Inicio > Ciencia, Escepticismo, Humor, Magufadas, Medicina > Magufadas históricas (I): El Generador Magneopático

Magufadas históricas (I): El Generador Magneopático

27 octubre, 2013

Uno de los anuncios aparecidos del Generador Magneopático

Uno de los anuncios aparecidos del Generador Magneopático

Quien piense que las magufadas son un fenómeno de nuestro tiempo se equivoca, es algo que va unido a la actividad humana desde hace siglos. Vendedores de humo, charlatanes de feria e inventores de lo imposible siempre han existido. Ahora el fenómeno se ve amplificado por la teletienda, Internet y el desarrollo de un lenguaje cada vez más tecnológico que puede ser empleado para cazar a no iniciados. Un recorrido por medios de comunicación del pasado nos permite descubrir magufadas con tremendos paralelismos a los actuales: el lenguaje, las herramientas y el uso de falacias nacieron a la vez que la picaresca, simplemente se han adaptado a las circunstancias de cada época.

En esta primera entrega trataré de un sistema de curación que he encontrado en la hemeroteca de la prensa española. Apareció en los años 20-30 del siglo XX en ABC, La Época, La Vanguardia o La Libertad. Nos encontramos con un tratamiento innovador y revolucionario: no hay mal que se le resista, todo ello sin efectos secundarios. Así se describía en la página 10 del periódico ABC el 11 de abril de 1924:

Esté prevenido. ¿Cuántas personas conoce usted que hace poco gozaban de buena salud, al parecer al menos, y hoy están muertas? Muchas personas sufren año tras año sin buscar la verdadera manera de obtener salud, y día llega en que la muerte los atrapa entre sus garras. La parca fiera no cesa en sus viajes incesantes cargadas con infelices víctimas que atrapa entre sus garras. Las estadísticas de las populosas ciudades especialmente dan un porcentaje enorme de personas que mueren jóvenes; cada día son menos los que llegan al término natural de la vida. Pero ahora, por encima de las ciudades, vigila alerta un nuevo descubrimiento, que viene a cortar de raíz todos los sufrimientos y todos los males.

Es muy natural que la mayoría de los pacientes después de probar inútilmente incontables remedios, numerosos aparatos, hayan llegado a la conclusión de que no hay curación para sus padecimientos. Estas mismas personas pueden dudar todavía al saber por medio de la Prensa que el generador radio-odo-electrodo Magnetopático ha logrado al fin el éxito. Este generador terapéutico radio-magnético, que está patentado, y ha sido facilitada la puesta en práctica por el gobierno de España y otros países, da alivio inmediato en los peores casos, por graves que sea la enfermedad o por obstinado que sea el caso, como podrá verse en los certificados que publicamos en nuestro libro “Los hechos me justifican”, libro que enviamos gratis y que contiene cientos de testimonios y retratos de personas que estaban sufriendo los peores males, las cuales han sido curadas rápidamente. Estas personas habían sido tan escépticas como algunos de nuestros lectores puede serlo ahora. El generador terapéutico Magneopático posee el mérito que se le atribuye; de lo contrario, no habría tantos miles de enfermos curados y su inventor no haría esta invitación a cada paciente que envíe su dirección de enviarle gratis instrucciones especiales y los libros “La salud en la Naturaleza” y “Los hechos me justifican”

El generador Magneopático tiene un campo de acción de los más vastos: tiene una influencia bienhechora sobre el estómago, el hígado y los riñones: ayuda a la naturaleza en su defensa destruye la raíz misma del mal, es un poderoso descongestionante, que calma el dolor y acelera la desaparición de la congestión y de la inflamación; disuelve las materias calcáreas que obstruyen las articulaciones; el reumatismo y, por tanto, ataca sus orígenes y en sus efectos.

Que todos los enfermos atacados de reumatismo, gota, dolores, ciática, lumbago, disturbios de la circulación de la sangre, artritismo, obesidad, asma, diabetes, hidropesía, colitis, neurastenia, enfermedades viejas del estómago, debilidad, falta de vigor, llagas, fístulas, varices, dispepsia crónica, etc., escuchen los consejos dados cada día por personas que sufrían de lo que ellos sufren; ellos conocerán rápidamente la alegría de encontrar el más gran bien: la salud.

Escriba pues, hoy mismo a Compañía Magnetopática, Apartado 218 Lisboa (Portugal), franqueando su carta con sólo 25 céntimos y a vuelta de correo recibirá los libros e instrucciones prometidas.

Para los que os lo habéis creído (de todo hay en este mundo) no os molestéis en escribir, ese apartado de correos ya no existe, el céntimo ya desapareció y el presunto tratamiento se esfumó cuando las cosas se pusieron feas en Europa y la gente empezó a necesitar medicina de la que cura a nivel masivo. Pero los libros aún se pueden encontrar si tenéis habilidad con los buscadores de Internet (y estáis dispuestos a pagar una considerable suma, al tener la categoría de “sólo válido para frikis”). Podemos contemplar cómo el texto mostrado con anterioridad cumple con el argumentario publicitario de los vendedores de humo: plantea el problema, presenta la solución embarrado entre un galimatías pseudocientífico, muestra como única prueba testimonios personales y finaliza con un listado bien largo de enfermedades que es capaz de tratar. Me recuerda esa larga lista de males que dice curar el MMS. De hecho, los argumentos empleados en defensa de la validez terapéutica del MMS se ven reflejados en este texto de manera casi calcada.

Piezas de metal que se empleaban en esta “terapia”. Bonitas son, hoygan

Piezas de metal que se empleaban en esta “terapia”. Bonitas son, hoygan

Pero a principios del siglo XX no había Internet, ni siquiera televisión, con lo que, tras la presentación, los mensajes publicitarios que mostraban asombrosas curaciones debían presentarse en los medios disponibles en esos años. Un ejemplo de los que adornaron los periódicos de entonces lo encontramos en un ejemplar de La Época de Madrid de 1931 en el que se puede leer:

Declaración jurada ante notario: Infalible. Nuevo triunfo del Generador Magneopático. Su primera aparición sobre el continente europeo. Padeció más de 15 años

La aparición del Generador Magneopático ha sido en América el acontecimiento más sensacional de estos últimos tiempos, porque se han operado verdaderos milagros, bajo forma de curaciones, de completo rejuvenecimiento y de recuperación de las fuerzas perdidas. Esas curaciones maravillosas han causado la mayor sorpresa a las multitudes. Los débiles y desgastados y los enfermos que se han beneficiado de este descubrimiento han manifestado tal admiración y tal reconocimiento, que han suscitado un movimiento, no sólo en el público, sino también en Cuerpo Médico mundial. Ha sido establecido, sobre pruebas indiscutibles, que este descubrimiento nuevo obra de manera más incomprensible y con una rapidez extraordinaria. Al igual que madame Curie en Europa ha derrotado la ciencia con su radium, de igual manera el Generador Magneopático ha sumergido al Cuerpo Médico Americano en la estupefacción. Este aparato, aunque empleado todos los días, ha permanecido rodeado de cierto míster o misterio que nos esforzamos en disipar en nuestro libro “Potencia Misteriosa”, que remitimos gratuitamente a todos los enfermos que lo pidan al jefe del departamento español del Instituto Magnetopático.

Los hechos están aquí patentes. Este tratamiento poderoso ha hecho caminar a paralíticos, ha curado a incurables abandonados por los médicos, ha rejuvenecido 20 años a los deprimidos y a los vencidos por la lucha por la existencia. Este tratamiento absolutamente inofensivo, posee una extraordinaria superioridad sobre todos los demás y sorprende la facilidad con que se producen las curaciones más extraordinarias. He aquí los hechos: (….)

.

Entonces se pasan a relatar toda una serie de milagrosas curaciones. Es un presunto caso de “eritema herpética” que os ahorro. En otros números encontramos casos de enfisema pulmonar, bronquitis, angina crónica o herpes. El texto de la descripción de los síntomas, y la milagrosa curación también os lo ahorro, ya que “curiosamente” se parecen a los textos con los que hoy nos sorprenden los defensores de terapias rocambolescas en este blog u otros medios, ¡casi un siglo después! Para acompañar la chanza, los textos acaban con una declaración de un presunto notario que “certifica” la información publicada.

Parece que el complot de las farmacéuticas todavía formaban parte del discurso, debía ser porque aún no eran los gigantes en los que se han convertido hoy. De todas formas la frase la mayoría de los pacientes después de probar inútilmente incontables remedios, numerosos aparatos, hayan llegado a la conclusión de que no hay curación para sus padecimientos del primer texto ya apunta maneras. En fin, acabo con dos tópicos: “la historia se repite” y “el hombre es el único animal capaz de tropezar dos veces en la misma piedra”, espero que el segundo se cumpla cada vez menos.

.

Entradas relacionadas:


  1. Dars Veider
    27 octubre, 2013 en 14:17

    Cuando hice la mili había un compañero que se apellidaba Notario. Nos preguntamos muchas veces si hubiese colado ante afirmaciones realizadas “ante Notario”, aunque supongo que hoy en día sería aún más fácil debido a la moda mayusculera (lo de escribir todas las palabras con mayúscula, algo que a mi parecer debería estar recogido en el código penal)

    Como perdimos el contacto al acabar de “servir a nuestra patria” (ejem) no puedo saber si llegó a usar el truco alguna vez…

  2. Anónimo
    27 octubre, 2013 en 14:17

    Excelente artículo…. y ¡qué actual, leches…!

    Hay una cosa graciosa: Google ha insertado su publicidad, como es habitual, al final del artículo… y no va y me muestra un anuncio que dice: “curso superior de naturopatía y terapias complementarias, ahora por solo 50€ al mes….”. No creo que al anunciante le haga la mas mínima gracia que le anuncien en el sitio en donde menos ventas va a hacer….jajajajajaja

  3. Arrancaboinas
    27 octubre, 2013 en 19:18

    Al igual que madame Curie en Europa ha derrotado la ciencia con su radium

    ¿Qué corchos quería decir con eso?

  4. 27 octubre, 2013 en 19:36

    Rectificación:
    “el hombre es el único animal capaz de tropezar trecientas mil veces en la misma piedra”.

  5. 27 octubre, 2013 en 19:40

    Rectificacióbn II:
    “el hombre es el único animal capaz de tropezar trecientas mil veces en la misma piedra o en otra prácticamente idéntica”

  6. 27 octubre, 2013 en 21:06

    @newzealader: el hombre es el único animal capaz de tropezar incluso si no hay ninguna piedra en 5 km a la redonda.

  7. gatameiga
    28 octubre, 2013 en 13:31

    Javi :
    @newzealader: el hombre es el único animal capaz de tropezar incluso si no hay ninguna piedra en 5 km a la redonda.

    Ese es el que se tropezó con la sombra de un lápiz 😄 Por favor, que alguien ponga los tres comentarios en las mejores frases de nuestros lectores, garantizo que le animan el día a alguien, a mi me lo han alegrado 😀 A pesar de lo nefasto que es ver con esta entrada que como especie, nuestra negligencia social hacia la ciencia y el rigor científico vienen metido entre ceja y ceja desde hace años.

  8. 28 octubre, 2013 en 14:51

    Javi, rizando el rizo, el hombre es el único tropiezo capaz de ser un animal a pedradas…

    Los errores de antaño parece que siguen vigentes, sigue habiendo una gran carencia en educación. Y como leí hace poco en algún sitio: Si seguimos recortando en educación sólo podremos formar políticos…

    Por cierto, para piedra la de los campos electromagneticos que acaban siendo centro de tantas magufadas…

  9. E, Mtz.
    28 octubre, 2013 en 20:49

    Bien por tanta “pendejada” que escriben a mi me ha servido: (1) Para no repertirlas. (2) Para reirme y eso es bueno para la Salud.

  1. No trackbacks yet.
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: