Inicio > Actualidad, Científicamente incorrecto > La demencial globalización alimentaria

La demencial globalización alimentaria

27 junio, 2014

1 economia globalizacion neoliberalismoEn este mundo cada vez más conectado es habitual encontrar en el mercado de nuestro barrio productos frescos producidos no sólo en nuestro país, sino muchas veces provenientes del otro extremo del mundo. Pero ¿somos conscientes de lo que ello implica?

Para darse una idea de esta derrochadora globalización, la revista National Geographic ha realizado un pequeño estudio analizando la procedencia de frutas y hortalizas que se pueden comprar en los mercados y tiendas de la ciudad de Nueva York. Se seleccionaron 60 productos frescos de la tierra como albaricoques, setas varias, aceitunas, granadas, uvas, plátanos, limones, berenjenas, piñas o kiwis, habituales en la dieta de cualquier ciudadano del mundo desarrollado. Y el resultado, que se resume en la siguiente figura es cuando menos sorprendente y digno de reflexión.

1 mapamundi trasiego de manjares

Así aunque casi la mitad de los productos (28) provenían de los propios EEUU, los más próximos a la ciudad de Nueva York fueron dos tipos de setas cultivadas en Pensilvania que sólo viajaron poco más de 200 km. En cambio, otra especie de seta recolectada en el estado de Washington y las granadas o las uvas californianas viajaron más de 4.000 km hasta llegar al mercado neoyorkino. Estos productos fueron transportados principalmente en camión pero algunos de ellos como los limones o naranjas de California lo hicieron en avión. Además, la papaya de Hawái tuvo que ser transportada en barco cruzando el canal de Panamá en un viaje de más de 8.500 km que consumió más de una semana.

Pero por supuesto, la mayoría de los productos importados del extranjero hicieron viajes mucho más largos, como los 11.900 km de las setas de cardo chinas, los 14.200 km de los kiwis y albaricoques neozelandeses y los más de 14.400 km del viaje en barco casi épico de las piñas sudafricanas. Pero el producto que se lleva la palma en cuanto a distancia y despilfarro son las exóticas pitayas (a mí no me pregunten que son, por eso les dejo el link de la Wikipedia) recolectadas en Vietnam y que fueron transportadas en avión durante la friolera de 14.435 km.

Al final, la distancia total recorrida por los 60 productos fue de unos increíbles 360.000 km, algo así como repetir el viaje de Phileas Fogg unas nueve veces, con una media recorrida por producto de 6.000 km.

Teniendo en cuenta que 21 de los productos fueron transportados por avión en rutas que oscilaron entre los 4.000 y los 14.435 Km y a la vista de la siguiente gráfica en donde se representa la distancia recorrida por una tonelada de carga por kWh consumido de energía en los diferentes medios de transporte de mercancías

1 consumo transporte mercancias por medio de transporte

 

es fácil entender el inmenso derroche energético que representa transportar por avión en rutas de miles de km alimentos, simplemente para que podamos consumir durante todo el año esa fruta, verdura u hortaliza que tanto nos gusta.

Entradas relacionadas:

* Economía de mercado y sociedad de mercado

* El derroche energético más contaminante y absurdo

* El reto de la globalización

* Riqueza y pobreza extremas en un mundo cada vez más injusto y desigual

* Un poco de cordura económica

 

Videos relacionados:

 


  1. 27 junio, 2014 en 16:12

    Estoy viviendo en el norte de Italia, relativamente cerca de una zona famosa por sus uvas (y vinos 😉 ), manzanas y peras llamada Valtellina/Sondrio… pero claro, esas cosas se dan en períodos muy restringidos del año y la gente las quiere todo el tiempo. Como en Italia es obligatorio que se muestre claramente el origen de frutas y verduras (las normales, las de «agricultura biológica» no siempre dicen de dónde vienen… pero mejor no entro en el tema de lo «biológico» que se me cruzan las neuronas) es fácil ver de dónde vienen las cosas durante el resto del año: uvas de Chile, Perú y África, manzanas y peras de Argentina, cítricos que pueden venir de Israel o de la Argentina… que algunas cosas hacen 15000 kilómetros como si nada.

    Saludos,
    Ricardo

  2. 27 junio, 2014 en 17:15

    elpinguinotolkiano

    Sí, desgraciadamente este fenómeno es global. España que es otro productor agrícola importante también tiene todo el año diversos tipos de frutas que vienen del hemisferio Sur. E imagino que en temporada exportaremos miles de toneladas de frutas a Argentina, Chile o Australia.

  3. Blueoriol
    27 junio, 2014 en 20:11

    ¿Que porcentage de una fruta es agua?

  4. Ever Flores
    28 junio, 2014 en 3:01

    Me gustaría saber cómo hacen para que no se degraden. Ja.

  5. 28 junio, 2014 en 10:58

    1 frutaagua

  6. Blueoriol
    28 junio, 2014 en 15:49

    Resulta un desperdicio gastar tanto combustible en transportar esencialmente agua.
    Se comprende si hablamos de una región que por su clima no puede tener producto fresco o muy poco pero no es así en la mayoria de los casos.

  7. 28 junio, 2014 en 16:01

    Resulta un desperdicio gastar tanto combustible en transportar esencialmente agua.

    Eso se lo deberías decir a todas las compañías aéreas, ya que nosotros somos más de un 70% de agua 🙂

  8. homeopatutia
    28 junio, 2014 en 18:13

    Y todo esto sin entrar en las condiciones en que se producen esos alimentos o de donde sale el dinero que usamos para comprarlos, que ahí ya es para ponerse a llorar. Hay opciones como los productos de kilometro cero y una mejor planificación de la producción alimentaria que nunca se van a implentar porque van en contra del liberalismo capitalista, así que esto va para largo, hasta que se vaya definitivamente a freir esparragos en forma de guerras del hambre cuando suban demasiado los combustibles y haya que echar mano de lo que se tiene más cerca.

  9. EmilioG
    28 junio, 2014 en 19:30

    Curioso que no se valore el enorme derroche de energía que significa cada segundola radiación solar.Esperemos que ningún acaparador aprenda como quedarse ese valor que no circule.

    🙂 Como dice el Eclesiastés: Vanidad de vanidades, todo vanidad.

  10. Blueoriol
    29 junio, 2014 en 15:18

    “Eso se lo deberías decir a todas las compañías aéreas, ya que nosotros somos más de un 70% de agua :-)”

    Propuse deshidratar a los pasajeros, pero no les pareció bien la idea (a los pasajeros, Ryanair acepto la propuesta entusiasmado).

  11. 29 junio, 2014 en 19:28

    Blueoriol

    No lo digas muy alto, que Michael O´Leary es capaz de cualquier cosa.

  12. Pepitoria
    13 octubre, 2014 en 20:46

    Lo más extraño de todo es que frecuentemente el producto que ha tenido que recorrer medio mundo, por ejemplo desde China, está más barato en la tienda que el que procede de campos a 5 km. Y la razón no es que el producto de China tenga realmente mejor relación calidad/precio sino que el precio del producto local se ha multiplicado por 10 en ese “trayecto” de 5 km.

  1. No trackbacks yet.
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: