Inicio > Astronomía, Ciencia, Científicamente incorrecto > Los avances científicos no son permanentes ni irreversibles

Los avances científicos no son permanentes ni irreversibles

7 marzo, 2015

islam cienciaAunque por vivir en el hipertecnológico siglo XXI se tiende a pensar que los avances científicos son incuestionables y que a medida que pase el tiempo tendremos un mejor y más exacto conocimiento del Universo, bien haríamos en echar la vista atrás y repasar un poco la Historia que, como explica el astrofísico y divulgador Neil deGrasse, nos desvela la extrema fragilidad en la que se basa la ciencia, siempre sojuzgada por las poderosas fuerzas de la superstición y la irracionalidad.


Así entonces, como bien indica deGrasse, ayer fue el mundo islámico, pero hoy bien podría ser la civilización occidental si se permite que los más atrasados miembros de nuestra especie sigan imponiendo su claustrofóbica y errónea visión de la realidad.

http://tu.tv/videos/los-avances-cientificos-no-son-permanentes-ni-irreversibles

 

Videos relacionados:

Si se pudiera razonar con personas supersticiosas no habría personas supersticiosas


  1. Iñigo
    7 marzo, 2015 en 10:56

    Gracias!
    Have a nice day!

  2. Arconte
    9 marzo, 2015 en 20:13

    Tambien recomendable “Los adultos son el verdadero problema” : https://www.youtube.com/watch?v=qZuqN3CXHzw

  3. Rawandi
    10 marzo, 2015 en 16:41

    Todas las ‘religiones’ (es decir, todo culto a sujetos incorpóreos llamados espíritus) son anticientíficas, pero actualmente la más peligrosa para la ciencia es el islam, por las razones que expone el filósofo Fernando Savater:

    “parece que hay religiones más difícilmente democratizables que otras, sea por razones históricas (los herejes y los incrédulos no han logrado relativizar su absolutismo social) o estrictamente doctrinales: su ideal de vida se opone al individualismo racionalista de la ciudadanía democrática. Este parece ser el caso del Islam y ayuda a entender por qué países muy diferentes (Marruecos, Indonesia, Arabia Saudita, Mali, etc…) que no tienen en común mas que el Islam como religión mayoritaria, guardan una relación tan problemática u hostil con el sistema democrático.”
    [enlace editado por ser medio AEDE]

  4. Eduard
    11 marzo, 2015 en 12:57

    En mi opinión es un error creer que existen religiones más peligrosas unas que otras por propia naturaleza. La incidencia del fanatismo religioso en una sociedad concreta es más la consecuencia de la evolución social (matizada por múltiples factores) que consecuencia de las concepciones concretas de cada religión.

    Los estados que tuvieron su revolución burguesa construyeron sociedades donde el respeto a las libertades individuales es mayor, y por tanto la capacidad de opresión e imposición de las religiones disminuye. Es una lucha entre libertades individuales (concepción democrática) y fanatismo religioso.

    Pero no os engañéis, incluso en los países donde están implantadas sociedades democráticas (unas más y otras menos) el peligro de involución hacia una nueva preeminencia del fanatismo religioso siempre está presente.

    Si visitáis Webs del catolicismo más rancio (infocatólica por ejemplo) podréis encontrar múltiples comentarios en favor de un nuevo “golpe de timón” que restaure una sociedad confesional regida por el catolicismo. Claramente (de forma expresa) rechazan la democracia ya que entra en colisión con sus principios religiosos.

    El islam no es peor que el cristianismo, por ejemplo. Simplemente el entorno social donde se impone el islam como creencia mayoritaria, tiene las condiciones para que la creencia religiosa demuestre todo su potencial represivo.

  5. 11 marzo, 2015 en 16:28

    Eduard, no podria estar mas de acuerdo contigo. A todo el mundo le parece que los defectos de los demas son mayores que los propios.

  6. 11 marzo, 2015 en 16:58

    En mi opinión es un error creer que existen religiones más peligrosas unas que otras por propia naturaleza.

    Eso es como negar que un león resulte “por su propia naturaleza” más peligroso que un gato doméstico. Las religiones, al igual que los animales, presentan rasgos distintos, y esos rasgos idiosincrásicos bastan para hacer que ciertas confesiones y ciertos animales sean más peligrosos que otros.

    Simplemente el entorno social donde se impone el islam como creencia mayoritaria, tiene las condiciones para que la creencia religiosa demuestre todo su potencial represivo.

    Pero olvidas que el “entorno social” de los países musulmanes es a su vez básicamente el resultado de muchos siglos de hegemonía islámica. O sea, que no tiene sentido echar balones fuera para disculpar al islam. La explicación más sencilla del fracaso de los ideales ilustrados en el mundo islámico es la propia religión islámica, que propende más intensamente al totalitarismo que otras religiones, como por ejemplo el cristianismo. Recordemos que el inventor del islam, Mahoma, fue un profeta que también era jefe de Estado y guerrero.

  7. 11 marzo, 2015 en 23:07

    Eso es como negar que un león resulte “por su propia naturaleza” más peligroso que un gato doméstico.

    No, es como decir que la naturaleza de un león es diferente por estar en un zoo, porque ahí no mata a nadie.

    Pero olvidas que el “entorno social” de los países musulmanes es a su vez básicamente el resultado de muchos siglos de hegemonía islámica.

    No. No es el resultado de “básicamente” nada. Es el resultado de complejos procesos sociales e históricos, entre los que se incluye la colonización europea, con las consecuencias que todos conocemos. Simplificas tanto la historia que “olvidas” que hubo una época en la que los países islámicos eran los avanzados mientras en la cristiana europa hasta muchos de sus dirigentes de élite apenas sabían leer y escribir.

    La explicación más sencilla del fracaso de los ideales ilustrados en el mundo islámico es la propia religión islámica, que propende más intensamente al totalitarismo que otras religiones, como por ejemplo el cristianismo.

    Es la más sencilla y errónea. No por ser sencilla una explicación es correcta, especialmente cuando hablamos de sociedades.

    Recordemos que el inventor del islam, Mahoma, fue un profeta que también era jefe de Estado y guerrero.

    Igual que el inventor real del cristianismo, Constantino, que fue el que realmente edificó el cristianismo tal y como lo conocemos.

  8. Eduard
    12 marzo, 2015 en 1:16

    El cristianismo ha demostrado en todas sus versiones (católicos, ortodoxos y protestantes) que su fanatismo es tan extremo como pueda ser el de otra religión cualquiera. Los condicionantes sociales de cada sociedad son los que establecen los límites a la hora de actuar de los fanáticos religiosos, pero estos condicionantes son cambiantes a lo largo de la historia.

    Hoy el islam, en general y en sociedades donde tiene una situación dominante, tiene una actitud altamente represiva, pero no siempre ha sido así, ni quiere decir que esta situación no pueda variar. Y no, no pretendo disculpar al islam. Para mi toda religión es sinónimo de irracionalidad, agresión y violencia contra quien piensa diferente.

    Si hoy es el islam quien realiza las mayores atrocidades, eso no quiere decir que mañana no puedan realizarse en nombre de otro dios, de la misma forma que en tiempos pasados y en los estados dominados por el cristianismo, este fue también altamente represivo. Es la religión, sea cual sea el dios de turno, el verdadero cáncer de la sociedad. No hay religiones buenas y malas, todas son malas.

  9. Emmanuel
    12 marzo, 2015 en 11:54

    Cabría preguntarse si los nacionalismos, los populismos, o incluso los partidos (al menos en España) no habría que considerarlos religiones.

    Sus miembros tienen anulado el raciocino, manejan dogmas, tienen principios de fe que no toleran que se cuestione, y hacen uso constante de falacias. Sus dioses no son unos ancianos de barba blanca, sino banderas o territorios, siendo su fundamentalismo y fanatismo tan extremo que muchos llegan a ejercer la violencia contra el “infiel”, con su persecución o asesinato, todo en nombre del territorio.

  10. 12 marzo, 2015 en 15:19
  11. Arconte
    12 marzo, 2015 en 16:21

    Eduard : 100% de acuerdo con tus comentarios. La religión ha visto mermado notablemente su poderío e influencia en las culturas occidentales gracias a la evolución y avance de valores idiosincráticos que sitúan las libertades individuales, así como el valor del conocimiento y la tecnología, muy por encima de la fe religiosa. No obstante, conviene recordar que incluso en EEUU, nación que no sin razón ha sido considerada tradicionalmente como principal impulsora y defensora de estos valores, existen lobbies religiosos ultraconservadores recalcitrantes que gozan todavía de un incuestionable poder y que no cejan en su empeño por impulsar, tanto en materia de educación como de legislación, la reinstauración de conceptos arcaicos que mal haríamos en considerar definitivamente superados.

  12. Rawandi
    12 marzo, 2015 en 19:30

    El islam es explícitamente teocrático desde su nacimiento, pues ya sus “Escrituras Sagradas” (Coran y hadices) relatan cómo el “profeta” Mahoma instauró y encabezó un gobierno oficialmente islámico en Medina.

    El cristianismo, en cambio, no es explícitamente teocrático desde su nacimiento, pues sus “Escrituras Sagradas” (Biblia cristiana) no describen la fundación de ningún gobierno oficialmente cristiano. Era imposible que lo hicieran, ya que el cristianismo nació a la sombra del poderoso Estado romano, que tardó varios siglos en convertirse en una teocracia cristiana.

    Esta diferencia entre ambas religiones explica la mayor hostilidad musulmana hacia el sistema democrático.

  13. Eduard
    13 marzo, 2015 en 13:04

    Durante siglos, tras la consolidación del cristianismo como religión de estado (Constantino), durante siglos el Papado tuvo preminencia sobre reyes y príncipes. Tanto es así que oponerse al Papa implicaba aceptar un cisma religioso (Enrique VIII). El poder del cristianismo, y concretamente del catolicismo, era total en la sociedad, por ello imponer un Papa proclive a las familias que detentaban el poder era importante. Las luchas por el control del papado fueron constantes. Pero algo similar ocurría en el Islam. Los enfrentamientos entre chiís y sunnís son una de las herencias de tales luchas por el poder (por supuesto cada una adaptada a la estructura propia de cada religión). Lo que pasa es que a nosotros nos son más desconocidas. Así pues no hay tantas diferencias. La diferencia fundamental es que ellos no han tenido una revolución burguesa.

    El caso de los EE.UU. simplemente viene a confirmar lo que estoy diciendo, que es perfectamente posible una involución en los países supuestamente democráticos, que el peso de la religión sigue siendo un claro peligro para la sociedad y que no es descartable que las actuales democracias acaben siendo teocracias.

    En cuanto al tema del nacionalismo, creo que hay mucha hipocresía, o bien contradicción. Yo no soy nacionalista pero sí creo en el derecho a la autodeterminación. No me interesan las razones históricas como fundamento para reclamaciones de autogobierno. Para mí lo único que importa es la voluntad de la colectividad que se reconoce como tal. Es una cuestión de democracia básica. Por otra parte, quienes niegan este derecho, en realidad lo hacen en base a su propio nacionalismo, lo cual es contradictorio, porque si uno es válido también lo es el otro, o por el contrario no lo son ninguno de los dos.

    Desde un punto de vista pragmático, prefiero estados pequeños. Aunque no impliquen una garantía ni mucho menos, es mucho más fácil que los poderes fácticos tengan un control total en un estado grande que en uno pequeño. Eso no implica que los distintos estado no puedan coordinarse en objetivos comunes, pero salvaguardando siempre la voluntad popular. Los problemas que hoy padecemos son la consecuencia de que la prioridad política ha sido la de los intereses de los grandes grupos de presión, no la de la gente de la calle. Por eso yo estoy a favor de desmontar la actual UE. No porque no crea en ella, sino para construirla de nuevo bajo criterios totalmente diferentes. A veces es necesario destruir alguna cosa para crear algo que valga la pena.

  14. Emmanuel
    14 marzo, 2015 en 10:12

    Eduard, con respecto a tu tercer párrafo me gustaría agregar algunas puntualizaciones.

    El derecho de autodeterminación es negado principalmente por los mismos que lo exigen reiteradamente. Recientemente, en el parlamento de Cataluña, uno de los cabecillas de ERC negó el derecho de autodeterminación para Tarragona. Aquí otro caso más. Yo me opongo no por cuestiones de nacionalismo español, sino porque sus promotores son etnonacionalistas, fundamentalistas, excluyentes, reescriben la historia, y se basan en dogmas.

    Opino lo contrario. En un estado pequeño se puede ejercer el control sobre la población mucho más eficientemente que uno grande. Es mucho más facil controlar a 10.000 que a 100.000.000. Por ejemplo, en muchas zonas del País Vasco el nacionalismo ha eliminado la libertad y ejerce un control sobre la población como el autodenominado Estado Islámico.

    Un país pequeño estará mucho más a la merced de grupos de presión internacionales que uno grande. Y respecto a los grupos de presión locales, un grupo de presión pequeño puede ser igual de eficaz que uno grande, si el territorio base del grupo de presión corresponde con el territorio que gobierna un gobierno: Eroski presionó para evitar la implantación de Mercadona en el País Vasco. Por cierto, grupos de presión no solamente tiene porque responder a intereses empresariales, como los grupos de presión creacionistas en EEUU.

    Un país pequeño no es necesariamente sinónimo de eficiencia, como tampoco lo es necesariamente uno gigante. Prueba de ello fue que los países de Benelux crearon un mercado único de carbón y acero (el precursor de la UE). Lo que si estoy de acuerdo es de desmontar la UE tan como lo hacemos. Yo apuesto por unos Estados Unidos de Europa.

  15. Eduard
    14 marzo, 2015 en 13:09

    En los grandes estados (Estados Unidos, por ejemplo, o la propia Unión Europea, que podemos considerar un seudo-estado) las grandes estructuras (partidos, empresas,…) son las que imponen sus decisiones al margen de la ciudadanía, que cada vez tiene un peso menor en la toma de esas decisiones. Los centros de decisión están alejados de la realidad y la cotidianidad, y los condicionantes para tales decisiones nada tienen que ver con las necesidades del ciudadano que se convierte en un peón al servicio de intereses que no son los suyos.

    Ya he dicho que un estado pequeño no es garantía, pero en él los mecanismos de intervención del ciudadano son más eficaces. Otra cosa es que esta ciudadanía esté dispuesta a utilizarlos.
    Ya he dicho que la autodeterminación, para mí, es un acto de democracia básica. Por tanto entiendo que cualquier colectividad tiene derecho a ejercerla (y obligación de respetar, por supuesto, los resultados que se den). Me da igual cual sea el partido que se oponga, si lo hace es un acto antidemocrático.

    Que existen elementos culturales e históricos que dan (o se utilizan como) soporte a las distintas opciones nacionalistas es cierto. Pero como estamos ante un tipo de información interpretable (y cada cual la interpreta según sus posiciones), yo no le doy importancia. Solo importa lo que hoy quiera la mayoría.

    Lo de que “son etnocentristas…..” es a su vez la visión nacionalista española, un nacionalismo al fin y al cabo con todos los defectos propios del nacionalismo. Emmanuel, si realmente crees que en tu planteamiento no influye el sentimiento de ser español, te estás engañando. Si no lo tienes (yo no lo tengo) no te debería ser tan difícil aceptar que la decisión de seguir en un estado u optar por la secesión corresponde al colectivo que así lo plantea (es como un divorcio, si uno no quiere no tiene sentido mantener artificialmente el matrimonio. Insistir en ello solo agrava la situación). Aunque la historia no es propiamente una ciencia (de ahí que los mismos hechos puedan ser interpretados de forma distinta, y no me estoy refiriendo al tema que nos ocupa) sí nos enseña algo: las situaciones de este tipo, sino se resuelven de forma correcta, tarde o temprano acaban estallando. Yo soy partidario de hacerlo por la vía democrática. Si una colectividad reclama la secesión, deben adoptarse las medidas democráticas para resolver la cuestión, y me da lo mismo que sea Cataluña, Tarragona, Cáceres o Andalucía.

    Que podría ser una buena idea establecer una federación, no lo niego. Pero esta, para tener futuro, ser estable y sin fisuras, debe surgir desde abajo, no el invento de las autonomías que no contenta a nadie. Cada comunidad debería, desde la libertad de asociarse o no, decidir que parte de poder de autogobierno cede, consensuar entre todas las comunidades un criterio unificado y establecer los límites del gobierno central. Los principios democráticos se basan en la premisa que el poder es del pueblo, es por tanto este el que debe establecer las cesiones. El sistema actual está basado en el Antiguo Régimen, en el que el poder central (ajeno al pueblo) hace “graciosas concesiones”, por eso no funciona.

  16. Emmanuel
    14 marzo, 2015 en 18:35

    Lo de que “son etnocentristas…..” es a su vez la visión nacionalista española, un nacionalismo al fin y al cabo con todos los defectos propios del nacionalismo. Emmanuel, si realmente crees que en tu planteamiento no influye el sentimiento de ser español, te estás engañando

    No tengo ningún sentimiento en especial por España, y de hecho hubiera preferido no nacido español, pero es lo que me ha tocado.

    Sobre lo de etnonacionalista, es un término que extraigo a partir de sus planteamientos, y dogmas.

  17. Rawandi
    16 marzo, 2015 en 16:51

    Para mí lo único que importa es la voluntad de la colectividad que se reconoce como tal. Es una cuestión de democracia básica.

    Eduard, tu concepción de la democracia es radicalmente incompatible con la democracia liberal (también llamada democracia moderna), según la cual la voluntad colectiva debe respetar siempre los derechos individuales (libertad, igualdad, seguridad). Por ejemplo, una colectividad podría votar mayoritariamente convertir a una minoría en ciudadanos de segunda clase o incluso asesinarlos, y ambas decisiones conculcarían la esencia misma de la democracia liberal.

    La secesión de un país está justificada cuando existen violaciones graves y generalizadas de los derechos de las personas, cosa que no ocurre en España. Pero la justificación de esa secesión serían los derechos individuales, nunca un quimérico “derecho colectivo”.

    Los nacionalistas se caracterizan por atribuir más relevancia política a ciertos particularismos -raciales, religiosos, lingüísticos- que a los derechos individuales. Por eso el nacionalismo nunca encajará bien con la democracia moderna. Dos ejemplos de abusos nacionalistas: los nacionalistas catalanistas ponen multas a los comerciantes que no rotulan sus productos en catalán; y los nacionalistas vasquistas o bien han apoyado a los etarras o bien han mirado para otro lado esperando beneficiarse (“recoger las nueces”) de la violencia ejercida contra los no nacionalistas.

  18. Eduard
    17 marzo, 2015 en 14:27

    Rawandi, siento decirlo pero desbarras. ¿Quién dice que no deban ser respetados los derechos individuales? Si una comunidad decide dotarse de pleno autocontrol ¿Qué vulneración de los derechos individuales implica?

    Hace unos meses se planteó el referéndum escoces ¿Implicaba ello un menoscabo de los derechos individuales de los escoceses? Sinceramente, pienso que no puedes hablar en serio.

    Por otra parte siempre será necesario buscar un equilibrio entre derechos individuales y colectivos. ¿O crees que lo individual siempre debe primar sobre lo colectivo? Porque en este caso podemos encontrarnos que lo individual (su respeto llevado al extremo) sea la causa de daños a otras personas.

    El ejemplo que pones está totalmente fuera de lugar, y si lo que pretendes (es un suponer) resaltar que si la mayoría impone la secesión a quienes no la quieren y eso atenta contra sus derechos individuales, pone la oración al revés: al no aceptarla resulta ser la minoría la que vulnera los derechos de la mayoría.

    Tu texto me transmite la idea de que consideras el estado español como en ente real con esencia propia. Puede que no se corresponda con tus ideas, pero es la impresión que me produce. Pero los estados son inventos, derivados de las luchas entre quienes detentan y han detentado el poder a lo largo de la historia. El estado español es un conglomerado de comunidades con poco en común unas con otras (y no solo el estado español). Las fronteras, tanto en Europa como en todo el mundo, han sido impuestas en función de los intereses de quienes tenían el poder de determinarlas, nada que ver con la coherencia de los comunidades que englobaban. Muchos de los problemas recientes son derivados del diseño arbitrario de estados, fundamentalmente en África, pero ni siquiera Europa ha sido ajena a ello.

    Algunos casos se resuelven por vía pacífica y en otros aparece la violencia. Soy de la opinión que hay que buscar siempre vías pacíficas para resolver estas cuestiones, pero también sé que cuanto más se impide a la gente aquello que quiere, más se cabrea y más fácilmente puede acabar perdiéndose el control de la situación, y por eso soy partidario de arbitrar los medios para dar salida a estas situaciones.

  19. 17 marzo, 2015 en 15:12

    El cristianismo, en cambio, no es explícitamente teocrático desde su nacimiento, pues sus “Escrituras Sagradas” (Biblia cristiana) no describen la fundación de ningún gobierno oficialmente cristiano.

    Eeer, ¿te suenan de algo David y Salomon? ¿El reino de los cielos? ¿La caida de Babilonia?

    Era imposible que lo hicieran, ya que el cristianismo nació a la sombra del poderoso Estado romano, que tardó varios siglos en convertirse en una teocracia cristiana.

    Los evangelios canonicos no fueron definitivamente seleccionados hasta el siglo V, bastante despues de la caida del Imperio Romano. Y el cristianismo fue modelado, precisamente por el Estado romano al adoptarlo como religion de Estado. Por eso la Iglesia Catolica no solo tiene en cuenta la Biblia, sino tambien la Sagrada Tradicion y el Credo.

  20. Rawandi
    17 marzo, 2015 en 18:09

    “¿te suenan de algo David y Salomon?”

    Sí, Javi, sé que ambos fueron los primeros reyes israelitas, por lo cual no pueden invalidar mi argumento referido a un “gobierno oficialmente cristiano”.

    “¿El reino de los cielos?”

    Tú lo has dicho: “de los cielos”, o sea, no de este mundo sino del otro.

    “¿La caida de Babilonia?”

    Babilonia cayó varios siglos antes del nacimiento de Jesús.

    “Los evangelios canonicos no fueron definitivamente seleccionados hasta el siglo V”

    Falso. Los cuatro evangelios canónicos, escritos para apoyar la delirante teología de Pablo de Tarso, ya existían a principios del siglo II. Y antes del siglo III ya eran considerados los únicos evangelios válidos por los obispos de la corriente principal del cristianismo: los cristianos paulinos.

  21. Rawandi
    17 marzo, 2015 en 18:25

    “¿Quién dice que no deban ser respetados los derechos individuales?”

    Lo dijiste tú, Eduard: “Para mí lo único que importa es la voluntad de la colectividad que se reconoce como tal”. Si ‘lo único’ que te importa es lo que diga la mayoría, entonces es que no te importa que el resultado de las votaciones pueda conculcar los derechos individuales.

    “Tu texto me transmite la idea de que consideras el estado español como en ente real con esencia propia”

    Te equivocas por completo. No creo en esencias nacionales de ningún tipo. Pero España es una democracia moderna y me parece absurdo fragmentarla por culpa de las etnomanías catalanistas o vasquistas.

    “El estado español es un conglomerado de comunidades con poco en común unas con otras”

    ¿Eso lo dices en serio? ¿De verdad? El mayor problema de los nacionalistas separatistas es precisamente que los españoles somos demasiado parecidos tanto física como culturalmente.

  22. Eduard
    17 marzo, 2015 en 19:37

    Rawandi, la táctica de sacar frases de contesto y asignarles otra significación es ya muy antigua, y no denota precisamente honestidad.

    Si me dices que la impresión que me dan tus frases es errónea, tendré que aceptarlo. De todas formas la justificación que me das me parece pobre y carente de sentido.

    Que el estado español sea una democracia moderna, permíteme que lo ponga en duda (y como yo, muchísima otra gente, pero no voy a entrar en esta nueva discusión por su extensión y porque tampoco es el lugar adecuado para ello)

    ¿Opinas que somos demasiado parecidos? Será que no vivimos en el mismo lugar.

    Creo que el intercambio de opiniones sobre este tema concreto está agotado. Discrepo totalmente de tus planteamientos, igual que tu discrepas de los míos, y no creo que podamos aportar nada más. Además nos hemos salido del tema de la entrada en demasía (reconozco mi parte de culpa), por lo que, por mi parte, doy el tema por cerrado.

  23. 17 marzo, 2015 en 19:43

    Sí, Javi, sé que ambos fueron los primeros reyes israelitas, por lo cual no pueden invalidar mi argumento referido a un “gobierno oficialmente cristiano”.

    Jajaja, claro, porque describir un gobierno teocrático antes de la venida de Cristo no cuenta.

    Tú lo has dicho: “de los cielos”, o sea, no de este mundo sino del otro.

    No, el reino de los cielos o el reino de Dios es el que se instauraría en la Tierra poco después de la predicación de Jesús:
    “Y en los días de estos reyes el Dios del cielo levantará un reino que no será jamás destruido, ni será el reino dejado a otro pueblo; desmenuzará y consumirá a todos estos reinos, pero él permanecerá para siempre”

    “El tiempo se ha cumplido, y el reino de Dios se ha acercado; arrepentíos, y creed en el evangelio.”

    “También les dijo: De cierto os digo que hay algunos de los que están aquí, que no gustarán la muerte hasta que hayan visto el reino de Dios venido con poder.”

    “Preguntado por los fariseos, cuándo había de venir el reino de Dios, les respondió y dijo: El reino de Dios no vendrá con advertencia”

    Babilonia cayó varios siglos antes del nacimiento de Jesús.

    Babilonia es como en el Nuevo Testamento se llama al Imperio Romano, deberías leer el Apocalipsis:

    “Y clamó con voz potente, diciendo: Ha caído, ha caído la gran Babilonia, y se ha hecho habitación de demonios y guarida de todo espíritu inmundo, y albergue de toda ave inmunda y aborrecible.”

    Falso. Los cuatro evangelios canónicos, escritos para apoyar la delirante teología de Pablo de Tarso, ya existían a principios del siglo II. Y antes del siglo III ya eran considerados los únicos evangelios válidos por los obispos de la corriente principal del cristianismo: los cristianos paulinos.

    No he hablado de la escritura, sino de su selección como los únicos válidos. Y hasta el siglo V sólo habían sido seleccionados en concilios regionales. Por ejemplo, el Concilio de Cartago de 397 trata precisamente de eso, lo que no tendría sentido si ya fueran unánimente aceptados.

    mi argumento referido a un “gobierno oficialmente cristiano”.

    ¿Sabes algo sobre el Estado Vaticano? 😀

  24. Emmanuel
    18 marzo, 2015 en 8:37

    ¿Opinas que somos demasiado parecidos? Será que no vivimos en el mismo lugar

    Si tan diferentes somos los habitantes de las diferentes zonas de España, ¿Por qué la principal actividad de los etnonacionalistas es la obsesiva búsqueda de la diferencia de su rebaño con respecto al resto del rebaño y su remarcación? No escatiman en tiempo y recursos económicos en tal actividad.

    Por otro lado aún tienen que argumentar por qué las diferencias, aunque fueran notables, deben irremediablemente provocar creaciones de nuevos estados.

    Y por último, si A y B son diferentes y eso supuestamente confiere privilegios a B que B puede exigir a A, A tiene el mismo derecho a exigir privilegios a B. B es igual de diferente de A como A lo es de B.

  25. Emmanuel
    18 marzo, 2015 en 8:59

    ¿Sabes algo sobre el Estado Vaticano?

    Técnicamente eso es católico, no cristiano. Muchas ramas del cristianismo lo detestan. Y técnicamente sería un ente anticristiano, por aquello de dar al Cesar lo que es del Cesar y a Dios lo que es de Dios, que se podría entender como separación iglesia-estado.

  26. 18 marzo, 2015 en 12:03

    Técnicamente eso es católico, no cristiano.

    Si es catolico es cristiano. Por esa regla de tres, ni Arabia Saudi ni Iran son musulmanes, uno seria wahabita y el otro chii.

    Y técnicamente sería un ente anticristiano, por aquello de dar al Cesar lo que es del Cesar y a Dios lo que es de Dios, que se podría entender como separación iglesia-estado.

    Dar a Cesar lo que es de Cesar y a Dios lo que es de Dios se ha interpretado de multiples maneras y, por parte de los cristianos, casi nunca en ese sentido. Lo que hace Jesus en esa historia es remarcar la hipocresia de aceptar la moneda romana y no aceptar las obligaciones que conlleva.

  27. Rawandi
    18 marzo, 2015 en 17:43

    Javi, repito mi argumento sobre la diferencia crucial entre cristianismo e islam porque quizá no esté suficientemente claro: las “infalibles” Escrituras mahometanas describen un ‘hecho histórico innegable’ consistente en la aparición de la ‘teocracia mahometana’, mientras que las “infalibles” Escrituras cristianas no describen ningún ‘hecho histórico innegable’ consistente en la aparición de la ‘teocracia cristiana’.

    Tus intentos de refutarme fallan porque no se refieren a la instauración de la teocracia ‘cristiana’ como ‘hecho histórico’ (o sea, del pasado).

    Ciertamente, la trayectoria histórica de los cristianos y de los musulmanes ha sido más o menos igual de teocrática. Cuando un musulmán o un cristiano deciden aceptar el pensamiento liberal (o pensamiento ilustrado), ambos están obligados a rechazar esa trayectoria histórica de sus religiones respectivas. Sin embargo, el musulmán está obligado a rechazar ‘algo más’ que el cristiano: aquella parte de sus “infalibles” Escrituras que describen la aparición histórica de la teocracia islámica presidida por Mahoma..

  28. 19 marzo, 2015 en 9:30

    Rawandi, no me seas infantil. Todo el Antiguo Testamento (que también es parte del canon cristiano) es una oda a la teocracia y a cómo con las teocracias todo va bien. Y el Nuevo Testamento predice la llegada del reino de Dios a la Tierra, o sea, una teocracia.

    Tus intentos de usar la falacia del verdadero escocés y la meta volante son patéticos. En la Biblia se describen teocracias pasadas, que no son cristianas porque son anteriores a Cristo, pero adorando al mismo dios y futuras cristianas. No, no hay ninguna diferencia fundamental entre cristianismo e islam.

  29. Rawandi
    19 marzo, 2015 en 17:29

    En la Biblia se describen teocracias pasadas, que no son cristianas porque son anteriores a Cristo, pero adorando al mismo dios y futuras cristianas.

    Javi, estás reconociendo lo que yo afirmé: que en la Biblia (Antiguo y Nuevo Testamentos) no se describe ninguna ‘teocracia pasada específicamente cristiana’. En cambio, en las Escrituras mahometanas sí que se describe una ‘teocracia pasada específicamente islámica’, a saber: la teocracia instaurada en Medina por el mismísimo Mahoma..

    No, no hay ninguna diferencia fundamental entre cristianismo e islam.

    O sea, que según tú el que un musulmán, para ser liberal, se vea obligado a renegar de la parte de sus Sagradas escrituras que hablan de la teocracia fundada por Mahoma no es “fundamental”. Porque te peta, claro. ¿Y tú, el simpatizante de los terroristas islámicos de Hamás, me dices a mí que “no sea infantil”? Tronchante.

  30. 20 marzo, 2015 en 0:16

    Javi, estás reconociendo lo que yo afirmé: que en la Biblia (Antiguo y Nuevo Testamentos) no se describe ninguna ‘teocracia pasada específicamente cristiana’.

    No. Estoy reconociendo tu uso de la falacia del verdadero escocés y la meta volante. En la Biblia se describen teocracias que serían cristianas de haber ocurrido tras Cristo, y se predicen teocracias cristianas futuras.

    O sea, que según tú el que un musulmán, para ser liberal, se vea obligado a renegar de la parte de sus Sagradas escrituras que hablan de la teocracia fundada por Mahoma no es “fundamental”.

    Un musulmán no debe renegar de la descripción de primer califato islámico más de lo que debe renegar un cristiano del reinado de David y Salomón o del reino de Dios que se instaurará en la Tierra.

  31. 20 marzo, 2015 en 0:18

    ¿Y tú, el simpatizante de los terroristas islámicos de Hamás, me dices a mí que “no sea infantil”? Tronchante.

    Sólo esa frase ya te caracteriza como un infantil fundamentalista religioso. Ya has dado muestras de tu cerrazón mental con todos los temas que has tratado aquí, desde los derechos animales al calentamiento global has mostrado que no hay diferencia alguna entre tú y los fanáticos a los que atacas. Símplemente cambias el credo.

  32. Thorn
    20 marzo, 2015 en 5:46

    Política: 475.000.000 de muertos.
    Religión: 275 millones de muertos
    Ciencia: Medio por el cual se han matado todos los anteriores.

  33. 20 marzo, 2015 en 8:40

    Thorn, veo que a pesar de que lo he escrito más de 100 veces, aún no lo has pillado. La ciencia no es más que una herramienta para obtener conocimiento. Esa herramienta en buenas manos salva millones de vidas, en malas manos mata. Pero el responsable de esas muertes es el odio de una persona hacia otra. Antes de que hubiese ciencia la gente se mataba a pedradas o porrazos. La muertes en política se deben a que alguien piensa que su orden social es el mejor, y por ello pretende seguir detentando el poder y aniquilar a quien está en contra. En religión tenemos a aquellos que piensan que su credo es el único verdadero y quien esté en contra debe morir. Muchas de esas muertes fueron provocadas por algo tan poco desarrollado tecnológicamente como el fuego o el estrangulamiento manual. Vamos, que un bisturí en manos de un neurocirujano salva vida y en manos de un asesino en serie las quita. mientras que si alguien quiere matar a alguien no necesita gran desarrollo tecnológico, sólo odio. A ver si tras leer esto te cuestionas tu forma de repartir responsabilidades. La ciencia, al igual que un martillo no mata; lo que mata son las personas que dan martillazos.

    Pero si leído esto sigues teniendo desprecio por la ciencia, el camino es fácil, abandona todo aquello que la ciencia ha desarrollado (empezando por el ordenador con el que escribes) y refúgiate cual eremita en una cueva, sé consecuente con tu forma de pensar.

  34. Rawandi
    20 marzo, 2015 en 16:56

    Un musulmán no debe renegar de la descripción de primer califato islámico más de lo que debe renegar un cristiano del reinado de David y Salomón o del reino de Dios que se instaurará en la Tierra.

    Es la última vez que lo repito: A un mahometano, rechazar la teocracia islámica histórica que fue encabezada por el propio Mahoma le resulta claramente más traumático de lo que le resulta a un cristiano rechazar teocracias que o bien no son cristianas (como la de David y Salomón) o bien no son históricas (pues su realización depende de una previa intervención sobrenatural cósmica de tipo apocalíptico).

    Ya has dado muestras de tu cerrazón mental con todos los temas que has tratado aquí, desde los derechos animales al calentamiento global has mostrado que no hay diferencia alguna entre tú y los fanáticos a los que atacas.

    ¿Es “cerrazón mental” defender la idea de que toda criatura capaz de sentir dolor tiene derecho a no ser torturado? ¿O reconocer la existencia del estancamiento térmico que ya dura más de tres lustros? No lo creo. Y para “fanáticos”, tus amigos los fundamentalistas de Hamás.

  35. 20 marzo, 2015 en 22:47

    Es la última vez que lo repito: A un mahometano, rechazar la teocracia islámica histórica que fue encabezada por el propio Mahoma le resulta claramente más traumático de lo que le resulta a un cristiano rechazar teocracias que o bien no son cristianas (como la de David y Salomón) o bien no son históricas (pues su realización depende de una previa intervención sobrenatural cósmica de tipo apocalíptico).

    A un musulmán, de esos que tú has conocido pocos, abogar por un estado laico y no por una teocracia islámica le supone el mismo trauma que a un cristiano rechazar teocracias instauradas por el dios cristiano, que es el mismo que el de David y Salomón, o rechazar el mensaje de Cristo de que está al llegar el Reino de Dios.

    ¿Es “cerrazón mental” defender la idea de que toda criatura capaz de sentir dolor tiene derecho a no ser torturado? ¿O reconocer la existencia del estancamiento térmico que ya dura más de tres lustros? No lo creo. Y para “fanáticos”, tus amigos los fundamentalistas de Hamás.

    Tú solito te defines con semehante chorrada. No eres más que un fundamentalista religioso que, a falta de un dios, se dedica a adorar cualquier otra imbecilidad que le sale al paso.

  36. 12 julio, 2015 en 21:57

    La razon principal por la que los Homo Sapiens abrazan una determinada religion, ya sea de tipo judia, cristiana, islamica o pagana es por la promesa de inmortalidad en un supuesto paraiso en el que podra estar junto al resto de sus seres amados. Aunque hay otras razones, esta es la principal. Vivir en un estado laico no necesariamente tiene porque producirle un trauma a estos individuos ya que estos se amoldan perfectamente a este. La constitucion de un estado laico como por ejemplo Estados Unidos, a diferencia de una teocracia, tiene una serie de ventajas importantes para los religiosos, independientemente de cual sea su credo, porque permite a los individuos de esa sociedad practicar la religion de su predileccion sin el peligro de ser perseguidos por el gobierno o por la mayoria religiosa de un determinado imperio o pais. En una teocracia como en la que se convirtieron los imperios romanos de oriente y occidente en los siglos cuarto y quinto de nuestra era, en los que se produjo una atroz persecucion religiosa la cual fue una de las causas principales que llevo a la oscura edad media, las primeras victimas de la misma no fueron los ateos o los escepticos (de estos habia muy pocos en dichos imperios) sino los propios religiosos. El cristianismo catolico trinitario que fue el tipo de cristianismo que finalmente triunfo, ejerciendo la fuerza bruta a traves de edictos contra la libertad de religion emitidos por emperadores fanaticos como Teodosio, produjo una represion espantosa de la libertad de pensamiento y de conciencia de la que fueron victimas no solo los paganos sino incluso otras formas de cristianismo como los arrianos, gnosticos, donatistas y priscilianistas. Muchos religiosos saben esto por lo que vivir en estado laico no les supone ningun problema. Otra cuestion diferente es que muchos de estos grupos traten de ejercer su influencia en estas sociedades laicas para tratar de imponer sus ideas ya que entienden que algunas teorias cientificas como la evolucion o el origen del universo ponen en peligro la fe religiosa, sea cristiana o islamica.

  1. No trackbacks yet.
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: