Inicio > Actualidad, Medicina > ¿Por qué falta dinero para la investigación biomédica?

¿Por qué falta dinero para la investigación biomédica?

10 marzo, 2015

RandDvsMarketingEn el actual mundo desarrollado se da una sorprendente cuando no terrible paradoja, mientras existen megacorporaciones farmacéuticas que facturan inimaginables cantidades de dinero y que obtienen decenas de miles de millones de euros en beneficios anuales, sin embargo gran parte de la investigación biomédica languidece por falta de recursos. Y lo increíble del caso es que para cambiar este mercantilizado sistema por otro más eficiente no sería necesario gastar más dinero, sino que unos cambios legales a nivel internacional podrían permitir una rápida reorientación de los objetivos del sector farmacéutico, liberándose con ello inmensos recursos económicos que podrían ser utilizados en lo verdaderamente importante, el desarrollo de medicamentos.

Porque aunque es cierto que las multinacionales farmacéuticas invierten anualmente miles de millones de euros en la búsqueda de nuevos tratamientos y medicamentos, es también verdad que estas mismas empresas dedican ingentes cantidades de dinero al marketing y a la publicidad. De tal manera que como indica la siguiente figura

marketing i+d medicamentos 1

exceptuando dos corporaciones (Roche y Lilly) que invierten más o menos lo mismo en ambas facetas, lo cual es ya muy sorprendente de por sí, el resto de las 10 mayores empresas del sector gastan mucho más dinero en publicidad y gestión de marca que en lo fundamental: la búsqueda de nuevos tratamientos médicos. De tal manera que, en conjunto y tal como indica la siguiente figura

I+D empresa farmaceutica marketing

 

las grandes corporaciones farmacéuticas gastan la astronómica cifra de unos inimaginables 100.000 millones de dólares anuales en marketing. Ello representa un 50% más de dinero que lo que estas mismas compañías invierten en I+D, es decir unos 32.500 millones de dólares más al año.

Y ¿es necesaria por no decir ética toda esta inmensa publicidad y autobombo empresarial en un sector como el sanitario? Porque racionalmente se puede preguntar ¿para qué puede servir un anuncio publicitario de un medicamento? ya que todos los fármacos deberían ser utilizados exclusivamente bajo una adecuada y rigurosa prescripción médica, teniendo únicamente en cuenta las ventajas que aporte al paciente su uso dentro de la patología a tratar. Por tanto, si las autoridades sanitarias han aprobado su utilización en base a rigurosos ensayos clínicos, la prescripción facultativa de un medicamento no debiera estar condicionada por ningún tipo de publicidad que pudiera alterar el criterio profesional del médico. Es más, esta posible influencia extraprofesional por parte de la publicidad debería estar incluso prohibida, puesto que no aporta nada a unos profesionales perfectamente capacitados que tienen por otra parte el deber y que disponen además de las herramientas adecuadas (revistas médicas y científicas, bases de datos, cursos de especialización, etc.) a su alcance para mantenerse perfectamente informados (casi de manera instantánea vía web) de los avances farmacológicos o de los nuevos tratamientos que se hayan desarrollado en su especialidad, no ya en los últimos años sino muchas veces en los últimos meses o semanas. Y por otra parte la publicidad dirigida hacia los pacientes o incluso hacia la población en general, para que adquieran sin asesoramiento profesional alguno medicamentos que pueden ser compatibles o no con su particular enfermedad (caso de que presenten alguna patología real) desborda los límites de la praxis médica y debería ser sancionada de oficio por parte de las autoridades sanitarias.

Es decir, una rigurosa regulación sanitaria que impidiera cualquier tipo de publicidad, directa o encubierta hacia pacientes, profesionales y autoridades sanitarias, además de al público en general, puesto que cada vez son más numerosas y agresivas las campañas de las multinacionales para “medicalizar” lo que no son más que situaciones normales de la vida cotidiana no estrictamente patológicas como

* etapas de la vida (adolescencia, menopausia, envejecimiento, etc.),

* problemas personales como la tristeza o la infelicidad, sociales como el duelo por la muerte de un familiar o laborales como el síndrome postvacacional, etc.,

* factores de riesgo (osteoporosis, dislipemia, etc.),

* o síntomas o cuadros leves que son convertidos en indicadores de supuestos cuadros graves de enfermedad (colon irritable, síndrome premenstrual, etc.)

acarrean en la práctica la subsecuente definición adulterada de centenares de nuevas enfermedades básicamente ficticias, que implican a la larga un evidente aumento del gasto sanitario en general y del farmacéutico en particular tanto para los ciudadanos de a pié como para los sistemas de cobertura sanitaria bien sean estos seguros médicos privados o la propia seguridad social pública.

Si además se tiene en cuenta que en general, las compañías farmacéuticas concentran gran parte de su investigación en este tipo de pseudoenfermedades, tal y como muy acertada y mordazmente indicó Bill Gates (por una vez y sin que sirva de precedente) al presentar su fundación en su discurso del centenario de la Escuela de Negocios de Harvard

Se dedica diez veces más dinero al desarrollo de una cura para la calvicie masculina que para el desarrollo de una cura contra la malaria, a pesar de que la malaria mata a 1 millón de niños al año. La razón: hay un mercado rentable para la calvicie masculina, pero no hay tal mercado para los medicamentos contra la malaria.

y que también esta I+D corporativa suele focalizarse en modificar levemente las características de los medicamentos cuya patente está próxima a caducar para así alargar artificialmente su rendimiento económico, hecho que conlleva un posterior incremento injustificable (y hasta delictivo) de las facturas sanitarias, en lugar de invertir en el desarrollo de nuevos fármacos contra enfermedades relevantes, el resultado final no puede ser otro que dictaminar que sobran recursos económicos para la investigación biomédica aplicada a la búsqueda de tratamientos sanitarios.

Y que en resumen, unas simples pero valientes medidas legales, como prohibir en todo el mundo la publicidad de medicamentos así como invalidar las patentes que no aporten una clara y significativa mejora sobre las versiones precedentes del medicamento, impedirían el seguir malgastando cientos de miles de millones de euros anuales, dinero que entonces podría ser dedicado a su verdadera finalidad: la búsqueda de nuevas herramientas terapéuticas. Pero claro ¿quien pone el cascabel al gato y es capaz de legislar con una verdadera visión de futuro por el bien de la ciudadanía y en contra de la sacrosanta libertad de empresa?

P.D.

Un recientísimo estudio liderado por el departamento de desarrollo de fármacos de la multinacional GSK en España ha identificado unas 600 moléculas con actividad inicial contra enfermedades olvidadas como la del sueño, la de Chagas y la leishmaniasis. Y como asegura el investigador responsable del estudio, el Dr. Julio Martín:

Esperamos que este esfuerzo estimule la investigación y que compartir los compuestos identificados y los resultados asociados a su mecanismo de acción contribuya a avanzar en el descubrimiento de medicamentos para estas enfermedades tan prevalentes y que causan tanto sufrimiento en la población más desfavorecida y con menos recursos del planeta. Queremos romper esta inercia que ha habido de que si no hay mercado en una enfermedad la industria farmacéutica no invierte si no va a conseguir retorno.

Aunque haría falta un gran cambio de mentalidad para que este tipo de estudios dejaran de ser algo puntual y se puedan convertir en líneas estratégicas de las empresas farmacéuticas.

Entradas relacionadas:

* Desmontando interesados mitos sobre eficiencia y gasto sanitarios

* Economía de mercado y sociedad de mercado

* El uso agroindustrial indiscriminado de antibióticos debe finalizar si no queremos enfrentarnos a una crisis sanitaria mundial

* El caso del medicamento Sovaldi contra la Hepatitis C como ejemplo de la ruinosa privatización de la investigación biomédica

* La búsqueda de nuevos antibióticos

* El desastroso modelo sanitario privado estadounidense

* El neoliberalismo que no vemos

* ¿Nos estamos acercando al fin de la era de los antibióticos?

* Un poco de cordura económica

* La sanidad privada con ánimo de lucro es ineficaz y peligrosa además de cara

* Basta ya de malgastar el dinero en vitaminas y suplementos minerales

* Resistencia a los antibióticos: en esta coevolución nosotros somos la gacela, no el guepardo

Videos relacionados:

 

 

 

 


  1. Emmanuel
    10 marzo, 2015 en 12:37

    ¿Esos datos se refieren a la parte farmaceútica de esas empresas, o se refieren a todas las actividades de la empresa?

    Porque algunas de esas empresas fabrican otros productos. Por ejemplo, la primera de la lista fabrica lentes de contacto.

  2. 10 marzo, 2015 en 12:51

    Emmanuel

    Sólo a la parte farmaceútica.

  3. Rawandi
    10 marzo, 2015 en 17:02

    Ateo, un off-topic: mira lo que a propósito del calentamiento global afirman dos profesores de la Universidad de California en un artículo publicado primero en ‘Nature’ y después en el último número de la revista ‘Investigación y Ciencia’:

    “el objetivo declarado de evitar un calentamiento superior a (…) los 2ºC está desencaminado tanto política como científicamente. (…) la temperatura superficial media, básicamente estancada desde 1998”

    http://www.investigacionyciencia.es/revistas/investigacion-y-ciencia/numeros/2015/3/es-hora-de-abandonar-el-objetivo-de-los-2-sup-o-sup-c-12898

  4. Rawandi
    10 marzo, 2015 en 17:06

    O sea, que la “pausa” en el calentamiento global es un hecho y por culpa de ese hecho las predicciones alarmistas están equivocadas.

  5. 10 marzo, 2015 en 18:56

    Rawandi

    La pausa clímática la hemos discutido hasta la saciedad en las entradas correspondientes.

    De todas formas para eso se reune el panel del IPCC, para estudiar los nuevos datos y si las afirmaciones de Kennel y David son adecuadas entonces ten por seguro que el nuevo informe lo tendrá en cuenta.

  6. 10 marzo, 2015 en 18:58

    De todas formas mira mi ultimo comentario en la entrada

    https://lacienciaysusdemonios.com/2014/03/15/imagenes-del-cambio-climatico-en-el-oceano-glaciar-artico/

    y verás como los efectos no desaparecen de manera tan sencilla como si se tratase de una ecuación
    pausa = a seguir aumentando el nivel de CO2 que ya no hay problema alguno.

  7. 10 marzo, 2015 en 23:51

    Rawandi

    Pienso que te has quedado en la superficie del comentario de Nature de Kennel y David: http://www.nature.com/news/climate-policy-ditch-the-2-c-warming-goal-1.16018

    Es cierto que hablan de que la temperatura media no ha aumentado desde 1998 pero ellos mismos indican que este indicador no es el correcto para medir el impacto antropogénico sobre el clima y que es más, este no aumento de la temperatura media da alas a los negacionistas puesto que

    “Parte de la reacción de los negacionistas es por la obsesión de los políticos con las temperaturas globales que en realidad no se mueven al mismo ritmo que los verdaderos peligros del cambio climático.”

    por lo que Kennel y David indican que

    “Se necesitan nuevos objetivos. Es el momento de realizar un seguimiento de una serie de signos vitales planetarios – tales como cambios en el contenido de calor del océano – que están mejor enraizadas en la comprensión científica de los conductores del clima y sus riesgos. Los objetivos también deben establecerse en términos de los muchos gases individuales emitidos por las actividades humanas y políticas para mitigar esas emisiones.”

    Es decir, el peligro del cambio climático es evidente, lo único que los autores indican es que la medida de la temperatura global no es representativa del daño antropogénico. Y es más indican que el objetivo que comentas de los 2ºC es una simple tapadera de los políticos

    “Porque aunque suena firme y preocupado sobre el calentamiento futuro, el objetivo de los 2ºC ha permitido a los políticos poder pretender que se están organizando para la acción cuando, de facto, la mayoría han hecho poco. Pretender que están persiguiendo este objetivo inalcanzable también ha permitido que los gobiernos ignoren la necesidad de adaptación masiva al cambio climático.”

    Es más, indican que ello está permitiendo que se escondan otros marcadores más importantes de la gravedad del problema como

    ” El Ártico, por ejemplo, se ha estado calentando rápidamente. Climas de alta latitud son más sensibles que el planeta en su conjunto. Amplificaciones en el Ártico podrían ser la causa de las condiciones meteorológicas extremas en latitudes medias.”

    y siguen

    “¿Cómo podrían las presiones humanas sobre el clima estar creciendo más rápido incluso que las temperaturas superficiales globales que permanecen planas? La respuesta es casi seguro que se encuentra en los océanos. Los océanos están absorbiendo el 93% de la energía extra que se añade al sistema climático, lo que está avivando el aumento del nivel del mar y otros impactos climáticos.”

    Y para demostrarlo enseñan una gráfica en donde se ve claramente que el océano está calentándose vertiginosamente

    Climate2

    Y proponen que hay que establecer controles efectivos y verificables sobre las emisiones de CO2, metano y hollines de las diversas naciones ya que son los factores clave del cambio climático.

    En resumen los autores simplemente dicen que hay que profundizar más sobre las causas del cambio climático y dejar de lado los eslóganes fáciles como los famosos 2ºC que pueden ser malinterpretados, como parece ser que te ha pasado a ti, dando una falsa seguridad en que no ocurre nada grave y que por tanto, podemos seguir contaminando el planeta con nuestro actualmente desbocado sistema económico.

    Saludos

  8. Emmanuel
    11 marzo, 2015 en 8:36

    Puedo entender que haya un gasto en marketing, al fin y al cabo siempre se necesitará publicar catálogos, hacer presentaciones,…. ¿¡Pero el gasto en marketing en medicinas sea superior a la de la investigación de medicinas!?

    Nunca he llegado a entender que sentido tiene que se dirijan a médicos a publicitar un medicamento. Lo puedo entender en el caso de que distintos fabricantes fabriquen el mismo medicamento.

    modificar levemente las características de los medicamentos cuya patente está próxima a caducar para así alargar artificialmente su rendimiento económico

    Es imposible de combatir esa mala práctica. Aunque pongas regulaciones para evitar esa práctica, la propia regulación dejará caminos que si lo permitirían: No me dejas hacerlo así, pero esa norma no dice que no pueda hacer esto otro

  9. 11 marzo, 2015 en 9:43

    Emmanuel

    No será tan dificil impedir patentes de modificciones cuando un país como la India lo está haciendo.

  10. Emmanuel
    11 marzo, 2015 en 11:16

    No se como lo harán en India, pero creo que una fórmula bien sencilla podría ser la siguiente: La farmacéutica X, poco antes de que expire la patente sobre v1.0, modifica levemente la v1.0 para obtener la v1.1. El día de la expiación de la patente sobre v1.0, v1.0 pasa a dominio público.

    Como resultado la v1.1 solamente puede ser fabricada por farmaceutica X, mientras que v1.0 puede ser fabricado por cualquiera.

    Alguno podrá decir que eso desincentiva la investigación. No tendría que porque ser así, ya que la ligera modificación introducida sobre 1.1 no pretende mejora la medicina, sino que es un subterfugio para repatentar v1.0. Si la ligera modificación introduce mejoras substanciales, esta será recetada. Si no introduce una mejora substancial, se recetará 1.0.

  11. Eduard
    11 marzo, 2015 en 13:21

    El problema es que la publicidad es un engaño, una estafa. Esa es la realidad, y hasta que como a tal no se la considere, no se podrán tomar medidas realmente efectivas.

    No es necesario centrarse en los medicamentos. ¿De qué me sirve que al lado de un nuevo coche aparezca una muer despampanante (por muy agradable que a la vista sea) o un tío joven y “cachas” con el que “identificarme” , aunque yo tenga 60 “tacos”, sea calvo y con barriga?

    Lo que yo necesito es información del coche, características, consumos, tiempo previsto para que sean necesarias reparaciones, etc., es decir información válida para tomar decisiones.

    La publicidad como tal debería desaparecer y ser sustituida por información objetiva. En ciertos productos (no es el caso de las medicinas) influirá también el diseño en mi decisión final, pero eso es ya algo personal.

  12. Emmanuel
    11 marzo, 2015 en 16:14

    Coincido con lo que dices Eduard. Pero considera que la mayoría de la gente no es tan racional como tu o yo, y que muchas decisiones las toman emocionalmente. La prueba es que si la gente no tomara las decisiones emocionalmente, la publicidad, tal como la conocemos, no existiría.

  13. 11 marzo, 2015 en 16:27

    El problema de la publicidad en general afecta ya a todo el sistema económico basado en el consumo compulsivo, pero hay que diferenciar entre comprarse un coche u otro por la rubia del anuncio (total aparte de la estética y los accesorios no existen diferencias importantes en cuanto a seguridad o fiabilidad entre los diferentes modelos de una misma gama) que permitir que una multinacional manipule a enfermos, soborne más o menos descaradamente a médicos o incluso que estafe o extorsione al propio sistema sanitario de un país como está pasando con el famoso Sovaldi.

  14. Rawandi
    11 marzo, 2015 en 17:12

    Ateo, ya había notado que los autores del artículo de ‘Nature’ eran “alarmistas”. Precisamente por eso me parecía especialmente útil contrastar su aceptación de la pausa climática con la actitud de otros alarmistas, como por ejemplo Javi, que negaban descaradamente la pausa.

    Pero si la pausa se prolonga, el alarmismo no tiene ningún futuro. Al final, el IPCC quedará completamente desacreditado.

  15. 11 marzo, 2015 en 18:33

    Veo que no has entendido el fondo del artículo que comentas. Los autores dicen que la pausa climática medida como temperatura global enmascara la realidad de la gravedad del cambio climático. Los océanos están absorbiendo el calor y además de los importantes efectos que indican los autores, ahora mismo se me ocurre que además ese calentamiento oceánico no puede ser muy bueno para los depósitos de hidratos de metano que se encuentran congelados en los fondos oceánicos que acabarán descongelándose a mayor tasa cada año y multiplicarán el ya de por sí desestabilizador efecto del CO2.

    En resumen no te pierdas en un detalle en particular y entiende que en el problema global el IPCC tiene (desgraciadamente para nuestros hijos y nietos) toda la razón y vamos hacia un desastre ecológico de magnitudes épicas.

  16. 11 marzo, 2015 en 18:57

    vamos hacia un desastre ecológico de magnitudes épicas

    Esta frase es interesante dentro de las opiniones que he leído dentro del tema “cambio climático”. Por un lado están los que postulan que el calentamiento producirá un enfriamiento por culpa de la paralización de la corriente del Golfo. Por otra los que postulan que habrá una fuerte subida de temperaturas, pero eso será bueno para incrementar las cosechas. Estos mismos recuerdan que en la Tierra ha hecho más calor y había más vegetación (y también dinosaurios añado yo) por lo que no acaban de entender qué de malo tiene un Ártico navegable en verano y unos cambios estacionales diferentes a los actuales. Pero pocas posturas he leído (aunque alguna hay) acerca de la relación ecología/historia humana. Nuestra historia nos dice que los cambios drásticos, sean del tipo sean, suelen acabar en enormes guerras y gran destrucción. Civilizaciones enteras se han venido abajo por culpa de cambios climáticos locales. Puede que tras este cambio, en un futuro se llegue a un equilibrio, pero no sabemos a qué coste ni después de qué convulsiones sociales. La pregunta es si estamos dispuestos a que las dos siguientes generaciones (donde estarán los hijos y nietos de nuestros lectores) estarán dispuestas a averiguarlo o maldecirán a esta generación por no hacer nada mientras las señales de alarma se iban encendiendo poco a poco.

  17. 11 marzo, 2015 en 19:30

    Teniendo en cuenta que gran parte de la población mundial vive en la costa y que paises del Tercer Mundo como Bangladesh con sus más de 150 millones de habitantes o los estados insulares pueden perder una gran parte de su territorio con una subida de moderada del nivel del mar pues la situación no pinta nada bien.

  18. 11 marzo, 2015 en 23:30

    Precisamente por eso me parecía especialmente útil contrastar su aceptación de la pausa climática con la actitud de otros alarmistas, como por ejemplo Javi, que negaban descaradamente la pausa.

    Pues has debido leer un artículo totalmente diferente (o, más probablemente, no has comprendido de la misa la mitad), porque lo que dice es que el aumento de temperatura global ha subido poco, no que haya una pausa.

    Pero si la pausa se prolonga, el alarmismo no tiene ningún futuro. Al final, el IPCC quedará completamente desacreditado.

    Sigue leyendo el artículo:
    “The Arctic, for example, has been warming rapidly. High-latitude climates are more sensitive than the planet as a whole. Amplifications in the Arctic might be causing extreme weather in middle latitudes.”

  19. Rawandi
    12 marzo, 2015 en 17:03

    lo que dice es que el aumento de temperatura global ha subido poco, no que haya una pausa.

    No, Javi, sigues engañándote a ti mismo. Lo que dice el artículo es: “temperatura superficial media básicamente estancada desde 1998″. Ese estancamiento térmico (o cuasiestancamiento, da lo mismo) demuestra que no estamos ante un “cambio drástico”, y en consecuencia demuestra que las predicciones del IPCC están equivocadas.

    Los autores del artículo creen que podrán encontrar otros argumentos para seguir sosteniendo el alarmismo, pero eso no resulta verosímil. Es muy difícil presentar un calentamiento suave del planeta como algo amenazador, máxime si tenemos en cuenta que la Tierra se está alejando actualmente del Sol y por tanto se avecina un nuevo periodo glacial.

  20. Abraham
    13 marzo, 2015 en 9:06

    Rawandi, me vas a permitir que me fie más de las predicciones de gente que se dedica específicamente a estudiar el clima, y que además parecen estar en su mayoría de acuerdo, cada uno estudiando con modelos distintos.

    Podría llegar a creerme que, si la humanidad se extinguiera de golpe, el calentamiento global se quedara en esta especie de pausa térmica en la atmósfera, pero como no vamos a parar de emitir gases, probablemente no pararemos hasta saturar los océanos y que sólo sobrevivan medusas.

    Manuel, es verdad que parece contradictorio que esté aumentando el calor global y que, sin embargo, en Europa vayan a bajar las temperaturas. Tendrían que enseñar un mapa del mundo con zonas rojas y azules para ver dónde va a subir la temperatura y dónde va a bajar y que se note que en general va a subir, cada vez que se hable de la corriente del Golfo.

  21. 30 abril, 2015 en 9:28

    El NIH estadounidense va a invertir unos 10.000 millones de dólares extra en 5 años para potenciar nuevos tratamientos y medicamentos:
    http://news.sciencemag.org/funding/2015/04/new-version-cures-bill-recommends-10-billion-boost-nih
    Y luego por supuesto cuando alguno de ellos tenga visos de ser factible y rentable ya se encargarán las farmacéuticas de patentarlo como en el caso del Sovaldi.

  22. Emmanuel
    30 abril, 2015 en 9:37

    Y luego por supuesto cuando alguno de ellos tenga visos de ser factible y rentable ya se encargarán las farmacéuticas de patentarlo como en el caso del Sovaldi

    ¿Y no habría que más bien echar las culpas al gobierno por permitir que la patenten? Si las farmaceuticas lo hacen, es porque pueden hacerlo legalmente.

  23. 30 abril, 2015 en 10:26

    Por supuesto que la culpa es de los gobiernos que han privatizado interesadamente las partes públicas que son rentables y después dicen que hay que hacer recortes porque no se puede mantener la sanidad o la educación.

  24. Emmanuel
    30 abril, 2015 en 10:36

    después dicen que hay que hacer recortes porque no se puede mantener la sanidad o la educación

    Técnicamente es cierto: Se funden millonadas en tonterías, como investigar la efectividad de la homeopatía, o en subvencionar el wisky de sus señorías. Y luego no queda para aspirinas.

  25. 17 diciembre, 2015 en 21:25

    El vergonzoso resultado de la sanidad privada: un 5.455% de aumento el precio de un medicamento necesario para tratar la toxoplasmosis, http://www.infolibre.es/noticias/economia/2015/12/17/el_fbi_detiene_empresario_mas_odiado_eeuu_42372_1011.html

  1. No trackbacks yet.
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: