Inicio > Ciencia > La puerta de atrás del CSIC

La puerta de atrás del CSIC

17 noviembre, 2013

puerta atras csic
Este es un relato de precariedad laboral, de lo difícil que resulta en España a los científicos alcanzar una estabilidad que les permita armonizar su actividad laboral con la vida privada. Se trata de un relato real construido a partir de lo que han manifestado personal que lo han sufrido. De esto habréis leído poco en la prensa generalista, que está por otras cosas.

A mediados del año 2001 aparecieron los contratos Ramón y Cajal, una nueva modalidad de contratos para doctores que incorporaban por vez primera un mecanismo similar a los tenure track de los más prestigiosos centros de investigación. Eran contratos por 5 años que pretendían acabar con la precariedad de los investigadores que poseyeran el grado de doctor: un salario acorde con la especialización, capacidad de formar y liderar un grupo independiente y la promesa de que si al acabar el contrato se habían cumplido los objetivos acordados se produciría la estabilización laboral en la institución de acogida. Para determinar si los objetivos alcanzados eran los adecuados existía una evaluación en el cuarto año de contrato, en el caso de aprobarla se dotaba a los participantes con una evaluación I3 positiva, lo que permitiría su estabilidad laboral. En el caso de no aprobar, el investigador tenía un año para abandonar de forma ordenada la institución. Mucho se podría hablar sobre las deficiencias de ese programa: recorte de la independencia de los investigadores por parte de las instituciones, arbitrariedades en las subvenciones o improvisación en el seguimiento, pero de entre las distintas deficiencias me centraré en lo que es objeto de este artículo, el incumplimiento de los planes de estabilización por parte de algunas instituciones.

Los contratados Ramón y Cajal (RyC) incorporados en muchas universidades que obtuvieron el I3 fueron estabilizados con la figura de profesores contratados doctor, sin embargo el CSIC se negó a reconocer esta forma de estabilización. Muchos pudieron estabilizarse por medio de la obtención de una plaza por oposición pero, a pesar de que el número de plazas a concurso subió significativamente durante este período, otros no pudieron hacerlo por diversas razones: en algunas áreas el número de plazas a concurso era menor que el de RyC que optaban a dicha plaza o algunos RyC no pudieron presentarse por falta de plazas con un perfil adecuado para el investigador. Esto hizo que algunos RyC acabaran su contrato en el CSIC con la acreditación I3 pero sin que el CSIC les ofreciera posibilidad de estabilización, a lo máximo que se comprometió, tras una serie de protestas que adornó las calles de científicos, fue a ofrecerles unos pocos meses más de contrato.

Los contratados RyC se organizaron y llevaron la protesta un paso más allá: demandaron al CSIC por fraude de ley en los contratos que les había realizado. El ministerio dio libertad a las instituciones para que realizaran el tipo de contrato que consideraran más oportuno y el CSIC optó por el contrato en prácticas, una modalidad de contrato que solamente puede ofrecerse a licenciados durante 2 años, nunca a doctores (y por un plazo de más de 5 años). En otras convocatorias ofreció contratos “por obra o servicio”, pero de nuevo era una modalidad no adecuada ya que éstos se deben realizan por un periodo limitado para realizar una actividad muy concreta, y los RyC dirigían proyectos de investigación, colaboraban con diversos grupos y proyectos, dirigían tesis doctorales y, en ocasiones, colaboraban con la docencia de algunas universidades.

En pocas semanas se presentaron varias decenas de demandas ante los tribunales de justicia, los cuales tardaron unos meses en deliberar. En la gran mayoría de los casos, la justicia falló a favor de los investigadores: los contratos se habían efectuado en fraude de ley. Eso obligó al CSIC a contratar de forma indefinida a los demandantes, con la antigüedad que les correspondía desde su primer contrato temporal en la institución. Pero los investigadores aquí toparon con el muro de la burocracia, los contratados indefinidos fueron incorporados en la escala de Titulados Superiores (TS). Aunque no aparece por escrito una norma que describa de forma detallada las funciones de los TS, de manera histórica se asume que se encargan de apoyar la investigación (¿y qué escala no la apoya en el CSIC?). De esa manera, el destino de los TS fue apoyar la investigación desde los servicios científicos del centro o formando parte de algún grupo de investigación. Esto cortó en seco la carrera científica de aquellos investigadores que poseían proyectos y lideraban grupo, ya no podían seguir haciéndolo. También lo notaron en su salario, la nueva escala rebajó su salario cerca del 40%. Y es que la figura del TS es un saco en el que entran tanto licenciados como doctores que han ganado la plaza por oposición como los contratados pre- y posdoctorales, todos ellos forman de una categoría de la que se nutre la llamada escala científica del CSIC (Científicos Titulares, Investigadores Científicos y Profesores de Investigación).

Pero lo que parecía quedar como una mera anécdota de unas pocas decenas de ex–contratados RyC se amplificó al poco tiempo. Otros investigadores posdoctorales del CSIC que llevaban muchos años en arrastrando contratos parciales (algunos sobrepasaban los 40 años de edad encadenando contratos de uno o dos años) empezaron a presentar demandas. El número de demandantes subió rápidamente y los jueces volvieron a darles la razón. En esos momentos estaba vigente la llamada “ley Caldera” que obligaba a las empresas y a la administración a realizar contratos indefinidos tras cumplirse los dos años de contrato temporal. Y el CSIC basa mucha de su mano de obra, tanto científica como de administración, en la concatenación de contratos temporales. De esa forma el CSIC ponía en bandeja de plata la posibilidad de que los trabajadores les demandasen reclamando sus derechos. De esa forma algunos investigadores consiguieron la ansiada estabilidad laboral.

Así en los últimos 5 años se han ido estabilizando en el CSIC un buen número de investigadores con el término “indefinidos por sentencia”. Algunos de esos indefinidos acabaron estabilizando definitivamente su situación mediante procesos de consolidación, que supuso una oposición obligatoria para alcanzar la escala funcionarial de TS. Así acabaron finalmente como funcionarios de carrera. Otros siguen sin haberse estabilizado definitivamente, esperando que esa consolidación llegue.

¿Cómo se ha visto este proceso entre el resto de empleados del CSIC? No son pocos los investigadores que no están nada de acuerdo con esta vía de estabilización a la cual califican de forma despectiva como “entrada por la puerta de atrás”. Otros investigadores manifiestan que este proceso ha restado plazas por oposición, al producirse una sobrecarga de TS tras las demandas. Los afectados de forma directa me comentan que han sufrido mucho estrés y mucha presión durante los años que duró el proceso judicial y el de estabilización definitiva. Compensa la estabilidad laboral finalmente alcanzada, aunque para algunos (sobre todo los ex-RyC) ha supuesto aparcar (o incluso abandonar) la posibilidad de dirigir sus propias líneas de investigación. Poca autocritica se ha oído: nadie parece dirigir sus dardos hacia la situación de precariedad sostenida de los investigadores que ha provocado que éstos busquen una vía de estabilidad. Y la responsabilidad de esa situación recae directamente en gestores de la ciencia, tanto del CSIC como del ministerio; la falta de la planificación de la carrera científica en España provoca estas situaciones, lo que no es nada nuevo ya que desgraciadamente es algo que se remontan a muchos años atrás y que posiblemente se siga extendiendo en el futuro.

Y este es el relato de la pelea de un grupo de investigadores del CSIC por su estabilidad. Cuando se lee esta historia en estos tiempos de crisis no son pocos los que llaman privilegiados a estos trabajadores, pero este mismo relato leído en la época de la burbuja del ladrillo levantaba compasión en la sociedad, no faltaba el “déjalo todo y búscate otro trabajo”. España es un país cainita en el que se prefiere lanzar los dardos contra el compañero más débil en vez de unirse y combatir lo que realmente lastra nuestro sistema I+D. Somos como perros peleando por un trozo de hueso completamente roído.

Si te ha gustado puedes menearla AQUÍ

Relacionadas:


  1. d.e.
    17 noviembre, 2013 en 20:04

    Acojonante.
    Sin querer restar meritos a nadie, y apreciando el valor dell esfuerzo por formarse y revertir en la sociedad los frutos de tal esfuerzo, las referencias al “ladrillo” me rechinan sobremanera, harto como estoy de afirmaciones (en referencia a la burbuja ladrillera para apoyar vuestras justas reivindicaciones)como: un barrendero…., un currito de la construccion …, un hostelero…., y asi un largo etcetera de empleos no “cualificados” que estoy hasta los mismisimos de leer.
    Entiendo el aquello de “que hay de lo mio”, pero no os equivoqueis, no sois lo plus de lo plus (impresion que transmitis)que os pensais que sois.
    A.T.P.C.. Atentamente: la madre del topo.

  2. 17 noviembre, 2013 en 21:14

    D.E., entiendo que te molestes, la situación general es para estarlo a todos los niveles. Este artículo se limita a narrar lo ocurrido durante un período de tiempo, eso sin duda molestará a alguien, es inevitable. Durante la época del ladrillo se vaciaron aulas en favor de los andamios, y se marcharon profesionales cualificados tras el flautista del ladrillo. No hablo sólo de “no cualificados”, las ciencias puras perdieron alumnos en beneficio de las ingenierias y arquitectura, las inmobiliarias atrajeron abogados, economistas, licenciados en general; colocar pisos era fácil y el pastizal en un mes podía igualar lo que un investigador tarda un año en ganar. Entonces los científicos (y otros muchos) tenían que aguantar aquello de “no hagas el primo”. Eso es historia y hoy esa historia resulta molesta (la historia siempre es molesta). Hoy, cuando algunos de esos investigadores (la minoría) se han convertido en funcionarios o tienen un contrato indefinido, pasan a ser la lacra, los chupópteros, los que hay que despedir para recuperar la economía. Y mientras tú y yo estamos aquí cantándonos las cuarenta, los responsables de todo este embrollo viajan a depositar algún milloncejo más en su paraíso fiscal preferido. Ellos siempre caen de píe porque quienes podrían criticarlos se entrenienen mordiéndose entre ellos.

  3. d.e.
    17 noviembre, 2013 en 22:40

    Llevas razon Manuel, y pido disculpas si he ofendido a alguien; aclaro que no culpo a ningun asalariado publico o privado pero me jode que no se valore o se demerite en favor de otros a quienes por la circunstacia que sea no han llegado a licenciados y que se instale la idea de que ese era el camino mas facil. Lo cierto es que unos dependen de los otros simbioticamente y los que sobran son los parasitos que chupan y emponzoñan.
    Saludos

  4. CSIC-en-1952-4ever
    18 noviembre, 2013 en 9:37

    Los propios investigadores de plantilla contaban con esa situación para que fuera el post-doctoral quien cargase con el gasto y estrés de llevar al CSIC a juicio. Si ganaba el juicio, el investigador veterano se ponía gallito por su pupilo y recién llegado al grupo de investigación, si perdía el juicio, nadie conocía a nadie y buena suerte en casa de tus padres, por aquí no vengas mucho.
    Es la forma preferida de muchos investigadores, porque saben que sus tutorados siempre estarán bajo ellos sin que puedan demostrar su mayor valía por su curriculum. De esa forma, tienes grupos de investigación con profesores de más de sesenta años y una carrera más que mediocre que sigue diciendo qué hacer a personas de más de 45 años a su cargo, con más experiencia y estancias de todo tipo. ¿A que sí, Vicepresidente Cacu Urquijo?

  5. cubeleg
    18 noviembre, 2013 en 10:01

    @D.E. pues a mi un poco si que me ha ofendido tu comentario basicamente por estos puntos:

    i. Acusas de falta de respeto por los trabajos “no cualificados”: He buscado esa falta de respeto y no la encuentro, a lo mejor es que no se leer entre lineas. Solamente veo que tu te has ofendido porque Manuel ha dicho que en epoca de burbuja los cientificos eramos vistos con pena, y con razon, y ahora con envidia. Eso, me molesta.

    ii. Acusas a los cientificos de reclamar “que hay de lo mio”: Esto yo lo he leido siempre haciendo referencia a reclamar algo injusto en base a privilegios que se han adquirido injustamente. Entiendo que el mundo no es justo, pero los “cuatro” que han alcanzado trabajar de cientificos se lo han currado, mucho, ahora venimos a decir que no es justo? por que? por que no han madrugado? por que no han hecho jornadas de 12h? por cierto, sin horas extras. No te voy a decir lo mismo que te ha dicho Manuel, que comparto al 100%, pero ha habido movilizaciones “sociales” por intentar, no que esto cambie, si no que se considere un trabajo y por lo tanto cotizar al paro y a la seguridad social. Estos “privilegios” en muchos casos en trabajos poco cualificados han sido voluntariamente rechazados por recibir un salario en negro… eso me molesta

    iii. Consideras que el articulo dice que trabajar en un trabajo “poco cualificado” era lo mas facil y que eso es injusto. En el articulo te dire que no encuentro esa afirmacion, pero en mi opinion si considero que ese camino era el mas rapido, no el mas facil. Por supuesto los atajos tienen sus inconvenientes, pero tu pareces indicar que el camino mas rapido y el camino mas lento deben tener el mismo resultado, precariedad laboral porque eso es lo que hay. Y eso me molesta

    Por ultimo, no quiero provocar polemica pero toda esta situacion con los trabajos “no cualificados” era de esperar. Primero los he puesto entre comillas porque no tener estudios univeritarios no significa no estar cualificado. Segundo es de sentido comun que trabajar en negro no esta bien, y no era tan dificil de ver que la construccion se iba a acabar. De hecho la primera persona que me lo hizo ver fue mi abuelo que trabajo toda su vida en trabajos muyyyy duros y “sin cualificacion”, pero que cuando le contaba la situacion laboral de los trabajadores “no cualificados” me dijo:” esos chavales sabran lo que estan haciendo en el futuro”. Yo no me alegro, ni voy a decir lo teniais que haber visto venir, pero tio encima decir que este articulo es una falta de respeto hacia los trabjadores “no cualificados”, sinceramente me ofende personalmente.

  6. 18 noviembre, 2013 en 10:36

    Este es otro ejemplo de la vision cortoplacista predominante en España. Alguien hizo los calculos sobre cuanto costaria traer X RyC a España contando solo con el sueldo como RyC. El de donde saldria el dinero para hacerles fijos ya es problema de otro y que se las apañe. El gobierno de turno se ha colgado la medalla, y el marron se lo comeran otros (principalmente los RyC).

  7. 18 noviembre, 2013 en 16:41

    Un dato sobre trabajos cualificados y no cualificados. Muchos científicos españoles tenemos el dudoso privilegio de haber trabajado durante años para el estado primero como pre y luego como postdoctorales (yo por ejemplo más de una década) en tareas altísimamente cualificadas, estresantes a más no poder y compitiendo a nivel mundial, pero con condiciones de trabajo extenuantes en una categoría profesional denominada becarios de investigación que no tenía ningún derecho laboral (sin cotización de jubilación, sin derecho al paro, etc) y sueldos de miseria que muchas veces cobrábamos no a mes vencido sino cuando su graciosa y todopoderosa majestad (el interventor o subdirector o lo que fuera del FISSS) tenía a bien ordenar su pago. Y esos sueldos por supuesto eran inferiores al de un barrendero o camarero, con todos mis respetos para estas dignas profesiones.

  8. 19 noviembre, 2013 en 20:40

    Este tema tiene mucho de que hablar.

    Muchos científicos formados en España que están en activo en el extranjero no se atreven a volver porque las condiciones son precarias, incluso en la época de bonanza económica que tuvimos nosecuantos años ya.

    Los científicos formados en España que estaban en activo en el extranjero y que se atrevieron a volver, sacrificando la mejor posición y situación económica que tenían en el extranjero por volver a la “madre Patria”, a muchos de ellos la administración les ha negado lo prometido (¿a alguien le sorprende?), por lo que han perdido un buen puesto en el extranjero a cambio de nada.

    Los pocos afortunados que han conseguido situarse en una posición científica estable ha sido después de una prolongada formación universitaria, su doctorado y su postdoctorado en el extranjero; o bien pasando toda la situación que ya relata Manuel en la entrada.

    Los que aspiramos a algo tras el doctorado, lo tenemos muy pero que muy jodido, viéndonos en la tesitura de dejar patria, familia y quizás pareja por el hecho de salir afuera.

    Acceder al doctorado (con beca, no pagado de tu bolsillo) es otra historia. Tienes que tener buenas notas solo para optar a él, así como notas mucho mejores para tener opciones de conseguirlo (lo cual no es nada fácil). Y salvo que seas alumno de sobresalientes y matrículas, debías abonarlo todo con experiencia (gratuita por supuesto) trabajando en departamentos o centros como alumno interno durante la carrera y el Máster, así como prácticas después de la carrera dado que también puntuan. Por no hablar de la gente que además tiene que trabajar (cosa ahora jodidísima) para pagarse estudios y máster.

    Oh, y si te conceden la beca, hasta hace unos pocos años no cotizabas para la jubilación. Ahora en muchas de ellas sí, pero si tienes mala suerte igual no cobras beca o la cobras con atraso, muuucho atraso. O te la deniegan sin razón aparente…

    En fin, por ello me repatea un poco la gente que piensa que consigue un puesto laboral como científico es que se lo han regalado o que es un premio… Cuando en realidad es algo que exige mucho sacrificio personal, inestabilidad laboral hasta la cuarentena y también inestabilidad de pareja (ya he perdido la cuenta de parejas “rotas” gracias a la viajera e inestable vida del científic@).

    Y también me repatea esa manía que tenemos los hispanos de criticar al vecino. Que si los controladores aéreos son malos por “secuestrar el país”. Que si los mineros unos quejicas por “pedir subvenciones”. Que si los médicos unos sinvergüenzas por “no atender a la gente”. Que si los “funcionarios unos vagos”. Que los parados “no se esfuerzan”. Que los universitarios y erasmus unos “gandules que viven la vida loca”. Que los científicos “solo se miran el ombligo”. Que si los policías son “unos perros que se quejan cuando no les dan de comer”. Que si los empresarios (no empresaurios) unos “negreros y fachas”. Que los deshauciados “deberían haber pensado en lo que hacían”. Que si los de energías renovables “para que se meten en esas cosas”. Que los del 15M “unos perroflautas y rojos”…

    ¿Es qué la peña no se da cuenta de nos están jodiendo a todos sin excepción? Nuestra especie es cainita de cuidado. Y gracias a ello dentro de poco, hasta manifestarse será ilegal, vistos los anteproyectos de ley que están pensando en sacar proximamente.

  9. d.e.
    23 noviembre, 2013 en 1:46

    Cubeleg, no te me hagas el tonto, que cuando se habla de burbuja inmobiliaria…;Mira, me he reventado el lomo currando como un h.p. y jodiendo mi salud en un oficio penoso que amaba(sarna con gusto) y jamas tuve la oprtunidad que otros por su condicion socioeconomicocultural tuvieron la oprtunidad de ?disfrutar?. Te dire que a lo largo y ancho de mi actividad laboral me he topado con una ingente cantidad de listillos titulados, que se han formado en gran medida con los dineros de tu agüelo, de esos que no dan los güenos dias, a los que un ignnorante como yo ha achantado la mui en multiples ocasiones(a los que tu agüelo, por ser de la generacion que era, hubiese dado una patada en los guevos) como para que un espabilao me venga haciendose el despistado con el asunto de fondo. Y si tu no erse uno de ellos, cuando menos reconoce que los jetas que se dedican a no se sabe muy bien que, abundan(o abundais). Me conozco el percal sobradamente en el ambito en que me movia, y es extrapolable cienporcien a cualquier otro.

  10. Correciones
    23 noviembre, 2013 en 19:17

    Me parece que te has liado…………. Vamos por partes como diría Jack El Destripador:

    1) El problema de los indefinidos por sentencia se generó por la aplicación de la llamada Ley Caldera que no permitía concatenar contratos temporales por más de 24 meses. Esa ley está ahora derogada, y no se aplica, es decir, no hay nuevos casos.

    2) La gente que fue a los tribunales a denunciar al CSIC en base a la ley Caldera, no eran RyC, eran contratados con cargo a proyectos de investigación. Muchos ganaron el juicio (los que contaron con el apoyo del centro, y desgraciadamente, otros que no contaban con él, porque los jueces no entienden nada, pero eso es otra guerra).

    3) Estas personas adquirieron la condición de indefinidos por sentencia. Después el CSIC los ha incorporado como personal laboral fijo, en un proceso que ha necesitado la generación de centenares de plazas “con nombre” y que ha se ha hecho a costa de eliminar plazas nuevas, por ejemplo para los contratados RyC, desde mi punto de vista los mayores perjudicados por esta maniobra “judicial” promovida por el sindicato CCOO, que animaba en sus listas de correo a todos los contratados por proyectos de investigación a denunciar al CSIC.

    Ya se sabe, que para los sindicatos lo que cuenta es la acumulación de derechos por el hecho de estar mucho tiempo en un sitio, lo cual en general no tiene nada que ver con la excelencia científica.

    4) El CSIC no tenia porqué hacerlos fijos. Podía acatar la sentencia, y después despedir, como ha ocurrido en muchos casos también. A los que ha hecho fijos los ha hecho personal laboral, a algunos Titulados Superiores, pero no a todos.

    No hay ni un sólo beneficiario del programa RyC que se haya convertido en Titulado Superior, ni por vía judicial ni por otra. A los RyC que no se ha podido estabilizar, se ha marchado, o tiene un contrato temporal a la espera de ver si sale algo. Una situación a mi parecer que es un fraude en el que SÍ los tribunales deberían hacer algo.

    Los contratos RyC son por obra y servicio en el CSIC y en la mayoría de las Universidades. No son contratos en prácticas, si bien algunas Universidades lo han intentado para ahorrarse costes laborales, más del 90% de los RyC tenían un contrato por obra y servicio.

  11. 23 noviembre, 2013 en 21:17

    Correcciones dices: Me parece que te has liado…

    Tengo mis fuentes de información, que son buenas y todo está bien documentado (basta rastrear en el BOE), así que te contesto:

    1. Digo lo mismo que dice el artículo, la ley Caldera fue utilizada como cobertura legal por algunos jueces, mientras que otros dictaron en sentencia “contratos en fraude de ley” (he leído unas cuantas sentencias). Ha habido casos hasta este año, de hecho algunos se acaban de incorporar durante este año 2013.

    2. Los abogados del principal bufete que defendieron a los investigadores esgrimieron en los juicios concatenación de contratos indefinidos, sin mediar tiempo entre ellos y para hacer las mismas funciones. Con esa base ganaron juicios antes de la ley Caldera (pregunta en el Museo de Ciencias de Madrid) y no descarto que lo hagan en el futuro. Los jueces no entendieron nada porque (tal y como he leído en alguna sentencia), la administración es libre para operar como quiera con sus empleados (sic). Pero eso fue una minoría.

    3. Primero, dudo que estas personas resten plazas a los RyC, éstos concursan a plazas de CT, cargo que no ocupan los incorporados por sentencia. Segundo, no sé cuantos se han incorporado empleando los abogados de CCOO (desconozco el éxito de su campaña publicitaria), la mayoría de los que yo conozco lo han hecho vía un bufete privado con amplia experiencia en litigar contra el CSIC; tampoco conozco a fondo el caso de Titulados Medios y Auxiliares de Investigación, cuerpos en los también hubo muchas demandas (el artículo de la historia de algunos investigadores, no de la plantilla del CSIC). Tercero, hay una ley, una institución no la cumple, y un juez que sentencia que la institución incumple la ley, ¿la culpa es de los sindicatos, de los investigadores o de quien incumple la ley? Cuarto, estamos en lo de siempre, ¿hay que mantener una ilegalidad para que promocionen los que han acumulado más méritos?, ¿por qué no se piensan antes las cosas y se legisla correctamente? Es muy fácil mantener a un trabajador 15 o 20 años con sucesivos contratos un año tras otro sacándole las castañas del fuego a un investigador que sí promociona y sí cobra sus buenos sexenios, pero cuando este trabajador exige sus derechos laborales, entonces el malo de la película es él, por no permitir que excelentes científicos promocionen. Todo se resume en una cuestión: ¿por qué no promocionan muchos científicos excelentes en España y se tienen que ir fuera?, ¿por culpa de las demandas interpuestas? Creo que la respuesta es obvia y no tiene nada que ver con pisar los derechos laborales de la gente.

    4. Lo primero es correcto, los pudo despedir, pero eso sí, sin olvidar que debía abonar la indemnización correspondiente por toda la antigüedad acumulada. Antes de la reforma laboral eso era un pastizal. Pero bien pudo hacerlo, ¿por qué no lo hizo? Esa respuesta la desconozco, deberás buscarla en los responsables del CSIC. Lo segundo: sí hay varios exRyC que en estos momentos son TS tras estabilizarse primero por vía judicial. Prefiero no dar nombres, pero si consultas las listas de consolidación de TS (plazas de funcionario) y lo comparas con las listas de RyC (están en el BOE) verás en ellas varias coincidencias. Están repartidos por varios centros de investigación de España. Tercero, el programa RyC existe desde 2001, y los primeros contratos se hicieron en prácticas, luego pasaron a obra y servicio, tal y como digo en el artículo.

  12. cubeleg
    25 noviembre, 2013 en 9:43

    d.e. :
    Cubeleg, no te me hagas el tonto, que cuando se habla de burbuja inmobiliaria…;Mira, me he reventado el lomo currando como un h.p. y jodiendo mi salud en un oficio penoso que amaba(sarna con gusto) y jamas tuve la oprtunidad que otros por su condicion socioeconomicocultural tuvieron la oprtunidad de ?disfrutar?. Te dire que a lo largo y ancho de mi actividad laboral me he topado con una ingente cantidad de listillos titulados, que se han formado en gran medida con los dineros de tu agüelo, de esos que no dan los güenos dias, a los que un ignnorante como yo ha achantado la mui en multiples ocasiones(a los que tu agüelo, por ser de la generacion que era, hubiese dado una patada en los guevos) como para que un espabilao me venga haciendose el despistado con el asunto de fondo. Y si tu no erse uno de ellos, cuando menos reconoce que los jetas que se dedican a no se sabe muy bien que, abundan(o abundais). Me conozco el percal sobradamente en el ambito en que me movia, y es extrapolable cienporcien a cualquier otro.

    O sea que me hago el tonto, para que? para llevar razon? XD, a lo mejor es que crees que yo no considero justo que alguien que trabaje con las manos se levante un salario de burbuja? porque si es asi te equivocas, te contaria lo que pienso, pero vas a pensar que soy un “espabilao” que no quiere darte la razon. En mi primer post esta bien clarito lo que queria decir, si no lo quieres creer es tu problema… si no quieres darme la razon en que levantarse un sueldo de varios miles de euros en negro es malo, sobre todo para la clase trabajadora, tu veras.

    Pero es curioso tu argumento, corrigeme si me equivoco, has tratado con listillos titulados y prepotentes, y ellos no hacian nada, eso implica que todo titulado es prepotente y no hace nada, por tanto este post es un “que hay de lo mio”. Solo te puedo decir que gilipollas hay en todas partes, pero eso no significa que todo el mundo sea gilipollas…

    Por ultimo, como te dije, esto es un off topic, el autor solo nombra a la burbuja en un caso muy concreto, ese comentario tu lo has tomado como algo personal. ?Consideras injusto que alguien no se le respete un contrato firmado por ambas partes? esa es la pregunta, a mi me parece injusto, indepedendientemente de si en tu opinion no hacen nada. De hecho si en tu opinion no hacen nada, no creo que este sea el post para discutirlo, los hay mucho mejores y en todos ellos te vas a encontrar con la misma opinion, que eso es una tonteria y que aunque hubiese gente que no hace nada, lo que habria que hacer es eliminar a los que no trabajan, no cargarse a los que han acreditado que si hacen algo.

  13. 25 febrero, 2014 en 8:45

    No, pasa nada ya que este año nos traemos la Champions para España: http://sociedad.elpais.com/sociedad/2014/02/24/actualidad/1393271163_538095.html 😦

  14. 26 junio, 2014 en 10:30
  15. Blueoriol
    26 junio, 2014 en 14:36

    “¿Es qué la peña no se da cuenta de nos están jodiendo a todos sin excepción? ”

    Pues parece que no, ademas parece que tenemos muchos prejuicios en cuanto a “gremios” que no conocemos.
    Primeramente, en todos esos gremios (construccion, medicina, investigación, funcionariado…) existe gente que no hace nada (tienen padrino) ganandose muy bien la vida y “disfrutando” y en consequencia tambien hay gente que trabaja mucho con poca renumeración, estabilidad y respeto.
    Existe gente muy valida realizando trabajos de mierda, no por el trabajo en si puesto que todos los trabajos necesarios son dignos (son las condiciones el trato y el poco respeto lo que los hacen indignos) y su origen es tanto la construcción, como la investigación, como la medicina o la educación.
    Lanzarse reproches “gremiales” entre los perjudicados solo agrava el problema.
    ¿Todo tiene que ser tan simple? ¿La crisis es por culpa de paletas y peones que se hicieron de oro? ¿Los investigadores son frikis que viven muy bien realizando tareas no productivas?

    Yo por mi parte considero que laboralmente tengo los mismos derechos que cualquiera y ciertamente es molesto cuando alguien insinua que debiera tener mas (derechos) por tener mas formación y eso sucede con mas frequencia de la deseable.
    Parte de mi sueldo y de los impuestos que pago se destinan a la formación. Me resulta extraño entonces que el dinero que me gasto para formar investigadores que generen desarrollo no sirva para nada.
    Ese tipo que dejó la investigación y ahora conduce un autobús. Yo no lamento que conduzca un bus porque considere que es una tarea indigna para el (porque no creo en las tareas indignas) sino porque me he gastado un pastón para formarle para que me saque de la crisis (para generar nueva industria, nueva actividad, progreso) no para que me lleve de paseo.
    Porque si en lugar de llevarme de paseo estuviese realizando la labor para que se formo (y por la que he pagado) y como el tantos otros (por los que tambien pagué) seguramente mi situación laboral seria mejor.

    Los recursos existen. El discurso de la crisis es falso. No necesito ninguna formación para saberlo igual que no la necesito para saber que la homeopatia, la videncia o la quiromancia son falsas.

    Que los pringados se peleen entre ellos por las “migajas” que alguien arroja desde arriba es triste porque eso es precisamente lo que se pretende.

  16. 11 septiembre, 2014 en 19:56
  17. veracidad
    9 octubre, 2014 en 22:49

    En base a lo generado se os debe pagar.

  18. 10 octubre, 2014 en 6:51

    Pues ojalá lo hicieran. Por si no lo sabes, los complementos llamados sexenios que están relacionados con la producción científica solamente se cobran por la escala científica. En el CSIC hay Titulados Superiores con un registro de publicaciones similar o superior a algunos Cientificos Titulares, pero no cobran ese complemento (que es una pasta).

  1. 17 noviembre, 2013 en 17:45
  2. 24 noviembre, 2013 en 9:38
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: