Inicio > Actualidad, Magufadas, Medicina > Cuidado con los remedios naturales que pueden producir cáncer

Cuidado con los remedios naturales que pueden producir cáncer

10 septiembre, 2013

sn-herbal Birthwort Aristolochic Acid cancer diario de un ateo medicina tradicional china aristholochiaUno de los mayores errores actuales dentro de la medicina alternativa es la creencia popular de que los llamados “remedios naturales” a base de plantas son siempre beneficiosos y que nunca tienen ningún efecto secundario dañino.

Lo primero que hay que destacar en este complejo mundo de las medicinas alternativas es que la presunción de todos aquellos amantes de las tradiciones milenarias (sobre todo cuanto más lejanas mejor) que se dejan engañar por el exotismo de los “remedios naturales” con el argumento de que si los chinos, los indios o los habitantes de Nueva Guinea Papúa llevan consumiendo siglos tal o cual planta para curar una determinada enfermedad eso es una prueba irrefutable de que el remedio en cuestión funciona verdaderamente, es muchas si no todas las veces errónea. Sólo hay que acudir a la farmacopea oriental con un mínimo sentido crítico y racionalista para entender que por muchos siglos que se lleven usando los huesos de tigre o el polvo de cuerno de rinoceronte (que es básicamente queratina, una proteína muy abundante en nuestra piel y el principal componente de nuestro pelo y nuestras uñas) no pueden curar a la vez el cáncer, aliviar los problemas hepáticos y la fiebre además de ser un afrodisiaco y un potenciador de la masculinidad. Así que desgraciadamente la única propiedad de estas sustancias suele ser que provocan el exterminio de los pobres animales que tienen la desdicha de convertirse en el centro de atención de estos chamanes anclados en la prehistoria médica de nuestra especie.

Pues bien, además es que estos remedios que como no han sido probados en ensayos científicos  suelen ser habitualmente ineficaces aunque inócuos, algunas veces sin embargo son peligrosamente tóxicos. Y este es el caso de la Aristolochia, un género de plantas presentes en casi todo el mundo y que desde hace milenios va a asociada a remedios naturales de la medicina tradicional tanto de occidente (los griegos la usaron profusamente en la antigüedad) como de oriente. Tan extendido está su uso en China que a finales del siglo pasado hasta un tercio de los taiwaneses consumían habitualmente preparados con esta planta bajo prescripción médica de los “profesionales” de la medicina tradicional china. Estas plantas parecen la panacea universal ya que curan prácticamente de todo: reumatismos varios, facilita el adelgazamiento, alivia los síntomas menstruales o sirve para facilitar el parto ya que su flor tiene una forma que se asemeja al útero humano. Como ven una prueba evidente de la absurda lógica de los “rigurosos” principios científicos con los que estos curanderos de hoy en día organizan y eligen los tratamientos.

Pues bien, desde principios de la década de 1990 se conoce la toxicidad de estos remedios ya que diversas mujeres belgas que tomaban preparados de aristocholia para adelgazar desarrollaron una insuficiencia renal severa que las llevó a necesitar atención hospitalaria y diálisis. Este y otros casos de posteriores llevaron a la FDA norteamericana en 2001 a pedir la interrupción de todos estos tratamientos basados en esta planta ya que la Agencia Internacional para la Investigación sobre el Cáncer ha clasificado los compuestos a base de hierbas derivados de aristocholia como carcinógenos del Grupo 1, lo que significa que hay suficiente evidencia de que causan cáncer en seres humanos más o menos al mismo nivel que fumar tabaco. Dos recientísimos estudios [1 y 2] han encontrado que remedios basados en estas plantas provocan además cánceres en el aparato urogenital. Y todo ello sigue siendo de importante actualidad ya que como indican los autores de estos estudios, a pesar de todas las advertencias y prohibiciones emitidas desde hace más de una década, los remedios a base de aristocholia continuan siendo utilizados a día de hoy por muchos practicantes de la medicina tradicional china y además puede conseguirse fácilmente a través de Internet. Este el problema de la superstición y de las pseudomedicinas, que son inmunes a las pruebas. Así que únicamente cabe esperar el diagnóstico de más casos de cáncer en desprevenidos individuos que incautamente caigan en manos de “profesionales” de la medicina tradicional china, que aunque pueden vender por internet sus “remedios naturales” son incapaces de conectarse al Pubmed para informarse de lo dañino que son sus terapias.

P.D.

Por cierto, los extractos de aristocholia se utilizan también en la pseudomedicina homeopática. Aunque en este caso como en realidad las pastillas homeopáticas están vacías (ya que únicamente contienen excipientes) pues los adeptos a la religión homeopática pueden estar tranquilos que ellos no van a desarrollar cáncer alguno a no ser que la empresa que fabrique las pildoritas mágicas se equivoque con las diluciones.

NOTA

Esta entrada fue publicada en mi blog personal el mes de agosto pasado y la incluyo ahora en “La Ciencia y sus Demonios” para aumentar la difusión del mensaje.

Entradas relacionadas:

* Efectos secundarios del uso de la medicina alternativa en niños

* Decálogo del “a mi me funciona” (o como detectar estereotipos en pseudomedicina)

* La curación del SIDA mediante técnicas orientales

* La no tan inocua homeopatía

* La papaya fermentada y Luc Montagnier, ¿ciencia o pseudociencia?

* Las terapias sin intereses lucrativos

* Más charlatanes: Las Lámparas de Sal del Himalaya

* Superstición y pseudomedicinas en las bases de datos científicas (I): Homeopatía y “medicina” Ayurveda

* Un elaborado placebo llamado Flores de Bach


  1. 10 septiembre, 2013 en 7:57

    “Aristolochia, una familia de plantas presentes en …”. No Aristolochia es un gran género de plantas con más de 500 especies, de la familia de las Aristolochiaceae. Por lo demás, la entrada está muy bien, como es usual.

  2. homeopatutia
    10 septiembre, 2013 en 8:46

    Muy interesante, me viene a la cabeza un familiar, fumador empedernido, que decía que el tabaco no podía ser malo porque se hace con hierbas y las hierbas son buenas. Se le ha pasado la tontería cuando ha empezado a tener problemas graves en los pulmones… Peor le fué a Ayn Rand (una habitual en los comments de este blog) que defendía el tabaco en base a una metáfora visual y acabó con cancer de pulmón…

  3. 10 septiembre, 2013 en 8:48

    Muy interesante sin duda. Y recalca la necesidad de que los compuestos que se venden como “medicina natural” y “medicina homeopática” deban ser tratados por las autoridades con la misma restricción y criterios a los que son sometidos las “medicinas tradicionales”: principio de precaución, en cuanto a venenos la naturaleza es una artista, en cuanto a principios activos beneficiosos es necesario dosificar (porque a veces el límite entre “dosis beneficiosa” y “dosis perjudicial” es muy estrecho) y sobre todo, para saber si determinado compuesto funciona de verdad, no es un placebo y tampoco causa más daños que beneficios.

    Dicho esto… ¿me permitís ser un poco biólogo “nazi”?

    Ateo, nombres de géneros y especies en cursiva o subrayados por favor.
    Lansky, nombres de familias sin cursiva y sin subrayados por favor.

    Gracias :mrgreen:

    pD. homeopatutia, jo-der… Menos mal que no le dió por ir a algún bosque europeo en busca de Amanita muscaria.

  4. Francesc
    10 septiembre, 2013 en 10:01

    “sirve para facilitar el parto ya que su flor tiene una forma que se asemeja al útero humano”[…]
    “provocan además cánceres en el aparato urogenital”
    Magia! :-p

  5. 10 septiembre, 2013 en 11:37

    Cnidus: Esto no es un artículo científico, un paper, y mis comentarios menos. Las cursivas, por tanto, no las uso por que sea nomenclatura binomial, sino para recalcar, al igual que las negritas. Si no te importa

    🙂

  6. 10 septiembre, 2013 en 19:18

    Lansky y Cnidus

    Corregida la errata

  7. 11 septiembre, 2013 en 17:55

    Natural no siempre es sinónimo de saludable

  8. Nelson
    11 septiembre, 2013 en 21:10

    Así que la medicina china también cae en la falacia de las signaturas. Mirándolo bien, que tiene de extraño.

  9. Drizzt
    11 septiembre, 2013 en 22:36

    Por lo que tengo entendido, el aumento de casos de insuficiencia renal en gente que toma este tipo de preparados podria ser debido a que estos “fármacos” (por llamarlos de algún modo) se presentan en forma de comprimidos y extractos, con alta concentración de sus compuestos, mientras que en China se recomienda tomarla en infusión, cosa que podría influir en que la concentración de sustancias sea menor y tal vez menos nociva, ya que ellos no registran ese aumento de incidencia (al menos eso comentó mi profesor de oncologia).

  10. 11 septiembre, 2013 en 23:28

    Lansky :

    Cnidus: Esto no es un artículo científico, un paper, y mis comentarios menos. Las cursivas, por tanto, no las uso por que sea nomenclatura binomial, sino para recalcar, al igual que las negritas. Si no te importa
    :)

    Esto, no me toques la ortografía… no me toques la ortografía… 😉

  11. 12 septiembre, 2013 en 9:01

    Drizzt #9

    Pues dile a tu profesor de oncología que actualice su bibliografía del tema porque en uno de estos últimos artículos que comento dicen literalmente que

    “… y la incidencia del carcinoma del tracto urinario (UTUC) en Taiwán (30% de cáncer urotelial) es notablemente mayor que en el Oeste (3% de cáncer urotelial), en consonancia con el importante papel que juega como carcinógeno el “ácido aristochólico” en UTUC en población asiática.”

  12. 12 septiembre, 2013 en 12:47

    Esto, no me toques la ortografía… no me toques la ortografía…

    Cnidus, creí que aquí se propiciaba un debate correcto, educado, honesto intelectualmente, favoreciendo los razonamientos y la reflexión frente a los argumentos ad hominem, pero veo que puede también tratarse, según las circunstancias, tan evanescentes, de haber quien mea más lejos o quien la tiene más larga, en fin.

  13. 12 septiembre, 2013 en 12:48

    fe de errata ; haber= a ver

  14. 12 septiembre, 2013 en 13:43

    Joder Lansky… y eso que he puesto el emoticono ” 😉 ” para intentar restarle seriedad a mi comentario.

    Por mí podéis escribir como os de la gana. No se trata de ver quien es el más mejor ni nada de eso, solo que siempre agradeceré el uso de las reglas ortográficas. Al igual que existen para el castellano, también existen para la biología.

    Pero que no pasa nada tio, no te mosquees por favor y te pido perdón si te he ofendido. En fin, que lo siento mucho. La próxima vez me callo.

  15. Ariel
    12 septiembre, 2013 en 13:56

    El temita de que lo “natural” es mejor que lo “artificial” me tiene naturalmente podrido.
    El colmo lo he visto en una publicidad creo que chilena donde el actor dice “(…) al igual que la ghia, es una semilla natural (…)” … Esteeeeee, ¿alguien conoce alguna semilla que no sea natural?

  16. 12 septiembre, 2013 en 14:32

    Cnidus #14

    A mí personalmente no me parece mal que se me indiquen los fallos en mis entradas. Así que por mí no te cortes.

    Ariel #15

    No tientes al diablo que enseguida aparece alguno hablando de los transgénicos. Je, je, je!

  17. Drizzt
    12 septiembre, 2013 en 20:11

    ateo666666 es posible que mis datos no estuviesen correctos, o que el no nos lo contara todo. De todas maneras miraré los artículos, siempre viene bién vacilarle al profe que te ha suspendido :P.

  18. salador
    13 septiembre, 2013 en 12:05

    Guillermo :
    Natural no siempre es sinónimo de saludable

    En absoluto son sinónimos, solo muy extraordinariamente pueden serlo. A quien me afirma que algo es bueno por natural, le recomiendo ir de recolector al bosque, a ingerir todo cuanto en él encuentre de natural: hojas, flores, semillas, bayas, frutos, raíces y todo tipo de animalillos. Mientras sea natural sirve todo, sea animal, vegetal o mineral. Y todo crudo, que en la naturaleza nadie cocina a excepción de nuestra particular especie.

    Por desgracia, la mayoría de los productos que nos ofrece una naturaleza combativa que se defiende con uñas y dientes – en nada parecida al jardín del Edén – son urticantes, amargos, asquerosos, indigeribles o provocan una severa descomposición intestinal, eso cuando no son directamente tóxicos o mortales. Seguro que nuestros mas remotos antepasados ya sabían de qué podían alimentarse y de que no, por muy natural que fuera, por aquello de sobrevivir. Este conocimiento acumulado por miles de generaciones se pierde súbita e irremediablemente ante las estanterías del supermercado, por supuesto, pero no lo invalida porque de otra manera nuestra especie se hubiera ya extinguido.

    Que prueben a ingerir cualquier seta del bosque, ahora que empieza la temporada, y comprobarán que la muerte es el fenómeno mas natural y universal de la naturaleza.

  19. 14 septiembre, 2013 en 4:08

    Reblogueó esto en " Una Voz en el Silencio ".

  20. masielal
    28 septiembre, 2013 en 1:56

    Wow, muy interesante! Estoy de acuerdo en que lo natural no siempre es sinónimo de saludable, muchas de las cosas que nos venden por “natural” básicamente nos están matando.
    Muy buen post

  21. 12 octubre, 2013 en 16:51

    Según un reciente estudio la mayoría de los remedios que se venden en los herbolarios presentan contaminaciones de otras plantas que no están indicadas en la composición del remedio y algunas de ellas presentan serios riesgos sanitarios: http://www.cbc.ca/news/health/herbal-product-contamination-considerable-dna-tests-find-1.1959278

  22. KC
    13 octubre, 2013 en 2:44

    Lansky :
    Esto, no me toques la ortografía… no me toques la ortografía…
    Cnidus, creí que aquí se propiciaba un debate correcto, educado, honesto intelectualmente, favoreciendo los razonamientos y la reflexión frente a los argumentos ad hominem, pero veo que puede también tratarse, según las circunstancias, tan evanescentes, de haber quien mea más lejos o quien la tiene más larga, en fin.

    Lansky, yo siempre he defendido que la gente escriba como quiera porque ante todo el acto comunicativo es lo más importante. Lo que pasa es que luego me di cuenta de que si cada uno escribía como le salía del membrillo el acto comunicativo se hacía más complicado. Habrá quienes te nombren la ortografía para dárselas de lo que no son, pero luego hay otros que sencillamente aconsejan para que la comprensión de lo que escribas sea mejor. Con las palabras homónimas ni te cuento. Tampoco creo que sea ningún misterio escribir correctamente. En dos tardes puede uno saberse todas las reglas ortográficas de las que tenga dudas. Lo complicado es querer salir de esas dudas y ponerse a resolverlas.

    Saludos.

  23. 22 enero, 2014 en 11:31

    Un caso real de medicina alternativa (ideal para el Dr. House) en donde los remedios tradicionales butaneses intoxicaron con plomo a un crédulo hasta el punto de llevarle a las puertas de la muerte: http://diario-de-un-ateo.blogspot.com.es/2014/01/un-caso-real-de-medicina-alternativa.html

  24. 19 marzo, 2014 en 15:06

    Para todos aquellos que opinan que las actuales enfermedades son debidas a la confabulación de las farmacéuticas resulta que hace 3000 años en el prístino Sudán la gente también se moría de cáncer: http://www.plosone.org/article/info%3Adoi%2F10.1371%2Fjournal.pone.0090924

  25. 19 marzo, 2014 en 15:17

    Y para aquellos que piensen que el cáncer es el producto de una depresión aquí muestro cómo se deprimían los dinosaurios: http://oldearth.wordpress.com/2008/10/21/metastasis-tumorales-en-dinosaurios/ ¿O quizás farmacéuticas del Jurásico?

  26. seba
    23 julio, 2014 en 3:09

    Hola, siguiendo lo que dice el titulo,ya veo que camiseta tienen puesta, pero en muchos de los medicamentos que se nos dan, son más largas las listas de daños(colaterales) posibles o seguros que el efecto benéfico, por supuesto está aclarado el tiempo de consumo, si lo superas, eso es similar a pensar en que forma se ingieren los productos de la medicina alternativa, al margen, si estas sano no necesitarás de ninguna de estas, como esta computadora, que a bien no has comunicado, pero diganme, no atrajo ningun daño social?
    Los demonios están en todos lados, igual que la camiseta por gustos, preferencias o intereses.
    Acaso alguno es libre de esto, desde cuando la ciencia es infalible?

  27. 23 julio, 2014 en 7:56

    Seba, es algo conocido que muchos medicamentos tienen efectos secundarios. Éstos se conocen porque se someten una serie de ensayos antes de ponerse a la venta. E incluso después de ponerse a la venta se sigue el estudio, si aparecen nuevos efectos secundarios, éstos se deben añadir al listado; si los efectos secundarios son graves, el medicamento se retira; y si los beneficios no existen o no son mayores que los perjuicios que causan, también se retira. Lo que ocurre con muchos remedios “naturales” es que no existe un listado de efectos secundarios porque muchos de ellos no han pasado por ensayos. Y eso a pesar de que, dado que poseen un principio activo, podrían tener efectos secundarios para algunas personas. Lo interesante sería que se hicieran algún tipo de ensayo con ellos y añadir el listado de posibles efectos adversos, ese sería el trato justo.

    Como efecto colateral también está la percepción que el marketing maneja; parece que los medicamentos sean algo artificial cargado de efectos adversos y los remedios naturales sean cosas inocuas y beneficiosas, cuando hay de todo: medicamentos que tienen tanto de natural como cualquier producto de herbolario o productos de herbolario que hay que tomar con la misma precaución que uno de farmacia. Y es que en esto se ponen las percepciones personales por encima del criterio científico. Como dice un farmacéutico amigo mío: “hay gente que se me ha quejado, con un cigarrillo en la mano, de que el medicamento que toma le produce acidez”. Evidentemente el paciente tiene razón para la queja, pero lo absurdo de la situación es hacerlo mientras consume una sustancia tóxica que produce acidez (entre otros muchos efectos secundarios), en la mano.

  1. 10 septiembre, 2013 en 9:50
  2. 17 enero, 2014 en 11:49
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: