Inicio > Actualidad, Ciencia > Asamblea general de trabajadores del CSIC

Asamblea general de trabajadores del CSIC

24 julio, 2013

asamblea
Hoy 24 de julio tendrá lugar en el edificio central del CSIC una asamblea de trabajadores del CSIC donde se analizará la posibilidad de organizar manifestaciones o encierros en los centros, como medida de presión para que el ministerio solucione cuanto antes el problema económico que vive la institución.

El CSIC no se encuentra en su mejor momento. Tal y como ya hemos comentado aquí varias veces, según su actual Presidente, Emilio Lora-Tamayo, se necesitan 75 millones de euros para que los proyectos de investigación se desarrollen con normalidad. Los propios directores de los centros han alertado que si ese dinero no llega pronto, la institución podría echar el cierre en pocas semanas.

De momento se cuenta con una promesa ministerial de 50 millones de euros, con lo que por una diferencia de 25 millones de euros se podría llegar a la paralización de la institución. Algunos trabajadores del CSIC desconfían de las palabras ministeriales, y sobre todo de los plazos prometidos. En el mes de abril, la secretario de Estado Carmen Vela informó sobre la inmediata convocatoria de becas FPI y de proyectos del Plan Nacional. Es posible que las becas FPI se convoquen antes de fin de mes ¡de julio!, y de los proyectos del Plan Nacional aún no se tienen noticias. Un retraso del mismo calado en la ayuda prometida al CSIC haría inviable su funcionamiento.

Por ello, los trabajadores del CSIC se están coordinando para solicitar al ministerio que libere las partidas cuanto antes, no entorpeciendo así el normal desarrollo de los proyectos. En esta tesitura, hoy 24 de julio a las 18:30 tendrá lugar una asamblea general de trabajadores del CSIC, en el salón de actos de la sede central del CSIC en Madrid (calle Serrano, 117). En la misma se explicará la situación en la que se encuentra la institución, se intentará coordinar a los diversos centros y se contemplarán opciones para presionar al ministerio. Entre dichas opciones se manejan nuevas manifestaciones, denuncia del problema en foros nacionales como internacionales (hay que recordar que estamos en meses de congresos científicos, buena plataforma para contar el declive científico en el estamos inmersos), escritura de cartas a la prensa o encierros en los centros de investigación. Esperemos que no sea necesario poner en prácticas dichas medidas.

Puedes difundir esta noticia meneándola AQUÍ

.

Entradas relacionadas:


  1. Manuelodáctilo
    24 julio, 2013 en 12:07

    Están como los profesores y los médicos desde hace dos años. Ya saben lo que van a conseguir: palizas de los macarras a sueldo, represalias, y por supuesto ser el blanco de la chusma española que los llamará vagos, rojos, perroflautas, que los investigadores tienen culpa de la crisis, etc.

    Nada nuevo.

    No conseguiran nada. Para empezar, las asambleas serán usadas para que sujetos con un especial necesidad de reafirmación del ego acaparen la atención para darse importancia. La discusión se dispersará hacia temas secundarios. Esto aburrirá y exasperará a los demás, especialmente a los más comprometidos, que se enfrentarán y se desgastarán discutiendo. Al final cada uno por su lado y a seguir todos comiendo mierda.

    Game over.

  2. 24 julio, 2013 en 12:08

    Gracias por los ánimos Manuelodáctilo 😀

  3. David
    24 julio, 2013 en 12:39

    Mi apoyo para todos los trabajadores del CSIC. No dejéis que muera la ciencia en nuestro país!!

  4. Manuelodáctilo
    24 julio, 2013 en 13:31

    Jajajaa…perdón.
    El discurso me ha salido del alma. No quería hundir al personal.
    Espero que esta vez la cosa si prospere y se consiga algo. A ver si este colectivo se hace escuchar de verdad. Dependerá también del perfil del personal afectado. En educación se ha notado el adocenamiento al que se ha visto sometido el profesorado. La gente que impulsó los avances de los años 80 está jubilada o quemada. Ahora en su gran mayoría sólo quedan “becarios” escogidos por los circulos políticos, institucionalizados por la televisión, mas pendientes del Ipad y sus periféricos que de su propia vida y del mundo real que les rodea. No quieren problemas (para ellos no hay problema realmente) y aceptan sin dudar cualquier decisión de los JEFES que son los que piensan por ellos.
    En el CSIC deconozco como está el asunto, pero el desenlace dependerá bastante de la educación, valores y valentía de la gente implicada.

  1. No trackbacks yet.
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: