Inicio > Actualidad, Biología evolutiva > Desde el punto de vista evolutivo, los humanos somos más artesanos que filósofos

Desde el punto de vista evolutivo, los humanos somos más artesanos que filósofos

21 octubre, 2014

Cerebellum_animation_smallDesde hace casi un siglo las espectaculares capacidades cognitivas de la especie humana se han atribuido casi exclusivamente al aumento del tamaño del neocórtex, tejido cerebral que ha sido descrito como “el mayor logro de la evolución y el sustrato biológico de la destreza mental humana”. Pero sorprendentemente esta idea, presente en todos los libros de texto, puede que no sea del todo cierta.

Así, en plena época de la más sofisticada tecnología científica, un par de investigadores británicos han realizado un sencillo a la vez que elegantísimo estudio que puede alterar las teorías actuales sobre cómo hemos llegado a ser lo que somos. Nuestros protagonistas han recolectado de diferentes fuentes las medidas de peso y tamaño de diferentes regiones del encéfalo en las distintas especies de mamíferos, primates incluidos. Lo primero que observaron es que, en consonancia con el saber sólidamente establecido desde hace décadas, dentro de la escala evolutiva de los mamíferos, el neocórtex ha sufrido un aumento espectacular de tamaño en los primates tal y como se muestra en las líneas coloreadas de la siguiente figura:

neocortex

Pero lo llamativo de estudio es que cuando representaron el tamaño del cerebelo

cerebelo

éste también había sufrido un gran aumento, proporcionalmente mayor incluso que el del neocórtex. Cuando se compara el incremento de cada una de estas regiones del encéfalo se observa

2 cerebelo

una tendencia a la especialización cerebelar de los primates, en donde el ser humano sería simplemente el caso más extremo. Así entonces, mientras los chimpancés de la especie Pan troglodytes tienen un neocórtex un 230% más grande que los babuinos, su cerebelo es sin embargo un 300% mayor. Algo similar ocurre en los humanos en donde el neocórtex es un 818% más grande que el de los babuinos pero el cerebelo es un 940% mayor.

Además los autores del estudio añaden que

Nuestros resultados contradicen la creencia generalizada de que el cerebro humano se distingue principalmente por la expansión relativa del neocórtex e indican que las medidas comparativas usadas comúnmente, tales como el tamaño del cerebro en general, el tamaño del neocórtex y el número de neuronas neocorticales no logran captar los aspectos más importantes de la evolución del cerebro. Un neocórtex agrandado ha sido generalmente considerado como el sustrato de la cognición superior y se ha relacionado en particular, a la evolución de la inteligencia social. La evolución humana, sin embargo, se caracterizó por el incremento de las complejidades tanto tecnológica como social. Es particularmente probable que el cerebelo haya desempeñado un papel en la complejidad tecnológica, a través de su participación en el aprendizaje de habilidades senso-motoras, la imitación y la producción de secuencias complejas de comportamientos, como aquellos implicados en la fabricación y el uso de herramientas.

Los autores también indican que

Aunque el cerebelo y el neocortex tienden a evolucionar juntos […] nuestros resultados sugieren que la selección natural actuó de forma desproporcionada sobre los componentes del cerebelo durante la evolución de los homínidos, incluyendo los seres humanos.

Y finalmente concluyen que

Dado el papel del cerebelo en el control senso-motor y en el aprendizaje de secuencias de acción complejas, la especialización cerebelar es probable que hayan apoyado la evolución de las avanzadas capacidades tecnológicas de los humanos, que a su vez puede haber dado lugar a una preadaptación para el lenguaje. La confluencia entre las diferentes líneas de evidencia […] y nuestra documentación de la rápida expansión del cerebelo, sugiere por que el actual énfasis casi exclusivo en el cerebro anterior como el lugar geométrico de las funciones cognitivas avanzadas puede ser exagerado y apunta a un papel clave para la cerebelo en la evolución cognitiva humana.

Entradas relacionadas:

* Separando la verdadera neurociencia de las neurochorradas

* A vueltas con los viejos test de inteligencia

* La iniciativa BRAIN para el impulso de las neurociencias

* Los habitantes de la Inglaterra Victoriana fueron más inteligentes que los modernos occidentales

* El libre albedrio y la culpabilidad penal a la luz de la neurociencia

* Una red cerebral separa a los humanos de los simios

* Toma de decisiones ¿reflexión o pura coincidencia?

* La psiquiatría debe romper las cadenas de la religión

* ¿La creencia en el libre albedrío nos hace mejores?

* Alteración de la conducta humana por parásitos y el libre albedrío

* Un par de apuntes acerca de la superioridad moral humana

* Minicerebros humanos artificiales pero orgánicos

* Lo emocional puede secuestrar a la razón

* La magia (científica) de hacer desaparecer el cerebro

* ¿Puede residir la conciencia fuera del cerebro?


  1. 21 octubre, 2014 en 8:33

    Claro, una de las funcionalidades distintivas y más importantes de los humanos es la del aprendizaje, y para que lo aprendido resulte eficaz en aras a la acción para la superviviencia y el éxito reproductivo ha de convertirse en rutina de acción, y de ello se encarga principalmente el cerebelo. En toda habilidad aprendida interviene el cerebelo.

  2. nestor
    21 octubre, 2014 en 21:48

    Si, todo bárbaro pero vamos a nobrarlo como hominido en evolución y nada de “ser humano”, pues es un oximorón más…….

  3. 21 octubre, 2014 en 22:10

    Reblogueó esto en El Weblog de infragon.

  4. Pocosé
    21 octubre, 2014 en 23:25

    “Homo tecnotribalis”
    Nuestra temprana dependencia tanto de las herramientas (tecnología) como del grupo (tribu)
    y la evidente transmisión memética tanto de técnicas como de estructuración social. son para mi los factores más relevantes en conformar nuestra actual anatomía, tanto corporal como encefálica, así como los rasgo innatos de nuestro comportamiento.
    Por otro lado no me parce lógico que empezáramos a fabricar herramientas antes de tener una cierta dependencia de las encontradas al azar (palos, cuernos, huesos, colmillos, lascas, pieles, etc.)

  5. 22 octubre, 2014 en 7:45

    Pocosé, si te gusta el tema que tratas te recomiento “Homo Videns” de Giovanni Sartori.

  6. 22 octubre, 2014 en 8:21

    Aprender las secuencias motoras necesarias para articular un lenguaje, aprender a lanzar objetos, a danzar, aprender a curtir pieles, a preparar trampas o señalar acciones para la inmediata cacería, tendría poca eficacia si no se convirtiera en rutina de acción, si no se apo-sentara en el cerebro en forma de habilidades automatizadas, y para ello es necesario el con-cierto del cerebelo. Éste permite, como cuando montamos en bicicleta o movemos los pedales del coche, que no tengamos que pensar en las acciones que ejecutamos. Pasando el control de esas acciones del córtex al cerebelo las automatizamos, convertimos en habilidad lo aprendido, y esa automatización es lo que da a las acciones su eficacia.La automatizacion es quien produce eficacia y de eso el responsable último es el cerebelo.

  7. Pocosé
    23 octubre, 2014 en 7:23

    Gracias Manuel.
    Me resulta más apasionante el proceso evolutivo que nos trajo hasta “H. tecnotribalis”
    Es muy triste comprobar que tenemos casi todas las papeletas para evolucionar a “H. videns” sin ni siquiera pasar un poquito por “H. Sapiens”. por supuesto con unas cuantas honrosas excepciones, raros mutantes evidentemente.

  8. Rawandi
    26 octubre, 2014 en 17:13

    Hace algunas semanas, en la sección de ciencia del programa radiofónico de Luis Herrero, oí hablar sobre una mujer china que acudió a un centro médico donde descubrieron que ella carecía de cerebelo. ¿Se puede vivir con relativa normalidad sin cerebelo? ¿Alguien sabe si se trata de un caso verídico?

  9. Rawandi
    26 octubre, 2014 en 17:46

    Gracias, Manuel.

  10. 26 octubre, 2014 en 19:21

    Lo sorprendente es la plasticidad del cerebro ante los daños, que permite que funciones básicas del tejido dañado sean asumidas por otras regiones del encéfalo o que el individuo pueda vivir sin algunas facultades mentales. Desde el primer caso estudiado científicamente, el de Phineas Gage,

    http://neurocienciaparatodos.bligoo.com/caso-clinico-historico

    se ha observado que terribles daños en el cerebro son compatibles con la vida, aún cuando diversas funciones cerebrales pueden quedar más o menos dañadas de manera permanente.

     

    Phineas Gage

  11. KC
    27 octubre, 2014 en 11:56

    Rawandi, no sólo se puede vivir sin cerebelo, sino que hay millones de personas que viven sin cerebro… Muchos de ellos, además, tienen cargos de relativa importancia por lo que podríamos decir que hay una correlación… .

    Saludos.

  12. nestor
    30 octubre, 2014 en 15:25

    Me gusto el comentario de KC, yo diria que la mayoria que domina al mundo, pues como dijo:Max-Neef:”..la economia se ha convertido en una pseudoreligión que maneja un mundo que no entiende y cuya ignorancia se oculta detrás de los dogmas que han logrado lavarle el cerebro a gran parte de la humanidad”..

  1. No trackbacks yet.
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: