Inicio > Actualidad, Medicina > La cada vez más difusa línea entre la medicina científica y la estafa pseudomédica

La cada vez más difusa línea entre la medicina científica y la estafa pseudomédica

7 julio, 2014

reiki-definitionHabitualmente se tiene la idea de que en materia sanitaria existen dos visiones claramente delimitadas y en muchos casos enfrentadas y antagónicas: de una parte la llamada medicina alopática o científica frente a la heterogénea mezcolanza de medicinas alternativo-holísticas. Pero muy desgraciadamente esta frontera parece ser cada vez más difusa.

Y aunque ya por habitual no sorprende que desde los más diversos colectivos o estamentos (médicos, universitarios, farmacéuticos o incluso gubernativos tanto en España como en otros países) se preste apoyo y cobertura a diversas pseudomedicinas como la homeopatía, la acupuntura o las flores de Bach por poner sólo algunos de los ejemplos más relevantes, métodos que oscilan entre la simple estafa sin consecuencias sanitarias graves y la más pura negligencia criminal con incluso resultado de muerte, hasta ahora parecía suficientemente claro que cuando un enfermo ingresaba en un verdadero hospital, se encontraba desde ese momento a salvo de estos nuevos chamanes del siglo XXI (pero que muchas veces siguen utilizando “tratamientos” indiferenciables de los conjuros recetados en la más remota e ignorante antigüedad, pero eso sí recubiertos de palabrería pseudocientífica para adornar convenientemente la estafa), y que por tanto sería atendido estricta y adecuadamente por verdaderos profesionales sanitarios, conocedores de la eficacia y de los efectos secundarios de los diferentes tratamientos en uso que hayan sido validados científicamente. Pues bien, esto parece que no es así en uno de los más prestigiosos hospitales estadounidenses, la “Cleveland Clinic”.

Este hospital que cuenta además con sedes en Florida, Abu Dhabi y Canadá, clasificado como el cuarto mejor hospital de los EEUU según el ranking del “U.S. News & World Report” y que durante cerca de dos décadas ha obtenido la primera posición de su programa de atención cardiaca, presenta unas estadísticas formidables puesto que trata a más de cinco millones de pacientes al año en sus consultas externas y admite más de 150.000 hospitalizaciones anuales de personas provenientes de todos los EEUU y de alrededor de 100 naciones diferentes, enfermos atendidos por sus más de 3.200 médicos de plantilla y cerca de 1.800 médicos internos y residentes. Además, tiene en activo programas de investigación por valor de unos 200 millones de euros anuales, que para hacerse una idea es aproximadamente un tercio del presupuesto total del CSIC, principal organismo investigador español. En resumen, todo un gigante en la vanguardia médica tal y como lo atestiguan los numerosos avances científico-médicos realizados en sus dependencias durante décadas.

Por todo ello resulta de lo más sorprendente y sobre todo incoherente que este prestigioso hospital tenga a su vez un “Centro de Medicina Integrativa” con un claro y marcado carácter pseudomédico, cuando no anticientífico.

Así por ejemplo se ofrecen tratamientos de acupuntura que como la misma web del hospital define:

La acupuntura se basa en la creencia de que una energía llamada Ki circula por todo nuestro cuerpo, desde la parte superior de la cabeza hasta las plantas de nuestros pies. Cuando experimentamos buena salud, esta energía fluye sin obstáculos a lo largo de las vías en el cuerpo llamados meridianos. Se cree que cada meridiano está conectado a un órgano específico y, cuando el flujo de energía es interrumpido por una enfermedad o una lesión, aparecen las dolencias. La acupuntura entonces es usada para equilibrar el flujo de Ki y de estimular la capacidad natural del cuerpo para curarse.

Como pueden observar todo un ejemplo de rigor científico-técnico adaptado a la más avanzada estrategia médica. Y no se sorprendan, que estos “tratamientos médicos” son

Uno de los servicios más utilizados entre los ofrecidos por el Centro de Medicina Integral de la Clínica Cleveland, siendo el más eficaz cuando se usa en tratamientos regulares y frecuentes.

Por lo que esta “terapia” puede ser usada para el tratamiento de las más diversas enfermedades y dolencias como

Dolor crónico: migrañas, dolor de cuello y espalda, tendinitis, ciática, síndrome del túnel carpiano, fibromialgia y artritis reumatoide. Trastornos digestivos: síndrome del intestino irritable, colitis, gastritis y estreñimiento. Desordenes urinarios y trastornos de la reproducción: calambres menstruales, períodos irregulares o pesados, infertilidad y síntomas de la menopausia. Trastornos psicológicos y emocionales: depresión, ansiedad, estrés e insomnio. Tratamiento de los síntomas de las reacciones adversas a la quimioterapia y la radiación, incluyendo fatiga, dolor generalizado, sequedad de boca, neuropatía periférica, náuseas y vómitos. Alergias estacionales. Presión arterial alta. Adicciones a la nicotina, el alcohol y las drogas. Sobrepeso o la obesidad, cuando se combina con dieta y ejercicio

Por favor que alguien me explique cómo se cura la infertilidad clavando agujitas en los centros del Ki de la planta del pie o de la oreja.

Y por supuesto, como en cualquier servicio médico alternativo que se precie no podía faltar la milenaria y sabia Medicina Tradicional China, sobre todo en su variante herbal.

Y también entre estos avanzados “tratamientos” no podía dejar de estar presente otra de las ”medicinas” holísticas de mayor aceptación mundial, el famoso Reiki que como bien nos explica este centro médico:

El Reiki es una forma de “manipulación” [referida a las manos], una sanación natural que utiliza la energía de la fuerza de la vida universal. El término proviene de las palabras japonesas “rei”, que se traduce en universal y “ki”, que significa energía vital o fuerza vital que fluye a través de todos los seres vivos. Esta suave energía es ilimitada en abundancia y se cree que es una forma espiritual de la energía.

Entonces, al ser ilimitada ya tenemos resuelto para siempre el problema energético mundial. Y además se nos informa que el Reiki

No está ligado a ninguna religión o nacionalidad específica.

Vamos, que con él se puede estafar a todo hijo de vecino o ciudadano del mundo indiferentemente de donde viva y sobre todo, y esto es muy importante, independientemente de que tipo de superstición practique el pobre incauto, no vaya a ser que alguien diga que es budista o satánico y entonces la Clínica Cleveland no pueda reacondicionarle adecuadamente el Ki y entonces no pueda cobrarle los respectivos (y supongo que nada baratos) emolumentos por tan sofisticada técnica médica.

Pero si hasta ahora no nos hemos convencido de las ventajas de esta potente medicina, no se preocupen que en la misma web del hospital nos informan adecuadamente para eliminar cualquier duda médica sobre el tema:

El practicante de Reiki es el conducto entre el usuario y la fuente de la energía de la fuerza universal de la vida. La energía fluye a través del campo de energía del practicante y por medio de sus manos hacia ti.

Pero eso sí, sólo a través de sus poderosas y mágicas manos. Además

La energía no viene del practicante, sino que llega al practicante desde la fuente universal.

Por lo que el practicante es un conductor energético vivo sin necesidad alguna de cables, baterías y otras anticuadas formas de transporte y almacenamiento energéticos. Tampoco hay

… pérdida de energía en la persona que da el tratamiento.

Por lo que a tomar vientos los principios fundamentales de la termodinámica y ya de paso de toda la física conocida, pero ¿qué importa si con ello se aumenta la factura médica del incauto paciente? Por supuesto, la prueba de que todo esto es real y no un simple timo de feriante manipulando el efecto placebo es que

Usted puede experimentar la energía en forma de sensaciones tales como el calor, hormigueo, o descargas cuando el practicante ponga sus manos en su cuerpo, o puede sentir estas sensaciones como se mueven a través de su cuerpo a otros lugares. Esta es la energía que fluye en usted.

Ahora bien, como siempre pueden aparecer por la clínica escépticos, racionalistas y otros tipos raros poco dados a la autosugestión (que la clientela de este hospital es numerosa, muchos de ellos con alto nivel económico y proveniente de todo el mundo), pues para evitar posibles demandas judiciales, que estos son los EEUU y no hay porqué terminar pagando millones de dólares en juicios que únicamente perjudicarían la bien merecida reputación de este centro médico, pues también se informa a los pacientes que van a ser tratados con Reiki que

Algunas personas pueden no percibir ningún cambio en absoluto. La mayoría de la gente se siente muy relajada y tranquila. Muchos clientes incluso se duermen mientras reciben el tratamiento de Reiki.

Nos ha fastidiado, ¿qué se va a sentir porque un farsante te toquetee el cuerpo mientras te alinea la fuerza cósmica al estilo de los caballeros Yedi? Por lo que si usted no siente nada, pues duérmase que será lo ideal para todos, sobre todo para la cuenta de resultados de la institución y también para la armonía y la paz tanto física como espiritual del gerente y del equipo jurídico del hospital, puesto que un juicio por estafa médica puede alterar mucho la tensión arterial de estos profesionales y de ahí al infarto hay un paso.

¿Y para que se usa el Reiki en este hospital? Pues si con la acupuntura la Clínica Cleveland estuvo moderada, concentrándose básicamente en dolencias de naturaleza psicosomática (salvo casos como el de la infertilidad), con esta poderosísima técnica cósmica se sienten seguros y abandonan cualquier tipo de racionalidad médica, puesto que afirman que el

Reiki no es específico para ningún tipo particular de enfermedades o condición. Debido a que trabaja sobre el yo completo (mente, cuerpo y emociones) y como es la energía y fuerza universales de la vida, puede tener éxito en todos los tipos de sanación física, emocional, mental y espiritual, en función de las necesidades.

Y mientras tanto los pobres (y por lo que se ve ignorantes) cirujanos, oncólogos, especialistas de digestivo, neumólogos, inmunólogos, ginecólogos y ese largo etcétera de más de 2.000 profesionales altamente cualificados que están en plantilla del hospital, y lo que es peor, en el departamento de al lado o en las plantas superior o inferior de donde se ubique el Centro de Medicina Integrativa trabajando sin enterarse de nada, muy probablemente porque están tan embebidos en sus complejas pero atrasadas técnica médicas, que no han podido asistir a uno de los seminarios internos del departamento de Medicina Integrativa, en donde hubieran sido cumplidamente informados de las maravillosas aplicaciones del Reiki en sus respectivas especialidades, puesto que ¡asombrense! con el Reiki, el Centro de Medicina Integrativa de la Clínica Cleveland está tratando enfermedades como:

Todos los tipos de cáncer, problemas de fertilidad, enfermedad de Parkinson, enfermedades psicológicas, fibromialgia, pacientes pre- y post-operatorios, dolor crónico, problemas digestivos y las enfermedades relacionadas con el estrés.

Así que como se entere de todo esto el gerente, vende la bomba de cobalto del servicio de radioterapia y despide a todos los oncólogos del hospital por derrochar el dinero de la institución en carísimos equipos médicos superfluos, que no sirven para nada frente a un poderoso chamán capaz de alinear únicamente con la ayuda de sus propias manos (menudo ahorro, nada de gasto, por lo que el monto total del tratamiento son todo beneficios) la infinita fuerza cósmica del Universo. Y ya cuando se encuentre la forma de transmitir esa energía inagotable a la corriente eléctrica normal, pues menudo ahorro en la factura de la luz, pensará el extasiado gerente del hospital.

Entonces en resumen, si tienen la desgracia de ser diagnosticados de cualquier tipo de cáncer, sobre todo uno de esos tan agresivos y que tienen el peor pronóstico, no pierdan el tiempo, cojan inmediatamente un avión con destino a la Clínica Cleveland, pero mejor a su sede de Florida por eso del clima y la calidad de vida, y pidan el procedimiento oncológico completo alternativo, que curar lo mismo no cura nada pero ¿y lo bien que sienta como tratamiento un masajeo con la fuerza cósmica mientras se degusta un daiquiri helado en lugar de esas desagradables sesiones de radio o quimioterapia?

 

Entradas relacionadas:

* ¿Es realmente efectivo el Reiki?

* Biomagnetismo: ¿Los charlatanes no son peligrosos?

* Casualidad frente a causalidad o el porqué las supercherías pseudomédicas parecen funcionar

* Células madre al estilo tejano: la cultura del cowboy

* Homeopatía universitaria en pleno año 2014

* La curación del SIDA mediante técnicas orientales

* Las sorprendentes propiedades curativas de la Sal del Himalaya ¿o no?

* Los estudiantes de medicina de España en contra de las pseudomedicinas

* Michael Specter hablando sobre el peligro del pensamiento anticientífico

* Superstición y pseudomedicinas en las bases de datos científicas (I): Homeopatía y “medicina” Ayurveda

* Telómeros ¿medicina genómica o simple pseudomedicina?

* Un poco de humor pseudomédico

* Yo también quiero “algo” que lo cure “todo”


  1. 7 julio, 2014 en 17:50

    ¿Y el psicoanálisis?, ¿qué valor curativo tiene?, ¿ha sanado alguna vez a alguna persona? Y sin embargo ha enfermado realmente a miles. Y sin embargo, ahí sigue, como los popes-chamanes invocando a los espíritus a que regresen, ahí siguen las cátedras, ahí siguen los cientos de miles de profesionales con las carteras bien repletas

  2. 7 julio, 2014 en 18:17

    ¿Qué conclusión hay que sacar de tus disparates?

    ¿Te preguntaste porque tan prestigiosa clínica se dedica a estas cosas?

    ¿Será porque no encuentra en la supuesta medicina científica respuesta a los padecimientos de muchas personas?

    Si le pueden dar una pastillita o un antibiótico o un desinflamante y curar a las personas, ¿porqué complicarse la vida con cosas raras?

    Soy una persona agradecida a los beneficios que traen los desarrollos que trae la medicina de la escuela dominante, y los he utilizado y utilizó cuando lo creo conveniente.

    No conozco el Reiki, así que no opino sobre el, pero si conozco algo de acupuntura porque la utilizaron sobre mi y funcionó, por lo menos para calmarme dolores, en una intervención de osteopatía sobre mis vertebras cervicales, que dio muy buen resultado sobre mi ; Y que los traumatólogos querían operarme de no se que cosa.

    También por un ser querido, una niña con diagnostico de sordera que la querían operar de los oídos y fue corregida por el mismo osteópata, trabajando sobre las vertebras (muy doloroso es esto), pero sin hacerla sufrir, simplemente con las agujas clavadas en su cuello y por supuesto curada. en solo dos sesiones

    Aunque después de la primera ya escuchaba muy bien, creo que la segunda fue un robo, no era necesaria y era muy caro.

    Te cuento que en realidad se llama medicina tibetana.

    No te voy a explicar la Homeopatía, de la que se mucho y practico, porque sería perder el tiempo con un necio como vos.

    Simplemente pensá lo siguiente ; nadie utilizaría esas extrañas medicinas en el mundo civilizado y tecnológico, si encontrara respuestas a sus problemas de salud en clínicas, hospitales y remedios ¨científicos¨.

    ♣ Rubén Ardosain ♣

  3. 7 julio, 2014 en 18:43

    Rubenardosai

    “¿Qué conclusión hay que sacar de tus disparates?”

    Mal empezamos, parece que no has entendido nada. El disparate es pensar que una energía misteriosa del universo (inventada por un japonés) fluye por tu cuerpo y que un chamán te cura alienándote la fuerza vital.

    “¿Te preguntaste porque tan prestigiosa clínica se dedica a estas cosas?”

    Pues para sacar dinero.

    “¿Será porque no encuentra en la supuesta medicina científica respuesta a los padecimientos de muchas personas?”

    Claro, por eso ha despedido a los cerca de 4000 médicos de plantilla.

    “Si le pueden dar una pastillita o un antibiótico o un desinflamante y curar a las personas, ¿porqué complicarse la vida con cosas raras?”

    Pues eso mismo pienso yo, ¿para qué complicarse con meridianos corporales inexistentes, energía abstrusas y demás engañabobos?

    “No conozco el Reiki, así que no opino sobre el, pero si conozco algo de acupuntura porque la utilizaron sobre mi y funcionó, por lo menos para calmarme dolores, en una intervención de osteopatía sobre mis vertebras cervicales, que dio muy buen resultado sobre mi ; Y que los traumatólogos querían operarme de no se que cosa.”

    Ya apareció el “pues a mí me funcionó” ¿Tu sabes que yo tengo un remedio infalible (bueno sólo le funciona a algunos elegidos) para curar el cáncer? Adorar al Gran Espagueti Volador, si un número de personas enfermas de cáncer suficientes (por ejemplo un par de millones) rezaran con ahinco a nuestro indiscutible señor del Multiverso, ten por seguro que alguno vendría por esta web a darme la razón. Así que por favor antes de seguir soltando disparates estudia un poco de estadística y ya de paso lo que es el efecto placebo: http://diario-de-un-ateo.blogspot.com/2012/12/el-increible-y-poderoso-efecto-placebo.html

    “También por un ser querido, una niña con diagnostico de sordera que la querían operar de los oídos y fue corregida por el mismo osteópata, trabajando sobre las vertebras (muy doloroso es esto), pero sin hacerla sufrir, simplemente con las agujas clavadas en su cuello y por supuesto curada. en solo dos sesiones”.

    Lo mismo que antes aprende la diferencia entre CASUAlidad y CAUSAlidad: http://diario-de-un-ateo.blogspot.com/2012/10/porque-la-supersticion-funciona-o-como.html

    “Aunque después de la primera ya escuchaba muy bien, creo que la segunda fue un robo, no era necesaria y era muy caro. Te cuento que en realidad se llama medicina tibetana.”

    Claro será por eso que los tibetanos se morían a los 30-40 años antes de la llegada de la medicina científica: http://spanish.peopledaily.com.cn/31614/7436429.html
    Es lo que tienen todas las medicinas tradicionales que curaban poc y menos.

    “No te voy a explicar la Homeopatía, de la que se mucho y practico, porque sería perder el tiempo con un necio como vos.”

    Ya llegamos a los insultos, aquí el único necio que hay eres tú por creerte cuentos de magia potagia. La pena es que no se te impida el uso de la medicina alopática. Ya veríamos cuanto durabas a la primera de cambio tus diluciones y chamanes tibetanos.

    “Simplemente pensá lo siguiente ; nadie utilizaría esas extrañas medicinas en el mundo civilizado y tecnológico, si encontrara respuestas a sus problemas de salud en clínicas, hospitales y remedios ¨científicos¨.”

    Pues por lo mismo que las usas tú, por una incomprensible mezcla de ignorancia y estúpida credulidad.

  4. Ever Flores
    7 julio, 2014 en 19:12

    La razón, para todos los magufos, esotéricos y pseudomédicos, por la que nos oponemos a esto, es porque no juegan bajo las mismas reglas.

    ¿Saben ellos lo que tiene que hacer un mortal fármaco drena energía para llegar a su boca? ¿Saben lo que tiene que cumplir una vacuna? ¿Saben los estudios que se le hacen a un antibiótico? No, porque lo que ellos defienden no lo hace.

    Siempre digo esto: si la homeopatía quiere ser considerada medicina, que pase lo que cualquier otro medicamento tiene que pasar.

    Nunca vi ningún estudio de doble ciego respecto a esta pseudomedicina y tampoco con la acupuntura, el reiki o las pulseras mágicas.

    Un “a mí me funciona” no es razón para vender agua a precio de oro.

    Gran entrada, ateo.

  5. 7 julio, 2014 en 19:17

    La ciencia es en nuestra época una herramienta de los gobiernos. Sus “teorias” son obtenidas por metodos que nunca alcanzan el 100% de factibilidad, es un metodo, humano de conocimiento pero no es “LA VERDAD”. Pensar eso demuestra un amplio desconocimiento. Puedes leer a Feyerabend quien lo explica muy bien. Eso por un lado, por el otro todos los productos humanos son obtenidos de la naturaleza y el universo. Los remedios no son mas que extractos de plantas con agregados artificiales en torno a los cuales se ha creado un mercado nefasto que solo reproduce enfermedades para mantener las ventas.
    El reiki no es un invento de un ” japones” Usui solo encauzo la energia de los simbolos budistas que invocan a la energia universal.
    Te dejo una pregunta ¿ De donde sale la energia que hace que tu puedas levantar un brazo?
    ¿De donde surgio tu vida?
    ¿Y la de las plantas y los animales?
    De donde sale la energia que da vida a todo?
    Puedes decir que los atomos son energia, pues bien, de donde sale esa energia y porque existe? La ciencia contemporanea occidental es una creacion de esta epoca para responder a nuestras preguntas , pero no da respuesta a hechos como estos porque es solo una forma de interpretar la realidad, pero no es la única. Las corrientes milenarias humanas tienen más información y conocimiento que la ciencia occidental que solo existe como tal hace 400 años. Es muy poco, para creer que lo que predica es la verdad. El reiki es un aenergia maravillosa que seguramente no querras probar, pero ese sería un buen experimento, que lo pruebes antes de hablar de algo que no conoces, eso no seria científico ( no es que cientifico signifique tampoco algo verdadero).

  6. 7 julio, 2014 en 19:46

    Marimar1073, si yo te digo que he probado el Reiki y que no me ha servido de nada, ¿qué me contestas?

    PD: Dices que tenemos un profundo desconocimiento. Desde el mismo, ¿quien puede asegurar que alguien pueda encauzar la supuesta “energia de los simbolos budistas que invocan a la energia universal”?.

  7. 7 julio, 2014 en 19:59

    marimar1073

    La ciencia en un método de conocimiento que nos permite diferenciar la realidad y los hechos de la ilusión y los deseos, medicina alopática de pseudomedicinas en el caso que nos ocupa.

    ” Los remedios no son mas que extractos de plantas con agregados artificiales en torno a los cuales se ha creado un mercado nefasto que solo reproduce enfermedades para mantener las ventas.”

    Te equivocas completamente ya que se te olvida que lo más importante para que algo se considere un medicamento, es que haya pruebas reales en forma de ensayos de doble ciego que muestren su eficacia. Si no estamos hablando otra vez de deseos.

    “El reiki no es un invento de un ” japones” Usui solo encauzo la energia de los simbolos budistas que invocan a la energia universal.”

    Bueno esta frase la dejo para la posteridad, porque lo de la relación de los símbolos budistas con la energía universal (por cierto, ¿te refieres al electromagnetismo o a la fuerza nuclear?) es directamente antológico.

    “Te dejo una pregunta ¿ De donde sale la energia que hace que tu puedas levantar un brazo? ¿De donde surgio tu vida? ¿Y la de las plantas y los animales? De donde sale la energia que da vida a todo?”

    Por favor, estudia un poco de física y de biología, que parece que buena falta te hace.

    “La ciencia contemporanea occidental es una creacion de esta epoca para responder a nuestras preguntas , pero no da respuesta a hechos como estos porque es solo una forma de interpretar la realidad, pero no es la única.”

    Claro que sí, los virus, las bacterias y el resto de los patógenos, junto con el cáncer son sólo creaciones occidentales sin ninguna relación con la realidad. Hay muchas verdades ahí fuera como decía Fox Mulder, lo que pasa es que la mayoría de ellas acaban matándote.

    “Las corrientes milenarias humanas tienen más información y conocimiento que la ciencia occidental que solo existe como tal hace 400 años.”

    A ver, que la gente lleve milenios alineándose los chacras o invocando al gran espíritu de la praderas para curarse una infección bacteriana no hace efectivas a estas “terapias”.

    ” El reiki es un aenergia maravillosa que seguramente no querras probar, pero ese sería un buen experimento, que lo pruebes antes de hablar de algo que no conoces, eso no seria científico ( no es que cientifico signifique tampoco algo verdadero).”

    Pero ¿cómo la pruebo? ¿ me tumbo, me relajo y me duermo y cuando el estafador de turno me diga que tengo los meridianos recargados le pago 50 ó 100 maravillosos euros?

    Y ya finalmente, por favor pasa el corrector del Word antes de enviar tus pensamientos, que no cuesta nada y evita que escribas como si no hubieras ido al colegio, aunque por tus comentarios al menos las clases de física o de biología te sirvieron de poco.

  8. 7 julio, 2014 en 20:43

    @marimar
    La alusión en tu comentario a la historia del conocimiento la encuentro muy razonable, pero por desgracia, dejas de lado el rigor cuando analizas qué es y para qué sirve la ciencia.
    Por supuesto, en la historia de la humanidad, es reciente, pero como todo lo que ha hecho el hombre, bueno o malo, no es más que el mismo progreso que ha seguido en otros campos: la música, la escultura, el lenguaje, también han ido evolucionando, a diferentes ritmos.
    La ciencia y sus hallazgos son el estado actual de nuestro humano interés por desentrañar el porqué de lo que nos rodea;
    no es una creación, como tú dices, sino un estado de un proceso continuo, que es algo distinto; y claro que está limitada, porque no es lo mismo interpretar lo que se puede medir directamente con nuestros sentidos,(lo que se hizo prácticamente hasta su despertar) que usar métodos a veces bastante sofisticados.
    Claro que para eso, para validar, hay ayudas indirectas: correlacionar datos hallados con diferentes métodos, repetir los experimentos, discutir sobre lo que es controvertido… pero siempre usando las mismas reglas que se tienen por válidas; no vale incluír parámetros no mensurables para invalidar el método.
    Ah, sí, eso no quita que, como todo instrumento, esté sometido a control, tienes mucha razón; pero es que eso no es contemporáneo de la ciencia, ese control dirigido de lo que se demuestra útil existe, al parecer, desde que empezó a haber organización social.

  9. Rata de Cloaca
    8 julio, 2014 en 0:01

    ““Las corrientes milenarias humanas tienen más información y conocimiento que la ciencia occidental que solo existe como tal hace 400 años.”

    “A ver, que la gente lleve milenios alineándose los chacras o invocando al gran espíritu de la praderas para curarse una infección bacteriana no hace efectivas a estas “terapias”.”

    Es curioso que estas medicinas milenarias tienen mucha información y conocimiento, pero, como dice Ateo, poca efectividad. Veo que antes la gente se moría de enfermedades y epidemias, y ahora tal vez también (ver el Ebola a día de hoy), pero en mucha menor medida. Pocos mueren hoy de viruela (de esta en realidad nadie, desde que las malvadísimas vacunas la sacaron del juego), de peste bubónica o de muchas otras. Y esto no se lo debemos a las milenarias corrientes humanas, como tampoco el que yo esté escribiendo esto y lo pueda leer alguien a centenares de kilometros en cuestión de segundos.

  10. 8 julio, 2014 en 1:23

    Te ha servido pero aun no lo sabes. Y yo
    te puedo asegurar que le energía se encausa.

  11. Lucien
    8 julio, 2014 en 1:35

    Con cuánta felicidad se le vende al sano hombre occidental chuminadas campestres, como dicen en mi tierra. La gente que hace 1000 años moría a los 40 años porque la única medicina que tenían eran infusiones y invocadoes de energías tontas habría matado por un vulgar medicamento, una vacuna o siquiera penicilina… y ahora que lo tenemos todos los paletos corren a buscar agua mágica y energías que les alineen las neuras que tienen en desbandada… vergüenza de humanidad.

  12. 8 julio, 2014 en 6:46

    Marimar, ¿qué clase de respuesta es esa?

    Te ha servido pero aun no lo sabes.

    Pierdo el dinero, sigo igual, y encima me dices que me ha servido. ¿De qué vas?

    Y yo te puedo asegurar que le energía se encausa.

    Ah, claro, lo debo creer porque tú lo aseguras. Ese es el argumento. Luego protestarás si te criticamos. En fin, no vale la pena perder el tiempo con alguien que argumenta como tú.

  13. 8 julio, 2014 en 8:55

    Los casos de rubenardosai y marimar1073 son muestras palpables de la disonancia cognitiva que ha alcanzado gran parte de nuestra especie. Ya que cuando por primera vez en la historia de la Humanidad tenemos herramientas claras y fiables para poder decidir sobre una de las facetas más importantes de nuestras vidas (la salud) resulta que estos individuos se aferran a ilusiones indiferenciables de los tratamientos chamánicos, los mismos que por ignorancia mataron a tantos y tantos de nuestros antepasados. Y encima desprecian o descalifican a esa misma medicina científica que ha permitido a millones de personas, pero sobre todo a ellos llegar con vida (y lo que es más importante, con una envidiable salud comparado con épocas no tan lejanas) a una edad en la que poder hacer ignorante proselitismo (utilizando otra de las múltiples herramientas que nos ha dado el conocimiento científico como es internet) de la primera paparrucha que se le ocurra al avispado timador de turno. Totalmente descorazonador.

  14. 8 julio, 2014 en 9:53
  15. Abraham
    8 julio, 2014 en 10:52

    A mí me ha gustado la frase “metodos que nunca alcanzan el 100% de factibilidad, es un metodo, humano de conocimiento pero no es “LA VERDAD”.” porque es cierta, pero a la vez no justifica nada.
    A ver, tenemos dos maneras de hacer las cosas:
    1. Nos ponemos todos de acuerdo en cuál es LA VERDAD y de ahí no nos mueve nadie, o
    2. Reconocemos que no tenemos ni puta idea, y nos conformamos con aproximarnos a LA REALIDAD.

    Con el primer método, resulta que cada cual tiene su propia verdad, y que la única manera de ponerse de acuerdo es imponerla, mediante el adoctrinamiento o la fuerza. Y para colmo, muchas verdades, si no todas, acaban tropezando con la realidad.
    Con el segundo método nunca estamos seguros del todo, aunque cuando se alcanza un resultado, tenemos confianza en que se aproxima mucho a la realidad. O más bien que dichos resultados son universales, valen para cualquier persona en cualquier parte. Es un poco la creencia de que nadie es tan especial que unos resultados sólo le puedan salir a él. Es negar al mago y al enviado divino. Es que no haya un pueblo elegido.

    El problema es que una de las necesidades básicas del ser humano es saber qué suelo pisa para sentirse seguro. El conocimiento parcial da miedo, porque entre las rendijas puede esconderse un monstruo. El niño que no tiene miedo del mundo es porque cree que lo conoce todo. Cuando reconoces que no lo sabes todo, el mundo se tambalea, y muchas personas no consiguen vivir sobre un suelo que se mueve, así que prefieren cerrar los ojos e imaginar que todo está como siempre, como se lo contaron de niño. O comprar una fe, una guía que te explique cómo es el mundo de VERDAD.

    Pero mientras que unas creencias han ido bien para explicar una parte de la realidad y poder vivir con tranquilidad en ella, su problema es que son muy estáticas, y para mejorar la explicación tienes que cambiar una creencia por otra (cambiar al espíritu del viento por el dios del Olimpo, o al crucificado por el gordito bonachón). Mientras que la ciencia, que al principio explicaba bien pocas cosas, ha ido evolucionando y cada vez explica mejor (nunca del todo) más cosas.

    Mi miedo a lo desconocido me hace desconfiar más de las religiones que de la ciencia, porque, así que veo que cada una dice conocer LA VERDAD verdadera, y que hay tantas verdades donde escoger, cada una contradiciendo a la anterior, que por lo menos todas menos una tienen que estar equivocadas, si es que no están equivocadas todas. Y como no tengo manera de contrastarlas bien, si elijo una creencia al azar, tengo muchísimas probabilidades de estar creyendo en algo equivocado. En cambio, si me decido por el conocimiento imperfecto de la realidad que da la ciencia estoy aceptando vivir sobre un suelo movedizo y con muchos huecos, pero al menos todos pisamos el mismo suelo, y cada año los huecos son un poquito más pequeños y más profundos.

  16. 8 julio, 2014 en 11:11

    jajaja, ¡a ver quién puede contra las creencias mágicas!, ¡a ver si alguien que haya experimentado el efecto placebo no lo achaca a propiedades maravillosas o milagrosas! Al fin y al cabo nos pueden hacer creer que pasa un buey volando, sólo hace falta que lo diga alguien con autoridad en la materia o alguien en quien confiemos. ¡ah, estupidez humana!, pero la ciencia no se libra, o ¿alguien se acuerda que la mitad de los laboratorios del mundo declararon haber hallado la fusión fría?

  17. Eduard
    8 julio, 2014 en 13:15

    Existe una diferencia fundamental entre ciencia y pseudociencia, ya que la primera se autocorrige ante la aparición de conocimientos erróneos o falsos, mientras que la segunda incorpora las nuevas aportaciones sin cuestionamiento alguno.
    El caso de la “fusión fría” es un claro ejemplo del sistema de garantías de la ciencia. Quienes pretenden utilizarlo como demostración de los “errores” de la ciencia (y poner a esta en igualdad con la pseudociencia) solo demuestran su desconocimiento, su incultura. El equipo que anunció el supuesto descubrimiento, se precipitó en su publicación, partiendo de una investigación insuficiente y cuestionable. Y pagaron muy caro sus errores. Precisamente, gracias a la ciencia, pues fueron sus propios colegas los que expusieron los errores e inconsistencias de su investigación. Probablemente se toparon con algo, pero el exceso de prisa en dar resultados y publicar les llevo al desastre. Hoy, un grupo minoritario sigue investigando sobre el tema, aunque no se denomina “fusión fría” sino “reacciones nucleares de baja energía” o “reacciones nucleares asistidas químicamente”. Por supuesto, aprendida la lección, es muy poco probable que se publique nada sobre el tema hasta no tener los resultados bien atados.
    Por el contrario, en pseudociencia, la aparición de un supuesto nuevo conocimiento o técnica, es saludada y aplaudida por el resto de participantes de esta charanga. ¿Quién se atrevería a cuestionar a otro del mismo corrillo y arriesgarse a desatar una guerra de descréditos mutuos?
    A mí lo que más me maravilla es la enorme y diversa cantidad de energías que existen en este mundo. Aparecen por arte de magia, y lo asombroso es que sean a la vez, tan fáciles de manipular (en el reiki, el “artista de turno” solo necesita las manos, y en la acupuntura le bastan una simples agujas) y a la vez tan imposibles de detectar con los métodos científicos actuales. Ese absurdo debería bastar para disparar todas las alarmas, y sin embargo la gente traga, traga y traga.
    Sera que lo maravilloso siempre nos ha atraído. En la ciencia, maravillas hay muchísimas, pero aproximarse a ellas (aunque sea solo parcialmente) requiere una cierta dosis de esfuerzo personal. Por el contrario, creer en los poderes mágicos de la “lámpara de Aladino” solo requiere fe, ningún esfuerzo.

  18. 8 julio, 2014 en 13:36

    Ruben dice: nadie utilizaría esas extrañas medicinas en el mundo civilizado y tecnológico, si encontrara respuestas a sus problemas de salud en clínicas, hospitales y remedios ¨científicos¨
    ¿Estás seguro de eso? “Ryan Alexander Lovett, un niño canadiense de 7 años cuya madre aparece en la foto, murió el pasado marzo porque su madre, Tamara Lovett, decidió tratarle una infección mediante homeopatía en vez de acudir al médico”. (http://www.telecinco.es/informativos/sociedad/Canada-Calgary-homeopatia-infeccion_0_1705725227.html) La autopsia reveló que un simple antibiótico hubiese curado al niño. Pero nada, tú sigue amparando las neglicencias con tus frases……

  19. 8 julio, 2014 en 14:33

    F. Joya

    “…pero la ciencia no se libra, o ¿alguien se acuerda que la mitad de los laboratorios del mundo declararon haber hallado la fusión fría?

    Curiosamente este es un buen ejemplo de lo adecuado de la ciencia. Un grupo de investigadores publica un artículo y convoca a los medios de comunicación dando una rueda de prensa en la que afirma haber encontrado la panacea energética y se desata la locura mediática. Luego durante un par de meses diversos laboratorios del mundo intentan repetir el experimento con resultados desiguales y por ello se forma inmediatamente un grupo de estudio para verificar los resultados. Cinco meses después la conclusión es que no hubo tal milagro. Pero aunque este comité concluyó que no se debían financiar este tipo de estudios por su imposibilidad práctica, como algunos investigadores siguieron haciendo algunos experimentos, varios años después se volvió a formar otro comité de expertos para evaluar las nuevas pruebas y llegó a la misma conclusión. Así que yo no veo problema alguno en este caso.

  20. 8 julio, 2014 en 14:38

    Siguiendo la línea de Manuel

    Hay gente en Canadá que vacuna a sus hijos frente a gripe, tos ferina, sarampión o polio con homeopatía: http://diario-de-un-ateo.blogspot.com.es/2013/04/el-fin-la-medicina-cientifica-y-de-la.html

    Enfermedades todas que tienen fácil y barato tratamiento médico convencional.

  21. mart
    10 julio, 2014 en 9:20

    Está claro lo que hace el hospital ése con las energías y las naturopatías: caja. Está claro que mucha gente se lo cree (como demuestra esta linea de comentarios) y está dispuesta a dejarse el dinero. Si ese dinero se reinvierte en ciencia de verdad, igual hasta no está tan mal el negocio.
    Por otra parte, fijáos en qué utilizan esas terapias: estreñimiento, adicciones, sobrepeso, problemas menstruales, migrañas, depresión… Es decir enfermedades o síntomas que, siendo auténticos:
    1) Tienen relación con el estrés o un componente psicológico
    2) No tienen tratamiento fácil o definitivo por parte de la medicina actual

  22. 10 julio, 2014 en 10:27

    mart

    Menos en el caso de la infertilidad o el cáncer.

  1. No trackbacks yet.
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: