido cediendo derechos en favor del empresario. Ante la bajada de derechos, la promesa de que estamos mejor, y el si no tienes dinero se lo pides al banco.
    Lo que tengo claro es que la política de “hacer lo que los españoles sabemos hacer” que comenzó Aznar y que continuó ZP al no frenarla, nos ha traído aquí. Los políticos han gestionado el dinero que nosotros les entregamos, no para invertirlo en España, sino en los bancos y otras empresas en las que después se colocarán.
    Los políticos españoles no rinden cuentas ante los españoles, ya que estos no los eligen, sólo eligen supuestas tendencias de izquierda o derecha. Los contratos precarios de los investigadores, han sido precarios siempre, lo que ocurre es que ahora puede que ni sean. Nunca se ha apostado por la ciencia en España, pero es que pocos científicos han llegado a un gabinete de gobierno. Y los científicos no reparten sobres, las constructoras y subcontratadoras sí, y por eso se recorta de quien no “unta”.
    Por lo demás, hemos de asumir que estamos en el país que se “defendió” de los valores de la revolución francesa, de la enciclopedia y de la libertad para adoptar los de la iglesia y el despotismo real. Si miramos los titulares y actos conmemorativos, podremso comprobar que estamos orgullosos de ello.
    Lo que siempre digo, un pueblo que llora por no poder pasear una estatua de madera por que un determinado día llueve, o que le pone velas esperando obtener un favor, y que además piensa que le sobra investigación, es un pueblo que no tiene remedio. Y nosotros no lo tenemos.

  26. homeopatutia
    19 julio, 2013 a las 20:39

    Yack :
    La investigación sólo es rentable en los países con una larga tradición en este terreno y con una infraestructura técnica y humana de primer orden, es decir, con resultados acreditados. Una vez más habría que decir aquello de “que inventen ellos”. Nosotros al turismo y a la cría intensiva del tomate.
    Saludos.

    Aquí habría dos temas:

    – Sin financiación no puedes mantener nada lo bastante tiempo en movimiento como para crear una larga tradición, es la pescadilla que se muerde la cola. Vete a saber si estamos cerrando las puertas a una futura Nokia mientras desperdiciamos el presupuesto de i+D en un AVE inamortizable por muy orientado al turismo que este (y según lo que aguante, porque no dudo que lo van a dejar caerse a trozos, el negocio ya está hecho para los que tenían que hacerlo)

    -Lo del turismo y los tomates…. Buff, la españa de pandereta de los 50. Si no le funcionó a Franco tampoco creo que le funcione a Rajoy, al final acabamos tirando de préstamos internacionales como hizo Felipe Gonzalez, Aznar y todo hijo de vecino que considera un país como algo de su propiedad y disfrute en vez de un lugar donde la gente quiere vivir.

    Hay varios factores a tener en cuenta: España tiene muchas costas y hostelería, pero eso precisamente, son solo costas, la gran mayoría del país (todo el interior, quita Madrid (ciudad) si te quedas más tranquilo) ni son zonas turísticas ni adaptables para tales fines. Los hoteles estan pasando a propiedad de cadenas extranjeras que venden packs de vacaciones en los que se incluye hasta la comida y la barra libre, con lo que se favorece la fuga de capital a otros paises (Alemania principalmente) y que los modelos de pequeña y mediana empresa se vayan al garete. A poco que todo siga así lo más que podrá sacar del turismo un españolito será un mini job de camarero que no le dará ni para pagar un alquiler compartido, con el agravante de que las pensiones de los padres ya se habrán acabado.

    El turismo rural tiene un gran atractivo local, pero con el paro creciendo y las empresas deslocalizandose, poca clientela van a tener.

    El tema de los tomates y la agricultura intensiva… pues dejando de lado la destroza ecológica que implica, solo ha funcionado en este país de forma subvencionada. No somos competitivos, por mucho monocultivo con el que hayamos arrasado zonas de campo (con tierra cada vez más pobre y más acumulación de químicos) y el ejemplo más claro es en levante, donde sale más a cuenta vender 5 kilos de naranjas a un vecino por un euro que venderlos a una empresa que no te paga lo bastante ni para amortizar el agua, encima con la competencia extranjeros con pésimas condiciones de trabajo, a lo más que podemos aspirar es a vivir incluso peor que ellos.

    De las pocas cosas de exportación que funcionan en España es de energía (encima con las tarifas de atraco que tenemos, doble negocio), imaginate que potenciaramos por ejemplo la exportación de energia renovable o tecnologías que no usen combustible, precisamente ahora que esta subiendo la gasolina. Pues eso, hay que buscar nuevos sectores, porque los clásicos se estan hundiendo con los nuevos modelos neoliberales globalizadores y España ha demostrado siempre graves problemas de autosuficiencia y crisis cíclicas que acababan en guerra.

    El problema es que esos sectores clásicos son de ascedencia ideológica (precisamente de eso de que como somos españoles que comentas, extensible a que todo el mundo quiere venir a España de vacaciones porque es el mejor lugar del mundo y comer nuestra comida, la más sabrosa del universo) y con la iglesia y la derecha española hemos topado. Dos detalles para comprender la idiosincracia del país, en Valencia el gobierno ha regalado locales e incluso partes de institutos de investigación (incluida la morgue de la universidad de medicina) a universidades privadas de la iglesia sin ningún tipo de pago y encima bajo mano, en la linea de lo que se ha hecho con la medicina en el CEU en Castellón. El Opus Dei pudre y debilita la investigación, tanto en la Universidad como lo ha hecho en el CSIC con sus enchufados, si estan ahí es porque fueron la mano derecha (cuando la Falange cayó en desgracia) de una dictadura en la que se repartieron los puestos de poder a dedo y con idea de perpetuar a diferentes personajes y sus familias. Con otro panorama igual el dinero bien invertido daría lugar a que esos españoles, a los que no les dan premios Nobel pero que no suele ser raro que trabajen dentro del equipo de la persona a la que le dan ese Nobel, puedan dedicarse a algo que les gusta y además nos ayuda a crecer como país a nivel de recursos.

  27. 19 julio, 2013 a las 21:44

    Como bien has descrito hay demasiados problemas estructurales, sociales y políticos en España y además estamos siendo aplastados por una crisis internacional que hace crujir el viejo esqueleto de este país.

    Creo que ha llegado el momento de reestructurar todo el sistema empezando por reducir las subvenciones de todo tipo, que es la principal vía de agua que nos arrastra hacia el fondo.

    Los equipos de investigación, como todo el que vive de las subvenciones, acaban centrándose en investigar como conseguir más subvenciones, cosa que no ocurre en el sector privado que se rige por el criterio de los beneficios, que es la única forma objetiva de saber si una actividad es o no beneficiosa para la sociedad.

    No abogo por eliminar las subvenciones a la investigación sino por reducirlas proporcionalmente a las necesidades de control del déficit y por cambiar el sistema de adjudicación, condicionándolo a la obtención de resultados económicos, que ahora es la prioridad numero uno. Porque si nos hundimos económicamente (y es algo muy probable), nos hundimos todos, investigadores y no investigadores.

    No se puede sostener que hay que reducir el gasto público drástica y urgentemente y al mismo tiempo defender que hay que aumentarlo en el sector de nuestro interés personal porque, según creemos, es crucial. Es lo que dicen todos, pero lo cierto es que el gobierno se ve obligado a practicar recortes drásticos y generalizados para evitar el desastre inminente.

    Saludos.

  28. 19 julio, 2013 a las 22:34

    …acaban centrándose en investigar como conseguir más subvenciones, cosa que no ocurre en el sector privado que se rige por el criterio de los beneficios…

    Y las subvenciones son beneficios. ¿Sabias que algunas empresas creaban un departamento I+D fantasma para recibir subvenciones y después dedicarlo a todo menos I+D?, ¿sabes cuantos millones dados a empresas para que lo dediquen a I+D han acabado en la planta de producción? Es problema no es la subvención, el problema es el control que se hace, la justificación que se hace del gasto (que muchas empresas saben soslayar muy bien). Nuestro país tiene muchas leyes, y muchas de ellas estupendas, el problema es que no tenemos quienes las controlen y después nos echamos las manos a la cabeza al ver el despilfarro. Pero entonces ya sólo queda dinero evaporado y deuda que te crió.

    Una pregunta, si seguimos recortando en educación, sanidad, ciencia, etc, pero el gasto público sigue subiendo (ver datos), y las industrias se deslocalizan, la PYMES se hunden y el grifo del crédito está cerrado, ¿cómo crecemos?, ¿eliminamos la educación pública, la sanidad pública o alguien se acordará antes del mastodonte administrativo que tenemos? Espero que si se cargan la educación, sanidad y ciencia públicas cierren los correspondientes ministerios.

  29. Darìo
    19 julio, 2013 a las 22:45

    Creo que ha llegado el momento de reestructurar todo el sistema empezando por reducir las subvenciones de todo tipo, que es la principal vía de agua que nos arrastra hacia el fondo.

    😎 :mrgreen: ajà, claro. Lo curioso es que quienes defienden e implementan este discurso no tienen empacho en seguir subsidiando a la puta gran empresa. Cuando el subsidio va a los trabajadores los angelitos le llaman populismo, cuando van a los grandes empresarios se les llama apoyo a la inversiòn directa ya sea nacional o extranjera. La cosa es que al final se acaba por subsidiar al gran capital y satèlites que le acompañan a costa de quitarle a los demas los apoyos.

    Y eso de que es necesario subvencionar solo lo que es rentable, ¿còmo lo van a decidir si ni siquiera dejan algo que sea minimamente funcional? 😎

  30. homeopatutia
    20 julio, 2013 a las 9:58

    >empezando por reducir las subvenciones de todo tipo, que es la principal vía de agua que nos arrastra hacia el fondo.

    El primer problema en España es la especulación y el clientelarismo, que influye tanto en que se den subvenciones a empresas y fundaciones improductivas sin ningún tipo de control como en que se adjudiquen contrataciones sin evaluación ni seguimiento (te pongo otro ejemplo de lo que conozco, mi zona, la comunidad valenciana: en vez de contratar a empresas de reciclaje en condiciones, los ayuntamientos contrataron a empresas de construcción amigas que se han dedicado a acumular plástico y papel en grandes vertederos mientras nos pedían a todos que separasemos la basura, repartiendose el dinero de la partida destinada a ello. Ahora la consejera de medioambiente (la Tatcher de la Vall le gusta que le llamen) esta impulsando la creación de crematorios para todo esta basura no procesada. Dime si ese dinero (y el que se van a fundir en crematorios, que van a ser adjudicaciones a dedo, regalando locales públicos, sobretasando y encima con ayudas públicas) no hubiera estado mejor invertido en crear un departamento sobre investigación y práctica de métodos de reciclaje, además creando materias primas para vender al mercado)

    No te engañes, el colador no es la investigación, el colador son las empresas pertenecientes a afines de los políticos (de construcción en su mayoría), los proyectos de autobombo para recalificar terrenos y especular (ciudad de las ciencias (cayendose a pedazos), AVE y otras obras faraonicas), las ayudas y exclusiones de impuestos a la iglesia y los “regalitos” de subvenciones irresponsables. Te puedo asegurar que una institución de la que salen nuevas maneras de tratar materiales o formas de reciclaje (por ejemplo proyectos de la UPV sobre combustibles y fotovoltaicas que estan dando material muy interesante para empresas), esta haciendo más por España que las ayudas a un negocio “de valor añadido” (turismo y consumo de alto standing) que tiene los dias contados por su cortedad de miras y busqueda del beneficio rápido y efímero. Incluso las investigaciones que acaban no llevando a ningún lado dejan la puerta abierta a que otras sean más provechosas, y realmente no salen tan caras como, por ejemplo, las fiestas taurinas o el ejército, que tampoco es que reviertan gran cosa de todo lo que se invierte en ambos, y carecen de la cualidad de aportar un conocimiento de la realidad. Un estudio sobre el chipirón de Cuenca puede incidir en la creación de un tipo de negocio o explotación desconocido hasta entonces o una forma de trabajar más ecológica (apostando por la regeneración responsable en vez del agotamiento) de afrontar un proyecto, un dinero público invertido en la pantomina de un 13tv, intereconomía o La razón es, planamente, dinero tirado a la basura para crear tontos felices y estériles.

  31. homeopatutia
    20 julio, 2013 a las 10:07

    Y me he dejado los bancos, a los que estan refinanciando (lo que si fuera Grecia o Portugal se llamaría un “rescate”, pero aquí somos tan dignos que le cambiamos el nombre) con una burrada para que den crédito… y que no estan dando créditos a nadie que no sean las empresas que crearon la burbuja y que siguen con sus obras públicas sobretasadas y alargadas ad infinitum.

    No creo que quitar ese 1% de subvenciones a la investigación, frente a un 99% que se tira a la basura sin rédito ni sentido sea la gran salvación que necesitamos. Si tenemos que ahorrar que sea en las cosas inútiles, y a dia de hoy hay muchas cosas incluso más inútiles que el cine o la cultura, como la iglesia (que no genera trabajo ni retorno en forma de impuestos) o las privatizaciones (en las que el estado se suele comprometer a dar dinero de las arcas si no se alcanzan unos beneficios mínimos que nunca se suelen alcanzar, ejemplo claro el Hospital de Manises).

  32. J.M.
    20 julio, 2013 a las 11:46

    Yack :

    En cuanto a que no tenéis clientela, permíteme dudarlo. Un cliente es todo aquel que compra lo que tu vendes, aunque no siempre paga con dinero contante y sonante. Hay muchas formas de pagar y cobrar y cuando uno invierte su tiempo en algo es porque espera alguna recompensa, aunque sólo sea elevar su propia autoestima. Pero solo era una apreciación con la que se puede o no estar de acuerdo. Y otro consejo de marketing que os regalo: hay que ser amables y respetuosos con la clientela por aquello de que “el cliente siempre lleva razón”. Y no es que no lo hayáis sido, sino que (en mi opinión) os habéis acercado peligrosamente al límite donde termina la amabilidad y comienza la descortesía.

    Ese es el problema cuando orientas toda tu vida, y a veces incluso tu moral, con una óptica mercantilista. Te resulta imposible comprender que algo se pueda mover bajo un sistema diferente al balance positivo del coste/beneficio.

    No, Yack, no tenemos clientes. No queremos que nos compren nada y, para nosotros, el “cliente” o, en este caso, el lector, no tiene siempre la razón o, mejor dicho, no tenemos porqué dársela si no compartimos sus ideas. No estamos obligados a tratar bien a nadie, ni a hacerle la pelota, ni a decirle “no estoy de acuerdo contigo, pero respeto tu opinión“. No, a veces preferimos decir “solo un impresentable es capaz de soltar barbaridad como esa“. Y al que no le guste, que se largue, que no perdemos nada. Eso es lo bueno de trabajar en un sistema que no se basa en tener que seguir las formas y hacer la pelota para poder comer.

    Me niego a entrar en el juego de que “todos vendemos algo”. Mentira. Perseguir un objetivo no es necesariamente vender algo. Luchar por la salud y la educación pública no es vender. Querer una sociedad más justa no es vender. Ya tenemos que tragarnos toda la jerga neoliberal hasta para ir al baño como para ahora tener que soportar que la revolución francesa quería “vender” justicia social. Para nada.

    Yack :

    Y respondiendo a JM, estoy de acuerdo contigo, pero lo que yo digo es que la investigación no es la única opción para el progreso de un país y que admitir las propias limitaciones y aprovechar las ventajas que el azar nos ha deparado (sol, clima, playas, etc.) es una conducta más inteligente que intentar invertir, por la fuerza bruta, el movimiento parsimonioso de la máquina de la historia.

    Es que no son cosas excluyentes. Podemos desarrollar una industria turística que suponga una fuente de riqueza para el país sin tener que renunciar a la inversión en I+D. Podemos tener las mejores playas de Europa sin tener que condenar a nuestros jóvenes a la emigración.

    El problema es que si dejamos nuestro futuro en manos de la parsimonia, ocurrirá una y mil veces lo que acaba de ocurrir: nuestros jóvenes preferirán salir del instituto y ponerse a currar por dos mil pavos en un chiringuito playero o en una obra antes de quemarse las pesatañas varios años estudiando una carrera. Luego vendrá el tío NeoCon con la rebaja y todos a la puta calle, sin formación y sin futuro. Y el sol, la playa y el clima no se pueden comer directamente.

    Por eso, la inversión en ciencia, en educación y en sanidad sí debe por la fuerza bruta. Y cuanto más bruta mejor, porque si no no invierte ni dios. Esa tontería de que los inversores son inteligentes y sabrán apostar por una línea importante es más falsa que un euro de madera. Los inversores van al beneficio a corto plazo, a sacar pasta hoy o, a lo sumo, mañana, y así nos va. Ningún inversor va a gastar un duro en un laboratorio que investiga la reproducción de la Gutapanda, como tu mismo decías, a pesar de que dentro de unos años esa investigación permita a otros grupos diseñar nuevos fármacos o nuevos alimentos.

    No, los inversores no son la esperanza de nada, y la prueba es que gracias a ellos y a todo el sistema que los rodea estamos donde estamos, y no debido a lo que se ha invertido en ciencia. Menuda inteligencia.

    Yack :

    Por fortuna, la ciencia es universal y lo mismo da que la curación del cáncer la haga un español que un guatemalteco. Lo más práctico es que los que tiene talento para la investigación vayan a los lugares apropiados en lugar de montar a su alrededor una infraestructura costosísima para que los investigadores no tengan que moverse de donde vive su novia o tienen sus amigos.

    De nuevo, producción y beneficio a toda costa. Pues no. Es importante curar el cáncer, pero también es importante vivir. Y vivir signifa currar las horas necesarias, cerca de los tuyos y pudiendo emplear el tiempo de ocio y el dinero obtenido en tu trabajo para disfrutar de la vida.

    Fíjate la barbaridad que estás diciendo: el que quiera investigar, que renuncie a su familia, a sus amigos y a la vida que quiere. Cojonudo, justo mi modelo de sociedad.

    Que no, que de nuevo, no todo es ganar pasta. El objetivo no es solo curar enfermedades, sino también conseguir que todos podamos vivir en una sociedad cómoda, justa y enriquecedora.

    Pero claro, en estos tiempos parece que hablar del estado del bienestar es sacrilegio, y todo lo que no vaya orientado al beneficio, a la reducción de costes, al margen empresarial, a la rentabilidad y al desarrollo económico es sacrificable.

    Permíteme, aunque sirva de poco, rebelarme ante esa forma de entender la vida.

  33. 20 julio, 2013 a las 12:25

    No he tenido paciencia para leer todo este planfleto, aunque sí he leído lo suficiente. Sólo quiero añadir que nunca más me verás participar en este blog.

    Saludos.

  34. Jonas
    20 julio, 2013 a las 12:31

    Si hay algo que nos ha arrastrado hacia abajo, ha sido un modelo productivo basado en la especulación y el ladrillo. Invertir en ciencia y un modelo distinto de producción no es el problema, sino la solución. Creo que Yak vuelve a confundir causa y efecto.
    Y la crisis es privada (basada en políticas neoliberales), no pública, pero se paga con dinero público y ese es el problema. Mira, si el 20% más rico de este pais pagara los impuestos que pagarían en Europa (y se combatiese el fraude fiscal) se solucionaría el déficit estatal sin necesidad de recortes. La cuestión es que, como siempre, las perdidas son socializadas pero los beneficios son estríctamente privados.
    Me encanta cuando la economía neoliberal nos ha llevado a la crisis actual y se utiliza esa misma crisis para justificar más neoliberalismo. Cada día parecen más una secta.

    Saludos

  35. 20 julio, 2013 a las 12:34

    Yack, pues como dicen en mi pueblo “tanta paz lleves como descanso dejas”

    Saludos

  36. homeopatutia
    20 julio, 2013 a las 12:59

    Se vuelve a demostrar que el neoliberalismo es pensamiento mágico… Y yo perdiendo el tiempo explicando cosas. Españoles = esclavos camareros y temporeros que solo pueden aspirar a darle dinero a los propietarios y malvivir ellos, lo dicen los políticos y la tele y no se equivocan nunca. Ale, a dormir tranquilo esta noche.

  37. KC
    20 julio, 2013 a las 14:01

    Yack, lo de “cuando crees que el dinero puede hacerlo todo, acabarás haciendo todo por dinero”, algunas personas no nos lo tomamos al pie de la letra y reflexionamos más allá de ese dogma.

    Siento decírtelo, pero tú no sabes jugar al juego de la economía. Tú debes ser como los salvapatrias que luego se llevan su dinero a otras patrías, paradójicamente. Es decir, un mero especulador de reflexiones. Ni siquiera eso, porque en realidad no sabe reflexionar. Cree que reflexiona, pero lo hace desde lo forzosamente “aprendido”.

    Saludos.

  38. KC
    20 julio, 2013 a las 14:03

    Y te lo dice alguien que sabe perfectamente que todo tiene un coste y que lo de viva el todo gratis le parece una somera imbecilidad, para darte más datos.

    Saludos.

  39. kaope
    20 julio, 2013 a las 15:34

    Yack soltó: “Los equipos de investigación, como todo el que vive de las subvenciones, acaban centrándose en investigar como conseguir más subvenciones”

    ?????????????? ¿Tú de donde te has escapado? ¿Subvenciones a la investigación? ¿No sería mejor hablar de INVERSIONES en investigación? ¿No eres capaz de distinguir entre subvenciones e INVERSIÓN? Ahora vamos a hablar de mi dinero, el que pago en impuestos todos los años. Mi dinero me gustaría que se INVIRTIESE en universidades, laboratorios, centros de investigación, hospitales, escuelas… y no que se gastase en subvenciones a obras faraónicas de dudosa utilidad, en subvenciones para salvar bancos, en subvenciones a partidos corruptos y políticos incompetentes, en pagar deudas no declaradas por parte de instituciones que se su pone deberían ser transparentes como el cristal… Tengo la leve sospecha de que tu intervención sólo busca el ruido que cualquier trolcillo de medio pelo necesita para su subsistencia diaria.

    Yack: “Sólo quiero añadir que nunca más me verás participar en este blog”

    ¡Ojalá amén!

  40. Darío
    20 julio, 2013 a las 18:54

    Yack :
    No he tenido paciencia para leer todo este planfleto, aunque sí he leído lo suficiente. Sólo quiero añadir que nunca más me verás participar en este blog.
    Saludos.

    ¡Uh qué sensible! Se cuestiona la basura neoliberal, el tufo posmoderno que supone que no hay verdades absolutas, salvo la suya, y la piel escuece :mrgreen:

    Fíjate la barbaridad que estás diciendo: el que quiera investigar, que renuncie a su familia, a sus amigos y a la vida que quiere. Cojonudo, justo mi modelo de sociedad.

    Esto, JM, es la base de la idea del capitalismo de Hayek, von Mises y otros que ya lo iré platicando en mis análisis sobre neoliberalismo. Pero lo has visto blanco y en botella.

  41. Darío
    20 julio, 2013 a las 18:59

    Y las subvenciones son beneficios. ¿Sabias que algunas empresas creaban un departamento I+D fantasma para recibir subvenciones y después dedicarlo a todo menos I+D?, ¿sabes cuantos millones dados a empresas para que lo dediquen a I+D han acabado en la planta de producción? Es problema no es la subvención, el problema es el control que se hace, la justificación que se hace del gasto (que muchas empresas saben soslayar muy bien).

    Esto, Manuel, pone en evidencia algo que los que cuestionamos la versión capitalista actual hemos venido criticando: la gran empresa se subsidia con dineros públicos, de tal forma que los beneficios se privatizan y las pérdidas se socializan 😈

  42. Darío
    20 julio, 2013 a las 19:03

    Perdón por la lata, pero estoy casi seguro que la pasta que se tenía que dar a los diferentes centros del CSIC para que no cierren no es que no exista, sino que se está canalizando a otros lugares, ¿cuáles?

  43. Cronopio
    21 julio, 2013 a las 16:32

    Darío :
    Perdón por la lata, pero estoy casi seguro que la pasta que se tenía que dar a los diferentes centros del CSIC para que no cierren no es que no exista, sino que se está canalizando a otros lugares, ¿cuáles?

    Por ejemplo:
    http://www.eleconomista.es/catalunya/noticias/4596475/02/13/ERC-denuncia-subvenciones-publicas-de-700-millones-a-los-toros.html
    La cultura es la cultura, coño:
    http://www.publico.es/espana/420002/wert-dara-mas-dinero-al-toreo-por-ser-un-bien-cultural

    Si en vez de batas blancas os ponéis trajes de luces, hasta el “filósofo” toledano os apoyaría.

  44. Miguelón
    21 julio, 2013 a las 19:28

    “No he tenido paciencia para leer todo este planfleto, aunque sí he leído lo suficiente. Sólo quiero añadir que nunca más me verás participar en este blog.”

    !Joer con los abanderados de la incorrección política! 😛

    Y eso que aún aguantó más que la mayoría.

  45. J.M.
    22 julio, 2013 a las 7:39

    Yack :

    No he tenido paciencia para leer todo este planfleto, aunque sí he leído lo suficiente. Sólo quiero añadir que nunca más me verás participar en este blog.

    Saludos.

    Como te dije en el mensaje anterior, me preocupa poco.

  46. Darío
    22 julio, 2013 a las 21:00

    Si en vez de batas blancas os ponéis trajes de luces, hasta el “filósofo” toledano os apoyaría

    O a la mejor el “filósofo” quiera que se vistan de toros mientras, estimado Cronopio, pasan ccosas como las que dices o como esta:

    http://esmateria.com/2013/07/22/corralito-para-los-cientificos-y-600-000-euros-para-los-amigotes/

    Es curioso que los animalitos que defienden que las “medidas dolorosas” que aplican en otros no digan algo de todo esto, o de sus propas porquerías aceptando sobornos, como los grandes animalitos que ya sabemos 😎

  47. JJ
    26 julio, 2013 a las 13:14

    Echo de menos en el artículo más números, más cifras, y sobre todo y el más importante dato: ratio “(Beneficios ingresados por patentes) / (Fondos públicos recibidos)”. Este ratio nos dirá claramente si el CSIC debe mantenerse o no. De nada sirve sacar patentes que no dan dinero, ni investigar si la mosca de la Patagonia prefiere la fruta verde o madura. Basta de tener como único objetivo el aparecer en revistas científicas. El objetivo del CSIC debe ser generar dinero al Estado mediante patentes y apoyar a las empresas españolas que invierten en I+D+I. Simplemente. Pero mantener un organismo con 14.000 trabajadores y 135 centros que algunos años sólo ha generado 2 millones de € con las patentes…teniendo un coste de 1700 millones de €…es una locura.
    Reitero mi invitación a todos ustedes a calcular el ratio mencionado anteriormente.

    Todo lo demás es hablar por hablar.

  48. 26 julio, 2013 a las 20:16

    CSIC RICO Y CSIC POBRE

    La crítica situación económica que atraviesa el CSIC, el mayor organismo de investigación de España, es tema de candente actualidad. Reconociendo la pésima gestión de los sucesivos gobiernos que ha llevado a esta triste “irrealidad de secuestro” de los fondos asignados a los proyectos científicos, quisiera puntualizar lo siguiente:

    1) Los investigadores del CSIC somos funcionarios del Estado con una plaza y nómina fijas y por ello somos unos privilegiados frente a los 6 millones de parados que asolan este país, aunque para superar la oposición de ingreso a esta institución hayamos tenido que estudiar muy duro durante décadas. También es verdad que un peón de albañil se pasa la vida trabajando de sol a sol en condiciones pésimas y con un sueldo miserable, para no mencionar al pobre inmigrante subsahariano sin papeles esclavizado en los invernaderos de Almería

    2) Como científico del CSIC con casi 40 años de experiencia como Geólogo puedo asegurar que existen dos castas de investigadores dentro de este organismo (al igual que en la Universidad), conociendo a fondo sus entresijos y las formas “amañadas” en que se conceden los proyectos, becas, plazas, etc.: si perteneces a algún “lobby” de influencia obtienes todos los fondos que necesitas y formas parte de la élite de los investigadores “RICOS” que ascienden rápidamente en el escalafón; si por el contrario, como es mi caso, no perteneces a ninguno de esos grupos de poder fácticos, no tienes ni un céntimo para proyectos y perteneces a la casta inferior de los investigadores “POBRES” que tienen que llevar a cabo su actividad profesional únicamente con la ayuda de su sueldo.

    3) A pesar de formar parte de los investigadores “POBRES” del CSIC puedo desarrollar mi labor de investigación con mi proyecto “nómina mensual”. Por ello me sonroja que algunos colegas “RICOS” con abundantes proyectos de decenas de miles de Euros clamen ahora al cielo que toda su labor científica queda paralizada por la falta de recursos económicos (El País, 14 de Julio del 2013). Otros llevamos décadas “apretándonos el cinturón” y seguimos funcionando. Es ciertamente muy difícil valorar las prioridades en ciencias, pero existen muchas disciplinas que se han acostumbrado a depender de aparatos y tecnologías de última generación que ahora consideran anulada su actividad investigadora por la falta de fondos de que disponen desde hace décadas. Ni Einstein, ni Ramón y Cajal necesitaron ingentes cantidades de dinero para hacer sus descubrimientos extraordinarios.

    4) Con la única ayuda de nuestros sueldos como funcionarios, junto con un colega de la Universidad de Navarra, hemos sido capaces de: a) explicar el origen de la sismicidad en Torreperogil y Sabiote (Loma de Úbeda, provincia de Jaén) con más de 2000 terremotos desde Octubre del 2012; b) organizar conferencias en estas dos localidades invitados por los Alcaldes, con una audiencia de 2500 personas (caso único en España); c) redactar tres informes para las autoridades locales; d) presentar un poster en la reunión anual de la American Geophysicial Union celebrada en Cancún (Méjico); e) enviar una publicación a la correspondiente revista internacional de alto impacto; y, f) lo que es más importante, tranquilizar a los 12.000 habitantes de esta zona asegurándoles que la sismicidad que padecen nunca podrá sobrepasar magnitudes que puedan causar daños relevantes, ya que tienen un origen hidrosísmico: está relacionada con las variaciones del ciclo hidrológico natural (sequías seguidas de fuertes lluvias) y antrópico (llenado de embalses y sobreexplotación de los acuíferos para el riego de los olivares). Supongo que el común de los mortales puede entender que nuestros estudios autofinanciados tienen más impacto social que las investigaciones sobre la reproducción en cautividad de una lapa endémica de las Islas Chafarinas en peligro de extinción que, supuestamente, quedan paralizadas sin los generosos 30.000 Euros de que disponían y que ahora quedan “secuestrados” por el CSIC (El País, 14 de Julio del 2013).

    “Yes We Can” (¡Sí, Podemos!) era el lema de Barack Obama cuando ganó las elecciones en EEUU y creo que si todos arrimamos el hombro en el CSIC en situaciones límite como las que vivimos y ponemos a pleno rendimiento nuestras neuronas (obviando, momentáneamente, las “indispensables ayudas económicas”) podemos seguir produciendo ciencia que sea de utilidad para la sociedad a la que servimos. No debemos olvidar que la investigación científica está basada en nuestra capacidad cerebral, y lo demás, nos guste o no, siempre es accesorio, y a menudo entran en juego necesidades arbitrarias generadas por los implacables dictámenes científicos internacionales de “publish or perish” (publica o muere).

    Miguel de las Doblas, Científico Titular, Instituto de Geociencias, IGEO, (CSIC-UCM), Madrid

  49. Vedor
    28 noviembre, 2013 a las 21:13

    Yo propongo que se fije a todo el que trabaje en el CSIC como investigador el sueldo base. Y que cada cual se suba el sueldo con sus patentes poniendo a funcionar los conocimientos que se le dieron en la universidad. Quedarían los verdaderos investigadores, mucho más baratos y auténticos.

    Suerte a todos, que es lo que cuenta. Que nos la conceda La Virgen del Rocío.

  50. 28 noviembre, 2013 a las 23:01

    Vedor, según tu sistema Ramón y Cajal hubiera tenido el sueldo base toda su vida ya que no patentó nada. Si no fuese por el Nobel, hubiera pasado con tu sistema más hambre que un ratón de laboratorio en un experimento de ayuno. Muy neoliberal si señor, conocimiento científico = patente. Te acabas de cargar gran parte de la historia de la ciencia, enhorabuena.

  1. 18 julio, 2013 a las 23:31
  2. 21 julio, 2013 a las 7:21
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: