Inicio > Ciencia, Escepticismo, Magufadas, Medicina > Sensibilidad química múltiple, o cómo vivir del sufrimiento ajeno

Sensibilidad química múltiple, o cómo vivir del sufrimiento ajeno

24 marzo, 2014

Tubo de ensayoEl campo de la medicina es un lugar especialmenAviso médico grandete abonado a la aparición de todo tipo individuos con pocos o ningún escrúpulo que no tienen problemas en aprovecharse y vivir del sufrimiento ajeno. Esto es especialmente cierto en los casos de enfermedades graves, incurables y/o de origen desconocido, en los que el paciente se aferra con desesperación ante cualquier promesa de curación o, al menos, de explicación de sus síntomas.

Uno de esos casos es el llamado Síndrome de Sensibilidad Química Múltiple, últimamente de moda junto con la Sensibilidad Electromagnética, en los que los pacientes reaccionan de forma intensa ante la exposición de cualquier producto químico a niveles que son indetectables e inocuos, en el caso de la SQM, o a cualquier campo electromagnético en el caso de la SE.Sin embargo, cuando los investigadores exponen a los pacientes en condiciones controladas, éstos sólo reaccionan si saben que están siendo expuestos. Reaccionan incluso si no se les expone al estímulo supuestamente responsable pero ellos piensan que sí. En definitiva, un caso de libro de una enfermedad psicosomática. Todo ello fomentado por la creciente quimiofobia y tecnofobia que se expande por nuestra sociedad y que es convenientemente promovida por quienes pretenden lucrarse de una u otra manera de ella.

Los orígenes

¿Y cómo empezó todo? Pues aunque parezca algo nuevo, los vividores de la SQM lleva más de 70 años campando a sus anchas. El inventor de esta enfermedad fue Theron G. Randolph, un alergólogo que a mediados del siglo XX se cansó de seguir el método científico y decidió que era mucho más lucrativo vivir de promover el sufrimiento de sus pacientes.

Theron Randolph, inventor de la Sensibilidad Química MúltipleYa antes de inventarse esta enfermedad Randolph era un médico, por decirlo así, peculiar. A pesar de su formación en alergología, sus puntos de vista ya dejaban entrever lo que vendría después. Así, en 1950 fue expulsado de la Northwestern University Medical School, donde daba clases por enseñar sus visiones pseudocientíficas. Oficialmente fue acusado de “influencia perniciosa en los estudiantes de medicina”. Randolph siempre se mostró orgulloso de este cargo y, sorpresa, atribuyó su expulsión a la censura del malvado “stablishment”.

Esto motivó la ruptura total de Randolph con la medicina científica y, como buen pseudocientífico, decidió que podía vivir de la promoción de sus ideas. El primer paso, cómo no, fue empezar a publicar libros donde se promocionara la nueva enfermedad. Ensayó bastantes nombres antes de encontrar el que tenía más gancho: “Fenómeno de intolerancia química”, “Toxemia alérgica”, “Alergia ambiental total”, o “sida inducido químicamente”, entre otros. ¿Los síntomas? Prácticamente cualquiera que sea subjetivo: depresión, irritabilidad, estornudos, cansancio mental, malestar estomacal, picor de  dedos… Toda una lista con la que cualquiera pueda identificarse, de forma que si uno es un poco sugestionable, queda claro que padece la enfermedad. Así que si uno, por cualquier motivo no se siente bien y comparte las ideas quimiofóbicas de Randolph, la conclusión es clara: SQM.

Y dado que las principales organizaciones médicas descartaron sus ideas y señalaron todos sus fallos, ¿qué hizo? Pues crear su propia rama de la medicina, la llamada “medicina ambiental”. Esta rama no es reconocida por ninguna asociación médica, sin embargo eso no es óbice para que se presente como medicina legítima, con sus propias revistas como Environmental Physician. Como curiosidad, una de las asociaciones que han abrazado sin contemplaciones la promoción de la SQM es la Iglesia de la Cienciología. Dios los cría y ellos se juntan.

La “explicación” de por qué aparece esta enfermedad es muy simple (como no podía ser menos) y muy acorde con el ambiente tecnofóbico que domina ciertos sectores: tenemos un cuerpo desarrollado para la Edad de Piedra y lo usamos en la Edad Espacial. Sólo los productos químicos artificiales son malos, los “naturales” por supuesto, son muy buenos. Como se puede ver, muy en la onda que se vive actualmente.

El éxito

Durante muchos años los promotores de la SQM tuvieron un éxito limitado, hasta que les llegó la oportunidad de oro: la I Guerra del Golfo. Durante esta guerra muchos soldados se vieron expuestos a una amplia variedad de sustancias químicas, desde uranio empobrecido, gases producidos por incendios en pozos petrolíferos a residuos de armas químicas de composición incierta en muchos casos. Como consecuencia, muchos de ellos empezaron a experimentar una amplia variedad de problemas físicos y cognitivos que se parecen vagamente a los descritos por los promotores de la SQM, así que estos, como buitres, se lanzaron a promocionarse asociando la SQM al Síndrome del Golfo.

El éxito conseguido con esta estrategia fue evidente, y dado que la estrategia del Síndrome del Golfo era, por su propia naturaleza, limitada en tiempo y alcance, era obvio que había que ampliar la asociación a otras enfermedades de mayor alcance y que no tuvieran fecha de caducidad. Las elegidas fueron la fibromialgia, esclerosis múltiple y la encefalomielitis miálgica. Estas enfermedades son perfectas para los buitres sanitarios. Sus causas y mecanismos son poco comprendidos, los tratamientos disponibles son muy limitados, son crónicas y, sobre todo, generan una gran frustración en los pacientes, haciéndolos blancos idóneos para ser atraidos por cantos de sirena.

Los pacientes

La consecuencia de éstas acciones no puede ser más trágicas. Los pacientes de fibromialgia, esclerosis y encefalomielitis se ven sometidos a un estrés y sufrimiento añadidos a los propios de su enfermedad cuando son convencidos de que la fuente de sus males son concentraciones minúsculas de productos inócuos. El sufrimiento de los pacientes de SQM “puros” no es menor. Cualquier olor, cualquier perfume, jabón o la simple creencia de que hay algún producto químico es suficiente para generar una amplia gama de síntomas que pueden dejar a la persona inhabilitada.

Pero, como en la mayoría de pseudoterapias, los pacientes se convierten en conversos religiosos, promotores a su vez, de las creencias que les han hecho enfermar. Es un fenómeno ya conocido desde hace mucho. Una cita, atribuida a Benjamin Franklin dice: “No hay mayores mentirosos que los charlatanes, excepto sus pacientes”. Si uno habla con un paciente de neumonía, o de tuberculosis, o de cáncer, sobre su enfermedad, la conversación transcurrirá por cauces normales: se ha descubierto esto, hay un nuevo tratamiento, un antiguo tratamiento ha resultado no ser eficaz, los ensayos de tal medicamento han fallado, etc. Sin más. Si se habla con un paciente de SQM, la historia es muy diferente. La idea de que su padecimiento sea psicosomático es taxativamente rechazada. No importa qué argumento o prueba se le dé, la causa son productos químicos.

La situación es aún peor en pacientes que tienen serios problemas mentales. Como consecuencia de la falta de criterios claros, personas con transtornos mentales graves como depresión o paranoicos pueden, y son, diagnosticados con SQM. De hecho, existen estudios que correlacionan el diagnóstico de SQM con la existencia de problemas mentales previso. Como consecuencia, su enfermedad mental no sólo no es tratada sino que es potenciada por el diagnóstico. Desgraciadamente no son desconocidos los casos de pacientes con SQM o su prima la sensibilidad electromagnética que han llegado a suicidarse y posteriormente se ha demostrado que, en realidad, tenían algún trastorno mental grave.

El principal problema que enfrentan los pacientes es su propia negativa a aceptar un diagnóstico psicológico, exacerbado, todo hay que decirlo, por la falta de tacto que algunos médicos tienen bien por su propia naturaleza o como consecuencia de trabajar en servicios sanitarios saturados. Una vez que la medicina real no les da una respuesta satisfactoria, se convertirán en presas ideales de sinvergüenzas y charlatanes.

Más información

Quack attack

Dubious Allergy-Related Practices: Clinical Ecology and the Feingold Diet

Esquela de Theron Randolph

Artículo en Science Based Medicine

Psychiatric and somatic disorders and multiple chemical sensitivity (MCS) in 264 ‘environmental patients’.

Artículo en Quack Watch

Multiple chemical sensitivities: A systematic review of provocation studies


  1. 24 marzo, 2014 en 8:45

    ¡Arrea!
    Si no llego a estar sentado al leer esto me caigo de culo.
    En principio, hay muchas cosas matizables en esta entrada a nivel de estudios científicos y de su metodología.
    Pero vamos, el sesgo parece evidente, sólo con el tono del autor.
    Existe actualmente una controversia encendida, lo que no significa para nada que la enfermedad esta de moda

    Como curiosidad, una de las asociaciones que han abrazado sin contemplaciones la promoción de la SQM es la Iglesia de la Cienciología.

    Destaco esta afirmación, entre todas las demás, y expongo el porqué: es una falacia muy sutil.
    Como curiosidad, resulta curiosa. Pero, curiosamente, resulta que el hecho de que se acople una amistad interesada, no desacredita automáticamente al abducido. En este caso, no todos los enfermos tienen por qué estar de acuerdo ni con la acción en sí ni mucho menos con lo que opinen los autoacoplados.
    Y eso es lamentablemente cierto cuando se habla de SQM. Se trata de un arma fácilmente empuñable para argumentar, por parte de grupos de fanáticos ultraecologistas y tergiversadores sin escrúpulos, y tratar de llevar el agua a su molino.

    Y destaco también lo siguiente:

    Dios los cría y ellos se juntan

    Hay mucha gente asociada a la fuerza a muchas organizaciones que detesta, en sus fines o en sus formas. Es algo así como opimar que todos somos corruptos porque contribuímos, vía Hacienda, al sostenimiento de un grupo de personajes fácilmente corruptibles.

    En definitiva, como muchas enfermedades lo fueron en su momento, hoy la SQM está en un punto de suma confusión. Ni se conoce su etiología, ni se sabe si es una afectación homogénea en sus posibles causas, ni se puede afirmar tajantemente que quien es diagnosticado de SQM presente realmente sensibilidad exacerbada a químicos.

    Y como nota final, aunque no conozco si hay estudios que lo contemplen, las reacciones atribuídas a SQM no se manifiestan solamente ante químicos artificiales.
    Por un lado, los compuestos terpénicos presentes en algunas esencias vegetales pueden desencadenar síntomas.
    Por otro lado, parece que en algunas regiones cuyo substrato geológico y por tanto, el agua que atraviesa algunas de sus formaciones, presenta concentraciones mayores a la media del elemento Níquel, el porcentaje de afectados es mayor a la media.

  2. 24 marzo, 2014 en 9:48

    Quiero señalar aquí un detalle que se me ha pasado por alto, pero que creo que es importante: la divergencia entre el planteamiento del artículo sugerido por su título y el redactado de éste.
    Aparentemente,

    cómo vivir del sufrimiento ajeno

    está escrito a fin de poner de manifiesto la existencia de gente interesada en explotar para su provecho el sufrimiento ajeno.
    Sin embargo, el artículo lo único que pone de relieve es la presencia de alteraciones graves en el equilibrio psicológico de los enfermos diagnosticados de SQM.

    Como no me gusta criticar sin aportar, voy a enlazar a continuación varias direcciones que servirían para ilustrar la realidad de lo que Javi trata de exponer:
    la existencia de pseudocientíficos, ultraecologistas, NewAgers , entre otra fauna indeseable, que ofuscan para su provecho éste y otros asuntos de salud.

    Para empezar, el que me parece más nefasto:

    En éste, dejé hace ya meses varios comentarios bajo este mismo nick, que por supuesto fueron borrados por el autor del vídeo.

    Aquí hay otro de un conocido charlatán web, que también acostumbra censurar a su albur los comentarios que no le convienen
    http://joseppamies.wordpress.com/2012/08/28/soluciones-a-fibriomialgia-y-fatiga-cronica/

    Y otro blog basura con el mismo tema e idéntica política de moderación:
    http://cazadebunkers.wordpress.com/2012/07/24/laura-tauste-testimonio-de-autocuracion-de-fatiga-cronica-fibromialgia-y-sensibilidad-quimica-multiple-sqm-a-traves-de-la-desobediencia-a-la-medicina-oficial-y-el-dr-angel-gracia-denunciando-el-b/
    Pido que, aunque dé reparo, se lean los comentarios al pie.

    Hay más, muchos, con ésta y otras terapias, y hasta personajes que salen en televisión y en radios promocionando su “terapia”
    Pero todo en su momento.

  3. arsierra
    24 marzo, 2014 en 10:11

    Y lo de los terpenos y el níquel están descritos en las revistas científicas…

  4. 24 marzo, 2014 en 11:01

    Creo que para no liarla (algo habitual aquí) habría que separar dos temas:

    1. Alergia a alguna sustancia (o familia de sustancias) en particular. Hay personas que pueden mostrar alergia a los terpenos o mostrar mayor sensibilidad a metales como el niquel (el cual es muy natural, por cierto), igual que hay personas alérgicas al polen, a las gambas o a los beta-lactámicos (penicilinas).

    2. Alergia a todo compuesto químico (SQM), eso es algo diferente, tal y como explica el artículo. Opino que habrá que hacer más estudios, sobre todo para entender qué ocurre a las personas que lo sufren. Hay estudios preliminares que indican que podrían tener caracter psicosomático (http://informahealthcare.com/doi/abs/10.1080/15563650701742438) y el hecho de que respondan ante agua y aire químicamente puro (sin que ellos lo supieran) sugieren que la cosa podría ir por ahí, pero no está de más confirmarlos con estudios que incluyan más pacientes que los actualmente realizados.

  5. 24 marzo, 2014 en 11:26

    arsierra :
    Y lo de los terpenos y el níquel están descritos en las revistas científicas…

    Por otro lado, parece que en algunas regiones cuyo substrato geológico y por tanto, el agua que atraviesa algunas de sus formaciones, presenta concentraciones mayores a la media del elemento Níquel, el porcentaje de afectados es mayor a la media.

    arsierra, supongo que entiendes qué quiero decir al resaltar el término.

    Estoy de acuerdo con el planteamiento de Manuel, sin dejar de manifestar la divergencia entre el título del artículo y una parte del redactado.

  6. 24 marzo, 2014 en 12:19

    Destaco esta afirmación, entre todas las demás, y expongo el porqué: es una falacia muy sutil.

    Pues no, no es ninguna falacia porque no la uso como argumento para demostrar nada, sino para mostrar el tipo de promocion que tiene la SQM.

    En definitiva, como muchas enfermedades lo fueron en su momento, hoy la SQM está en un punto de suma confusión. Ni se conoce su etiología, ni se sabe si es una afectación homogénea en sus posibles causas, ni se puede afirmar tajantemente que quien es diagnosticado de SQM presente realmente sensibilidad exacerbada a químicos.

    El problema es que la SQM lleva en un “punto de suma confusion” desde su creacion hace mas de 60 años. Cuando la “confusion” no desaparece tras tanto tiempo es para sospechar…

    Por un lado, los compuestos terpénicos presentes en algunas esencias vegetales pueden desencadenar síntomas.

    Como bien dice Manuel, una cosa son las alergias a una determinada sustancia y otra es la SQM.

    Como no me gusta criticar sin aportar, voy a enlazar a continuación varias direcciones que servirían para ilustrar la realidad de lo que Javi trata de exponer:
    la existencia de pseudocientíficos, ultraecologistas, NewAgers , entre otra fauna indeseable, que ofuscan para su provecho éste y otros asuntos de salud.

    El problema no es ese, sino que todos los promotores de la SQM son o sinverguenzas o pacientes convencidos de forma quasi-religiosa.

  7. 24 marzo, 2014 en 13:04

    “¿todos?”
    Eso no es una falacia, sino una afirmación que debería ser sustentada de forma algo más completa que con una opinión personal en un artículo, por demás, de tono indisimulablemente apasionado.
    Por cierto, y sin señalar, se escribe sinvergüenza.

  8. 24 marzo, 2014 en 14:28

    Reblogueó esto en Gorrion de Asfalto.

  9. 24 marzo, 2014 en 15:33

    Arrancaboinas :

    “¿todos?”
    Eso no es una falacia, sino una afirmación que debería ser sustentada de forma algo más completa que con una opinión personal en un artículo, por demás, de tono indisimulablemente apasionado.
    Por cierto, y sin señalar, se escribe sinvergüenza.

    Es un hecho, aunque no te guste. El hecho de que haya habido que crear toda una especialidad medica (no reconocida por cierto) para evitar las criticas del resto de la comunidad cientifica es ya una señal de alarma.

    Y gracias por el apunte ortografico, pero te lo puedes ahorrar. Se perfectamente como se escribe, simplemente lo he hecho con un teclado extranjero.

  10. 24 marzo, 2014 en 16:07

    Ah, lo siento. Como he visto el artículo original tan bien redactado, me ha sorprendido el detalle.

    De todos modos, y volviendo al tema, te diré que la frase:

    todos los promotores de la SQM son o sinverguenzas o pacientes convencidos de forma quasi-religiosa.

    si bien no puedo, en rigor, atreverme a tacharla como una opinión tuya personal, sí que puedo señalar que se trata de una extrapolación tan superlativa que es imposible que supere el más mínimo análisis crítico.

    También quiero decirte que tu tono, tachando de sinverguenzas a diestro y siniestro sin mirar a dónde salpica, resulta algo desmedido.
    No me sentiré aludido por la parte que me pudiere corresponder como “paciente quasi-religiosamente convencido” y mi adscripción implícita al grupo de seguidores de la Cienciología.
    Pero estoy seguro que de entre los aludidos, alguno puede sentirse muy gravemente ofendido por tus poco mesuradas palabras.

  11. 24 marzo, 2014 en 16:40

    También quiero decirte que tu tono, tachando de sinverguenzas a diestro y siniestro sin mirar a dónde salpica, resulta algo desmedido.

    Es que quien se aprovecha de la salud de la gente ese calificativo es el minimo que se le puede aplicar, que por cierto, has escrito mal, ¿tambien usas un teclado extranjero?

    No me sentiré aludido por la parte que me pudiere corresponder como “paciente quasi-religiosamente convencido” y mi adscripción implícita al grupo de seguidores de la Cienciología.

    Tal vez deberias dejar de ofuscarte y leer con mas detenimiento, ya que no he adscrito a nadie como “seguidor de la cienciologia”. En cuanto a lo de “paciente quasi-religiosamente convencido”, el que se pica…

  12. 24 marzo, 2014 en 17:09

    Es que quien se aprovecha de la salud de la gente ese calificativo es el minimo que se le puede aplicar, que por cierto, has escrito mal, ¿tambien usas un teclado extranjero?

    Sobre la primera parte del párrafo, nada que objetar. Estoy totalmente de acuerdo. Y no es retórica ni condescendencia. En este mismo blog he comentado al respecto tiempo atrás. Y en uno de los enlaces hay un comentario mío, que tiene ocho meses. Nada preparado, pues.
    Lo segundo, pues ya lo sabes, entiendo que tu pregunta es retórica, pero te contestaré que no, que lo he escrito así para sazonar.

    Tal vez deberias dejar de ofuscarte y leer con mas detenimiento, ya que no he adscrito a nadie como “seguidor de la cienciologia”. En cuanto a lo de “paciente quasi-religiosamente convencido”, el que se pica…

    No creo que esté ofuscado, pero volver a leer detenidamente el artículo… de momento, no, para conservar un tono sosegado, prefiero hacerlo más adelante, cuando su lectura no vaya a interferir con mi actitud.
    Por lo que recuerdo, en rigor, la comparación era lo suficientemente amplia como para interpretarla así, pero sí, es algo secundario.
    La última parte creo que sí merece una contestación más detallada, porque me atañe directamente, y procedo a ello en comentario aparte.

  13. 24 marzo, 2014 en 17:58

    Intentaré ser conciso:
    Tengo un papel, firmado por un conocido especialista, en el que se declara que padezco EM/SFC en grado II (en realidad. de acuerdo con el criterio que se utiliza, fluctúo de modo bastante irregular entre los grados II-IV, con predominio actual del primero de ellos)
    También pone que padezco SQM leve
    En honor a la utilidad de dicho papel, lo tengo enmarcado y colgado en el cuarto de baño de mi casa, un poco por encima del rollo de papel higiénico.
    Como soy muy fácil de sugestionar, en cuanto leí esas siglas me puse a buscar información , sobre todo, acerca del cuestionario, QESSI que rellené y en el que se basó mi diagnóstico.
    Aún estando bastante afectado, en lo cognitivo, en ese momento, no me pasó por alto una duda: cualquier persona con, por ejemplo, una gripe, ¿no podría dar positivo a este test?
    Como no soy médico, en realidad, mi duda persiste, tres años después. He leído que tiene un apartado de control, pero no sé cómo se evalúa.

    Aparte de eso, sigo sin tener claro que yo tenga una SQM. Puedo atribuir razonablemente mi recaída (tuve un período asintomático largo) a una causa ambiental, pero podría perfectamente clasificarla en el apartado que Manuel enumera:

    mostrar mayor sensibilidad a metales como el niquel (el cual es muy natural, por cierto)

    No he sentido nunca empeoramientos relacionables con químicos, uso jabón del más corriente, tengo un pequeño jardín (y a veces uso en él, algún insecticida o fungicida químico) arreglo las pequeñas averías de mi vehículo… siempre que puedo.

    Un poco más ampliamente, pertenecer, de modo más o menos preciso, a un grupo determinado no me obliga a aceptar automáticamente como propias todas las opiniones de sus integrantes.

    Aparentemente, con esto, doy la razón a Javi: está claro que yo no tengo SQM, está claro que, por tanto, mi cabeza funciona perfectamente, y, de paso, le da la razón respecto a que es un trastorno ficticio usado de forma dirigida por intereses.
    Pero claro, que nadie se olvide que es mi respuesta personal a la sugerencia velada que hace en su comentario previo. Que se cumpla en mí no demuestra que tenga que hacerlo con todos. No es extrapolable, vamos.
    Y también puede ser, razonablemente (algún pisicólogo me lo ha “dejado caer”) que todo sea un constructo de mi psique maltrecha, y que yo, en realidad, como buen paranoico, niegue sistemáticamente ante mí ya ante los demás la existencia de mi trastorno.
    Lo siento, no he cumplido con mi propósito de concisión.

  14. 24 marzo, 2014 en 18:08

    Arrancaboinas, si no te importa te voy a hacer una pregunta de tipo personal, y por tanto puedes hacer con ella lo que más te apetezca: ¿qué tipo de pruebas te hicieron para llegar al diagnóstico que te dieron? Si te apetece contestar bien, si no, también bien.

  15. 24 marzo, 2014 en 18:59

    No tengo ningún inconveniente, Manuel. Si no recuerdo mal, para el que he comentado antes (porque en 17 años que arrastro este problema de salud, he pasado por varias pruebas)
    fueron, aparte del cuestionario QESSI, del que ya he hablado, una prueba de esfuerzo progresivo (no superada) y un test neurocognitivo (que superé y sobrepasé en algunos ítems, pero en otros quedé bastante bajo).
    Si es necesario, puedo tratar de identificar qué test o batería de ellos era, porque no tengo el informe a la mano.

  16. 24 marzo, 2014 en 19:14

    Gracias por la respuesta. Si bien es cierto que por mi tema de investigación conozco bien los efectos tóxicos de muchas sustancias sobre los seres vivos, no soy médico, sé poco de la SQM y menos aún de las pruebas diagnósticas que llevan a ese diagnóstico (en esto Herbert podría echarno una mano). Ni siquiera sé si el diagnóstico de la SQM puede considerarse científico, por tanto estoy aprendiendo.
    1. El cuestionario QESSI es algo como esto: http://www.institutferran.org/documentos/SQM/QEESI_ES_triptico.pdf ¿no?
    2. Lo que llamas “prueba de esfuerzo progresivo”, ¿es la típica prueba de esfuerzo? Hasta donde yo sé esa prueba detecta cardiopatías.
    3. Lo del test neurocognitivo supongo que es algo semejante al de las pruebas para detectar problemas neurológicos (Parkinson, Alzheimer, problemas de concentración, etc).
    ¿Pasaste alguna prueba bioquímica?, ¿algún test de alergia a químicos? ¿una simple analítica de algún tipo? Lo digo porque muchas pruebas de hipersensibilidad o toxicidad de determinadas sustancias “cantan” muy bien en muchas pruebas. El que las pruebas se centren más en aspectos mentales que fisiológicos sugieren que buscaban algo más mental que físico. ¿Puede ser una interpretación correcta?

  17. 24 marzo, 2014 en 19:19

    El test neurocognitivo, o al menos, uno de ellos, era el Coghealth.
    También el WAIS, no sé si completo o en parte.

    Te puedo enumerar qué partes se suelen evaluar:

    atención y atención dividida
    flexibilidad cognitiva
    memorias de trabajo, inmediata, memoria de evocación, de fijación, memoria tras interferencia, memoria inmediata visual
    capacidad de integración visoespacial
    rapidez psicomotora, fluencia fonética y semántica (los peores resultados los obtuve en estos dos)
    curva de aprendizaje verbal.
    Creo que todos ellos estaban en el protocolo.

  18. 24 marzo, 2014 en 19:28

    Manuel estaba escribiendo al tiempo que tú
    ¿Me concedes un poco de tiempo para precisar y contestar mejor a tu pregunta? Desafortunadamente, sólo tengo el informe a mano, pero no las pruebas, y las he de buscar.
    Intentaré hacerlo tan pronto como pueda.

  19. 24 marzo, 2014 en 20:09

    Tengo un papel, firmado por un conocido especialista, en el que se declara que padezco EM/SFC en grado II (en realidad. de acuerdo con el criterio que se utiliza, fluctúo de modo bastante irregular entre los grados II-IV, con predominio actual del primero de ellos)
    También pone que padezco SQM leve

    Y a continuación:

    Aparte de eso, sigo sin tener claro que yo tenga una SQM.

    O sea que tienes un diagnóstico de un supuesto especialista que piensas que no es correcto, ¿y? ¿qué pretendes demostrar con eso?

  20. 24 marzo, 2014 en 20:35

    Por partes. Manuel:

    El cuestionario QESSI es algo como esto: enlace

    Es ése.

    Lo que llamas “prueba de esfuerzo progresivo”, ¿es la típica prueba de esfuerzo? Hasta donde yo sé esa prueba detecta cardiopatías.

    La que yo pasé, si no recuerdo mal, mide parámetros como el ritmo respiratorio, las pulsaciones y el consumo de oxígeno. No es corta, así que supongo, aquí ya no sé precisar más, que mide el ejercicio aeróbico. El resultado en el informe indica “detenida por fatiga generalizada”

    Los tests neurocognitivos, son los que te he enumerado antes. El Coghealt es un protocolo estandarizado, valora la capacidad de procesamiento de información. Aparte de éste, me sometí a otros, verbales, que son los que ya he enumerado, y el último de ellos, el WAIS, que recuerdo también que me pareció bastante costoso de hacer.

    ¿Pasaste alguna prueba bioquímica?, ¿algún test de alergia a químicos? ¿una simple analítica de algún tipo? Lo digo porque muchas pruebas de hipersensibilidad o toxicidad de determinadas sustancias “cantan” muy bien en muchas pruebas.

    Curiosamente… no. Tengo analíticas de varias secciones, a lo largo de varios años y, como es habitual, inexpresivas. o muy levemente. En todo caso, no justifican los síntomas.
    Pruebas de alergias, pero no enfocadas a SQM, sino a alérgenos bastante comunes.
    Todo ello previo a esta batería de pruebas.

    El que las pruebas se centren más en aspectos mentales que fisiológicos sugieren que buscaban algo más mental que físico. ¿Puede ser una interpretación correcta?

    Yo creo que más bien pretenden valorar cuantitativamente la afectación cognitiva, sin entrar directamente a buscar la causa.
    Te puedo decir que pasé también un test psicológico destinado a valorar la presencia de síntomas ansioso/depresivos, pero he pasado varios de ellos y te puedo decir que el resultado es poco homogéneo, porque valoran el estado reciente, y por supuesto, la fluctuación en la capacidad física afecta al estado de ánimo.

    Espero haberte aclarado lo que preguntabas.

  21. 24 marzo, 2014 en 20:38

    No entiendo tu duda, Javi. Contesto a tu alusión, a la de los ajos. No pretendo demostrar nada, sólo señalar que tu suposición es atrevida.
    ¿Qué es lo que no te queda claro?

  22. homeopatutia
    24 marzo, 2014 en 20:58

    Sin darle demasiada credibilidad al tema de la alergia esta, que solo he visto un caso en mi vida y fue una persona a la que se le intuian graves problemas psicológicos, pero voy a hacer de abogado del demonio y a sacar una enfermedad que hasta hace cuatro dias muchos profesionales la trataban como un problema psicológico: la endometriosis. Obviamente no es la misma enfermedad, pero hecho en falta una cosa en el texto ¿cuales son los síntomas? Porque si son asma, inflamación,sarpullido, etc. que son los típicos de las alergias, quedarnos solo con la parte psicosomática sería pecar de incautos y crear una situación terriblemente injusta como ha pasado con la citada antes. Otra cosa son la charlatanería y sindromes inventados, ahí no entro. Leeré los enlaces para conocer el tema con más profundidad que me ha quedado dudoso (como alérgico y asmático que soy de los normales, ya se que se me iría enseguida con homeopatia de Boiron, pero me gusta sufrir :P)

  23. homeopatutia
    24 marzo, 2014 en 21:00

    ¡Argh! “echo en falta”

  24. 24 marzo, 2014 en 21:25

    Arrancaboinas, muchas gracias por tu respuesta, sé que a ningún paciente le apetece exponer en público su historial clínico, algo que pertenece al ámbito privado. Herbert West quizás pueda dar una versión profesional del tema, desde mi conocimiento (que es limitado) parece que los médicos buscaban constatar el síndome de fatiga crónica e intentar encontrar alguna causa que lo motivara. No siempre es fácil, se han establecido muchas hipótesis, pero aún no sabe con seguridad las causas. ¿Tienes confianza en el equipo médico que te trató? Lo digo porque la relación médico-paciente siempre es importante, pero en patologías que se prolongan en el tiempo es fundamental. No sé como te encontrarás ahora, espero que mucho mejor que cuando te sometiste a pruebas.

    Javi, no acabo de entender lo que le quieres decir a Arrancaboinas, de verdad que no lo entiendo.

  25. 24 marzo, 2014 en 21:26

    Arrancaboinas :

    No entiendo tu duda, Javi. Contesto a tu alusión, a la de los ajos. No pretendo demostrar nada, sólo señalar que tu suposición es atrevida.
    ¿Qué es lo que no te queda claro?

    Manuel :

    Javi, no acabo de entender lo que le quieres decir a Arrancaboinas, de verdad que no lo entiendo.

    Pues la duda es que, por qué alude a un diagnóstico del que él mismo duda, para demostrar que la SQM no es una enfermedad psicosomática.

  26. 24 marzo, 2014 en 21:28

    Homeopatutia, precisamente ése ha sido el caso de una amiga mía bastante cercana: Una muchacha por demás activa y alegre, que de súbito comenzó a sufrir unas reglas incapacitantes.
    Su “diagnóstico”:
    trastorno de tipo ansioso con rasgos somatomorfos. Tardó cinco años en ser correctamente diagnosticada de endometriosis.
    La he oído, en el tiempo entre los dos diagnósticos, decir las cosas más ofensivas sobre los especialistas que la maldiagnosticaron.

    De todos modos, la SQM no se considera una alergia, sino una intolerancia, que no es exactamente lo mismo. Y lo que se postula es que actúa como una predisposición, es decir, que han de darse varios factores, no necesariamente simultáneos, para que se manifiesten signos/síntomas.

    Este planteamiento, es sin duda, discutible e investigable, pero descartarlo a priori usando argumentos irónicos como:

    “tenemos un cuerpo desarrollado para la Edad de Piedra y lo usamos en la Edad Espacial”, salpicado con términos como tecnofobia, quimiofobia,

    y sacando a colación sutiles falacias al estilo de ésta:
    si los seguidores de la Cienciología promocionan la SQM, significa que es una falsedad.
    me parece algo fuera de lugar cuando se trata de argumentar en temas de Bioquímica. No me cabe la menor duda que quienes se dedican a su investigación están muy lejos de afirmar que comprenden todas las interrelaciones de algo tan sumamente complejo.
    Me atrevo y sé que me arriesgo, a decir que es mucho más complejo que la física de partículas, pues, al fin, los límites de ésta están en el poder de resolución de los instrumentos de medida, mientras que en Bioquímica, los límites están en la capacidad de análisis de los resultados obtenidos, por la ingente cantidad de datos que hay que manejar.

  27. 24 marzo, 2014 en 21:35

    @homeopatutia:
    Sin tener ni idea de la historia de la endometriosis, el que se haya descubierto una causa orgánica para una enfermedad previamente considerada psicológica no quiere decir que cualquier enfermedad psicológica tenga una causa orgánica.

    Porque si son asma, inflamación,sarpullido, etc. que son los típicos de las alergias, quedarnos solo con la parte psicosomática sería pecar de incautos y crear una situación terriblemente injusta como ha pasado con la citada antes.

    Ese es un punto muy bueno, aunque lo he mencionado de pasada, que es el diagnóstico equivocado. Como pasó con el Síndrome del Golfo, pacientes que tienen una enfermedad real, como asma, alergia, intoxicación,etc. son diagnosticados como SQM. La definición es (en mi opinión) deliveradamente inespecífica y ambigua.

  28. 24 marzo, 2014 en 21:38

    Este planteamiento, es sin duda, discutible e investigable, pero descartarlo a priori usando argumentos irónicos como

    Es que no está descartado a priori. Los estudios de provocación resultan en que la respuesta del paciente es la misma ante el placebo que ante los productos que supuestamente son la causa. La respuesta depende de lo que el paciente espera.

    Y por supuesto, como todo en ciencia, ante nuevas pruebas, se cambian las teorías, pero hoy por hoy, decirle a un paciente que sus dolores y síntomas son porque es sensible a infinitesimales cantidades de productos inocuos es, como mínimo, irresponsable.

  29. 24 marzo, 2014 en 21:54

    ¿Tienes confianza en el equipo médico que te trató? Lo digo porque la relación médico-paciente siempre es importante, pero en patologías que se prolongan en el tiempo es fundamental.

    ¿Qué puedo decirte? en ése, no mucha, la verdad. Trascendiendo lo meramente personal de esa relación, el problema reside precisamente en todo ese ambiente confuso, en la total diferencia de enfoque entre unos y otros doctores.
    En que unos digan “Usted no tiene nada”, otros “lo suyo es una depresión” y otros “no podemos ayudarle porque no se conocen las causas”. Y por si no bastase, también hay algunos que dicen “donde dije digo, digo Diego”.

    Y no salgo a valorar a los charlatanes, los que, en rigor, deberían ser expuestos y denunciados en este artículo, según su título declara. Hablo tan sólo del entorno médico científico.

    No sé como te encontrarás ahora, espero que mucho mejor que cuando te sometiste a pruebas.

    Sí, ahora estoy mejor, pero te puedo asegurar que lo que vivo, por así decirlo, en un “entorno protegido inestable”. Protegido, no de sustancias químicas, pero dependo de terceras personas. Cosa que espero que cambie, off course, y en ello pongo mi energía.

    Gracias

  30. 24 marzo, 2014 en 22:22

    Es que no está descartado a priori. Los estudios de provocación resultan en que la respuesta del paciente es la misma ante el placebo que ante los productos que supuestamente son la causa. La respuesta depende de lo que el paciente espera.

    Existe un mecanismo denominado condicionamiento clásico, que puede perfectamente explicar la aparición de una respuesta por las expectativas del sujeto sometido a la prueba.
    Es algo que debería ser escrupulosamente neutralizado en un experimento de provocación.
    ¿Se puede demostrar que esto ha sido tenido en cuenta en los trabajos que apoyan la hipótesis de la etiología puramente psicosomática?

    Y por supuesto, como todo en ciencia, ante nuevas pruebas, se cambian las teorías, pero hoy por hoy, decirle a un paciente que sus dolores y síntomas son porque es sensible a infinitesimales cantidades de productos inocuos es, como mínimo, irresponsable.

    Te quiero señalar que no se trata de productos inocuos, ni en cantidades infinitesimales, sino de cantidades inferiores a las consideradas tóxicas en la mayoría de personas. Parece lo mismo, pero no lo es.
    Respecto a lo que es o no irresponsable, me abstengo de comentarlo. Es irrelevante para la discusión.
    Desde luego, para que cambie una teoría en ciencia, es necesario que avance la investigación y, para ello, es imprescindible basarse en los trabajos previos, analizando lo que se sabe a la luz de los nuevos conocimientos. a veces no se descubre algo nuevo, pero sí se hace patente algún factor que influía en un resultado, enmascarando su significado.
    Y por último, tal como anda el tema de los fondos a la investigación, hay que tener en cuenta que muchas ideas se quedan en la cabeza de quienes las pensaron.
    Hay mucha tela que cortar.

  31. 24 marzo, 2014 en 23:15

    Si algo tengo claro, en todo tipo de enfermedad es que el paciente merece atención, su malestar es real. En eso creo que estamos todos de acuerdo, porque si no es así el tema queda zanjado antes de empezar. Si la SQM es una enfermedad psicosomática, da igual nuestra opinión, la única que importa es la del paciente. Y lo digo porque o bien el paciente asume que está ante algo psíquico o nunca mejorará. Eso es de cajón ante cualquier problema mental. O eso o se usan placebos, y ahí es donde triunfan los vende-humo y prefiero no ir por esa senda ahora, me interesa más aprender sobre la SQM.

    También es importante que los médicos tengan claro que el SQM psicosomático (¿lo tienen?) y para ello debe haber un buen número de estudios que los avalen. ¿Los hay?, ¿hay suficientes estudios que descarten otras causas? Los indicios van por ahí pero, ¿estamos seguros de ello, con el pequeño grado de duda que todo resultado experimental siempre deja?

    Si todos los médicos estuvieran de acuerdo el siguiente paso es claro: no cruzarse de brazos y ofrecer ayuda psicológica. Si no lo están entonces habrá que seguir investigando para encontrar otra posible causa, ya que ellos son los día a día van a decidir el destino de sus pacientes.

    Hay dos puntos que también me gustaría comentar de lo dicho:

    Arrancaboinas dices: De todos modos, la SQM no se considera una alergia, sino una intolerancia, que no es exactamente lo mismo.

    No sé a qué te refieres con esta frase. Hasta donde yo sé el término “intolerancia” se aplica ante nutrientes, sustancias que se necesitan para vivir, y creo que no es el caso. Siempre he entendido que el SQM se da ante determinadas sustancias que afectan de forma negativa por debajo del umbral de toxicidad. ¿Y es una alergia? Eso se podría contestar analizando el suero de las personas o realizando pruebas de alergia, ¿se han hecho alguna de esas pruebas en afectados?

    Javi, el tema del síndrome del Golfo no sé si está bien traído. En primer lugar nadie sabe a qué cantidad de “porquerías” se vieron expuestos los soldados, tanto farmacológicas como ambientales. Y no hablo de micro-concentraciones, sino de concentraciones potencialmente tóxicas. Sin ese conocimiento (y sin estudios previos) un médico no lo tiene fácil para el diagnóstico. Es tentador escribir SQM en el mismo, pero en este caso veo más ganas de escurrir el bulto ante lo desconocido que un síndrome psicosomático de los soldados afectados.

  32. 24 marzo, 2014 en 23:28

    Javi, el tema del síndrome del Golfo no sé si está bien traído. En primer lugar nadie sabe a qué cantidad de “porquerías” se vieron expuestos los soldados, tanto farmacológicas como ambientales. Y no hablo de micro-concentraciones, sino de concentraciones potencialmente tóxicas. Sin ese conocimiento (y sin estudios previos) un médico no lo tiene fácil para el diagnóstico. Es tentador escribir SQM en el mismo, pero en este caso veo más ganas de escurrir el bulto ante lo desconocido que un síndrome psicosomático de los soldados afectados.

    Tal vez no lo he explicado claramente en la entrada. No estoy diciendo que el síndrome del Golfo sea psicosomático. Es evidente que la causa es vete a saber qué sustancia/s a las que han estado expuestos los pacientes. La mención es porque, a cuento de una enfermedad como esta, con una causa química, los promotores de la SQM se dedicaron a asociar el SG con la SQM, de forma que, por asociación, si el SG tiene como causa una exposición a productos químicos, la SQM, también.

  33. 24 marzo, 2014 en 23:32

    Existe un mecanismo denominado condicionamiento clásico, que puede perfectamente explicar la aparición de una respuesta por las expectativas del sujeto sometido a la prueba.
    Es algo que debería ser escrupulosamente neutralizado en un experimento de provocación.
    ¿Se puede demostrar que esto ha sido tenido en cuenta en los trabajos que apoyan la hipótesis de la etiología puramente psicosomática?

    Es que el condicionamiento es, precisamente, uno de los mecanismos por los que aparece una enfermedad psicosomática. Por muy condicionado que esté uno, no se enferma de sida sólo por creer que se ha infectado.

    Uno de los enlaces es un review de esos estudios de provocación. En uno de los trabajos analizados, la reacción de los pacientes al placebo fue tan fuerte que tuvieron que pararlo.

  34. 24 marzo, 2014 en 23:50

    Javi, en uno de los metaestudios que enlazas, en el abstract se lee:
    “Blinding was inadequate in most studies”
    ¿Significa eso que falla uno de los mecanismos esenciales para eliminar el sesgo interpretativo entre los investigadores? Sobre un estudio alemán se advierte de la posibilidad de que estuviera económicamente desviado. Hay más cosas que puedo matizar para continuar la discusión pero, necesito descansar, así que, con vuestro permiso.

    PS:

    Arrancaboinas dices: De todos modos, la SQM no se considera una alergia, sino una intolerancia, que no es exactamente lo mismo.

    Tienes toda la razón, lo he escrito mal.

  35. homeopatutia
    25 marzo, 2014 en 0:07

    Javi :
    @homeopatutia:
    Sin tener ni idea de la historia de la endometriosis, el que se haya descubierto una causa orgánica para una enfermedad previamente considerada psicológica no quiere decir que cualquier enfermedad psicológica tenga una causa orgánica.

    Porque si son asma, inflamación,sarpullido, etc. que son los típicos de las alergias, quedarnos solo con la parte psicosomática sería pecar de incautos y crear una situación terriblemente injusta como ha pasado con la citada antes.

    Ese es un punto muy bueno, aunque lo he mencionado de pasada, que es el diagnóstico equivocado. Como pasó con el Síndrome del Golfo, pacientes que tienen una enfermedad real, como asma, alergia, intoxicación,etc. son diagnosticados como SQM. La definición es (en mi opinión) deliveradamente inespecífica y ambigua.

    No iba por ahí el comentario (aunque bien que se os llenaba la boca cuando se habló de toxoplasmósis respecto a lo psicológico y lo orgánico). Solo comentaba que A – las alergias suelen tener signos visibles, B – Si es una alergia (y por tanto tiene signos visibles, que es lo que no me ha quedado claro y por eso me lo quiero mirar con más detalle) pero no se puede identificar el alérgeno, pues habrá que buscar en otro lado, pero no necesariamente recurrir a la enfermedad mental. Puede ser perfectamente una depresión provocada por sufrir esa alergia o la manera en que la toma el entorno que lleva a los afectados a creerse al friki este y la fobia a los químicos como forma de agarrarse a lo que sea. Si no estan los síntomas habituales pues cabrá pensar que estamos ante un sindrome artificial, y ya sabemos que los sindromes son conjuntos de sintomas y si, no cuesta nada meter todos los que se te ocurran para inventarte uno lo más generalista posible.

  36. 25 marzo, 2014 en 8:29

    Hola a todos.
    Respondo primero a Manuel:

    Arrancaboinas dices: De todos modos, la SQM no se considera una alergia, sino una intolerancia, que no es exactamente lo mismo.

    No sé a qué te refieres con esta frase. Hasta donde yo sé el término “intolerancia” se aplica ante nutrientes, sustancias que se necesitan para vivir, y creo que no es el caso. Siempre he entendido que el SQM se da ante determinadas sustancias que afectan de forma negativa por debajo del umbral de toxicidad. ¿Y es una alergia? Eso se podría contestar analizando el suero de las personas o realizando pruebas de alergia, ¿se han hecho alguna de esas pruebas en afectados?

    Las pruebas serológicas no encuentran los marcadores diagnósticos para alergias, como IgE e histaminas. No hay tampoco signos de alergia. ¿Es una intolerancia? No se trata de problemas con alimentos, por tanto, por lo que he revisado, no es una intolerancia.
    Mi conclusión, al revisar este punto, es que comparte mecanismos con las alergias, porque afecta al Sistema Inmunológico.

    Quiero ahora aportar este documento

    He encontrado este resumen que, aunque tiene varios años, (Está publicado en 2009) es, a mi entender, un documento totalmente equidistante de las hipótesis existentes. Está exento de cualquier consideración positiva o negativa hacia cualquiera de ellas, y no trata de calificar a ningún grupo implicado, ni a los investigadores, ni a los afectados.
    Al final del redactado expone también las dificultades a las que se enfrentan los enfermos y sus causas, igualmente, de manera totalmente neutral y sin señalar a nadie como responsable, directo o indirecto.

    http://www.neumologiaysalud.es/descargas/Volumen2/vol2-n1-3.pdf

  37. 25 marzo, 2014 en 8:31

    ¿Significa eso que falla uno de los mecanismos esenciales para eliminar el sesgo interpretativo entre los investigadores?

    Sí, y eso se tiene en cuenta. Y por eso, si no te paras en el abstract, puedes seguir leyendo que:
    “In those studies in which blinding was adequate, people reporting MCS were not better able to discern active compared with sham exposures over chance”

    Sobre un estudio alemán se advierte de la posibilidad de que estuviera económicamente desviado.

    Pues yo no leo en ninguna parte esa advertencia…

  38. 25 marzo, 2014 en 8:38

    Si es una alergia (y por tanto tiene signos visibles, que es lo que no me ha quedado claro y por eso me lo quiero mirar con más detalle) pero no se puede identificar el alérgeno, pues habrá que buscar en otro lado, pero no necesariamente recurrir a la enfermedad mental.

    Las diferencias entre una alergia y la SQM son varias.

    Primero, en una alergia reaccionas ante el alérgeno sepas o no que estás expuesto y no reaccionas ante un placebo aunque creas que es el alérgeno.

    Segundo, los síntomas de la alergia son específicos, una analítica suele ser clara en un alérgico. En la SQM puede salir cualquier cosa.

    Efectivamente, muchas veces hay otras patologías que están cursando alguno de los síntomas achacados a la SQM. El mal diagnóstico es otra de las causas. En uno de los enlaces del artículo se cuenta el caso de un enfermo de SQM que acabó suicidándose por el sufrimiento de la enfermedad. Resultó que lo que tenía era esquizofrenia paranoide, que no fue tratada.

  39. 25 marzo, 2014 en 8:56

    Arrancaboinas, gracias por el documento, cuando tenga un rato lo leo.
    Javi, ¿se puede determinar una esquizofrenia en una autopsia?

    Si el SQM es psicosomático entramos en un campo muy interesante. Los síntomas están ahí, no son una invención de los pacientes, ellos lo sufren, por tanto la mente es capaz de generar unos síntomas e incluso unas variaciones fisiológicas importantes. Esto puede ser empleado para lo contrario: la curación. Hay muchos médicos que afirman que el placebo no cura nada, que sólo elimina síntomas psicosomáticos, pero si la mente puede llevar a un organismo a enfermar, ¿lo puede llevar a sanar?, ¿es esa la clave del éxito de los productos sin principio activo que venden las supuestas “terapias naturales”? Las preguntas son retóricas, pero investigar sobre lo que hay tras el SQM puede ser muy beneficioso para la medicina en general.

  40. 25 marzo, 2014 en 9:03

    Hola, Javi. Voy a entrar en el terreno resbaladizo de las opiniones personales.

    ¿Son relevantes tus aportaciones al debate?

    Mi respuesta es que no.

    Tu último comentario me muestra que fluctúas, quizá de modo no intencionado, entre posturas incongruentes.

    En algún otro lugar hemos sostenido ya esta misma polémica, y en ella tu argumentación era, cito:

    Y sí, se trata de presentar papers. De que si uno afirma que la hipótesis psicosomática tiene la misma fuerza que la orgánica, presente los artículos científicos que respaldan esa afirmación. […]

    También:

    […] cuando se trata de un tema científico, la controversia tiene que ser científica.

    Estas dos afirmaciones son tuyas.

    Asímismo, ante argumentaciones mías y de otros oponentes con intención de ampliar el debate, sin restringirlo a la mayor o menor evidencia científica, sino ampliándolo al difícil status social de los enfermos, tema que a mí no me parece baladí, tu respuesta fue siempre alguna frase que, invariablemente, incluía la palabra irrelevante

    ¿No se puede aplicar ese mismo calificativo al último párrafo de tu comentario?

    El dato que aportas es anecdótico, pero si tú ahora aceptas las anécdotas como datos científicos relevantes, yo puedo proveer a la discusión unas cuantas, tanto propias como ajenas.

  41. Herbert West
    25 marzo, 2014 en 9:11

    Por alusiones 😀 (gracias por pensar en mi Manuel)

    Lamento decir que de SQM se poco, por no decir nada, aparte de su “existencia” (es decir que el nombre existe) y de que se ha tratado alguna vez en la tele (no he hecho caso de esos programas).

    Personalmente, y a falta de revisar bibliografía al respecto, me parece que no es una patología orgánica.

    Vaya por delante que soy consciente de que hay mucha variabilidad en como afecta un elemento o compuesto a distinta gente (alergias, intolerancias, errores metabólicos…), pero el SQM me parece demasiado exagerado. Pero es opinión personal.

    Prometo buscar datos de calidad y completar mi comentario.

    PD Últimamente mi actividad está bajo mínimos por temas de estudios pero haré los deberes.

  42. homeopatutia
    25 marzo, 2014 en 11:48

    Javi, ¿se puede determinar una esquizofrenia en una autopsia?

    Esa si quieres te la respondo yo. Con la autopsia puede que se detecte (si hay tratamiento químico debe haber algun tipo de desequilibrio detectable) aunque dudo que se haga, lo más fácil es preguntar a familiares y conocidos sobre la manera de comportarse del afectado, una esquizofrenia paranoide suele ser algo muy visible y no solo implica oir voces, puede ir desde sentirse observado permanentemente a desarrollar excentricidades de todo tipo.

    Tengo que decir que una “alergia a lo químico” me suena demasiado vago, teniendo en cuenta que nos pasamos todo el día rodeados de toda la tabla periódica y derivados, absorviendo a través de la piel, la comida y la respiración todo tipo de químicos no siempre amigables (la uralita de los tejados, el mercurio de los empastes, el plástico de las botellas de agua, los tintes de la ropa… ) Es como decirle a un alérgico al polen y el polvo que tiene alergía “al aire” porque reacciona cuando respira.

  43. 25 marzo, 2014 en 13:13

    Manuel, me parece una forma de plantear las cosas muy prometedora.
    Realmente, de eso se trata, de no pararse en
    “los estudios (que yo aporto) demuestran…”

    ¿Es puramente un trastorno de somatización, o hay previamente una alteración que provoca esa reactividad psicógena? ¿Lo puedo contestar yo?
    Evidentemente, no.

    Como vosotros mismos, que sois profesionales, estáis diciendo, la información que hay es escasa y contradictoria en muchos casos. Y aunque no fuera escasa, ningún científico puede estar al día de todo lo que se descubre o investiga.

    Y yo no soy científico, sólo un personajillo de mente inquieta, (no exactamente “abierta”) pero que aplica a sí mismo la misma criba que aplico a mi entorno, para intentar comprenderlo.

    ¿Se puede afirmar sin fisuras que es un trastorno psicógeno?
    Eso ya es más razonablemente dudoso. No conozco la historia de su “inventor”, como escribe tendenciosamente el autor del artículo.
    Sé que el SQM es un caballo de batalla de New Agers y demás fauna indeseable, a los que sí se puede aplicar, de pleno derecho, el calificativo de tecnofóbicos y quimiofóbicos que el autor aplica indiscriminadamente tanto a ellos, como a investigadores y enfermos (sean o no estos últimos trastornados psíquicos, que también los hay, como en cualquier grupo)

    Pero repito, lo he escrito aquí y antes que aquí en blogs de “contraperiodismo”: el que algún grupo se arrogue la representación de un “colectivo” (que ya os digo que no existe como tal, ojalá), no demuestra que todos los “representados” estemos de acuerdo con sus principios. Yo personalmente reniego de tal representación.

    Resumiendo, en el escenario actual, hay muchos actores. Unos con intereses, divergentes, otros que no conocen qué pasa y, abajo de todo, en la calle, ante la Administración y ante su propio entorno social, los enfermos, los afectados, o el eufemismo que se quiera usar, que son los que reciben los palos de todos a la vez.

    Clasificar a todos ellos bajo las etiquetas de “paranoicos, esquizofrénicos, parásitos interesados” que es lo que hace de facto el autor del artículo con su redactado, me parece un punto ruín, para qué voy a andar con eufemismos.

    Ojalá los investigadores, que los hay, que intentan aclarar qué hay detrás de la Sensibilidad Química Múltiple, o mejor escrito, qué es lo que pasa en los organismos de las personas que sufren esas alteraciones, tengan noticia de esta entrada. Creo que razonablemente, alguno podría pedir cuentas a su autor por semajante desatino.

    Y expresamente digo, saliendo al paso, que no cambia en absoluto mi opinión previa respecto al blog LCySD por no estar de acuerdo con una entrada. Más bien, sería preocupante para mí no encontrar nunca ni un solo punto con el que discrepar.

  44. 25 marzo, 2014 en 13:42

    Esto es un “soplo” de mi cuñada, que estudia psicología, sobre la esquizofrenia. Es un poco off-topic, pero como ha salido el tema…
    Resumo:
    En la esquizofrenia se pueden ver dos tipos de síntomas, positivos (como las alucinaciones, la conducta alterada) y negativos (falta de interés social, expresividad facial reducida, entre otros)
    Los últimos sugieren daños físicos en áreas específicas del cerebro (los lóbulos frontales y temporales y el diencéfalo), mientras que los primeros apuntan a alteraciones de las vías dopaminérgicas (hiperactividad), implicando a la amígdala y el núcleo accumbens, y como la dopamina está implicada en el refuerzo, esto podría explicar aquéllos.

    Se cree que podría haber una predisposición genética, pero aún de existir, no sería por sí sola un factor desencadenante.
    Se sugiere también que la exposición del feto a los anticuerpos maternos provocados por una infección vírica puede dañar a las neuronas o “confundirlas” en la etapa de migración, (lo cual sería un curioso respaldo científico a la expresión popular “tener los cables cruzados”)
    Y hay una línea de investigación que está tomando fuerza, relacionada con lo anterior, que postula que una inflamación difusa, podría ser la causa última de la esquizofrenia, así como de trastornos de tipo autista, si se presentan en una etapa temprana de la vida del individuo, y de toda una serie de síndromes inespecíficos o poco conocidos, si se manifiestan en una etapa más tardía.

    No sé si esto responde a las dudas de Manuel y homeopatutia.

  45. 25 marzo, 2014 en 14:00

    ¿Son relevantes tus aportaciones al debate?

    Mi respuesta es que no.

    Ironica afirmacion de alguien cuya unica aportacion ha sido “no me gusta”. Yo he aportado referencias, ¿y tu?

    No conozco la historia de su “inventor”, como escribe tendenciosamente el autor del artículo.

    Pues no debes ser tan de “mente inquieta” cuando en todo este tiempo no se te ha ocurrido comprobar la historia.

    Clasificar a todos ellos bajo las etiquetas de “paranoicos, esquizofrénicos, parásitos interesados” que es lo que hace de facto el autor del artículo con su redactado, me parece un punto ruín, para qué voy a andar con eufemismos.

    Deberias calmarte un poco y recordar como se lee un texto. En ninguna parte califico a todos los implicados como “paranoicos” o “esquizofrenicos”. Ya que sacas el tema, aqui:
    http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/12455937
    tienes un estudio sobre ello.

  46. 25 marzo, 2014 en 14:05

    Javi, ¿se puede determinar una esquizofrenia en una autopsia?

    No se como se determino la esquizofrenia, pero el Estado de Nueva York tuvo que pagar casi un millon de dolares de la epoca por la mala praxis del medico. Puede que ya tuviera algun diagnostivo previo.

  47. 25 marzo, 2014 en 14:49

    Deberias calmarte un poco y recordar como se lee un texto.

    Y tú deberías:
    1- aprender a redactar un texto para que no parezca un panfleto, y de forma que sea congruente lo que se expone en su título con el contenido.
    Te puedo enseñar, en mi blog hay alguno que te puede orientar.

    Darme consejos que no estén claramente fuera de lugar, porque no necesito calmarme, estoy tratando de discutir de forma sosegada y asertiva.

    Tal como lo escribes, se parece bastante a los consejos retóricos de los Hiluminaos que de tanto en tanto aparecen con proclamas ad hoc, en este blog y en La Mentira está ahí afuera, donde también he tenido el placer de participar comentando.
    ¿No serás tú uno de ellos, hábilmente camuflado?

    ¿Tratamos del contenido o nos vamos por peteneras?

  48. 25 marzo, 2014 en 15:44

    A ver qué te parece éste:

    http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/8921554

    Ya he revisado que entre los autores no hubiera nigún guru camuflado.

  49. 25 marzo, 2014 en 15:49

    También he pedido que me traduzcan el abstract del famoso metaestudio de Das-Munshi, (mi inglés es muy precario) y he encontrado una frase que, la verdad, matiza mucho la validez de los estudios que incluye:

    “Blinding was inadequate in most studies”

  50. 25 marzo, 2014 en 16:17

    Y sigo: la traducción automática de Google, ligeramente corregida por mí, dice lo siguiente cuando entro en el abstract del paper que enlazas:

    Esta investigación confirma los hallazgos previos de que la morbilidad psiquiátrica es alta en los pacientes que acuden a centros especializados en medicina ambiental. La categoría de diagnóstico principal son los trastornos somatomorfos, y no hay razón (¿esto se argumenta con resultados en el estudio? ) para creer que ciertos pacientes ‘medioambientales’ o MCS forman un subgrupo especial de los trastornos somatomorfos. En la mayoría de los casos, los síntomas pueden ser explicados por condiciones psiquiátricas y médicas bien definidas (¿algo sobre la minoría que queda fuera?) distintas de MCS, que necesitan un tratamiento específico. Nuevos estudios deberían centrarse en las pruebas de provocación con el fin de encontrar criterios positivos para MCS y en los enfoques terapéuticos que tienen en cuenta los aspectos psiquiátricos ..

    Aparte de las dudas que he señalado, quizá una ligera dirección hacia una expectativa previa sí que se puede entrever en la conclusión.
    Tampoco demuestra que la causa de los síntomas sea psicógena, sino que la muestra presenta síntomas atribuíbles a trastornos psicógenos. Pueden razonablemente ser debidos a la intensa perturbación vital que sufre un paciente con supuesta SQM, como también puede presentar síntomas somáticos un SFC o cualquier persona mal diagnosticada (endometriosis, recientemente, y en tiempos no tan lejanos, esclerosis múltiple, que es muy mimética con trastornos psiquiátricos).
    Te puedo aportar que aún no hace muchos años, se confundían SFC y FM con depresión, hasta que alguien puso de manifiesto que eran entidades distintas, y que, en todo caso, las depresiones asociadas a ambos síndromes no eran primarias, sino reactivas, y por eso son refractarias a los antidepresivos.

    Como veo que la fecha de publicación es anterior a la del metaestudio de Das-Munshi, cabe la posibilidad que se trate de uno de los estudios incorrectamente cegados a los que alude aquél.
    ¿Es así?

  51. 25 marzo, 2014 en 18:00

    (¿Se habra enviado el anterior?)

    Solo dire una cosa, arrancaboinas, javi. ¿Que diantres hacemos los tres reunidos otra vez? Pronto nos encontraran en el bar peleando de nuevo.

    Un saludo

  52. 25 marzo, 2014 en 19:58

    Darme consejos que no estén claramente fuera de lugar, porque no necesito calmarme, estoy tratando de discutir de forma sosegada y asertiva.

    Pues lo disimulas muy bien XD

    Arrancaboinas :

    A ver qué te parece éste:

    http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/8921554

    Ya he revisado que entre los autores no hubiera nigún guru camuflado.

    A lo mejor deberías empezar por mirar la fecha. Usar un artículo de 1996 para refutar un review de 10 años después es, cuando menos, paradójico.

    Y sobre que no hay ningún gurú camuflado, eso demuestra lo poco escrupuloso que eres. Mira lo que se encuentra en 5 minutos:
    http://www.irisbell.com/AboutUs.htm
    “Iris Bell, MD, PhD, is a psychiatrist, university professor, and has been a researcher in areas related to complementary and alternative medicine for 30 years.”
    Mal empezamos.
    “She is also nationally certified in biofeedback, a fellow of the American College of Nutrition, and a licensed physician in homeopathy/alternative medicine in Arizona.”

    Yo diría que me estás dando la razón…

    Arrancaboinas :

    También he pedido que me traduzcan el abstract del famoso metaestudio de Das-Munshi, (mi inglés es muy precario) y he encontrado una frase que, la verdad, matiza mucho la validez de los estudios que incluye:

    “Blinding was inadequate in most studies”

    ¿Tú lees lo que te escriben? Eso ya está contestado en mi comentario #37.

    y no hay razón (¿esto se argumenta con resultados en el estudio? ) para creer que ciertos pacientes ‘medioambientales’ o MCS forman un subgrupo especial de los trastornos somatomorfos.

    Sí, se hace.

    Tampoco demuestra que la causa de los síntomas sea psicógena, sino que la muestra presenta síntomas atribuíbles a trastornos psicógenos.

    A ver, si la reacción de los pacientes ante el estímulo y el placebo es la misma y sólo depende de la creencia de éste, sí, la causa es psicosomática.

    Te puedo aportar que aún no hace muchos años, se confundían SFC y FM con depresión, hasta que alguien puso de manifiesto que eran entidades distintas, y que, en todo caso, las depresiones asociadas a ambos síndromes no eran primarias, sino reactivas, y por eso son refractarias a los antidepresivos.

    Resalto lo de “no hace muchos años”. La SQM lleva promocionada más de 60 años y sus inventores no han tenido más remedio que sacarse de la manga una rama propia de la medicina, igual que los homeópatas, los acupuntores, quiroprácticos, etc.

  53. 25 marzo, 2014 en 21:35

    Tienes razón, había pasado por alto el comentario #37, pero ya he dicho que mi inglés dista mucho de ser académico.
    Pero tú no me has entendido tampoco, cuando me contestas a esto:

    Tampoco demuestra que la causa de los síntomas sea psicógena, sino que la muestra presenta síntomas atribuíbles a trastornos psicógenos.

    con esto:

    A ver, si la reacción de los pacientes ante el estímulo y el placebo es la misma y sólo depende de la creencia de éste, sí, la causa es psicosomática.

    Te lo explico con algo más de detalle, porque entiendo que la idea es compleja y no evidente a primera ojeada:

    Se han encontrado relaciones entre las espectativas de los pacientes y los resultados de la prueba, no entre el efecto esperable por las naturaleza de las sustancias y los resultados.
    De acuerdo, los dos lo tenemos claro que es así.
    Pero no se dice nada sobre el proceso que ha establecido esa respuesta aprendida. Yo pongo en duda que el cegamiento, aún en los casos en que se afirma que ha sido correcto, lo haya podido ser realmente.
    Una respuesta aprendida mediante la vía del condicionamiento clásico puede producirse por una variedad de estímulos, asociados al proceso de su aprendizaje, es decir, la simple información al paciente de que va a ser sometido a la prueba puede activar la respuesta o predisponerle a ella.
    Ese mecanismo explica también la conducta de evitación.
    También es cierto que existe el mecanismo de extinción, pero ante un estímulo aversivo de gran intensidad este mecanismo puede ser poco eficaz. En todo caso, es necesario que se presente al sujeto el estímulo condicionante (el olor) sin ser seguido del estímulo condicionado (el supuesto agente químico, en este caso) durante un tiempo hasta su extinción.
    Y resalto, que restringir en este caso sólo el olor a los estímulos condicionantes, puede ser un planteamiento demasiado restrictivo.

    Pero lo anterior, sigue sin ser demostración irrefutable de que los pacientes tengan una predisposición psicopática previa al trastorno, que es lo que intentas demostrar con tu artículo, aunque su título induzca a creer otra cosa.

    Te recuerdo, por si lo has olvidado, o no lo sabías, que el mecanismo del aprendizaje está presente, también en personas sanas, y en otros muchos organismos dotados de un Sistema Nervioso complejo.

    Y sí, se me ha colado un gorrino mal capao entre los autores del estudio, pero eso le ha pasado hasta a alguna revista de alto prestigio en alguna ocasión, aunque pocas, y yo no tengo comité de revisión. Ya sé que es una manera poco adecuada de justificación, me aplico el parche para ser más escrupuloso en lo sucesivo, pero igualmente, no creo que sea lo más adecuado apoyarse sólo en los estudios pasados, hay que prestar atención también a las nuevas vías de investigación. Es la forma en la que el conocimiento avanza.

  54. 25 marzo, 2014 en 22:22

    Perdonad el off-topic, no hace falta que publiquéis el comentario:

    Hace tres días que lo han subido, y ayer mismo recibí aviso de Vimeo que el vídeo de mi canal, donde denuncio la estafa de neo.sx, era borrado por “incitación al odio”

    A estos perlas ya los echaron del CEPAJ “La Pollina” de Fuenlabrada, no hace más de tres meses.
    No sé si la entrevista en La Ser es real

  55. Darío
    25 marzo, 2014 en 23:08

    Hasta que se ocuparon de estos pacientes psiquiátricos :mrgreen:

  56. 26 marzo, 2014 en 0:27

    Se han encontrado relaciones entre las espectativas de los pacientes y los resultados de la prueba, no entre el efecto esperable por las naturaleza de las sustancias y los resultados.
    De acuerdo, los dos lo tenemos claro que es así.
    Pero no se dice nada sobre el proceso que ha establecido esa respuesta aprendida. Yo pongo en duda que el cegamiento, aún en los casos en que se afirma que ha sido correcto, lo haya podido ser realmente.

    No, precisamente lo que se encuentra no es una “respuesta aprendida”. La “respuesta aprendida” sería detectar un olor y experimentar síntomas. Lo que se ha encontrado es que sin olor que detectar, la respuesta del paciente es al azar. No hay “aprendizaje”.

    Y lo de poner en duda el cegamiento, pues qué quieres que te diga. Un prejuicio como una catedral, ya que ni te has leído el artículo ni tienes nivel para entenderlo, así que no sabes en qué se basa.

    Y sí, se me ha colado un gorrino mal capao entre los autores del estudio

    El problema es que el gorrino es el primer autor… y el resto de gorrinos están igual de mal capaos. Tienen una bonita colección de artículos sobre homeopatía y similares.

    y yo no tengo comité de revisión

    Ni yo. Lo que tengo es sentido crítico y 5 minutos de Google.

    o creo que sea lo más adecuado apoyarse sólo en los estudios pasados, hay que prestar atención también a las nuevas vías de investigación.

    Típica falacia cuando las pruebas no te apoyan, el recurso a la bola de cristal. Como no creo que seas adivino, me temo que sólo podrás argumentar sobre lo que está publicado, no sobre lo que se va a publicar. Además, la revisión de Das Munshi es de 2006. El estudio alemán de 2008. No estamos hablando de prehistoria.

  57. 26 marzo, 2014 en 11:41

    ¿Qué ha pasado con mi último comentario?

  58. 26 marzo, 2014 en 11:45

    ¿Qué ha pasado con mi último comentario?

    Ni idea. Lo lamento, WordPress nos está jugando malas pasadas. Vuelve a enviarlo, por favor.

  59. 26 marzo, 2014 en 11:46

    A ver, no lo he copiado, así que lo tendré que rescatar de mi memoria.

  60. 26 marzo, 2014 en 11:58

    Vaya contrariedad.
    No tengo la memoria eidética de Sheldon Cooper, y sólo recuerdo una parte de lo que escribí.
    Redactándolo de nuevo, corre el riesgo de quedar algo descontextualizado.
    ¿No está en la carpeta spam? No incluía ningún término malsonante, así que dudo que haya actuado algún filtro.

  61. 26 marzo, 2014 en 12:22

    Lo siento, pero el comentario no aparece en ninguna carpeta.

  62. 26 marzo, 2014 en 13:17

    Gracias, Manuel.
    Realmente, tampoco es demasiado importante. Ya hemos caído ambos en el señalamiento mutuo, con lo cual, el posible debate queda viciado en forma.
    Mis puntos de vista están expuestos a lo largo de los comentarios previos, y sólo voy a aportar dos más.
    Repito, son mis puntos de vista

    El artículo está inescrupulosamente redactado. Aunque aparentemente trata de denunciar, según su título, a los vividores que se aprovechan de los enfermos, en realidad lo que señala, es que éstos están psicológicamente perturbados.
    Saliendo al paso de la previsible respuesta, no estoy en contra de que se trate clínicamente una alteración psiquiátrica (dejaré el término psicológico de lado, en adelante) con las herramientas terapéuticas al caso.
    Estoy en desacuerdo con lo que considero que es un planteamiento terapéutico limitado e ineficaz.
    En los años que lleva practicándose, no ha sido capaz de reportar ninguna mejoría entre las personas a las que va dirigida. Y no hablo de mejorías personales, sino globales, teniendo en cuenta el conjunto de enfermos.
    Lo único que ha conseguido con eficacia es sumir al conjunto de enfermos de SQM y, de rebote, a los aquejados de SFC y FM en un estado de dejadez asistencial, de rechazo social e institucional.
    Cosa que no ocurre, o quizá de forma mucho menos acusada, con los enfermos aquejados de enfermedades psiquiátricas tan graves e incapacitantes y socialmente gravosas como pueden ser la esquizofrenia paranoide y algunas de las englobadas bajo el concepto “espectro autista”.

    El artículo no sigue de ninguna manera la línea previa de esta sección del blog.
    A diferencia de los artículos que denuncian a los promotores de terapias “alternativas”, y que por tanto se dirigen a la parte “activa”, éste pone el acento, aunque sea de forma subrepticia (véase el punto anterior), en los enfermos, o sea, en la parte “pasiva”.
    Recuerdo que hay una diferencia fundamental entre usar una terapia para una enfermedad y sufrir una enfermedad: lo primero es (razonablemente) una decisión voluntaria.

    Nada más que añadir. No volveré para rebatir ningún argumento que señale a mi capacidad intelectual o supuesto interés dirigido en el tema que se trata.
    Más que nada porque, a estas alturas, está demostrado que cae por su propio peso.

  63. 26 marzo, 2014 en 17:07

    @arrancaboinas:
    El argumento que usas es falaz (y no te lo tomes como un insulto). El que la medicina no sea capaz actualmente de tratar a los pacientes de SQM no valida cualquier otra alternativa. ¿Que las herramientas psiquiatricas disponibles estan lejos de ser satisfactorias? Si, por desgracia todavia queda mucho que aprender, pero el mismo argumento que usas para la SQM lo podrias usar para negar enfermedades mentales para las que, al menos hasta hace muy poco, la psiquiatria tenia pocas soluciones.

    Pero eso no hace que cualquier “meseocurre” tenga validez. Y declarar que alguien es sensible a todos los productos quimicos artificiales es un “meseocurre” como una catedral, pergueñado por un charlatan con titulo. Y fomentar la ocurrencia de una intolerancia quimica general es una irresponsabilidad que no hace mas que perjudicar a los pacientes, que se centran en ello, en lugar de buscar solucion donde realmente puede haberla. Toda esta campaña lo unico que tiene como resultado es que personas con problemas psicologicos nieguen tenerlos, se nieguen a seguir un tratamiento psicologico y sus problemas queden sin tratar, haciendo que empeoren.

  64. 26 marzo, 2014 en 18:40

    Pues anda, que sostener que todos los productos químicos son inocuos, tampoco es moco de pavo. qué va. A ver si lo documento, que luego se me trata de falaz con asaz ligereza:

    Aquí está: #28

  65. 26 marzo, 2014 en 20:19

    Pues anda, que sostener que todos los productos químicos son inocuos, tampoco es moco de pavo. qué va.

    ¿Ves como no sabes leer? Te doy mil euros si me dices en qué lugar afirmo que todos los productos químicos son inocuos.

  66. 26 marzo, 2014 en 21:03

    Yo también sé hacerme el chulo cuando sé que no me voy a ver obligado a cumplir.

  67. 26 marzo, 2014 en 21:04

    Te has resbalao, prenda. No deberías abusar del scotch. Al menos, entre semana…

  68. 26 marzo, 2014 en 21:09

    Y por supuesto, como todo en ciencia, ante nuevas pruebas, se cambian las teorías, pero hoy por hoy, decirle a un paciente que sus dolores y síntomas son porque es sensible a infinitesimales cantidades de productos inocuos es, como mínimo, irresponsable.

    ¿Te analizo la frase yo, o te atreves tú mismo con la tarea, Profesor Lumbrera?
    Por mil aurelios, ya sabes, soy catalán… me bebo el charco
    😀

  69. 26 marzo, 2014 en 21:16

    Jolín, y eso que le enlazo el comentario y todo, para que lo lea.
    No sé si cambiarme ya la boina por un gorrito en punta con estrellitas recortadas de papel albal, para ir haciendo ambiente magufo…
    ¿Para qué compañía trabaja usted? ¿DuPont, Dow Chemical, Monsanto… Lejía Conejo?

  70. 26 marzo, 2014 en 22:40

    ¿Te analizo la frase yo, o te atreves tú mismo con la tarea, Profesor Lumbrera?

    Analiza. Venga, deberes para casa. Encuentra las diferencias de significado entre:
    * “sus dolores y síntomas son porque es sensible a infinitesimales cantidades de productos inocuos”
    y
    * “todos los productos químicos son inocuos.”

    Venga, si lo haces bien, tendrás postre XD

  71. 26 marzo, 2014 en 23:21

    Bien, veo que en el campo de la medicina nuclear, no es necesario un nivel demasiado elevado de gramática española.
    Bien, acepto el postre.
    Yo pongo la carne.
    ¿Te gusta entera o en lonchas?

    😀

  72. 26 marzo, 2014 en 23:27

    Vuelvo mañana, dulzura. No me eches de menos.

  73. 27 marzo, 2014 en 6:12

    Buenos días, Javi. ¿Te has dado cuenta ya del error? ¿De tu error?
    Es que me da un poco de reparo dejar en evidencia a una eminencia internacionalmente reconocida, con trabajos publicados. Al fin y al cabo, sólo soy un profano.
    Pero no renuncio al dinero, ¿eh?
    Me van a venir muy bien los 1000 aurelios, ya lo creo.

  74. Darío
    27 marzo, 2014 en 7:00

    No cabe duda de que aquí saben divertirse :mrgreen:

  75. 27 marzo, 2014 en 8:17

    Claro, Darío. Entre electroshock y electrosock va bien un poco de distracción.
    En realidad, es parte de la terapia psicológica.
    Concretamente, es un ejercicio para mantener en buen estado funcional los lóbulos frontal y temporal.
    El problema es que activa excesivamente la amígdala, pero se está investigando actualmente al respecto.
    La línea más prometedora investiga la posibilidad de anular sus interconexiones con el resto del encéfalo, mediante lesiones excitotóxicas selectivas.

  76. 27 marzo, 2014 en 9:23

    Darío :

    No cabe duda de que aquí saben divertirse :mrgreen:

    En realidad, en contra de su voluntad, arrancaboinas no hace mas que darme la razon y que los pacientes de SQM, una vez convencidos, son los mayores promotores de la supercheria en la que han caido. Puedes ver la misma actitud en los pacientes de homeopatia, el MMS, quiropractica, etc.

    Como decia Benjamin Franklin, “no hay mayores mentirosos que los charlatanes, excepto sus pacientes”.

  77. 27 marzo, 2014 en 9:27

    Arrancaboinas :

    Buenos días, Javi. ¿Te has dado cuenta ya del error? ¿De tu error?
    Es que me da un poco de reparo dejar en evidencia a una eminencia internacionalmente reconocida, con trabajos publicados. Al fin y al cabo, sólo soy un profano.
    Pero no renuncio al dinero, ¿eh?
    Me van a venir muy bien los 1000 aurelios, ya lo creo.

    Vaya hombre, yo que pensaba que podia hablar a nivel de secundaria y voy a tener que bajar a primaria. Venga, vale, empecemos niños.

    En la frase “sus dolores y síntomas son porque es sensible a infinitesimales cantidades de productos inocuos”, ¿que productos son los inocuos?

    Y en la frase “todos los productos químicos son inocuos”, ¿que productos son los inocuos?

  78. 27 marzo, 2014 en 9:54

    Amigo mío, cada uno es libre de presumir y dárselas de lo que quiera. Lo que pasa es que a veces, llega el momento de demostrarlo.
    Yo puedo presumir de saber redactar un texto de manera que no haya ningún resquicio a la duda o malinterpretación. Y no es tu caso.
    En alusiones sarcásticas, estamos a buen nivel los dos, ya se ve.

    Si se trata de faltar al respeto, aunque sea indirectamente, no me quedaré atrás:

    Como decia Benjamin Franklin, “no hay mayores mentirosos que los charlatanes, excepto sus pacientes”

    Como digo yo mismo, “no hace falta vestirse con los colores del Arco Iris para ser un fanático, manipulador y tendencioso”

    Y a

    Y tú, ¿puedes citar algún aporte propio?

    Dicho esto, Javi, tómate en serio el asunto, si quieres.

    Yo me siento inclinado a seguir en la línea del recochineo, aunque soy consciente que todo aburre, y alguien ya empieza a dar muestras de ello.

  79. 27 marzo, 2014 en 9:57

    Arregladme los tags, por favor. El último párrafo, el que empieza por “Y tú”, no es una cita, y sobra el primer “Y a”
    Gracias

  80. 27 marzo, 2014 en 10:26

    Javi me tacha de mentiroso, e implícitamente, según el contexto, de estar sugestionado por los charlatanes que promocionan la SQM para su provecho.

    Parece que no quiere leer bien:

    Nunca he tenido intención de mostrar mis intervenciones en otras polémicas, pero creo que ha llegado el momento de hacerlo:
    En primer lugar, con fecha 23-08-2013:

    [editado, enlace a página magufa]

    A partir de aquí, se armó una buena trifulca con todo tipo de descalificaciones, llegando por los oponentes a la publicación de mis datos personales, descontextualizados.

    Tengo muchas más aportaciones, más serenas, al debate sobre SSC en general, muchas de ellas borradas por administradores de blogs, al estilo del que enlacé en #2, pero no quiero inundar el hilo con ellas.

    [editado, enlace a página magufa]

  81. homeopatutia
    27 marzo, 2014 en 16:58

    Tanto sarcasmo y comentario de machito ha dejado a la discusión sin constructividad alguna dede hace rato. Una pena.

  82. 27 marzo, 2014 en 17:52

    @homeopatutia,

    Pues sí, al final se ha desvirtuado la cosa, y pido perdón a los lectores por la parte que me corresponde.

  83. 28 marzo, 2014 en 11:55

    Si me es posible conectar hoy, yo también querría tener oportunidad de disculparme.

  84. 31 marzo, 2014 en 14:08

    Felicidades por el post; es magnífico! Hablando de científicos que se van “transformando” y por si alguno no conoce la historia,el Dr. Lefebure sufrió un cambió parecido, siempre con trasfondo económico como punto en común. Es curioso cómo cuando uno indaga, encuentra ciertas conexiones entre historias totalmente diferentes…
    Un saludo y felicidades por vuestra plataforma, seguid dando caña!

    http://elreflejoenlaventana.wordpress.com/2014/03/30/alteraciones-magufas-de-fosfeno-a-fosfenismo-o-el-yoga-cientifico-mejorado/

  85. 31 marzo, 2014 en 14:10

    y ya está meneado!!

  86. 31 marzo, 2014 en 17:37

    @1vin, vaya historia. Está claro que no por haber estudiado algo la ética viene dada.

  87. Txema M.
    15 abril, 2014 en 3:57

    La respuesta depende de lo que el paciente espera.
    blockquote>
    Madre de dios, ¿qué cientificidad tiene un estudio que no respeta el sistema de doble ciego?

  88. 15 abril, 2014 en 9:00

    Madre de dios, ¿qué cientificidad tiene un estudio que no respeta el sistema de doble ciego?

    No es un estudio, es una revision que incluye estudios con doble ciego.

  89. 15 abril, 2014 en 16:17

    Txema M. :
    La respuesta depende de lo que el paciente espera.
    blockquote>
    Madre de dios, ¿qué cientificidad tiene un estudio que no respeta el sistema de doble ciego?

    El problema de fondo es que hacer un estudio doble ciego con sustancias que pueden en principio, percibirse por el olor, es algo complicado. Se han hecho estudios enmascarando las sustancias, pero claro, si se acepta que existe respuesta atribuible al condicionamiento pavloviano, es muy difícil eliminar esta variable de los estudios.

  90. 15 abril, 2014 en 23:35

    @arrancaboinas, existen métodos para evitar el olor, no sólo enmascaramiento. Y el resultado es el que es. Si el paciente cree que la sustancia está presente, hay síntomas, si no, no. Y el que la sustancia esté realmente presente o no, no influye.

  91. 24 abril, 2014 en 22:47

    Es una lástima permitir ensuciar un blog, en general tan útil y centrado, con esta entrada.
    He pensado varias veces pedir disculpas por haber usado un exceso de mordaz sarcasmo en mis intervenciones, pero es que ya lo había usado anteriormente aquí y el La Mentira Está Ahí Afuera contra todo tipo de manipuladores, en otros artículos; me cuesta mucho trabajo hacerlo ante la recalcitrante tozudez del autor.
    Por respeto al blog y al resto de sus autores me ha abstenido hasta hoy de enlazar esta entrada, ni la de Wikipedia en redes sociales para dar conocimiento de estas dos infames patrañas.
    Pero creo que el objetivo del blog es informar.
    Con este convencimiento, hoy he enlazado al blog de un investigador los dos artículos.
    No tiene nada de ambientalista.
    Desconozco si se sentirá interesado, eso ya queda a su criterio.

    Por cierto, XXX, me debe usted 500€.
    Le informaré en lugar visible mediante un análisis de la frase aludida.
    No voy a reclamarle la cantidad, me parecería absurdo, máxime teniendo en cuenta que su ofrecimiento fue una fanfarronada. Pero aunque sea de forma simbólica, no me quiero quedar sin demostrarle su, sin duda, en este caso, involuntario error.

  92. 25 abril, 2014 en 9:49

    ¿Que te debo que? ¿Tienes algo real que aportar o te paso ya el telefono de un psiquiatra de confianza?

  93. Anónimo
    9 febrero, 2015 en 14:56

    Yo tengo sensibilidad quimica y no es un problema mental sino fisico tangible ,nuestro cuerpo reacciona a sustancias quimicotoxicas de una forma anormal porque nuestro cuerpo a perdido la proteccion natural que todo cuerpo adquiere despues de los 6 o7

  94. 9 febrero, 2015 en 23:43

    @anónimo, tengas o no tengas sensibilidad química, lo que dices no tiene sentido. No existe ninguna “protección natural” que se adquiera a una edad determinada ni los pacientes de sensibilidad química reaccionan a ningún producto químico si ellos no saben que ese producto se encuentra ahí. O incluso reaccionan si piensan que existe un elemento químico, aunque sea mentira.

  1. No trackbacks yet.
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: