Inicio > Actualidad > ¿Está la depresión causada por agentes infecciosos?

¿Está la depresión causada por agentes infecciosos?

2 diciembre, 2014

psicoanalisis pseudocienciaA diferencia del resto de la medicina, en donde el materialismo científico ha permitido un desarrollo espectacular tanto del estudio de la fisiología como de la patología llegándose en multitud de ocasiones a encontrar tratamiento para las más diversas enfermedades, el estudio de los desórdenes mentales se ha mantenido demasiado tiempo bajo el yugo del idealismo, idea precientífica heredera de arcanos conceptos sobre la existencia de entes espirituales, concepto perpetuado a través de los siglos por las más diversas religiones y escuelas filosóficas, y cuyo principal exponente fue el pensador francés René Descartes con su nefasto dualismo cuerpo-mente o más recientemente con la pseudociencia del psicoanálisis freudiano. Y aunque en la actualidad la neuropsiquiatría ha encontrado explicación científica para algunas patologías mentales severas, sin embargo todavía una gran parte del campo sigue siendo refractario a este enfoque materialista.

Así por ejemplo el fenómeno de la depresión o MDD y algunas de sus más terribles consecuencias clínicas, como es el caso del suicidio, siguen cayendo del lado de los problemas mentales que parecen no tener relación alguna con el cuerpo y encontrarse únicamente bajo la esfera de la mente. Sin embargo existen cada vez más evidencias que este tipo de trastornos bien pudieran no ser un simple desorden emocional, si no por el contrario tener causas físicas cuantificables que contribuyan a su etiología tal y como ha resumido un reciente articulo.

La primera pista la da el hecho de que las personas que sufren depresión se comportan como otros muchos enfermos de las más diversas patologías: perdida de energía, apatía por todo lo que les rodea, etc. Esto unido a que algunos metaanálisis [1 y 2] han mostrado que este tipo de pacientes tienen aumentados, con respecto a la población general, diversos marcadores inmunológicos ligados a procesos inflamatorios como son el TNFα y la IL-6 o el receptor para la IL-2 hace sospechar que esta enfermedad podría estar ligada a algún fenómeno de naturaleza infecciosa. Además estudios postmortem de suicidas diagnosticados previamente de depresión [4 y 5] encontraron elevados niveles de diversas citoquinas inflamatorias en áreas del cerebro ligadas al control de las emociones. Por tanto, estos marcadores podrían ser el resultado de la activación de sistema inmune en respuesta a algún tipo de patógeno que podría desencadenar la depresión.

Uno de los patógenos más ligados a cambios de comportamiento tanto en roedores como en humanos es Toxoplasma gondii, parásito del que ya he hablado en una entrada anterior y que infecta a un porcentaje muy significativo de la población total. Pues bien, un estudio realizado en 20 países europeos encontró una correlación entre la tasas de prevalencia de T. gondii y la de suicidio. Además, las personas diagnosticadas de trastorno bipolar o de depresión que presentaban mayores niveles de anticuerpos frente al patógeno tenían mayor tendencia al suicidio. Otros candidatos a agentes patogénicos de la depresión son las bacterias, puesto que estudios realizados en animales muestran que aquellos libres de gérmenes, por haber sido criados en condiciones de esterilidad (jaula, aire, alimentos, agua, etc.), presentan mayores niveles de estrés que aquellos que viven en presencia de microorganismos varios. Además cuando a estos animales libres de patógenos se les administra la bacteria Bifidobacterium infantis sus niveles de estrés se igualan con los de los animales criados de manera normal. Por tanto el desplazamiento de la flora bacteriana normal por otras especies patogénicas podría ayudar a desencadenar la depresión. También un reciente metaanálisis ha detectado una asociación estadísticamente significativa entre la depresión y diferentes virus como herpesvirus de tipo 1, varicela, Epstein-Barr y sobre todo Bornavirus. Además otro estudio mostró que el tratamiento con el antiviral amantadina no sólo disminuye la infección por Bornavirus sino también el cuadro depresivo en los pacientes estudiados, aunque algunos otros estudios no han encontrado esta relación entre Bornavirus y depresión [6 y 7].

En resumen, todos estos datos evidencian la necesidad de realizar estudios epidemiológicos extensivos que exploren la posible relación de los patógenos con lo que actualmente denominamos depresión, etiqueta que bien podría ser sólo un cajón de sastre en donde colocamos actualmente a todas las enfermedades que impliquen alteraciones en el buen funcionamiento de la maquinaria cerebral asociada a las emociones.

Entradas relacionadas:

* Alteración de la conducta humana por parásitos y el libre albedrío

* La psiquiatría debe romper las cadenas de la religión

* De ratones y hombres: amor, fidelidad, familia y cuidados parentales

* El libre albedrio y la culpabilidad penal a la luz de la neurociencia

* Parásitos que controlan la mente

* La iniciativa BRAIN para el impulso de las neurociencias

* Microorganismos y sistema inmune en enfermedades neuropsiquiátricas (I): Patógenos y flora intestinal

* Microorganismos y sistema inmune en enfermedades neuropsiquiátricas (II): Autoinmunidad

* Toma de decisiones ¿reflexión o pura coincidencia?

* Sobre los verdaderos límites de la vida y la muerte humanas

* Un par de apuntes acerca de la superioridad moral humana

* ¿La creencia en el libre albedrío nos hace mejores?

 

 


Categorías:Actualidad
  1. Antonio
    2 diciembre, 2014 en 9:31

    Yo diría que al revés, el patógeno es la consecuencia, no la causa, al estar el sistema inmune débil, atacan los patógenos, porque también hay muchos estudios que así lo confirman, pero una vez mas hay diferencias entre la misma clase científica.

  2. 2 diciembre, 2014 en 9:47

    Antonio se me ha adelantado 🙂
    Hay que distinguir causalidad de casualidad. Algunos de los virus apuntados en el artículos son típicos de inmunodeficiencias y otros microorganismos asociados son oportunistas, de esos que causan infección cuando el sistema inmune baja. ¿Cómo se están separando ambos temas en los estudios? Dado que en muchas personas la depresión ocasiona un derrumbe de su sistema inmune, ¿cómo se establece que la depresión es consecuencia de una infección primaria y no es la propia depresión la que abre el camino a una infección oportunista?

  3. Abraham
    2 diciembre, 2014 en 11:02

    Como acaben erradicando la depresión, nos vamos a quedar sin la mitad de los artistas…

  4. 2 diciembre, 2014 en 12:28

    Aunque está claro que deben hacerse más estudios, el caso que comento de que el tratamiento con el antiviral amantadina no sólo disminuye la infección por Bornavirus sino también el cuadro depresivo en los pacientes estudiados sugiere fuertemente que al menos en este caso particular la infección es causa y no consecuencia de la depresión.

  5. homeopatutia
    2 diciembre, 2014 en 14:00

    “el estudio de los desórdenes mentales se ha mantenido demasiado tiempo bajo el yugo del idealismo, ” La neurociencia y la psiquiatría, esos antros de magufismo, Daniel Kanehman, ese gurú místico marginal, el imposible de probar conductismo o todas esas teorias peregrinas sobre aprendizaje, lenguaje y cibernética. En serio, veo un sesgo grave en temas psicológicos y una concepción del mecanicismo llevada al extremo de ver enemigos donde no los hay. No dudo que algún día con nanómatas se pueda ir cambiando la química cerebral al antojo, pero primero vamos a tener que estudiar los fenómenos y el efecto perceptible para tener datos para llegar hasta esa causa. Y las terapias cognitivas están ayudando mucho a personas con depresiones aplicando precisamente los sistemas de lógica de enunciados, que son la base del método científico. Empieza a parecer resentimiento ya, espero que no haya algun/a ex por el medio.

  6. 2 diciembre, 2014 en 14:00

    ateo666666, me has dado un alegría con esta entrada.
    Para no volver a escribir lo que pienso, incluyo aquí, si no hay inconveniente, la entrada que he escrito en el foro sobre SFC/EM en el que algunos ya sabéis que participo.

    http://www.sfc-em-investigacion.com/viewtopic.php?p=25386#p25386

    No hace falta estar registrado para verlo.

  7. 2 diciembre, 2014 en 15:08

    Homeopatutia

    La idea de la entrada es que hay que cambiar el enfoque. Si seguimos con el dogma de que la mente es diferente al cerebro, idea todavía demasiado extendida (y por los cada vez más numerosos datos totalmente errónea) no buscaremos causas físicas de los problemas mentales y por tanto tampoco las encontraremos. Sospecho que en este campo estamos igual que con el resto de la medicina hace varios siglos, se diagnosticaban “desequilibrios” varios de los “humores” y no se iba (por desconocimiento) a la base del problema: la bioquímica y/o la microbiología.

    Ya sé que es difícil desechar siglos y siglos de “exclusividad” mental humana asegurada (aunque nunca demostrada) por teólogos y filósofos de toda época y condición, pero desde la etología hay cada vez más datos que indican que muchos (si no todos) de nuestros comportamientos y también muchas de nuestras “alteraciones” mentales están presentes en mayor o menor grado en otros mamíferos y eso hace sospechar que las terapias cognitivas no están atacando la fuente real del problema, a no ser que se considere que las mascotas también deben acudir al psicoanalista a exponer sus sentimientos, cosa por cierto que está cada vez más de moda en ciertos ambientes.

    Finalmente tu frase final sobre el resentimiento, es otro ejemplo de cómo los dogmas preconcebidos y arrastrados desde nuestro más oscuro pasado imponen su dictadura, ya que ante cualquier crítica se pasa rápidamente a buscar oscuros intereses o motivos en lugar de presentar argumentos.

  8. 2 diciembre, 2014 en 15:25

    Arrancaboinas

    Pues bien venido al club de los resentidos.

  9. homeopatutia
    2 diciembre, 2014 en 16:09

    “Si seguimos con el dogma de que la mente es diferente al cerebro” En psicología no existe ese dogma, precisamente lo primero que hace un psicólogo ante casos que puedan ir ligados a lesiones cerebrales o problemas físicos es enviar a un psiquiatra, que no suelen recetar medicamentos para la mente precisamente … La psicología se basa en el análisis del funcionamiento del cerebro en el proceso de la información y la forma de acceder a ella, va de la mano con averiguar en que parte del cerebro se lleva a cabo ese proceso y como. Es totalmente complementaria con la anotación de los procesos físicos, no se puede investigar la gravedad sin manzanas que caen.

    ” a no ser que se considere que las mascotas también deben acudir al psicoanalista a exponer sus sentimientos, cosa por cierto que está cada vez más de moda en ciertos ambientes.” Eso es como decir que los mamíferos no tienen procesos cognitivos y de aprendizaje y la relación entre el cerebro humano y el animal es solo de arriba a abajo, y encima con la puntilla manipuladora que poco derecho da a quejarse de lo de “Os resentidos”. El sesgo de otras entradas, prefería pensar que era cosa de la oxitocina a que es un tema de desinformación siendo un blog científico… Tampoco quiero pensar que es un dogma infantil rollo “letras y ciencias”. Me alucina. Seguire intentandolo hasta que un parasito os haga cambiar de opinión 😛

  10. 2 diciembre, 2014 en 18:29

    Eso coméntaselo a los psicoanalistas, a los psicólogos humanistas, a los psicólogos transpersonales o ya puestos a los psiquiatras exorcistas, por poner solo algunos ejemplos para ver si se enteran de una vez.

  11. Lunera
    2 diciembre, 2014 en 19:35

    Interesante entrada.
    No todas las depresiones son iguales: las hay exogenas y endogenas, infantiles, adultas, geriátricas, todas ellas causadas por múltiples factores diferenciados entre sí.

    En mi caso, si es que sirve mi testimonio de primera mano, yo cogí una depresión infantil muy grave a la edad de 12 años a raíz de haber sufrido abusos sexuales por parte de mi padre.
    Estuve tratada durante 6 años con un psiquiatra y un psicologo y puedo decir que el que más me ayudó fue la psicoterapia.

    Salu2

  12. 3 diciembre, 2014 en 12:34

    Pues si la flora intestinal puede estar relacionada con deficiencias como el autismo (Ver http://wp.me/p5be0h-2k) , bien podría ser posible que estuvieran relacionados con otros transtornos. Un saludo

  13. Eduard
    3 diciembre, 2014 en 14:12

    Creo que el principal error de la sicología es no tener presente el sustrato físico de la mente, entendiendo esta como el resultado de la interacción entre las neuronas a través de los procesos bioquímicos.
    No descarto que las terapias sicológicas no tengan efectos reales. De hecho, y analizándolo desde la vertiente negativa de las técnicas sicológicas, la manipulación de las personas que se realiza por parte las sectas (o de las religiones) es una demostración de cómo estas prácticas pueden afectar al funcionamiento del cerebro. Pero la base física de estas manipulaciones se encuentra en los procesos bioquímicos mencionados.
    Si la sicología tomara consciencia de esta realidad, el enfoque de los problemas que hoy solo se atienden desde esta visión limitada, se ampliaría, ganando efectividad con ello.

  14. 3 diciembre, 2014 en 15:59

    Me lo leo, no lo había visto. Un saludo!

  15. 4 diciembre, 2014 en 18:14

    Yo no creo que la psicología sea inútil de pies a cabeza. Sólo veo que deja abiertas demasiadas puertas a la especulación metafísica.
    Y por otro lado, la resiliencia de sus practicantes acabar “degradados” me parece totalmente esperable, y en cierta medida, comprensible.
    No pasa sólo en este ámbito. Estudiar una carrera científica no significa necesariamente tener ese “punto de curiosidad” que tiene un verdadero investigador, sea o no licenciado.

  16. salador
    6 diciembre, 2014 en 15:41

    Habitualmente un titular que es una pregunta induce a pensar en el NO, sea cual sea la pregunta. Pero en este caso es el “quizás” o el “también”, cosa que jamás me había planteado y agradezco.

    No distingo nada entre trastronos, enfermedades o patologías, no es mi campo, pero siempre me ha resultado curioso que algunos “trastornos, enfermedades o patologías” o como quieran llamarlos se resuelvan simplemente hablando periódicamente con un profesional, en ese caso el psicólogo. Eso no ocurre jamás con una rotura del peroné, una diabetes y otros desequilibrios observables y muy medibles.

    ¿Tenía razón la abuela cuando decía que hablando se entiende la gente? No veo que relación habrá entre entenderse y curarse, pero se da por válido. Millones de personas aseguran que se encuentran mejor tras confesar sus miedos y esperanzas a sus semejantes, sea un reikista, una puta del camino o a un amigo en la barra de un bar. Yo los creo. A mi me deprime pensar que con un tratamiento químico voy a abandonar mi desánimo-depresión-decepción continua o como se llame, y que ya no me voy a cagar en el mundo ni al dios que lo parió con unas pastillas de nada, que era justo lo que me faltaba. Eso ya existe desde siempre, se llaman drogas y no cambian nada.

  17. 6 diciembre, 2014 en 17:16

    Salador

    Hay que distinguir entre un estado de ánimo pasajero, dentro del comportamiento normal de un individuo en donde a veces se está eufórico o triste, de los pensamientos reiterados (y muchas veces obsesivos) como es el fenómeno de la depresión clínica. Sería algo equivalente al caso de tener un dolor pasajero y puntual (por lo que nadie acude al médico) o por el contrario llevar 4 días en la cama sin poder descansar, dormir o simplemente levantarse carcomido por el dolor. Frente al primer caso cualquier acción o inacción puede parecer terapéutica mientras que en el segundo caso es muy probable que haya un afección importante causante de los síntomas que no se cure sino se ataca a la raíz del problema. En el caso de la depresión ocurre que los profanos llamamos por el mismo nombre a ambos tipos de situaciones, pero que en realidad muy probablemente son dos fenómenos totalmente diferentes.

  18. salador
    6 diciembre, 2014 en 19:32

    Gracias por tus entradas ateo, algunos te leemos sin decir nada porque no tenemos nada interesante que decir.

    En ningún caso he querido confundir un cabreo común como el mio, un estado de ánimo que viene y desaparece en pocos dias como una gripe, con una depresión diagnosticada. Tuve la suerte de tener un amigo extraordinario en todos los sentidos pero se murió sin que nadie entendiera exactamente que había pasado. De cáncer, no por la depresión de la que se trataba desde hacia años.

  19. Arrancaboinas
    6 diciembre, 2014 en 22:11

    salador, tampoco habría que confundir un medicamento con una droga recreativa. Por mucho que actúen sobre los neurotransmisores, no tiene nada que ver un ISRS que el MDMA, por elegir dos que actúan sobre la serotonina.
    Es un error, y a mi entender, es un error que induce a confusión.
    Además, ya entro en el terreno personal, no a todos les ayuda el tópico “quitar las penas con vino” ni con otro tipo de motivación química. A mí nunca me ha servido.

  20. Blueoriol
    7 diciembre, 2014 en 13:50

    Salador: “Eso ya existe desde siempre, se llaman drogas y no cambian nada.”

    No entiendo muy bien tu punto de vista. Las drogas (o farmacos) son esenciales en la medicina en cuanto a tratamiento se refiere y, en general, si han supuesto un gran cambio.
    Si como sugiere Arrancaboinas, te refieres a drogas “recreativas”, tambien me parece un error, puesto que esa diferenciación “recreativas” vs “utilitarias”, no dependen del farmaco en si mismo sino del uso que se le de. Un mismo farmaco puede ser muy útil, por ejemplo, como anestesia y a la vez ser usado como droga “recreativa”.

    Por eso, si la depresión mostrase un cuadro atajable con farmacos, sería poco lógico no hacerlo y no entiendo porque dices que no cambiaria nada. En los casos que he conocido, me parece que si supondria una gran mejora en las vidas de quienes padecen depresión.

  21. victor
    9 diciembre, 2014 en 1:14

    Hace tiempo que queria hacerte una queja: No se que tipo de cientifico seas, aparentemente eres uno muy bueno, que sabe de todo, y con tus explicaciones tecnicas sabes deslumbrar a la mayoria de gente que como yo sabemos poco de ciencia. Pero la realidad es que tus explicaciones sirven de tan poco como lo que quieres refutar o apoyar, te crees muy listo, pero la verdad es que no das ningun alcance que sirva para algo, excepto que la medicina oficial es lo unico que existe….Pues aunque no te guste la vias alternas de sanacion son una alternativa que se ha usado y se seguira usando por muchos motivos, que hasta da pereza enumerar, y aunque tu genial logica cientifica los aborrezca y denigre a todo aquel que las usa, seguiran existiendo y ojala no tengas que tragarte tus palabras por alguna experiencia propia, pues los sufrimientos a raiz de la enfermedad, y lo que es peor carecer de medios para poder “comprarla”, es un castigo terrible.

  22. 9 diciembre, 2014 en 8:53

    Victor, a ver como te lo explicamos para que lo entiendas. Aquí no se trata de deslumbrar a nadie, sólo de divulgar conocimiento. Y sí, en ocasiones también divulgamos sobre medicina que ha demostrado que funciona. Eso puede abarcar desde una simple manzanilla hasta el más complejo antiviral contra la hepatitis C, porque también hay dolencias leves (o incluso inexistentes) hasta otras muy graves. A mí también me da pereza explicarte por qué es recomendable tomar compuestos que han demostrado su eficacia antes que ponerte en manos de charlatanes que venden más palabrería que tratamiento, y me da pereza porque ya lo he hecho muchas veces. Y yo también te deseo lo mismo que tú nos deseas en el último párrafo, uno ya tiene canas y he visto como más de uno se ha tenido que agachar la cabeza y tirar a la basura potingues de charlatán y acudir en busca del consejo de un buen profesional de la medicina. A más de uno eso le ha salvado la vida.

  23. 9 diciembre, 2014 en 10:23

    Victor

    Desgraciadamente tu error de apreciación es muy común. Este blog y cualquier otro que divulgue ciencia no se apoya únicamente en los conocimientos personales del escritor, que puede ser experto o no en el tema. Sino que por el contrario intentamos reflejar y trasladar los conocimientos actuales, con sus fortalezas y limitaciones por supuesto, dentro del asunto de la entrada.

    Respecto a las “terapias” alternativas no soy yo quien dice que no funcionan (y muchas veces encima son además peligrosas o tóxicas) sino múltiples estudios realizados por docenas, cuando no cientos de investigadores que dedican años de esfuerzos y experimentos a analizar la realidad de estos “tratamientos”. El que confundas este hecho y me desprecies a mí, no se sí es pura ignorancia o simple malevolencia. Te recuerdo que en ciencia todas las opiniones no son iguales y tus “creencias” alternativas, si no van apoyadas por hechos y datos, valen menos que el papel en que van escritas.

    Tú en tu prepotente desconocimiento puedes seguir utilizando los “métodos” curativos que prefieras con los escasos (efecto placebo) cuando no nulos resultados que la bibliografía científica describe, pero ten en cuenta que con una altísima probabilidad estás dando tu dinero y lo que es peor estás poniendo tu salud (y espero que sólo sea ésta y no la de tus inocentes hijos si los tuvieras, porque eso sí que sería mucho más grave) en manos de estafadores y charlatanes que viven de timar a pobres inocentes como parece ser tu caso.

    Y finalmente esperemos que no seas tú uno de esos pobres que al final acaban padeciendo las consecuencias de la, por lo demás muy habitual, mala praxis pseudomédica.

  24. Eduard
    9 diciembre, 2014 en 10:55

    Víctor, yo no soy científico, solo tengo dos dedos de frente y procuro basar mis opiniones en la razón y la lógica. Estoy cansado de ver remedios, supuestas medicinas y procedimientos curativos que vienen envueltos en parrafadas seudotécnicas que, a poco que te esfuerces, no resisten el más mínimo análisis. Proclaman sus bondades sin haber sido sometidas a ningún tipo de comprobación previa, o en el mejor de los casos, tales comprobaciones adolecen de seriedad y contraste de terceros. No es necesario ser ninguna lumbrera para darse cuenta de que estamos ante una simple estafa.

    Que la desesperación del enfermo le impulse a buscar todo tipo de soluciones, incluidas las que en realidad no lo son y solo van a vaciar sus bolsillos, es comprensible. La impotencia ante una situación desesperada puede generar comportamientos irracionales. Pero ni eso, ni los casos de curación por efecto placebo, justifican la tolerancia, y mucho menos la validación, de prácticas que deberían ser consideradas delictivas.

    Desgraciadamente, actitudes como la tuya, con una absoluta falta de visión crítica, están muy extendidas. Y no me refiero solo al tema que nos ocupa, sino a la práctica general en la vida diaria. Y así nos van las cosas.

  25. 9 diciembre, 2014 en 19:58

    @victor
    Suena feo acusar de querer “deslumbrar a la mayoria de gente que como yo sabemos poco de ciencia”: con propiedad, en este caso, la culpa sería del “deslumbrado”, por dejarse.
    Sobre el resto del comentario alabatorio a las terapias alternativas, pues por no repetir lo que ya han contestado antes que yo y que suscribo, sólo me gustaría contestarte a tu última frase, cito: “carecer de medios para poder “comprarla””

    que tratar de “charlatanes” a quienes comercian con la esperanza de una mejoría es un calificativo incompleto.No señala el amor al dinero que muchos profesan.
    Yo sugiero hacer una lista para cambiarlo por otro más apropiado.
    Y empezaría a partir de “rufianes”.
    ¿Que te parece? 😉

  26. 9 diciembre, 2014 en 23:41

    Espero que no se me malinterprete (quien me conoce sabra que mi comentario va a diferente nivel que el de estafoterapia vs ciencia) pero a veces se me pasa por la mente la imagen de un corrillo de biologos haciendo chistes de Lepe a costa del colegio de medicina.

    Vaya por delante que desde mi punto de vista de profano encuentro muy importante esclarecer la diferencia entre etiologia y sintomatica y entiendo que en este tema el margen de error se salde con consecuencias bastantes mas nefastas que la perdida de tiempo y dinero en investigacion, pero por favor, evitemos aplicar un rasero diferente al del resto de los campos de la ciencia en los que parece ser que se le consiente de mejor grado que el progreso sea gradual y basado en el el esfuerzo conjunto de las actuales generaciones de investigadores con las predecesoras. A fin de cuentas Brahe, Kepler y Hooke tambien cometieron errores.

    Sun salud¤.

    Ps: why can’t we be friends? Nana-naaa-nana

  27. Gotman
    10 diciembre, 2014 en 16:45

    tema muy interesante, pero el tema de los psicólogos separando la mente del cuerpo es un problema de ciertas corrientes psicológicas como el humanismo y el psicoanálisis. Yo estudio psicología y el enfoque más me agrada es el conductismo porque realmente los otros enfosques me parecen más alejados del rigor científico, aunque es verdad que las ciencias sociales son menos exactas que las demás ciencias, pero aun así debe haber una mejor capacidad de demostrar la teorías que se crean. Cuando se trata del estudio de la mente creo que se debería hacer desaparecer ese misticismo, me gusta mucho mas la psicofisiología o la psicología fisiológica porque su objeto de estudio esta dirigido a los sistemas cerebrales

  28. Anónimo
    10 diciembre, 2014 en 20:45

    Homeopatutía, se nota que en esta ciencia en particular controlas más que quien ha redactado el artículo. De un profesional psicólogo (no pseudocientífico). El materialismo puro y duro en lo mental es un error ya superado de largo por el modelo biopsicosocial que muchos no parecen conocer.

  29. 10 diciembre, 2014 en 23:10

    “El materialismo puro y duro en lo mental es un error ”

    Entonces ¿tenemos que suponer que existe el alma, los espíritus y los duendes?

    Por cierto el modelo biopsicosocial no es nuevo, sino del lejano ¡1977! y era un nuevo (en esa lejana época) lavado de cara a lo mismo de siempre: la mente es distinta del cerebro y que la psiquatría no tiene relación alguna con la biología. En resumen, los mismos perros de siempre con nuevos collares de colores. La vieja pseudociencia se resiste a morir.

  30. 10 diciembre, 2014 en 23:21

    Por cierto Anónimo si hubieras ido a la referencia que cito, la idea de que los patógenos podrían estar siendo los responsables de muchas enfermedades psiquiátricas no es mía ¡ojala yo hubiera tenido esa visión de futuro! sino de un neurocientífico y psiquiatra norteamericano que

    “is the Director of the Graduate Program in Genetics, which coordinates education and training activities across 100 laboratories at Stony Brook University, Cold Spring Harbor Laboratory, and Brookhaven National Laboratory, and currently supports 50 Ph.D. students in Genetics.”

  31. dienikes
    11 diciembre, 2014 en 13:49

    ¿materialismo cientifico? Dudo mucho que seas cientifico de verdad.

  32. Blueoriol
    11 diciembre, 2014 en 20:24

    Anonimo: “El materialismo puro y duro en lo mental es un error ”

    La mente es antes que nada materia.
    Así pues no solamente creo que el materialismo puro y duro no es un error en lo mental sino que además el materialismo puro y duro es la única manere eficaz de conocer la realidad.

    Teniendo en cuenta que, el universo está hecho de materia, cualquier cosa que se quiera estudiar dentro de el (del universo) ha de hacerse con materialismo puro y duro.

    Lo demás es poesia, y no especialmente buena.

  33. dienikes
    12 diciembre, 2014 en 9:27

    A ver pedazo de asno autodenominado “blueoriol”. El universo no solo esta hecho de materia.

    Vaya banda de ignorantes que se atreven a hablar de ciencia.

  34. 12 diciembre, 2014 en 10:26

    @dienikes,

    Antes de insultar y de quedar como un palurdo, enterate de la equivalencia materia-energia.

  35. Eduard
    12 diciembre, 2014 en 12:56

    Quizás Blueoriol debería haber escrito “materia y energía”. Claro que emplear la palabra “energía” conlleva abrir la puerta a los defensores de las “alucino-energías”, sí esas que, según sus defensores, existen pero no se detectan, y solo interactúan con el resto de materia cuando les da la real gana y siempre a escondidas para que no las podamos ver. Un motivo más que suficiente para que Blueoriol optara por solo hablar de la materia, basándose en la equivalencia de esta con la energía. Es una opinión.

  36. Blueoriol
    12 diciembre, 2014 en 13:58

    Para Dienikes: Ya lo han aclarado Javi y Eduard. Las dualidades tienen estas cosas. Llamle metargia si prefieres.

  37. Blueoriol
    12 diciembre, 2014 en 14:02

    Por cierto, pedazo de asno, es una descalificación erronea puesto que los asnos son relativamente inteligentes, en mi experiencia bastante mas que los caballos, animal muy sobrevalorado en camparación.
    Además sobreviven perfectamente en el desierto.

  38. Blueoriol
    12 diciembre, 2014 en 14:08

    En cuanto a esto: [A ver pedazo de asno autodenominado “blueoriol”.]

    ¿A que te refieres con autodenominado?
    Puedo suponer que Javi y Eduard se llaman precisamente así y no se, tal vez a ti te bautizaron como Dienikes, pero la mayoria de comentaristas usan nicks (y no me refiero a personas llamadas Nick sino a nicknames) y generalmente cada cual escoge el que mas le gusta.

  39. 12 diciembre, 2014 en 16:50

    He llegado tarde pero bueno…
    Tienes razón, @dienikes.
    Además de materia/energía, en el universo hay un ente innominable que se manifiesta de formas poco comunes, aunque poco a poco, se lo va delimitando.
    Una de esas manifestaciones, aparece de la nada entre los comentarios de páginas de internet, y de momento se las clasifica como trolls.
    Aún no está clara su naturaleza, pero poco a poco se va viendo que tampoco son manifestaciones espirituales ni seres de ultratumba. Todo apunta a que en realidad la causa es un ser vivo. Bien vivo.

  40. Enrique AP
    7 febrero, 2015 en 21:47

    Hola a todos! Me paré a leer esta entrada y bueno… sólo quería decir que me encanta todo lo que aquí se escribe, amo la ciencia y soy un activo detractor de cualquier tipo de magufada. También os comento que mi amor por la CIENCIA y el MÉTODO CIENTÍFICO lo desarrollé dentro del marco de un Grado de Psicología. Sí, he dicho psicología. No puedo evitar resentirme un poco cuando dentro de este espacio, en el cual siento que sintonizo con personas que están en mi misma “onda”, veo que cuando se trata de temas de psicología, se peca del mismo desconocimiento del que tanto tratamos de prevenir a la gente “de la calle”. En las facultades no estudiamos psicoanálisis, humanismo, ni demás pseudoss. En las facultades de psicología hacemos ciencia desde hace décadas en lo que se llama Psicología científica o cognitivo-conductual. Se aplican los criterios universales del método científico en sus diseños de investigación de la forma más rigurosa posible. La psicología es una ciencia joven, pero una ciencia. Es muy duro que compañeros científicos nos posicionen en un escalón inferior y que confundan la dificultad actual de acceder a nuestro objeto de investigación, con la no utilización del método o peor aun, con ineptitud científica. Tampoco somos ya una ciencia social, puesto que con mucho esfuerzo, hace un tiempo que se nos reconocieron los méritos en calidad de ciencia de la salud. También puedo decir, que es precisamente desde el campo de la psicología de donde surge un mayor esfuerzo e iniciativa por abordar la psicopatología desde un enfoque integrador (Biopsicosocial). Una de nuestras ramas con más éxito en la actualidad es la neuropsicología, que por su nombre ya se pueden sacar algunas conclusiones de por que terrenos nos movemos. Psicólogos chungos reconvertidos en couches, terapeutas bioenegéticos, etc,etc. los hay claro está, también hay licenciados en medicina reconvertidos en homeópatas. Entended que resulta todavía más difícil abrirse camino cuando existe una percepción errónea que se extiende hasta entre nuestros colegas científicos. En psicología NO EXISTE NINGUNA DUALIDAD MENTE CUERPO. Dejamos de ser una filosofía hace poco más de un siglo, y entre tanto han surgido muchos nuevos remanentes de esas filosofías con muchos éxito como el psicoanálisis, pero repito, eso entre los psicólogos no es considerado ciencia psicología, sino pseudociencia. Gracias por la labor mágnifica de todos los que aquí escribís. Sólo falta una pestaña de psicología donde los psicólogos podamos también participar. Un saludo a todos y a ateo666666 !!

  41. 7 febrero, 2015 en 23:53

    Enrique AP

    Por supuesto que en la psicología hay buenos científicos pero también hay que reconocer que todavía queda mucha pseudociencia. Por ejemplo sólo hay que dar un rápido repaso por la web para observar que muchas universidades de todo el mundo hispano siguen impartiendo psicoanálisis:

    http://www.unsam.edu.ar/oferta/carreras/292/humanidades/psicoanalisis
    http://www.udea.edu.co/portal/page/portal/SedesDependencias/CienciasSocialesHumanas/B.InformacionFacultad/E.Departamentos/Psicoanalisis
    http://www.usal.es/webusal/node/1763
    http://www.facso.uchile.cl/psicologia/postgrado/diplomado/cp/index.html
    http://www.uic.edu.mx/maestria-en-psicoterapia-psicoanalitica.html
    http://posgrado.pucp.edu.pe/maestria/estudios-teoricos-en-psicoanalisis/

  42. Enrique AP
    8 febrero, 2015 en 2:33

    https://formacionpermanente.uned.es/tp_actividad/idactividad/6337
    http://www.il3.ub.edu/es/master/master-medicina-homeopatica.html
    http://www.idec.upf.edu/master-en-quiropractica-es
    http://www.comcordoba.com/publicacion.php?id_pub=873&id_area=6768&id_ar=6768&id_suba=0

    Por esa regla de tres, podemos decir lo mismo de la medicina. Todos estos masters se imparten aquí mismo en España, uno de ellos directamente por el Colegio de Médicos de Córdoba ¿Podemos afirmar que la medicina todavía se debate entre la ciencia y la pseudociencia? ¿Y si mañana en la Facultad de Física de tal universidad, les da por hacer negocio impartiendo un máster de Astrología, o en una de Químicas uno de Alquimia? ¿Merecen todos que se ponga en tela de juicio su trabajo y su área de conocimiento científico?

    ateo666666 he aprendido mucho de tus posts, te digo que soy estudiante de cuarto, ni mucho menos una eminencia en mi área, aunque con inmenso orgullo de formar parte de un par de proyectos de investigación que me he ganado a fuerza de mucho estudiar, becas de rendimiento y un buen expediente. Si os leo es precisamente porque tengo que lidiar con los prejuicios y las falsas creencias de la gente en relación con la ciencia en general, la psicología en particular, casi a diario, y aquí encuentro siempre cordura. Sólo pido que se nos haga justicia, sobre todo de la mano de quienes también hacen ciencia también.

    He oído a físicos hablar de la maravilla de la ciencia y la importancia de la divulgación, para después hacer despliegue de una ignorancia enorme al hablar de psicología. Del común de los mortales lo entiendo, no están obligados a saber, y bien sabes de lo que hablo, pero de quién -independientemente de su área de conocimiento- si que tiene o debería tener juicio crítico en relación a lo que es y no es ciencia, jode y jode mucho.

    Gracias por tu respuesta. Es un placer poder participar!!

  43. 8 febrero, 2015 en 10:48

    Casualmente desde este blog hemos debatido mucho sobre ciencia y pseudociencia en medicina y en otras areas. Y hemos denunciado muy fuertemente esas prácticas y cuando se infiltran en el sistema sanitario o en el educativo, por supuesto hay que poner en cuestión todo ese sistema que permite que esas barbaridades precientíficas contaminen y tergiversen el avance del conocimiento, porque mientras estén dentro del ambito profesional se recubren de una respetabilidad que les permite seguir engañando a las personas menos informadas.

  44. Enrique AP
    8 febrero, 2015 en 13:02

    file:///C:/Users/ususario/Downloads/Dialnet-BiologiaPsicologiaYSociologiaIntromisionesYRespeto-259842.pdf

    Un breve artículo que define bastante bien cual es el nivel de análisis de la psicología, y que despeja algunas dudas, como la de si en psicología se mantiene la dualidad cuerpo-mente.

    Te doy la razón, exponer mis argumentos (de la forma más civilizada y argumentada posible) en contra de las pseudociencias me ha costado el recelo y rencores de muchos conocidos, algún compañero e incluso amigos. Pero lo veo tan necesario, que me da lo mismo. Magufadas las justas!!!

  45. 8 febrero, 2015 en 18:40

    Enrique AP

    Creo que este es el artículo que querías referenciar en tu último comentario

    https://docs.google.com/file/d/0B_6dK3CWhdYQZ09fUmlWVWEybG8/preview

  46. Enrique AP
    8 febrero, 2015 en 18:47

    Si gracias. Metí el link a mi carpeta de descargas por error

  47. Emmanuel
    9 febrero, 2015 en 9:35

    A mi lo que me irrita que haya facultades o carreras universitarias que se autodefinan ciencia, como las llamadas “ciencias” políticas, que de ciencia tienen lo mismo que la astrología.

  1. No trackbacks yet.
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: