Inicio > Actualidad, Biología evolutiva > En el fondo levaduras y humanos no somos tan diferentes

En el fondo levaduras y humanos no somos tan diferentes

15 febrero, 2014

charles darwin arbol vidaEl científico Paul Nurse, Premio Nobel de Fisiología y Medicina explica en esta conferencia el concepto del Árbol de la Vida darwiniano con un ejemplo extraordinario de como levaduras y humanos, que compartimos un lejanísimo ancestro común de hace la friolera de alrededor de 1.500 millones de años, seguimos manteniendo genes operativamente intercambiables.

Un evidente ejemplo de la necesidad de seguir haciendo ciencia básica.

Nota

Gracias a Krisangel23GodlessTv por haber añadido los subtítulos a este video.

Entradas relacionadas:

* ¿Es posible y adecuado revivir especies extintas?

* ¿Origen evolutivo de los organismos pluricelulares?

* ¿Para qué estudiar la evolución? Utilidades y aplicaciones prácticas

* ¿Qué es una especie?

* Alteración de la conducta humana por parásitos y el libre albedrío

* Evolución en Euglena & company: de la depredación a la fotosíntesis

* Fósiles y moléculas coinciden en la evolución de los mamíferos placentarios

* Imágenes de la Ciencia y de la Naturaleza: Evolución en acción

* La ciencia en la época de Darwin

* La exuberante evolución del Complejo Principal de Histocompatibilidad de clase I humano

* Nuevos fósiles procedentes de China confirman la complejidad de la evolución humana en el continente asiático

* Patógenos y el estudio de las migraciones humanas

* Pureza racial, racismo y evolución humana a la luz de la genética

* Reproducción sexual: en evolución no hay soluciones perfectas

* Una reciente publicación muestra la complejidad de la evolución por duplicación de genes


  1. 15 febrero, 2014 en 13:02

    Yo, como el Darwin de esta ilustración, siempre he sentido que las explicaciones científicas son infinitamente más bellas que las religiosas. Los mitos se reducen a lo humano. Genealogías en algunos casos ingeniosas, pero que apenas se salen del esquema narrativo de unos pocos mitos conocidos, comparables a la lieratura tradicional.
    La ciencia, en cambio, nos trae exotismo, nuevos argumentos que incluso aprovecha luego la literatura. Relatos en los que es la propia vida y la propia naturaleza la que escribe y siempre nos sorprende.

    Me parece que la ciencia da respuestas mucho más fascinantes y sorpresivas, que nos ponen cara a cara con la naturaleza, agreste y ajena a nuestra manera de pensar.

    Y nos hace sentirnos mucho más orgullosos y al mismo tiempo humildes.

  2. 15 febrero, 2014 en 13:07

    Me encanta la conclusión. Totalmente de acuerdo con esa postura.

  3. 15 febrero, 2014 en 20:10

    Reblogueó esto en Maestra y aprendiz de la Ciencia.

  1. 15 febrero, 2014 en 16:52
  2. 16 febrero, 2014 en 22:16
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: