Inicio > Actualidad, Ciencia, Científicamente incorrecto > Los gobiernos europeos han elegido la ignorancia

Los gobiernos europeos han elegido la ignorancia

17 octubre, 2014

tierra plana recortes-en-investigaciónCientíficos de diferentes países europeos describen en una carta que se puede firmar en este link, que a pesar de la marcada heterogeneidad en la situación de la investigación científica en los diferentes países europeos, hay fuertes similitudes en las políticas destructivas que se están llevando a cabo. Este análisis crítico, reseñado en las prestigiosas revistas Nature, Science y publicado simultáneamente en varios periódicos de toda Europa, es una llamada de atención a los líderes políticos para que cambien el rumbo, y a investigadores y ciudadanos para que apoyen el papel esencial de la ciencia en la sociedad. Les dejo con la carta:

Los responsables políticos de cada vez un mayor número de países europeos, así como los líderes de la Unión Europea, han perdido el contacto por completo con la realidad del mundo de la investigación científica.
Han elegido ignorar la contribución crucial de un sector potente de investigación a la economía, particularmente importante en los países afectados más severamente por la crisis económica. En su lugar, han impuesto drásticos recortes presupuestarios a la Investigación y Desarrollo (I+D) que hacen que estos países sean más vulnerables a medio y largo plazo a futuras crisis económicas. Todo ello bajo la mirada complaciente de las instituciones europeas, más preocupadas de que los Estados miembros cumplan con los objetivos de reducción de déficit, a que mantengan y mejoren unas infraestructuras nacionales de I+D que puedan ayudar a estos países a cambiar su modelo productivo a uno más robusto basado en la generación de conocimiento.

Han elegido ignorar que la investigación no sigue ciclos políticos; que una inversión en I+D sostenida y a largo plazo es crítica porque la ciencia es una carrera de fondo; que algunos de sus frutos pueden ser recolectados ahora, pero que otros pueden tardar generaciones en madurar; que si no plantamos hoy nuestros hijos no tendrán las herramientas para afrontar los retos del mañana. En su lugar, han seguido políticas cíclicas de inversión en I+D con un único objetivo en mente: la reducción del déficit anual a lo que puede resultar ser un valor artificial impuesto por las instituciones europeas y financieras, ajenos por completo al efecto devastador que esto está teniendo en el potencial científico e innovador de estos países y del conjunto de Europa.

Han elegido ignorar que la inversión pública en I+D atrae a la inversión privada. Que en un “Estado innovador” como los Estados Unidos, más de la mitad de su crecimiento económico se debe a la innovación arraigada en la investigación básica financiada por el gobierno federal. En su lugar, tienen la expectativa nada realista de que los incrementos de inversión en I+D necesarios para alcanzar el objetivo de la Estrategia de Lisboa de un 3% del producto interior bruto serán llevados a cabo por el sector privado exclusivamente, a la vez que reducen la inversión pública en I+D. Esto contrasta fuertemente con la disminución en el número de empresas innovadoras, que ya empieza a ser muy notable en algunos de estos países, y con la prevalencia, entre las pequeñas y medianas empresas, de reducidos negocios familiares sin capacidad innovadora.

Han elegido ignorar que la formación de investigadores precisa de recursos y de tiempo En su lugar, excusados por la directiva europea de reducir el empleo público, han impuesto drásticos recortes en la contratación de investigadores en centros de investigación y universidades. Esto, añadido a la falta de oportunidades en el sector privado y a los recortes en los programas de recursos humanos, está produciendo una “fuga de cerebros” desde el Sur hacia el Norte y fuera de Europa. El resultado es una irremediable pérdida de inversión y el incremento de la brecha en I+D entre los países europeos. Desesperanzados por la falta de oportunidades y la incertidumbre inherente a la concatenación de contratos temporales, muchos científicos están considerando abandonar la investigación, un camino sin retorno debido a la naturaleza de la actividad investigadora que diezma el personal científico cualificado disponible para la industria. En vez de disminuir el déficit , todo esto está contribuyendo a crear un nuevo tipo de déficit: un déficit en tecnología, innovación y descubrimiento que afecta a toda Europa.

Han elegido ignorar que la investigación aplicada no es más que la aplicación de la investigación básica y no se limita a investigación con impacto en el mercado a corto plazo, como algunos líderes políticos parecen creer. En su lugar, a nivel nacional y europeo, han impuesto una marcada tendencia a centrarse en estos proyectos de investigación orientados al mercado, cuando éstos no son más que frutos de una rama baja del intrincado árbol de la investigación. A pesar de que en algunos casos las semillas de estos frutos pueden germinar en nuevos conocimientos fundamentales, socavar la investigación básica mata lentamente las raíces del árbol.

Han elegido ignorar cómo funciona el proceso científico; que la investigación requiere experimentación y que no todos los experimentos tendrán éxito; que la “excelencia” es la punta de un iceberg que flota gracias al corpus de trabajo que hay debajo. En su lugar, las políticas científicas a nivel nacional y europeo han derivado rápidamente en políticas de financiación de un número cada vez más reducido de grupos de investigación bien establecidos, socavando el portfolio diversificado que necesitaremos para afrontar los retos sociales y tecnológicos del futuro. Adicionalmente, esta política está contribuyendo a la “fuga de cerebros” debido a que un pequeño número de las instituciones mejor financiadas están llevando a cabo políticas de contratación de este reducido número de investigadores con financiación.

Han elegido ignorar la sinergia crucial que existe entre la investigación y la educación. En su lugar, han cortado drásticamente la financiación de la investigación en las universidades, afectando negativamente su calidad y amenazando su papel como promotoras de igualdad de oportunidades.

Y sobre todo, han elegido ignorar que la investigación no sólo sirve a la economía sino que incrementa el conocimiento y el bienestar social, incluyendo de aquellos que no pueden pagar la factura.

Han elegido ignorar pero estamos decididos a recordárselo con determinación porque su ignorancia puede costarnos el futuro. Como investigadores y ciudadanos, formamos una red internacional acostumbrada a intercambiar información y proposiciones. Y estamos involucrados en llevar a cabo una serie de iniciativas a nivel nacional y europeo para oponernos rotundamente a la destrucción de las infraestructuras nacionales de I+D y para contribuir a la construcción de una Europa social de abajo a arriba. Hacemos un llamamiento a investigadores y ciudadanos a defender esta postura con nosotros. No hay alternativa. Se lo debemos a nuestros hijos y a los hijos de nuestros hijos.

Amaya Moro-Martín, Astrophysicist; Space Telescope Science Institute, Baltimore (USA); EuroScience, Strasbourg; spokesperson of Investigación Digna (for Spain).
Gilles Mirambeau, HIV virologist; Sorbonne Universités, UPMC Univ. Paris VI (France); IDIBAPS, Barcelona (Spain); EuroScience Strasbourg.
Rosario Mauritti, Sociologist; ISCTE, CIES-IUL, Lisbon (Portugal).
Sebastian Raupach, Physicist; initiator of “Perspektive statt Befristung” (Germany).
Jennifer Rohn, Cell biologist; Division of Medicine, University College London, London (UK); Chair of Science is Vital.
Francesco Sylos Labini, Physicist; Enrico Fermi Center, Institute for Complex Systems (ISC-CNR), Rome (Italy); editor of Roars.it.
Varvara Trachana, Cell biologist; Faculty of Medicine, School of Health Sciences, University of Thessaly, Larissa (Greece).
Alain Trautmann, Cancer immunologist; CNRS, Institut Cochin, Paris (France); former spokesman of “Sauvons la Recherche”.
Patrick Lemaire, Embryologist; CNRS, Centre de Recherche de Biochimie Macromoléculaire, Universités of Montpellier; initiator and spokesman of “Sciences en Marche” (France).

 

Entradas relacionadas:


  1. Gustavo Lino
    17 octubre, 2014 en 10:03

    No solo los políticos han perdido el contacto por completo con la realidad del mundo, sino también los científicos.

    ¿Por qué han de ser los científicos diferentes de los políticos? ¿Acaso no votan? ¿Acaso no pueden constituir “el partido científico” y presentarse a las elecciones?

    La sociedad es bastante más que el grupo de los científicos, muchos de ellos auténticos burócratas, como sabe cualquier español que se haya pasado por cualquier universidad técnica española.

    Lo divertido de la soflama es como termina “No hay alternativa. Se lo debemos a nuestros hijos y a los hijos de nuestros hijos”

    ¿Pero a quién quieren engañar con lo de los hijos? Europa se muere demográficamente. Y dos de las castas que más recursos retraen de la sociedad son los políticos y los científicos. Que son precisamente las castas que menos se reproducen.

    ¿Pero hay algún estudio “científico” que nos diga cuantos hijos por diputada ppsoera tienen nuestras madres de la patria? ¿Hay algún estudio científico que nos diga cuantos hijos tienen nuestros científicos, siempre tan preocupados ellos por escribir papers y escaparse a alguna universidad extranjera?

    Menos lobos, oiga. Ya está bien de tanto político y tanto científico que viven de mis impuestos de ingeniero trabajando en la economía real y en la empresa privada.

    Ya está bien de pedir y además con exigencias. El que quiera investigar que se venga a la empresa privada, que ya le garantizó que se le quitan las ganas de escribir papers.

    ¿Hijos, ..vosotros? Si, pero de la madre que os parió a todos vosotros…..

    Ay! si Darwin levantara la cabeza………

  2. 17 octubre, 2014 en 11:33

    “Ya está bien de tanto político y tanto científico que viven de mis impuestos de ingeniero trabajando en la economía real y en la empresa privada.”

    Gustavo haz el favor de indicarnos el ramo en el que trabaja tu empresa y tú. Lo digo porque muy seguramente tu empresa y tu trabajo no existirían si no hubiera habido antes que vosotros otros muchos de esos “parásitos” científicos que tanto pareces despreciar que pusieron las bases para que tú ingeniería se desarrollara hasta hacerla factible. Eso sin tener en cuenta que a lo mejor tú mismo estas vivo hoy en día para poder decir incongruencias porque otros “despreciables” investigadores perdieron su tiempo (y los impuestos de sus coetáneos ¡anatema!) en inventar las vacunas o descubrir los antibióticos y no se dedicaron a la maravillosa economía real.
    Espero con ansiedad saber que fabrica tu empresa.

  3. Eduard
    17 octubre, 2014 en 11:52

    Tras leer el comentario del llamado Gustavo, mi sorpresa ha sido mayúscula. ¡¡¡¿Cómo es posible juntar tantas tonterías en tan poco espacio?!!!

    Si doy por válido el criterio de suponer que el texto es un reflejo de la capacidad intelectual de su autor, el ingeniero en cuestión se hace acreedor de una muy escasa confianza. Me gustaría saber en qué empresa trabaja, fundamentalmente para evitar sus productos y no llevarme sorpresas desagradables.

    Ciertamente sus frases desprenden un tufillo carca a más no poder defensor acérrimo de esa “empresa privada” explotadora, especuladora, basada en el afán productivista, el egoísmo y la avaricia. Ese mismo tipo de empresa que está en el origen de la crisis que padecemos todos.
    Y como no, también un claro tufillo de rancia y caduca religiosidad. La clara referencia a la defensa de una alta tasa de natalidad (cuando lo urgente en nuestra actual sociedad es precisamente lo contrario) no puede menos que evocarme el tan absurdo como manido “hay que tener todos los hijos que te envíe dios”

    Pensar que en nuestra sociedad, existen personas de esta calaña ocupando puestos de responsabilidad, da verdaderos escalofríos.

  4. 17 octubre, 2014 en 12:24

    Lo que más me gusta es esto: “Ay! si Darwin levantara la cabeza………”, esa frase repetida en mil comentarios de este blog suelen definir el resto del comentario. Eso tiene más evidencia que la del número de hijos que tienen los científico.

    Y dos de las castas que más recursos retraen de la sociedad son los políticos y los científicos.

    Y además ni puta idea. La deuda pública española es del 97% del PIB (más de 1 billón de euros), la inversión pública en I+D supone el 0.6% del PIB. Ahora explicame donde va el 94.4% restante, me cuentas cuántos recursos público retrae la investigación y qué sectores son los que inflan nuestra deuda pública.

  5. 17 octubre, 2014 en 12:30

    Pues aún no estando de acuerdo, porque no me parece justa la comparación politicos-científicos, entiendo a que se refiere, pero me provoca una cierta hilaridad porque el es ingeniero.

    Es decir, desde el punto de vista del trabajador precario o del parado, se tiene una clara sensación de injusticia en relación a ciertos sectores. Ojo, que no me refiero al sueldo sino a las condiciones y derechos individuales.
    Pero claro, en principio un ingeniero no estaría en ese grupo y en muchos casos estaría por encima de los científicos.

    Logicamente hacemos reclamaciones en aquel campo en el que conocemos.
    Luego los medicos reclaman en su sector, los educadores en el suyo, y los científicos en el suyo.
    Suele suceder que estas reclamaciones gremiales despiertan desconfianza en los que no se encuentran en ese sector porque parece que reclamen privilegios que los otros no tienen.

    En cuanto a la ciencia, esta genera riqueza y progreso incluso fuera de su ambito y si observamos paises que esten en situación mejor a la nuestra nos daremos cuenta que en esos lugares la ciencia y la investigación, están mejor tratadas.
    ¿Es una casualidad este hecho?
    No lo creo.

  6. Gustavo Lino
    17 octubre, 2014 en 14:26

    A los científicos europeos de Europa.:

    Se os acabó el dinero público. Asumirlo de una vez.

    El que quiera escribir papers que lo haga en la empresa privada y en sus ratos libres.

    España sin dinero en I+D+i sacó a Ramón y Cajal, y con mucho I+D+i, lo único que ha sacado últimamente es a Cela. Y punto, es lo que hay: asumirlo.

    Ninguna, pero ninguna de nuestras universidades está entre las 100 mejores del mundo, cuando en España están algunas de las más antiguas.

    Ya está bien de tanto llorar por dinero. Curie, por amor a la ciencia, hizo más sin medios, que la gran caterva de escribidores de papers en los que se ha convertido la universidad.

    Que ya está bien. Que muchos hemos pasado por allí para cerciorarnos del nivel. Y sabemos de sobra cómo funciona los programas marco y toda esa vaina para agarrar cuartos de nuestros impuestos, mediante consorcios público-privados, auténticos lupanares.

    Sois una vergüenza. Los indios y los chinos con cuatro pesetas están levantando industrias tecnológicas, mientras que aquí nos dedicamos a escribir papers, y a bailarle la jotica al director de departamento.

    Ya está bien de pedir dinero. ¿Pero alguno de vosotros ha estado en algún proyecto de esos que se montan desde el CDTI? Un latrocinio.

    Una forma de sacar dinero a los miserables para que se lo gasten las Universidades del Gran Estado, junto con los Oligopolios de la Gran Empresa.

    Ni Pasteur ni Curie, ni los que se quedaron por el camino, iban llorando por las esquinas pidiendo dinero. Y además en ese tono, coño. Que hasta los pobres te piden limosna por la calle con más respeto, y esos no tienen un duro.

    He visto tantos, pero tantos robos. Tantas mentiras en todos estos concursos europeos, nacionales y autonómicos, que ya no me creo nada. Y lo que más me jode es tener que haber participado en ellos. Menudo cargo de conciencia.

    Estos dineros son como lo de los cursos de formación. Hasta ahora hemos aguantado a base de crecimiento ficticio y luego deuda, pero se acabó.

    Aquí en Santiago de Compostela ya se han ido un buen porrón de investigadores a la calle, y 200 más que se van a ir para su casa pero bien pronto, entre investigadores y personal administrativo, porque no hay dinero. Y el presupuesto va a seguir sin cuadrarse, luego vendrán más despidos.

    Ya no hay alumnos porque la casta no se reproduce, y además mantener a la casta, sale por un ojo de la cara.

    Enteraros bien: Quedan, al ritmo que vamos, 4,5 años para que no quede dinero en la hucha de las pensiones. En un lustro, game over.

    A currar, que hay país que pasa hambre, mientras otros quieren seguir escribiendo papers.

    ¿Pero es que no sabías que entre las salidas profesionales de los políticos españoles siempre ha estado la universidad entre ellas? ¿Pero no son muchos de éstos doctores horroris causa?

    Bajaros del cocotero que la tormenta que viene es apocalíptica. Coño, hasta el Papa ya no es lo que era.

  7. 17 octubre, 2014 en 15:23

    Tú sigue con tu matraca demagógica que sólo muestra tu nivel de ignorancia. Por cierto, todavía no nos has contado cual es tu maravillosa empresa privada, esa que es esquilmada por los impuestos para la ciencia ¿a ver si es una de esas que vive de la sopa boba del estado? cosa nada rara en este mundo rebosante de capitalistas de boquilla y de defensores de la libre empresa incapaces sin embargo de fabricar un tornillo sin ayuda del odiado papa estado.

  8. 17 octubre, 2014 en 16:17

    Sois una vergüenza.

    Gustavo, hasta aquí hemos llegado. Pasa por la calle Génova a recoger tu sobre y sigue haciendo tu trabajo. Espero que los ingenieros no sepan tan poco de ciencia como tú, porque si no vamos apañados, claro que si tenemos a Cañete como experto en energía todo queda explicado. Hasta otra tertuliano (por el nivel que manejas seguro que encuentras parranda en 13tv).

    PD: En este país de neoliberales, tenemos unos empresarios maravillosos, que les parece normal saquear a los ahorradores de las cajas y vivir como sultanes mientras sus trabajadores llevan meses sin cobrar. Tenemos ejemplos con nombres y apellidos de sobra para que los repita. Eso sí, por su cara bonita cotizan el 3% de sus ingresos, y son tan patriotas que la pasta la tienen en paraísos fiscales fuera de España. También tenemos amantes de lo privado que en cuanto su empresa va mal clavan su aguijón en el erario público para sangrarnos. Pero eso sí, cuando hay crisis la culpa es de los ciudadanos por gastar demasiado y de los cientìficos por ser milierustias. Si es que no se puede escribir un comentario más cafre en tan poco tiempo.

    hasta el Papa ya no es lo que era

    Desde luego, a tú lado el Papa es chavista.

    …a tormenta que viene es apocalíptica

    Tranquilo, hace 2000 años que se viene anunciando ese apocalipsis, y de momento no hay noticias de él (mal que le pesen a algunos)

  9. 17 octubre, 2014 en 16:22

    capitalistas de boquilla y de defensores de la libre empresa incapaces sin embargo de fabricar un tornillo sin ayuda del odiado papa estado

    Eso cuando no toman las subvenciones de I+D del estado (a las cuales los centros públicos no pueden acceder) y se lo gastan en pagar deudas de la empresa o comprar deuda a buen interés. Porque de I+D nada de nada. Pero de esos el ingeniero no habla.

  10. Blueoriol
    17 octubre, 2014 en 16:52

    “Se os acabó el dinero público. Asumirlo de una vez.”

    Si claro, se acabó el dinero público, mas no para los bancos, que de hecho son empresas privadas. Pero claro hay que defender el mito de que la crisis es culpa de las familias y del estado del bienestar.

    “¿Pero es que no sabías que entre las salidas profesionales de los políticos españoles siempre ha estado la universidad entre ellas?”

    En general se diría que las salidas professionales de los políticos suele ser la empresa privada. Seguramente en la empresa donde trabajas haya varios.

    Veras Gustavo Lino, me pareces tan pateticamente tendencioso, que casí me haces gracia.
    Es evidente que tienes algo personal contra el mundo académico y que te sientes agraviado por el. Pues bien, te contaré un secreto; A mi me pasa lo mismo con los ingenieros. En mi paso por la construcción me lleve esa misma impresión que tu tienes de los investigadores.
    Pero claro, los “pecados” de los otros son muy evidentes mientras que los nuestros nos pasan desapercibidos. Tu ves todos los defectos de los entes publicos pero los de los entes privados te resultan indetectables.
    Seguramente habrá quien, conociendo el trabajo que realices, le parezca injustificado tu sueldo.

    Pero supongo que tu estrecha y bidimensional mente no es capaz de comprender eso.

  11. 17 octubre, 2014 en 17:50

    La clase política nunca se atreve a entrar en el fondo de los asuntos, así que en vez de reorganizar y podar los tallos infructuosos recorta sin ton ni son. El miedo al cambio es consustancial a la clase política. Un 40% de las tesis doctorales son burdas copias de trabajos ya publicados, pero a quienes cometen este fraude se le da por válido y “a otra cosa”.
    Otra cosa es lo que se investiga, ¡que en algunos casos tiene bemoles la cosa!, pero con el poco peso de la investigación en este país y la casi nula tradición investigadora, además de aumentar la partida que se dedica a esas labores, es necesaria una política que ponga a la Ciencia en el candelero de la actualidad, hacerla mito, ponerla en la imaginación de las gentes. Con solo una décima parte de lo que se ha despilfarrado en museos de adorno o en subvenciones a poetas ripiosos o a cineastas que hacen películas que nadie ve, se podría mantener una investigación digna.
    En fin, luchar por mantener el pesebre lleno no es nada indecoroso.

  12. Darío
    17 octubre, 2014 en 18:04

    Ya está bien de pedir y además con exigencias. El que quiera investigar que se venga a la empresa privada, que ya le garantizó que se le quitan las ganas de escribir papers.

    ¿A poco las empresas privadas no se benefician de la investigación pública realizada con inversiones públicas?

    Al estar quitando el subsidio a la investigación pública en las universidades, la empresa privada se está tirando a los pies, y como residuo, genera talibanes como el tal Gustavo, que no puede distinguir la realidad de sus sueños.

  13. 17 octubre, 2014 en 18:07

    F. Joya

    “Un 40% de las tesis doctorales son burdas copias de trabajos ya publicados, pero a quienes cometen este fraude se le da por válido y “a otra cosa”.”

    No sé de donde sacas esos datos.

  14. 17 octubre, 2014 en 18:12

    F.Joya, nadie niega que sea necesaria un cambio de estructuras, una reforma profunda que ningún gobierno quiere acometer por dos razones: (i) para eso también se necesita dinero, (ii) parece que no tienen ni idea de cómo hacerlo. Los cambios necesarios que habría que acometer necesitan inversión, eso de cambiar las cosas gratis es imposible, legislar a coste cero queda bien para la galería, pero supone sacar una normativa muerta, que no podrá poner en marcha. ¿Y qué se cambia? Cuando no se tiene una profunda tradición científica (como es el caso de España) lo mejor es copiar de los que la tienen y la ponen en marcha bien. Un modelo a copiar (puede haber más): https://lacienciaysusdemonios.com/2013/12/01/el-exito-de-la-ciencia-alemana-y-el-deficit-de-la-espanola-explicado-en-un-cuadro/
    Pero para hacer esto hay que tener voluntad política, entender que la ciencia es importante y tomar a ésta como un modelo de desarrollo, sin olvidar que la obtención de conocimiento por sí mismo también es un valor (que muchos no saben apreciar). Lo demás son brindis al Sol y culpar de catástrofes económicas a los que gastamos menos del 0.6% del PIB, siendo la deuda de los bancos, ella solita, 50 veces superior.

    PD: Decir “es que investiga cada cosa…” está bien cuando se tiene grandes conocimientos de ciencias, de otra forma es arriesgado. Por ejemplo, decir ¿para qué se estudia la evolución?: https://lacienciaysusdemonios.com/2013/12/12/para-que-sirve-por-que-estudiar-la-evolucion-utilidades-y-aplicaciones-practicas/ o bien ¿por qué estudiar crustáceos?: https://lacienciaysusdemonios.com/2013/09/09/por-que-estudiar-crustaceos/ Por tanto un poquito de respeto con aquello que no se conoce ya que podemos prejuzgar injustamente.

  15. 17 octubre, 2014 en 18:21

    En mi campo, la biomedicina, se observa muy claramente la tendencia que lleva la imposición del modelo exclusivo de inversión privada: no habría inversión para enfermedades de países en vías de desarrollo (el ébola es un ejemplo de como nos puede pillar con el culo al aire una enfermedad emergente) ni en enfermedades raras, ni en desarrollo de nuevos antibióticos. Se potencia más el desarrollo de antioxidantes de dudosa validez terapéutica o en cosméticos que en medicinas que salvarían millones de vidas.

    “Un 40% de las tesis doctorales son burdas copias de trabajos ya publicados, pero a quienes cometen este fraude se le da por válido y “a otra cosa”.”

    Yo también pido la referencia de este dato. Sin datos que lo soporten esto de momento queda como calumnia.

  16. Taylor Rigby
    17 octubre, 2014 en 22:24

    Que lástima… al parecer se quiere regresar al oscurantismo.

  17. Iván Akirov
    18 octubre, 2014 en 0:14

    Llamemos a esta tendencia al recorte en I+D “fenómeno”, ahora bien, este fenómeno está más generalizado de lo que se puede suponer, el ejemplo propio más reciente es el de las universidades venezolanas, a las que desde hace años se les vienen otorgando el mismo presupuesto para su operación básica año tras año y actualmente, se anunció una asignación para el próximo año equivalente al 37% del presupuesto de este año (que como ya dije, fue el mismo del pasado y el anterior y el más anterior…). Se calcula capacidad de pago de salarios y operación mínima para unos 6 meses de 2015… ¿Investigación? ¿Qué es eso?

  18. congreve
    18 octubre, 2014 en 0:51

    Gustavo:
    No me extrañaría que haya algún científico que se dedique a nada más que presentar periódicamente informes con el único fin de “cumplir con sus obligaciones” y cobrar su beca, como hay individuos así en toda profesión, arte y oficio. Pero es muy mala idea tomar una decisión de política económica fundándose en una excepción a la regla.
    Salvo que digas que el científico español haragán y presentapapelitos es la norma o está cerca de serlo, en cuyo caso, si hablás con conocimiento de causa, deberías ser más específico en tu denuncia, mencionando los casos concretos que conoces.
    Pero aún así, lo que corresponde es revisar el método de selección de los becados, y no dejar la investigación científica al garete.
    Las ventajas económicas de invertir en ella ya te las han expuesto, mas no se trata sólo de eso. Nos guste o no estamos atrapados en un mundo dependiente de la ciencia y la tecnología, de las que no podemos prescindir por ahorrarnos unas monedas.
    Saludos.

  19. 18 octubre, 2014 en 10:34

    En todos los colectivos hay individuos honrados, diligentes, caraduras, trepas, etc. Lo bueno de la ciencia es que por mucho que se intente aparentar al final todos sabemos distinguir los buenos de los malos científicos y para ello no hace falta décadas de experiencia. Una de las más sencillas pero a la vez grandes satisfacciones particulares que tengo es cuando tras volver de su primer congreso le pregunto al último estudiante (ese que lleva poco tiempo) de nuestro laboratorio o el del vecino y casi siempre son capaces de diferenciar la ciencia buena de esa ciencia que denuncia F. Joya, aunque esta última haya sido expuesta por el más afamado catedrático del ramo.

  20. 18 octubre, 2014 en 10:36

    Ateo 6666. Bueno, ¡debo ser el único al que se le exigen la fuente de los datos!, pero, en fin, este dato lo tendrás que certificar en una hemeroteca, porque desgraciadamente sólo lo certifica mi memoria. Se publicó hace 3 o 4 años en el diario El País (desgraciadamente he perdido la referencia), parece que existe una comisión gubernamental de inspección y control de calidad de las tesis doctorales. Quien dirigía entonces esa comisión lo aseveró: un 40% de las tesis no aportan nada nuevo, y son un copiar y pegar de trabajos ya publicados en otras latitudes.
    Manuel: En el saco de la investigación con cargo al Estado no solo está la investigación científica, también se “investiga” a Hegel y a otros mamarrachos.

  21. Lucien
    18 octubre, 2014 en 11:22

    De los creadores de “los inmigrantes colapsan la sanidad” y “la gente ha vivido por encima de sus posibilidades” llega “los científicos copian sus tesis doctorales” para justificar los recortes.

  22. 18 octubre, 2014 en 11:32

    F. Joya

    Eso que denuncias es un error muy común, por cierto cometido también por nuestra actual mini “ministra” de ciencia, Carmen Vela (así que por lo menos consuélate):

    https://lacienciaysusdemonios.com/2012/06/07/por-que-lo-llaman-excelencia-cuando-quieren-decir-recortes/

    Si se analiza una muestra grande de cualquier cosa, por ejemplo la calidad científica del personal investigador (en España, Francia o del conjunto mundial) por fuerza existe una gausiana

    https://lacienciaysusdemonios.com/2014/10/07/comprendiendo-el-significado-de-la-campana-de-gauss-en-las-ciencias-sociales-implicaciones-sobre-las-diferencias-de-genero-en-inteligencia/

    que va desde los mejores hasta los peores, de tal manera que la mitad de la muestra estará inevitablemente por debajo de la media, en nuestro caso eso correspondería más o menos con ese 40% de tesis o trabajos que tu indicas que son malos. Por cierto, ese 40% y no el 50% estaría indicando que nuestra media es superior (como lo es en realidad) a la media mundial. Ningún sistema científico puede “deshacerse” de todos sus científicos mediocres, únicamente se puede diseñar estrategias para optimizar los recursos, promover a los buenos investigadores, etc. para que la media de esa gausiana sea cada vez mayor. Pero, tal y como ha comentado Manuel hace poco, eso implica una verdadera apuesta por la ciencia y mucha inversión a largo plazo, cosa que este país no está dispuesto a hacer.

    Y no te equivoques, en los países con largas y consolidadas tradiciones científicas también existen muchos científicos “mediocres”, y por cierto muchas veces muchísimo mejor financiados que muchos de los buenos científicos españoles.

    Finalmente yo siempre pongo el símil futbolístico. No puede existir una liga en donde todos los equipos sean como el Real Madrid, el Barcelona o el Bayern, puesto que para que estos equipos triunfen deben seleccionar a sus jugadores de algún sitio ¿de dónde? pues de otros equipos más mediocres, porque los jugadores de fútbol (como los científicos) no aparecer de la nada en un campo de alfalfa. A lo que hay que aspirar es a tener varios (cuantos más mejor) de esos equipos de primerísima línea en tu país, pero sabiendo que nunca podremos dejar de tener equipos peores y que no puedes eliminar la segunda o la tercera división. Es más si quieres alcanzar el mayor grado de excelencia debes invertir más dinero en todo el sistema, TAMBIÉN entre los mediocres, para así poder asegurarte de que no has dejado de lado a un buen jugador (o científico) simplemente porque como no tenía medios pues fue incapaz de llegar a nada.

  23. 18 octubre, 2014 en 11:46

    En resumen, si un país quiere sobresalir en ciencia debe invertir MÁS y no menos dinero en investigación, pero a todos los niveles, no sólo directamente en I+D sino empezando mucho antes, en el colegio, en la universidad para que las mejores mentes, los individuos más brillantes estudien carreras científicas y no se vayan a derecho, económicas y similares para asegurarse un porvenir con sueldos de 6 cifras en la banca o en las grandes multinacionales para perpetuar este injusto y demencial sistema económico actual.

    Como ocurrió en EEUU en los años previos al último desastre económico mundial, en donde la liberalización de la banca de “inversión” o más adecuadamente, la banca de especulación ofreció trabajo fácil y muy generosamente remunerado a los matemáticos para poner a punto los algoritmos de compra-venta instantánea en los mercados de valores para aprovechar las infinitesimales oscilaciones de las acciones, de tal manera que miles de ellos abandonaron la investigación básica y crearon en Wall Street el monstruo que nos ha traído a donde estamos ahora, a la más pavorosa crisis. http://www.principiamarsupia.com/2012/09/19/los-fisicos-y-matematicos-que-hundieron-wall-street/

    Así que más ciencia básica y menos supeditación a las empresas. Todo lo contrario que quiere hacer Carmen Vela.

  24. 18 octubre, 2014 en 14:21

    Toda la argumentación que dais será más o menos razonable o válida; lo primero lo es, lo segundo, aunque me inclino a creer que también, en rigor, no puedo opinar, porque no “pertenezco al gremio”.

    Pero hay un problema, algo que viene de lejos, y es el desconocimiento general del papel de la investigación científica. Y de la idea sesgada, pero no totalmente falsa, de que el progreso ha traído peores guerras, nuevas enfermedades y mayor control político.

    Sin cambiar esta visión, los responsables de los recortes tienen la mitad del trabajo hecho, y de la otra mitad se encargan sujetos como el que ha abierto el turno de comentarios, que conocen la manera de redactar un panfleto que vaya directo al objetivo sin pasar por el filtro del razonamiento.

  25. 18 octubre, 2014 en 16:05

    “Tú sigue con tu matraca demagógica que sólo muestra tu nivel de ignorancia. Por cierto, todavía no nos has contado cual es tu maravillosa empresa privada, esa que es esquilmada por los impuestos para la ciencia ¿a ver si es una de esas que vive de la sopa boba del estado? cosa nada rara en este mundo rebosante de capitalistas de boquilla y de defensores de la libre empresa incapaces sin embargo de fabricar un tornillo sin ayuda del odiado papa estado.”

    Pues mira, sin mucho esfuerzo se puede encontrar a un tal Gustavo Lino de Santiago de Compostela, ingeniero que trabaja para Sace Desarrollos Tecnológicos S.L.. Y buscando esa empresa te puedes encontrar con que ya recibió ayudas de la Xunta:
    http://www.xunta.es/dog/Publicados/2006/20061218/Anuncio26792_es.html
    Y con contrato con la Universidad de Vigo:
    http://uvigo.es/uvigo_gl/DOCUMENTOS/investigacion/MEMORIA_OTRI_2007.pdf

    Vamos, que no tocan dinero publico (ironic mode on).

  26. 18 octubre, 2014 en 16:31

    Javi

    Yo también encontré esa empresa y ese nombre pero por si acaso este Gustavo es otro no lo mencioné. Pero sea quien sea y trabaje en donde trabaje (que ya se cuidará muy mucho de decirlo) en este mundo capitalista de mentira es casi imposible que su empresa (al igual que el resto) no haya obtenido ayudas, subvenciones y demás sinecuras durante años de ese estado al que tanto odian. Y si es español y ha estudiado una carrera pues sus buenos cien mil euros de dinero público que ha costado toda su formación académica desde primaria hasta la licenciatura para que ahora venga con la monserga de los parásitos que malgastan sus impuestos.

    Lo que ocurre es que este Gustavo si es ingeniero y tiene un buen puesto, pues por supuesto por la cuenta que le trae tendrá bien aprendida la lección neoliberal de la CEOE y demás y por tanto no se sale del ofensivo y mendaz discurso de la libre empresa, mito tan verdadero como la existencia del espíritu de las praderas.

  27. 18 octubre, 2014 en 17:23

    Los científicos salen a la calle contra “los presupuestos de la precariedad en I+D+i”: http://www.publico.es/550975/los-cientificos-salen-a-la-calle-contra-los-presupuestos-de-la-precariedad-en-i-d-i

  28. nestor
    18 octubre, 2014 en 20:13

    Claro, como el agua clara lo de ateo66666; ojo también con la joda del Ebola, que lo presentan como algo nuevo(para asustar a su gente)y se conoce desde la década del 70.

  29. Darío
    18 octubre, 2014 en 20:58

    En el saco de la investigación con cargo al Estado no solo está la investigación científica, también se “investiga” a Hegel y a otros mamarrachos.

    si tu prejuiciosa ignorancia es la base de tu comentario, ya puede darse uno cuenta de lo que vale.

    En cualquier cosa que vale la pena, la inversión es la base de esta. Para el deporte, la ciencia, el arte o cualquier cosa que haga el ser humano, y en donde naciones enteras han descollado, lo cierto es que invirtieron en sus escuelas, institutos y universidades durante tiempos más o menos largos antes de empezar a ver resultados, y además, gracias a esas inversiones públicas, la gran empresa privada ha obtenido grandes beneficios, así que al pretender olvidar esto, la empresa privada y los gobiernos se disparan a sí mismos, pero es lo que la recua neoliberal no quiere entender en su afán de “eficiencia”, y calidad, éste el gran pretexto de los canallas y los mediocres.

    En todos lados, los cretinos que toman esas decisiones se cuidan de que los recortes los alcancen a ellos. Buenos para jugar con la vida y los destinos de los demás, la recua canalla neoliberal receta la pobreza de la que ellos se abstienen de participar, cuales comisarios estalinistas que hacían válido lo que los líderes cretinos querían pero ellos no operaban. ¿Será a que se dice que la gran mayoría de los CEO, accionistas, empresarios y demás basura neoliberal actual en su juventud fueron seguidores de Lenin? 😎

  30. 19 octubre, 2014 en 1:30

    Me extranya que cuando el senyor Lino ha afirmado que el sumidero de los politicos es la universidad a nadie se le haya quedado la cara de llevar duples en el mus pensando en que tipo de universidades acaban siendo docentes en el mejor de los casos y recibiendo puestos honorificos en el resto.

    Respecto al resto que ha perpetrado el caballero… echar la culpa a los trabajadores por la gestion de sus directivos. No hay mas vuelta de hoja.

    Sun salud¤.

    ps: agradeceria sumamente que mis comentarios no se fueran directamente a la bandeja de spam, es un poco insultante.

  31. 19 octubre, 2014 en 1:39

    “Y si es español y ha estudiado una carrera pues sus buenos cien mil euros de dinero público que ha costado toda su formación académica desde primaria hasta la licenciatura para que ahora venga con la monserga de los parásitos que malgastan sus impuestos. ”

    Esa es otra. Ya me gustaría a mí ver qué estudios tendría si hubiera tenido que pagar el coste completo de su educación.

  32. 19 octubre, 2014 en 7:34

    ps: agradeceria sumamente que mis comentarios no se fueran directamente a la bandeja de spam, es un poco insultante.

    Eso es cosa de WordPress, yo no entiendo la causa de que pase eso.

  33. Manuelodáctilo
    19 octubre, 2014 en 11:24

    …Y dale con Hegel.
    En todo caso, Gustavo tiene su punto de razón. Tienen lo que merecen: la universidad está plagada de fachas.
    Ahora que no se quejen.

    ….Si fueran negros votarían al Ku-kux-clan

  34. 19 octubre, 2014 en 15:28

    Ateo6666 Gracias por la aclaración. También convendrás conmigo que en la Universidad y en la investigación, sobre todo desde la ley de 1982 de Felipe González ha primado la afinidad política. Sólo así se explica que algunos utilicen por toda argumentación la palabra fachas. En cuanto a Hegel, jaja, es solo una referencia, Hegel es el paradigma de la estupidez filosófica. Pero siguen anualmente lanzándose al aire millones de euros en becas, programas y subvenciones para “investigar” su oscuridad. Todo ese absurdo es el que debería ser tachado, y aumentar la asignación para la investigación en Ciencia (en Ciencia, no en estupideces seudocientíficas).

  35. Manuelodáctilo
    19 octubre, 2014 en 16:21

    Lo dicho. Suerte con el Ku-kux-clan.
    Disfruten.

  36. Darío
    19 octubre, 2014 en 18:51

    Hegel es el paradigma de la estupidez filosófica. Pero siguen anualmente lanzándose al aire millones de euros en becas, programas y subvenciones para “investigar” su oscuridad. Todo ese absurdo es el que debería ser tachado, y aumentar la asignación para la investigación en Ciencia (en Ciencia, no en estupideces seudocientíficas).

    Un obscurantista sin poder decide que no se debe dar dinero a estupideces filosóficas, mientras otro obscurantista con poder de decisión decide que la investigación biomédica no debe alentarse, u otro decide que es una estupidez filosófica investigar sobre álgebras topológicas.

    No eres mejor que ellos, F. Joya, y la cantidad de falacias que avientas indican que ni como comentarista político o filosófico, das una buena :mrgreen:

  37. Blueoriol
    19 octubre, 2014 en 20:48

    F.Joya:

    “Hegel es el paradigma de la estupidez filosófica. Pero siguen anualmente lanzándose al aire millones de euros en becas, programas y subvenciones para “investigar” su oscuridad. Todo ese absurdo es el que debería ser tachado, y aumentar la asignación para la investigación en Ciencia (en Ciencia, no en estupideces seudocientíficas).”

    Sin entrar en el tema de Hegel, que desconozco y tampoco me interesa, pero notando que tienes algo “personal” contra el, te diría que en general (por lo que he entendido de tu tesis) el tipo pudo ser tan necio y mal filosofo como se quiera pero no se le puede culpar de actos que realizen otros posteriormente en base a sus ideas o a la interpretación que hagan de sus ideas.

    Tampoco creo que la investigación deba limitarse a las “ciencia puras” pues me parece que hay muchos campos para ahondar en el conocimiento.

    Por otro lado el mundo academico es como tantos otros, hay gente encantadora y tremendos hijos de puta, en la misma proporción que en cualquier otro ámbito.

  38. Blueoriol
    19 octubre, 2014 en 20:51

    En la misma proporción que en cualquier otro ámbito, excepto claro, en el bancario.

  39. 19 octubre, 2014 en 22:55

    Yo no se cómo, pero se hable de lo que se hable y trate de lo que trate la entrada F.Joya siempre acaba introduciendo el caso de Hegel. Y no soy experto en filosofia pero yo diria que a este pensador (como al resto de filósofos sospecho) no se le estudia más que en un reducidísimo círculo de especialistas y o mucho me equivoco tampoco creo que se gasten “millones de euros” en estudiar sus escritos, más que nada porque en España no nos gastamos millones de euros ni en toda la filosofía junta.

  40. congreve
    20 octubre, 2014 en 1:57

    Más que Hegel a mí me preocupa eso de “y otros mamarrachos”. Me creía el único y auténtico mamarracho, y hoy descubro que tengo competencia. ¿Quiénes serán?

    @ Manuelodáctilo:
    No siendo español, no me concierne ni puedo opinar sobre qué lugar debe ocupar Hegel en España, pero si bien tildarlo de mamarracho y proponer no gastar un centavo en él me suena bastante duro, no veo que sea insalubre que Joya haya iniciado un debate sobre prioridades de inversión en temas de estudio. Si no hay aceptación, su propuesta cosechará una mayoría de rechazos y ese resultado será útil.

  41. Abraham
    20 octubre, 2014 en 10:04

    Quiero aportar mi granito de arena desde mi perspectiva. Mi mujer es una investigadora en ciernes. Entró tarde en el mundo académico, y ha ido picando una beca aquí y un contrato allá, y un master no se dónde. En el departamento donde trabaja la tienen de chica de los recados, y aunque no cobre, tiene que ir a currar. Su sueldo es tan precario que tenemos casi todas nuestras aspiraciones vitales en suspenso. Y la única razón de que ella pueda continuar con la investigación es que a mí, por fortuna, no me ha faltado trabajo.

    Quizás analizar toda la situación en las universidades por lo que ocurre en un sólo departamento es reducir demasiado, pero es una pieza más del puzzle, y si las juntamos todas nos haremos una idea mejor. Por un lado, mirando las cifras macro, está claro que la inversión en I+D en España es ridícula. Significa que estamos formando a un montón de personas capaces y con ganas de investigar, mejores o peores, a las que luego no damos salida. Significa que el esfuerzo que se hace no es equiparable al de nuestros vecinos europeos. Esto ya de por sí nos deja en mal lugar.

    Por otro lado, el rendimiento es paupérrimo (el que yo percibo, no he hecho ningún estudio para poder afirmarlo categóricamente). Veamos. Un investigador serio que quiera publicar ha de hacerlo en inglés, sin embargo, como no es nuestra lengua materna debemos dedicar un buen tiempo a dominarlo, primero para ser capaces de leer los trabajos de otros investigadores, y luego para poder publicar. Incluso después de muchos años estudiando el idioma, veo que no son capaces de publicar en algo que no suene a spanglish. Luego, el trabajo del director del proyecto parece consistir en redactar informes para justificar en qué se gasta el dinero, de modo que apenas le queda tiempo para supervisar qué hacen sus trabajadores, mucho menos para asesorarles en caso de que algo no les salga. Algunos investigadores tienen que compaginar este trabajo con dar clases en la universidad, porque su sueldo lo reciben principalmente por ser profesores, y como les queda algo de tiempo libre, pueden dedicarse a investigar también. Cuando lo normal es que haya buenos investigadores que son pésimos profesores y viceversa. Luego, para darle publicidad a tu trabajo tienes que exponerlo en un congreso ¡en pleno siglo xxi! En la era de internet 2.0, los investigadores tienen que dedicar un buen tiempo a diseñar un póster, imprimirlo, llevarlo a una ciudad preferiblemente lejana, y a veces dar una pequeña charla sobre de qué va tu trabajo, delante de otros investigadores a los que no les puede interesar menos. ¿No pueden colgar un vídeo en Youtube y anunciarlo en una web especializada? Además, en este departamento dedican tiempo para hacer un mantenimiento a los equipos de medida, lo que requiere embarcarse y hacer un trabajo muy físico. Es decir, que un investigador en España tiene que a) dominar el inglés formal, b) dominar la justificación de proyectos para la administración, c) ser un buen docente, d) saber diseño gráfico, e) saber hablar en público y dominar la retórica, f) tener disponibilidad para viajar, y g) tener nociones de ingeniería y de programación. Y después de todo esto, le tiene que quedar tiempo para investigar. ¿No hemos aprendido nada en todos estos siglos de especialización del trabajo?

    Otro aspecto que frena a mi entender la investigación es el politiqueo. Parece ser que es fundamental para el currículo de un investigador aparecer encabezando la lista de investigadores del estudio. He visto cómo un posible acuerdo de colaboración entre dos universidades se fue al traste porque uno quería ser el que figurara en cabeza del proyecto, cuando la mayor parte la había hecho el otro. Pero claro, el que consigue más dinero para sus proyectos también es que “politiquea” mejor. Y también es importante publicar estudios con resultados positivos, a pesar de que a mí me enseñaron que en ciencia es tan importante aprender de los fracasos como de los aciertos. Entonces ¿por qué no se publican los errores cuando se cometen? Si has perdido dos meses de trabajo porque te equivocaste al poner una fórmula en el programa, ¿por qué ocultarlo? Explícalo para que otro investigador que investigue sobre lo mismo vaya sobre aviso. ¿O es que ahora todos somos infalibles?

    Con esto no quiero decir que la investigación sea el campo donde menos rendimiento hay (sobre todo por lo que explicó Manuel en un artículo sobre cómo se mide el rendimiento académico con publicaciones en revistas de prestigio autoreferenciadas). Posiblemente en otros sectores el rendimiento sea también pésimo. Pero eso no es excusa para no tratar de mejorar. Y tampoco es excusa para cortar la inversión.

  42. Abraham
    20 octubre, 2014 en 11:18

    Respecto a algunos comentarios que he leído…

    Creo que es peligroso dejar que sean los políticos los que decidan qué se investiga y qué no. ¿Quién sabe si investigando a Hegel se pueda descubrir un nuevo método de encriptación? Como mucho, deberían limitarse a incentivar aquellos campos en los que se sospeche que podemos tener alguna ventaja comparativa.

    La investigación privada no tiene un buen futuro de momento en España. No es que sea inexistente, hay algún que otro laboratorio farmacéutico, alguna empresa importante de alimentación, y están Repsol y Movistar, pero poco más. Nuestro marco laboral favorece la fragmentación de empresas, hasta el punto de que ya es autónomo hasta el contable. Cuando las empresas están tan fragmentadas, ninguna dispone de suficientes recursos como para invertir en investigación. No es un problema de formación, sino de salida laboral. En España un investigador o se mete en la universidad o se va al extranjero, salvo muy raras excepciones. Si fuera al revés, si las grandes empresas se vinieran aquí a trabajar y faltaran investigadores locales, se los traerían de fuera si hiciera falta. Del mismo modo que están atrayendo investigadores en sudamérica: ofreciendo trabajo y/o mejores condiciones laborales que en tu país de origen.

    La investigación básica es necesaria, sí. Pero la que da dinero es la aplicada. Nosotros invertimos dinero público para mejorar la investigación básica, que luego es aprovechada por empresas de otros países, que lo mismo hasta contratan investigadores españoles, pero pagan sus impuestos allí. Y los impuestos de Ecuador y de China no sirven, de momento, para pagar a los investigadores de las universidades españolas.
    Así que sólo veo dos caminos posibles para que la investigación básica sea rentable. O damos ventajas a las grandes empresas y fomentamos que tengan grandes plantillas e incentivos para que investiguen en nuestro país, o asumimos que como no va a haber salida laboral rentable aquí, que el que quiera investigar que se vaya al extranjero.
    O seguimos como hasta ahora, manteniendo la investigación básica por puro prestigio patrio, invirtiendo en formación e investigaciones para que sean otros los que se beneficien de nuestros descubrimientos.

  43. Abraham
    20 octubre, 2014 en 11:33

    Hmm, tengo la sensación de que cada vez que publico algo, el moderador se va a “desayunar”, porque lo suelo ver pendiente de moderación hasta el día siguiente…

  44. 20 octubre, 2014 en 14:00

    …el moderador se va a “desayunar”…

    Abraham, los administradores de este blog trabajamos, y esto lo hacemos como hobby. Cuando no nadie atiende será porque estamos muy liados en el curro. Si trabajáramos para los lectores de este medio, entonces sí que nos pillarías desayunando 😉

  45. 20 octubre, 2014 en 15:03

    Puñetas, ¡cuánto sentido común Abraham!, Y la investigación que resultaría más productiva (y también de la que partiríamos sin grandes desventajas comparativas) tendría que ser en las áreas de la ciencia que están en ciernes, como la biotecnología o la nanotecnología. Y falta un proyecto estatal que actúe de punta de lanza.

  46. 20 octubre, 2014 en 19:03

    F.Joya, lo del proyecto estatal sería estupendo. De hecho es lo que reivindica, que exista una política científica, algo que campa por su ausencia.

  47. Lunera
    21 octubre, 2014 en 1:30

    Interesante el título de esta entrada:

    ” Los gobiernos europeos han elegido la ignorancia”

    Hombre, no se si lo que voy a decir es una breve burrada con chiste de humor negro incluido, pero yo sinceramente lo cambiaría:

    ” La población europea ( sobretodo la de la península ibérica o españistán ), ha elegido, mediante voto democrático, la ignorancia de sus gobernantes”.

    Como dijera mi alma mater Juan Carlos Monedero:

    ” Cuando un tonto coge un camino, el camino se acaba y el tonto sigue”

    Y ahí siguen los españolitos de la marca españa, desde hace unas décadas. Demonizando cualquier detractor, cualquier movimiento popular, llamando “radicales” a los anti-sistema en foros fascistas, baneando e insultando a todo aquél o aquella que les llama por su nombre 🙂

  48. 21 octubre, 2014 en 8:30

    Después de saquear las arcas públicas valencianas con el premio de Fórmula I de la Comunitat de Valencia, ahora quieren hacer lo mismo con las arcas públicas madrileñas: http://goo.gl/gGsy8Y
    Mientras el CSIC ha perdido el 15% de sus empleados (http://goo.gl/cIHlzc), el estado da mayores subvenciones a un negocio privado que practica la tortura animal (la tauromaquia) que a la I+D.
    Pero los culpables de la crisis los científicos, por supuesto.

  49. Abraham
    21 octubre, 2014 en 8:55

    Supongo, Manuel, que es necesario para controlar a los trolls, pero no deja de ser molesto. La otra opción es dejar que cada uno ponga lo que le venga en gana, y luego borrar los comentarios que resulten ofensivos, que tal vez tenga más trabajo para vosotros.

  50. Gustavo Lino
    21 octubre, 2014 en 9:07

    El CSIC pierde el 15% de su personal en dos años y medio

    http://elpais.com/elpais/2014/10/20/ciencia/1413835997_933450.html

    Y esto es solo el principio. Los científicos, tan miradores de su ombligo, no han hecho los deberes, que era contribuir a una universidad realmente orientada a la producción científica real -que no es la de hacer papers, que es lo que se hace en España-.

    Podrás censurar, pero lo que nunca podrás será censurar la realidad. Esta, tarde o temprano, terminará alcanzándote en tu puesto investigador.

    Así que cambia, crece y madura, que no por saber mucho de biología, la ciencia de la vida, se sabe lo que es la Vida.

  51. 21 octubre, 2014 en 10:05

    Gustavo

    Eres un demagogo de tomo y lomo. El CSIC, la ciencia en general, y ya de paso la sanidad o la educación públicas han perdido personal y en la práctica se están desmantelando como resultado de la visión pacata, cortoplacista y orientada al lucro que domina este mundo neoliberal en el que vivimos y en donde únicamente tiene importancia el dinero y los beneficios a costa de lo que sea: el medio ambiente, la justicia social, la salud y hasta la vida de los ciudadanos.

    Y en este mundo orientado y regido por las cuentas de resultados anuales de las grandes corporaciones (que por supuesto bien que chupan del estado) cualquier visión de futuro no tiene cabida, sea la ciencia (que no es más que el plan de inversión que cedemos a las generaciones futuras, pero claro tú que vas a saber de futuro), la educación o cualquier otra.

    Y el problema es que los que tenéis que cambiar (más bien dejar de tener el poder) sois vosotros, los que defendéis un sistema injusto, caduco, opresor que esquilma los recursos y que parasita la vida de los ciudadanos convertidos en simples anotaciones en un balance empresarial.

    Y ya tu comentario de que

    “Podrás censurar, pero lo que nunca podrás será censurar la realidad. Esta, tarde o temprano, terminará alcanzándote en tu puesto investigador”

    únicamente demuestra una increíble y prepotente ignorancia que sonroja, ya que en tu limitada cabecita eres incapaz de entender que cualquier investigador normalito de España, no necesariamente un fuera de serie, si decide abandonar esta tierra ingrata e irse al extranjero encuentra muy fácilmente un puesto de investigador EN CIENCIA BÁSICA, mucho mejor remunerado y con más medios para investigar, en otros países en donde no hay que justificar constantemente que la ciencia básica en fundamental. ¿Y sabes por qué? Porque cuando enseñas tu CV, que puede ser incluso mediocre, pero les enseñas también los escasos medios con lo que lo has conseguido entonces se ve que estos científicos españolitos que tanto desprecias, son muy competitivos en el entorno internacional y se entiende el potencial que tienen en un entorno menos hostil a la investigación.
    Y no te hablo de oídas, sino que te lo digo por mi propia experiencia y por la de bastantes de mis compañeros, por ejemplo una amiga mía que estaba luchando por sobrevivir hasta ahora con cuatro duros de proyectos acaba de ser contratada para montar un grupo de investigación en UK con un señor sueldo y con unos medios inimaginables para los que nos quedamos. Y esta chica tiene un CV bastante normalito, por cierto muchísimo peor que el mío. Científicos que únicamente nos quedamos en España por la familia y por el pundonor de intentar sacar a esta nación de ignorantes prepotentes como tú del atraso mental en la que lleva siglos sumida.

  52. 21 octubre, 2014 en 10:18

    Abraham, lo de tu retención de mensajes es cosa de WordPress, supongo que motivada por el alto tráfico que tenemos y de mensajes de spam (publicitaria) que recibimos. No es nada personal, le pasa muchos comentaristas.

  53. 21 octubre, 2014 en 10:22

    Que sí, que sí Gustavo que tienes razón, pero lo este país no merece científicos como los que tenemos, sino banqueros como Blesa, empresarios como Díaz Ferrán y hosteleros como Arturo Fernández. Con tipos como esos liderando la nación y el resto de la población trabajando como camareros tendremos el país que todos merecemos. Y el que no esté de acuerdo es un inmaduro que debería y a la cárcel. ¡Arriba España! 😦

  54. 21 octubre, 2014 en 10:24

    …sino que te lo digo por mi propia experiencia y por la de bastantes de mis compañeros, por ejemplo una amiga mía que estaba luchando por sobrevivir hasta ahora con cuatro duros de proyectos acaba de ser contratada para montar un grupo de investigación en UK con un señor sueldo…

    Es que todo el mundo sabe que los ingleses son unos derrochadores de dinero público y unos rojos.

  55. 21 octubre, 2014 en 10:33

    De todas formas Gustavo tiene razón al marcar el camino que está siguiendo el mundo (al menos en Europa). Lo público desaparece. De hecho los políticos ya han sido privatizados. Muchos de ellos defienden los intereses de grandes corporaciones de energía, de salud o de educación (por poner 3 ejemplos) desde sus cargos públicos. De esa forma el interés general desaparece en beneficio de los intereses de unos pocos buitres que se llevan el dinero de todos desde el ficticio discurso de la libre empresa. La salud, la educación, la investigación no importan, sólo importan los réditos que estos especuladores quieren sacar. No importa si para ello destruyen la salud de personas que no pueden pagarse los medicamentos o tener servicios de calidad, si los planes de estudios generan alfabetos funcionales o si somos incapaces de generar desarrollos tecnológicos propios, lo importante es que unos cuantos capitalicen las ganancias y el resto trabaje para ellos en régimen de semiesclavitud y con nulos derechos laborales. Hacia ese mundo nos lleva el discurso de Gustavo.

  56. Gustavo Lino
    21 octubre, 2014 en 11:43

    A ver, reconozco que me he pasado de vueltas, pero en las empresas lo estamos pasando fatal.

    No sé puede pedir dinero de malos modos. Por supuesto que hace falta dinero para la ciencia, y no solo para la ciencia aplicada, pero ¿no será mejor antes de pedir dinero presentar un documento que explique cuales son los males de las universidades europeas en general, y de las españolas en particular? Porque el diferencial no solo es de dinero sino organizativo.

    Es decir, si no hemos producido cosas de gran valor en la universidad española ¿tiene sentido pedir dinero para gastarlo como hasta ahora? ¿No será mejor pedir dinero diciendo cómo se va a gastar de una forma diferente?

    Yo no sé si vosotros habéis estado en estas convocatorias público-privadas que se montan para conseguir los fondos europeos vía CDTI. Yo he estado en algunas cuantas y cuando he salido de ellas he quedado como un pardillo.

    He entrado a las reuniones suponiendo que se montaba algo en serio para investigación aplicada orientada al mercado, y lo que me he encontrado es con el refrito de algo previamente investigado sin orientación al mercado, que ya recibió subvenciones en el pasado, para poder imputar horas de los investigadores contratados -.lo siento, escribidores de papers-.

    Yo no lo entendía y me lo tuvieron que explicar a la salida de la reunión un alma caritativa, porque no lograba entender aquello de lo corrupto que era.

    Y no es que aquellos investigadores fueran personalmente corruptos, pero por mantener sus equipos en funcionamiento pasan por encima de lo que sea, manteniendo un sistema que precisa de mucho dinero, que ya no tenemos.

    A nosotros solo nos llaman con el proyecto cerrado, habiéndose repartido las horas, para darle credibilidad, y porque necesitan de un consorcio de empresas,algunas de ellas pymes. Así de duro, pero yo es personalmente lo que he vivido.

    Y me da igual lo publico que lo privado. En estos consorcios hay institutos propiedad de multinacionales españolas que tienen a sus investigadores realmente trabajando de ingenieros de campo. Para ahorrarse sus salarios, montan pseudo-programas de investigación con los que imputar horas a proyectos y pagar así a sus científicos, realmente ingenieros, a cargo del presupuesto público en I+D+i.

    Así, pueden mantener sus costes de operación bajos con lo que licitar precios agresivos en los contratos que saca a concurso la Administración pública, expulsando a las pymes, que son con sus impuestos quienes financian esos programas que les permite a ellos ser agresivos.

    Es el mundo al revés. Y son precisamente esas instituciones privadas de las multinacionales quienes buscan socios de su tamaño -las universidades y sus institutos de investigación- para montar esos consorcios, donde los enanos van engañados, a por las migajas.

    A mí me parece fenomenal que consumáis vuestro tiempo en la evolución que ocurrió hace millones de años, pero lo que cuento es lo que está pasando ahora.

    Lo siento, pero la Gran Universidad española se ha alineado con la Gran Empresa, donde el interés primario -lo siento en todo el alma- es auto-sostener las estructuras, haciendo ese el verdadero fin, queriéndolo confundir con el fin de la ciencia pura.

    La estrategia dicta la estructura, pero en España la estructura es lo que dicta la estrategia.

    Yo quiero una ciencia que dicte unos objetivos estratégicos y a continuación se dote de una estructura para acometerlos. Y si en este país el 90% de las empresas somos pymes, la ciencia pura y aplicada que hay que hacer tiene que tener en cuenta ese aspecto, porque no somos Alemania.

    Yo no estoy en contra de lo público. De lo que estoy en contra es que lo público se haga grande. Porque una vez que lo público se hace Grande, se aliena con la empresa Grande. Y a continuación a quienes les dad una patada en el trasero -via impuestos- es a los pequeños, que financiamos esos programas europeos, pero que no podemos desgravarnos gastos en I+D+i, porque las universidades van a la caza de la Gran empresa, en vez de la pequeña.

    No es un problema de Público versus Privado, sino Grande versus Pequeño.

    Aunque mole tener grandes medios -estructura- ese es un camino que siempre termina mal, porque si los resultados investigadores no cosechan los resultados esperados, se genera tensión para que perpetuar la estructura como sea. Y al final, los investigadores dejan de hacer ciencia pura, para dedicarse a diseñar estrategias para mantener el tamaño de sus departamentos.

    Y para muestra un botón. Craig Venter derroto a las universidades americanas en el proyecto Genoma. Tenía menos estructura pero, a diferencia de la universidad, tenía una estrategia. Y como consecuencia de esa buena estrategia consiguió los fondos para mantener ahora una gran estructura.

    El que lo quiera leer de primera mano:

    Life at the Speed of Light: From the Double Helix to the Dawn of Digital Life

    http://www.amazon.com/Life-Speed-Light-Double-Digital/dp/0143125907/ref=sr_1_1?ie=UTF8&qid=1413887925&sr=8-1&keywords=Craig+Venter

  57. 21 octubre, 2014 en 12:35

    Personalmente no logro entender ese empecinamiento en seguir únicamente vías rentables económicamente, (seguramente a corto plazo) que me parece ver en países y todo eso. Será que aún mantengo un deseo del conocimiento por el conocimiento mismo.

    Yo abogo por la existencia de algún plan acerca de la investigación. Tampoco es que sea nadie para decidirlo pero veo equivocada la tendencia actual.

    Leyendo a Gustavo Lino me viene una pregunta ¿Que consideras producción científica real? ¿Tecnologías aplicadas y patentadas?

  58. Blueoriol
    21 octubre, 2014 en 13:30

    Lunera:
    ”La población europea ( sobretodo la de la península ibérica o españistán ), ha elegido, mediante voto democrático, la ignorancia de sus gobernantes”.

    Algo que convendría aclarar es que España no es un país democrático. El poder legislativo, executivo y judicial es una misma y sola cosa. Las decisiones se toman fuera del parlamento (en las sedes de los partidos). Se predica el consenso. La corrupción es un hecho ordinario…

    Por cierto Gustavo Lino, eres un troll de tomo y lomo.

  59. 21 octubre, 2014 en 14:31

    Gustavo, de forma breve (lo siento ahora no tengo para más):

    1. Te agradezco que rebajes el tono.
    2. Yo también he participado en evaluaciones de la ANEP y mi experiencia me dice que lo óptimo sería una reestructuración de la que hay que hacer partícipes a todos los estamentos.
    3. Como ya he indicado, no se puede reorganizar a coste cero. Hay que invertir para aglutinar una política científica de actuación de futuro. Esto debe valer tanto para áreas prioritarias de financiación como para recursos humanos.
    4. España es un país rico. No somos Alemania, pero tampoco Portugal, por lo que habrá que dedicar el % inversión acorde a nuestro PIB (ahora estamos muy por debajo).
    5. La iniciativa privada española apenas participa en la I+D. Sería bueno comprobar por qué y motivarla para que participe.
    6. Venter se adelantó con el genoma humano, pero hubo que dedicar varios años de gastos públicos y privados para corregir sus borradores chapuzas.

    Intentaré reflejar todo esto en un texto con más sentido cuando tenga tiempo. Sigo currando.

  60. Darío
    21 octubre, 2014 en 15:40

    Y esto es solo el principio. Los científicos, tan miradores de su ombligo, no han hecho los deberes, que era contribuir a una universidad realmente orientada a la producción científica real -que no es la de hacer papers, que es lo que se hace en España-.

    Sería bueno saber a qué le llamas producción científica real, ya que parece ser que el único ombligo que deseas mirar es el del gran capital … y eso asumiendo que de verdad tengas los ojos abiertos :mrgreen:

    Podrás censurar, pero lo que nunca podrás será censurar la realidad. Esta, tarde o temprano, terminará alcanzándote en tu puesto investigador.

    Yo creo que la realidad a muchos de aquí ya les alcanzó en forma de cretinos que censuran lo que no les gusta y acusan a los otros de hacer lo que ellos practican con singular desparpajo al no decir que es lo que estoś últimos defienden .P

    Así que cambia, crece y madura, que no por saber mucho de biología, la ciencia de la vida, se sabe lo que es la Vida.

    😎

    Hasta hoy, cuando tenía que escuchar a la recua neoliberal defender sus intereses, mencionaban su realidad como la Realidad, pero tú dices que una cosa es la vida y otra es la Vida. ¿Puedes iluminarnos sobre cómo es la Vida desde tu Gran Madurez? 😎

    Como ingeniero no sé que hagas, pero cómo ideólogo neoliberal hay que reconocer que tratas de hacer lo tuyo :mrgreen:

  61. Darío
    21 octubre, 2014 en 16:00

    Después de ver el último comentario de Gustavo, sería bueno que no pusieran el mío anterior.

    Me parece que Gustavo se pelea contra una forma que más que buscar financiamiento pretende obtener de los menos privilegiados, en este caso empresas pymes y de empresas públicas así como del sistema escolar público, fondos que financien los privilegios de la gran empresa, de la misma forma que los ahorros de todos los trabajadores han servido, en muchos países, para financiar a la gran empresa. Dicho de otra manera, se pretende que todos subsidien los privilegios de unas cuantas empresas, mientras se avientan migajas por las que todos se pelean.

    No es un problema de Público versus Privado, sino Grande versus Pequeño.

    Pues me temo que no, que el cambio de nombre no sustituye el problema sino que lo desplaza. Si quieres: es el propósito de que muchos públicos (pequeños y el estado) terminen subsidiando al Grande Privado.

    Y para muestra un botón. Craig Venter derroto a las universidades americanas en el proyecto Genoma. Tenía menos estructura pero, a diferencia de la universidad, tenía una estrategia. Y como consecuencia de esa buena estrategia consiguió los fondos para mantener ahora una gran estructura.

    Venter no derrotó a nadie: se sirvió de los subsidios a la investigación pública universitaria estadounidense para crear su propio negocio privado, de la misma forma que lo han hecho todos los grandes negocios en los países capitalistas avanzados y otros no tan avanzados, al menos desde la segunda guerra, empezando por el negocio armamentista. El subsidio público financia y sostiene el negocio privado, y Venter se aprovechó de sus años de servicio público hasta que la investigación pública fue lo suficientemente madura para financiar la ganancia de unos cuantos, como él y como todos los que se han hecho grandes y ricos a costa del subsidio público y la socialización de las pérdidas económicas. Desgraciadamente estoy fuera de mi ciudad por asuntos personales y en este momento no tengo una sola referencia bibliográfica pero se ha documentado mucho sobre esto.

  62. Darío
    21 octubre, 2014 en 16:04

    En donde dice

    Pues me temo que no, que el cambio de nombre no sustituye el problema sino que lo desplaza. Si quieres: es el propósito de que muchos públicos (pequeños y el estado) terminen subsidiando al Grande Privado.

    debe decir:

    Pues me temo que no, que el cambio de nombre no sustituye el problema sino que lo desplaza. Si quieres: es el propósito de que muchos privados y un público (pequeños privados y el estado, respectivamente) terminen subsidiando al Grande Privado.

  63. Eduard
    21 octubre, 2014 en 16:10

    Llega un momento en que uno se harta de oír mitos y fantasías. Que no hay dinero, es una de las mentiras más utilizadas y extendidas. Dinero hay, y mucho, solo que repartido en muy pocas manos gracias a los lameculos de los políticos actuales (no solo españoles) que han convertido el modelo liberal-capitalista en “modelo único e incuestionable”. Gracias a ello y a la libertad que goza el capital, la riqueza se acumula en muy pocas manos (cada vez menos) mientras la inmensa mayoría de la gente debemos repartirnos la pobreza.

    De igual forma lo público se ha convertido en algo perverso, según esos mamones de políticos y tecnócratas vendidos al mejor postor, pero uno que ha trabajado toda su vida en una multinacional (francesa por más señas) está harto de ver como los sucesivos altos directivos (no todos españoles ni mucho menos) son una pandilla de ineptos que si sacan adelante la empresa es más gracias a la inercia que conlleva una gran multinacional que a su saber hacer.

    Podría pensarse que mi visión es parcial (la empresa donde he trabajado) pero gracias a mi actividad sindical he podido tener constancia de que lo mismo ocurre en otras empresas. Funcionan a base de modas (Valores de empresa, ser socialmente responsables, valoración del desempeño de los empleados, etc.). Todo de cara a la galería. Eso sí, cada una hace una interpretación propia de la moda actual y la presenta como un “invento propio” del “lumbreras” de turno. Y también tienen en común el hecho de esconder la mierda de su gestión bajo la alfombra. De cara al exterior (o si te crees sus peroratas) son maravillosos y muy efectivos.
    Y todo eso solo tiene un fin: arramblar con toda la riqueza que puedan para repartírsela entre cuatro.

    Pero como la mayoría de la gente es tonta, por desgracia y no solo en España, seguimos manteniendo como gestores de los estados a políticos y tecnócratas corruptos y mercenarios de quien tiene el verdadero poder, el económico. La democracia hoy es inexistente, repito, gracias a la mayoría de la ciudadanía, dispuesta a tragarse ruedas de molino.

    ¿Por qué hay países en mejor situación que otros? Porque el proceso de desmantelado de condiciones sociales, servicios públicos, recursos de investigación, etc. les llegó en un momento es que los niveles alcanzados en estos aspectos estaban en un estadio muy superior al nuestro, así que tienen más margen para que la situación se vaya degradando. Y recordad, si la tendencia no cambia, todo es susceptible de empeorar.

    Las peroratas y alabanzas de la iniciativa privada son una clara demostración de la ceguera generalizada que existe. Un ejemplo bastante clásico ¿Por qué la industria farmacéutica invierte mucho más en el desarrollo de potingues para mantener nuestra imagen joven que en nuevos medicamentos? Porque la rentabilidad de los potingiues es mucho más alta que la de los medicamentos. Si la investigación queda en manos privadas estará mediatizada por la rentabilidad, que en absoluto es sinónimo de necesidad generalizada (muchas veces se crea una “necesidad ficticia” para así obtener el beneficio).

  64. Gustavo Lino
    21 octubre, 2014 en 17:32

    Voy a ser constructivo. Perdonad que responda solo a Manuel, pero hay unas contestaciones mías pendientes por publicar donde demuestro que no soy liberal, que parece ser que es uno de los equívocos.

    4. España es un país rico. No somos Alemania, pero tampoco Portugal, por lo que habrá que dedicar el % inversión acorde a nuestro PIB (ahora estamos muy por debajo).

    Este tema lo miras con los ojos antes de la crisis. España tenía entonces un 36% de deuda pùblica, bastante deuda privada, y superávit de caja.

    Ahora tenemos el 100% de deuda, más deuda privada, y déficit de caja. Además de un problema muy gordo con las pensiones dentro de cuatro años.

    Voy a confesar algo: Tengo miedo. No veo cómo vamos a poder pagar la deuda si sube la prima. Y con déficit al mismo tiempo, sino pagamos la deuda, no nos van a financiar externamente.

    Luego, aunque fuéramos un país rico -que no lo somos- sin efectivo no sé como vamos a pagar la sanidad, si no es con un recorte salvaje en la educación (también, en la investigación) y los recortes sociales.

    Pensar que la clase política se va a hacer el harakiri, como hicieron los franquistas, es no entender a la casta política.

    5. La iniciativa privada española apenas participa en la I+D. Sería bueno comprobar por qué y motivarla para que participe.

    Ya expliqué los motivos. España es un país de pymes y la Universidad, que es Grande, se ha enfocado en la Gran Empresa. Como la gran industria española es básicamente auxiliar del automóvil y energía (tras el fallecimiento de la construcción y las infraestructuras) que están tocadas seriamente la primera, y mortalmente la segunda (fin de las primas), pues no hay un duro.

    Es más, si las pymes se han abalanzado sobre el I+d+i es porque hay un dinero finalista de Europa, porque si no muchas estarían muertas.

    Resumiendo, por megalomanía, han desplegado una Universidad para una España de grandes empresas que nunca ha existido.

    Una vez que se ha caído el mercado las pymes se han tirado a exportar como locas, para sobrevivir, por lo que no tienen ni tiempo ni recursos para el I+d+i, porque para postre subida de impuestos.

    Si hubiera sentido común la universidad tendría que orientarse hacia la pequeña empresa, porque es lo que hay en España. Si quiere orientarse hacia la grande tiene que ser hacia el extranjero, pero esta por ver que no terminemos fuera del euro.

    6. Venter se adelantó con el genoma humano, pero hubo que dedicar varios años de gastos públicos y privados para corregir sus borradores chapuzas.

    Es es ser algo parcial. Venter hizo más que competir por el proyecto Genoma. Hoy son sus técnicas las que se utilizan, por lo que también hay que contar lo positivo.

    Si usted tuviera que elegir ¿con que ingeniero genetista se quedaría usted que más ha contribuido los últimos 25 años? A Venter ya le duelen sus chapuzas pasadas que pueden costarle el nobel, aunque mi opinión personal es que finalmente lo conseguirá.

  65. 21 octubre, 2014 en 19:32

    Gustavo voy por tus puntos:

    4. Somos un país rico, pese a la deuda. ¿Recortamos en lo público? OK; pero empecemos por lo superfluo, o al menos por aquello no tan necesario: diputaciones, reforma del senado, estudio de posibilidad de devolución de algunas competencias desde las comunidades que implican duplicidades caras….. Eso en cuanto a evitar el gasto. Ahora vamos por los ingresos: tributación de quienes haciendo mucha caja apenas pagan impuestos, persecución de forma seria de la defraudación fiscal…. Nuestros números en inversión I+D son penosos, pero de producción industrial también. La pequeña y mediana empresa agoniza (400.000 empresas cerradas por no poder cobrar lo que les debían –en muchas ocasiones la deudora es la administración-), las grandes empresas se marchan. Ya sólo nos sostienen de forma constante los servicios y el turismo. He planteado unas medidas no porque yo sepa solucionar la crisis, sino para mostrar que hay otras alternativas a lo más fácil: destruir la sanidad y la educación pública (la investigación no, porque siempre ha estado maltratada en este país). Y permíteme dudar que la desaparición de esos gastos nos saque del hoyo, de hecho los modelos sanitarios privatizados (como el de Valencia) está costando tanto o más dinero al erario público que antes.

    5. Este es un tema que conozco algo. Es complicadísimo montar una “spin-off” desde la universidad o el CSIC. La carga burocrática y los impuestos torpedean cualquier iniciativa. Como suelen ser ideas innovadoras chocan contra intereses creados de la bigfarma o los sectores energéticos clásicos, donde la puerta giratoria de los políticos funciona de maravilla. No hay manera de despegar por falta de política científica. En Irlanda funcionó la apuesta por la biotecnología, en Finlandia funcionó la apuesta por las telecos, aquí no sabemos que puede funcionar porque no ha habido una gran apuesta por nada. Con una inversión pública en I+D que nunca superó el 1% del PIB y una inversión privada ridícula no podemos conocer cuál podría ser la verdadera dimensión de la ciencia española.

    6. Venter es un genio, eso no te lo voy a discutir. Su problema es que puso el interés privado (el de su empresa) por encima del interés general (conseguir una secuencia del genoma de calidad y fiable). Ese es un riesgo asumible en algunos negocios, pero en temas de salud (y el proyecto genoma humano está muy relacionado con la salud) es muy peligroso para la sociedad. Pero el tema privatización/salud/fármacos daría para un debate por sí sólo, prefiero no extender ahora en eso. Venter ha aportado mucho en tecnología, pero incluso uno de sus temas estrellas, el organismo de genoma mínimo para producir sustancias a la carta se ha quedado corto comparado con lo que prometía.

    Una curiosidad final: una de las aplicaciones de Venter funciona tan bien gracias a la DNA polimerasa de un bacteriofago que a nadie importó. Esa enzima ha sido descubierta en España gracias a la inversión pública, y es una de las patentes más rentables de nuestro país (http://www.elconfidencial.com/tecnologia/2013/04/19/radiografia-de-la-patente-mas-rentable-de-la-historia-de-espana-4707) ¿Crees que alguna empresa privada en nuestro país se habría puesto a estudiar bacteriofagos?

  66. Darío
    21 octubre, 2014 en 19:53

    5. La iniciativa privada española apenas participa en la I+D. Sería bueno comprobar por qué y motivarla para que participe

    Por lo que he visto, la iniciativa privada española se parece a la de algunos países que conozco: expoliadora del interés público, es una pirata a la que solamente le importa tener el dinero lo más pronto posible, y no más. Se puede alegar que quizás hay excepciones, pero la bandera pirata de toda la ganancia mientras en el abordaje gritan ¡Muerte al populismo y sálvenos a nosotros! es algo que la identifica muy bien.

    Si hubiera sentido común la universidad tendría que orientarse hacia la pequeña empresa, porque es lo que hay en España. Si quiere orientarse hacia la grande tiene que ser hacia el extranjero, pero esta por ver que no terminemos fuera del euro.

    Cambiando el nombre del país y estoy seguro que ese discurso muchos ya lo han escuchado. En México dijeron que la universidad debe apoyar a la empresa (la mexicana es pura pyme o nada) y que cualquier otra cosa haría que saliéramos del TLCAN. A la vuelta de los años, somos un puterío del gran turismo, en donde se practica el deporte extremos de las fosas llenas de cadáveres para mantener el puterío del gran turismo y el saqueo de los recursos naturales, y la empresa mexicana de las pymes se sigue hundiendo (8 de cada 10 cierra los dos años de fundada). ¿Y qué producen esas pymes? Son sector servicios o complementos de operacionales de las grandes empresas en cosas que éstas no les interesa ocuparse.

    Recuerdo a inútiles que decían que para qué investigábamos lo que otros ya investigaban, para que producíamos los alimentos que otros ya producían, para qué fabricábamos las cosas que otros ya fabricaban. Cretinos que se tragaban el cuento del libre mercado y la gran empresa que nos salvaría del Estado corrupto. ¿Para qué investigación básica, para qué educación pública, a quién benefician los grandes servicios de salud pública?

    Al final, somos más dependientes, y unos cuantos hdep son los beneficiados. pero eso sí, ¡se organizan congresos, y mesas, y exposiciones para que la gente ponga su pyme!

    Si tus puntos de vista prosperan y son norma en España, Gustavo, ¡sean bienvenidos a las delicias del infierno del libre mercado! 😈

  67. 22 octubre, 2014 en 12:22

    En un momento en que prácticamente se está desmantelando el sistema científico español unos historiadores nos muestran que en España todavía se puede alcanzar verdadero conocimiento del bueno, de ese que tanto gusta a nuestros piadosos gobernantes. http://diario-de-un-ateo.blogspot.com.es/2014/04/por-fin-en-espana-se-hace-verdadera.html

  68. Blueoriol
    22 octubre, 2014 en 12:50

    Gustavo Lino:
    “Ahora tenemos el 100% de deuda, más deuda privada, y déficit de caja. Además de un problema muy gordo con las pensiones dentro de cuatro años.”

    No es que vaya a discutir las cifras que expones, pero para ciertas cosas el dinero no falta.
    No solamente tenemos grandes estructuras que no sirven para nada (monarquia, congreso, diputaciones, consejos comarcales…) y que por tanto podrían eliminarse sin problema. Tambien somos uno de los paises con mas coches oficiales. Aparentemente volar hasta Ginebra o Bruselas es tan duro que debe hacerse en primera clase.
    No hay dinero pero parece que para los bancos si lo ha habido. También para trenes de alta velocidad inamortizables, así como para carreteras infrautilizadas y aeropuertos no usados en absoluto.
    Por no hablar del presupuesto de defensa. por no hablar de los gastos de las embajadas, por no hablar de los asesores, por no hablar de la corrupción…

    El problema principal es que España no es un país democratico (no hay represtentatividad, no hay separación de poderes) y de ahí vienen todos los problemas. Dificilmente se pueden solucionar los problemas derivados de esto sin solucionar el problema principal.

  69. 22 octubre, 2014 en 14:00

    El problema es el modelo de país. Si está basado en el pelotazo, en el cortoplacismo y en los beneficios inmediatos, como se está haciendo ahora con el ladrillo y el turismo, pues entonces la ciencia, la educación y la sanidad son unos lujos inasumibles e incluso un derroche de dinero. Ya que para servir copas en los chiringuitos o limpiar habitaciones de hoteles no se necesitan estudios (ni universitarios ni tan siquiera primarios), innovación ni otras zarandajas, y ya puestos tampoco mucha sanidad ya que los que vayan muriendo se sustituyen inmediatamente por los que queden y así además las listas del paro disminuyen y tampoco nadie llega a cobrar la pensión, con el consiguiente ahorro para las arcas públicas. Es más, todo esos “gastos” serían contraproducentes puesto que nos quitan competitividad frente a nuestros contendientes: Marruecos, Túnez, Tailandia y el resto de destinos turísticos del tercer mundo.

  70. Miguelón
    22 octubre, 2014 en 14:55

    Tan sólo un toque de humor, pero la viñeta de Forges de hoy nos viene al pelo:

    http://elpais.com/elpais/2014/10/21/vinetas/1413911164_743463.html

  71. 22 octubre, 2014 en 15:38

    España podría tener un ‘supercentro’ de ciencia por el precio de 50 kilómetros de AVE: http://elpais.com/elpais/2014/10/17/ciencia/1413536655_612084.html

    Pero hay muchos que consideran que la ciencia es un despilfarro inasumible mientras que los auditorios, aeropuertos o autopistas radiales de Madrid son fundamentales, megalómanas infraestructuras todas ellas vacías pero que han hecho ganar mucho dinero a la banca, a las constructoras, a los políticos que las adjudicaban y por qué no decirlo también, a muchos jóvenes (y no tan jóvenes) que con el boom del ladrillo vieron que estudiar era una pérdida de tiempo, ya que podían ganar unos buenos sueldos (muy superiores a los de los “imbéciles” que se dejan, o nos dejamos, las pestañas estudiando y luego investigando) sin gastar una neurona.

  72. Blueoriol
    22 octubre, 2014 en 16:33

    Si pensamos que los problemas de España son causados por la actual crisis nos estamos equivocando gravemente.
    La crisis actual hace patente esos problemas que en realidad han existido siempre.
    ¿Cuando ha estado la investigación bien financiada?
    ¿Cuando ha estado la sanidad o la educación bien financiada?
    ¿Cuando no ha habido corrupción generalizada en este pais?

    Todas estas cosas no son culpa de la burbuja inmobiliaria ni de la crisis financiera porque estos problemas los teniamos antes de que estas cosas sucedieran.

    El problema es que como no es una democracia sino que solo lo aparenta, todo lo demas también es pura apariencia.
    Por tanto lo mismo sucede y ha sucedido con la investigación. Se ha diseñado para esto y nada mas.
    Mientras la oligarquia que nos gobierna estaba podrida de dinero arrojaban sus migajas (eduacación, sanidad, investigación, cultura…) porque eso ayuda a mantener la ilusión de que vivimos en un estado del bienestar, de libertades civiles y democratico.

    Como en este momento (las crisis son reales) la oligarquia no tiene tanto dinero (ya no puede tener griferia de oro) ya no arroja migajas porque todo se lo queda.
    Y entonces nos damos de bruces con la realidad. Vivimos en una dictadura. Una dictadura no con un unico dictador sino con varios que se van turnando.
    Una construción política así solo puede funcionar de manera corrupa en su sentido mas amplio.

    No podremos arreglar los problemas concretos (educación, sanidad, investigación…) hasta que no solucionemos el problema principal.

  73. 22 octubre, 2014 en 23:29

    por qué no decirlo también, a muchos jóvenes (y no tan jóvenes) que con el boom del ladrillo vieron que estudiar era una pérdida de tiempo, ya que podían ganar unos buenos sueldos (muy superiores a los de los “imbéciles” que se dejan, o nos dejamos, las pestañas estudiando y luego investigando) sin gastar una neurona.

    Venga hombre Ateo, que se te presume ya una edad para no andar haciendo generalizaciones y entender los conceptos correlacion y causalidad. Que gran parte de la masa laboral acabe siendo absorbida por el sector servicios es indicador del modelo de creacion de empleo y no de la intencion individual de no dar callo. Eso de que la juventud prefirio poner ladrillo sobre ladrillo de sol a sol por su escasa dificultad no se va muy lejos de la chorrada de los investigadores siendo paper mills.

    Tu muestrame un modelo de educacion que incentive la incorporacion de un mayor numero de individuos, aludiendo concretamente al sistema de ayudas economicas, y yo me comere con patatas mis palabras y te dire que efectivamente la gente pasa de estudiar porque se les canta de los cataplines.

    Encontrare bastante comprensible que barajes como argumento que la capacidad de autofinanciacion de los estudios de cada invidividuo parta de la responsabilidad a la hora de establecer prioridades administrando su presupuesto. Solo te pido que si decides tomar ese derrotero tengas en cuenta todos los aspectos a tener en cuenta en la gestion de la microeconomia familiar antes de lanzarte a la piscina de “vivir por encima de las posibilidades”.

    No es por ser ingrato, de hecho agradezco cada comentario que repescais del buzon de spam, pero es una pena que para cuando llegue este comentario va a perder bastante contexto. De todas maneras gracias.

    Sun salud☼.

  74. 23 octubre, 2014 en 3:47

    Reblogueó esto en Germány comentado:
    Es cierto y está ocurriendo en muchas partes. A este paso la gente volverá a creer que la tierra es redonda…
    El problema es la ignorancia de quienes gobiernan. Por ahí parte todo!!!

  75. 23 octubre, 2014 en 9:02

    persona

    Aunque no he hecho una estadística, resulta que tengo varios amigos profesores de secundaria que me han comentado en numerosas ocasiones que durante los años del milagro económico español bastantes de sus alumnos no sólo abandonaron los estudios sino que además antes de hacerlo se mostraban bastante reacios al sistema educativo con el argumento de que “para qué me voy a esforzar si yo en cuanto pueda dejo este tostón y encima acabaré ganando mucho más que tú” refiriéndose al profesor, lo que era absoluta verdad en esos momentos puesto que se ganaba mucho más y encima muchas veces gran parte del sueldo en negro, sin pagar impuestos. Y mis amigos estaban bastante desmoralizados al tener que lidiar todos los días con estos argumentos para intentar convecer a los alumnos de que al menos aprovecharan el tiempo mientras estuvieran.

  76. 23 octubre, 2014 en 9:57

    Durante los años del ladrillo fue mucho más dificil encontrar licenciados que quisieran seguir la carrera investigadora, y eso que era un época en la que había más posibilidades de encontrar contratos (milieuristas eso sí). Eso no significa como apunta Persona que se dedicaran a poner ladrillos todo el día, alrededor de la construcción se generaron muchos negocios: inmobiliarias, carpintería, ferretería, gestión bancaria….. Cada uno encontró su nicho según sus conocimientos. Ahora es cuando nos llueven las ofertas para incorporarse en los laboratorios, pero ahora lo dificil es encontrar financiación para esas personas. La investigación en España es equivalente al mito de Sísifo.

  77. 23 octubre, 2014 en 10:40

    Ateo:

    Iba a contestarte sobre lo diferente de la percepción de los profesionales de la docencia que tengo el placer de contar como amigos tienen sobre los alumnoos que han tenido durante los ultimos diez años tanto en entorno rural como urbano pero no dejaría de ser tan anecdótico como lo que acabas de usar como argumento. Creo que lo que sería de rigor para poder hablar seriamente sobre el tema es disponer de algo un poco más solido que lo que un amigo tuyo te haya podido contar, mas si se trata de algo tan subjetivo y lleno de matices como es el desarrollo intelectual y emocional de un adolescente.

    No te lo tomes como algo personal, en general estoy de acuerdo en la totalidad de tus opiniones y admiro y aprecio tu labor como articulista. El problema es que veo que con este caso en particular, por la razón que sea, no me parece que estés siendo tan objetivo como con otros temas.

    Sun salud☼.

  78. 23 octubre, 2014 en 12:19
  79. 23 octubre, 2014 en 16:20

    Un saludo, Persona. Yo puedo aportar mi experiencia directa en mi oficio; también es anecdótico, pero desde “mi lado”, el de oficial yesero, he visto lo que apunta Manuel: La gente que estaba en el tajo, en general, no era gente con formación, salvo raras excepciones, y éstas en lo menos especializado, pero esto no es algo nuevo, ha sido así desde siempre: un estudiante que se pagaba los estudios trabajando de peón de albañil. Evidentemente, la especialización requiere mayor dedicación, y no cualquiera se pone a levantar pared, a montar encofrados o a tejar…de un día para el otro.

    Sí que los ha habido, en estos años atrás, en todo el entramado ficticio y casi piramidal que se sostenía en realidad, en la facilidad de obtener financiación.
    En resumen, ha habido una gestión penosa, bastante al estilo de vamos a aprovechar ahora que hay color, y el que venga detrás que arree.

    ¿De qué vive ahora toda esa gente que “saltó” de los estudios a mitad de su formación?
    Pues la verdad es que me gustaría saber la respuesta.

    Sobre la moderación de los comentarios: no te pasa a ti sólo. Yo me dedico más a leer que a comentar, pero en las últimas ocasiones que lo he hecho, me ha sucedido lo mismo, y en todo el tiempo que llevo comentando en este blog, tan solo se ha perdido un comentario.

  80. 24 octubre, 2014 en 0:27

    Ateo:

    No quiero que parezca que mi intención es sacarle punta a tus argumentos con la pretensión de llevar la razón y demostrar que tu te equivocas sino de aclarar que el problema del fracaso escolar durante los años del boom urbanistico no es tan sencillo como señalar a una sola causa.

    Que quede claro que datos como “Dos de cada 10 madrileños de entre 18 y 24 años tienen como máximo estudios de secundaria.” me parecen desoladores y no pretendo eximir de culpa al tirón que tuvo el sector de la construcción, pero leyendo “En Madrid, este abandono temprano estuvo muy relacionado con la construcción, mientras que en Comunidad Valenciana, Baleares o Canarias lo estuvo con el turismo.” y la división entre el segmento de formación lectiva que estamos mencionando Manuel (superior), tu (primaria) y yo (secundaria), sospecho que la conclusión puede estar más cerca de las particularidades que de las generalizaciones.

    Me han parecido muy relevantes las participaciones de Manuel y Arrancaboinas por la contextualización de los mismos: Manuel ha hablado de los licenciados aplicando sus conocimientos a la industria periférica y Arrancaboinas, entre otras cosas, ha mencionado el tema de la especialización. Estos argumentos si que contextualizan el problema y ya que estamos, sería justo añadir que existe un contexto histórico para este incidente.

    Para empezar, no es casualidad que el abandono de los estudios fuera por parte del sector más joven de la generación directamente posterior a la del baby boom: son los descendientes de una generación que se recuperó de la postguerra, en unos países a base de industria y en España a base de ladrillo. Se que ya han pasado cincuenta años pero el paisaje urbano lleno de plumas no eran tan diferente entonces al del 2007. Comento esto no solo para contextualizar la trayectoria del desarrollo económico español sino una tendencia en la profesionalización en un sector que tiende a heredarse de padres a hijos.

    Para continuar, y en este punto reconozco mi sorpresa al ver como se ningunea esto, en el 2000 estábamos en el repunte de la salida de la crisis de principios de los noventa. Me sorprende bastante que se ignore esto, por la razón que sea. Este dato es importante para explicar la disminución del paro, el progreso económico y la sensación de pertenecer al estado de bienestar.

    Esto no fue la causa del sinsentido del boom de la especulación inmobiliaria pero pone en contexto las circunstancias que la propiciaron: una cultura basada en el pelotazo (en eso creo que estamos de acuerdo todos) muy ignorante de otros nichos en los que invertir su capital y un optimismo exacerbado por las entidades financieras que por razones bastante obvias difuminaron el precedente histórico de dos crisis bastante importantes justo detrás de periodos de bonanza: la de finales de los 70 (la que se comió sus secuelas con patatas Suarez) y la de principios de los noventa, que me imagno que con el lerele de la Expo, la bolsa que sonó de los juegos olímpicos y la proliferación de los que a la larga serían los artífices de la siguiente crisis (malos tiempos para la lírica pero buenos para tener una inmobiliaria en Marbella, si señor) debió pasar desapercibida para algunos.

    Este par de apuntes como contexto histórico. Me gustaría añadir también que en el 2007 la construcción y satélites no fueron la única fuente de absorción de empleo. La oferta de empleo público también experimentó un fuerte crecimiento (mucha burocracia para procesar tanta obra pública inutil -aeropuertos, expos, etc…- y personal para vigilarla). Curiosamente, tampoco me parece que se mencione mucho lo que influyó en el cierre de empresas lo que dejó a deber la administración pública, y esos no estaban poniendo ladrillos, “hoyga”. Aparte, no es que le tenga especial cariño a la construcción, como ya he mencionado varias veces, pero tampoco necesitaba al tio Camuñas con el saco yendo a los institutos para llevarse a los niños a la obra ya que estaba absorbiendo, junto con el sector del transporte, bastante de la mano de obra proporcionada por la inmigración atraida por… si, el estado del bienestar, efectivamente.

    Pero es que lo malo de todo esto es que todo este rollo que he tenido que soltar sólo sirve para poner en contexto la crisis económica, no la voluntad del individuo de formar parte de todo el mecanismo que la propició. Nadie ponía una pistola en la sien a nadie para que dejaran los estudios y fueran a trabajar en a) servicios, b)construccion o c)fuerzas del orden público. Fueron totalmente voluntarios y si se quiere buscar culpables hay que mirar a quienes debieron incentivarles oportunamente para que perseveraran sacrificando el bienestar por un plan sostenible de futuro y estos no son Gil y Gil o Paco el pocero sino los tutores legales y los educadores.

    ¿El problema es que pagan más en sector servicios, construcción y primarios? Hombre, aunque parezca injusto le encuentro sentido, sólo hay que ver que aquí no he visto a nadie criticar los sueldos de los mineros… o de los temporeros de la recolección de la fruta… o de los conductores de camiones. Trabajan más horas y a la larga sus labores resultan mucho más perjudiciales para su propia salud y esto no tiene muchos visos de ir a cambiar. Sinceramente, encuentro la comparación de salarios un argumento bastante pobre, por ambas partes.

    No, por favor. El tiempo que perdemos en crear mitos y buscar en los lugares equivocados los responsables del fracaso escolar lo podemos invertir en intentar ser mejores educadores, tanto como padres como maestros, porque es nuestra responsabilidad y no la de un muchacho de 16-17 años la de ayudar a comprender a las generaciones que nos suceden las implicaciones que conllevan tomar decisiones sobre la carrera profesional y exigir a los que nos gobiernan que proporcionen unas condiciones en las que el pueblo no se vea forzado a sacrificar su futuro con la reubicación, tanto geográfica como profesional. Si te fijas bien Ateo, al final todo los puntos que se tratan en este blog (y en cualquier conversación que se precie de adulta) se resumen en hacer de nosotros como sociedad unos consumidores responsables, tanto a la hora de invertir nuestro dinero como nuestro esfuerzo.

    Gracias por tu atención, si quieres podemos seguir discutiendo sobre aquellos alumnos que demostraron muy escasa educación comparando sueldos con tus amigos profesores si te parece útil y relevante. Te voy a dar siempre la razón sobre ese caso en que esos muchachos demostraron tener la cabeza bastante poco amueblada y me voy a guardar por respeto a tus amigos mi opinión sobre lo que opino sobre la repercusión que tuvieron sobre sus alumnos como educadores y como personas.

    Atentamente,

  81. Eduard
    24 octubre, 2014 en 1:14

    El resultado de lo que hoy vivimos es consecuencia de la mentalidad fomentada en los años 80. Todo era válido para ser un triunfador. El héroe del momento era Mario Conde y su meteórica carrera de triunfador. Se le ponía como ejemplo en todos los medios de comunicación. Incluso cuando cayó en desgracia, la respuesta de muchos a sus actos ilegales fue un “¿Y tú que hubieras hecho estando en su lugar?”, una reacción que me parece una confirmación de una falta total de honestidad desgraciadamente muy extendida.

    Es ese sentido de que cualquier cosa es aceptable con tal de triunfar y hacerse rico, el acendrado sentido del individualismo y la total despreocupación por las consecuencias nefastas de esa falta de empatía social son los hechos originales que nos han llevado a la situación que actualmente padecemos.

  82. Abraham
    24 octubre, 2014 en 10:42

    Efectivamente, Persona, nadie puso una pistola a los jóvenes para que dejaran de estudiar. Pero como creo que soy más joven que vosotros y lo he vivido, te explico un poco desde mi punto de vista.

    Al principio te pones a estudiar porque según tus padres y toda la sociedad “es lo que hay que hacer”. Instituto, y una carrera universitaria. Luego, inevitablemente llega un punto en el que los estudios se hacen difíciles, pierdes motivación, o por la razón que sea, te preguntas por qué, o para qué estás estudiando. La respuesta hace algunas décadas era que estudias para conseguir un trabajo mejor. Pero a primeros de siglo esa respuesta ya no era cierta.
    No sólo es que pagaran bien en trabajos con menos especialización, es que no era tampoco nada fácil conseguir un trabajo “de lo tuyo”. Y eso lo veíamos un día sí y otro también. Licenciados buscando trabajo para vender en tiendas de ropa, de barrendero, de pintor.

    Es verdad que los trabajos más duros y peor remunerados los ocupaban los inmigrantes. Pero la economía iba bien, y cuando el constructor gana bien y el albañil tiene dinero para irse de vacaciones, los hoteles en Valencia funcionan con el turismo “doméstico”. Cuando decimos que el motor de la economía era el ladrillo, no es que todos trabajáramos en la construcción o en la industria derivada, sino que de ahí se generaba la riqueza que hacía que todo lo demás funcionara: turismo doméstico, funcionarios, todo.

    Volviendo al estudiante del año 2000. Te encuentras un futuro muy incierto por delante con tu título en la mano. Te encuentras salidas laborales dignas que no requieren de estudios, pero no hay nada de lo que estudias. ¿Qué haces con tu licenciatura? ¿Quedarte en la universidad? Se puede intentar, pero cuando ves que la primera en conseguir plaza es la hija del rector… por méritos propios, por supuesto. ¿Ir a la industria privada? ¿Qué industria? ¿Montar tu propio negocio? Sí, pero hace falta dinero, y normalmente contactos. La única salida que ves con posibilidades es echar oposiciones, lo que significa ser del 15% de los mejores, y estudiar más que nunca.

    Lo que ocurría es que a todos nos habían animado a hacer una carrera universitaria porque puedes optar a mejores trabajos, pero ya éramos tantos optando por ese camino que las salidas laborales eran mínimas, y en cambio otras salidas laborales más corrientes, con sueldos si no buenos al menos suficientes, estaban más disponibles. Y te vuelves a preguntar, ¿para qué estoy estudiando? O mejor, ¿por qué sigo intentando aprobar esta asignatura que no hay manera de que apruebe?

    No nos pusieron una pistola, pero un camino era muy oscuro y el otro muy goloso. No creo que un profesor de instituto, por muy motivador que sea, consiguiera hacerte cambiar de opinión.
    Y tanto que nos quejamos, ¿qué habría ocurrido si los estudiantes no hubieran dejado los estudios y se hubieran puesto a trabajar? ¿Estaríamos mejor con el doble de licenciados en paro?

  83. Abraham
    24 octubre, 2014 en 13:54

    A ver, no me malinterpretéis. Si el gobierno hubiera seguido otra clase de política, habríamos tenido salida para la mayoría de los que han hecho sus carreras y tal vez tendríamos otro tipo de economía. Pero visto lo visto, no se puede culpar a los que abandonaron los estudios por lo que acabo de explicar.

    Es cierto que hoy te encuentras a mucha población poco formada, y que con la edad que tenemos ya volver a estudiar es complicado, la cabeza no funciona igual, has perdido el hábito. ¿Pero acaso hay trabajo para abogados, médicos o ingenieros para que merezca la pena volver a estudiar? Si no vemos cuáles son las oportunidades laborales, ¿cómo sabremos qué debemos estudiar para tener un mejor futuro? Siempre puedes aprender idiomas, o informática, que parece que vale para todo, pero para de contar. Lo que se gana de media en una profesión puede ser un indicativo de si es posible hacerse un hueco, salvo en las profesiones colegiadas, que impiden la entrada a más profesionales para mantener artificialmente alto el salario, y en los funcionarios, que no se aplica tampoco la oferta-demanda (aquí lo que hay que mirar es la proporción entre plazas ofertadas y personas que se presentan a los exámenes).

    Para terminar de arreglarlo, la reforma laboral está distorsionando los salarios, por lo que ahora es casi imposible saber dónde hay más demanda.

  84. 26 octubre, 2014 en 15:39

    A ver cómo hago para no salirme demasiado del tema en mi comentario.

    Salvando las diferencias entre cómo y en qué gremio hemos acabado ganándonos el sustento, me parece, por lo que voy leyendo, que hay algo que afecta por igual, y es la falta de un incentivo a la hora de comprometerse personalmente con la calidad de la propia labor.
    Quizá pueda parecer extraño que eso lo diga un yesero, que es mi oficio, pero sucede.
    No hablo de mayor o menor sueldo, porque doy por sentado que a nadie le amarga un euro de más. Hablo de que se valore el esfuerzo para intentar hacerlo lo mejor posible, con lo que ello conlleva de atención, de implicación… y de que el trabajo no siempre se acaba al salir por la puerta del tajo, o del laboratorio, al final de la jornada.

    Veo que, de forma parecida, cotiza más que se vea tajo hecho el primer día, acabar lo de un mes en una semana, y el que venga detrás, que arree
    Aunque quien venga detrás tuyo tenga que perder otra semana arreglando las chapuzas. Y así en una especie de efecto dominó en que el que lleva peor parte, es el que hace los acabados.
    El resultado es que todos acaban, forzados a trabajar de mala gana, y el resultado es una calidad ínfima, cuando con poco más, se puede pulir bastante. Y eso en lo que ha de quedar a la vista. En lo que no…

    Y no sé si en vuestro campo esto también ha cambiado a peor, porque en el mío, hasta hace unos años, si se tenía un poco de buena fama, se podía ser selectivo a la hora de aceptar trabajo y poner condiciones, pero eso se ha ido al traste, paradójicamente, en estos años de supuesta falta de personal.

    Me da la impresión que por ahí va la cosa: dar a la gente la impresión de que cualquiera puede hacer lo que uno hace, que perseguir la calidad es una actitud inútil, y que vale más dar la impresión de que se hace mucho, aunque lo que se haga, sea una m…..
    De momento, se cubre el expediente, se reparte lo que se ha ahorrado (es lo único que esta política consigue con eficacia: ahorrar gastos) y si algo se desconcha, ya saldrá presupuesto para pagar el arreglo; o, como ahora está pasando, si no hay presupuesto, le echaremos la culpa a los currantes, que son unos chapuceros.

    Esta ha sido la política que se ha seguido en estos años del llamado boom del ladrillo: rápido, barato y mal.
    No sé si se ajusta a lo que vosotros estáis intentando explicar que está pasando en vuestro sector.

  85. Eduard
    26 octubre, 2014 en 17:07

    Arrancaboinas,

    Tu comentario me parece acertado. Es un aspecto importante del modelo de sociedad que se ha impuesto en el último cuarto del siglo XX y lo que llevamos del presente. La obsesión por el ahorro de gastos como forma de maximizar el beneficio es constante y nos lleva a situaciones de indefensión, como ciudadanos, como consumidores y como trabajadores.

    Yo procedo de un sector totalmente distinto, el asegurador, pero no por ello deja de observarse el mismo efecto. Como ejemplo, las compañías promueven los servicios de reparación en caso de siniestro. Aunque públicamente “venden” que el objetivo es dar un mayor servicio, en realidad lo que se pretende es un menor coste en la atención de sus obligaciones. Claro que para ello deben concertar dicha atención a costes lo más reducidos posibles. Al final lo que se resiente es la calidad de dichos servicios.

  86. 26 octubre, 2014 en 19:12

    Completamente de acuerdo, el sistema de producción ha cambiado desde “este par de zapatos te va a durar toda la vida” al “comprar, tirar, comprar”:
    http://www.rtve.es/alacarta/videos/el-documental/documental-comprar-tirar-comprar/1382261/
    No sólo no es ya importante el trabajo bien hecho, sino que es contraproducente. Cuanto antes se rompa el frigorífico o el coche mejor, puesto que antes tendrás que comprarte otro. De los objetos tecnológicos ya ni hablar puesto que se quedan obsoletos en un par de años o la vestimenta, basada en dejar fuera de moda la ropa del año pasado aunque te la hayas puesto dos veces.

  87. 26 octubre, 2014 en 21:43

    Me quedo pensativo ante este panorama, yo me veo pequeño, y mucho más cuando intento exponer esta inquietud a mi propio entorno.
    No se trata de mayor o menor cultura o educación, porque yo mismo, con el tiempo, he ido adaptando la forma de expresarme de forma que se pueda entender por quien no está habituado a utilizar según qué términos.
    Por ejemplo, algunos de mis conocidos podrían pensar:
    ¿Y de verdad hace falta tanta investigación? ¿No se podría intentar aprovechar mejor lo que ya se sabe?
    Y en realidad es un planteamiento que yo también me hago, aunque supongo que ajustar un criterio sería lo peliagudo.
    Pero el problema que yo veo casi insalvable es la brecha en la comunicación.
    Comparándome con mis conocidos, soy un bicho raro. Y no me refiero a que todos sean gente a quien le dé igual lo que pasa o haya de pasar.
    Nadie pierde el tiempo en entablar un debate fuera de grupos de afinidades. Y tratar de explicar cosas tan complejas como, por poner un ejemplo entre otros, que “los transgénicos” no es sólo Monsanto, y que es absurdo tener la misma actitud ante ellos que un musulmán tendría ante un alimento “impuro” supone un reto inabordable.
    Metafóricamente, falta demasiado tejido como para hacer un parche rápido que lo repare.
    Así que en la práctica, resulta imposible querer transmitir esta inquietud que aquí exponéis.
    El pensamiento en general es que gran parte de los problemas actuales se deben al progreso, y que el motor del progreso es la Ciencia.
    Y si me permitís, parte de la culpa de esa brecha, la tenéis los divulgadores.
    Sin intención de pelotear, este blog en particular, y alguna otra excepción, se percibe bastante equilibrado en el tono de las réplicas. Pero en general, da la impresión de que el escepticismo ha de ir de la mano del desprecio sistemático del que discrepa, sin mirar que es imposible, a día de hoy, y cada vez menos, saber categóricamente si algo es veraz, o simplemente, si tiene base.
    Contestar con un “define esto” o “demuestra lo que dices” a quien no está familiarizado con ese tono de debate, asusta al más pintado, y contribuye a la percepción de que la Ciencia es un campo dominado por gente sin la más mínima empatía hacia el resto de los mortales.
    Y de este modo, se perpetúa la actitud de “ya se apañarán” y del “casi es mejor si no se gasta tanto dinero en cosas que ni sabemos para qué sirven”

    Perdonad por el tocho, casi casi un camión de escombro.

  88. Eduard
    27 octubre, 2014 en 1:38

    Arrancaboinas,

    Aunque entiendo lo que quieres decir, creo que el problema es mucho más complejo. Por un lado la especialización en las funciones hace que se desarrolle un lenguaje específico que, de forma inevitable, produce un distanciamiento entre los distintos colectivos. Es algo que he podido observar en mi propio trabajo, al estar dedicado a soporte informático en la compañía en la que trabajaba. Tenía que esforzarme en evitar términos técnicos, para mi evidentes, si quería que existiera una verdadera comunicación con las personas a las que daba soporte.

    Pero no es lo único ni mucho menos. La ciencia y la investigación realizan una labor de desarrollo que permite nuestro avance tanto en el conocimiento como en los medios tecnológicos, pero la decisión de cómo se usarán estos conocimientos y medios está en manos de quienes tiene el verdadero poder, el económico. Recordemos que un martillo ni es bueno ni es malo, lo bueno y lo malo es lo que yo decido hacer con él.

    Por otra parte lo cierto es que en todos los sectores sociales hay personas honestas y responsables, y también hay ladrones, embaucadores, timadores y corruptos. Así vemos políticos y sindicalistas que han utilizado sus puestos de responsabilidad para obtener beneficios propios (y eso lo dice alguien que ha tenido actividad sindical toda su vida)

    Pero lo que no debemos hacer es generalizar y meter a toda la gente en el mismo saco. En todas las actividades hay personas deshonestas y aprovechadas, pero no debemos caer en el error de considerar que todas las personas que están inmersas en esa actividad concreta son igualmente reprobables. Eso solo sirve para fomentar los enfrentamientos y para que los verdaderos responsables de las tropelías que sufrimos sigan campando libremente.

    Y aun me dejo muchas más cosas en el tintero.

  89. Blueoriol
    27 octubre, 2014 en 13:07

    “Aunque entiendo lo que quieres decir, creo que el problema es mucho más complejo. Por un lado la especialización en las funciones hace que se desarrolle un lenguaje específico que, de forma inevitable, produce un distanciamiento entre los distintos colectivos.”

    Sencillamente no estoy de acuerdo con eso.
    Precisamente un buen divulgador lo que consigue es esto, explicar asuntos complejos utilizando el lenguaje común. Y no es una tarea para nada imposible.

    No digo que el lenguaje especializado no sea necesario, es decir, dos investigadores de el campo que sea usarán ese lenguaje. Ahora bien si un especialista quiere explicarle algo de su materia a un lego debera escojer su vocabulario. Esto puede hacerse y de hecho se hace. Isaac Asimov, Carl Sagan o muchos articulos de este mismo blog son ejemplos de ello, por citar solo unos pocos.

    Mi opinión es que, en muchos casos, el lenguaje especializado, es una especie de rito misterico, es decir, no tiene otra razón de ser, que limitar el conocimiento a los “iniciados”.
    ¿Porque se utilizan terminos como meeting, briefing…? No tiene sentido inventar neologismos para terminos que ya existen.
    A veces utilizamos terminos como “quid pro quo, contrario sensu, ad hoc…” o otros muchos. ¿Tiene sentido? Es decir, son terminos traducibles que no pierden sentido en la traducción.
    Entiendo que hay que inventar nombres nuevos para cosas nuevas; quarks, bosones, quasares, magnetares, ADN…
    Pero ¿necesitamos nuevas palabras para encuentro o reunión informativa?
    ¿No podríamos decir reprocicidad, en sentido contrario y a proposito?

    Llamame mal pensado pero siempre sospecho en un caso de estos porque esta actitud solo se debe a dos motivos:- Ocultar información. Los argots, jergas y lenguajes secretos siempre han servido para restringir la información a ciertos circulos.
    – Presumir de erudición.

    Un ejemplo (un poco en broma) de esto, es el codigo utilizado por medicos y farmaceuticos. ¿Tienen asignaturas de criptografia en su formación academica?
    No hay ningún motivo lógico que explique la caligrafia medica. Se supone que en ese ámbito debiera haver un especial cuidado en que todo sea lo mas claro posible. Teniendo en cuenta que una receta consta a lo sumo de 3 o 4 palabras, en fin, creo que dice poco de los medicos.

    El lenguaje especializado “real” (el estrictamente necesario) es imprescindible en campos especializados. Evidentemente tambien será imprescindible, en muchos casos, a la hora de divulgar porque el lenguaje común no basta, pero entonces se definirá. Por tanto, para no andar definiendo cada palabra, usaremos las justas. No inventaremos palabras nuevas para quark o boson, usaremos estas definiendolas. Pero no usaremos meeting o briefing en una conversa en castellano, y tampoco latinismos a no ser que sepamos de antemano que nuestro interlocutor sabe inglés o latín o que por su campo (laboral, academico, personal…) conoce estos terminos.

  90. 27 octubre, 2014 en 22:58

    A eso voy, Blueoriol.

    Sin quitarle toda la razón a Eduard, porque es cierto que ni el oficio, ni la defensa de una idea, presuponen buena o mala intención, se trata de ser conscientes de que, por mucho que, me incluyo, entendamos que la Ciencia es una muy buena herramienta, y que al lado de mejoras ha traído también calamidades (y no hay por qué ocultarlo, algunos campos han tenido como objetivo y financiación prioritarios los usos militares. Si es verdad que los primeros experimentos de ingeniería genética hubieron de hacerse en laboratorios de contención… militares, eso dice bastante) esa capacidad de distinguir la herramienta de la intención con que se usa, no es universal. No es ni siquiera mayoritaria.
    Es cierto, porque lo compruebo, que mucha gente piensa que el progreso es culpable de que, aunque ahora vivamos, más tiempo, más sanos, eso es cierto, no vivamos mejor.
    Y yo me veo capaz de analizar y distinguir, un poco al menos, dónde están las trampas, pero no es algo innato.
    Sin querer compararme con un buen divulgador, porque me falta mucho conocimiento en muchas áreas, (no sólo de Ciencia, sino de Historia y Filosofía) sí que puedo decir que soy capaz de traducir a un lenguaje inteligible los fenómenos o mecanismos que yo conozco.
    Pero hace falta vencer el parapeto que muchos oponen ante la sola mención de un tema tabú, como son los transgénicos, como es cualquier tema vinculado con el medio ambiente.
    Y, retomando el hilo, mientras no exista esa receptividad, esta política de mínimos tiene el futuro asegurado.
    A ver quién es el majo que tiene el tiempo y la paciencia necesaria para explicar la diferencia entre ciencia pura o investigación básica, y ciencia o investigación aplicada, si ni siquiera se puede llegar a debatir la utilidad de un producto de ésta última, porque la palabra “recombinante” suena a anatema y ves cambiar la expresión del que hasta ese momento, incluso te escuchaba con interés.
    Ese miedo es el que explotan los, cito a Eduard verdaderos responsables de las tropelías que han conseguido crear en el siglo XXI un nuevo modelo de infierno. En vez de tener miedo al fuego eterno, ahora la gente tiene miedo al ADN y a las radiaciones.
    Casi han conseguido mejorarlo, porque con el anterior, había que morirse para ir a él. Ahora perfectamente se puede vivir, por lo menos, el purgatorio en esta misma vida.

  91. Eduard
    28 octubre, 2014 en 12:03

    Blueoriol,

    No estoy diciendo que no se pueda exponer el conocimiento de forma clara, y mucho menos que no deba hacerse. Lo que estoy diciendo es que no es lo más habitual.

    En unos casos por hábito. Es muy fácil que la “jerga” propia de tu actividad la traspases a las conversaciones en entornos más amplios (el caso que exponía en el entrono de trabajo). Pero es evidente que cuando te das cuenta que el entendimiento no es completo, es tu responsabilidad cambiar la forma de trasmitir la información.

    Pero también se da, con demasiada frecuencia, que quien utiliza ese lenguaje técnico se siente superior al resto de los mortales y no quiere bajarse de su “asno”. Lógicamente eso genera rechazo.

    Mención aparte merece tu comentario al respeto de introducir términos en otros idiomas, especialmente de origen ingles. Eso es algo muy extendido entre el personal de dirección de las grandes empresas (o aspirantes a serlo). A mi me parece simplemente ridículo, y una forma estúpida de pretender destacar y diferenciarse de los demás. Un intento de distinguirse de la “plebe”, aunque a mi lo que me dice de este tipo de personas es que son gilipollas. En todo caso pongo como excepción algunos términos o expresiones latinas que se han conservado a lo largo del tiempo y están reconocidas por la Real Academia.

  92. Blueoriol
    28 octubre, 2014 en 13:44

    Arrancaboinas:
    “esa capacidad de distinguir la herramienta de la intención con que se usa, no es universal. No es ni siquiera mayoritaria.”

    Esa capacidad no me parece tan sencilla.
    Fijate que este argumento que citas es el mismo que usan los adoradores de las armas en USA; “No son las armas las que matan sinó las personas”.
    Lo que trato de decir es que si, obviamente ciertas herramientas pueden usarse bien o usarse mal (un hacha sirve para el trabajo pero puede servir para herir o matar a alguien), pero que hay herramientas que solo pueden usarse mal porque han sido concebidas precisamente para eso. ¿Se te ocurre un uso positivo del potro de tortura?

    “ahora la gente tiene miedo al ADN y a las radiaciones.”

    En cuanto al ADN, no sabría que decirte, ¿Te refieres al cancer?
    En cuanto a las radiacciones, me parece comprensible hasta cierto punto porque hasta el dia de hoy se ha mentido muchas veces al respecto. No me refiero a la radiacción o radiacciones en si, sinó a emisiones, actividades o acciones que se han afirmado como seguras por la parte “oficial” y luego han demostrado no serlo. Ciertamente hay un sesgo ahí porque en muchas ocasiones esos efectos negativos no se conocían al principio, pero lo cierto es que una vez conocidos, ese conocimiento se ha ocultado y falseado.
    Es el problema de la consipranoia, que te lleva a la irracionalidad, peró que en la socidad actual resulta siempre muy plausible a causa de la opacidad y el secretismo.

    Eduard:

    “En todo caso pongo como excepción algunos términos o expresiones latinas que se han conservado a lo largo del tiempo y están reconocidas por la Real Academia.”

    No me refería que tales terminos fuesen incorrectos. Tampoco es que abogue por un lenguaje parco.
    Simplemente, el lenguaje debe adaptarse al interlocutor al que pretendemos hacer llegar cualquier mensaje y si encima lo que hacemos es culpar al interlocutor de ser un ignorante (aún siendo cierto) este se cerrará en banda. A nadie le gusta que le tachen de ignorante, menos aún, si lo és realmente.

  93. 28 octubre, 2014 en 23:41

    @Eduard: totalmente de acuerdo. Incluso en la elección del término “gilipollas”
    @Blueroriol: Por supuesto, si hablamos de lo que se ha concebido para torturar, matar, no cabe duda al respecto.
    Pero yo no me refiero al resultado, sino al proceso; es decir, ha sido el ingenio el que ha producido un medio de hacer algo, progresivamente más eficaz. Desde hace un siglo y medio, parte de ese ingenio se ha racionalizado, y se llama método científico (perdonadme la simplificación) A esa herramienta, herramienta para conocer (y por tanto, influir eficazmente) me refiero, no a las herramientas físicamente tangibles.
    Como tú bien dices, en la percepción general es más notorio y persistente un efecto negativo que uno positivo. La historia de ocultaciones y tergiversaciones es real, los efectos nocivos de algunas medicaciones también, la contaminación ambiental por las causas más diversas, existe, y todo ello contribuye a la desconfianza.
    El miedo al ADN que aludo es el miedo, nada irracional por cierto, a los efectos nocivos de los organismos modificados genéticamente. Yo puedo pensar que tras veinte años del inicio de los experimentos, el peligro está bastante acotado, si es que existe. Puedo argumentar que la primera moratoria se pactó por la llamada a la prudencia de un virólogo, y no de ningún alarmista de fuera de la ciencia, con lo cual se matiza esa acusación de que a los científicos, el entorno se la refanfinfla.
    Pero cuando aparece el argumento sobre los peligros de las radiaciones, he de reconocer que el alarmismo es fundado. Por mucho que yo entienda perfectamente, e incluso pueda traducir metafóricamente las diferencias entre la llamada radiactividad y las frecuencias usadas en rediotelecomunicación, las diferencias entre la absorción para diversos rangos de frecuencia, la realidad es que las negligencias y accidentes, no sólo han ocurrido, sino que no cesan.
    Solicitar crédito, ante este panorama, es casi , sin casi, ejercer de abogado del diablo.
    Y así sucede que este viraje al oscurantismo, a todos los niveles, no sólo al nivel de las asignaciones para investigación, está casi garantizado.
    E insisto: no se puede abordar de ninguna forma, intentar cambiar esta percepción, desde la postura de suficiencia que yo percibo en algunos de los llamados “foros del escepticismo”.
    Postura que no hace sino afirmar esa percepción negativa de los “hombres de ciencia” como uan especie de esfinges inabordables e incomprensibles.

  94. Blueoriol
    29 octubre, 2014 en 13:53

    Arrancaboinas.

    Si, el tema de los transgénicos o la polémica sobre el mismo me cuesta porque no se exactamente cuales son los males que se le imputan.
    Entiendo que está restringido al tema alimentario.
    Y verás dentro del ambito alimentario existe la leyenda del “producto natural” entendido como no manipulado. Lo cierto es que hay muy pocos de esos productos. No creo que ningún producto cultivado está inalterado (nada que ver con la variedad silvestre) y tampoco ningún animal de cria (tal vez el avestruz).
    Existe la pesca y la caza y la recolección pero es claramente imposible alimentar 7000 millones de personas de esta manera.

    Me parece lógico diseñar plantas resistentes a plagas, de mayor crecimiento, de mayor producción y el hecho es que todavia no encontré a nadie que pueda decirme cuales son los peligros de consumirlas.

    Pueden tener su influéncia (en este país, que es el ámbito que conozco) anteriores problemas como intoxicaciones alimentarias como es aceite de colza o otras.
    Pero en última instáncia yo detecto un germen de desconfianza hacia los gobiernos, las empresas y los organismos encargados del control.

  95. 30 octubre, 2014 en 16:48

    Pueden tener su influencia (en este país, que es el ámbito que conozco) anteriores problemas como intoxicaciones alimentarias como es aceite de colza o otras.
    Pero en última instáncia yo detecto un germen de desconfianza hacia los gobiernos, las empresas y los organismos encargados del control.

    Eso es totalmente cierto, y además del caso que citas, yo añadiría, si no lo he hecho anteriormente, “las vacas locas”, o incoherencias como la que permitió que tras el accidente de Txernóbil, mientras que Alemania prohibía consumir su verdura, del lado francés de la frontera se declaraba apta para el consumo.
    Y lo paradójico es que sean los mismos que han generado esa desconfianza los que hoy se beneficien de ella para evitar las quejas por estas medidas restrictivas.

    Respecto de la polémica sobre este tema en concreto, yo entiendo que lo que hay precisamente es una ausencia de verdadero debate basado en dudas reales, es decir, que cuando consigues ir un poco más allá del primer “son malos para la salud” descubres que no hay argumentos reales, sino simples copia/pega mentales de todo lo que los activistas “anti” se han encargado de machacar casi sin encontrar oposición.
    Y si bien es cierto que aparentemente la oposición se restringe al tema alimentario, en realidad hay poca gente que sabe que hay vida modificada genéticamente más allá del maíz y la soja.
    El simple hecho de exponer ante alguien con capacidad crítica el proceso con el que hoy se obtiene la insulina, con todas las ventajas, de ausencia de rechazo, de menor coste, de menor sufrimiento, puede encender la chispa de la duda en quien hasta entonces sólo ha leído transgénicos=control de cosechas. Una especie de “esto no me lo habían contado”.
    Y esto te lo digo por propia experiencia.

    Por eso yo machaco con ser paciente y no saltar sarcásticamente al cuello del que parece ser anti-progreso, y reconozco que soy propenso a ello, sin estar seguro de que realmente no es alguien que expresa dudas razonables.

  96. Blueoriol
    31 octubre, 2014 en 13:41

    Arrancaboinas:

    “incoherencias como la que permitió que tras el accidente de Txernóbil, mientras que Alemania prohibía consumir su verdura, del lado francés de la frontera se declaraba apta para el consumo.”

    Este ejemplo es importante porque esa acción (o inacción) de Francia obedecía puramente a intereses políticos. Siendo potencia nuclear en sentido energético (también militar) no querían dudas ni miedos al respecto, por tanto, la nube radioactiva no pasó por allí, por tanto, no se requería de ninguna mediada.
    Después se supó que la nube si pasó.
    Estas acciones son muy comunes y son un fertilizante idoneo en el campo de la conspiranoia.

    “El simple hecho de exponer ante alguien con capacidad crítica el proceso con el que hoy se obtiene la insulina, con todas las ventajas, de ausencia de rechazo, de menor coste, de menor sufrimiento, puede encender la chispa de la duda en quien hasta entonces sólo ha leído transgénicos=control de cosechas. Una especie de “esto no me lo habían contado”.”

    Fijate que en un comentario de otro artículo hablabamos de Iparaguirre y de que se negaba a recibir tratamiento para el SIDA porque seguía una terapia alternativa.
    En cambio para tratarse la epilepsia usaba farmacos convencionales.
    Y es que resulta obvio que con terapias alternativas para la epilepsia uno no puede engañarse pensando que es efectivo porque tal vez le haga sentirse muy bien pero no evitará que tenga ataques. La relación directa es tan obvia y el perjuicio tan inmediato que no caben otras interpretaciones.
    En el caso del SIDA puede engañarse porque le atribuye los sintomas a cualquier otra cosa.

    Siguiendo con tu ejemplo de la insulina, estoy seguro que hay diabeticos que se tratan con insulina pero son enemigos de los transgénicos.

  97. verdades
    1 noviembre, 2014 en 13:54

    Os dan 17000 millones al año y seguiis con la cantinela de que es poco dinero…

  98. 1 noviembre, 2014 en 14:29

    ¿de donde sacas esa cifra?

  99. 1 noviembre, 2014 en 22:31

    Y aunque no sean diabéticos, ¿quién no conoce a alguien que lo es?
    Para mí es una buena forma de poner en la mesa un matiz con una buena dosis de “efecto sorpresa”.

    Pero estamos bordeando el tema central del hilo, y parece que hay alguien que quiere reavivarlo, y sabe de qué habla, a juzgar por el alias y el comentario.

    Quizá mejor dejar que hable y prestar atención…

  100. Blueoriol
    2 noviembre, 2014 en 13:15

    ¿17000 millones? ¿Al año?
    Creo que te confundes con algun banco o caja.
    O tal vez el guión que te han pasado no sea correcto.

  101. 2 noviembre, 2014 en 16:05

    A lo mejor es que tiene una tecla 00, como algunas calculadoras. O una calculadora con wifi.

  102. 2 noviembre, 2014 en 16:53

    Verdades, vamos a contar verdades. El dinero público que gasta España en I+D actualmente está cerca del 0.8%. Teniendo en cuenta que el PIB es de aprox. 1 billón de euros la cifra total queda muy por debajo de los 10.000 millones. Con ese dinero se financia la investigación y los salarios de los profesionales universidades y OPIs. ¿Cuánto es realmente el dinero dedicado a proyectos de investigación? En 2013 fue de poco más de 300 millones de euros. Esa cifra puede que diga poco. Comparemos. El dinero que dedican países que algunos piensan que son como nosotros (Alemania, Francia, Holanda, etc) es 3-5 veces superior. Nosotros estamos a la altura de Grecia o Portugal. Puede que eso aún suene abstracto. Más fácil, el dinero dedicado a proyectos de investigación equivale a 15 kilómetros de una línea de alta velocidad. Con lo que costó la línea Madrid-Cuenca había dinero en I+D para muchos años.
    En fin, cualquier investigador de este país firmaría por una inversión de 17.000 millones de euros al año. ¿Lo firmaría el actual gobierno?

    Unos cuantos datos numéricos: http://economia.elpais.com/economia/2012/04/03/actualidad/1333450087_152381.html

    Arrancaboinas, o se le ha ido el OO, o ha dado la cifra en pesetas 😉

  1. No trackbacks yet.
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: