Inicio > Actualidad > El geriniol es el psicotrópico más potente, adictivo y peligroso del mundo

El geriniol es el psicotrópico más potente, adictivo y peligroso del mundo

11 febrero, 2014

geriniolEl aceite de Gerin (o Geriniol, por dar su nombre científico) es una potente droga que actúa directamente en el sistema nervioso central produciendo una serie de síntomas característicos, a menudo de naturaleza antisocial o autodestructiva. Si se administra a los niños de manera crónica, el aceite de Gerin puede modificar permanentemente el cerebro produciendo desórdenes en la edad adulta, incluyendo ilusiones peligrosas que han demostrado ser muy difíciles de tratar.

La adicción al aceite de Gerin puede llevar a individuos anteriormente sanos a huir de una vida normalmente plena y retraerse en comunidades cerradas de las que quedan excluidos todos los que no son adictos confirmados. Estas comunidades están casi siempre limitadas a un sexo y prohíben vigorosamente, a menudo obsesivamente, la actividad sexual. Efectivamente, la tendencia hacia una angustiosa prohibición sexual emerge como tema recurrente y monótono entre todas las numerosas variedades de la sintomatología del aceite de Gerin. El aceite de Gerin no parece reducir la libido por sí mismo, pero provoca con frecuencia un deseo lascivo de interferir en, y preferiblemente reducir, el placer sexual de otros. Un ejemplo actual es el horror con el que los consumidores de aceite de Gerin ven la homosexualidad, incluso cuando esta se manifiesta en relaciones amorosas duraderas.

Las dosis fuertes de aceite de Gerin pueden ser alucinógenas. Los drogadictos más extremos pueden llegar a oír voces en su cabeza, o tener visiones que parecen tan reales a los enfermos que a menudo consiguen convencer a otros de su existencia. Un individuo que confiese tener experiencias muy alucinatorias puede llegar a ser venerado, e incluso seguido como un tipo de líder, por otros que se consideran menos afortunados. Esa patología de seguimiento puede prolongarse mucho más allá de la muerte del líder, y expandirse en psicodelias grotescas como la fantasía caníbal de “beber la sangre y comer el cuerpo” del líder.

Las dosis grandes de Geriniol también pueden proporcionar “malos viajes”, en los que el consumidor puede sufrir ilusiones y miedos mórbidos. Un ejemplo notable es el miedo a la tortura, no en el mundo real sino en un mundo fantástico posterior a la muerte.

Los malos viajes de este tipo están acompañados de una cultura del castigo, que es tan característica de esta droga como el miedo obsesivo a la sexualidad comentado anteriormente.

La cultura del castigo fomentada por el aceite de Gerin culmina en la siniestra fantasía inducida por la droga del “alo-castigo” –la creencia de que los individuos pueden y deben ser castigados por las malas acciones de otros (conocida en la viña del grupo como “redención”).

Las dosis medianas de aceite de Gerin, aunque no son peligrosas en sí mismas, pueden distorsionar la percepción de la realidad. Creencias que no tienen ninguna base quedan inmunizadas contra la evidencia del mundo real por los efectos directos de la droga en el sistema nervioso. Se puede escuchar a los cabezas de aceite hablándole al aire o murmurando para sí, aparentemente en la creencia de que los deseos privados que se expresen así se harán realidad, aunque impliquen una violación alegre de las leyes de la física. Este desorden autolocutorio viene acompañado a menudo de tics extraños, gestos manuales u otros estereotipos, por ejemplo el balanceo rítmico de la cabeza contra una pared.

Como con muchas drogas, el aceite de Gerin refinado, en dosis pequeñas, es en gran parte inofensivo, e incluso puede servir como lubricante social en ocasiones como matrimonios, funerales y ceremonias de estado. Los expertos discrepan sobre si tal uso social, aunque inofensivo por sí mismo, es un factor de riesgo que puede conducir a formas más duras y adictivas de la droga.

El aceite de Gerin actúa sinérgicamente con la pérdida de sueño, la automutilación y la inanición. Se sabe que algunos adictos hacen abstinencia de alimentos, se fustigan la espalda o realizan otras “penitencias” como medio para mejorar la potencia de la droga. Las mutilaciones no se limitan a los propios consumidores. Varias subculturas basadas en el aceite de Gerin provocan lesiones rituales a sus propios niños, especialmente cuando son demasiado pequeños para resistirse. Estas mutilaciones involucran con frecuencia a los genitales.

Usted puede pensar que una droga tan potencialmente peligrosa y adictiva encabezaría la lista de sustancias prohibidas, y supondría sentencias ejemplares a los que traficasen con ella. Pero no, está disponible fácilmente en cualquier parte del mundo y ni siquiera se necesita receta. Los camellos profesionales son numerosos, y están organizados en cárteles jerárquicos, comercian abiertamente en las esquinas e incluso en edificios construidos a tal efecto. Algunos de estos cárteles son expertos en separar a sus clientes de su dinero. Sus “padrinos” ocupan posiciones influyentes en las altas esferas y reciben la atención de presidentes y primeros ministros. Los gobiernos no solo hacen oídos sordos al comercio, sino que le conceden la exención de impuestos. Peor aún, subvencionan a las escuelas que tienen la intención específica de enganchar a los niños.

Me pidieron que escribiera este artículo acompañado por la cara sonriente de un hombre muy feliz de Bali. Estaba acogiendo extáticamente la noticia de que iba a ser ejecutado por un pelotón de fusilamiento por el asesinato brutal de un gran número de turistas inocentes a los que nunca había conocido. Algunos miembros del tribunal quedaron impresionados por su falta de remordimientos. Pero lejos de arrepentido, su humor era de obvia alegría. Alzó el puño en el aire, loco de alegría porque iba a ser “martirizado”, utilizando la jerga de su particular subcultura de consumidores de aceite de Gerin. Porque, no les quepa la menor duda, esa sonrisa beatífica, mirando al pelotón de fusilamiento con puro placer, es la sonrisa de un yonqui. Aquí tenemos a un drogadicto arquetípico, drogado con aceite de Gerin duro, sin refinar, sin adulterar, de alto octanaje. Es fácil considerar a la gente así como criminales, de los que necesitamos protegernos.

Efectivamente, necesitamos protegernos de ellos. Pero el problema no surgiría en primera instancia si se protegiese a los niños de quedar enganchados a una droga con una prognosis tan mala para sus mentes adultas.

NOTA:

Este artículo titulado “El opio del pueblo” ha sido escrito por el famoso experto en el tema, el Dr. Richard Dawkins.

Entradas relacionadas:

* ¡Muéstrame un fósil de transición!

* Brujería, posesiones demoniacas y exorcismos en el siglo XXI

* Ciencia en el Midwest – Dios en la biblioteca, Dios en el diván

* Científicos cristianos: el irracional argumento de autoridad para justificar la superstición

* De fundamentalismo a fundamentalismo y tiro porque me toca

* El ataque a la teoría de la evolución como indicador del peligro inminente

* El Ministerio de Sanidad español y los exorcismos

* La responsabilidad de un premio Nobel frente a la irracionalidad

* Las ofensivas cartas marcadas de los creyentes a la hora de discutir sobre ciencia

* Las universidades cristianas estadounidenses cada día más cerca de las madrazas islámicas

* Lo que más temen los fundamentalistas

* Pero si descendemos del chimpancé, ¿por qué todavía hay chimpancés?

* Política y religión aliadas para impedir la vacunación contra el virus de la polio y su erradicación

* Primero creacionismo, después teocracia y en medio fundamentalismo religioso

* Reflexiones de Sam Harris acerca de la moralidad religiosa

* Richard Dawkins entrevista a Stephen Hawking (y viceversa)

* Richard Dawkins entrevistado en territorio creacionista

* Richard Dawkins sacudiendo conciencias en EEUU

* Una introducción (no exhaustiva) al estudio científico de la religión (III)


Categorías:Actualidad
  1. Pocosé
    11 febrero, 2014 en 10:17

    Hay una necesidad genética de adquirir una identidad sociocultural y serle fiel. Al parecer este aceite potencia ambos aspectos proporcionalmente a su consumo.

  2. 11 febrero, 2014 en 14:57

    Reblogueó esto en El Espíritu del Tiempo.

  3. 12 febrero, 2014 en 8:09

    Por fin encuentro una explicación bien artículada del por qué del celibato en los curas católicos

  4. 12 febrero, 2014 en 12:40

    He leído represión sexual que promueven las religiones es usada para producir obediencia y mansedumanbre pero ¿cuál sería el mecanismo? Hay montones de páginas magufas que afirman eso y no encuentro una buena base científica que sustente esa afirmación.
    Por otro lado, si que encuentro lógico que si a un individuo se le reprime sexualmente, se encuentre frustrado y además busque sustitutos de ese placer sexual. Desde luego que el sexo es buenísimo contra la ansiedad, así que la abstinencia debería provocar estados nada deseables.
    Y
    Si Dios “hace” que el sexo sea tan placentero, calme la ansiedad, refuerze lazos amorosos entre personas…en fin nos haga más felices, no entiendo por qué luego al propio Dios “no le gusta” lo que ha hecho. Le echa la culpa al diablo de la tentación sexual, pero que yo sepa el diablo no ha decidido cómo tienen que ser de tentadoras las propiedades del sexo, ese mérito es exclusivo de Dios.

    Así de contradictoria, absurda y cruel es la religión. Se preocupan más por la vida “humana” de un blastocito que por las vidas humanas de verdad. Y no sólo eso, sino que además no dejan vivir plenamente a la gente su vida, la única que tienen.

  5. KC
    12 febrero, 2014 en 14:51

    He leído represión sexual que promueven las religiones

    Has leído poco. Muchas religiones lo que promueven es lo contrario: cuanto más sexo mejor y, sobre todo, cuanta más reproducción, mucho mejor. Creo que no hace falta ser un genio para saber por qué.

    Así de contradictoria, absurda y cruel es la religión.

    No es cierto. La religión es un concepto que no tiene la culpa de nada y que se establece en base a actividades humanas. Lo contradictorio, absurdo y cruel son esos dogmas generados por cabezas desinformadas e interesadas. Podría haber religiones muy interesantes en cuanto a lógicas y realidades, pero obviamente no servirían para generar poder, así que nadie las promovería, ni seguiría.

    ¿Te imaginas un panteísta dando una misa en torno a unos símbolos? Claro que no, porque su religión no tiene nada que ver con lo que tú entiendes por religión.

    Pero si a lo que te referías es a que mucha gente sólo es capaz de reflexionar en base a los dogmas que desde niños han amamantado y que eso les hace ser poco más que desgraciados mentales, sí, tienes razón. Y España es un hervidero de desgraciados mentales. No te quepa duda.

    Saludos.

  6. 12 febrero, 2014 en 16:20

    La religiones usan la represión sexual como forma de control. Y una cosa es que todas las religiones quieran la mayor reproducción de sus acólitos (para aumentar el rebaño de creyentes) pero siempre con el mínimo número de coitos y sobre todo de placer sexual, que al menos para las religiones del Libro es siempre algo pecaminoso.

  7. 12 febrero, 2014 en 16:43

    Disculpad la redacción del comentario de antes, pero es que estoy en el trabajo y se me han perdido palabras con las prisas.

    Efectivamente KC , algunas religiones podrían fomentar la reproducción, pero no creo que promuevan cuanto más sexo mejor . ¿No hay acaso represión sexual en el budismo, o en el cristianismo? En ambos ejemplos la castidad es una virtud. Obviamente no me refiero al tantra ni nada similar.
    Otra cosa es que lo que quieras decir es que esta represión produzca el efecto contrario.

  8. 12 febrero, 2014 en 17:18

    Selfish :
    Disculpad la redacción del comentario de antes, pero es que estoy en el trabajo y se me han perdido palabras con las prisas.
    Efectivamente KC , algunas religiones podrían fomentar la reproducción, pero no creo que promuevan cuanto más sexo mejor . ¿No hay acaso represión sexual en el budismo, o en el cristianismo? En ambos ejemplos la castidad es una virtud. Obviamente no me refiero al tantra ni nada similar.
    Otra cosa es que lo que quieras decir es que esta represión produzca el efecto contrario.

    No, no hay “represión sexual”, lo que hay es represión del placer que origina la sexualidad, que es lo que se ve pecaminoso. La represión de la libertad sexual, pero no del sexo en sí biológicamente hablando. Que tú entiendas “sexual” con una única acepción, como sucede con Ateo666 cuando habla de “religión” es bien diferente. Sobre lo que se quiere recriminar es sobre la recreación en la sexualidad, pero obviamente no hay una “represión sexual” en el sentido reproductivo. Quizás esto haya ido variando en la Historia, pero en general a las religiones les va muy bien la reproducción, cuyo medio principal es el sexo. Los conceptos románticos sobre castidad y demás son simplemente eso: románticos, que no tienen más función que dar un toque edulcorante al tema (mejor no tener sexo hasta que no estés en matrimonio, por ejemplo). De otra forma, cualquier mujer que hace años tenía 7 u 8 hijos y que era cristiana practicante debería haber sido recriminada por los “religiosos”, y obviamente no se veía mal, sino que se felicitaba y apoyaba de algún modo, porque ésta cumplía con todos los requisitos relacionados con el coito. No es que las religiones quieran quiera eliminar/reprimir el sexo, es que se quiere ajustar a unos requisitos. “Si los cumples podrás tener todo el sexo que quieras, de hecho, cuanto más mejor”.

    Creo que se entiende la diferencia con “lo que queremos es que nadie tenga sexo”.

    Saludos.

  9. 12 febrero, 2014 en 18:21

    KC

    “Si los cumples podrás tener todo el sexo que quieras, de hecho, cuanto más mejor”

    Yo no sé en el resto de las religiones pero en el catolicismo el único sexo permitido dentro del matrimonio por supuesto, ya que el resto está totalmente prohibido, es el directamente dirigido a la procreación. Vamos que de sexo oral, anal, etc, nada de nada como bien indica la diócesis de Teruel en su documento “El orden de la castidad conyugal”:

    “Aquí se anotan las relaciones sexuales anormales o contra la naturaleza, como el llamado sexo oral o bucal, la masturbación reciproca y las caricias que conducen – queriéndolo – a una polución fuera del lugar donde según la naturaleza debe ser depositado el líquido seminal. Se trata de conductas por si mismas no ordenables a la finalidad del acto conyugal y por ello pecaminosas. […] que la actuación del cónyuge inocente sea conforme a la naturaleza, es decir sin perversión, como sería el caso de cooperar en la realización de un acto sexual anal o bucal u otras formas ilícitas de satisfacción sexual completa […]”

    Y en el Islam, al menos para la mujer, de placer nada puesto que lo ideal es que sea mutilada genitalmente para tranquilidad de su santo esposo.

    En resumen, la máxima seria “sexo el mínimo para obtener la mayor progenie posible”.

  10. 12 febrero, 2014 en 18:43

    Básicamente lo que promueven las religiones no es el sexo, sino la reproducción, a la castidad le dan caracter de virtud, pues el sexo más bien condiciona o dificulta el camino a la santidad.
    Paso unas pequeñas frases (seguro las conocen):

    “Nada rebaja tanto a la mente varonil de su altura como acariciar mujeres y esos contactos corporales que pertenecen al estado del matrimonio.”

    —San Agustín, “De Trinitate”

    “Es Eva, la tentadora, de quien debemos cuidarnos en toda mujer… No alcanzo a ver qué utilidad puede servir la mujer para el hombre, si se excluye la función de concebir niños.”

    —San Agustín de Hipona

    Y de la misoginia, o cualquier otra forma de discriminación, mejor no hablemos.

  11. 12 febrero, 2014 en 18:52

    Correcto KC, entiendo lo que quieres decir, la represión del placer no implica menos procreación, eso es un hecho, pero es curioso que haya tanto ser divino que sea virgen, o que los monjes se empeñen en el celibato. De esta forma el acto mismo queda de alguna forma “manchado” (quizá por el placer asociado).

    No es que las religiones quieran quiera eliminar/reprimir el sexo, es que se quiere ajustar a unos requisitos. “Si los cumples podrás tener todo el sexo que quieras, de hecho, cuanto más mejor”.

    OK, sexo a tope permitido, pero no es un sexo demasiado vendible: misioneros rapiditos y por supuesto que la mujer se comporte como un mueble.

    Saludos!

  12. Hunter
    13 febrero, 2014 en 0:29

    Me quito el sombrero, como siempre, ante la pluma de Dawkins.

    Sin embargo, al leerlo he vuelto a pensar sobre una idea que lleva tiempo dandome vueltas en la cabeza.

    ¿Por qué criticamos a las religiones? Esta pregunta tiene muchos enfoques, pero todos orbitan sobre la misma idea: tratamos de abrir los ojos a personas que “todavía están a tiempo” para que no caigan en sus garras.

    Sin embargo, y aqui viene mi reflexion, a veces pienso que estamos siguiendo el camino equivocado, Al entrar en debate con el creacionista de turno, estamos reforzando su posición ante terceros. Estamos otorgando verosimilitud a sus delirios, simplemente porque pertenecen a una religion organizada. ¿Realmente es provechoso discutir con alguien que cree en amigos imaginarios?

    Dicho de otro modo: cuando surge alguna noticia sobre Bioetica, ¿a quien van a pedir su opinion los medios? A las religiones, especialmente la catolica. Nadie pide opinión al Real Madrid, o a la Filarmonica de Viena. Es cierto que esas opiniones se presentan muchas veces de forma critica, pero el daño (pienso) ya está hecho.

    Es una especie de profecia autocumplida: las religiones tienen relevancia civil porque los ateos se la damos.

    Imaginaos el siguiente escenario: si todos (y quiero decir TODOS) ignoraramos sistematicamente a las religiones en general, si gobernaramos el mundo como si ellas no existieran, una y otra vez, llegaria idealmente el momento (a medio plazo) en el que la religión no le importaría a nadie, salvo a cuatro chalados, y no tendría la menor capacidad de influir en la vida civil.

    No sé que os parece, a lo mejor yo tambien he tomado demasiado Geriniol.

  13. 13 febrero, 2014 en 10:30

    Hunter

    “Es una especie de profecia autocumplida: las religiones tienen relevancia civil porque los ateos se la damos.”

    El problema no es que los ateos demos relevancia a las religiones. Las religiones han sido relevantes, por no decir opresivamente preponderantes, desde siempre. El ateísmo lo único que hace es mostrar esta irracional incongruencia de permitir que individuos alucinados que deberían estar bajo tratamiento psiquiátrico sean en cambio quienes decidan sobre complejas cuestiones del siglo XXI.

    Y desgraciadamente tu argumentación de

    “si todos (y quiero decir TODOS) ignoraramos sistematicamente a las religiones en general, si gobernaramos el mundo como si ellas no existieran, una y otra vez, llegaria idealmente el momento (a medio plazo) en el que la religión no le importaría a nadie, salvo a cuatro chalados, y no tendría la menor capacidad de influir en la vida civil.”

    no puede llevarse a cabo ya que la mayoría de las personas, las mismas que han sido infectadas de pequeñas por el virus de la fe, no puede ignorar a las religiones y como encima algunos de ellos llegan a ministros, presidentes del gobierno o de república, pues se encargar de perpetuar el ciclo infectivo promoviendo el adoctrinamiento de las futuras generaciones. Por ello pienso que los ateos debemos ser mucho más (y no menos) combativos con esta lacra social que consiste en regirse por las alucinaciones de ignorantes pastores de cabras de la Edad del Bronce.

  14. KC
    13 febrero, 2014 en 17:33

    ateo666666 :
    KC
    “Si los cumples podrás tener todo el sexo que quieras, de hecho, cuanto más mejor”
    Yo no sé en el resto de las religiones pero en el catolicismo el único sexo permitido dentro del matrimonio por supuesto, ya que el resto está totalmente prohibido, es el directamente dirigido a la procreación. Vamos que de sexo oral, anal, etc, nada de nada como bien indica la diócesis de Teruel en su documento “El orden de la castidad conyugal”:
    “Aquí se anotan las relaciones sexuales anormales o contra la naturaleza, como el llamado sexo oral o bucal, la masturbación reciproca y las caricias que conducen – queriéndolo – a una polución fuera del lugar donde según la naturaleza debe ser depositado el líquido seminal. Se trata de conductas por si mismas no ordenables a la finalidad del acto conyugal y por ello pecaminosas. […] que la actuación del cónyuge inocente sea conforme a la naturaleza, es decir sin perversión, como sería el caso de cooperar en la realización de un acto sexual anal o bucal u otras formas ilícitas de satisfacción sexual completa […]”
    Y en el Islam, al menos para la mujer, de placer nada puesto que lo ideal es que sea mutilada genitalmente para tranquilidad de su santo esposo.
    En resumen, la máxima seria “sexo el mínimo para obtener la mayor progenie posible”.

    Del texto no se extrae la conclusión “sexo el mínimo”, sino “sexo como debe de ser”, que son dos cuestiones distintas. Estos tipos no son tan tontos -o quizás sí- como para saber que a mayor cantidad de veces mayores probabilidades de concepción. Eso les importa un pimiento. Lo que de verdad les importa es el cómo, no el cuánto.

    Por cierto, muy curiosa la referencia panteísta a “la naturaleza” sin nombrar a Dios… Curiosa y paradójica…

    Saludos.

  15. KC
    13 febrero, 2014 en 17:39

    Es decir, no se está diciendo “usted no puede tener sexo más de una vez al día/semana/mes, lo cuál sería contradictorio para alguien cuya finalidad es reproducirse. Lo que se está diciendo es: “usted haga el sexo como yo digo, independientemente de la cantidad de veces que lo haga, porque como yo digo es lo naturalmente correcto y las probabilidades de concepción son mayores”.

    Creo que la diferencia es sutil, pero bastante clara. Hay que saber interpretar mejor los textos.

    Saludos.

  16. KC
    13 febrero, 2014 en 17:48

    Imaginaos el siguiente escenario: si todos (y quiero decir TODOS) ignoraramos sistematicamente a las religiones en general, si gobernaramos el mundo como si ellas no existieran, una y otra vez, llegaria idealmente el momento (a medio plazo) en el que la religión no le importaría a nadie, salvo a cuatro chalados, y no tendría la menor capacidad de influir en la vida civil.

    Imaginar es muy bonito, y muy sencillo. Decía alguien que la buena imaginación no es sólo imaginar un coche, sino el tráfico… Con esto quiero decir que no todo es tan sencillo. Ignorar a las religiones tiene un problema, y es que en muchos casos, sin ellas las conductas individuales de la masa no serían lo bonitas que tú imaginas. Porque para eliminar la religión (desde su concepto clásico) se necesita mucha educación, y la educación tiene unos costes; no te aparece la Virgen y te la da. Es bastante más complicado. Y en eso precisamente se basan algunos para instalar sus dogmas.

    Saludos.

  17. Hunter
    13 febrero, 2014 en 17:52

    KC, te equivocas en una cosa, y es que la doctrina “oficial” (al menos la de la Iglesia Católica) desaprueba toda relacion conyugal que no esté directamente ordenada, como fin primario, a la procreación (fin reproductivo) dejando el fin de relacion conyugal (fin unitivo). Y con este criterio, las relaciones en los periodos infecundos – casi todo el mes – son intrínsecamente desordenadas).

    Luego es: “hagalo ud solamente cuándo yo le diga, como yo le diga y para lo que yo le diga”.Y mejor que no sienta mucho gustito, que ofende al Señor.

  18. Hunter
    13 febrero, 2014 en 17:54

    Hay que leer mas la Humanae Vitae 🙂

  19. 13 febrero, 2014 en 22:48

    Puede que todo sea el resultado del mantenimiento de la mayoría de la población a un sistema de producción esclavo durante cientos o miles de años. La mayor parte de los seres humanos han vivido bajo un régimen de propiedad de sus propias vidas hacia un Señor (“He aquí la esclava del Señor, hágase en mí según su palabra”) La disidencia se castigaba y se sigue castigando con la tortura y la muerte. Así, el espíritu crítico no favorecía la supervivencia. La obsesión con el aborto, homosexualidad, suicidio, eutanasia, etc nada tiene que ver con la defensa de la vida, sino con el dogma de que el individuo no es dueño de su propia existencia, sino que esa existencia pertenece al Señor, ya sea un señor feudal, un rey, o al ministro de justicia. La Inquisición nunca tuvo problemas con cercenar vidas. El partido que ahora se rasga las vestiduras por las vidas no nacidas, tachando a las mujeres de genocidas, nunca tuvo problemas por ampliar el negocio de la venta de armas, embarcar al país en una guerra o llevar a buena parte de la infancia a la pobreza. Hay dos tipos de miseria, la miseria de quienes la padecen y la miseria de quienes la ejercen.

  20. KC
    15 febrero, 2014 en 21:13

    La disidencia se castigaba y se sigue castigando con la tortura y la muerte. Así, el espíritu crítico no favorecía la supervivencia.

    El problema del espíritu crítico es que el poder le tiene miedo porque la crítica amenaza con trastocar sus dogmas. No hay nada peor que una oligarquía de gilipollas basando sus relaciones en favores y estableciendo leyes/dogmas en base a eso. Y si esos gilipollas saben hacerlo para que los demás quieran pertenecer a ese círculo, ya tenemos un sistema plagado de fallas que se diseñará únicamente en base al interés de esos oligarcas. En ese sentido, la economía y la politica, y por tanto la economía política, es pura ficción que sólo un imbécil puede ser tan cínico de seguir defendiendo.

    Para aquel que le aburran los textos, tal vez con este videoclip lo pueda entender mejor:

    Saludos.

  21. 31 julio, 2014 en 18:31

    En la India se persiguen y se matan a miles de mujeres bajo la acusación de brujería: http://diario-de-un-ateo.blogspot.com/2014/07/plaga-de-brujas-en-la-india.html

  1. 16 febrero, 2014 en 8:32
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: