Inicio > Actualidad, Ciencias Sociales, Medicina > ¿Son las energías renovables más caras que los combustibles fósiles?

¿Son las energías renovables más caras que los combustibles fósiles?

2 junio, 2015

opportunity-costUno de los principales argumentos contra las energías renovables es su supuestamente elevado precio y las cuantiosas subvenciones públicas que reciben frente a las convencionales, pero ¿esta afirmación es cierta?

Dentro de la visión económica dominante, expuesta reiteradamente en multitud de informes realizados por sesudos economistas, pertenecientes a prestigiosos centros de estudios y gabinetes económicos (que habitualmente suelen estar muy relacionados con, y generosamente financiados por, las grandes empresas y la banca internacional, aunque por supuesto no por ello debemos ser suspicaces) y coreada hasta la saciedad por innumerables medios de comunicación a nivel global, existe una clara y definida dicotomía: mientras la energía eólica, la solar y el resto de renovables son ineficientes y caras (de tal manera que no pueden sobrevivir sin el auxilio de las subvenciones públicas), las energías tradicionales basadas en los combustibles fósiles (carbón, gas natural y petróleo) son económicamente competitivas.

Lo primero que hay que tener en cuenta en este tipo de comparaciones es que habitualmente en estos cálculos económicos, causalmente (o no), siempre se eliminan del cómputo diversos elementos muy importantes asociados a los combustibles fósiles. Pues bien, cuando se hacen bien las cuentas y según un reciente y muy revelador informe que acaba de publicar el FMI, organismo internacional nada sospechoso de ecologismo, los combustibles fósiles reciben cuantiosas y cada vez mayores subvenciones públicas tanto directas como indirectas en todo el mundo tal y como muestra la siguiente figura.

subvenciones combustibles fosiles

Así estos subsidios después de impuestos e incluyendo los daños medioambientales (“post-tax subsidies”) se estimaron en el año 2011 en 3,8 billones de euros subsidios por fuente de energia y se prevé que en el 2015 alcanzarán la cifra de 4,9 billones de euros (un 26% más respecto al 2011), lo que representa un 6,5% del PIB mundial. Si se desglosan por tipo de fuente de energía, el carbón y el petróleo son los más subvencionados tal y como se muestra en la figura de la derecha.

Y lo más increíble del caso es que la mayoría de estos costos se generan en los países en vías de desarrollo, los que más están sufriendo las consecuencias de la contaminación atmosférica. Y como los efectos de esta contaminación son acumulativos, ya que cada año que pasa se consumen en el mundo mayores cantidades de combustibles fósiles, entonces esta ya de por sí inimaginable factura se irá incrementando año tras año.

Pero no hace falta acudir a los cómputo global ya que incluso en algunos de los más avanzados países del mundo la subvención directa a los combustibles fósiles puede ser mucho mayor que a las energías renovables. Por ejemplo en el año 2013 Finlandia subvencionó con 700 millones de euros a las energías sucias frente a tan sólo 60 millones a las limpias.

Además si tenemos en cuenta que los subsidios directos a las energías renovables durante el año 2014 ascendieron en todo el mundo a 248.000 millones de euros, que son menos de los 305.000 millones de euros de ayudas directas a las energías sucias en el 2015, y aunque se incluyeran los daños medioambientales de estas energías limpias (muerte de aves por las palas de los aerogeneradores, alteración de pesquerías por la eólica marina, etc.) como en caso del estudio del FMI,  los “post-tax subsidies” mundiales a las energías renovables seguirían siendo infinitamente inferiores a las billonarias cantidades asociadas al daño producido por los combustibles fósiles.

También, sin ahondar en demasía en el tema, y concentrándonos sólo en la variante de salud pública, la OMS ha calculado que anualmente mueren en el mundo 7 millones de personas debido a la contaminación atmosférica (dato que representa el 12% del total de muertes mundiales), fenómeno fuertemente ligado a la quema de combustibles fósiles. Decesos precedidos generalmente por largas y dolorosas enfermedades respiratorias o procesos cancerosos necesitados de una atención médica especializada, amén del sufrimiento, ansiedad y dolor tanto de los enfermos como de sus familiares que quedan fuera de todo intento de cuantificación. Por lo que la pregunta final que surge es ¿debemos seguir asumiendo resignadamente el pago de esa inimaginable factura tanto económica como social?

Por todo ello, la realidad queda bastante lejos del pensamiento económico dominante de que no nos podemos permitir las energías renovables y que debemos seguir atados por motivos económicos a los combustibles fósiles hasta haber consumido su última gota extraída de las profundidades más recónditas de la Tierra.

En resumen, y por el bien de todos, es hora ya de cambiar el enfoque y abandonar la visión economicista simplista y cortoplacista que se ha instaurado en este mundo actual y empezar a pensar de manera global y a largo plazo. Más que nada porque con el desregulador neoliberalismo que impera en la actualidad a nivel mundial y sin valorar adecuadamente todos los factores implicados por ejemplo, uno de los grandes logros en salubridad y bienestar públicos, el sistema de recogida y tratamiento de aguas residuales no se hubiera instaurado nunca, porque siempre ha sido más barato echar las aguas fecales a la calle en lugar de invertir en costosas obras de alcantarillado y depuradoras, sobre todo si no se tienen en cuenta los gigantescos ahorros sanitarios, amén del aumento en la esperanza y la calidad de vida de los ciudadanos, conseguidos por tan importantes infraestructuras.

P.D.

En un reciente informe realizado en el Reino Unido por parte de investigadores, economistas y gestores a favor de las energías renovables se muestra este gráfico en donde se observa que las economías de escala desarrolladas en las últimas décadas han permitido un abaratamiento espectacular de los costes de fabricación de placas solares: desarrollo fotovoltaico

La pregunta que surge es ¿si las decenas de billones de euros que se han malgastado en las últimas décadas para subvencionar a las energías sucias se hubieran dedicado al desarrollo de las renovables a qué precio se estarían vendiendo hoy los paneles solares?

Entradas relacionadas:

* El derroche energético más contaminante y absurdo

* Calentamiento global, cambio climático y viejas pandemias

* Un poco de cordura económica

* Religión y conciencia medioambiental

* El reto de la globalización

* El cambio climático en el Océano Glacial Ártico

* Imágenes del cambio climático

* Océanos saturados de residuos plásticos

* Negacionismo climático: siguiendo el olor del dinero

* Economía de mercado y sociedad de mercado

* Sencillo manual práctico para saber cuando existe un verdadero debate científico

Videos relacionados:

 


  1. dr.verazzu
    2 junio, 2015 en 2:20

    No se si será magia, pero cuando era niño ( hace largos años) me enteré que quedaban sólo 30 años de petróleo y hoy se calcula que quedan reservas y pozos sin explorar que darían al mundo tan preciado barro aceitoso por al menos 40 años. Los gobiernos siguen fomentando la exploración y explotación de pozos sabiendo que es un recurso que se va a agotar en lugar de poner todos los esfuerzos en buscar soluciones alternativas rentables. Leí por ahí que hay una escala para medir el grado tecnológico de una civilización analizando su fuente energética.
    Nosotros estaríamos en el 0, quemando combustible fósil. Nos quedan 40 años para subir un nivel o perforar otros mundos en busca de hidrocarburos. Tengo mis dudas sobre lo primero

  2. 2 junio, 2015 en 7:04

    Hay que sumar los costes geo-estrategicos. Cuando a algun pais del este o del magreb se le cruzan los cables, aqui todos a temblar que nos quedamos sin calefaccion o se nos viene encima la siguiente mega-crisis economica al dispararse el precio del barril.

    Si a putin o algun reyezuelo medieval de oriente medio le da por apisonar a sus vecinos, aqui todos a callar no sea que se enfade con nosotros. O sino que vayan los americanos a bombardear y poner orden (en el flujo de barriles). Y todo esto tampoco es barato…

  3. Emmanuel
    2 junio, 2015 en 7:36

    No es ninguna novedad que los subsidios son elementos distorsionadores. Ni tampoco es una novedad que habitualmente no se hagan los cómputos globales incluyendo todos los elementos implicados de alguna forma.

  4. Carlos
    2 junio, 2015 en 9:27

    Una única pega del artículo, hablas de las subvenciones a renovables y fósiles en términos totales, lo cual obviamente beneficia a las renovables al ser minoritarias. Para ver el rendimiento de esas subvenciones y saber si son “cost-efficient” de una manera más objetiva deberías ver cuánto se subvenciona del kilovatio generado o algo así.

  5. 2 junio, 2015 en 9:59

    Para hacerse una idea del “cost-efficiency” tal y como indico en la entrada:

    Combustibles fósiles = 7 millones de muertos anuales y aumentando. Súmense además los años de tratamientos médicos para combatir las enfermedades respiratorias y los cánceres asociados de esos decesos.

    Energía renovables = 0 muertes. Bueno alguna habrá si te cae encima una pala de un aerogenerador un día huracanado o accidente similar.

    Como resumo en la parte final de la entrada: no hay nada más barato (en principio) que tirar las aguas fecales a la calle, para que sigan la pendiente y acaben en el rio del pueblo siempre y cuando los muertos computen como hasta ahora: a coste cero. Pero lo más increíble del asunto que comento más arriba es que si un día ventoso alguien muere por caída de un aerogenerador, la familia del fallecido seguramente cobrará una importante indemnización y mientras tanto los otros millones de muertos por la contaminación pues a aguantarse.

    Además si se cambiara el enfoque como comento y esos cerca de 5 billones de euros anuales que se dilapidan en mantener unas fuentes de energía obsoletas, contaminantes y claramente asesinas, se dedicaran a energías renovables las economías de escala harían que el “cost-efficiency” de estas últimas mejorara exponencialmente.

  6. congreve
    2 junio, 2015 en 10:11
  7. Emmanuel
    2 junio, 2015 en 10:14

    Energía renovables = 0 muertes. Bueno alguna habrá si te cae encima una pala de un aerogenerador un día huracanado o accidente similar.

    Ahora que lo dices, ¿Los cálculos incluyen el impacto medioambiental de la fabricación de aerogeneradores, paneles solares,…así como el de su reciclaje una vez finalizada su vida util?

    dr.verazzu

    Lo que está pasando es que explotaciones que eran desechadas hace unos años por su coste de extracción (el coste de explotación no dejaba margen de beneficio) ahora han pasado a ser explotadas, así como por la aparición de nuevas técnicas como el fraking o la perforación horizontal.

    Algunas petroleras ya están introduciéndose en el mercado de los vehículos eléctricos construyendo redes de puntos de recarga.

  8. 2 junio, 2015 en 10:31

    Emmanuel

    El estudio es sobre los combustibles fósiles, no sobre las energías renovables. El dato comparativo claro es que a día de hoy en el mundo las subvenciones directas a las energías sucias son mayores que las que se dan a las limpias.

  9. 2 junio, 2015 en 10:38

    Un ejemplo
    En España las ayudas directas a las renovables son del orden de 5.000 millones de euros anuales. Pues bien, sólo el fracasado proyecto Castor para hacer un almacén de gas natural en Tarragona costará al erario público y a los consumidores 4.730 millones de euros y al final ha tenido que cancelarse.

  10. Emmanuel
    2 junio, 2015 en 10:40

    Coincido en lo que dices, en el cómputo debe incluirse no solamente la energía en si, sino los efectos positivos y negativos de esa energía, tal como comentas como las muertes por contaminación.

  11. 2 junio, 2015 en 14:04

    Es dificil competir con un lobby tan fuerte como el energético. Soy de la opinión que todo tiene que evolucionar de una forma razonable y la legislación hasta ahora ha sido cortoplacista (como viene siendo habitual en política), así que es difícil competir con energías ya instauradas y con planes de negocio dependientes del estado, o incluso ya amortizadas (como es la nuclear). En el sector de la bioenergía nos pasó algo como esto: http://www.madrimasd.org/blogs/bio_idi/2012/02/16/132087

  12. obrafina
    2 junio, 2015 en 15:07

    En El Pais de hoy viene un aetículo de alguien que no me acuerdo,donde para poner de manifiesto lo cara que es la fotovoltaica traen a colación el avión ese solar que intenta dar la vuelta al mundo.
    Igual que en otros sitios he leido que ese es el futuro de la aviación.
    Y se supone que la gente que escribe artículos en periñodicos que se llaman serios tiene un cierto nivel….

  13. Saint Peter of Us
    3 junio, 2015 en 11:26

    Hay otro factor, y es el de la balanza de pagos. Una de las pocas cosas buenas que hicieron anteriores gobiernos españoles fue apostar por la eólica, hasta que esta llegó a producir un apreciable porcentaje de la energía española. Este know-how supone tecnología que podríamos exportar. Esto es: aunque el KWh fuese más caro, al estado -al conjunto de los ciudadanos- nos puede compensar por los retornos que genera -amén de reducir nuestro déficit en balanza de pagos-.

    Dicho de otra forma: aunque fuese más cara la energía producida en un aerogenerador, sería un dinero que no se “va afuera”, por lo que -a la larga- es más barato.

    Se que es una postura proteccionista -y, por tanto, antipática para muchos- pero hay que tenerla en cuenta.

  14. 3 junio, 2015 en 12:43

    He añadido una P.D. con nuevos datos sobre la eficiencia de la energía fotovoltaica.

  15. 4 junio, 2015 en 11:23

    El problema que se plantea en este artículo creo que es algo más complejo, y pese a su importancia, que no niego, esconde otros problemas de mayor calado en el tema energético.
    La primera cuestión que planteo es que las decisiones que surgen en cuanto a las ayudas oficiales a las empresas energéticas, están mediatizadas por el modelo económico establecido, que cede el protagonismo absoluto a quienes detentan el poder real, es decir, a quienes tienen el control de la riqueza.
    Teniendo en cuenta que la energía lo es todo en cuanto a la capacidad de producción y gestión (hoy dependemos de la energía, en sus distintas formas, para cualquier actividad o función), no se entiende que su control esté exclusivamente en manos de unos pocos y que con ello puedan condicionar a toda la sociedad (en realidad a toda la humanidad). Eso hace que pueda, arbitrariamente, decidir cuál debe ser su tasa de beneficio, otorgarse retribuciones astronómicas, pagar favores debidos a políticos incorporándolos a los equipos de gestión con sustanciosas remuneraciones (aunque no tengan ni la más remota idea del tema) e incluso chantajear a los gobiernos imponiéndoles esas ayudas y otras prebendas.
    Es ese estado de cosas lo que condiciona la gestión de los recursos energéticos, por lo que las decisiones que se toman, nada tienen que ver con un uso racional de los recursos.
    La sumisión a los “mercados”, es decir, a quienes tienen el control de los recursos económicos, conlleva la aceptar las reglas impuestas que priorizan los beneficios, precisamente, de esos mercados. Hemos podido ver como en el sector financiero la prioridad, en esta crisis que padecemos, ha sido mantener la tasa de beneficios de las entidades financieras, aunque ello significara el empobrecimiento general de la sociedad (y a pesar de ser tales entidades las responsables de dicha crisis). De ahí las enormes subvenciones que estas empresas reciben.
    Por otra parte, hay que tener en cuenta que algunos de los métodos alternativos de producción energética (en especial la eléctrica de consumo particular, incluso de pequeñas y medianas empresas) es susceptible de ser realizada de forma descentralizada (total o parcialmente), y por tanto fuera del control de las grandes corporaciones, lo que representa una consecuente disminución de los beneficios de las mismas. Es lógico que no estén por la labor.
    Eso por lo que atañe al aspecto económico. Pero lo que a mí me preocupa más es la capacidad energética propiamente dicha. El problema que veo es que las fuentes alternativas siguen siendo incapaces de una real sustitución del petróleo, el carbón y el gas (no incluyo el tema nuclear porque entiendo que tiene demasiados problemas irresueltos para ser una alternativa real). El hecho es que la TRE de estas fuentes es mucho más baja que la de las fuentes convencionales, y aunque se producen mejoras, estas no alcanzan lo necesario.
    Hoy por hoy, dadas las actuales condicionantes, no es posible la sustitución integral de las fuentes convencionales de energía por las alternativas. Si nuestras necesidades energéticas fueran menores (bastante menores), si existiría tal posibilidad.
    Podemos hacer especulaciones sobre cómo reducir tales necesidades. Conseguir superconductores a temperatura ambiente sería una gran ayuda. Solo el ahorro energético de lo que hoy se pierde en forma de calor (cuando no es el calor lo que buscamos) sería de gran ayuda. Pero de momento es mera especulación.
    Y aunque se me tache de pesado (y probablemente lo sea) sigo pensando que el nudo gordiano de este problema (y de otros muchos) es el exceso de población. Con independencia de todas cuentas medidas y líneas de investigación se sigan para reconducir nuestro sistema de producción/consumo de energía (unas serán válidas y representarán una aportación estimable, otras acabarán siendo una vía muerta), en mi opinión el futuro pasa por reducir la población, o simplemente no habrá futuro (como sociedad tecnológica).

  16. 7 junio, 2015 en 14:55

    Yo creo que la razón es porque es bastante difícil sustituir hoy por hoy el petróleo ya que esta es una de las fuentes más importantes para el consumo global de energía. Ningún país (sobre todo los que tienen actualmente petróleo) quiere correr el riesgo de quedarse sin e invierten en ver cómo extraer más. El fracking se ha visto que es un negocio nefasto y poco rentable hoy por hoy pero en el futuro, cuando la escasez se vea más palpable y el barril de crudo suba, esta técnica se impondrá. Aunque como dice el libro, El Fraking, ¡vaya timo! No por mucho más, pues se acabará bastante rápido el petróleo rentable (energéticamente hablando) extraído con esta técnica.

  17. Miguel Ángel
    7 junio, 2015 en 18:05

    Creo que se están colando las pseudociencias. No existen las energías libres ni las renovables. La renovable no produce electricidad es un timazo. Las energías renovables los que llegaron a comprarlo no les daba ni para guardar en los pa´ises tercer mundistas, ni un pequeño frigorífico del tamaño de un microondas para hguardar los medicamentos. Y no podría encender ninguna otra luz porque se apagaba todo. Eso era con paneles solares grandes. Lo que les daba. Además vinculado al ecologísmo las energías renovables, están consiguiendo encarecer la electricidad y eliminar la energía de fisión. Al vincularse con el ecologismo y sus pseudociencias yo le daría nada de credibilidad después de lo visto. Están convenciendo para elimnar la ciencia aprovechándose de que como son capitalistas los que producen ciencia, por las empresas, pues esa es la escusa para usar a los comunistas a que ataquen las empresas. Pero luego los ecologístas ponen empresas naturales, con trabajos de agricultura sin máquinas y 100% natural.

  18. Miguel Ángel
    7 junio, 2015 en 18:13

    Manipulan a los comunistas está claro. Lo que buscan no es eliminar las empresas porque sean capitalistas, sino porque producen ciencia. Ese es el verdadero problema. Las organizaciones ecologístas como sus consorcios de las renovables, mueven más dinero que la industria científica, y no pagan impuestos, gozan de privilegios, reciben subvenciones y ayuda d elos impuestos ventas, que no han producido electricidad. Es un plan genocida.
    Mira información nueva sobre renovables que está matando a mucha gente en la pobreza.
    http://spanish.larouchepac.com/node/20195

  19. 7 junio, 2015 en 18:17

    Reblogueó esto en Blog de Pedro Britoy comentado:
    Algo para pensar en el futuro…

  20. 7 junio, 2015 en 20:09

    “La renovable no produce electricidad es un timazo.”

    Pues mira por donde incluso en Alemania que tiene un sol minimalista se producen 27 Gw.
    http://elperiodicodelaenergia.com/la-fotovoltaica-consigue-regalar-la-electricidad-a-los-alemanes/
    Imagina en paises más soleados, pero tú nada sigue pensando como en la Edad Media que así nos luce el pelo.

  21. 7 junio, 2015 en 20:34

    “La renovable no produce electricidad es un timazo.”

    Quien dice algo así no sé si actúa por pura ideología, por intereses o por no querer perder en el tiempo en consultar los datos. Tomemos como fuente “Red Eléctrica de España” que es quién hace las estadísticas del total de electricidad producido y su origen. Tomemos España, y el año 2015. Ahí van los datos del primer trimestre:

    Enero: el 36.2% de la electricidad procede de las renovables (http://cye-energia.com/el-362-de-la-produccion-electrica-del-mes-de-enero-de-2015-procedio-de-fuentes-de-energia-renovables/)
    Febrero: el 48% de la electricidad procede de fuentes renovables (https://energeticafutura.com/blog/febrero-2015-48-de-generacion-electrica-renovable/)
    Marzo: el 47% de fuentes renovables (https://energeticafutura.com/blog/marzo-2015-47-de-generacion-electrica-renovable/).

    Miguel Ángel, sé que vas a seguir con el mismo discurso, pero al menos quita esa frase del mismo, porque no es cierta.

  22. 7 junio, 2015 en 20:41

    “La renovable no produce electricidad es un timazo.”

    Fuentes de energía en Dinamarca:

    Eólica: 57%.
    Hidroeléctrica: 22%.
    Mareomotriz: 9%.
    Nuclear: 5%.
    Térmica: 7%.

    http://es.wikipedia.org/wiki/Energ%C3%ADa_de_Dinamarca

    pero ya se sabe que los daneses son de naturaleza simple y pueden ser estafados impúnemente por los aviesos comunistas.

  23. 8 junio, 2015 en 10:59

    El discurso de Miguel Angel es muy manido: los enemigos de la sociedad son los comunistas y los ecologistas, obedecen a objetivos ocultos, etc… Y es claramente de un defensor de la energía nuclear acrítico.

    La energía nuclear es, ciertamente, una opción energética. El problema es que tiene demasiados problemas sin resolver. Fundamentalmente la escasez de uranio, la peligrosidad del plutonio, en cuanto a combustibles (lo de la escasez puede verse solventada con la opción del torio). Pero además tenemos que tener en cuenta los temas de seguridad. Con las relativamente pocas centrales nucleares existentes (un estudio realizado a principios de la década del 2000 por el MIT preveía la necesidad de triplicar el número de centrales nucleares para conseguir, en 2050, que estas aportaran el 17% del total de energía eléctrica. Es fácil extrapolar el número de centrales nucleares necesarias para sustituir las que usan combustibles fósiles. De ahí mi afirmación de que su número es escaso) las consecuencias de los pocos accidentes graves habidos han sido extremadamente importantes. Si apostamos por tal energía, el riesgo de tales consecuencias aumenta significativamente, incluso con mejoras tecnológicas que lo minimicen individualmente. Pero la seguridad tiene una doble vertiente. Todos los procesos relacionados con el combustible de la energía nuclear requieren un alto control, dado el uso militar o paramilitar que del mismo puede hacerse, lo que incrementa notablemente los costes de producción y mantenimiento.

    Pero el principal problema que le veo a la energía nuclear es el de los residuos y estructuras contaminadas. ¿Qué hacer con ellos? Esta es una pregunta que aún no tiene respuesta clara. Si extrapolamos el actual volumen de residuos a los que se generarían si optáramos por establecer como principal fuente de energía eléctrica la nuclear, el problema adquiere dimensiones imposibles de manejar. A ello hay que añadir el que hacemos con las centrales que dejen de ser operativas.

    Desgraciadamente, los defensores de tal energía solo ven y valoran la producción eléctrica a corto plazo e infravaloran estos problemas.

    Por otra parte y extensivo a todas las fuentes de energía (eléctrica en este caso) creo que deben valorarse dos tipos de coste independientes en la producción de dicha energía. Por una parte el económico, en el que deben incluirse todos los costes, no solo los inmediatos. Así deben valorarse desde la localización de los recursos necesarios, su extracción, procesos industriales previos, hasta las consecuencias ecológicas y humanas, porque todo cuanto implique un coste derivado de la preparación, producción y consecuencias es plenamente atribuible al coste final de la producción de la energía (algo que rara vez se hace).

    En segundo lugar, tener en cuenta los costes energéticos, también de todos los procesos de preproducción, producción y postproducción, para poder tener constancia y certeza que realmente el proceso de generación de energía es positivo, y cuan positivo es. Y eso es algo que tampoco suele hacerse.

  24. 11 junio, 2015 en 7:56

    Vaya, parece que aquellos que opinan que las renovables son un timo van a tener que cambiar la letra de su canción. Atentos a la nueva canción del director de orquesta: “EEUU quiere sólo energías renovables para el 2050 y ya tiene un agresivo plan para ello (http://www.xataka.com/energia/ee-uu-quiere-solo-energias-renovables-en-2050-y-ya-tienen-un-agresivo-plan-para-ello)

  25. Emmanuel
    11 junio, 2015 en 15:45

    Si consiguen ese obtetivo sería impresionante. Si EEUU lo hace, detrás irán todos los demás países.

    No necesitan más que un proyecto Manhatan de las energías renovables.

  26. Chema
    15 junio, 2015 en 16:23

    Me ha gustado mucho leer el articulo y estoy de acuerdo en casi todo pero creo que no se habla del principal problema que tienen las energías renovables y por lo que no son viables a día de hoy. Y es que no producen energía de forma constante, y por tanto se crea la necesidad de almacenar excedente para cuando no hay sol ni viento,…

    Aunque copáramos toda la superficie de la península ibérica con paneles solares y molinos de viento, siempre existirán momentos en los que no se produzca energia suficiente para todos los habitantes de esta (con la consecuente subida de precios). A día de hoy, la humanidad solo conoce una forma efectiva de almacenar energía a nivel industrial, y es almacenando agua por encima del nivel del mar. Se podría utilizar energia hidráulica cuando la producción eólica y solar no fueran suficientes. Pero surgen otros muchos problemas. Crear embalses y pantanos tiene un coste ecológico y económico altísimo. Ademas, el agua dulce cada vez es un bien mas escaso, se podría desalinizar agua del mar y almacenarla en pantanos, pero esto también tiene su nada despreciable coste ecológico, energético y económico.

    La energia sucia, es energia almacenada, en forma liquida, solida o gaseosa, se puede guardar, transportar y usar cuando hace falta. No tenemos un problema de capital en las energías renovables sino tecnológico.

    Creo que la mejor alternativa que tenemos es la energia de fusión que empieza a dejar de ser ciencia ficción. Por cierto, cuya investigación esta siendo financiada con billones de dolares por capital privado (ese malvado mercado del que todos formamos parte).

    Tampoco creo que la energía este controlada por unos pocos. Cualquiera podéis comprar acciones de empresas eléctricas y votar en la siguiente junta de accionistas.

  27. 15 junio, 2015 en 18:19

    Cualquiera podéis comprar acciones de empresas eléctricas y votar en la siguiente junta de accionistas.

    Imagino que esto es un chiste.

  28. 15 junio, 2015 en 18:20

    Chema

    Tienes razón sobre que las renovables son de difícil acumulación. Pero eso sólo es un problema si se planifica a pequeña escala. Por suerte vivimos en la UE, una asociación que va desde el Cabo Norte hasta Gibraltar y desde el extremo oeste de Irlanda hasta el Mar Negro de tal manera que si se planificara adecuadamente intentando sacar el máximo partido a cada fuente de energía local e interconectando todos los países bien podría existir un sistema de generación eléctrica prácticamente renovable. Por ejemplo sembrando de placas solares los tejados de los edificios de todo el Sur de Europa desde Lisboa a Constanza en el mar Negro (la ventaja de este proyecto es que no hay que ocupar terreno útil para otros usos y tiene un coste medioambiental cero) y ciertas zonas poco útiles como el desierto de Almería o Murcia. A la vez eólica terrestre o marina en los países nórdicos y en las regiones donde sopla el viento con más frecuencia y así sucesivamente, y usando como acumuladores de energía las presas ya construidas, bien se podría exportar los excedentes de cada zona al resto para así mantener si no un 100%, si una grandísima proporción de energía renovable dentro de un verdadero mercado común de la energía. El ejemplo a perfeccionar es Dinamarca en donde como ya comenté anteriormente el 83% de la energía eléctrica es renovable con muy poca variedad de energías limpias. Otro dato de lo que se puede obtener si se planifican las cosas es que en Alemania, con su sol casi de mentirijilla, están obteniendo energía fotovoltaica en grandes cantidades. A corto plazo quizás el objetivo no sea 100% renovable, pero tenemos la tecnología para que ese porcentaje sea muy mayoritario ya, sin necesidad de esperar a encontrar formas más baratas de almacenar la energía sobrante en los picos de las renovables.

    Además, como bien indico en la entrada, si el dinero que ahora se derrocha en subvencionar los combustibles fósiles se utilizara en esa planificación no te quepa la menor duda que en un par de décadas todo el sistema energético habría cambiado. Simplemente hace falta voluntad política y social.

    Respecto a la fusión, o mucho me equivoco o seguirá siendo una quimera dentro de 50 años y no podemos esperar tanto, a no ser que quieras que tus hijos se puedan bañar en las costas del norte de Rusia en invierno.

    Y ya tu comentario final sobre la compra de acciones de las eléctricas espero que sea un chiste, porque si lo dices en serio es que no entiendes nada de capitalismo, además de que no sé de dónde se pueden sacar los cientos de miles de millones de euros que se necesitan para comprar todo el sistema eléctrico europeo, porque te recuerdo que con las actuales subvenciones por ejemplo el carbón sigue siendo una fuente de energía “competitiva” y entonces comprar un par de compañías (vuelvo otra vez a mi pregunta de dónde sacas el dinero) para luchar en desventaja ofreciendo solo energía limpia es un suicidio empresarial.

    Finalmente reincido en el hecho incuestionable que comento en la entrada, si las energías sucias incluyeran todos sus costes reales en el precio del Kw, muertes incluidas, no serían económicamente rentables en este mismo instante.

  29. Emmanuel
    16 junio, 2015 en 7:51

    Hola ateo6666

    En tu planteamiento creo que se está olvidando la pérdida que se produce en el transporte de energía.

  30. Chema
    16 junio, 2015 en 9:24

    Creo que algo de capitalismo se, aunque reconozco que mas me falta por aprender, eso siempre. Yo tengo acciones de Enagas aquí en España y desde hace poco de Chevron en Estados Unidos. Con 100 euros puedes comprar una acción de Chevron (mas la comisión del broker y gastos), si aun así no te puedes permitir 100 euros, tienes las de Enagas muy bien de precio ahora por entorno a los 25 euros. Con una acción evidentemente ni pinchas ni cortas, pero tu voto también va a sumar.

    Y si, participar en una gran multinacional energética (no eléctrica como dije en el anterior mensaje, sorry) es bastante fácil y al alcance de prácticamente todo el mundo. Solo tienes que abrir una cuenta de valores en tu banco (en la mayoría sin ningún coste) o en cualquier otro broker y comprar las acciones de la compañía que quieras. Semanas antes de la junta de accionistas te mandaran una carta con los puntos que se van a tratar y las instrucciones para votar por correo si no vas a asistir a la junta. Siento decepcionaros pero la realidad es así de sencilla, detrás de grandes multinacionales hay grandes capitales por supuesto, pero también fondos de pensiones, inversores minoritarios, especuladores, fondos de inversión… miles de personas en definitiva que deciden y votan sobre el rumbo de una compañía. Lo mas importante de esto, es que el participante no solo tiene el derecho de votar sino que ademas tiene la obligación de asumir las consecuencias de las decisiones, sean buenas o malas.

    Yo lo que no entiendo ateo666666 es ¿para que quieres comprar todo el sistema eléctrico europeo? enserio no lo entiendo, ¿eres la reencarnación de Napoleón?, es mas, no creo que exista una sola persona con capital suficiente para ello ni tal ambición.

    Si os preocupa que unos pocos tengan el poder de decidir sobre vuestras vidas (primero deberíais preocuparos por los políticos que dirigen vuestras vidas) y ademas queréis contribuir a cambiar el mundo, os animo a invertir. Hay muchas cotizadas en los mercados que se dedican a las energías renovables y que estarán encantadas de recibir vuestro capital. Ademas de que os vendrá muy bien para crecer en la vida.

    Es curioso que la gente pida siempre que los cambios se realicen a través de los estados a base de coacción y no a través de los mercados. Si lo quieres hacer a través de los primeros, tienes que tener la suerte de que exista un partido político con los mismos intereses que tu, esperar cuatro años para votarlo y confiar en que cumpla su programa. Y si no existe tal partido, tendrás que crearlo tu, convencer a la gente, y esperar que te voten.

    En cambio, a través del mercado solo tienes que abrir una cuenta de valores y arriesgar tu capital, lo cual minimiza el que tus acciones afecten a terceros que no tienen que ver con la transacción. Todo el mundo es libre participar en el mercado y de escindirse de un activo que no cumpla las exigencias del inversor. Eso si, aquí el derecho a votar no es gratis, y las consecuencias de tus decisiones son únicamente tu responsabilidad y si son malas las pagas. Nadie va a venir a darte un abrazo si metiste la pata.

  31. 16 junio, 2015 en 9:33

    Con una acción evidentemente ni pinchas ni cortas, pero tu voto también va a sumar.

    Pues no exactamente. Se necesita un mínimo de acciones para poder acceder a una junta. En muchos casos son 500 acciones mínimo. Si tienes menos puedes unirte a otros inversores hasta sumar 500 y entre todos elegir un representante. Y como se puede suponer la capacidad de decisión de quienes tienen el 0.00001% de las acciones frente a quien tenga el 30%….

  32. Chema
    16 junio, 2015 en 9:51

    No esperaras que tu voto valga lo mismo por poner un ejemplo con 1000 euros arriesgados, que el voto de alguien que arriesga 20 millones de euros. Solo faltaría eso…

  33. 16 junio, 2015 en 10:34

    Chema, no lo espero. Alguien afirmó que cualquiera como accionista puede tener influencia en las decisiones de la empresa. Y yo afirmo que eso es un buen chiste.

  34. 16 junio, 2015 en 11:50

    Chema

    Tu defensa de la “democracia” empresarial basada en el voto del accionista minoritario, como se te ha comentado ya varias veces, es de risa. Si yo tengo 10 acciones y un fondo de capital posee el 20% de Unión Fenosa no hay posibilidad alguna que valga, a no ser que convenza a otro fondo de inversión que posea el 40% del capital de la empresa (o a 3 millones de accionistas minoritarios de todo el mundo, en el caso de que nuestra cuota fuera significativa y no representara únicamente el 3% del capital total) o que compre la empresa. Es algo parecido a intentar parar el despegue de un 747 con una cuerda, eso sí esforzándose mucho.

    Por cierto si mis 10 acciones son de Iberdrola tengo que perder un día para desplazarme de Madrid a Bilbao para acudir a la junta de accionistas (eso si el límite de asistencia no es de 100 acciones) para poder influir algo, aunque en este caso tendría más suerte que si fuera accionista de Chevron como comentas ya que entonces tendría que viajar a California para representar mi única acción.

    Creo que confundes la democracia política, que con sus limitaciones y dificultades está diseñada para dar voz a todos los ciudadanos, con la representación empresarial en donde se prima la acumulación. Imagina una democracia política en donde yo por ser un ciudadano normal tuviera derecho a 1 voto, tú que pareces más rico tuvieras 20 votos y Amancio Ortega tuviera derecho a 100 millones de votos porque tiene mucho más dinero que todos nosotros juntos, ¿crees que en esa democracia sería posible cambiar algo cuando se pusiera de acuerdo Amancio Ortega con otros 3 o 4 magnates que tuvieran derecho a 15, 30, 60 y 75 millones de votos cada uno de ellos? Pues esa injusta “democracia” es lo que tú estás defendiendo como posible.

  35. Chema
    16 junio, 2015 en 12:41

    Yo te digo que es verdad, y tu Manuel me reconoces que también, porque el único problema que planteas sería no tener influencia (a mi por lo menos no me han discriminado por tener pocas acciones de momento), pero es que ademas expones la solución, unirse a otros inversores minoritarios.

    Eso si lo he vivido pero no por falta de influencia sino por no tener la suficiente. En una compañía nos organizamos a través de un foro muchos inversores minoritarios y mandamos una carta a la directiva planteando aumentar el dividendo y salio adelante.

    A mi no me parece un chiste ni mucho menos, si a ti te hace gracia eso que te llevas.

    Creo que si todos nos involucráramos mas en el mercado, el destino del capital estaría mucho mas disperso y mas en consonancia con los intereses de todos, tanto como inversores como a nivel de consumidores. Porque no me vale que la gente pida mas compromiso con el medio ambiente a los gobiernos para que estos ejerzan su coacción sobre el resto.
    El mercado al fin y al cabo es el lugar donde el capital cambia de destino movido por los intereses de los participantes, como comprenderéis, los intereses de todos aquellos que decidan no participar en el mercado no estarán reflejados.

    No se puede cambiar el mundo imponiendo criterios sino convenciendo a la gente.
    Imponer criterios (por muy buenos que creamos que sean) a través de la coacción del estado si la gente no comparte esos criterios, es un fracaso a largo plazo.

    En cualquier caso nos hemos alejado un poco del tema del articulo. Artículos así sirven para concienciar a la gente que es lo primero y fundamental. Porque cada uno de forma individual si que puede hacer que su paso por el planeta sea lo menos destructivo posible.

    Solo quería matizar con mi primera intervención que a día de hoy no creo que las energías renovables sean la solución a las energías sucias (ojala) y he expuesto el por qué de mi preocupación. Hace unos años me ofrecieron participar en un huerto solar, estuve mirando la inversión, el retorno y demás. Todo parecía muy bonito salvo por un detalle, solo salia rentable gracias a las subvenciones que daban. Evidentemente, no invertí en el proyecto pensando en los riesgos que tenía, por desgracia, a pesar de no caer en la trampa estoy pagando las malas inversiones de otros cada vez que pago la factura de la luz.

  36. 23 junio, 2015 en 22:13

    Uno de cada tres españoles respira aire contaminado calificado como “ilegal” según la legislación europea. http://www.lamarea.com/2015/06/23/un-tercio-de-los-espanoles-respira-aire-ilegal-segun-la-ue/

    Según la Comisión Europea, cada año se registran cerca de 27.000 muertes prematuras en el Estado español por afecciones derivadas de la contaminación del aire. Los costes sanitarios por este problema suponen unos 46.000 millones de euros, según un estudio de la OMS.

  37. 23 junio, 2015 en 23:35

    Para hacerse una idea de lo que significan esos 46.000 millones de euros simplemente comentar que la ayudas directas a las renovables en España durante el 2013 fueron de 6.400 millones de euros según el “World Energy Outlook 2014” publicado por la Agencia Internacional de la Energía. Y en 2014 con los recortes esas ayudas habrán sido mucho menores. Pero luego sale los “economistas” oficiales hablando de libre mercado, distorsiones a la competencia y demás falaces argumentos.

  38. 2 diciembre, 2015 en 11:03

    La inyección económica a los combustibles fósiles, emisores de CO2, suman más de 500.000 millones de euros al año, y multiplican por cuatro las subvenciones a las renovables: http://www.eldiario.es/sociedad/politicas-desmienten-discursos-lideres-climatico_0_458104501.html

  39. 15 diciembre, 2015 en 16:30

    Las placas solares “gastan” el sol, al menos en algunos pueblos de EEUU: http://diario-de-un-ateo.blogspot.com.es/2015/12/el-sol-se-gasta-por-la-maldad-de-la.html

  40. 15 diciembre, 2015 en 17:04

    ¡Qué nivelazo gastan algunos negacionistas! La América profunda siempre nos depara grandes momentos de humor. Lo malo es que para lo que la mayoría de la gente con un poquito de juicio toma como humor para ellos es su realidad cotidiana. No me extraña que los guionistas de programas como el de Bill Maher no agoten los temas que tratar.

  41. 15 diciembre, 2015 en 17:10

    Una duda: ¿seguro que esa noticia no viene de algún medio tipo “El Mundo Today”? Ya nos hemos cruzado con personas del cinturón bíblico en este medio y sabemos lo que pueden dar así, pero aún y así esto es…..

  42. 15 diciembre, 2015 en 18:11

    He leido la noticia en el británico “The Independent” que se hace eco de un periódico local de Carolina del Norte.

  43. 24 diciembre, 2015 en 19:19

    muy bueno tu articulo y sabes yo pienso que realmente estos estudios como tu dices lo arreglan y no dicen la verdad por que estas grandes compañias no les conviene perder nada. algun dia cuando ya este muy avanzado el problema ambiental se podran a explorar esos recursos.
    la pregunta hasta cuando podremos resistir?

  1. No trackbacks yet.
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: