Inicio > Actualidad, Ciencia > Esos geniales científicos diminutos

Esos geniales científicos diminutos

11 julio, 2015

niño infancia cienciaEn esta charla la Dra. Laura Schulz muestra como bebes de tan solo 15 meses se comportan lógicamente como diminutos pero geniales científicos, valorando críticamente los datos que se les presentan y extrayendo de los mismos conclusiones racionales y plausibles.

http://tu.tv/videos/esos-geniales-cientificos-diminutos

La pena es que después, cuando van creciendo la mayoría de ellos van siendo sometidos a un poderoso y deformante adoctrinamiento en donde se les imbuye que deben “creer” sin pruebas en supersticiones varias, y eso les termina bloqueando (desgraciadamente muchas veces de manera irreversible) su muy perspicaz mente analítica y racionalista.

Entradas relacionadas:

* ¿Qué son más importantes las experiencias o los recuerdos?

* El libre albedrio y la culpabilidad penal a la luz de la neurociencia

* Toma de decisiones ¿reflexión o pura coincidencia?

* Alteración de la conducta humana por parásitos y el libre albedrío

* De ratones y hombres: amor, fidelidad, familia y cuidados parentales

* ¿Qué nos hace humanos?

* Desde el punto de vista evolutivo, los humanos somos más artesanos que filósofos 

* Separando la verdadera neurociencia de las neurochorradas

* El local electoral influye en el resultado de las elecciones

* La magia (científica) de hacer desaparecer el cerebro

* La historia evolutiva del mono borracho

* Un par de apuntes acerca de la superioridad moral humana

* La iniciativa BRAIN para el impulso de las neurociencias

 

Videos relacionados:

• Control mental remoto (I, II y III)
Justicia, empatía y altruismo en primates
Justicia, empatía y altruismo en ratas
Patógenos y control mental
Creencias y autoengaño
El efecto Flynn
El intrascendente lugar del hombre
Parásitos que controlan la mente
El factor humano
Intencionalidad humana


  1. 13 julio, 2015 en 5:42

    Independientemente de los diversos adoctrinamientos, los niños, que no son jilipollas sino simplemente ignorantes de la realidad que los rodea, se adaptan al entorno en el que viven. Si no se les estimula, acaban matándose por sí mismos la curiosidad innata que es lo único que tienen como bagaje.

  1. No trackbacks yet.
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: