Inicio > Ciencia, Escepticismo, Magufadas > Guía para no dejarse deslumbrar por los charlatanes (I)

Guía para no dejarse deslumbrar por los charlatanes (I)

9 diciembre, 2013

charlatan

1. Si yo tuviera…

Los charlatanes se comportan como lo que son: vendedores. Por tanto no ha de sorprendernos que intenten cualquier estratagema para colocarnos su producto, ya sea comercial o ideológico. La estrategia que llamo “si yo tuviera” tiene tres partes muy bien diferenciadas: la primera consiste en generar desamparo y ansiedad, la segunda encontrar un “hombre de paja”, un presunto culpable de dicha ansiedad para, por último, presentar una solución definitiva al problema que causa dicha ansiedad. Por supuesto, la empatía manifestada en las dos primeras etapas hacia quien las cuenta son tan intensas que ensombrece nuestra capacidad crítica, olvidando el pequeño detalle de exigir que la solución propuesta demuestre la eficacia que promete. De hecho, las soluciones presentadas tampoco funcionan (lo siento, este mundo es así de complejo), pero para cuando se quiere uno dar cuenta ya te la han colado. Expondré algún ejemplo.

Hay enfermedades que no tienen cura, eso no es ningún secreto. Hay que resignarse ante esa realidad, lo contrario es dar pábulo a las creencias infantiles. Para algunas enfermedades contamos con sustancias que disminuyen los efectos colaterales de dichas enfermedades y nos mantienen vivos (como el caso de la insulina en la diabetes), pero para otras ni siquiera se dispone de esos paliativos. Es aquí donde el avispado pícaro opera, asegurando que posee una cura inmediata y barata para dicha enfermedad. Como eso es difícil de creer, se apela al victimismo: “si esta cura no se conoce es por culpa de las empresas todopoderosas que…….” El afán de apoyar al débil que muchos llevamos dentro nos oculta que nos la están metiendo doblada al mezclar dos cosas que se llevan como el agua y el aceite. Que hay empresa todopoderosas malas malísimas, cierto. Pero eso no certifica la validez de un producto que nos colocan en una bonita (o cutre, que de todo hay) página de Internet. Ese producto debe mostrar su eficacia. Quien al ser preguntado por dicha eficacia no muestre resultados más que contrastados (más allá de testimonios personales que recuerdan los congresos de testigos de Jehová), se está comportando como el dueño de una de esas grandes corporaciones industriales que critica. La cantidad de dinero que se maneja puede ser diferente, pero el objetivo es el mismo: vaciar el bolsillo de quien no esté atento.

Otro ejemplo lo constituyen las fuentes de energía. Conocemos de sobra los oligopolios energéticos y vemos a diario como actúan. Pero no por ello vamos a aceptar de buenas a primera la palabra de alguien que asegure que tiene un sistema gratuito de obtener energía de forma infinita o quien intente colocarnos un coche que funciona con agua del grifo. Por mucho que esa persona nos resulte simpática, por mucho que se presente como un perseguido por parte de las grandes empresas del ramo, tendrá que mostrar la eficacia de sus inventos (más allá de planos de naves tipo Star Treck) para ser creído. Ya conocemos suficientes fuentes de energía de probada solvencia y despreciadas por gobiernos manipulados por las grandes corporaciones, como para perder el tiempo ante charlatanes de feria

En el fondo esta estrategia comercial se basa en el “si yo tuviera”. Si tuviéramos cura para el cáncer o la malaria; si tuviéramos una fuente gratuita de energía, si tuviera un alimento que me mantuviera siempre sano… De esos anhelos nace el afán de lucro de unos cuantos y saben explotarlo muy bien. Pero desgraciadamente el mundo es mucho más complejo y más difícil de entender que el que prometen los charlatanes, los cuales sólo intentan que nos creamos que somos capaces de ser protagonistas del cuento infantil que ellos construyen en nuestra mente.

2. La pregunta falsa

Los charlatanes, como su nombre indica, son “capos” de la oratoria, no necesitan demostrar, no necesitan recurrir a nada demostrado y/o publicado, les basta con jugar con las palabras. Una estrategia de dicha oratoria es realizar preguntas falsas, preguntas trampa que encierra una falsedad dentro del interrogante. Veamos algún ejemplo con el que me he encontrado en la red:

¿Cómo es posible que los evolucionistas nos digan que la evolución es un proceso muy lento que dura millones de años si la explosión cámbrica apenas duró unos pocos miles de años?

Podríamos llamarla cuestión tipo del creacionista. Pero si bien es cierto que la llamada explosión cámbrica ocurrió en una escala de tiempo corta (a nivel geológico) y que los procesos que ahí acontecieron siguen siendo investigados con ahínco, es falso decir que este período sólo duró unos pocos miles de años, ya que se extendió durante millones de años. De hecho se desconoce con exactitud cuanto pudo durar debido a que cuesta encontrar yacimientos fosilíferos tan antiguos y que muchos de los organismos de esa época no fosilizaron (debido a sus tejidos blandos). Se postula que, por motivos no conocidos, en esa etapa la tasa de evolución fue más rápida que la actual, quizás por la cantidad de nichos ecológicos no colonizados. Las edades que se manejan en la actualidad para ese proceso van desde el final del periódico Ediacárico (hace 590 millones de años) y principio del Ordovícico (hace 490 millones de años), con lo que duró bastantes millones de años.
creatas

¿Cuántos millones de euros gana la “Farmafia” obligando a todo el mundo a vacunarse?

Este es un ejemplo de “sutileza” ya que la clave no está en lo que se pregunta sino en cómo se pregunta. No es una simple duda, es una denuncia torticera encubierta. Y digo torticera porque habiendo muchos motivos por los que se puede criticar a las grandes farmacéuticas, se utiliza este reclamo para criticar a la vez las vacunas. Se emplea un gancho, saber que la crítica a las grandes corporaciones produce empatía para así trasmitir el mensaje que realmente se quiere dar. Y se hace de forma errónea, porque si bien es cierto que las farmacéuticas ganan dinero con las vacunas, ganan mucho más con remedios para paliar los efectos de enfermedades que no se sufrirían si no se padece la enfermedad (algo que la vacuna evita en la mayoría de los casos). La vacuna de la gripe tiene un coste mínimo comparado con lo que cuestan los analgésicos más las horas de costes laborales que produce la gripe, y eso en el mejor de los casos, cuando se complica se puede acabar tomando antibióticos para la infección secundaria asociada, lo que aún encarece más. Y esto para una enfermedad que no es especialmente grave en personas que no tengan riesgos añadidos, si hablamos de poliomielitis, tos ferina o hepatitis, los costes se disparan. La comparación con lo que cuesta está fuera de lugar.

3. Citar como prueba una publicación que dice lo contrario de la opinión del charlatán.

Cuando se debate o se dialoga, si no conoces previamente a la otra persona, no sabes si te estás enfrentando a un charlatán o a alguien con mayores conocimientos de los que puede tener uno mismo. Al escuchar supuestas teorías avanzadísimas o tratamientos revolucionarios, lo más prudente es una reacción de cautela e indagar qué hay detrás. Es el momento de pedir alguna prueba, si hay alguna publicación científica que lo avale o si simplemente se está emitiendo una opinión personal, o lo que es peor el mensaje publicitario de un producto. La mayoría de los charlatanes ante esto presentan excusas muy variadas, desde la de acusar a los científicos de corruptos hasta llamar a los escépticos “mentes cerradas” por no querer contribuir al “desarrollo de la ciencia”. Pero algunos van más allá y presentan publicaciones indexadas en el PubMed y que han sido evaluadas por otros científicos. El problema surge cuando uno las lee y comprueba que dicen lo contrario de lo que en realidad afirma el charlatán. Esto, además de confirmar la charlatanería de quien lo hace, muestra su catadura ética, ya que está asumiendo que la gente que le escucha o lee es tan crédula que se lo va a creer sin más, y tan inculta como para no entender esas complicadas publicaciones que, además, están escritas en inglés. Pero en realidad lo que reflejan es que quien no entiende esas publicaciones es quien referencia publicaciones opuestas a su ideología. Eso, además, lo retrata inmediatamente como un charlatán que no sabe salir de la retórica y a lo único que juega es a llevar razón, o lo que es peor, a colocarnos algún producto sospechoso.

Para saber más del tema:

Charlatanes de nuestro tiempo

Charlatanes

Vendedor de humo


  1. 9 diciembre, 2013 en 7:38

    ¡Primero!
    Y me la voy a copiar a mi blog, con permiso y correspondiente cita al autor.
    Además me encanta la ilustración: expresa a las mil maravillas el proceso inverso que utilizan los confusionistas para engañar.

  2. 9 diciembre, 2013 en 7:47

    Reblogueó esto en MATERIA EMÉTICAy comentado:
    Una entrada de Manuel, colaborador del blog La Ciencia y sus Demonios.
    Una pequeña ayuda en la lucha contra el parasitismo intraespecífico.

  3. 9 diciembre, 2013 en 7:59

    Manuel, si me lo permites, una pequeña corrección gramatical:

    Pero eso no certifica la validez de un producto que nos colocan en una bonita (o cutre, que de todo hay) página de Internet. Ese producto debe de mostrar su eficacia.

    Cuando se quiere dar a entender obligación o certeza se utiliza deber + verbo

    Cuando se quiere indicar duda se utiliza la forma deber de + verbo

    Así en este caso, lo correcto es escribir:
    Ese producto debe mostrar su eficacia.

  4. 9 diciembre, 2013 en 8:57

    Gracias Arrancaboinas, es un catalanismo (debe hacer = ha de fer) que a veces se me escapa.

  5. Daniel
    9 diciembre, 2013 en 9:31

    Reblogueó esto en Un Hombre Ordinario.

  6. Daniel
    9 diciembre, 2013 en 9:48

    Buenos días.

    Pregunta off-topic: ¿por qué la página de Facebook se encuentra abandonada (no la actualizan desde Mayo)? Ojalá la retomen, así será más fácil compartir los artículos.

    Saludos desde México.

  7. Luis Boto
    9 diciembre, 2013 en 12:20

    Buena entrada. Cuelgo el enlace en i muro de Facebook.

  8. 9 diciembre, 2013 en 12:31

    Maravilloso, buena redacción como de costumbre, ilustrado con ejemplos significativos: como el de las vacunas que les encanta.. Digno de “reblog”. Un saludo y poca charlatanería para todos!

  9. 9 diciembre, 2013 en 12:42

    Reblogueó esto en El reflejo en la Ventanay comentado:
    Charlatanería

  10. 9 diciembre, 2013 en 13:14

    Todo esto se mueve entre dos aparentes extremos que en realidad son complementarios: la extrema incredulidad (¿Qué la Tierra es redonda? ¿Que el hombre ha llegado a la luna?) y de absoluta credulidad (los estraterrestres construyeron las pirámides). Ambas, la excesiva credulidad y el escepticismo exacerbado, son dos variantes de la estupidez, que además ahorran esfuerzos, porque informarse,aprender y adquirir conocimientos cuesta trabajo

  11. 9 diciembre, 2013 en 13:32

    A mí siempre me intrigó la forma en que los charlatanes con un limitadísimos recursos (más allá de la palabra y un par de folletos apantallantes) pueden llegar a convencer a las personas, es por eso que textos esclarecedores como este son imprescindibles. La web de hoy en día es una herramienta poderosa, una fuente de información inmensa, pero en este vasto territorio al igual que en el viejo Oeste sobreviven los vendedores de aceite de serpiente que página web en una mano y vídeo de youtube en la otra, hacen dinero mientras juegan con la esperanza y la ingenuidad del grueso de la población.

    Para finalizar, Felicitaciones al Autor, textos así deberían ser presentados a los niños en las escuelas, ya que en la actualidad desde muy pequeños tienen acceso a la red (con todo lo bueno y lo malo que ofrece) y habría que enseñarles qué es el pensamiento crítico y el escepticismo, y que no pase el típico (por poner el ejemplo de la tele paga) es que lo vi en un documental de Animal Planet, ¡las sirenas existen! y/o los gobiernos nos ocultan la existencia de los aliens

    Saludos Reptilianos

  12. homeopatutia
    9 diciembre, 2013 en 13:34

    El cancer ya no es problema, gente, este hombre ya lo ha descubierto todo y se cura con baños de sal (y algo de radioterapia, pero es lo de menos). http://www.youtube.com/watch?v=xHqibBca-xk&desktop_uri=%2Fwatch%3Fv%3DxHqibBca-xk&app=desktop

  13. 9 diciembre, 2013 en 13:43

    Lansky se te ha olvidado que la tierra es… Hueca!! Que también hay una corriente curiosa apoyando esa idea en internes! 😄

  14. 9 diciembre, 2013 en 14:43

    1vin ¡prohibido revelar la ubicación de nuestra base secreta!

  15. 9 diciembre, 2013 en 14:44

    En general, estoy de acuerdo con tu artículo. Sin embargo, como dices el mundo es muy complejo. Te pongo un ejemplo:Jenner utilizó la secreción de las pústulas de la ordeñadora Sarah Nelms, que estaba infectada de viruela vacuna, que le había contagiado su vaca Blossom, y se la inoculó en los dos brazos al hijo de sus jardineros, James Phipps, de ocho años, que nunca antes había tenido viruela. Esto lo realizó el día 14 de mayo de 1796 y el uno de julio lo variolizó con secreción extraída directamente de una pústula de viruela. El niño no desarrolló la viruela. Posteriormente lo volvió a variolizar con el mismo resultado.

    En 1797 escribió un informe contando éste y otros experimentos a la Royal Society que lo rechazó con las siguientes palabras: “No debe arriesgar su reputación presentando a la audiencia de la corporación nada que aparezca tan contrario a los conocimientos establecidos y además tan increíble”. Y eso que Jenner era “fellow” de esa institución y amigo de su presidente Joseph Banks. Antes que él, en 1765, su colega y amigo, John Fewster había leído un informe “Cow post and its ability to prevent smallpox” en la London Medical Society. Este informe nunca se publicó. Habían pasado 32 años desde este informe pero aún no se había enterado la Royal Society.
    ¿Estaba el ¡charlatán! de Jenner intentando colar su producto?

  16. 9 diciembre, 2013 en 15:07

    Daniel, andamos hasta arriba de trabajo y no tenemos tiempo de atender el blog (y sus aledaños) como nos gustaría. Cuando encontremos un rato lo actualizaremos.

  17. 9 diciembre, 2013 en 15:23

    Julian, seguro que fue un complot de las farmacéuticas de la época 😀

    No, ahora en serio, hablamos de una era donde los científicos (y sus ideas) se difundían de otra manera. Pero fíjate Jenner hizo algo que yo nunca (o muy pocas veces) he visto hacer a un charlatán: (i) probar en sí mismo lo que predica y (ii) escribir una publicación y enviarla a la “academia” (el charlatán no intenta publicar nada, vende el producto directamente por cualquier medio). Jenner sufrió una pública humillación, pero no sólo por parte de lo más vetusto de la academia sino también de la iglesia (como más tarde sufrió Darwin), ya que eso de sacar un tratamiento desde los animales (vacas) podía ser herético, y eso oponerse a la “voluntad de Dios”, aún más. Pero su publicación fue aceptada 1 año después de ser escrita y mal que pese a muchos de su época la vacunación empezó a extenderse, desde las tropas de Napoleón hasta la expedición de Balmis.

    Lo de Fewster una pena, tuvo la idea a partir de sus observaciones como médico, pero si Jenner tuvo problemas con evidencias experimentales, imagina Fewster. Para cuando quiso probarlo, Jenner ya se le había adelantado.

  18. 9 diciembre, 2013 en 15:53

    Julián #15

    El caso que presentas sobre Jenner es un ejemplo de todo lo contrario que comentas. Se sabía desde hacía tiempo tanto en Inglaterra como en Holanda y Alemania que los ordeñadores de vacas que presentaban pústulas accidentales de cowpox eran inmunes a la viruela y aunque con esa información algunos granjeros acomodados había vacunado conscientemente a sus familias y allegados nadie había demostrado de forma científica que esta vacuna fuera efectiva. Tal y como comentas tú y Manuel, Jenner realizó el experimento comprobatorio de la efectividad de que esa infección natural podía reproducirse bajo condiciones controladas y sobre todo entendió que había que difundir de forma académica sus resultados. Y así en tan sólo tres años después de esa demostración cinetífica se estaba vacunando en media Europa incluido el Imperio Otomano e incluso en los EEUU y menos de una década después Balmis llevó la vacunación no sólo por todo el inmenso imperio español sino más allá hasta la lejana China.
    En resumen todo un ejemplo de cómo deben hacerse las cosas de manera científicamente controlada.

  19. 9 diciembre, 2013 en 16:19

    Que no torni a passar! 😉
    En realidad, es una confusión muy común también en lugares donde no se habla catalán. Y supongo que acabará perdiéndose esa distinción.

  20. 9 diciembre, 2013 en 16:34

    Manuel, la publicación de Jenner no fue aceptada. Jenner siguió haciendo experimentos y en 1798 publicó por su cuenta un libro ” An inquire into de causes and effects of de variolae vaccinae …” .

  21. 9 diciembre, 2013 en 16:45

    Ateo66…, mi comentario simplemente intenta mostrar que muchas veces se toma por charlatán al que no lo es.

  22. 9 diciembre, 2013 en 17:09

    El charlatán, a veces se presenta de forma sofisticada. Por ejemplo: la empresa Danone ha estado haciendo charlatanería durante mucho tiempo con sus productos Activia y Actimel , y mucha gente se lo ha creído.

  23. Pocosé
    9 diciembre, 2013 en 18:40

    Si Julián, a veces.
    Pero son las evidencias las que hablan de tu a la Ciencia todas las veces. A veces el reconocimiento al hombre no llega o llega “post morten”. También, a veces, presentar evidencias fue causa “morten”

  24. 9 diciembre, 2013 en 19:21

    Julián, compara lo de Jenner: hace experimentos para corroborar sus observaciones de campo, escribe sus resultados y los intenta publicar (compartimiento no charlatán), con el de Danone: coloca en la etiqueta “bioleches” y no presenta pruebas (comportamiento de charlatán). Puede que Danone tenga algún día razón (aunque los resultados ahora van en contra), pero su comportamiento inicial ha sido el de un charlatán, se puso a vender un producto sin pruebas, sólo con una campaña de marketing. Tú mismo has mostrado la diferencia.

  25. 10 diciembre, 2013 en 17:36

    Yo alucino. Hasta ahora me había encontrado a charlatanes en blogs de divulgación científica (normal, nos metemos con ellos, y ellos se defienden), en sus propios blogs o en noticias de periódicos generalistas, pero nunca los había visto en revistas científicas de alto nivel. Echad un ojo a la sección de comentarios de este artículo de Nature: http://www.nature.com/news/hopes-of-hiv-cure-in-boston-patients-dashed-1.14324?WT.ec_id=NEWS-20131210 SIn comentarios.

  26. 10 diciembre, 2013 en 18:40

    Manuel no me asustes… que me entraban escalofríos al pinchar el link…
    Gracias a Dios solo hay un comentario (no?)… pero vaya comentario… Y se me ocurre; cualquier persona que quiera registrarse o acceder, puede dejar un comentario no? (de ahí que lo veamos) ese comentario no tiene porque pertenecer a nadie relacionado con Nature, supongo… lo que no se es que hacen los moderadores o responsable de la web!
    p.d: me has subido la tensión Manuel! 😄

  27. Herbert West
    10 diciembre, 2013 en 20:56

    Joder que susto. Al final es un idiota que ha dejado un comentario, indescifrable por cierto.

  28. 10 diciembre, 2013 en 21:04

    1vin, bueno tampoco es para asustar 😀 Pero me costaba imaginar algo así en revistas académicas, es la “democratización” de la red. Hay un gran blog anglosajón de divulgación científica, donde normalmente los comentarios venían por parte de científicos, estudiantes y gente curiosa con ganas de aprender, que ha tenido que cerrar comentarios ante la llegada de personajes anti-ciencia, vendedores y trolls. Es muy difícil construir, requiere mucho esfuerzo y trabajo, pero es muy fácil destruir, cualquier imbécil puede hacerlo desde el sillón de su casa. En fin….

  29. 10 diciembre, 2013 en 22:00

    Hostien., Manuel, eso que dices me parece muy bestia, cerrar los comentarios por una invasión de HP. ¿No hay ninguna forma de bloquear, por IP, por ejemplo? Ya sé que puedes ir a otro ordenador y seguir dando por saco, pero al menos, supone una molestia.
    Joder, me da que malpensar el que se esté llegando a este extremo que dices. Por un lado, que haya quien quiera debatir sobre si la tierra es hueca o está rellena de helado de fresa con trocitos, pues bueno, es un entretenimiento. Pero que se permita el mercadeo de estafas durante meses o años, o que se mantengan blogs y foros claramente dirigidos a la estupidización, sin que nadie tome cartas en el asunto, a mí me preocupa, y más después de leer lo que acabas de escribir. Está muy bien denunciar, como se hace aquí por ejemplo, pero quizá no sea muy útil si no hay alguna acción destinada a cortar el rollo a tanto iluminao como medra por esta selva. Y no estoy hablando de censura.
    Pero no es de recibo, y pongo un caso que me ha pasado a mí mismo, por cercano, que YouTube me haya borrado en dos ocasiones un vídeo en el que muestro la estafa de un generador de “energía libre”, por, supuestamente, acoso e intimidación mientras que la web donde aquél se oferta lleva desde mayo sin un sobresalto, y además con la fotografía con nombre falso de un personaje identificable. Y la asociación donde ¿trabaja? está avisada de ello hace ya cinco meses por mí personalmente.
    Por no hablar de los abundantes propagandistas del WP que usan cuentas en YouTube que tienen ya rancia solera.

  30. 10 diciembre, 2013 en 22:14

    Totalmente de acuerdo…supongo que ese será el origen de mi escalofrío realmente…

  31. Hunter
    10 diciembre, 2013 en 22:52

    The cells DWINDLE if you are not thinking well of LOVE and that is common then when HIV START

    Joder que animal. Me permito sugerirlo como el primer “Aneuronal Prophet” :mrgreen:

  32. 11 diciembre, 2013 en 1:18

    Hunter :

    The cells DWINDLE if you are not thinking well of LOVE and that is common then when HIV START

    Joder que animal. Me permito sugerirlo como el primer “Aneuronal Prophet”

    ¡Profeta de otras tierras! Como vamos con la globalización :mrgreen:

  33. 11 diciembre, 2013 en 9:16

    Herbert West :
    Joder que susto. Al final es un idiota que ha dejado un comentario, indescifrable por cierto.

    No me manejo muy bien con el inglés, pero leyendo las p<labras clave, me da la impresión de que el amigo va en la línea de este otro comentario:

    Danielbcn :
    (…)Hemos visto alimentación, ejercicio adecuado a cada situación y ahora veremos algo importantisimo.
    Las emociones:
    Aunque no lo creais un simple pensamiento negativo genera vibraciones que pueden desestabilizar y hacer enfermar nuestras celulas
    Represiones,odio,estres,ansiedad,frustación,etc..
    Antes explicaba la importancia de una actitud mental positiva.
    Pase lo que pase en vuestra vida, si hay algo que no os gusta, CAMBIARLO.
    He conocido a personas que tenían relaciones traumaticas con sus parejas,familia,amigos y por el simple hecho de no afrontar la situación y cambiar han continuado igual.
    Un cambio siempre implica riesgo,ya que vas a cambiar cosas de tu vida.
    Delante de vosotros teneis infinidad de caminos,si seguimos el mismo nada va a cambiar.
    No hace falta ser radical y hacer todo de golpe de un dia para otro, pero si que hay que tener valor para ser constante e luchar hasta conseguir nuestro proposito.
    Nada va a cambiar si estamos sentados en el sofa esperando soluciones milagrosas de los médicos( eso no va a suceder).
    Yo no soy religioso, ni creo en dios.
    Creo que todos y cada uno de nosotros somos Dios en potencia,tenemos la capacidad para transformar nuestra vida en lo que queramos.
    Lo unico que tenemos que hacer es tener fe en nuestro potencial interno,nuestra mente no tiene limites,aprendamos a usarla como es debido.
    No busco reconocimiento,no busco interés economico,lo unico que quiero y pretendo es ayudar a cualquier persona que lo necesite,porque se que es levantarte cada dia deseando no vivir y que nadie te ayude.
    Nadie,absolutamente nadie me ayudo a mi, es más,mi familia y amigos creian que tenía que ir al psicólogo, asi que se al 100% lo que estais pasando.
    Cualquier cosa que necesites aquí me teneis amigos.

    El párrafo lo he sacado de un hilo en un foro de EM-SFC donde participo. Si queréis alguno tomaros el tiempo y leer el hilo completo, aquí está:

    http://www.sfc-em-investigacion.com/viewtopic.php?f=11&t=2793&p=16773#p16773

    Para mí está claro que la idea subyacente es la misma que la de Nelson Pese Akienpese

    Sólo os pediría un poco de comedimiento si os registráis para comentar. Yo soy miembro del foro, y ya he tenido algún “altercado verbal” con alguno de los seguidores de la homeopatía y de ciertas teorías sobre las posibles causas de los trastornos que se agrupan bajo las siglas SSC, y también sobre la manera de manejar y mostrar la información a la “sociedad”.

  34. Nelson
    12 diciembre, 2013 en 18:41

    ¡¡¡UF!!! me leí el comentario de marras y es in-tra-ga-ble. El tipejo hace un recocido de ciencia cristiana con mentalismo new age y algo de fundamentalismo… un asco de mezcla. No sé ustedes, pero a mí me mosquea que un idiota me comparta el nombre, más aún que yo me precio de esforzarme por la razón y el pensamiento crítico. Es como que lo ensucia. Si hay una comunidad de Nelsons voy a proponer su expulsión inmediata y sin derecho a lloriqueo.

  35. Miel
    30 diciembre, 2013 en 18:54

    Lo copiare xDD!!! … Lamentablemente la mayoria no se molestara en leerlo… como dicen es mas facil engañar a alguien que convencerlo de que fue engañado

  1. 9 diciembre, 2013 en 11:48
  2. 9 diciembre, 2013 en 16:45
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: