Inicio > Actualidad, Ciencia, Física > 2014 nos despide de la farsa de la “pausa climática”

2014 nos despide de la farsa de la “pausa climática”

27 diciembre, 2014

Si algo se le puede reconocer a los negacionistas climáticos es su imaginación. No importa cuántos argumentos se les desmonten, siempre encuentran alguna manera de manipular datos, o de lanzar otra campaña de márketing reviviendo mitos largamente desmentidos.

En los últimos años, uno de sus caballos de batalla ha sido una supuesta “pausa climática” desde 1998. El fundamento de esta pausa es el mismo que el de la mayoría de los argumentos negacionistas: manipulación y tergiversación.

Tendencia de las temperaturas en superficie con “pausas climáticas” señaladas. Fuente: Wikicommons.

Como podéis comprobar en esta gráfica, no es difícil encontrar “pausas” a lo largo del siglo XX, y la de 1998 ni siquiera es la más larga. Cada una de ellas tiene múltiples causas, muchas no del todo comprendidas, pero ninguna de ellas puede enmascarar la tendencia global de calentamiento, cuya causa es bien conocida: nosotros

.

¿Por qué (os preguntaréis) teniendo registros climáticos desde el siglo XIX los negacionistas empiezan a contar en 1998 e ignoran el resto de las mediciones? ¿Se introdujo en 1998 algún nuevo sistema de medición que dejó obsoletos a los anteriores? ¿Se publicó algún nuevo modelo climático revolucionario? Ni mucho menos. La respuesta es mucho más prosaica. 1998 fue un año especialmente caluroso. De hecho, fue el año más cálido desde que se iniciaron los registros. Y por supuesto, si un año bate el récord de temperaturas, lo más probable es que los años siguientes sean menos cálidos. No hace falta ser un genio para intuirlo. Pero 1998 no mantuvo su récord por mucho tiempo. Tanto 2005 como 2010 le superaron, aunque por sólo una o dos décimas. Eso ha hecho que, si seleccionamos artificialmente el periodo posterior a 1998, la temperatura haya subido mucho menos de lo que los modelos del IPCC predicen de media para todo el siglo XXI. Y así, durante estos años los negacionistas, con total desprecio de la estadística se han dedicado a pregonar a los cuatro vientos que el calentamiento global se había detenido.

Pero como la realidad suele ser tozuda, 2014 se presenta, a falta de los datos de Noviembre y Diciembre con un nuevo récord de temperaturas, no sólo siendo el año más caluroso desde el inicio de los registros, sino que es una décima de grado más cálido que la media de la década pasada, 2004-2013. Por supuesto, no vamos a caer en las mismas falacias que los negacionistas, pero ya, ni siquiera con la manipulación de los datos y escogiendo de forma arbitraria el punto en el que empiezas a mirar las temperaturas en 1998 se puede alegar que haya pausa alguna. La tendencia a largo plazo, una vez más, se impone a las manipuladoras maniobras de los propagandistas a sueldo de las petroleras y sus tontos útiles que le hacen el trabajo gratis.

Más información:


  1. Albireo
    28 diciembre, 2014 en 17:32

    Pues que quieres que te diga, Javi, menudo articulazo que te has currado. Te felicito.

    Lo que no me ha quedado claro es porque das por desmontada la pausa climática, que tu mismo das como cierta ahora cuando la has negado reiteradamente, simplemente porque 2014 haya sido algo mas cálido. Explícate mejor, por favor.

    Yo, por mi parte, no veo motivo alguno para descartar la pausa. Los datos siguen siendo prácticamente iguales los últimos 16 años.

    http://images.remss.com/msu/msu_time_series.html

  2. Karlos K.
    28 diciembre, 2014 en 18:48

    Qué pena esta entrada en un blog que, por lo demás, hace buena divulgación verdaderamente científica.

  3. 28 diciembre, 2014 en 19:24

    @Albireo, la “pausa” climática existe y no existe. Me explico. Es cierto que los años tras 1998 fueron menos cálidos, pero el considerarlo “pausa” es debido a un uso manipulador de los datos. Tras 2014, incluso con ese uso, ya no se puede considerar “pausa”.

    @Karlos K.: Qué pena de comentario. En lugar de señalar los defectos que pueda tener la entrada, un insulto y adiós.

  4. Eleodoro
    28 diciembre, 2014 en 20:49

    Sí, pero después de las “pausas” no vuelve más a los promedios que le precedieron.
    Al final la Tº da dos pasos hacia adelante y retrocede uno.

  5. 28 diciembre, 2014 en 21:36

    La actitud de esta gente me ha recordado una tira del señor Diplotti:
    http://www.lapulgasnob.com/2014/02/positivo.html

  6. Eduard
    29 diciembre, 2014 en 11:19

    Lo de la “pausa climática” tiene toda la pinta de ser el “clavo ardiente” al que se aferran algunos para negar lo evidente. Incluso aceptando la existencia de pausas (entendidas como cortos periodos de tiempo donde la temperatura media no crece), eso no invalida el cambio climático.
    Es más, a simple golpe de vista (sin entrar en cálculos) se puede apreciar como la pausa más larga se dio en el periodo 1938-1978, en el que incluso se produce un descenso de la media si comparamos los subperiodos 1938-1943 y 1944-1978. Pero ello no es óbice para confirmar que la tendencia general a lo largo del siglo es de crecimiento.

    Yo lo compararía con un enfermo de cáncer en el que se pueden dar periodos en los que la enfermedad se ralentiza y el enfermo parece encontrarse mejor, pero en el que la previsión más realista es la muerte del paciente.

    Siguiendo con la comparación, uno puede intentar negar la realidad y esperar que con ello esta cambie (desgraciadamente he conocido casos reales), o que se produzca una muy, muy improbable remisión espontánea.

    Pero demos un paso más. La disyuntiva en la que nos encontramos es si nuestra actividad es la causante del cambio climático. Lo que sabemos a ciencia cierta es: 1- Que nuestra actividad ha incrementado la cantidad de dióxido de carbono en la atmósfera. 2- Que del dióxido de carbono es un gas de efecto invernadero.

    Incluso si suponemos que existen otras causas que provocan el cambio climático, nuestra actividad tiene un efecto añadido, y el control de la misma tendría un efecto de disminución en dicho cambio.

    Que ello supone un cambio en nuestro modelo económico y social es una realidad, pero ¿Alguien duda que nuestros actuales modelos son totalmente inviables a medio/largo plazo? Quien crea que podemos mantener dichos modelos indefinidamente, no vive en este planeta.
    Si quienes estamos convencidos de la relación entre la actividad humana y el cambio climático estamos equivocados, simplemente habremos adelantado un cambio de modelos que es inevitable. Si tenemos razón y no hacemos nada, nos abocamos al desastre. Eso es lo que hay.

  7. Rawandi
    29 diciembre, 2014 en 17:06

    El artículo de Javi contradice descaradamente al IPCC. Hasta la propia “biblia” del alarmismo climático reconoce que la pausa existe:

    IPCC AR5 (2013), WGI Cap. IX. Box 9.2
    Almost all CMIP5 historical simulations do not reproduce the observed recent warming hiatus. There is medium confidence that the GMST trend difference between models and observations during 1998–2012 is to a substantial degree caused by internal variability, with possible contributions from forcing error and some CMIP5 models overestimating the response to increasing greenhouse-gas forcing

  8. 29 diciembre, 2014 en 20:18

    @Rawandi, ya estábais tardando los negacionistas en aparecer con manipulaciones. A ver, chavalín, primero, aprende a leer, te resalto en lo que te tienes que fijar:
    “Almost all CMIP5 historical simulations do not reproduce the observed recent warming hiatus. There is medium confidence that the GMST trend difference between models and observations during 1998–2012 is to a substantial degree caused by internal variability, with possible contributions from forcing error and some CMIP5 models overestimating the response to increasing greenhouse-gas forcing.”

    Después, en lugar de copiar las citas manipuladas, copia diréctamente de la fuente la cita completa:
    “Almost all CMIP5 historical simulations do not reproduce the observed recent warming hiatus. There is medium confidence that the GMST trend difference between models and observations during 1998–2012 is to a substantial degree caused by internal variability, with possible contributions from forcing error and some CMIP5 models overestimating the response to increasing GHG forcing.The CMIP5 model trend in ERF shows no apparent bias against the AR5 best estimate over 1998-2012.

    La “pausa” no es una pausa en el calentamiento global, es símplemente una fluctuación estadística.

  9. Abraham
    30 diciembre, 2014 en 10:26

    Pues yo lo que observo en la gráfica es un comportamiento típico de sistemas complejos. Aunque una de las variables (concentración de CO2 en atmósfera) aumente de forma progresiva, lo normal es que el sistema evolucione a saltos entre los diversos estados metaestables. Siempre hay alguna variable que tiende a contrarrestrar los efectos del cambio y a mantener el sistema estable, hasta que se ve superada y el sistema da un salto brusco hasta el siguiente estado. Que en los modelos de predicción a eso le llamen fluctuación estadística, pues bueno. Supongo que es más fácil para los modelos de predicción agrupar las pequeñas variables que afectan poco y meterlas en el cajón de sastre de la estadística.

    Fenómenos extraordinarios como la caída de un meteorito gordo o la erupción de un gran volcán también forman parte del ruido estadístico, pero no creo que un modelo de predicción del clima tenga en cuenta esas posibilidades.

  10. Rawandi
    30 diciembre, 2014 en 17:17

    Javi, no puedes negar que la pausa es un dato real. Bueno, sí “puedes” negar el dato, pero entonces te desacreditas a ti mismo, igual que se desacreditaba hace unos días en su blog el astrónomo Javier Armentia, otro “negacionista” de la pausa.

    La pausa es la responsable de que las alarmistas predicciones del IPCC se alejen cada vez más de la realidad. Cuanto más tiempo dure la pausa, más en evidencia quedarán los “genios” del IPCC. Lo cierto es que el calentamiento real viene a ser algo así como la mitad del predicho por el IPCC.

  11. 30 diciembre, 2014 en 20:54

    No, Rawandi, la “pausa” no existe más que como una fluctuación estadística. Por eso las predicciones a largo plazo se hacen teniendo en cuenta periodos largos de tiempo, porque a corto plazo, cualquier año puede ser mucho más o mucho menos caliente. Y de eso va la entrada, ahora, ni siquiera con la estadística falaz que usais los negacionistas podéis usar el argumento de la “pausa”.

  12. 30 diciembre, 2014 en 20:56

    @Abraham, hay fenómenos que afectan a la evolución a corto plazo y no se pueden prever, como por ejemplo, erupciones volcánicas, crisis económicas que reduzcan la producción de CO2, etc. Por eso es tan difícil predecir el tiempo que hará mañana, el mes que viene o incluso el año que viene, pero es factible saber cómo será el clima dentro de 100 años.

  13. 30 diciembre, 2014 en 21:07

    Un ejemplo de cómo trabajan los negacionistas:
    En 2010 hubo una bajada repentina del nivel del mar. Faltó tiempo para ver artículos como este:
    http://wattsupwiththat.com/2011/01/17/sea-level-may-drop-in-2010/
    donde certifican la “muerte” del calentamiento global, en base a este dato. Por supuesto, la naturaleza es cabezota y se descubrió que la bajada del nivel del mar fue debida a una evaporación sin precedentes que provocó lluvias torrenciales e inundaciones en Australia:
    http://climate.nasa.gov/news/2201/

    Por supuesto, ese agua terminó volviendo al mar, con lo que la bajada quedó en nada y se reanudó la subida. Y como es habitual con todas las cagadas que tienen, los negacionistas corrieron un tupido velo e hicieron como si no hubiera pasado nada.

  14. 30 diciembre, 2014 en 22:14

    Lo cierto es que el calentamiento real viene a ser algo así como la mitad del predicho por el IPCC.

    No entiendo mucho del tema, ni conozco lo acertado de los modelos del IPCC. Pero en tu frase hay una cosa interesante: das por correcto que hay un calentamiento real. Si como dices éste es la mitad de lo que postula el IPCC con sus modelos, quizás eso deba preocupar a la humanidad la mitad de lo que preocupa ahora, pero eso no deja de preocupar, ¿no?

  15. Rawandi
    31 diciembre, 2014 en 12:02

    en tu frase hay una cosa interesante: das por correcto que hay un calentamiento real.

    Sí, Manuel, ¡por supuesto que acepto que durante el último siglo ha habido un “calentamiento real”! La existencia del calentamiento está ya implícita en el mismo uso del vocablo ‘pausa’, referido obviamente a una “pausa en el calentamiento”.

    No dejes que la tramposa etiqueta de “negacionista climático” te confunda. Muchos de los que Javi llama “negacionistas climáticos” simplemente criticamos las predicciones del IPCC, pero sin negar en absoluto que haya habido un calentamiento global, y por supuesto reconocemos que el calentamiento se ha debido ‘en parte’ al dióxido de carbono emitido por la actividad humana.

    Si como dices éste es la mitad de lo que postula el IPCC con sus modelos, quizás eso deba preocupar a la humanidad la mitad de lo que preocupa ahora, pero eso no deja de preocupar, ¿no?

    Pues depende. Por ejemplo, tomar la mitad de la dosis letal de un fármaco no es nunca “la mitad de preocupante” que tomar la dosis letal, e incluso puede resultar beneficioso para la persona que lo ingiere. Algo similar ocurre probablemente con el clima: la mitad del calentamiento predicho por el IPCC no constituye una amenaza para la humanidad sino más bien todo lo contrario, una bendición: un planeta más verde, con más superficie cultivable.

  16. Rawandi
    31 diciembre, 2014 en 12:15

    No, Rawandi, la “pausa” no existe más que como una fluctuación estadística.

    Javi, precisamente ha sido por culpa de la pausa que el IPCC, en su informe de 2013, decidió rebajar en medio grado el límite inferior probable de la sensibilidad climática (el calentamiento debido al CO2). O sea, que el IPCC no parece considerar a la pausa una mera “fluctuación estadística”.

    es factible saber cómo será el clima dentro de 100 años.

    Esa afirmación tuya es rotundamente anticientífica. Nadie puede saber cómo será el clima dentro de un siglo. Puede que haga más calor que ahora, o menos, o igual.

  17. 31 diciembre, 2014 en 18:07

    Javi, precisamente ha sido por culpa de la pausa que el IPCC, en su informe de 2013, decidió rebajar en medio grado el límite inferior probable de la sensibilidad climática (el calentamiento debido al CO2). O sea, que el IPCC no parece considerar a la pausa una mera “fluctuación estadística”.

    ¿Ves como no sabes ni de lo que hablas? El IPCC no rebajó el límite inferior de la sensibilidad climática por esa “pausa”, la rebajó por mejoras en los modelos climáticos, e incluyendo los últimos datos, cosa que los negacionistas nunca hacéis a menos que convenga a vuestros prejuicios. ¿Para cuando incluireis en vuestro discurso que la década 2000-2009 fue la más cálida desde que hay registros?

    Esa afirmación tuya es rotundamente anticientífica. Nadie puede saber cómo será el clima dentro de un siglo. Puede que haga más calor que ahora, o menos, o igual.

    Que tú no sepas no significa que el resto del mundo sea igual de ignorante.

  18. 31 diciembre, 2014 en 18:14

    No dejes que la tramposa etiqueta de “negacionista climático” te confunda. Muchos de los que Javi llama “negacionistas climáticos” simplemente criticamos las predicciones del IPCC, pero sin negar en absoluto que haya habido un calentamiento global, y por supuesto reconocemos que el calentamiento se ha debido ‘en parte’ al dióxido de carbono emitido por la actividad humana.

    Ay, mentirosete. Los negacionistas climáticos seguís siempre el mismo ciclo:
    1. El calentamiento no existe.
    2. Existe pero no es antropogénico.
    3. Es antropogénico pero poco.
    4. El calentamiento es poco.
    5. El calentamiento es bueno.
    6. Y vuelta a empezar con el punto 1.

    Pues depende. Por ejemplo, tomar la mitad de la dosis letal de un fármaco no es nunca “la mitad de preocupante” que tomar la dosis letal, e incluso puede resultar beneficioso para la persona que lo ingiere. Algo similar ocurre probablemente con el clima: la mitad del calentamiento predicho por el IPCC no constituye una amenaza para la humanidad sino más bien todo lo contrario, una bendición: un planeta más verde, con más superficie cultivable.

    Lo cual, ahora que vuestra “pausa” se ha acabado constituirá el nuevo caballo de batalla, el “wishful thinking” de que más CO2 implicará más plantas, como si las enfermedades, sequías, erosión y nutrientes del suelo no fueran los factores principales que limitan el crecimiento de la vegetación.

  19. 31 diciembre, 2014 en 19:55

    Rawandi, por lo que leo tu postura es: (a) el calentamiento climático existe, (b) es posible que éste tenga que ver con la mayor liberación de CO2, (c) los cálculos del IPCC están equivocados al alza (según tú 2x) y (d) el calentamiento, lejos de ser perjudicial será beneficioso para los humanos. Los puntos (c) y (d) no sé si es una mera opinión/especulación tuya o está basada en datos científicos, por lo que agradacería alguna referencia científica sobre el tema.

  20. 31 diciembre, 2014 en 21:40

    Pues depende. Por ejemplo, tomar la mitad de la dosis letal de un fármaco no es nunca “la mitad de preocupante” que tomar la dosis letal, e incluso puede resultar beneficioso para la persona que lo ingiere. Algo similar ocurre probablemente con el clima: la mitad del calentamiento

    Pues nada, tómate media dosis letal de mercurio y nos cuentas los resultados.

  21. Albireo
    2 enero, 2015 en 19:50

    “Lo cual, ahora que vuestra “pausa” se ha acabado…”

    Javi, sigues insistiendo en lo mismo. Te lo pregunto de nuevo: ¿porqué dices que se ha acabado? ¿Cuál es el dato, mecanismo, modelo razón o circunstancia en el que te basas para decir esto?. He puesto un enlace a un sitio donde se puede consultar la evolución mensual de la temperatura global y, como puedes ver , la pausa sigue.

    Manuel: el punto c) de Rawandi es de lo que va esta entrada:

    1) la pausa, fluctuación estadística o como quieras llamarla, NO estaba prevista en el modelo oficial (el del IPCC)
    2) la pausa, fluctuación estadística o como quieras llamarla, implica necesariamente una modificación a la baja en la predicción.
    3) la pausa, fluctuación estadística o como quieras llamarla, es real, a pesar de que ha sido primero negada y posteriormente “explicada” por los climatólogos del ipcc diciendo que el calor se esta almacenando en el océano. ¿Qué pasa, es que antes no habían caído en la existencia de este proceso de transferencia de calor atmósfera-océano? ¿O es que nos quieren hacer creer que sólo funciona a veces?.

  22. 2 enero, 2015 en 22:24

    @Albireo:

    He puesto un enlace a un sitio donde se puede consultar la evolución mensual de la temperatura global y, como puedes ver , la pausa sigue.

    No, has puesto un enlace a una gráfica en la que puedes ver que hay una tendencia al calentamiento de 0.122 grados por década.

    1) la pausa, fluctuación estadística o como quieras llamarla, NO estaba prevista en el modelo oficial (el del IPCC)

    Las fluctuaciones estadísticas, por definición no se modelan. Y, por definición, son irrelevantes en el comportamiento a largo plazo del sistema.

    2) la pausa, fluctuación estadística o como quieras llamarla, implica necesariamente una modificación a la baja en la predicción.

    No. Una fluctuación estadística sólo tiene un efecto temporal corto. Para predecir el comportamiento del clima a lo largo de un siglo es irrelevante, hablando mal y pronto.

    3) la pausa, fluctuación estadística o como quieras llamarla, es real, a pesar de que ha sido primero negada y posteriormente “explicada” por los climatólogos del ipcc diciendo que el calor se esta almacenando en el océano. ¿Qué pasa, es que antes no habían caído en la existencia de este proceso de transferencia de calor atmósfera-océano? ¿O es que nos quieren hacer creer que sólo funciona a veces?.

    No. Una cosa es una “pausa” y otra una fluctuación estadística. Las fluctuaciones estadísticas son debidas a factores que no se han tenido en cuenta por diversos factores, como puede ser la imposibilidad de predecir una erupción volcánica o una actividad solar inusitada. Como tal, una vez que ha sucedido y se explica, aumenta nuestro conocimiento del sistema. La causa de esta fluctuación todavía no está clara, pero tu pregunta es muy tendenciosa. Por supuesto que se sabe de la transferencia de calor entre la atmósfera y el océano, pero modelarlo es mucho más complicado que decir “está ahí”, es un modelo no lineal, puede haber cambios de fase, inhomogeneidades, etc. La transferencia de calor al océano es sólo una de las explicaciones propuestas, otras incluyen un aumento de emisiones volcánicas, o el efecto de la prohibición de los CFC.

  23. Albireo
    3 enero, 2015 en 9:51

    “No, has puesto un enlace a una gráfica en la que puedes ver que hay una tendencia al calentamiento de 0.122 grados por década”.

    Se te ha olvidado decir (es lo relevante aquí, creo yo) que la gráfica tiene una tendencia PLANA desde 1998 (últimos 16 años) y que, por tanto, tu argumento de que en 2014 ha pasado no-sé-no aparece representado (como suele pasar con las invenciones).

    “No. Una cosa es una “pausa” y otra una fluctuación estadística. Las fluctuaciones estadísticas son debidas a factores que no se han tenido en cuenta por diversos factores…”

    Y yo añadiría que, por tanto, te CAMBIAN la predicción de tu modelo.

    Pero es que, además, lo relevante es el rechazo que la idea de la pausa, hasta hace poco suscitó en buena parte (sino totalidad) de los científicos pro ipcc. Negar una realidad no es ciencia, es dogmatismo. Pero si luego, una vez que se ha probado esa realidad, balbuceas explicaciones absurdas para explicarla, ya es directamente religión.

    Por otra parte, según la gráfica con la que ilustras esta entrada hay nada menos que 5 pausas, y de hasta 4 décadas de desarrollo. Teniendo en cuenta esto, ¿Cómo es posible que precisamente la actual –la existente desde 1998- haya sido negada y no prevista en el modelo del ipcc?

    Dices en tu último comentario que “La causa de esta fluctuación todavía no está clara,”, pero en la entrada comentas que “Cada una de ellas tiene múltiples causas, muchas no del todo comprendidas”. (Y eso que alguna es del siglo XIX).

    ¿Nadie ha estudiado estas pausas? ¿No se incluían en los primeros informes del ipcc pese a ser conocidas y haber sido registradas hace mas de 100 años?

  24. 3 enero, 2015 en 21:07

    Se te ha olvidado decir (es lo relevante aquí, creo yo) que la gráfica tiene una tendencia PLANA desde 1998 (últimos 16 años) y que, por tanto, tu argumento de que en 2014 ha pasado no-sé-no aparece representado (como suele pasar con las invenciones).

    No, no se me ha olvidado. Lo que se te ha olvidado es que la tendencia en un periodo de tiempo tan corto es no significativo y aún así, la tendencia desde 1998 es positiva.

    Y yo añadiría que, por tanto, te CAMBIAN la predicción de tu modelo.

    ¿Qué parte de “son irrelevantes a largo plazo” no entiendes?

    Pero es que, además, lo relevante es el rechazo que la idea de la pausa, hasta hace poco suscitó en buena parte (sino totalidad) de los científicos pro ipcc. Negar una realidad no es ciencia, es dogmatismo. Pero si luego, una vez que se ha probado esa realidad, balbuceas explicaciones absurdas para explicarla, ya es directamente religión.

    Primero, los “científicos pro ipcc” como los llamas son el 97% de los climatólogos. ¿Y sabes por qué rechazan que haya habido una pausa real? Porque saben más que tú y entienden conceptos tan básicos como “fluctuación estadística”.

    Por otra parte, según la gráfica con la que ilustras esta entrada hay nada menos que 5 pausas, y de hasta 4 décadas de desarrollo. Teniendo en cuenta esto, ¿Cómo es posible que precisamente la actual –la existente desde 1998- haya sido negada y no prevista en el modelo del ipcc?

    No han existido 5 pausas, sino fluctuaciones estadísticas y como cualquier fluctuación, ninguna fue prevista y ninguna fue considerada una “pausa”. Y la prueba de tu fundamentalismo y falta de razonamiento es que digas que el IPCC haya previsto esas supuestas pausas que ocurrieron antes del primer informe, y cuando la anterior a esta fue causada por la erupción del Monte Pinatubo, que ya me contarás quién la predijo.

    Dices en tu último comentario que “La causa de esta fluctuación todavía no está clara,”, pero en la entrada comentas que “Cada una de ellas tiene múltiples causas, muchas no del todo comprendidas”. (Y eso que alguna es del siglo XIX).

    ¿Nadie ha estudiado estas pausas? ¿No se incluían en los primeros informes del ipcc pese a ser conocidas y haber sido registradas hace mas de 100 años?

    ¿Qué parte de que algo no es del todo comprendido no entiendes? ¿No entiendes que un fenómeno puntual que ocurre cuando no se espera, para el que no siempre hay datos suficientes o que tiene multitud de causas puede ser difícil de estudiar? ¿Sabes que todavía no se sabe bien cual es el mecanismo de una supernova? ¿Significa eso que las supernovas no existen? ¿Sabes que hay muchos casos de cáncer con causas que no están claras, que puede haber muchas causas para el cáncer, que en unos pacientes son diferentes que para otros? ¿Significa eso que el cáncer no existe o que las causas ya identificadas no son válidas?

    ¿Entiendes con estas analogías lo absurdo de tu razonamiento o tengo que recurrir a Epi y Blás?

  25. Albireo
    4 enero, 2015 en 0:06

    Por supuesto que los científicos del ipcc saben muchísimo mas que yo, pero no se lo digas a las petroleras, porque me dejarían de pagar.

    Respecto al artículo que has escrito, veo que no empleas el concepto de fluctuación estadística, sino que por el contrario esta trufado de “pausas climáticas”. Justo al contrario que en estos comentarios posteriores…

    Creo obvio explicar que me refería a que el ipcc no ha INCORPORADO en sus modelos la existencia de estas pausas anteriores, lo que le hubiera permitido HABER PREVISTO la ocurrencia de las posteriores.

    Claro que hay muchas cosas en ciencia por descubrir, sobre todo en climatología. Pero ¿no es eso es INCOMPATIBLE con las precisiones que el ipcc le da (pretenciosamente) a sus previsiones?. Eso es lo que deberías intentar explicar.

  26. 4 enero, 2015 en 11:49

    Respecto al artículo que has escrito, veo que no empleas el concepto de fluctuación estadística, sino que por el contrario esta trufado de “pausas climáticas”. Justo al contrario que en estos comentarios posteriores…

    A ver, chavalín, lección de lengua española y gramática. ¿No te has fijado que las “pausas” que menciona la entrada están entre comillas? ¿Sabes lo que significa eso?
    http://lema.rae.es/dpd/srv/search?id=SSTAZ5sDyD6h59vijX

    Usos:[…]
    Para indicar que una palabra o expresión es impropia, vulgar, procede de otra lengua o se utiliza irónicamente o con un sentido especial

    Si no sabes ni escribir tu propio idioma, ve al colegio y vuelve cuando aprendas.

    Creo obvio explicar que me refería a que el ipcc no ha INCORPORADO en sus modelos la existencia de estas pausas anteriores, lo que le hubiera permitido HABER PREVISTO la ocurrencia de las posteriores.

    ¿Y quién te ha dicho que el IPCC no haya incorporado todos los datos disponibles? ¿No te enteras de que las causas de las fluctuaciones estadísticas son múltiples, pueden ser diferentes para cada una y no previsibles? Por eso se llaman fluctuaciones.

    Claro que hay muchas cosas en ciencia por descubrir, sobre todo en climatología. Pero ¿no es eso es INCOMPATIBLE con las precisiones que el ipcc le da (pretenciosamente) a sus previsiones?. Eso es lo que deberías intentar explicar.

    No, lo que deberías intentar explicar es el por qué cuando te conviene las previsiones del IPCC son pretenciosas y cuando te conviene son demasiado amplias. O por qué el no poder predecir la actividad volcánica o que se pueda mejorar el modelado de un mecanismo natural invalida todo lo que sí se sabe sobre el clima, que es mucho, aunque todavía haya mucho que aprender. Es como si me niegas la existencia del cáncer porque todavía queda mucho por aprender.

  27. 5 enero, 2015 en 17:38

    Manuel: el punto c) de Rawandi es de lo que va esta entrada

    Albireo, con mi simple pregunta trato de establecer si las opiniones de Rawandi están basadas en textos científicos sobre los que todos podemos discutir (y aprender), y por tanto me gustaría ver alguna referencia, o sólo son conjeturas. Si es esto último deja de interesarme, porque conjeturas hay tantas como habitantes tiene el planeta.

  28. 6 enero, 2015 en 3:00

    Alguno por aqui necesita experimentar por si mismo lo que es una tormenta tropical o incluso un tifón… es muy fácil hablar desde el sofá.

    Sun salud☼.

  29. 7 enero, 2015 en 12:02
  30. Haddock
    7 enero, 2015 en 16:18

    Parece ser que el 2014 NO fue tan calentito como nos quieren hacer creer:www.desdeelexilio.com/2015/01/07/2014-16-anos-ya-sin-pasar-del-calentamiento-global-de-1998/#comment-88080

  31. Haddock
  32. 7 enero, 2015 en 16:38

    @Haddock, vaya, si ya tenemos aqui al perrito faldero de Plazaeme. ¿Que pasa, que tu amo no te da de comer?

    Un consejito de buen rollo, en vez de creerte acriticamente lo que lees por ahi, busca las fuentes:
    http://data.giss.nasa.gov/gistemp/tabledata_v3/GLB.Ts+dSST.txt
    Ahi puedes ver que 2014 si que fue mas calido que 1998.

    Y ya, para premio especial, busca en wikipedia lo que es un valor atipico:
    https://es.wikipedia.org/wiki/Valor_at%C3%ADpico

    Y nos cuentas como puedes relacionar lo que lees con 1998.

  33. 7 enero, 2015 en 16:43

    Del enlace que ha dejado Manuel:

    Por supuesto, entre confiar en la Agencia Japonesa de Meteorologia y la NASA, o a un bloguero negacionista, cada uno que elija.

  34. Haddock
    7 enero, 2015 en 17:29
  35. 7 enero, 2015 en 19:57

    Pues no, Haddock. Deberías aprender algo de climatología antes de dejarte comer la cabeza por los negacionistas. Los satélites no son “más fiables” que las medidas terrestres. De hecho, se tienen que calibrar con las temperaturas tomadas por estaciones terrestres porque no miden directamente la temperatura sino las emisiones infrarrojas a diferentes frecuencias, y cada frecuencia está relacionada con la temperatura atmosférica a una cierta altura.

    Y aún con eso, el negacionista Spencer tiene que admitir un calentamiento de “solo” 0.32ºC, y hace malabarismos para quitar importancia a que, incluso con estas medidas, 2014 es el tercer año más cálido registrado. Y “olvida” comentar el pequeño detalle de que, viendo su clasificación de los años más cálidos, de los 10 más cálidos sólo uno, 1998 es anterior a 2000 y que hay que bajar hasta el puesto 15 para encontrar otro.

    En fin, una bonita pieza de manipulación grosera.

  36. Albireo
    10 enero, 2015 en 20:32

    “¿Y quién te ha dicho que el IPCC no haya incorporado todos los datos disponibles? “

    Pues, desde luego, yo no se los he visto mostrar en ningún informe. Es mas, les ha costado mucho reconocer la existencia de esta última pausa. A ti también, por cierto.

    Respecto a las mediciones de temperatura terrestres vs satelitales, llevas razón. Si, son mas precisas las terrestres. Lo malo es como se interpolan las mediciones puntuales, como se realizan las medias, como se discriminan los datos no representativos, etc.

    Pero es que no solo se hace un alarde de medir la TEMPERATURA MEDIA DE TODO UN PLANETA en la actualidad, sino que se hace algo aun mas pretencioso y ridículo: extender las mediciones en el pasado hasta 1850. Y se quedan tan panchos, representando la supuesta y precisa curva de temperaturas mezclando datos de tres siglos diferentes, de termómetros de mercurio y detectores de infrarrojos, etc.

    ¿Alguien puede aportar una gráfica de estas en las que se advierta al pie que los datos antiguos pueden no ser tan precisos como sería deseable? ¿O con líneas de diferentes colores por tramos señalando los cambios en las metodologías de adquisición y tratamiento de datos?
    ¿Alguna gráfica de proyección al futuro que incluya pausas?. Porque si las ha habido en el pasado, también las seguirá habiendo en el futuro…

  37. 11 enero, 2015 en 1:22

    Pues, desde luego, yo no se los he visto mostrar en ningún informe. Es mas, les ha costado mucho reconocer la existencia de esta última pausa. A ti también, por cierto.

    A ver, chaval. Los trabajos en los que se basa el IPCC incorporan todo el registro de temperaturas hasta la fecha, así que, si no se los has visto en ningún informe, a lo mejor es porque, para verlo, antes hay que leerse el informe.

    Respecto a las mediciones de temperatura terrestres vs satelitales, llevas razón. Si, son mas precisas las terrestres. Lo malo es como se interpolan las mediciones puntuales, como se realizan las medias, como se discriminan los datos no representativos, etc.

    Se interpolan las mediciones puntuales de cualquier parámetro que se mida puntualmente, y eso incluye los satélites, que también dan medidas puntuales, aunque con una resolución espacial mucho mayor. En cuanto al tratamiento estadístico, se hace porque diferentes estaciones cuentan con diferentes equipos, entorno, etc y eso hay que tenerlo en cuenta para poder comparar las medidas. Lo mismo se hace para poder comparar las medidas de diferentes satélites, para los que, además, hay que tener en cuenta la nubosidad, el modelo de radiancia elegido (porque los satélites no miden la temperatura), etc. ¿Qué problema tienes con el tratamiento de las medidas?

    Pero es que no solo se hace un alarde de medir la TEMPERATURA MEDIA DE TODO UN PLANETA en la actualidad, sino que se hace algo aun mas pretencioso y ridículo: extender las mediciones en el pasado hasta 1850. Y se quedan tan panchos, representando la supuesta y precisa curva de temperaturas mezclando datos de tres siglos diferentes, de termómetros de mercurio y detectores de infrarrojos, etc.

    O sea, que según tú, no se puede medir la temperatura del planeta. Genial. Negacionista hasta para eso. Pues mira, se hace, y con mucho trabajo y con mucha gente muy lista dedicado a ello. Y se extienden las mediciones, no sólo hasta 1850, sino hasta mucho antes, combinando muchos datos y conocimientos, superponiendo diferentes métodos de medición, y midiendo muchos parámetros relacionados con la temperatura.

    ¿Alguien puede aportar una gráfica de estas en las que se advierta al pie que los datos antiguos pueden no ser tan precisos como sería deseable? ¿O con líneas de diferentes colores por tramos señalando los cambios en las metodologías de adquisición y tratamiento de datos?

    Pues mira, no tienes más que irte a wikipedia(https://en.wikipedia.org/wiki/File:2000_Year_Temperature_Comparison.png)
    Lo que demuestra lo poco que has buscado.

    ¿Alguna gráfica de proyección al futuro que incluya pausas?. Porque si las ha habido en el pasado, también las seguirá habiendo en el futuro…

    A ver cómo lo explico para que hasta tú lo entiendas. Las fluctuaciones estadísticas no se pueden predecir. La caída de temperaturas debida a la erupción del Pinatubo no sirve para predecir nada.

  38. Albireo
    11 enero, 2015 en 10:37

    Ja ja ja. Veo que lo de los colorines es lo único que has entendido de mi pregunta. A ver si te lo digo mas claro: en la gráfica que has puesto antes de la agencia japonesa de meteorología, la línea de evolución de la temperatura, que va desde 1890 hasta la actualidad, tiene el mismo aspecto en todo su recorrido, cuando las medodologías de adquisición de los datos, su precisión y demás características no son para nada similares. ¿Es esto coherente desde el punto de vista científico?. ¿No habría que separar por tramos esta línea para que el lector supiera que en 1900, por ejemplo, la temperatura global podía tener un margen de error muy elevado (mucho mas que en la actualidad)?

  39. 11 enero, 2015 en 13:17

    Veo que lo de los colorines es lo único que has entendido de mi pregunta. A ver si te lo digo mas claro: en la gráfica que has puesto antes de la agencia japonesa de meteorología, la línea de evolución de la temperatura, que va desde 1890 hasta la actualidad, tiene el mismo aspecto en todo su recorrido, cuando las medodologías de adquisición de los datos, su precisión y demás

    Pobrecito, cuando quedas en pelotas eres muy divertido. Así que pasamos del “¿Hay alguna gráfica con líneas de diferentes colores por tramos señalando los cambios en las metodologías de adquisición y tratamiento de datos?” a “es que la que has puesto no la tiene”. Pues no, chavalín, ya ves que sí se usan y que son normales. Y dependiendo del uso que le quieras dar a la gráfica y qué quieras expresar, resaltas más una información u otra. Usas unos datos u otros. Se llama “adecuar el medio al mensaje”.

    Y no, el margen de error es bastante pequeño para las medidas instrumentales después de 1850. Es mayor que el actual, pero no mucho más, como demuestra el hecho de que, en los periodos en los que se superponen dos o más conjuntos de mediciones, los más modernos coinciden con los antiguos.

  40. Albireo
    11 enero, 2015 en 16:31

    Que no Javi, que no cuela.

    Para empezar, pones gráficas de colorines (parece que te gustan) SIN leyenda, o sea, mudas.

    Para seguir: evidentemente que en 1850 se medía la temperatura con mucha precisión, pero ¿la temperatura MEDIA del planeta?. Una cosa es que el Greenwich se tengan muchos datos, y muy precisos, y otra que en 1850 se pudiera reconstruir lo que pasa en el globo completo (no se conocía el fenómeno ENSO, por ejemplo).

    A principios del siglo XX no existían los satélites. En muchos lugares no había una sola estación meteorológica (Ártico, Antártida, Africa…..) y muchas de las estaciones urbanas europeas y americanas se han visto invadidas por la isla de calor de la ciudad.

    Sólo hay mediciones por satélite desde 1979. Las mediciones terrestres anteriores a esa fecha habría que cogerlas con pinzas.

  41. 11 enero, 2015 en 20:41

    Para empezar, pones gráficas de colorines (parece que te gustan) SIN leyenda, o sea, mudas.

    Eso es porque, en un error imperdonable mío, asumí que ibas a ver de dónde venían y leer la explicación de las gráficas. No todo son dibujitos, hay una cosa llamada texto que sirve para explicar las cosas, pero ya veo que a ti eso te suena a chino.

    Para seguir: evidentemente que en 1850 se medía la temperatura con mucha precisión, pero ¿la temperatura MEDIA del planeta?. Una cosa es que el Greenwich se tengan muchos datos, y muy precisos, y otra que en 1850 se pudiera reconstruir lo que pasa en el globo completo (no se conocía el fenómeno ENSO, por ejemplo).

    Ya veo que no te cansas se presumir de ignorancia. Primero, el ENSO no hay que conocerlo para medir la temperatura global. La temperatura se mide y punto. Luego tendrás que conocer el ENSO para explicar cómo cambia la temperatura, pero no lo necesitas para medir.

    Y luego, pequeño ignorante de Historia, se toma 1850 como inicio de las medidas fiables de temperatura porque, aparte de tener ya instrumentos de mucha precisión, existió una cosa llamada Imperio Británico, que aparte de dedicarse a colonizar y explotar a otros pueblos, resulta que se expandió por todo el globo y una de las cosas que hizo fue mandar a científicos y técnicos a todas partes, por lo que a partir de mediados del siglo XIX tenemos registros metereológicos repartidos por todo el mundo, aparte de mediciones en alta mar realizadas por la mayor flota de la Historia.

    Así que sí. A partir de 1850 se puede reconstruir lo que pasaba en todo el globo de forma muy precisa.

    A principios del siglo XX no existían los satélites. En muchos lugares no había una sola estación meteorológica (Ártico, Antártida, Africa…..) y muchas de las estaciones urbanas europeas y americanas se han visto invadidas por la isla de calor de la ciudad.

    Más basura negacionista que demuestra que no tienes el más mínimo sentido crítico. África, como parte del Imperio Británico y, en menor medida, del Francés, estaba plagada de científicos recolectando toda clase de datos, incluyendo los metereológicos. Como curiosidad, los primeros datos recolectados por el Servicio Metereológico de Sudáfrica se remontan a 1836, y existen estaciones metereológicas permanentes en la Antártida desde 1903, sin contar con los datos recolectados por expediciones anteriores.

    Y lo de las islas de calor de las estaciones urbana es otro de los mitos negacionistas, que se piensan que son más listos que nadie y que son los primeros en darse cuenta de algo que es sabido desde el principio de las medidas metereológicas sistemáticas y para lo que se corrige de forma rutinaria. Ya el negacionista Anthony Watts estuvo dando por saco con las islas de calor y se tuvo que comer sus palabras cuando, usando sus propios datos, se publicó que las estaciones de peor calidad tenían un sesgo negativo y que no se han sobreestimado las temperaturas.

    Sólo hay mediciones por satélite desde 1979. Las mediciones terrestres anteriores a esa fecha habría que cogerlas con pinzas.

    Y nada, que no te cansas. Las primeras mediciones con satélite se hicieron en 1967. Aparte de eso, vuelves a mostrar la actitud negacionista de cambiar de tercio cuando te ves encerrado. Vuelves a negar el calentamiento, cuando decías que lo admitías, luego admitías que era antropogénico, pero bueno, y ahora vuelves a que no hay calentamiento. Desde luego, es una pena que no te estudien en la Facultad de Psicología.

  42. 15 enero, 2015 en 8:51
  43. 17 enero, 2015 en 13:10

    Y la NASA confirma que 2014 ha sido el año más cálido desde que se tienen registros instrumentales:
    http://www.20minutos.es/noticia/2349773/0/nasa-confirma/2014-ano-calido/registros-1880/

  44. 17 enero, 2015 en 19:30

    Manuel, no hace falta que deis paso al comentario; sólo una cosa: dile a Javi que, por favor, corrija o no escriba más “metereológico” sino “meteorológico”
    Por lo demás, me parece muy interesante lo que aportáis para aclarar este controvertido tema.

  45. 17 enero, 2015 en 20:50

    @Arrancaboinas, ups. Tomo nota. Escribiré 100 veces “Se escribe metereológico”.

  46. 18 enero, 2015 en 0:19

    Puedes descontar las que ya has escrito 🙂

  47. Cronopio
    18 enero, 2015 en 18:44

    Una posible causa de la “pausa” puede ser un parámetro no tenido en cuenta o subestimado. La persistencia de los aerosoles sulfurosos de origen volcánico en las capas altas de la atmósfera, merece ser tenida en cuenta:
    https://www.llnl.gov/news/small-volcanic-eruptions-explain-warming-hiatus
    http://www.sciencemag.org/content/333/6044/866.abstract

  48. 18 enero, 2015 en 20:25

    Existe un método de tortura llamado la gota china. Al reo se le inmoviliza en una postura poco cómoda y se le deja caer desde una altura respetable una gota de agua fría cada 5 segundos sobre la frente. Esa gota, que a cualquiera le puede parecer algo refrescante, cuando se repite sin parar produce heridas en el punto de choque. Al final el reo llega a fallecer por paro cardíaco debido a la falta de sueño, la gota le impide conciliar un descanso reparador. Pues bien el cambio climático no es más que una de esas gotas, una más entre montones que estamos derramando a diario en nuestro planeta (y que está ocasionando una extinción masiva de especies), planeta que algunos empiezan a ver ahora como algo finito: http://www.theguardian.com/commentisfree/2014/sep/02/limits-to-growth-was-right-new-research-shows-were-nearing-collapse
    Pero creo que no tenemos remedio, Jared Diamond en su obra Colapso ha demostrado la capacidad autodestructora de nuestra especie. Varias civilizaciones han desaparecido pese a tener todo en sus manos para evitarlo.

  1. No trackbacks yet.
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: