Inicio > Actualidad > La vacuna contra el sarampión previene millones de muertes provocadas por otros muchos patógenos

La vacuna contra el sarampión previene millones de muertes provocadas por otros muchos patógenos

12 mayo, 2015

ingreso-escolar-vacunacionLa vacunación es quizás la herramienta sanitaria más importante inventada por la medicina científica, medida que ha permitido la erradicación o el control específicos de algunos peligrosísimos patógenos que llevaban asolando a la humanidad desde sus albores. Pues bien, esta espectacular medida profiláctica no sólo es capaz de impedir que un determinado virus se propague, sino que al menos en el caso de la del sarampión impide la transmisión de otra multitud de patógenos diferentes.

El sarampión es una enfermedad contagiosa producida por el virus del mismo nombre que en países desarrollados presenta una muy moderada tasa de mortalidad de alrededor de un fallecido por cada mil infectados, aunque en las naciones en desarrollo con alto nivel de malnutrición y que presentan servicios sanitarios deficientes el porcentaje de fallecidos aumenta hasta un importante 10% de los infectados. Además en pacientes immunodeprimidos la tasa de mortalidad se dispara hasta un terrible 30%. Por tanto es evidente que la vacunación contra este patógeno salva anualmente millones de vidas.

Sin embargo desde el inicio de las campañas de vacunación masiva contra este patógeno allá por los años 60 del siglo pasado se observó un curioso dato epidemiológico que consistía en una fuerte reducción tanto de la morbilidad como de la mortalidad general en la población infantil, de tal manera que ahora se ha identificado que esta vacuna ha sido una de las intervenciones de salud pública más exitosas jamás emprendidas puesto que ha permitido la reducción de las muertes de niños en un 30-50% en los países de escasos recursos [1, 2 y 3] y hasta en un 90% en las poblaciones más depauperadas del Tercer Mundo [4 y 5]. Estas impresionantes estadísticas no concuerdan con las tasas de mortalidad directa debida al propio virus del sarampión y quedaban por ser explicadas.

Pues bien, el viernes la semana pasada la prestigiosa revista Science publicó un artículo en donde se explica este hasta ahora desconocido efecto protector general de la vacuna contra el sarampión. Los investigadores han analizado las series históricas de morbilidad y mortalidad tanto específicas de sarampión como generales en tres países diferentes (Inglaterra, EEUU y Dinamarca) en donde la vacunación obligatoria se estableció en épocas muy diferentes

mortalidad sarampion

llegando a la conclusión que la infección natural por el virus del sarampión “bloquea” durante alrededor de 3 años el sistema inmune de los niños que sobreviven a la infección, de tal manera que son más susceptibles a infecciones por parte de otros muchos patógenos posteriores, los cuales son los que luego en realidad les pueden matar hasta varios años después.

Este resultado estaría en consonancia con un reciente trabajo realizado en macacos infectados experimentalmente con el virus del sarampión en el que se observaba que, tras la infección, el sistema inmune de los animales se llenaba de células específicas contra el virus del sarampión y se producía un “borrado” o eliminación de las células del sistema inmune especializadas en la lucha contra otros patógenos, de tal manera que se produciría una “amnesia” inmune que facilitaría las posteriores infecciones por parte de otros patógenos. Inciso: este es el tipo de trabajos que dentro de unos años será imposible realizar si los combativos grupos animalistas consiguen imponer su agenda anticientífica, tal y como parece ser que vaya a ocurrir si las autoridades sanitarias de la Unión Europea y los EEUU no hacen entrar en razón a los diferentes gobiernos y parlamentos tal y como denuncian 149 asociaciones científicas y 16 premios Nobel.

Y ya para finalizar resalta un dato y añadir un comentario. El dato es que muy desgraciadamente a día de hoy todavía hay millones de niños en el Tercer Mundo que no tienen acceso a la vacuna contra el sarampión, de tal manera que unos 140.000 de ellos mueren anualmente por causa directa de este virus.

estadisticas sarampion mundoY el comentario es para esos nuevos neohippies tan preocupados por no introducir “sustancias tóxicas” como las vacunas en sus hijos y que tan irresponsablemente juegan con la vida de sus vástagos: ¡Hagan el favor de una vez de vacunar a sus hijos!

Entradas relacionadas:

* Médicos que llaman a los antivacunas por su verdadero nombre: ¡imbéciles!

* Las tasas de vacunación en Hollywood son similares a las de Sudán del Sur 

* Michael Specter hablando sobre el peligro del pensamiento anticientífico

* La importancia de las vacunas

* ¡Sigue la moda: contagia a tu hijo el sarampión!

* ¿Por qué seguir vacunando contra el sarampión? o como morir de éxito

* ¡Vuelva a las cavernas: no vacune a sus hijos!

* El Colegio de Médicos de Madrid y las pseudomedicinas

* Dos buenas noticias sobre ciencia, medicina y sanidad y otra para indignarse

* La mayor estafa sanitaria de todos los tiempos puede acabar poniendo en riesgo la salud mundial

* La religión como vector de transmisión de enfermedades

* La irresponsabilidad de los sanitarios no vacunados

* El movimiento antivacunas amenaza la salud mundial

* Política y religión aliadas para impedir la vacunación contra el virus de la polio y su erradicación

* Disidencia en la ciencia: la delgada línea roja

* Nuevos hallazgos sobre memoria inmunológica, hipótesis de la higiene y vacunación

* Sencillo manual práctico para saber cuando existe un verdadero debate científico

* Vacunas para todos 


Categorías:Actualidad
  1. 12 mayo, 2015 en 4:41

    Desgraciadamente un hecho terrible va a reforzar las creencias de los antivacunas:
    http://www.eluniversal.com.mx/nacion-mexico/2015/impreso/imss-y-gobierno-suman-esfuerzos-por-tragedia-225881.html
    Y mientras se investiga -con el metodo científico- las causas de esta tragedia (por lo menos es lo que espero que ocurra), los antivacunas van a proclamar que ellos siempre tuvierón razón y que este evento muestra la verdadera cara de farmafia.

  2. 12 mayo, 2015 en 7:47

    Alejandro, los antivacunas no suelen necesitar de razones para reafirmarse. Su movimiento se basa en reacciones emocionales, con lo que las estadísticas se las traen al pairo. En todo proceso de fabricación y distribución de cualquier producto se producen errores. Eso lo puedes aplicar a las vacunas o a los alimentos. De hecho se producen más problemas de salud por consumo de alimentos en mal estado que por el uso de vacunas defectuosas. Esos errores (que en ocasiones acarrean a muertes) hay que minimizarlos, y por tanto está bien que se investiguen. Pero eso ahora mismo tiene poco que ver con los antivacunas. Muchos antivacunas me recuerdan a aquellos que tras escuchar que un avión se ha estrellado deciden no volver a tomar ninguno. Da igual que les muestres las estadísticas, o que le digas que el coche es una medio mucho más inseguro que el avión, eso da igual, la aversión al avión está basado en un pensamiento emocional, no en uno racional. Y algunos radicalizan hasta el extremo de negar que la vacunación es uno de los sistemas más eficientes de salud pública, y eso lo veo como un intento de racionalizar un pensamiento que no se sostiene ante cualquier análisis científico.

  3. 13 mayo, 2015 en 18:00

    Reblogueó esto en La Ciencia es fácil.y comentado:
    Hoy es miércoles de reblogueo. Aquí os dejo un post de uno de mis blogs favoritos. Disfrutadlo tanto o más que yo.

  4. jose manuel
    14 mayo, 2015 en 17:23

    La muerte de una sola persona ya deberia ser motivo suficiente para paralizar las vacunas.

    El problema es que son miles las personas que han muerto por efectos de las vacunas.

    Quien siga defendiendo la administracion de vacunas dadas estas evidencias debe ser considerado peor que un genocida.

    Eso sí, las farmaceuticas dejarian de ganar muchos millones…..

  5. 14 mayo, 2015 en 18:12

    “La muerte de una sola persona ya deberia ser motivo suficiente para paralizar las vacunas.”

    Pues entonces prohíbe los medios de transporte, la electricidad y toda la tecnología y vuelvete a vivir a las cavernas. Además también se debería prohibir salir a la calle puesto que al año mueren más de 400.000 personas por diversas caídas:
    http://www.who.int/mediacentre/factsheets/fs344/es/

    “El problema es que son miles las personas que han muerto por efectos de las vacunas.”

    ¿de dónde sacas esta afirmación?

    “Quien siga defendiendo la administracion de vacunas dadas estas evidencias debe ser considerado peor que un genocida.”

    ¡No señor! los genocidas sois los ignorantes idiotizados que queréis que volvamos a esas épocas no tan lejanas donde millones de personas morían por falta de vacunas. La pena es que no seáis consecuentes y se os enviara a todos los antivacunas al mismo sitio, sin vacunas y haber cuantos sobrevivíais.

    La verdad sería interesante ver vuestros cuerpos mutilados (los que sobrevivierais) con esas bonitas pústulas que dejaba la viruela, o un desfile de antivacunas con esa tan funcional cojera que deja el virus de la polio.

    “Eso sí, las farmaceuticas dejarian de ganar muchos millones…..”

    ¿Tienes acciones de empresas funerarias? porque esas sí que ganarían millones en ausencia de vacunas.

  6. 14 mayo, 2015 en 18:34

    Por cierto José Manuel ya sé que quizás sea demasiado pedir pero ¿has entendido algo de esta entrada que comentas tan ignorantemente?

    Además, cuando dejes de insultar (como el comentario que he eliminado) podrás volver a comentar.

  7. jose manuel
    14 mayo, 2015 en 18:46

    El problema está en la ocultacion de informacion a quien se vacuna, si se le dijera las muertes que han provocado dichas vacunas, nadie se vacunaria.

    El ministerio de sanidad haria bien en INFORMAR a los pacientes del riesgo que corre si se vacuna.

    No se debe ocultar informacion veraz, eso está muy mal, pero que muy mal……

  8. 14 mayo, 2015 en 18:52

    Pero ¿tienes alguna prueba sobre esa tan seria acusación hacia los sistemas sanitarios de medio mundo y hacia millones de profesionales médicos o te ha llegado por ciencia infusa?

  9. 14 mayo, 2015 en 19:30

    jose manuel

    Cuando te pedías pruebas no me refería a un par de webs y a un documental antivacunas australiano de 1998 como indicas en tu último comentario (que más parece propaganda y que por tanto no voy a publicar en esta web) sino a datos epidemiológicos solventes, porque si no con ese nivel de rigor científico yo te demuestro que los extraterrestres reptilianos se encuentran entre nosotros y que están suplantando a multitud de líderes mundiales. Por cierto, esto último no es una invención mía, sino que si buscas en Google encontrarás cientos de páginas en donde se “demuestra” tan disparatada aseveración.

  10. 14 mayo, 2015 en 19:38

    Jose Manuel dices: La muerte de una sola persona ya deberia ser motivo suficiente para paralizar las vacunas

    Siempre habrá muertes tras una vacunación, igual que hay muertes tras ingerir cacahuetes, fumarse un pitillo o bajar la basura. Por aquello de la casualidad/causalidad, ya sabes. Ahora bien, ¿crees que la muerte de una sólo persona por salmonelosis deberia ser motivo suficiente para paralizar la venta de huevos en el mundo? Describe mentalmente el protocolo que se debería seguir tras una muerte por salmonelosis tras ingerir huevos y ahora aplíca ese protocolo a las vacunas. No sé si me explico.

  11. 14 mayo, 2015 en 20:01

    Difundir información errónea (cuando no directamente falsa) no ayuda a que los ciudadanos se formen una opinión correcta. Y nadie mínimamente responsable debería dar publicidad a imprudentes que están poniendo en peligro la vida de aquellos incautos que se dejen engañar con sus mentirosos cantos de sirena.

    Y aunque suene extraño, en ciencia la democracia no funciona, las personas no deben votar si las vacunas funcionan o no, como no deben opinar sobre cuánto de profundos deben ser los cimientos de un rascacielos o de un puente ya que para eso están arquitectos, ingenieros y geólogos, profesionales expertos que son los responsables de la seguridad de la construcción. ¿Qué será lo próximo?¿que el día que vayamos viajando en un 747, si tenemos la mala suerte de que se averíe uno de los motores, se pida al comandante de vuelo que informe de la situación para que así el pasaje pueda votar democráticamente si se sigue adelante, se vuelve al aeropuerto de salida o se practica un aterrizaje de emergencia?

  12. 14 mayo, 2015 en 20:14

    Cada vez es más evidente que fanatismo y estupidez van de la mano. Defender la bondad de las vacunas es en realidad muy fácil. Basta buscar los datos históricos de incidencia de las enfermedades tratadas (y sus consecuencias) antes y después de la utilización de las vacunas. Los datos no admiten discusión sobre la eficacia de las vacunas. Que estas pueden tener efectos adversos, nadie lo niega. Pero puestos en la balanza, las ventajas son indiscutiblemente mayores en su uso.
    No son exclusivamente las vacunas las que pueden tener efectos adversos. Muchos medicamentos (por no decir todos) son susceptibles de tenerlos, los antibióticos por ejemplo. La pregunta es evidente, dado que pueden tener tales efectos ¿Debemos dejar de utilizar tales medicamentos?
    Si alguien se plantea que la respuesta debe ser sí, solo debe ver como enfermedades que hoy carecen de importancia o tiene escasos casos de mortalidad, antes de disponer de la farmacopea moderna eran causa de un gran número de muertes.
    El problema no es que no haya claras pruebas de la eficacia de tales productos sino que quienes se obcecan en posturas irracionales y fanatizadas son incapaces de reconocer la verdad.

  13. 14 mayo, 2015 en 22:11

    Sospecho, aunque por supuesto no se puede hacer el experimento, que si de verdad los antivacunas consiguieran que una ciudad o un país prohibiera las vacunas por ley, cuando empezaran a producirse los efectos de esta carencia: enfermedad grave o muerte de sus seres queridos en proporciones como las de hace unas pocas décadas, se darían cuenta del terrible error que significa su irracionalidad como en el reciente caso de Canadá: http://diario-de-un-ateo.blogspot.com.es/2015/04/las-verdaderas-consecuencias-de-no.html

  14. Emmanuel
    15 mayo, 2015 en 7:51

    ¡Qué estupidez de argumentos!

    La muerte de una sola persona ya debería ser motivo suficiente para paralizar las vacunas

    Siguiendo ese criterio, habrás dejado de comer y beber, porque hay gente que muere a diario por un filete en mal estado o porque se le atraganta la espina de un pescado.

    Eso sí, las farmaceuticas dejarian de ganar muchos millones…..

    Y si tu dejaras de comer, los agricultores, pastores, supermercados, panaderos,… dejarían de ganar muchos millones.

  15. 15 mayo, 2015 en 9:31

    Sí, efectivamente es un argumento estúpido. Dejar de utilizar las medicinas para evitar que los cuatro aprovechados que las controlan consigan enriquecerse de forma desaforada es una gilipollez ¿Por qué no plantearse algo mucho más lógico como que el control de tales empresas deje de estar en manos de quien está y pase a manos públicas y así cumplir la función social para las que las necesitamos? Es algo que nunca comprenderé, que haya quien prefiera su boicot a su control social.

  16. Emmanuel
    15 mayo, 2015 en 10:27

    ¿Por qué no plantearse algo mucho más lógico como que el control de tales empresas deje de estar en manos de quien está y pase a manos públicas y así cumplir la función social para las que las necesitamos?

    Ese sería otro tema de debate. La idea de que las farmaceuticas estén bajo control de los políticos tampoco es algo que me apasione, más bien es algo que me da miedo. Recientemente en otra entrada se mencionó como los políticos habían decidido lapidar 2 millones de € en investigar la efectividad de las pastillitas de azucar. También tenemos el ejemplo de las televisiones públicas.

    Creo más práctico ciertas regulaciones, como prohibir que se publicite las medicaciones con recetas, o acabar con la práctica de modificar ligeramente una fórmula para repatentarla poco antes de que expire la patente.

  17. 15 mayo, 2015 en 11:47

    Emmanuel, hay tanto que criticar a las farmacéuticas, pero tanto…. Pero el tema de los antivacunas va más allá que una crítica a las farmacéuticas, es que llegan a dudar que vacunar sirva para algo, lo que es un error de primera magnitud. Que a estas altura haya seguir demostrando que la Tierra es esférica tiene delito.

  18. 16 mayo, 2015 en 18:08

    El Senado del estado norteamericano de California ha aprobado una ley que obliga a vacunar a los niños antes de entrar en el jardín de infancia e impide cualquier exención por motivos religiosos: http://www.sacbee.com/news/politics-government/capitol-alert/article20999688.html

  19. 17 mayo, 2015 en 6:14

    para ser un antivacuna primero hay que tener evidencia cientifica muy solida y refutar en algun congreso cientifico a cualquier medico cientifico que exponga a favor de las vacunas, hasta el momento no hay ningun documento filmico ni escrito de aquello, por lo tanto es poco creible,hay una conferencia de el hombre mas rico del mundo me refiero a bill gates que supuestamente pertenece a este grupo de poder que maneja informacion ultrasecreta y que supuestamente se le sale por equibocacion en esta charla que por medio de la vacunacion masiva estan eliminando y disminuyendo la poblacion mundial de manera muy eficaz por que estas contaminaban mucho, creo que la charla es sobre el calentamiento global, ese video esta disponible en youtube, quiero pensar que no se supo expresar bien y que la cosa era al reves, tambien hay controversia con el timerosal, el escualeno, y el mercurio, pero asta el momento nada a sido refutado ni demostrado, por lotanto basado en la evidencia mi conclusion logica es que ls vacunas han salvado muchas vidas.

  20. 17 mayo, 2015 en 7:28

    Carlos, si alguien está empleando vacunas para dismunir la población mundial lo está haciendo fatal. Se usan cientos de miles de vacunas a diario y tanto la población del planeta como la esperanza de vida en todos los países del mundo no para de subir.

  21. 17 mayo, 2015 en 9:01

    Carlos

    Hay que diferenciar muy claramente dos aspectos: uno es el avance científico o técnico que produce un beneficio para la humanidad y otra es el expolio capitalista. Te pongo un ejemplo histórico. La canalización y purificación de agua para el consumo humano así como el posterior tratamiento de las aguas residuales es quizás uno de los procesos que ha salvado más vidas porque ha hecho desaparecer infinidad de focos infecciosos, además de limitar la contaminación sobre un cada vez más deteriorado medio ambiente. Ahora bien, en la actualidad todo este gran avance sociosanitario está siendo puesto en manos de grandes transnacionales por pura y criminal especulación debido a políticos interesados cuando no directamente corruptos, de tal manera que está dejando de ser un servicio básico para convertirse en un producto más, y por tanto sólo al alcance de aquellos individuos o colectivos que puedan pagar los cada vez más abusivos precios.
    Ahora bien ¿debemos por ello dejar de abrir el grifo para beber y renunciar a orinar en el WC? No, lo que hay que hacer es luchar para que ese bien público siga siendo público y al alcance de toda la sociedad, fomentando además (con ayudas, créditos blandos o donaciones) que aquellos países o ciudades que todavía no tienen sistemas de canalización de aguas adecuados lo consigan cuanto antes por el bien de toda la humanidad.

    Respecto a tu segundo comentario sobre la conspiración que las vacunas “están eliminando y disminuyendo la población mundial de manera muy eficaz” es lo mismo que dicen los fanáticos musulmanes:
    http://diario-de-un-ateo.blogspot.com.es/2012/06/guerra-santa-contra-la-vacunacion.html

  22. 17 mayo, 2015 en 10:34

    Manuel tiene toda la razón. Solo podemos llegar a la conclusión que esos conspiradores que quieren acabar con buena parte de la humanidad son unos perfectos inútiles. Con el tiempo que hace que se denuncian “conspiraciones” encaminadas a tal fin, tendríamos que haber constatado una creciente disminución de la población mundial. Pero resulta que sigue creciendo, e incluso a un ritmo superior al previsto. Y es que esos conspiradores, iluminatis y demás son unos ¡Inútiles, inútiles, inútiles!

  1. No trackbacks yet.
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: